Kalós

Inicio » Posts tagged 'union sovietica'

Tag Archives: union sovietica

Anuncios

El incesante chorro de mentiras de los medios de manipulación de masas

Todo depende del conocimiento y ELLOS lo controlan

Para manipular al público, los medios - o los oligarcas usando a los medios- son capaces de todo: la misma alerta, con cambio de signo

Para manipular al público, los medios – o los oligarcas usando a los medios- son capaces de todo: la misma alerta, con cambio de signo

Contenido:

El origen de la manipulación

Un rastro de manipulaciones

El impulso al comunismo en la Guerra Fría… y antes

Comunismo, traición a sus patrias y revolución cultural

La Distorsión de la realidad y el impulso del gobierno mundial

La estela de la manipulación crece y se pierde en el horizonte: el panorama de la política interna

Los Clinton sus fechorías, la revolución sexual, la traición a los Estados Unidos y los medios: el impeachment, Chinagate y Mónica Lewinsky

Ataque a compañías, creación de pánico y de una falsa impresión de crisis y división social, crisis humanitarias, lo que sea, para fomentar guerras, medidas restrictivas internas, pare usted de contar

La persecución a Cristo

Las mentiras sobre Siria, una guerra virtual, en los medios occidentales

La ideología del poder: el nihilismo desnudo, usando las creencias infantiles de la gente: Jones y Solzhenitsyn

Persecución tiránica y cerco informativo en el horizonte: internet en la mira


El origen de la manipulación

“Quien controla el presente controla el pasado; quien controla el pasado controla el futuro”…

No es sólo el control de las casas editoriales y las universidades y los políticos, por la vía del poder del dinero, lo que uno ve hoy. Más macabro aún es el poder desplegado por las grandes finanzas, a través de su control de los medios de comunicación. Hay un poder justificador de la historia, dice Christopher Dawson: quien quiera tener alguna aspiración a la representación profunda de la sociedad, tiene que poder anclar sus pretensiones en la historia: ella tiene el poder de definir la sociedad misma. Acabo de leer un artículo en el que un profesor de historia francés dice que, si alguien habla de la masacre inmensa de La Vendée, en la Francia contemporánea, puede despedirse de su carrera académica (http://www.churchmilitant.com/news/article/solzhenitsyn-mourned-bastille-day.-so-should-all-christians). Ahora bien, los medios, hoy por hoy, pueden controlar lo que digan los historiadores y todos los demás. Y, más aún, desde hace un buen tiempo ya, ellos no sólo escriben la historia, como el ganador, que lo son, indiscutiblemente: ellos mueven la historia, demostrando que el conocimiento es la base de la vida humana.

“Los periódicos fueron el primer vehículo que los medios de comunicación del status [mainstream media, MSM] usaron para manipular a los estadounidenses para llevarlos a la guerra. La guerra Hispano-Estadounidense (1898) se peleó por Cuba, que había sido colonia española desde 1511. Para el siglo XIX, Cuba se había convertido en la colonia más rica del mundo y la mayor productora de azúcar; sus activos eran codiciados por la camarilla iluminista, que también quería castrar a España, como poder mundial. El National City Bank, por entonces el banco preeminente de los Estados Unidos, que controlaba la Casa Blanca de McKinley, le prestó al gobierno 200 millones de dólares para pelear la guerra; y luego tomó el control de la industria cubana del azúcar (véase el libro clásico de Ferdinand Lundberg de 1937, America’s Sixty Families). A fin de llevar a hombres jóvenes a pelear y morir en Cuba por los bancamorreros [el autor dice banksters, término compuesto de bankers y gangsters, banqueros y mafiosos, para guardar el espíritu, utilizo banqueros y camorreros, por la mafia napolitana], era necesario persuadir a los estadounidenses –por vez primera– de que el deber de las fuerzas armadas de los EUA no era la autodefensa, sino ‘enmendar entuertos [y desfacer agravios]’ en el extranjero.  Fue antes de esta guerra y durante la misma que los medios agudizaron una habilidad que se demostraría que era perennemente útil: confeccionar cuentos falsos de atrocidades. La “prensa amarilla”, como se le llamó apropiadamente por entonces, tenía como punta de lanza al New York Journal de William Randolph Hearst y al New York World de Joseph Pulitzer. Juntos, inventaron historias estrafalarias de atrocidades sobre Cuba, tales como aquellas en las que españoles rostizaban curas católicos. El 6  de octubre de 1896, el Journal de Hearst tenía este titular: ‘cubanos lanzados a los tiburones. Los gritos se oían en la noche – se los lleva bahía adentro y el silente piloto del ferry vuelve solo’. El World de Pulitzer despotricaba: ‘hospital sometido a redada – más de 40 enfermos y heridos cubanos descuartizados’. Pero ni existía un hospital en la región que el World describía” (https://jamesperloff.com/2014/10/08/a-century-of-mainstream-media-lies/).

Así manipularon Hearst y Pulitzer, pintando a los españoles como brutos sedientos de sangre y llevaron a los Estados Unidos a la guerra

Así manipularon Hearst y Pulitzer, pintando a los españoles como brutos sedientos de sangre y llevaron a los Estados Unidos a la guerra

No estamos hablando del periodista más premiado en la historia de los Estados Unidos, sino del epónimo del premio principal al periodismo gringo, como el Oscar, el Emy, el Grammy, el Tony, del periodismo: el Pulitzer. Pulitzer y W. Randloph Hearst siguieron inventando cosas, más y más, poniendo a los españoles como bestias sanguinarias, brutos que no merecían vivir. Es un cuadro que nos es familiar a todos los que hemos vivido para ver los cuadros de los talibanes, Gadafi, Saddam Hussein, Bashar Al Assad, Mahmud Ahmadinejad, Hosni Mubarak y otra serie de representantes de sociedades, de los que, en el pasado, mucho más de uno fue aliado de los gringos (los talibanes-muyahidines, Saddam, Mubarak) y que eran garantía de estabilidad de sus sociedades y líderes bajo cuyos gobiernos los cristianos, por ejemplo, así como otros grupos minoritarios, vivieron en paz…

Bajo este mismo esquema, los Estados Unidos y España sostuvieron una guerra de 3 meses, en la que la Madre Patria perdió casi la totalidad de sus dominios de ultramar. Lo que, en gran medida, lanzó el imperio gringo, en la víspera de la Primera Guerra Mundial. Con un modelo así, no es ningún acertijo la razón de todas las manipulaciones descaradas de la prensa mundial, gobernada, en inmensa medida, por la estadounidense, pues, como ésta, está en una trama financiero-político-académico-editorial, controlada por las mismas personas; y está compuesta por gente igualmente dispuesta a embarcarse en las mismas manipulaciones, con la misma ausencia de escrúpulos, bajo los mismos parámetros historiográficos, cosmológicos, políticos, antropológico-éticos…

Un rastro de manipulaciones

El impulso al comunismo en la Guerra Fría… y antes

Vamos a hacer una lista de barrabasadas de la prensa. Vamos a tomar algunos ejemplos del elenco que nos provee este video: https://www.youtube.com/watch?v=VcA76lcXtwU. La lista es la de ese video, que trata, más bien, hechos viejos, de los años 90 y anteriores. Mis favoritas, claro, son las que se refieren a comunistas, a genocidios y opresión totalitaria, escondidos y justificados por los medios. El máximo exponente es Walter Duranty, del New York Times, el periódico más influyente de mundo, periodista ganador del premio Pulitzer, por su labor en Ucrania, en la era del Holodomor. ¿Lo denunció? Creerán ustedes que sí, pues le dieron el premio, fue honesto y valiente. Me gustaría decirles que así fue, que este mundo es justo y los hombres vencen las tentaciones. Bueno, eso me gustaría, si fuera verdad. Pero no lo es, porque Stalin, junto a Kaganovich, mató a millones y hay tremendas injusticias. Entre ellas está la complicidad con este genocidio del señor Walter Duranty y del NYT, que lo sostuvo allí, a pesar de sus mentiras, de su propaganda estalinista. Cuando el desastre estaba trascendiendo, él se encargó de minimizarlo: no había genocidio ni, siquiera, hambruna, sólo muertes aisladas por desnutrición. Franklin Delano Roosevelt, el gobernante que estuvo más tiempo en la Casa Blanca de la historia, 3 períodos, comenzó su largo gobierno pro-socialista (por decir lo menos), tomando el trabajo de Duranty como vía franca para reconocer a la Unión Soviética, lo que permitió que Wall Street y los industriales gringos pudieran mandar inversiones a Rusia, para salvar y, aún, reflotar la revolución (minutos 15:20 a 18:50 del video).

En Grecia decían: no hay héroe sin poesía épica. Aquí está el tirano con su juglar, Herbert Matthews, del New York Times

En Grecia decían: no hay héroe sin poesía épica. Aquí está el tirano con su juglar, Herbert Matthews, del New York Times

(más…)

Anuncios

Cerco militar y el Holodomor: de Ucrania a Ureña

Tiranía comunista fuerza al pueblo a morir de hambre

En Ureña, los militares ensañados, no quieren permitir que la gente hambrienta vaya por comida

En Ureña, los militares ensañados, no quieren permitir que la gente hambrienta vaya por comida

Militares soviéticos obligan a la clase media ucraniana a montarse en trenes de la muerte; militares soviéticos cuidan centro de acopio para que la gente no pudiera conseguir la comida que ella misma había cosechado

Militares soviéticos obligan a la clase media ucraniana a montarse en trenes de la muerte; militares soviéticos cuidan centro de acopio para que la gente no pudiera conseguir la comida que ella misma había cosechado

La tiranía decía querer el progreso, la tiranía decía querer la industrialización, la tiranía confiscó los terrenos, decía que los hacendados eran oligarcas, burgueses, enemigos del pueblo. Después, los militares se encargaron de forzar las cosas: donde había comida, ellos pusieron su cerco… En Ucrania, mataron a 15 millones; en Venezuela, todo está por decidirse, pero, cuidado: de Ucrania, se supo décadas después, la comunidad internacional estaba muy interesada en quedar bien con su líder revolucionario. En Venezuela, estamos en pleno desarrollo de los eventos; muchos malvados internacionales pasarán a la historia, como Walter Duranty, corresponsal del New York Times, que pasó a la historia como alcahuete de Stalin y Kaganovich. Hoy son Zapatero, Leonel, Obama…

(más…)