Kalós

Inicio » Posts tagged 'stalin'

Tag Archives: stalin

Anuncios

El incesante chorro de mentiras de los medios de manipulación de masas

Todo depende del conocimiento y ELLOS lo controlan

Para manipular al público, los medios - o los oligarcas usando a los medios- son capaces de todo: la misma alerta, con cambio de signo

Para manipular al público, los medios – o los oligarcas usando a los medios- son capaces de todo: la misma alerta, con cambio de signo

Contenido:

El origen de la manipulación

Un rastro de manipulaciones

El impulso al comunismo en la Guerra Fría… y antes

Comunismo, traición a sus patrias y revolución cultural

La Distorsión de la realidad y el impulso del gobierno mundial

La estela de la manipulación crece y se pierde en el horizonte: el panorama de la política interna

Los Clinton sus fechorías, la revolución sexual, la traición a los Estados Unidos y los medios: el impeachment, Chinagate y Mónica Lewinsky

Ataque a compañías, creación de pánico y de una falsa impresión de crisis y división social, crisis humanitarias, lo que sea, para fomentar guerras, medidas restrictivas internas, pare usted de contar

La persecución a Cristo

Las mentiras sobre Siria, una guerra virtual, en los medios occidentales

La ideología del poder: el nihilismo desnudo, usando las creencias infantiles de la gente: Jones y Solzhenitsyn

Persecución tiránica y cerco informativo en el horizonte: internet en la mira


El origen de la manipulación

“Quien controla el presente controla el pasado; quien controla el pasado controla el futuro”…

No es sólo el control de las casas editoriales y las universidades y los políticos, por la vía del poder del dinero, lo que uno ve hoy. Más macabro aún es el poder desplegado por las grandes finanzas, a través de su control de los medios de comunicación. Hay un poder justificador de la historia, dice Christopher Dawson: quien quiera tener alguna aspiración a la representación profunda de la sociedad, tiene que poder anclar sus pretensiones en la historia: ella tiene el poder de definir la sociedad misma. Acabo de leer un artículo en el que un profesor de historia francés dice que, si alguien habla de la masacre inmensa de La Vendée, en la Francia contemporánea, puede despedirse de su carrera académica (http://www.churchmilitant.com/news/article/solzhenitsyn-mourned-bastille-day.-so-should-all-christians). Ahora bien, los medios, hoy por hoy, pueden controlar lo que digan los historiadores y todos los demás. Y, más aún, desde hace un buen tiempo ya, ellos no sólo escriben la historia, como el ganador, que lo son, indiscutiblemente: ellos mueven la historia, demostrando que el conocimiento es la base de la vida humana.

“Los periódicos fueron el primer vehículo que los medios de comunicación del status [mainstream media, MSM] usaron para manipular a los estadounidenses para llevarlos a la guerra. La guerra Hispano-Estadounidense (1898) se peleó por Cuba, que había sido colonia española desde 1511. Para el siglo XIX, Cuba se había convertido en la colonia más rica del mundo y la mayor productora de azúcar; sus activos eran codiciados por la camarilla iluminista, que también quería castrar a España, como poder mundial. El National City Bank, por entonces el banco preeminente de los Estados Unidos, que controlaba la Casa Blanca de McKinley, le prestó al gobierno 200 millones de dólares para pelear la guerra; y luego tomó el control de la industria cubana del azúcar (véase el libro clásico de Ferdinand Lundberg de 1937, America’s Sixty Families). A fin de llevar a hombres jóvenes a pelear y morir en Cuba por los bancamorreros [el autor dice banksters, término compuesto de bankers y gangsters, banqueros y mafiosos, para guardar el espíritu, utilizo banqueros y camorreros, por la mafia napolitana], era necesario persuadir a los estadounidenses –por vez primera– de que el deber de las fuerzas armadas de los EUA no era la autodefensa, sino ‘enmendar entuertos [y desfacer agravios]’ en el extranjero.  Fue antes de esta guerra y durante la misma que los medios agudizaron una habilidad que se demostraría que era perennemente útil: confeccionar cuentos falsos de atrocidades. La “prensa amarilla”, como se le llamó apropiadamente por entonces, tenía como punta de lanza al New York Journal de William Randolph Hearst y al New York World de Joseph Pulitzer. Juntos, inventaron historias estrafalarias de atrocidades sobre Cuba, tales como aquellas en las que españoles rostizaban curas católicos. El 6  de octubre de 1896, el Journal de Hearst tenía este titular: ‘cubanos lanzados a los tiburones. Los gritos se oían en la noche – se los lleva bahía adentro y el silente piloto del ferry vuelve solo’. El World de Pulitzer despotricaba: ‘hospital sometido a redada – más de 40 enfermos y heridos cubanos descuartizados’. Pero ni existía un hospital en la región que el World describía” (https://jamesperloff.com/2014/10/08/a-century-of-mainstream-media-lies/).

Así manipularon Hearst y Pulitzer, pintando a los españoles como brutos sedientos de sangre y llevaron a los Estados Unidos a la guerra

Así manipularon Hearst y Pulitzer, pintando a los españoles como brutos sedientos de sangre y llevaron a los Estados Unidos a la guerra

No estamos hablando del periodista más premiado en la historia de los Estados Unidos, sino del epónimo del premio principal al periodismo gringo, como el Oscar, el Emy, el Grammy, el Tony, del periodismo: el Pulitzer. Pulitzer y W. Randloph Hearst siguieron inventando cosas, más y más, poniendo a los españoles como bestias sanguinarias, brutos que no merecían vivir. Es un cuadro que nos es familiar a todos los que hemos vivido para ver los cuadros de los talibanes, Gadafi, Saddam Hussein, Bashar Al Assad, Mahmud Ahmadinejad, Hosni Mubarak y otra serie de representantes de sociedades, de los que, en el pasado, mucho más de uno fue aliado de los gringos (los talibanes-muyahidines, Saddam, Mubarak) y que eran garantía de estabilidad de sus sociedades y líderes bajo cuyos gobiernos los cristianos, por ejemplo, así como otros grupos minoritarios, vivieron en paz…

Bajo este mismo esquema, los Estados Unidos y España sostuvieron una guerra de 3 meses, en la que la Madre Patria perdió casi la totalidad de sus dominios de ultramar. Lo que, en gran medida, lanzó el imperio gringo, en la víspera de la Primera Guerra Mundial. Con un modelo así, no es ningún acertijo la razón de todas las manipulaciones descaradas de la prensa mundial, gobernada, en inmensa medida, por la estadounidense, pues, como ésta, está en una trama financiero-político-académico-editorial, controlada por las mismas personas; y está compuesta por gente igualmente dispuesta a embarcarse en las mismas manipulaciones, con la misma ausencia de escrúpulos, bajo los mismos parámetros historiográficos, cosmológicos, políticos, antropológico-éticos…

Un rastro de manipulaciones

El impulso al comunismo en la Guerra Fría… y antes

Vamos a hacer una lista de barrabasadas de la prensa. Vamos a tomar algunos ejemplos del elenco que nos provee este video: https://www.youtube.com/watch?v=VcA76lcXtwU. La lista es la de ese video, que trata, más bien, hechos viejos, de los años 90 y anteriores. Mis favoritas, claro, son las que se refieren a comunistas, a genocidios y opresión totalitaria, escondidos y justificados por los medios. El máximo exponente es Walter Duranty, del New York Times, el periódico más influyente de mundo, periodista ganador del premio Pulitzer, por su labor en Ucrania, en la era del Holodomor. ¿Lo denunció? Creerán ustedes que sí, pues le dieron el premio, fue honesto y valiente. Me gustaría decirles que así fue, que este mundo es justo y los hombres vencen las tentaciones. Bueno, eso me gustaría, si fuera verdad. Pero no lo es, porque Stalin, junto a Kaganovich, mató a millones y hay tremendas injusticias. Entre ellas está la complicidad con este genocidio del señor Walter Duranty y del NYT, que lo sostuvo allí, a pesar de sus mentiras, de su propaganda estalinista. Cuando el desastre estaba trascendiendo, él se encargó de minimizarlo: no había genocidio ni, siquiera, hambruna, sólo muertes aisladas por desnutrición. Franklin Delano Roosevelt, el gobernante que estuvo más tiempo en la Casa Blanca de la historia, 3 períodos, comenzó su largo gobierno pro-socialista (por decir lo menos), tomando el trabajo de Duranty como vía franca para reconocer a la Unión Soviética, lo que permitió que Wall Street y los industriales gringos pudieran mandar inversiones a Rusia, para salvar y, aún, reflotar la revolución (minutos 15:20 a 18:50 del video).

En Grecia decían: no hay héroe sin poesía épica. Aquí está el tirano con su juglar, Herbert Matthews, del New York Times

En Grecia decían: no hay héroe sin poesía épica. Aquí está el tirano con su juglar, Herbert Matthews, del New York Times

(más…)

Anuncios

La revolución y el fin del mundo

A mis estudiantes queridos, empezando por Verónica, Carlos Santiago y Ana Sofía

Kathleen Wynne, premier de Ontario. Por una mujer destruyó su familia, la vida de cada uno de sus miembros, ella incluida. Ahora, quiere imponer un régimen educativo en el que la pornografía y la perversión se imparten a niños de 5 años, un programa realizado por un pedófilo convicto y confeso, Benjamin Levine

Kathleen Wynne, premier de Ontario. Por una mujer destruyó su familia, la vida de cada uno de sus miembros, ella incluida. Ahora, quiere imponer un régimen educativo en el que la pornografía y la perversión se imparten a niños de 5 años, un programa realizado por un pedófilo convicto y confeso, Benjamin Levine

Contenido:

Introducción: Es esto el fin del mundo o la época del progreso

La era del progreso…

… y de la revolución del marxismo cultural

La tiranía revolucionaria

El totalitarismo y la historia

Sociedad cristiana vs. economía liberal

Oscurantismo modernista y astronomía y geografía

Fanatismo, Inquisición y cruzadas

Inquisición vs. los experimentos de la CIA contra la población

Las cruzadas vs. the war on terror, la “victoria total” en el 45 y otras hazañas

Pío XII, el odio a Cristo y la identidad de Occidente

La pederastia clerical

La última etapa revolucionaria: la revolución cultural-sexual-musical y de las drogas, sex drugs, and rock and roll y and more

Sobre el mito del carácter popular de la revolución

La batalla filosófica

Metafísica y antropología

Teoría política

Conclusión: no pode no ser “fin-de-mundo”


Introducción: Es esto el fin del mundo o la época del progreso

Un amigo venezolano decía esto en un foro de Facebook sobre el proceso constituyente que Bachelet, luego de Chávez en Venezuela, Correa en Ecuador, Evo en Bolivia, y las vicisitudes de Zelaya en Honduras, pretende infligirle a Chile. Decía mi amigo, entre otras cosas: “Me preguntaba en estos días, viendo el estado del mundo, que quizás lo que estamos viendo no es casual. Quizás se trata de un cambio epocal profundo que implica la caída de la ilusión de legitimidad de las democracias modernas. ¿Podía ser de otro modo en un mundo que optó por ser relativista y nihilista? En un mundo así todo es posible y no hay sostén para nada: ni para normas morales, ni para normas jurídicas. Estamos quizás asistiendo al nacimiento del mundo del Übermensch nietzscheano, que, como cualquier cristiano racional debería saber, no puede ser sino una pesadilla violenta en la que los más fuertes, después de aplastar a los más débiles, terminarán devorándose entre ellos mismos. No hay que olvidar que, ‘si Dios no existe, todo está permitido’. Perdóname lo apocalíptico, pero vengo del supermercado [experiencia aterradora en la Venezuela actual, la que quedó luego de la destrucción de Chávez, los Castro y sus secuaces], lo que es la experiencia más apocalíptica que uno se pueda imaginar”.

A eso, la respuesta es bastante obvia, es la mejor descripción de la revolución del marxismo cultural, la de la contracultura que se impuso desde los 60, que se ha ensayado hasta el presente, yo se la puse en Facebook, apenas leí su comentario: “Supriman el rango y vean qué discordia sigue. Cada cosa se encontraría con la otra en calidad de opuesta y diferente. Las aguas confinadas levantarían su seno más alto que las costas, inundando el globo; la fuerza bruta dominaría, inconsciente, y el hijo grosero mataría a golpes a su padre. El poder sobrepasaría al derecho o, más bien, a lo recto y lo torcido, entre cuya discordia se derrumbaría la justicia, perderían sus nombres, lo mismo que la justicia. Ya que así todo se sume en el poder, el poder en la voluntad y la voluntad en el apetito; y el apetito, lobo universal, secundado por ambos, la voluntad y el poder, hace presa de todo… y termina por tragarse a sí mismo” (William Shakespeare, Troilo y Crésida, acto I, escena III).

Vivimos en ese mundo, el mundo de la revolución. Pero, ¿eso justifica que se crea que éste es el fin del mundo? Para responder, hay que acudir a las profecías cristianas sobre el mismo, muy potentemente acreditadas (entre infinidad de cosas que se pueden abonar, aquí hay una pequeña muestra: https://eticacasanova.org/2013/08/07/a-los-que-niegan-las-profecias-de-cristo-sobre-el-fin-de-jerusalen/). Vamos a Mateo 24 y 2 Tesalonicenses 2.

“Oiréis hablar de guerras y de rumores de guerra; pero no os turbéis, porque es preciso que esto suceda, mas no es aún el fin. Se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá hambres y terremotos en diversos lugares; pero todo esto es el comienzo de los dolores. Entonces os entregarán a los tormentos y os matarán, y seréis aborrecidos de todos los pueblos a causa de mi nombre. Entonces se escandalizarán muchos y unos a otros se harán traición y se aborrecerán; y se levantarán muchos falsos profetas, que engañarán a muchos, y por el exceso de la maldad se enfriará la caridad de muchos; mas el que perseverare hasta el fin, ése se salvará. Será predicado este evangelio del Reino en todo el mundo, testimonio para todas las naciones, y entonces vendrá el fin. Cuando viereis, pues, la abominación de la desolación, predicha por el profeta Daniel, en el lugar santo! […]. Habrá entonces una gran tribulación, cual no la hubo desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá, y, si no se acortasen aquellos días, nadie se salvaría; mas, por amor de los elegidos, se acortarán aquellos días. Entonces, si alguno os dijere: ‘Aquí está el Mesías’, no le creáis, porque se levantarán falsos mesías y falsos profetas, y obrarán grandes señales y prodigios para inducir a error, si posible fuera, aun a los mismos elegidos. Mirad que os lo digo de antemano. Si os dicen, pues: ‘Aquí está, en el desierto’, no salgáis; ‘Aquí está, en un escondite’, no lo creáis, porque como el relámpago, que sale del oriente y brilla hasta el occidente, así será la venida del Hijo del hombre. Donde esté el cadáver, allí se reúnen los buitres. Luego, en seguida, después de la tribulación de aquellos días, se oscurecerá el sol, y la luna no dará su luz y las estrellas caerán del cielo y las potestades del cielo se conmoverán. Entonces, aparecerá el estandarte del Hijo del hombre y se lamentarán todas las tribus de la tierra; y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y majestad grande. Y enviará sus ángeles con poderosa trompeta y reunirá de los cuatro vientos a los elegidos, desde un extremo del cielo hasta el otro […]. Cuando veáis todo esto, entended que está próximo, a las puertas […]. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. De aquel día y de aquella hora nadie sabe, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sino sólo el Padre. Porque como en los días de Noé, así será la aparición del Hijo del hombre. En los días que precedieron al diluvio comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca; y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y los arrebató a todos; así será a la venida del Hijo del hombre” (6-15.21-33.35-39).

Vamos a preguntarnos: ¿es ésta una época de guerras, rumores de guerra, terremotos, hambre, en la que aparecen falsos profetas y engañadores, una época de apostasía y una gran tribulación, en la que, sin embargo, la gente vive en la total inconsciencia, la del individualismo extremo y el divertimento, del fútbol, el béisbol, las drogas, la pornografía y demás anestesias morales? Bueno, sería casi ridículo pretender negarlo. Entonces, en cuanto a la profecía de Cristo, parece que no hay muchas dudas, la presente es una época que es candidata indiscutible, como ninguna en el pasado, con su globalización y el arrollamiento avasallante de todas las culturas del planeta, candidata indisputable por ninguna anterior a época de la que habló Jesús como la antesala a su Segunda Venida. Vamos a ver la otra, la de San Pablo de 2 Tesalonicenses 2,3-12:

“Que nadie en modo alguno os engañe, porque antes ha de venir la apostasía y ha de manifestarse el hombre de la anomia, el hijo de la perdición, que se opone y se alza contra todo lo que se dice Dios o es adorado, hasta sentarse en el templo de Dios y proclamarse Dios a sí mismo. ¿No recordáis que estando entre vosotros ya os decía esto? Y ahora sabéis qué es lo que le contiene, hasta que llegue el tiempo de manifestarse. Porque el misterio de iniquidad está ya en acción; sólo falta que el que le retiene sea apartado. Entonces se manifestará el inicuo, a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca, destruyéndole con el esplendor de su venida; aquel inicuo, cuya venida, por acción de Satanás, irá acompañada de todo género de portentos, señales y prodigios engañosos, y de seducciones de iniquidad para los destinados a la perdición, por no haber recibido el amor de la verdad que los salvaría. Por eso Dios les envía un poder engañoso, para que crean en la mentira y sean condenados cuantos, no creyendo en la verdad, se complacieron en la iniquidad”.

¿Hoy por hoy se manifiesta un poder satánico, fuertemente antagonista de Dios, del orden, de la verdad, del bien, del hombre, y, sin embargo, hay una inmensa mayoría de las personas que estén a favor de las desoladoras prácticas, doctrinas, pseudo-leyes, arrasadoras del mundo? Una vez más, habría que ser un absoluto mentecato para no darse cuenta de que tal es el caso. Pero, de nuevo, ¿será ésta la época? Y, no obstante, pienso que es crucial demostrar que vivimos en la época del Übermensch de Nietzsche, de la que habla mi amigo. Es decir, ¿en verdad yo creo que esta época de progreso, democracia y libertad es tan mala como la pinté arriba; y no será que yo soy un oscurantista trasnochado o una viuda de la civilización del oscurantismo, del cuento de hadas cristiano, un nostálgico del pasado que amo y no volverá? Sobre eso tendré que argumentar ahora, después de todo, se me acusa de estar con los tiranos de la Inquisición, los fanáticos de las cruzadas, los burros de la Tierra plana y centro del universo, los que mataron a Galileo, que detuvieron el avance de las ciencias, que estaban con los malvados monarcas que manipulaban para sostener su absolutismo diciendo que su poder venía de Dios…

La era del progreso…

Obviamente, ésta es la era del progreso, vamos a ver algún aspecto suyo:

(más…)

Modernos ¿Presocráticos? Ojalá, no estaríamos al borde del abismo

No desconocen lo inmaterial, lo rechazan activamente, las consecuencias han sido y serán devastadoras, la humanidad corre grave peligro

Tales, el gran milesio, uno de los siete sabios de Grecia, descubrió la ciencia, que el universo tiene una inteligibilidad intrínseca, que los fenómenos tienen un orden, conforme a leyes que proceden, según sabemos desde Sócrates, de su forma sustancial. Los modernos rechazan todo esto, por eso: que Dios nos agarre confesados

Tales, el gran milesio, uno de los siete sabios de Grecia, descubrió la ciencia, que el universo tiene una inteligibilidad intrínseca, que los fenómenos tienen un orden, conforme a leyes que proceden, según sabemos desde Sócrates, de su forma sustancial. Los modernos rechazan todo esto, por eso: que Dios nos agarre confesados

En la época y en la sociedad en que comenzó todo, no se conocía la inmaterialidad, la ciencia apenas despertaba, se hacía conciencia, pero estaba adormilada, no conocía todas las implicaciones de su propio existir: Tales de Mileto descubre la ciencia, que los fenómenos del mundo suceden conforme a unas “leyes” a un orden que no responde a espíritus detrás de las cosas, sino al ser mismo de cada ente, en sí mismo y en relación con los demás. Pero explicó todo con agua… Anaximandro, de Mileto también, mete el ápeiron (el infinito) a ser, con los opuestos, el origen del universo y su orden. Anaxímenes, discípulo de Anaximandro, dice que el origen es aire y retrocede; lo mismo sucede con Demócrito y Leucipo, que inventan el atomismo.

Luego de estos intentos iniciales de explicación del mundo, aparecen expresiones de la inmaterialidad un poco inconscientes, para los que las captan, y un poco muy fuertes para que ellos percibieran exactamente lo que estaban viendo: Empédocles dice que todo es mezcla de amor y odio que penetran la materia, en ciclos, en los que en la medida en que penetra el amor, huye el odio y viceversa. Anaxágoras descubre el Nous, el Intelecto (ojo con las estupideces moderno-nominalistas: que traducen nous como “pensamiento”, bah), como causa general, aunque no pudo verlo detrás de los fenómenos particulares, en los que sólo vio sujeto material y motor mecánico. Heráclito encuentra el Logos, al que llama “rayo” y “fuego”, pero sí lo ve detrás de los aconteceres, si bien, como se ve, no lo tiene por inmaterial, de manera distinta. Parménides se encuentra a ES, ve el abismo infranqueable [por nada que no tenga Poder Infinito y que no sea sumo Ser subsistente] de la nada al ser y, por eso, vio a un ES, acto puro, sin sujeto (por eso no se trata de un “esto es”, sino de ES, como en el Éxodo, 3,14: Dios es el que “ES”), eterno, sin partes, sin distinciones, sin aquí o allá, sin lugar, absolutamente necesario, completamente simple, que no podía ser material. Digo, Parménides no se dio plena cuenta, quizás (así lo hacen parecer sus expresiones), de que su ES no podía tener partes, que tenía que ser simple e inmaterial: por eso, dijo que era homogéneo y redondo (todo equidistante a un centro). También vio que era intelecto e intelección, verdad. Vio que era divino. Y vio que los mortales –Heidegger, que se pregunta, ¡insensato!, “¿por qué el ser y no la nada?”, por ejemplo–, no eran capaces de ver la verdad primigenia: a él mismo le revela todo una diosa… Pitágoras descubre que hay un orden de proporciones en la realidad, como el que se encuentra entre los números y cree que la realidad es número…

La inmaterialidad aparece en Tales, en un orden intrínseco, leyes internas de las cosas y de sus relaciones mutuas; Anaximandro ve la distinción, los cambios y algún algo infinito (ápeiron) que está detrás del ser; Anaxágoras ve que ese infinito, que pone leyes al mundo, un orden inteligible, es un Intelecto, Nous; Heráclito lo llama Logos, como lo haría luego San Juan (en el Principio existía el Logos… y el Logos era Dios… y todo fue hecho por Él y era la Luz del Mundo… y la Vida y Gracia y Verdad); y Empédocles vio que era Amor que produce la unidad de los seres unos y odio que causa la distinción (principio de no contradicción) y abre el paso para que se vea que la realidad es buena y amor (como en San Juan: Dios es Amor: su obra tiene que ser amor, si la causa es proporcional al efecto…); Pitágoras ensancha el camino de la captación del orden y abre la puerta de ese cuarto luminoso, el de la matemática aplicada a la realidad natural.

(más…)

Dos Caballeros de la Noche surgen: Batman y el Hombre Nuevo

Batman surgió de la virtud; el “hombre nuevo” de algo muy distinto

Batman: justicia en sentido general, virtud orientada al bien común, y piedad heroicas: un caballero heroico

Batman: justicia en sentido general, virtud orientada al bien común, y piedad heroicas: un caballero heroico

Estoy en meditación. Cualquiera cree que estoy durmiendo, debo ser un mendigo, viviendo debajo de un puente, durmiendo en la plaza pública. La procesión va por dentro. Un amor a la verdad, al orden, a mis hijos, a mis estudiantes. ¿Qué será lo mejor, qué será? “Ya les mostré lo que fue la revolución sexual, la revolución sex, drugs and rock and roll: Forrest Gump y Jenny; ya han probado algo de la gran mentira del materialismo contemporáneo y qué pude significar hoy una verdadera li-be-ra-ción: The Matrix; el capitalismo ha sido presentado, con toda su vaciedad: Wall Street; el new age y la caída de la religión ‘subjetiva’ tendrán su exposición en Avatar; la música revolucionaria ha sido develada, con algo de su historia. Falta una buena probada del comunismo, para que tengan un cuadro medianamente completo de Nuestro Tiempo, de lo que es ‘contemporáneo’ de la cultura contemporánea. Han oído hablar de ideologismo y de los beats y de Kinsey. Necesito una buena presentación del comunismo: The Inner Circle, del ganador del Oscar Tom Hulce, ¿servirá? ¿O será mejor The killing Fields?”.

(más…)

El Auschwitz ruso

Con una diferencia: no fueron 6, sino 65 millones de muertos

Magadan, uno de los campos de concentración   erigidos por Stalin, millones fueron sepultados en él. En estos campos consistía la economía soviética, en buena parte: mataron a decenas de millones, para hundir en la miseria a centenares de millones, hipootecando el futuro de una gran y milenaria nación cristiana: bien por la revolución, grande, viva Marx

Magadan, uno de los campos de concentración erigidos por Stalin, millones fueron sepultados en él. En estos campos consistía la economía soviética, en buena parte: mataron a decenas de millones, para hundir en la miseria a centenares de millones, hipootecando el futuro de una gran y milenaria nación cristiana: bien por la revolución, grande, viva Marx

“Magadan fue fundada por Stalin en 1938 como centro administrativo del inmenso complejo de campos de concentración de Siberia. En estos campos de trabajo forzado vivieron y murieron unos 65 millones de personas que vivían en las condiciones más indignas de esclavitud. Eran prisioneros políticos y religiosos que, en su mayoría morían. Entre los prisioneros se encontraban miles de sacerdotes y obispos que murieron martirizados” (Sacerdote narra historia de sobrevivientes de campo de concentración ruso, Zenit, 05-09-06). Si quieren tener una idea de cómo era vivir en estos Gulags, vean la película The Way Back o Un largo camino a la libertad (a la que le hago una reseña en este blog: Cuando el amor y la dignidad son invencibles: Largo Camino a la libertad), del director Peter Weir, con: Ed Harris, Jim Sturges, Saroirse Ronan, Colin Farrell. “Sobre los prisioneros recaía el hambre (había, incluso, ciegos de desnutrición), una recompensa, la vigilancia, las condiciones infrahumanas, el clima, el agotamiento del trabajo sin descanso y los 13 millones de kilómetros cuadrados de una de las regiones más inhóspitas del planeta: Siberia”, digo allí.

“‘We witness’ (Testificamos) es el título del libro en el que el P. Michael Shields, autor del mismo, cuenta la historia de 25 sobrevivientes del campo de concentración de Magadan, la prisión de Siberia que fue tumba de miles de prisioneros políticos y religiosos” (Zenit, ibíd.). El padre Shields lleva 20 años viviendo en Magadan (tenía 14 a la hora de publicar su libro) y, desde que llegó, ha estado reuniéndose con los sobrevivientes del Gulag, ha estado recogiendo sus historias y tratando de que recuperen la conciencia de su dignidad, que fue arrebatada y sepultada por décadas de ignominia e infamia totalitaria. ¡Hace tan poco tiempo que estos campos estaban en pleno funcionamiento…!

(más…)

El anticristo y la virtud verdadera

Un hombre extraordinario, el mejor… “¿el mejor?” El más excelente

Mao, Kim Il-Sung, Ho Chi Minh, Leenin, grandes tiranos, cuando aparezca el anticristo éstos quedarán como mediocres

Mao, Kim Il-Sung, Ho Chi Minh, Leenin, grandes tiranos, cuando aparezca el anticristo éstos quedarán como mediocres

Es previsor y astuto, se da cuenta de los íntimos matices de las situaciones y reconoce en ellas los modos y los medios útiles. Es decidido y capaz de tomar las determinaciones precisas y perfectas en fracciones de segundos; o, si el caso lo requiere, detenerse y proveer para asuntos de gran alcance. Y sabe rodearse de los que pueden aclarar cualquier panorama. Conoce los modos y las sutilezas de lo real, es una especie de recolector y procesador de “inteligencia”, superior a todo el G2 cubano y la CIA. Es audaz, tenaz, trabajador, de hecho, una máquina incansable. Es constante, persistente hasta el punto de cansar al espectador. En sus apetitos, es moderado, es más,  es un duro asceta. Posee una coherencia perfecta, siempre trata a las cosas de modo consistente con sus principios; de modo que, además, reconociendo las particularidades, matiza de manera exactamente proporcional a los casos. Con los suyos, es absolutamente confiable; de hecho, muestra afecto y despierta el afecto de todos, con un carisma incomparable. Descolla a tal punto que todos saben que llegará hasta la cima. Es uno de ésos de los que habla el libro IV de La República, los que tienen la educación musical y gimnástica en un punto preciso de tensión y relajación, de la que salen personalidades firmes, “sea para bien o para mal” (425a). Cuando toca, es simpático y jovial, tiene don de gentes, oratoria espontánea, profunda y cautivante, a veces, encendida: puede dejar llorando a una multitud de duros combatientes; es excelente dialéctico. Además, puede animar cualquier fiesta, con sus salidas, su baile a ritmo de puro Caribe, su talento para la teatralidad y el humor. Posee una especial admiración por cierto tipo de estética. El hombre, podría decirse, es el mejor partido, al menos al parecer, que haya entrado en el tercer milenio de la Era cristiana; porque, además, es bello, alto y esbelto, de voz profunda y musical, gestos varoniles pero tiernos y sensuales y movimientos de gracia atrayente.

(más…)

Cuento Atlantis y Reina Hada: explicación

Isabel I con su mago real oficial: John Dee, quien, admirablemente, pasó a la historia, no como un visionario, medio loco, mago, sino como gran matemático, vencedor del oscurantismo, geógrafo

Isabel I con su mago real oficial: John Dee, quien, admirablemente, pasó a la historia, no como un visionario, medio loco, mago, que intercambiaba su esposa con otros magos, para la propiciación de los espíritus y darse poder y dárselo a la Reina, sino como gran matemático, vencedor del oscurantismo, geógrafo

Eric Voegelin es uno de los grandes autores que alertaron sobre el temible peligro del gnosticismo modernista que se terminó por apoderarse de Occidente, como consecuencia de la revolución mal llamada ilustrada y su último hijo, la revolución sexual. Voegelin llamaba la atención de que una civilización con una crisis espiritual tan profunda como la nuestra, que, sin embargo, mantenía un crecimiento material tan potente, se encaminaba a un abismo imponente. Los totalitarismos, de ningún modo acabados, comunista y nacionalista fueron sólo dos aldabonazos. Hoy en día, merced a la revolución sexual y al triunfo del nihilismo ideologista y, aún, de lo que Voegelin llama “analfabetismo teórico” y su más potente impulsor, la abulia intelectual, el mundo parece enfilado a terrores que dejarían a Stalin [tirano comunista de Rusia], Mao [tirano comunista de China], Ho Chi Min [tirano comunista de Vietnam], Kim Jong-Il [tirano comunista de Corea del Norte], Pol Pot [tirano comunista de Camboya] y Hitler [tirano nacionalista de Alemania] juntos como niños de pecho y meros aspirantes, como se puede colegir de las obras de Michael Jones. Asociados como lo están el gran capital, el más deleznable e irracional progresismo, los maltusianos occidentales, el feminismo y la tiranía china, de ningún modo parece un invento ni una ficción el más terrible de los miedos; sobre todo en un mundo anestesiado moralmente, en el que cada quien tiene su verdad, en el que se pueden asesinar millones de inocentes en los vientres maternos, en el que millones de madres matan a sus hijos antes de nacer, en el que centenares de millones queman su existencia en las drogas y otros centenares lo hacen en el alcoholismo (que no el alcohol, no es lo mismo), en el que la familia es pulverizada, en el que es una gran empresa y muy respetable la pornografía, en el que el tráfico de personas mueve millones de ejemplares, de cabezas de humano-ganado, al año, en el que se miente descaradamente sobre la historia y los acontecimientos recientes y la aplanadora le es pasada a todo el que defienda el orden y pare usted de contar. Dice Jones:

(más…)