Kalós

Inicio » Posts tagged 'venezuela'

Tag Archives: venezuela

Anuncios

Ugalde cura opositor y chavista, ¿Cómo se hace con las contradicciones?

Sólo son posibles por la perfidia

Ugalde, cura, jesuita, comunista, pilar del chavismo

Luis Ugalde es comunista. Pero mucha gente no lo quiere ver, porque es cura. Bueno, un poco de pilas hay que ponerle a mis muchachos, a los que dicen eso, ¿no sabían que el comunismo subsistió en el mundo por un poco de curas hispanoamericanos, que fueron sus más abiertos defensores en su hora más oscura? Claro, la gente de Alinsky y los neocons, en los Estados Unidos, o el KGB Putin, de Rusia, por ejemplo, son comunistas mucho más importantes, pero estos curas se tomaron en serio la propaganda revolucionaria, cuando todo estaba en su contra. La mayoría de estos curas es jesuita, en todos los países. Son los que ahora quieren  que la fe sea LGBT y ecología, porque la revolución busca los movimientos que muelan más totalmente a la sociedad. Ugalde es cura y comunista.

“Pero se opone a Chávez”, dicen, con un candor que enternece. NO han leído a Marx ni a Lenin… no oyeron a Chávez (“los tengo infiltrados hasta los tuétanos”); no leyeron a José Vicente o a Luis Castro Leiva, su artículo, sobre otro de José Vicente, en el que hablaba del consejo astuto de Rangel sobre que, si Chávez muele a toda la oposición, tiene que crear una a su medida. No se acuerdan de Arias Cárdenas, candidato de oposición y subjefe del gobierno. Son como los idiotas que estaban en el Hilton aquella infausta tarde del año 2000, cuando se lanzó la candidatura de oposición de Arias: imagínenlo, toda la oposición, con una candidez asquerosa, aplaudiendo al “Árbol de la Triple Raíz”, que inspiró al MBR 200, de Chávez-Arias, del golpe de estado que dieron los dos, el 4 de febrero del 92. Ganaron, todo el país estaba con ellos: si ganaba la revolución, ganaba la revolución; si ganaba la revolución, ganaba la revolución. Y todo el discurso es controlado por los revolucionarios, del furibundo reaccionario, pasando por el verdaderamente libre (cree él, si no se da cuenta del engaño), hasta el radical comunista que quiere atacar iglesias, matar curas y robar mansiones de La Lagunita y el Country. ¿Ustedes de verdad creen que Teodoro, que fue guerrillero, hijo de guerrileros judíos polacos y búlgaros, que condujo ataques terroristas, que soñó toda la vida con el imperio fidelista, se volteó el día que llegó la victoria? ¡Es el socio de toda la vida de José Vicente, caramba! Ugalde no es de oposición… o es de oposición controlada, es del otro equipo, como lo muestran sus actuaciones y sus artículos (por ejemplo: http://www.bbc.com/news/world-latin-america-39980403; y http://www.cesarmiguelrondon.com/opinion-2/el-espacio-de-mis-amigos/la-hora-la-conciencia-luis-ugalde/).

(más…)

Anuncios

El poder del desengaño, de esperanzas vana y virtuosas

Chávez, la MUD, los gringos, el progreso, los rusos, Goldman Sachs y otra catajarra

Steven Mnuchin, secretario de tesoro, Goldman Sachs, Soros, Hollywood, símbolo actual del poder gringo

Los venezolanos vivimos, como todos los seres humanos, de esperanzas. No se puede vivir sin ellas. Hay una virtud sobrenatural, infundida por Dios en el alma, que consiste en la rectificación de esta pasión, haciéndola habitualmente conforme al orden divino sobrenatural. Lo malo no es la pasión de la esperanza, lo malo es cuando la esperanza es vana, la esperanza en objetos viciosos, sea por cualquier motivo: sea porque, de suyo, son ilícitos, o sea porque no merecen que pongamos en ellos nuestros anhelos y horizontes o que los consideremos salvadores sin que merezcan el título.

Venezuela se independizó, abandonó el estatus de provincia de la Corona española y pasó a formar una república independiente, a partir de la Capitanía General, formada a su vez por antiguas provincias de los virreinatos de Santo Domingo y de Santa Fe. Obviemos aquí ese episodio llamado Gran Colombia y los estragos de la guerra independentista…

El asunto es que, los primeros 18 años de la vida de emancipados fue “normal”. Todo cambió el día del asalto al congreso, en 1848. Ésa fue una campanada, el despertador, cosas terribles, turbulencias, estaban por venir. Los perturbadores: uno que dijo: “nosotros dijimos federación, porque ellos dijeron centralismo; habríamos dicho centralismo, si ellos hubieran dicho federación”; y el otro que dijo: “maten a todos los que sepan leer y escribir”. Y su himno fue: “quisiera ver a un cura colgado de un farol y cuatrocientas monjas con las tripas al sol”. Se lanzaron su guerra en 1859 y dominaron el país desde entonces. Cuando Guzmán Blanco, que lo único bueno que nos dejó fue la palabra ‘coroto’, se murió, el país era un arrase, una mentira: los gochos llegaron a Caracas, después de casi mil kilómetros de marcha, con 60 hombres. Ésa es la medida de la articulación civil en 1899, la herencia del PROGRESO. Pero ellos, los progresistas, cínicos y salvajes, ganaron; por 70 años no hubo órdenes religiosas en el país, salvo de manera subrepticia. El Ilustre dicta el decreto de educación universal, luego de que acaba con la infraestructura educativa, CATÓLICA, del país. Y después de que, oh, dolor, ha acabado con el campo y los pueblos de misión, ha robado a los religiosos, a los campesinos, a los indiecitos, dando latifundios inmensos a sus amigotes. Supongo que querría imitar a sus adorados progresistas ilustrados europeos, franceses, alemanes y, los campeones, ingleses. El país está arrasado, pero es progresista hasta la médula, en 1889; y Capelletti se asombra de la resistencia del virus positivista venezolano, inmune a otras corrientes de pensamiento de principios del siglo XX… Guzmán gobierna hasta López Contreras, lo hacen sus muchachos, Vallenilla Lanz, Arcaya, Zumeta, Gil Fortoul, que Gómez usa para administrar su poder omnímodo.

Con la universidad (salvo ULA y los Parra) bajo estos hijos de Guzmán-Ernst, el país es uno de ensoñación progresista y entreguismo intelectual y pragmático a los gringos y europeos. Así, la cantidad de veneingleses, venezolanos que quisieran no ser venezolanos, sino gringos o Malbrough, Mambrú, pues, que hay hoy se explica por una victoria tan aplastante. “Compinche, ellos son superiores, porque a nosotros nos conquistaron los españoles…”. Es decir, tienen complejos fuertes de inferioridad, porque nosotros SOMOS ÉSOS QUE SON LOS ESPAÑOLES Y SUS HIJOS, ETC. En un país en que lo mejor de él se tortura de esa manera, por haber claudicado de su esencia y sus modos de valorar, en favor de los de los enemigos históricos (hasta Bolívar, animal ilustrado, lo sabía: “los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a llenar de hambre y miseria a la América, en nombre de la libertad”; o Bello: “tenemos que primero conocer nuestra propia estatura, antes de poder recibir con provecho los aportes de otras latitudes”), en una país así, las calamidades sociales están adelante, a cada paso, en esa caminata por la oscuridad, por la completa ceguera que es vivir sin conciencia, sin saber quién se es, qué es lo bueno para uno y cómo se mide y pondera a los aconteceres. Éste es el Mensaje sin Destino del hombre grande del siglo XX, don Mario Briceño Iragorry.

(más…)

Palestina, antes del estado judío

Un vistazo a aquello que, VERDADERAMENTE, el viento se llevó

Palestina antes de 1948, unas 100 fotos de la vida en Tierra Santa, desde 1889 hasta 1947. Luego, unas 5 fotos de la Nakba, del Deir Yassing, el Rey David. Lo importante del documento es ver lo que había allí antes. A mí, en particular, aún teniendo en cuenta eso que dice “mi MAESTRO” Orestes Brownson [mi tesis doctoral la hice sobre la obra política de este sabio estadounidense], “no hay que estar llorando por nacionalidades perdidas”, porque así nacen los países y lo que “nace en la historia perece en la historia”, a pesar de haber dedicado mi vida a estudiar el nacimiento y muerte de pueblo tras pueblo, esto me da mucha tristeza, como me la da una escuela o un hospital volados sin sentido. Vean este video, es muy impresionante, porque es muy bello, un bello pueblo, una bella sociedad, unas bellas ciudades. El hombre es supratemporal y, por tanto, suprahistórico… PERO… Sólo en Dios está la estabilidad de todos nuestros anhelos, fuimos creados, parafraseando al héroe de la infancia, para “el Infinito… y NADA más”… Todos los dolores del mundo presente se funden en esta certeza. Uno puede identificarse fácilmente: la Iglesia ha sufrido una terrible demolición, algo comparable, SÓLO, a debacles como la de los palestinos, que estoy comentando; aunque sepamos que, hasta la total desaparición, es imposible que llegue. A mi Venezuela no le ha ocurrido algo así, porque todavía está allí, pero ha sufrido un arrase arrollador, una verdadera aplanadora. Y, para colmo, todo parece indicar que estamos en el comienzo de una persecución global contra la Fe y la moral, cristiana y natural, respectivamente, aunque asociadas… Uno vive en vilo y siendo sacudido en lo más fundamental y lo más querido y sagrado. Uno puede imaginar el tremendo dolor de los palestinos; después de todo, uno se vio forzado a dejar la tierra por la que corre la sangre de sus mayores…

(más…)

La revolución y el fin del mundo

A mis estudiantes queridos, empezando por Verónica, Carlos Santiago y Ana Sofía

Kathleen Wynne, premier de Ontario. Por una mujer destruyó su familia, la vida de cada uno de sus miembros, ella incluida. Ahora, quiere imponer un régimen educativo en el que la pornografía y la perversión se imparten a niños de 5 años, un programa realizado por un pedófilo convicto y confeso, Benjamin Levine

Kathleen Wynne, premier de Ontario. Por una mujer destruyó su familia, la vida de cada uno de sus miembros, ella incluida. Ahora, quiere imponer un régimen educativo en el que la pornografía y la perversión se imparten a niños de 5 años, un programa realizado por un pedófilo convicto y confeso, Benjamin Levine

Contenido:

Introducción: Es esto el fin del mundo o la época del progreso

La era del progreso…

… y de la revolución del marxismo cultural

La tiranía revolucionaria

El totalitarismo y la historia

Sociedad cristiana vs. economía liberal

Oscurantismo modernista y astronomía y geografía

Fanatismo, Inquisición y cruzadas

Inquisición vs. los experimentos de la CIA contra la población

Las cruzadas vs. the war on terror, la “victoria total” en el 45 y otras hazañas

Pío XII, el odio a Cristo y la identidad de Occidente

La pederastia clerical

La última etapa revolucionaria: la revolución cultural-sexual-musical y de las drogas, sex drugs, and rock and roll y and more

Sobre el mito del carácter popular de la revolución

La batalla filosófica

Metafísica y antropología

Teoría política

Conclusión: no pode no ser “fin-de-mundo”


Introducción: Es esto el fin del mundo o la época del progreso

Un amigo venezolano decía esto en un foro de Facebook sobre el proceso constituyente que Bachelet, luego de Chávez en Venezuela, Correa en Ecuador, Evo en Bolivia, y las vicisitudes de Zelaya en Honduras, pretende infligirle a Chile. Decía mi amigo, entre otras cosas: “Me preguntaba en estos días, viendo el estado del mundo, que quizás lo que estamos viendo no es casual. Quizás se trata de un cambio epocal profundo que implica la caída de la ilusión de legitimidad de las democracias modernas. ¿Podía ser de otro modo en un mundo que optó por ser relativista y nihilista? En un mundo así todo es posible y no hay sostén para nada: ni para normas morales, ni para normas jurídicas. Estamos quizás asistiendo al nacimiento del mundo del Übermensch nietzscheano, que, como cualquier cristiano racional debería saber, no puede ser sino una pesadilla violenta en la que los más fuertes, después de aplastar a los más débiles, terminarán devorándose entre ellos mismos. No hay que olvidar que, ‘si Dios no existe, todo está permitido’. Perdóname lo apocalíptico, pero vengo del supermercado [experiencia aterradora en la Venezuela actual, la que quedó luego de la destrucción de Chávez, los Castro y sus secuaces], lo que es la experiencia más apocalíptica que uno se pueda imaginar”.

A eso, la respuesta es bastante obvia, es la mejor descripción de la revolución del marxismo cultural, la de la contracultura que se impuso desde los 60, que se ha ensayado hasta el presente, yo se la puse en Facebook, apenas leí su comentario: “Supriman el rango y vean qué discordia sigue. Cada cosa se encontraría con la otra en calidad de opuesta y diferente. Las aguas confinadas levantarían su seno más alto que las costas, inundando el globo; la fuerza bruta dominaría, inconsciente, y el hijo grosero mataría a golpes a su padre. El poder sobrepasaría al derecho o, más bien, a lo recto y lo torcido, entre cuya discordia se derrumbaría la justicia, perderían sus nombres, lo mismo que la justicia. Ya que así todo se sume en el poder, el poder en la voluntad y la voluntad en el apetito; y el apetito, lobo universal, secundado por ambos, la voluntad y el poder, hace presa de todo… y termina por tragarse a sí mismo” (William Shakespeare, Troilo y Crésida, acto I, escena III).

Vivimos en ese mundo, el mundo de la revolución. Pero, ¿eso justifica que se crea que éste es el fin del mundo? Para responder, hay que acudir a las profecías cristianas sobre el mismo, muy potentemente acreditadas (entre infinidad de cosas que se pueden abonar, aquí hay una pequeña muestra: https://eticacasanova.org/2013/08/07/a-los-que-niegan-las-profecias-de-cristo-sobre-el-fin-de-jerusalen/). Vamos a Mateo 24 y 2 Tesalonicenses 2.

“Oiréis hablar de guerras y de rumores de guerra; pero no os turbéis, porque es preciso que esto suceda, mas no es aún el fin. Se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá hambres y terremotos en diversos lugares; pero todo esto es el comienzo de los dolores. Entonces os entregarán a los tormentos y os matarán, y seréis aborrecidos de todos los pueblos a causa de mi nombre. Entonces se escandalizarán muchos y unos a otros se harán traición y se aborrecerán; y se levantarán muchos falsos profetas, que engañarán a muchos, y por el exceso de la maldad se enfriará la caridad de muchos; mas el que perseverare hasta el fin, ése se salvará. Será predicado este evangelio del Reino en todo el mundo, testimonio para todas las naciones, y entonces vendrá el fin. Cuando viereis, pues, la abominación de la desolación, predicha por el profeta Daniel, en el lugar santo! […]. Habrá entonces una gran tribulación, cual no la hubo desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá, y, si no se acortasen aquellos días, nadie se salvaría; mas, por amor de los elegidos, se acortarán aquellos días. Entonces, si alguno os dijere: ‘Aquí está el Mesías’, no le creáis, porque se levantarán falsos mesías y falsos profetas, y obrarán grandes señales y prodigios para inducir a error, si posible fuera, aun a los mismos elegidos. Mirad que os lo digo de antemano. Si os dicen, pues: ‘Aquí está, en el desierto’, no salgáis; ‘Aquí está, en un escondite’, no lo creáis, porque como el relámpago, que sale del oriente y brilla hasta el occidente, así será la venida del Hijo del hombre. Donde esté el cadáver, allí se reúnen los buitres. Luego, en seguida, después de la tribulación de aquellos días, se oscurecerá el sol, y la luna no dará su luz y las estrellas caerán del cielo y las potestades del cielo se conmoverán. Entonces, aparecerá el estandarte del Hijo del hombre y se lamentarán todas las tribus de la tierra; y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y majestad grande. Y enviará sus ángeles con poderosa trompeta y reunirá de los cuatro vientos a los elegidos, desde un extremo del cielo hasta el otro […]. Cuando veáis todo esto, entended que está próximo, a las puertas […]. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. De aquel día y de aquella hora nadie sabe, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sino sólo el Padre. Porque como en los días de Noé, así será la aparición del Hijo del hombre. En los días que precedieron al diluvio comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca; y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y los arrebató a todos; así será a la venida del Hijo del hombre” (6-15.21-33.35-39).

Vamos a preguntarnos: ¿es ésta una época de guerras, rumores de guerra, terremotos, hambre, en la que aparecen falsos profetas y engañadores, una época de apostasía y una gran tribulación, en la que, sin embargo, la gente vive en la total inconsciencia, la del individualismo extremo y el divertimento, del fútbol, el béisbol, las drogas, la pornografía y demás anestesias morales? Bueno, sería casi ridículo pretender negarlo. Entonces, en cuanto a la profecía de Cristo, parece que no hay muchas dudas, la presente es una época que es candidata indiscutible, como ninguna en el pasado, con su globalización y el arrollamiento avasallante de todas las culturas del planeta, candidata indisputable por ninguna anterior a época de la que habló Jesús como la antesala a su Segunda Venida. Vamos a ver la otra, la de San Pablo de 2 Tesalonicenses 2,3-12:

“Que nadie en modo alguno os engañe, porque antes ha de venir la apostasía y ha de manifestarse el hombre de la anomia, el hijo de la perdición, que se opone y se alza contra todo lo que se dice Dios o es adorado, hasta sentarse en el templo de Dios y proclamarse Dios a sí mismo. ¿No recordáis que estando entre vosotros ya os decía esto? Y ahora sabéis qué es lo que le contiene, hasta que llegue el tiempo de manifestarse. Porque el misterio de iniquidad está ya en acción; sólo falta que el que le retiene sea apartado. Entonces se manifestará el inicuo, a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca, destruyéndole con el esplendor de su venida; aquel inicuo, cuya venida, por acción de Satanás, irá acompañada de todo género de portentos, señales y prodigios engañosos, y de seducciones de iniquidad para los destinados a la perdición, por no haber recibido el amor de la verdad que los salvaría. Por eso Dios les envía un poder engañoso, para que crean en la mentira y sean condenados cuantos, no creyendo en la verdad, se complacieron en la iniquidad”.

¿Hoy por hoy se manifiesta un poder satánico, fuertemente antagonista de Dios, del orden, de la verdad, del bien, del hombre, y, sin embargo, hay una inmensa mayoría de las personas que estén a favor de las desoladoras prácticas, doctrinas, pseudo-leyes, arrasadoras del mundo? Una vez más, habría que ser un absoluto mentecato para no darse cuenta de que tal es el caso. Pero, de nuevo, ¿será ésta la época? Y, no obstante, pienso que es crucial demostrar que vivimos en la época del Übermensch de Nietzsche, de la que habla mi amigo. Es decir, ¿en verdad yo creo que esta época de progreso, democracia y libertad es tan mala como la pinté arriba; y no será que yo soy un oscurantista trasnochado o una viuda de la civilización del oscurantismo, del cuento de hadas cristiano, un nostálgico del pasado que amo y no volverá? Sobre eso tendré que argumentar ahora, después de todo, se me acusa de estar con los tiranos de la Inquisición, los fanáticos de las cruzadas, los burros de la Tierra plana y centro del universo, los que mataron a Galileo, que detuvieron el avance de las ciencias, que estaban con los malvados monarcas que manipulaban para sostener su absolutismo diciendo que su poder venía de Dios…

La era del progreso…

Obviamente, ésta es la era del progreso, vamos a ver algún aspecto suyo:

(más…)

Venezuela, Volveré

Venezuela libre, merece que vayamos y dejemos todo lo que tenemos por ella

Juan Antonio Pérez Bonalde, símbilo inmortal de los que queremos volver a la Patria

Juan Antonio Pérez Bonalde, símbilo inmortal de los que queremos volver a la Patria

Volveré, volveré, porque te quiero, hasta tu Puerto, volveré-eeeee.

Te quiero, te quiero y eres el centro de mi corazón, te quiero, te quiero, como la Tierra al Sol.

La vida es otra, Viva Venezuela, mi patria querida. Volveré, volveremos, no quepo en mí, madre, no quepo en mí. Mis hijos irán y te conocerán y yo mismo te conoceré, como no lo había hecho hasta ahora. No quepo en mí, volveré, volveré ver a mis amigos del alma, volveré a ver a mis tías y primos, los paisajes que amo con el corazón, los acentos que suenan como música, los malandritos de Caracas diciendo “caltelúo”. Volveré, volveré a dejar mi vida y mi corazón por la reconstrucción de la patria, por el reinado de Cristo en los corazones y las instituciones. Volveré, volveré a bañarme en tus playas bellas, volveré a Mochima y Morrocoy; subiré el Ávila y diré con Teodoro: “qué arrecha eres, Sultana”; y pelearé con Yordano: “Sí es Sultana, aunque no te guste”. Volveré, y me sentiré hermano de Juan Antonio Pérez Bonalde; veré sus techos y me emocionaré, diré… diré: “ahí está, ahí esta”, “Caracas, ahí está, sus techos rojos, su blanca torre, sus azules lomas, y sus bandas de tímidas palomas
hacen nublar de lágrimas mis ojos! Caracas allí está; vedla tendida a las faldas del Ávila empinado, Odalisca rendida a los pies del Sultán enamorado”.

 

Volveré y veré a mi Católica y mi Simón y a mi UCV, a Los Arcos y al Juancho, a mi Hatillo bello y comeré en mis panaderías deliciosas. Volveré, volveré, no puedo creerlo, mis hijos correrán por La Trinidad y subirán por La Boyera. Después de tantos años recorriendo a mi Caracas en mi imaginación, volveré y la recorreré actualmente, no puedo creerlo, volveré, volveré e mi Metro del alma, mi casa quierida, y le daré clases a Carmen y Gustavo y a Andreína y David y a Tammy… no serán ellos, pero serán sus compañeros. Volveré y mis nietos crecerán allá, donde soñaron mis abuelos. Volveré a La Tahona y oiré a Don Roberto y a Don Antonio; iré a mis clases de matemática casa de Antonio y hablaré de Marliss. Volveré, ¡qué grande!, tomaré agua en el parque Los Chorros. Volveré y llamaré a los chiquitos chamitos y ruletearé por la autopista de Prados y la Francisco Fajardo, visitaré, con un regusto desconocido al museo de arte sacro, y recordaré las hazañas de la patria y mis ojos se llenarán de las pinturas de Juan Pedro López. Volveré, qué grande eres Dios mío, que acortaste el tiempo de la Prueba y mitigarás nuestro oprobio. Volveré y seré mano Tuya, para llevar tu Palabra, hasta la Alicantina y hasta el 23 de Enero. Volveré, subiré por los Naranjos y por Los Samanes, llegaré a La Trinidad a comer los golfeaditos de .a panadería de El Arenal. Mis hijos comerán en el restaurancito de El Placer… y volveré con Verónica a tener noches románticas en el malecón de Macuto. Volveré, Dios mío, volveré, a la tierra de Don Mario y de Cristóbal Mendoza, volveré y espero llevar un poquito de Bello a su propia tierra que tanto añoró. Volveré y abrazaré a mis viejos, en la casa donde crecí… Y espero morir en el hospital donde nací y que me entierren con la misma tierra que cubre a mis abuelos, que cubrirá también a los nietos de mis nietos.

(más…)

La claudicación de la clase media II: veneingleses capitalistas

Una amenaza: en el desastre actual, cree que la solución es economía liberal, un mono con una hojilla

Dagget y Bane, después de hacerse con las acciones de Bruce Wayne, a la manera capitalista. De hecho, en la película, este es el símbolo vivo del capitalismo

Dagget y Bane, después de hacerse con las acciones de Bruce Wayne, a la manera capitalista. De hecho, en la película, este es el símbolo vivo del capitalismo

Hay otra versión de los veneingleses, los capitalistas bravos y comprometidos, puede que les importe Venezuela, puede que no, lo que indudablemente gana su adhesión total es el capitalismo. De hecho, si les importa Venezuela, normalmente, es por alguna función de esta ideología.

Éstos tienen costumbres extraordinarias, les gusta hablar de trabas a la actividad económica, todo mal del mundo es una traba a la “libertad” (entendida como ausencia de trabas) económica. Son fuertes gnósticos y maniqueos: el mal es el socialismo, esto es, todo lo que no sea total cart blanche, licencia para matar, para los más poderosos de entre los empresarios; y el bien es el contrario. Y las “trabas” son como la corrupción total de la materia y el mundo según Valentiniano o Basílides (gnósticos pseudo-cristianos del siglo II); y la “libertad”, así como su “ciencia”, es decir, la economía liberal-capitalista, son como la total numinosidad de la gnosis y el Pléroma original; y entre ambos no hay términos medios ni concesiones.

El mundo estará bien si se logra la libertad económica: la apertura de una puerta franca para que los empresarios hagan lo que les dé la gana; que no haya controles de precios, impuestos a los ricos y a las actividades comerciales e industriales, que nada sea público, que no haya estabilidad laboral, que los sindicatos estén prohibidos y desprestigiados, que no haya sueldos mínimos protegidos por el gobierno, que no haya supervisión estatal de la estructura de sueldos, de los ambientes laborales, de la jornada laboral, de los precios de las mercancías, que los jueces nunca se entrometan en las relaciones de los empresarios con el resto de la sociedad, sino para darle la razón a ellos, que el gobierno sólo sirva para dar créditos a los empresarios, proteger sus ganancias (Locke), velar por su correctas relaciones (salvo que uno sea tan poderoso que pueda, sin aspavientos, comerse a los más chiquitos). Hugo Farías, veneinglés superlativo, llamaría a esto la plenitud de la libertad.

(más…)

La claudicación de la clase media

En un colegio católico, le dije a un muchacho: “canta el himno nacional”, y se lanzó: “ooh, say, can you see?”; le dije que cantara el Gloria al bravo pueblo y me respondió: “¡qué raya!”

Un veneinglés, un yuppi cualquiera, en la esquina de los bolsas sin valores, en El Rosal, 1992

Un veneinglés, un yuppi cualquiera, en El Rosal, 1992

Don Mario Briceño-Iragorry escribió La traición de los mejores, sobre las manipulaciones egoístas de los venezolanos con mayores dones de la Fortuna, de la oligarquía caraqueña y valenciana, que se arrimaron siempre al poder, que beneficiaron al tirano, al hombre fuerte que se asomaba en el horizonte, para moverlo hacia sus propios fines. Nuestro más grande intelectual del siglo XX (muy posiblemente, segundo sólo de Bello, en la totalidad de nuestra historia), nuestro más grande historiador, asegura que eso se manifestó desde los tiempos de Páez, hasta el día en que escribió tal obra, pasando por los intelectuales positivistas y los potentados de la primera parte del siglo XX, lisonjeros de Castro y Gómez. Hoy hay que dirigirse a otro fenómeno, uno de no menor importancia, sobre todo en la Venezuela petrolera, en la que se abrió una brecha inmensa para que millones alcanzaran en oportunidad de crecimiento personal a aquellos pseudo-aristócratas de antaño (aristos, significa ‘mejor’, en superlativo, y ésos no califican para el título). La claudicación de la clase media es un nuevo aspecto del drama nacional.

Wall Street, Gecko y Fox, ídolos de los veneingleses

Wall Street, Gecko y Fox, ídolos de los veneingleses

En otras ocasiones, he hablado de los otros dos rasgos más devastadores: la marginalidad cultural ilustrada (cáncer que invade, hoy por hoy, a todo el cuerpo social y que se erige como epidemia mundial) y, peor aún, la ceguera de los responsables frente a esta catástrofe humanitaria, vergüenzas para la especie humana.

La claudicación de la clase media. La misma, que yo sepa, ha tenido una violenta mutación; o, más bien, la cepa original ha crecido y tomado rasgos que no eran evidentes o necesarios en su etapa incipiente. En los años 70, con los orígenes de Fundayacucho, la claudicación era un asunto de talleres de orientación sobre vocación profesional. No hubo gente de clase media que tomara la senda de las carreras sacrificadas y que constituyen apostolados, religiosos o civiles. Los jóvenes de clase media, en la época de la hecatombe hippie, se mandaron más por el lado de la búsqueda del dinero fácil, de las carreras en las que “hubiere”, las que fueran puentes de fortuna. La deserción fue, a todo efecto relevante, total. Ya no hubo curas, militares, maestros, funcionarios públicos, jueces, provenientes de sus filas. Apenas los médicos, obligados por el “rural” de ley, ejercían un servicio “desinteresado” a su patria. Las consecuencias no son de menor alcance. Esos puestos quedaron desiertos, sólo los peores promedios del bachillerato terminaban, por ejemplo, en las aulas de las escuelas de educación; sólo gente (de valor, sin duda) procedente de estratos bajos, escapando de la marginalidad, llegaban a esas posiciones, muchas veces, provenientes de establecimientos educativos públicos, deficientes, que no tenían la calidad de los privados, en especial, de los mantenidos por órdenes religiosas. Quizás, la ola de modernismo en la Iglesia haya tenido alguna influencia, ya los curas no estaban transmitiendo el amor cristiano con vocación de servicio hasta el martirio, sino, tal vez, alguna versión de Freud, mezclado con Marx, Heidegger y algún hijo de Comte. Pero eso no puede ser todo, pues, en otros países, la Iglesia recibió los mismos embates y la gente no abandonó a su patria de manera tan cruel: los nuestros estaban ahí, sólo porque había oportunidades infinitas de hacerse millonario, sin muchos inconvenientes. De ahí a la corrupción, el paso era corto. Pero de eso se tiene que hablar más tarde.

(más…)