Kalós

Inicio » Posts tagged 'salón de la fama'

Tag Archives: salón de la fama

ESPN vs. Miguel Cabrera

Law y Schoenfield no le perdonan que sea el mejor

Carrera por el más valioso 2012: mediatizada por la "ciencia" inexacta de la sabermétrica

Carrera por el más valioso 2012: mediatizada por la “ciencia” inexacta de la sabermétrica

David Schoenfield acaba de publicar un artículo en el que pondera los posibles miembros del Salón de la Fama que jugaron en la última campaña de 2014 (vid. http://www.espndeportes.com/blogs/index?entryID=2266117&name=david_schoenfield). Es interesante que volviera en el tiempo, a intervalos de 20 años, para ver cuántos jugadores de 1994, de 1974, del 54 y el 34, entraron al Salón. Decía el periodista que son muchos, un promedio de 20, aproximadamente. En realidad, 20 no son tantos, si se considera que de 20 años es, más o menos, la carrera de un beisbolista. De ese modo, en cualquier año, pueden estar enlazándose hasta 40 años de beisbol, de los novatos a los veteranos.  Según él, hay cuatro peloteros que, por descontado, entrarán al Salón de los grandes: Jeter, Pujols, Ichiro y Miguel Cabrera. Luego de ellos, hace una lista de otros 15 que podrían entrar y hace un análisis de sus posibilidades, todo fundado en la más que espuria estadística llamada WAR. Hasta aquí, fuera del WAR como criterio de evaluación, que no tiene ningún sentido, sencillamente (vid., por ejemplo, estos dos artículos: https://eticacasanova.org/2013/05/01/la-locura-de-incoherencia-del-war/ y https://eticacasanova.org/2013/04/05/sabermetricos-la-sabrwar-es-una-farsa/), todo está bien. La cosa se pone mala, sin embargo: con Schoenfield, si Cabrera está cerca, la cosa siempre se tiene que poner mala, no gusta de él, punto. Dice Shoenfield: “Probablemente se podrían alegar varias cosas contra Cabrera o Suzuki, pero ambos han excedido en casos que suelen ser utilizadas como barómetros para medir el éxito del Salón de la Fama — RBIs, hits, cetros de bateo, premios de JMV. Ambos han sido figuras que han trascendido el juego en su propia forma y ciertamente a Cabrera le quedan varios buenos años por delante. Así que yo los consideraría a ambos como selecciones seguras”.  Es decir, barajando, el pensador, el analista, el genio de El líder mundial en deportes, enumera rápidamente las razones por las que estos dos entrarán al Salón de la Fama, sin dudas, pero las desdeña por argumentos que anuncia pero no expresa, lanzándose de un solo golpe los números y la importancia sobresalientes de estos súper peloteros.

Parece que no es difícil imaginar lo que tenga Schoenfield contra Cabrera. No es de beisbol, es antipatía pura, simple y

Keith Law, de ESPN, un verdadero "científico" del deporte: eso si la ciencia es magia: magia pra hundir a quien quieras o para encumbrar a quien te guste, mínimo

Keith Law, de ESPN, un verdadero “científico” del deporte: eso si la ciencia es magia: magia pra hundir a quien quieras o para encumbrar a quien te guste, mínimo

dura. Cuando, en el 2012, Cabrera ganó la triple corona (y, podría decirse, la penta corona… y más: OBP, OPS, etc.), Schoenfield hizo intensa campaña para que los periodistas no votaran por él. Cuando ganó de manera unánime, se quejó amargamente. Pero Schoenfield no es el único, Keith Law lo deja como un niño de pecho, en la antipatía, que domina a la razón. La cosa, pobres, es más fuerte que ellos. En el mismo 2012, Law publicó un artículo en el que decía que Cabrera no debía ser, siquiera, el segundo en la carrera, que Trout debía ganar, el segundo sería para Canó; y apenas el tercero para Miguelito (vid. http://www.espn.cl/blogs/index?entryID=1660108&name=keith_law). En ese artículo se da el lujo de decir que la triple corona del beisbol no indica nada, porque más que los jonrones, importan las bases por bolas (la caricatura no está lejos de la realidad, en este caso).

(más…)

10 años cumple el huracán Miguel Cabrera

El triplecoronado de 2012 puede estar esperando por su limusina para Cooperstown, NY

El triplecoronado de 2012 puede estar esperando por su limusina para Cooperstown, NY

El primero que lo sufrió fue Tampa Bay. Ese 20 de junio de 2003, al día siguiente de mi cumpleaños número 34, Cabrera se convertía en apenas el tercer bateador de la historia en botarla de jonrón para ganar su primer partido… y lo hizo dejando en el terreno a sus rivales. Nadie sabía que comenzaba algo grande… nadie, a pesar de que, en la narración del batazo, Fernando Álvarez nos decía, a la audiencia y a Ernesto Jerez, que “José Miguel Cabrera” era alguien que había nacido para la grandeza deportiva. Para mí: hipérbole típica de narrador deportivo. Y, sin embargo, aunque todo nazca chiquito, hasta el Hijo de Dios lo hizo así, ahí había, en efecto, un presagio. Cabrera pronto se convirtió en el puntal ofensivo y punta de lanza de unos Marlins que iban hasta el final. Y el maracayero respondió con creces, al poner unos números enormes esa postemporada contra San Francisco, Chicago y los Yankees. Contra San Francisco estuvo “regular”; mientras que, contra los Cachorros, se destapó y bateó tres palos pa la calle, con 6 empujadas. En la Serie Mundial, en el cuarto juego, contra Roger Clemens, hizo su aporte más famoso; se la botó, impulsando dos, para ganar ese partido y despedir al Cohete, batiendo récords de empujadas y jonrones para un novato en postemporada, con 4 y 12, respectivamente.

(más…)