Kalós

Inicio » Posts tagged 'revolucion'

Tag Archives: revolucion

Anuncios

Francisco, el papa new age

Laudato si, buque insignia del papa Franc

Schellnhuber, la ciencia que debe gobernar el mundo despóticamente, para mantener la población en su debido nivel de 1000 MM de personas, presentando la Laudato si

Schellnhuber, la ciencia que debe gobernar el mundo despóticamente, para mantener la población en su debido nivel de 1000 MM de personas, presentando la Laudato si, el mayor logro anticristiano de la historia

Flavio Infante, en su excelente blog, In-Exspectatione.blogspot.com, dice que el documento que acaba de emitir el sucesor de Pedro en la Sede de su Martirio, que tomó como nombre Francisco, es un documento que debe ser botado a la basura (http://in-exspectatione.blogspot.com/2015/06/un-desecho-un-puro-desperdicio.html). Sinceramente, en ésta, mi querido amigo está fuertemente equivocado, esto no está para ser lanzado al cesto de los desperdicios, ¡¡¡¿cómo va a ser, si es un documento histórico?!!! Tiene que quedar enmarcada, en un lugar preeminente en los museos vaticanos: LA GALERÍA DE LA INFAMIA. Ustedes me disculpan, tiene que existir. Hace dos años, a nadie se le habría ocurrido, hoy ya es una realidad, yo la propongo formalmente. Ahí se puede poner esa encíclica en el lugar más elevado; sería acompañada de la Relatio Post Disceptationem del sínodo de octubre pasado –el que tiene una placa que dice “Arquitecto proyectista, Francisco, Ingeniero supervisor de obra, Lorenzo Baldisseri”–, la Evangelli Gaudium, las entrevistas a Scalfari y Spadaro y en los aviones de Río a Roma y de Manila a Roma, las propuestas de celebración de Lutero de la comisión bilateral de diálogo entre luteranos y católicos, los resultados del diálogo con los judíos, en la estela de la Nostra Aetate, la labor de los obispos estadounidenses en materia sexual en los seminarios gringos, la destrucción de la universidad de Notre Dame por Theodore Hesburgh, el rector traidor, las homilías diarias de la Casa Santa Marta. Hay material para abrir un ala entera de los museos. ¿Y qué perseguiríamos con esto? Recordar, recordar a dónde podemos caer, cuando no vigilamos y oramos, como dijo el Único Maestro, sin el cual, los demás somos sólo deformadores. Recordar lo que es una Cristiandad sin una Inquisición o algo que haga sus veces, una Cristiandad expuesta a las maquinaciones de los realizadores del documento Alta Vendita, para tomar a la Iglesia por la Cabeza vicaria misma, que han logrado el éxito, por encima de sus más sabrosos sueños infernales…

Antonio Socci, en un excelente artículo (http://www.antoniosocci.com/cantico-di-frate-sole-o-cantico-di-frate-sola/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+LoStraniero+%28Lo+Straniero+-+Il+blog+di+Antonio+Socci%29), habla sobre un papa que se dedica a dolerse y llorar por los gusanitos que se mueren, que propone pasillos de migración para las especies en peligro; y no da ni una declaración, no promulga ni un papelito, sobre los miles de cristianos que están siendo masacrados desde el Atlántico africano hasta las orillas del canal que se abre en el Pacífico entre la península de Corea y Japón, en una franja de tierra que abarca medio planeta tierra y mucho más de la mitad de su población, en unos horrores indecibles que, para colmo de los colmos, están a la vista de todos… Michael Hichborn escribió un artículo altamente recomendable (http://www.churchmilitant.com/news/article/good-stewardship-or-global-governance), que muestra las conexiones del documento franc-cisc-ónico con la “mafia” internacional, con los poderes anti-vida y anti-familia. Yo ofrezco escribir uno que empalme, en los círculos del poder internacional, este documento con la tiranía mundial. Michael Voris, el gran Michael, quien está atacado y no haya qué hacer, anda produciendo sus videos, tratando de explicar cómo es que el Vicario de Cristo se dejó “atrapar” en la telaraña de la pseudo-ciencia del cambio climático, arma tiránico-totalitaria (http://www.churchmilitant.com/news/article/breaking-reportpapal-encyclical-a-first-look). Pobre Michael Voris, anda como Serrat: “de vez en cuando la vida, nos gasta una broma y nos despertamos sin saber qué pasa, chupando un palo sentados, sobre una calabaza”: no encuentra cómo explicarse el mundo, después de jurar que jamás se metería con el papa y viene Francisco a hacerle imposible cumplir su promesa…

Este artículo no tratará de nada de eso. Este artículo verá cómo un papa se metió en las regiones más profundas del mundo revolucionario contemporáneo, de ese mundo anticristiano, mundo contrario al Logos divino y a lo que Michael Jones llama “logos menor”, la ley natural: un mundo de gnosticismo new age, materialista, antihumano, fuertemente antioccidental, incluso anti-moderno, lo que se llama post-moderno. Es una desolación y un dolor difícilmente superables. Un papa que le pide perdón a los valdenses (http://www.zenit.org/es/articles/el-papa-pide-perdon-a-la-iglesia-valdense-de-parte-de-la-iglesia-catolica?utm_campaign=diariohtml&utm_medium=email&utm_source=dispatch), no se sabe por qué; un papa que se asocia con escoria como Jeffrey Sachs y Ban Ki-Moon (https://eticacasanova.org/2015/06/10/francisco-en-camisa-de-11-varas/), y presentando su flamante “encíclica” indigesta con Carolyn Woo, la presidenta de Catholic Relief Services gringos, que son conocidos por apoyar el aborto y ella por tener un vicepresidente homosexual, activista y “casado” con otro macho (https://www.lifesitenews.com/news/pressure-mounts-as-catholic-relief-services-fails-to-act-on-vp-in-gay-marri; https://www.lifesitenews.com/news/crs-president-it-may-not-be-wrong-for-us-to-have-a-vp-in-a-gay-marriage; https://www.lifesitenews.com/news/vatican-taps-catholic-relief-services-president-to-help-present-encyclical), y Hans Schellnhuber, el tiranín-genocida en potencia-tecnócrata avispado, del que hablaré más abajo. Un papa en estas aguas… Sólo nos queda sufrir en la Cruz, luchar desde ahí y pedir: Ven Señor Jesús…

Contenido:

1.- Panteísmo evolucionista de Teilhard de Chardin, El papa new age-hegeliano

2.- El papa de la cultura de la muerte y el comunismo; para el que el hombre es la plaga del mundo

3.- Ésa “cultura del descarte” es invento típico de comunistas

4.- La extraña visión de la religión

5.- La conversión ecológica

6.- Un papa vs. la Iglesia

(más…)

Anuncios

Francisco apunta a la felicidad y hasta un pagano se horrorizaría

¿Cristiano, clásico, qué, Marx? La respuesta: en el calentamiento global

Francisco, no fue el día que enseñaron filosofía y teología en el seminario jesuita, al parecer

Francisco, no fue el día que enseñaron filosofía y teología en el seminario jesuita, al parecer, tenía cosas mejores que hacer, a lo mejor fue a un partido de fútbol: más productivo que andar llenándose de esas ideologías farisaicas, neopelagianas, gnósticas, etc. y pare de contar

El señor Francisco, Papa, dio sus diez consejos para ser feliz (el 27-07-14, en: http://www.clarin.com/sociedad/Gran-repercusion-exclusiva-Viva-Papa_0_1183081740.html). Según parece, según he leído varias veces (lo que ustedes pueden buscar con Google muy fácilmente), los diez consejos provocaron “furor en Internet”. Abajo los voy a copiar, en el lado izquierdo de un cuadro, los consejos de Francisco; en el derecho, copiaré los materialistas y de inspiración empirista de un artículo mundano, de ésos que la estulticia extrema de hoy presenta como “científicos” para que la ignorancia quede bien engañada. Así, tendremos un cara a cara Francisco, Papa, Vs. Francisco Lira, articulista mundano de la ciencia sobre la felicidad (http://www.upsocl.com/comunidad/las-diez-maneras-de-ser-muy-feliz-cientificamente-comprobadas/).

Antes de eso, quiero hacer una brevísima consideración sobre estos consejos del señor Francisco, Papa. Al final, voy a comentar uno por uno de los 20 consejos  que copio. Vamos a empezar, pues, con el comentario general.

Los consejos de Francisco, de Su Santidad, son cosas así como “vive y deja vivir”, “no impongas tus creencias”, “vista a tu familia”, “los sindicatos tienen razón, los domingos son familares”. En ninguna parte, nombra a Dios; en ninguna parte, nombra los ocho consejos que Jesucristo en persona nos dio para ser felices, llamados Bienaventuranzas. Dejando ahora de lado este “pequeño” faux pas, este desliz, se puede hacer una breve comparación, muy superficial, con Aristóteles, Platón, Juan Pablo II, San Agustín, Santo Tomás. Con quien usted quiera: you name it, dicen en inglés. Para Aristóteles, la felicidad es imposible sin la vida virtuosa (cfr. Ética a Nicómaco, libros I y II); además, sin amigos, nadie escogería vivir, ellos son indispensables para ser felices (cfr. Ética a Nicómaco, libro VIII); y, ultimadamente, la felicidad, que trata de un bien último (que da sentido a todo lo demás) y proporcionado al hombre, sólo se realiza al realizar una actividad, la más alta, que, por ser virtuosos, nos es connatural: la contemplación de la verdad, de la Verdad divina (cfr. Ética a Nicómaco, libro X). Para Platón, ser bueno y ser feliz son lo mismo (cfr. Gorgias), de modo que las adversidades no nos pueden quitar la felicidad: mientras que ser bueno es ser justo y piadoso, virtuoso de todas las maneras posibles, señor de sí mismo (cfr. La República, libro IV), de modo que, cualquier corrección que se haga, en lo referente a la concepción y realización de estas cosas, aún bajo severas penas, es el mayor favor que se pueda hacer a un hombre. El señor Francisco, Papa, para quien hay que dejar que la gente piense lo que quiera (vid., abajo, sus consejos 1 y 9), para quien la conciencia individual, en cuanto tal, es el juez universal, haría bien en leer estas admoniciones platónicas. Estamos hablando de autores paganos, no de grandes místicos católicos, ni de fariseos-ideólogos, pagados de sí mismos, apegados a sus prácticas, cuenta cuentas del Rosario, pelagianos y neopelagianos, gnósticos, como el gusta llamar a los católicos ortodoxos. ¿Qué habría que decir del propio Jesús: “el reino de Dios está cerca, ARREPENTÍOS Y CREED EN EL EVANGELIO” (Marcos 1,15)? ¿Qué, se trata de uno que no es “misericordino”? ¿La “misericordina” es superior a la Misericordia misma subsistente?

Pero hay que ver más. Uno abre cualquier libro de cualquier padre de la Iglesia y lo tendrá claro: la felicidad es un asunto de posesión de Dios, por la unión personal, que proviene de la gracia de la caridad, amor de amistad con el mismísimo Dios. En esto, Voegelin asegura que el Cristianismo supera a las doctrinas de los clásicos griegos; y que, juntos, son lo más luminoso que la tierra haya parido; lo mismo lo dice Orestes Brownson o cualquier otro con un milímetro de frente, porque es la verdad. No hay que ser un gran erudito, haber leído las Confesiones y la Ciudad de Dios, de San Agustín; a los padre apostólicos, a los padres del desierto, a los capadocios, a los apologistas del siglo II, a los teólogos del III: Orígenes, Clemente de Alejandría, Tertuliano, Hipólito, etc. Uno abre la Teología Moral de Pinkaers y ya lo sabe: la ética cristiana es una ética de bienes, NO DE NORMAS (señor Francisco, Papa: no puede llamar a los demás “fariseos” any more, no les pega), de amor, de felicidad en Dios. Lo ha sido en toda la historia; y la desviación es el ockhamismo y su influencia; de eso, los tomistas y muchos otros están bien vacunados.

(más…)

Revolución cultural, origen y genealogía, hasta el porno y el sex, drugs and rock and roll

Rolling Stones, las drogas y Play boy tienen abuelos y ascendientes, hasta un monjecito de 1300

La civilización cristiana, teología civil y revolución cultural

Adamitas, hippies de 1400, desnudos como Adán, hasta que los hussitas los masacraron

Adamitas, hippies de 1400, desnudos como Adán, hasta que los hussitas, sus compañeros revolucionarios, los masacraron

Hay dos tipos de revolución, de subversión del orden existente, reinante en la sociedad política o en la civilización como un todo. El primero es sencillo, se trata de quién está en el poder, la sociedad se comprende de una determinada manera, que va de lo profundo a lo superficial, siendo todo informado por aquello, y, dentro del marco cultural, al cual se deja intacto, que es ambiente común de todas las facciones, que no se pone en cuestión ni se sueña con hacerlo, un grupo conspira, con éxito o no, contra los gobernantes o, más ampliamente, la clase dominante. El otro modo de revolución es mucho más fundamental, más profundo, más decisivo: las sociedades son expresiones del orden universal, del orden del mundo, como dice Brownson, son “Pueblos Elegidos”, destinados a hacer un aporte a la humanidad. Siendo el hombre un animal político y teniendo su sociedad un orden y una finalidad natural intrínseca y trascendente, las mismas son respuestas estructuradas a ese movimiento humano hacia el sentido. Como el mismo se realiza en la historia, con una institucionalidad, unas creencias fundamentales, unos avatares y vicisitudes, unas expresiones de lo bello, una liturgia religiosa y civil, propios, la sociedad tiene lo que Voegelin llama una teología civil, al lado, posiblemente, de una trascendente. El segundo tipo de revolución ataca este nivel fundamental, tiende a adulterar la identidad de la sociedad, sus teologías, sus ideas directrices, su autocomprensión, el sentido de sus símbolos, sus mitos fundacionales, etc. Éstas se llaman “revoluciones culturales”. Vamos a barajar y volvamos a repartir, para que quede más claro: Cultura es el resultado, no cristalizado, vivo, de la acción del hombre en sociedad en la búsqueda de su plenitud. Incluye modos de comprensión de toda la realidad, del hombre, de la virtud, especialmente, de la propia sociedad, de su ser y de su condición de encarnación del orden cósmico, incluye modos de relación, símbolos, mitos, ritos, expresiones artísticas e institucionales. La revolución cultural ataca al núcleo de la cultura, por lo que implica una cierta adulteración de la identidad social, hasta eventualmente su aniquilación, en cuanto a esa identidad.

En Occidente, las creencias fundamentales, en sus etapas que Toynbee llama de nacimiento y crecimiento, eran creencias cristianas: de Cristo venía toda concepción sobre el mundo y la vida, en su orientación radical y total a lo divino. Era una civilización que no agotaba al Pueblo de Dios, a su Iglesia, en su peregrinar terreno, pero que se constituía en Cristiandad, que veía a la sociedad de los creyentes como una comunidad espiritual universal, actual y virtualmente, es decir, a la que pertenecían todos los bautizados, pero que debía difundirse hasta los confines de la Tierra. Tomando fuertemente en cuenta la Ley Natural, la Cristiandad tenía clara conciencia del carácter político del hombre, de la necesidad del Estado y de su autoridad terrena (“dad al César lo que es del César”), pero su inclinación a lo trascendente era intensa (“y a Dios lo que es de Dios”). Así, se seguían dos consecuencias: 1) la sociedad veía la subordinación de lo político a lo religioso, a pesar de su necesaria “autonomía”: el poder político era supremo en su ámbito, pero su ámbito no era el último y más alto, estaba subordinado a Dios: el rey no era sirviente del Papa, pero los mandamientos y leyes lo obligaban, en todos los ámbitos de la vida; esto implica, como consecuencia adicional, el carácter religioso del patriotismo y de la obediencia a la autoridad legítima (salvo corrupción de esa autoridad, en ciertos casos muy bien definidos). 2) La sociedad cristiana era internacional: lo era A) en cuanto todos los cristianos pertenecían a dos sociedades y eran hermanos por el bautismo, aparte de conciudadanos de sus connacionales; B) porque las naciones eran hermanas y se sabían partes de una realidad que las trascendía; C) porque estaban, en consecuencia, sometidas a un orden superior; C) porque había instancias meta-políticas, transnacionales, que se erigían como árbitros de los asuntos entre estados e, incluso, en lo que se refiere a la religión y la moral, internas a las naciones: el Papado y el Imperio, eran mucho más que lo que pueda esperarse hoy de la ONU u organizaciones similares. Para tener una idea más completa de la cultura que subyacía a esta estructura, se pueden recomendar muchas lecturas, de Toynbee y Voegelin, quienes no eran, ni por asomo, católicos, ni siquiera cristianos, pero me parece que el mejor de todos ha sido Christopher Dawson (The Making of Europe, Religion and the Rise of the Western Culture, El Cristianismo y surgimiento de la civilización occidental, The theological development of medieval culture, La secularización de la cultura occidental y el surgimiento de la religión del progreso, etc.; hay una recopilación de ensayos, en castellano: Historia de la cultura cristiana); también es de primerísima línea Michael Jones. En éste, mi blog, recomiendo leer, al menos, los artículos: 1) La herencia del oscurantismo (I), 2) La herencia del oscurantismo (II) (no debe confundir el nombre de estos dos artículos: se trata de un sarcasmo destinado a atacar la estulticia contemporánea de quienes niegan la etapa de construcción de esta sociedad civilizacional, poniendo, de este modo, en serio peligro su destino); y 3) Modernos ¿Presocráticos? Ojalá, no estaríamos al borde del abismo.

(más…)

Dos Caballeros de la Noche surgen: Batman y el Hombre Nuevo

Batman surgió de la virtud; el “hombre nuevo” de algo muy distinto

Batman: justicia en sentido general, virtud orientada al bien común, y piedad heroicas: un caballero heroico

Batman: justicia en sentido general, virtud orientada al bien común, y piedad heroicas: un caballero heroico

Estoy en meditación. Cualquiera cree que estoy durmiendo, debo ser un mendigo, viviendo debajo de un puente, durmiendo en la plaza pública. La procesión va por dentro. Un amor a la verdad, al orden, a mis hijos, a mis estudiantes. ¿Qué será lo mejor, qué será? “Ya les mostré lo que fue la revolución sexual, la revolución sex, drugs and rock and roll: Forrest Gump y Jenny; ya han probado algo de la gran mentira del materialismo contemporáneo y qué pude significar hoy una verdadera li-be-ra-ción: The Matrix; el capitalismo ha sido presentado, con toda su vaciedad: Wall Street; el new age y la caída de la religión ‘subjetiva’ tendrán su exposición en Avatar; la música revolucionaria ha sido develada, con algo de su historia. Falta una buena probada del comunismo, para que tengan un cuadro medianamente completo de Nuestro Tiempo, de lo que es ‘contemporáneo’ de la cultura contemporánea. Han oído hablar de ideologismo y de los beats y de Kinsey. Necesito una buena presentación del comunismo: The Inner Circle, del ganador del Oscar Tom Hulce, ¿servirá? ¿O será mejor The killing Fields?”.

(más…)

Rubén Blades: ¿sabes por qué “en Latinoamérica matan al…”? (5): la constitución de una patria

Dios, a través del pueblo, por la ley natural, en la historia

Orestes Brownson, en su The American Republic, estudia las causas de las comunidades políticas y su distinción de las bárbaras: un gran genio, referencia obligada de la rebelión de la esencia

Orestes Brownson, en su The American Republic, estudia las causas de las comunidades políticas y su distinción de las bárbaras: un gran genio, referencia obligada de la rebelión de la esencia

Una comunidad política es una comunidad propiamente humana, porque es una comunidad en la que los lazos superan, de manera propia y específica, la animalidad. Los lazos políticos son espirituales, distintivamente: el vínculo político es la amistad ciudadana, su sustancia es las concepciones sobre lo divino, la historia común, las concepciones sobre lo virtuoso, el destino común. La sociedad bárbara es la sociedad en la que el vínculo es familiar, tribal, y la autoridad es propiedad privada, que se lega en herencia a los causahabientes; la sociedad política tiene una autoridad basada en el servicio público, la pública fiducia y la representación (que no tiene nada que ver con votos ni “voluntad general”, como lo muestran la inmensa mayoría de las repúblicas de la historia: la historia no tiene nada que ver con los gnosticismos modernistas; ni, siquiera, con el democratismo). Sobre el territorio, la polis ejerce soberanía y el mismo es fijo y constitutivo. Una monarquía puede ser una república, en sentido amplio, si guarda estas características, aún cuando sea una monarquía hereditaria, pues, en tal caso, no se transmite una propiedad, sino un modo de representación social. Merced a la obra de la Iglesia, a su carácter universal, así como a ciertos puntos de historia del Cristianismo en Europa en la época del interregno entre el Imperio romano y el surgir de la civilización de manera definitiva, en el siglo XI,  en Occidente se da una elevación superior de la esencia de la civilización, pues, entre otras razones (que se pueden ver en los artículos La herencia del oscurantismo I y II, de este blog), es la  primera y única civilización en la historia en la que se da una neta distinción entre lo público y lo privado, abriendo campos espirituales y de libertad e iniciativa humana nunca antes vistos y que se manifiestan, por ejemplo, en toda la teoría sobre la institución, tan desarrollada, por ejemplo, en Maurice Hauriou.

(más…)

La girl que sólo quiere have fun cumple 60 años

Cuando nos encantó, tenía 30

Cindy, en una de sus imágenes características: la apariencia de la revolución, hasta las brujas saldrían corriendo

Cindy, en una de sus imágenes características: la apariencia de la revolución, hasta las brujas saldrían corriendo

Un día, hace treinta años, mi hermana puso un disco, sonaba una de esas melodías que le gustan a los muchachos desde hace cincuenta años. Pero tenía algo muy especial, era como más sabrosa, para mi gusto cuando tenía 14 años, impregnado de revolución, en la inocencia en que viví, sin nadie que me diera antídoto. En esa época, uno oía lo que pusieran en las radios “modernas” y tenía que gustar de lo que ahí pusieran y no había que entender las letras, no importaba si lo que decían era que “if you want to get rich, you got to be a bitch”, “si quieres ser rico tienes que ser una p…”; o podías tener por lo máximo a un tal Dire Straits, sin importar que su gran éxito enseñara revolución sexual y resentimiento marxista: “Money for nothing, chics for free… that Little fagot he is a millionaire”: “dinero para nada, chicas gratis… ese mariquito, es un millonario”. Es la época en que tenías que aceptar a Ozzy Osbourne y We’re not gonna take it; o Black Sabbath o Judas Priest, y todo ese cainismo exacerbado de odio a Dios. Ahí, era música de ángeles: “I come home in the morning light; my mother says: ‘when you gonna live your life right?’; ‘Oh mother dear we’re not the fortunate ones; and girls they want to have fun Oh girls just want to have fun’”[i]. A primera vista, no parece gran cosa, la primera vista puede ser muy engañosa…

(más…)

Así la llamó JPII: “La erupción del mal”, nuestra lucha

La rebelión de la esencia en este último mes

La Barca de Pedro enfrenta la "Tormenta Perfecta", la mayor de su historia... y saldrá victoriosa... si nos ponemos las pilas y la defendemos como los machos: con la verdad y la Gracia de Dios

La Barca de Pedro enfrenta la “Tormenta Perfecta”, la mayor de su historia… y saldrá victoriosa… si nos ponemos las pilas y la defendemos como los machos: con la verdad y la Gracia de Dios

A dos meses y medio de empezar nuestra gesta, hemos publicado cerca de más de 170 artículos y algunos videos, con todo tipo de denuncias, profundizaciones históricas, historiográficas, teológicas, de espiritualidad, de cosmología, de filosofía –metafísica, antropología, ética, política, estética–, de deportes, arte, música, cine, actualidad, bioética, eclesiología y noticias sobre algunos hechos de gran relevancia en el mundo de hoy, en lo que se refiere al destino de toda la humanidad, de cada uno de nosotros, de nuestras familias e hijos, de nuestra Iglesia querida. La tarea es enorme. Quiero ponerles un ejemplo. Uno de los artículos publicados mostraba a una importante líder de las lesbianas francesas denunciando que la agenda de legalización del “matrimonio” homosexual iba en contra de los intereses de los que padecen ese problema; decía también que 15 mil alcaldes franceses se iban a declarar en contra de la jugada de Hollande, sobre París marcharon más de millón y medio de personas y más de 700 mil firmaron para que no se aprobara la ley; mientras que reconocidas líderes del movimiento pro-legalización confiesan que lo que desean no es casarse, sino destruir al matrimonio, a esto se sumaron argumentos filosóficos y otras razones. Después de todo, un bloggero, un tal ateo666666 (véase bien: doble anticristo), dice, en referencia a los 15 mil alcaldes, que hasta en un país que uno cree “desarrollado” hay fascistas, tiranos, etc., en el comentario al post: ¿qué puedo decir, que el asunto es descorazonador? No, no se debe uno descorazonar, hay que seguir luchando, para que no queden ya “ateos666666”, para que se vea la racionalidad verdadera, que todos y cualquiera vean lo que no ve casi ninguno de nuestros contemporáneos: que el tirano es Hollande, que impone una inmoralidad a lo macho, contra todas estas razones y contra la mayoría de Francia y no por ningún bien, sino para destruir a la sociedad. Pregúntense: destruir a la sociedad ¿en nombre de quién? Bueno, es claro, en nombre de la revolución: locura suicida, demoníaca, completamente irracional, de los que “quieren ser como dioses”, de los dominados por el anhelo de poder, que Voegelin define como “la rebelión del hombre contra su naturaleza y contra Dios” (Science, Politics and Gnosticism, Henry Regnery Company, U.S.A., 1.968, p. 103). Claro, también queremos hablar de cosas más felices, como de Kike, Enrique Figaredo S. J., obispo misionero [español] de Camboya: vivencia profunda de la Fe y la Caridad, en medio de la pobreza material y millones de minas solo mata gente, con la Alegría inefable de la Esperanza en el gran señor. Ésta es nuestra lucha, una por ayudar a otros a mantenerse fieles, porque no se despisten, por alguna mentira; una lucha para ver si más y más gente se da cuenta de la mentira, mientras hablamos, como quienes hablan “pajita”, con los amigos, a veces, viendo beisbol, fútbol, basket, golf o alguna pelea oficial, a veces, poniéndose profundos; a veces, ya no hablando por distraerse meramente, sino porque ha llegado la hora de la elevación del espíritu o de prepararse para las mil batallas, en la época de la “erupción de mal”, como la llamó Juan Pablo II, en Memoria e Identidad, la época terrible, la de la revolución…

(más…)