Kalós

Inicio » Posts tagged 'supermercado espiritual'

Tag Archives: supermercado espiritual

Anuncios

La revolución “mata” a Dios y se construye a dios (3)

El new age “al desnudo”, desde sus orígenes históricos y antropológicos

Acuario, sustituto de Cristo, el símbolo de la Nueva era, de la new age, radical anti-cristianismo

Acuario, sustituto de Cristo, el símbolo de la Nueva era, de la new age, radical anti-cristianismo

En los dos artículos anteriores vimos la deificación usurpadora del hombre y la erección de ídolos por quienes rechazaron al Logos divino, al rechazar la razón humana. Esto trajo graves desbarajustes, entre los que no son menores las guerras, la opresión de la inmoralidad, el totalitarismo, la represión de la libertad religiosa. Pero hay mucho más.

El rechazo de Dios y de las doctrinas teológicas que habían vivificado a nuestra civilización, el Cristianismo, ha venido a parar en una confusión sincretista inaudita. Toynbee dice que uno de los signos de la entrada de una sociedad en fases de colapso y desintegración es la vulgarización. En Occidente, esa vulgarización, por el rechazo académico y de los otros “mayores” de la sociedad respecto de Jesús de Nazaret, es decir, por un movimiento que fue de arriba hacia abajo y, de abajo, en justo pago, ha venido a volver hacia arriba, está preñada del más bajo materialismo y de la más total “nesciencia”, como lo muestran las doctrinas que se mezclan.

(más…)

Anuncios

¿El ocio es la madre de todos NUESTROS vicios? No, el supermercado espiritual

Vicios adicciones y remedios: esclavitud y libertad (VII)

Una raíz del mal: increencia “ilustrada”, relativismo y supermercado espiritual

Vivimos en un mundo de total singularidad. Cuando los soñadores del siglo XVIII ponían las bases de la religión del progreso, de una manera que no imaginaron, decían verdad. El hombre occidental estaba cerca de lograr un carácter único; y, para sus parámetros, además, ése era el gran bien: abandonar a Dios y buscar en el hombre mismo la medida de todas las cosas (a la manera del viejo Protágoras), sin ninguna definición de su bien, o sea, de man

El new Age, anticristianismo, esoterismo, relativismo cultural y religioso; religión a la carta, materialismo-"espiritualista", date todo y "no tengas responsabilidad", vacío existencial, nihilismo: este es el panorama actual, de ahí nacen la mayoría de nuestros vicios; o ahí se fertilizan

El new Age, anticristianismo, esoterismo, relativismo cultural y religioso; religión a la carta, materialismo-“espiritualista”, date todo y “no tengas responsabilidad”, vacío existencial, nihilismo: este es el panorama actual, de ahí nacen la mayoría de nuestros vicios; o ahí se fertilizan

era atolondrada, según cualquier deseo que él mismo transforme en su norma, en tanto y en cuanto pueda encontrar una técnica “mejor” para satisfacerlo. Alguien puede objetar que algunos de éstos creían en Dios. Es verdad de algunos, pero no era sino un Dios, a lo más, lejano y a la medida de sus pequeños intelectos (aunque sean mil veces más inteligentes que yo: lo digo, más bien, en términos absolutos: comparándolos con el infinito que cualquiera puede ver que puede alcanzar la inteligencia, en cuanto de suyo no encierra límite, por lo que los límites que le conocemos provienen de sus sujetos, los hombres). Además, incluso en esos casos, ellos no querían una religión verdadera, que impregnara toda la vida del hombre, como reclama un Dios de verdad (según lo que Es en realidad); y para ellos el bien estaba en ese “progreso”. De ahí venimos, el “progreso” progresó, prosperó y fue desarrollándose como noción, hasta alcanzar lo que no podía sino ser su fin: es progreso del hombre-medida-de-todas-las-cosas el poder ser asesino masivo de sí mismo, si sus deseos o los de los ricos y poderosos convencen a los ignorantes y borregos de que serán “muy libres”, siguiendo sus deseos de manera irresponsable, aunque éstos sean de crueldad y desórdenes radicales. Así, los occidentales de hoy llegamos a ser únicos, “los que llegaron a la mayoría de edad”, hemos venido a ser “como dioses”. (más…)