Kalós

Inicio » Posts tagged 'veneingleses'

Tag Archives: veneingleses

Anuncios

Francisco en camisa de 11 varas

Suscribe documentos de enorme gravedad, anti vida, anti católicos, ¿dará el paso al abismo?

Cunde el terror, podemos estar abriendo las puertas del Vaticano a pachamama indigenista, comunista, abortista, pro-sodomía, las señales están ahí. Dios nos libre

Cunde el terror, podemos estar abriendo las puertas del Vaticano a pachamama indigenista, comunista, abortista, pro-sodomía, las señales están ahí. Dios nos libre

En Life Site News están aterrados después de la reunión con el Shock Therapist, saqueador de Bolivia, Argentina, Venezuela, Brasil, Polonia y Rusia, abortista declarado, ateo y sinvergüenza, líder de los comunistas de Occupy Wall Street, Jeffrey Sachs y con Ban Ki Moon, entre otros gnósticos caídos de la gracia, en el Vaticano, el mes pasado (entre otros artículos, vid. https://www.lifesitenews.com/news/vatican-official-to-pro-life-leader-you-and-your-cohort-are-out-in-the-cold). Vamos parte por parte: ¿qué es un shock therapist? Un shock therapist es un Jeffrey Sachs; “pero bueno, ¿y entonces?”. Es que él es el ST por antonomasia. Es el líder indiscutible de lo que yo he llamado por aquí, los “veneingleses”, esos venezolanos que querrían que Venezuela no fuera Venezuela, sino, por ejemplo, Birmania, Jamaica, las Bahamas o alguna otra colonia inglesa. ¿Cómo así? Fácil, a finales de los 80 y principios de los 90, este personaje fue el que dirigió a Carlos Andrés Pérez y su neoliberal gobierno, ése que hoy en días aciagos de comunismo añora tanta gente, engañada o de esencia veneinglesa. ¿Cómo fue aquello? Es fácil, se trata de una manera de resolver los problemas de la economía, mediante la aniquilación de la misma: desempleo inmenso, inflación galopante, derribamiento de los aranceles de importación (“ahora sí van a competir, se les acabó la manguangua, la papa pelada”, decían a los productores nacionales los traidores a la patria del gobierno de CAP). En el gobierno de Carlos Andrés, eso fue acompañado de medidas asombrosas: veníamos de un control diferencial de cambio, con unas cartas de crédito que el gobierno daba a los importadores, a cambios preferenciales: Carlos Andrés, lo primero que hizo fue devaluar, liberalizar el cambio y desconocer las cartas de crédito, asegurando la quiebra de una tajada importante de la clase económica del país. Luego, aumentó desproporcionadamente la gasolina y los pasajes del transporte público (generando un estallido social). Alzó las tasas de interés d sin límite, atadas a una inflación descontrolada; acabando con cualquier expectativa de inversión nacional, para el único beneficio de los banqueros, que podían hacerse con todos los activos del país, a centavo por dólar o a centavo por 30 bolívares (28,50, en el 89). Tumbó los aranceles, como ya dije, ¡¡¡pero para los productos, los insumos agrícolas estaban pechados a 40%!!! Eso es lo que se llama SHOCK THERAPY, que Sachs, con Soros y el FMI aplicó a los países nombrados; mientras que, junto a Harvard, y los llamados “Oligarchs”, los “cleptócratas” rusos perpetraron, financiados por el Gobierno gringo, la mayor estafa de la historia de la Tierra, contra los activos de la antigua Unión Soviética. Harvard fue penada por el gobierno, que abandonó el programa, luego de consumada la rapiña DES-CO-MU-NAL. De la época de Yeltsyn, tenemos a estos hombres: Boris Berezovsky, Alexander Smolensky, Mikhail Khodorkovski, Alex Konanykhin, Mikhail Fridman, Anatoly Chubais, Vladimir Gusinsky,  Vitaly Malkin, and Vladimir Potanin.  De ellos, sólo Potanin, Malkin and Fridman conservaron su influencia bajo Putin, dice la página de wiki en ingles sobre este selecto grupo de malandros. Luego de eso, Sachs ha sido un abogado del aborto y, últimamente, un orador improvisado en Nueva York, para “ñángaras”, comunistas y anarquitas de Occupy Wall Street. Hoy su figura descuella, junto a la de Peter Singer y otros selectos del mundo, como los máximos proponentes mundiales del aborto. IRONÍA: EL MÁS DEVASTADOR DE LOS LIBERALES CON EL PAPA SURDO… en “apariencia”, al menos (¿no mandó a canonizar a Helder Camara y no hizo el panegírico de Enrique Angelelli?).

(más…)

Anuncios

La claudicación de la clase media

En un colegio católico, le dije a un muchacho: “canta el himno nacional”, y se lanzó: “ooh, say, can you see?”; le dije que cantara el Gloria al bravo pueblo y me respondió: “¡qué raya!”

Un veneinglés, un yuppi cualquiera, en la esquina de los bolsas sin valores, en El Rosal, 1992

Un veneinglés, un yuppi cualquiera, en El Rosal, 1992

Don Mario Briceño-Iragorry escribió La traición de los mejores, sobre las manipulaciones egoístas de los venezolanos con mayores dones de la Fortuna, de la oligarquía caraqueña y valenciana, que se arrimaron siempre al poder, que beneficiaron al tirano, al hombre fuerte que se asomaba en el horizonte, para moverlo hacia sus propios fines. Nuestro más grande intelectual del siglo XX (muy posiblemente, segundo sólo de Bello, en la totalidad de nuestra historia), nuestro más grande historiador, asegura que eso se manifestó desde los tiempos de Páez, hasta el día en que escribió tal obra, pasando por los intelectuales positivistas y los potentados de la primera parte del siglo XX, lisonjeros de Castro y Gómez. Hoy hay que dirigirse a otro fenómeno, uno de no menor importancia, sobre todo en la Venezuela petrolera, en la que se abrió una brecha inmensa para que millones alcanzaran en oportunidad de crecimiento personal a aquellos pseudo-aristócratas de antaño (aristos, significa ‘mejor’, en superlativo, y ésos no califican para el título). La claudicación de la clase media es un nuevo aspecto del drama nacional.

Wall Street, Gecko y Fox, ídolos de los veneingleses

Wall Street, Gecko y Fox, ídolos de los veneingleses

En otras ocasiones, he hablado de los otros dos rasgos más devastadores: la marginalidad cultural ilustrada (cáncer que invade, hoy por hoy, a todo el cuerpo social y que se erige como epidemia mundial) y, peor aún, la ceguera de los responsables frente a esta catástrofe humanitaria, vergüenzas para la especie humana.

La claudicación de la clase media. La misma, que yo sepa, ha tenido una violenta mutación; o, más bien, la cepa original ha crecido y tomado rasgos que no eran evidentes o necesarios en su etapa incipiente. En los años 70, con los orígenes de Fundayacucho, la claudicación era un asunto de talleres de orientación sobre vocación profesional. No hubo gente de clase media que tomara la senda de las carreras sacrificadas y que constituyen apostolados, religiosos o civiles. Los jóvenes de clase media, en la época de la hecatombe hippie, se mandaron más por el lado de la búsqueda del dinero fácil, de las carreras en las que “hubiere”, las que fueran puentes de fortuna. La deserción fue, a todo efecto relevante, total. Ya no hubo curas, militares, maestros, funcionarios públicos, jueces, provenientes de sus filas. Apenas los médicos, obligados por el “rural” de ley, ejercían un servicio “desinteresado” a su patria. Las consecuencias no son de menor alcance. Esos puestos quedaron desiertos, sólo los peores promedios del bachillerato terminaban, por ejemplo, en las aulas de las escuelas de educación; sólo gente (de valor, sin duda) procedente de estratos bajos, escapando de la marginalidad, llegaban a esas posiciones, muchas veces, provenientes de establecimientos educativos públicos, deficientes, que no tenían la calidad de los privados, en especial, de los mantenidos por órdenes religiosas. Quizás, la ola de modernismo en la Iglesia haya tenido alguna influencia, ya los curas no estaban transmitiendo el amor cristiano con vocación de servicio hasta el martirio, sino, tal vez, alguna versión de Freud, mezclado con Marx, Heidegger y algún hijo de Comte. Pero eso no puede ser todo, pues, en otros países, la Iglesia recibió los mismos embates y la gente no abandonó a su patria de manera tan cruel: los nuestros estaban ahí, sólo porque había oportunidades infinitas de hacerse millonario, sin muchos inconvenientes. De ahí a la corrupción, el paso era corto. Pero de eso se tiene que hablar más tarde.

(más…)