Kalós

Inicio » Posts tagged 'Verbo encarnado'

Tag Archives: Verbo encarnado

Anuncios

(In-)Cultura de la chabacanería VS. el Misterium Tremendum

Se hinca ante peloteros pinchados y no se arrodilla ante Dios

Parménides, padre de la metafísica y de nuestro conocer lo inmaterial: él supo bien  la inmensidad de lo divino, su infinitud y santidad

Parménides, padre de la metafísica y de nuestro conocer lo inmaterial: él supo bien la inmensidad de lo divino, su infinitud y santidad

Un amanecer, Pitágoras, luego de pasar toda la noche meditando sobre la unidad, se retiró tembloroso ante el misterio… Algo parecido ocurrió a otro grande de entre los precursores de la ciencia: Platón: el Ateniense se asombraba ante el hecho de que uno y uno fueran dos, que se pudieran reunir en una unidad nueva más amplia, que los reunía, que era real, por encima de sus respectivas unidades. Hoy en día, uno mismo, como muchos antes, se pasma ante el hecho increíble que dejó a Sócrates en plena fecundación: no crecemos porque se peguen carnes a las carnes y huesos a los huesos, la asimilación de materia por nuestro cuerpo no es mera adición mecánica, es algo muy superior a la suma de uno y otro, que totalizan dos, el átomo es más que mera contigüidad material, la molécula supone formalidades superiores, la célula es una totalidad impresionante y subir de ahí, por tejidos, órganos, aparatos, a la unidad del ser vivo que asimila los nutrientes y los hace partes reales de sí nos deja casi fuera de combate… Pero viene un muchachito y publica un libraco de 500 páginas sobre la unidad y ni se asoma que pasara por las perplejidades del maestro Jonio, mucho menos por las de Platón o las de Sócrates…

Vivimos en una época impresionante. La época de la insolencia, hermana siamesa de la ceguera espiritual… El materialismo toma caras terribles, en la interpretación del mundo, pero también en la moral de las personas: un mundo de gente dispuesta a vender su alma por unos cuantos papelitos verdes… Mientras tanto, multitudes se rinden en adoración a un jugador de pelota o una “modelo”, una que pone su cara bonita o no tan bonita para que le tomen fotos, con tal o cual ropa puesta, vaciedad total la de estos modelos… Puede también que se idolatre a algún “artista”, “cantante”, de pseudo música, o actor, en películas en las que lo que importa son los efectos especiales y los colores y el “sex appeal” de los actores… Es igualmente posible encontrar a innumerables obnubilados porque hay un aparatico que tiene unas lucecitas: los adelantos de la “ciencia”, de la tecnología, querrán decir: el “progreso”, ya no necesitamos a Dios. Lo de la “música” no es de poca importancia: una cosa inspirada por la divinidad para la divinidad y para elevarnos a Ella, usada como arma del desorden, el vicio y el materialismo: la corrupción de lo mejor es la peor: rock and roll, salsa, pop music, reggae, reggaetón, hip hop, rap y pare de contar: un arma de inmensa potencia revolucionaria, “chabacanizadora”, perdónese la horripilancia del neologismo.  Y la promoción activa y directa de la “libertad”, una especie de afirmación universal de la deificación, que va desde las posibilidades de tener sexo como se quiera, hasta crearse su propio dios o, aún, panteón y ponerlo donde uno quiera: fuera, dentro; y hasta matar al fruto de las antedichas relaciones sexuales; y hasta fabricar muchachitos sin sexo… jijijiji…

(más…)

Anuncios

Acreedor del agradecimiento de Dios (1)

Es asombrosa la delicadeza divina: María y José criaron a un Dios que se hizo bebé inerme

Huida a Egipto: hasta el burro debe estar en el Cielo: ¿cómo habrá pagado Dios este servicio de san José y la Virgen?

Huida a Egipto: hasta el burro debe estar en el Cielo: ¿cómo habrá pagado Dios este servicio de san José y la Virgen?

“Cuando Jesús se encontraba en Betania, en casa de Simón el leproso, se acercó una mujer con un frasco de alabastro, que contenía un perfume valioso, y lo derramó sobre su cabeza, mientras él estaba comiendo. Al ver esto, sus discípulos, indignados, dijeron: «¿Para qué este derroche? Se hubiera podido vender el perfume a buen precio para repartir el dinero entre los pobres». Jesús se dio cuenta y les dijo: «¿Por qué molestan a esta mujer? Ha hecho una buena obra conmigo. A los pobres los tendrán siempre con ustedes, pero a mí no me tendrán siempre. Al derramar este perfume sobre mi cuerpo, ella preparó mi sepultura. LES ASEGURO QUE ALLÍ DONDE SE PROCLAME ESTA BUENA NOTICIA, EN TODO EL MUNDO, SE CONTARÁ TAMBIÉN EN SU MEMORIA LO QUE ELLA HIZO»” (Mt. XXVI,6-13).

Hay profecías de Jesús que son realmente impresionantes, así como otras del Antiguo Testamento. Hoy se quiere negar la profecía como vaticinio, porque se quiere negar a Dios, lo sobrenatural, la intervención extraordinaria, etc. Se niegan las profecías de Jesús sobre la caída de Jerusalén: ¿y qué me dicen de la de Daniel IX? Ahí el profeta predice esa caída y, en el versículo 26, dice que, ¡¡¡¡luego de dársele muerte a un Ungido que no tenía ninguna falta!!!!, caería ¡¡¡¡bajo un príncipe!!!!: bajo Tito, en ese momento príncipe, hijo de Vespasiano, emperador a la sazón: báilenme ese trompo en la uña. No se diga nada de Isaías: 52-53, 40, el Salmo 22, el Salmo 55,14, etc., etc., etc. y un larguísimo etc. Sin embargo, de las profecías de Jesús, estas extraordinarias son muy claras, pero más aún lo son aquéllas como las del pasaje transcrito: un hecho tan aparentemente minúsculo ¿tendrá tal trascendencia? ¿Quién puede predecir algo así? Parece de locos, ¿no? Lo sería, si no fuera la profecía del Emmanuel: de Dios-con-nosotros. Si yo dijera algo así, sería que me volví loco. Lo dice Jesús y es real y, 2000 años después la prueba está dada: su gesto quedó para perpetua memoria… Es como las profecías sobre que seríamos perseguidos, calumniados, insultados, injuriados sus discípulos: primero, no es la mejor propaganda, segundo, parece megalomanía: ¿a quién le podría importar lo que dijera el carpintero seguido de pescadores de ese pueblucho, rinconcito del Imperio romano? Bueno: somos miles de millones y los perseguidos hoy son centenares de millones: toooooomaaa… tu tomate.

(más…)

Me bloquearon en “Mentira Romana”

El site de FB insulta sin límites a la Iglesia y, si les señalas lo calumnioso, serás “vaporizado”

Un energúmeno señala el nombre de su obsesión, obviamente: "Jesús". Éste, queriendo razonar, sobre política, religión, ética, antropología: qué fanático... razonando, dime tú

Un energúmeno señala el nombre de su obsesión, obviamente: “Jesús”. Éste, queriendo razonar, sobre política, religión, ética, antropología: qué fanático… razonando, dime tú, seguro es católico… ¡insoportable!

Como probablemente sepan, yo, hace meses, reseñé que ACIprensa denunció penalmente a un sitio de FB, llamado “Peneadicto XVI”. El fulano sitio tenía toda clase de incitaciones al odio, apologías del delito, instigación a cometer hechos punibles. Era increíble. De hecho, sirve mucho para demostrar un rasgo del mundo de hoy, incluido Zuckerberg y su equipo: puedes insultar a la Iglesia como te dé la gana, nadie te va a reclamar y los católicos no pueden defenderse, serán llamados “intolerantes”, “fanáticos”, “fascistas”. Por la misma época, un muchacho peruano tenía un site de FB llamado Memes católicos, en el que ponía información apologética: primero, el equipo FB lo mandó a poner que era un promotor del odio y, luego, lo cerraron; finalmente, lo reivindicaron. El asunto es que los Memes habían reunido, en semanas, más de 100 mil fans de FB. Así, puedes poner al Papa practicando sexo contra natura, a caricaturas de curas poniendo a niños a hacer lo mismo, aupados por el jefe de una institución de 2000 años, la más numerosa del mundo, la que atiende, por paliza, a más gente en materia de salud, educación y pobreza, la gran defensora de niños por nacer, los viejitos, la familia y la moral naturales, que es la más perseguida, que es la que más mártires ha dado, está dando y va a dar, etc. Puedes insultarla impunemente, que, si alguien sale a defenderla, inmediatamente será apabullado y tildado de fanático, de basura, fascista y quién sabe qué más: buen trabajo, comunistas anticristianos, buen trabajo, odiadores de Cristo, de Dios, nietzscheanos, progresistas, pseudo-evangélicos, cuya religión consiste en decir “soy salvo, pedí el Espíritu” y “la Iglesia Católica es la Gran Prostituta”, ¡¡¡¡¡buen trabajo, equipo!!!!! Buen trabajo, revolución, buen trabajo. revolucionarios…

(más…)