Kalós

Inicio » Posts tagged 'revolucion sexual'

Tag Archives: revolucion sexual

Anuncios

Una rápida consideración sobre el ataque: “la religión es plaga”, “r. oscurantista”, “la r. y sus reglas sinsentido”

No aguanta 2 rounds

Hay que ser tolerantes: no denunciar que se esterilizan a millones forzosamente en India, Perú, Uzbekistán, Argentina, etc. Se mueren muchas "beneficiarias". Se mata a millones de chiquitos. Se destruye a la familia; se castiga -persigue- a quienes la defienden. Sí, hay que montarse en este tren; pero es necesario, entonces, decir que la religión (sobre todo el Cristianismo) es mala. Comamos, bebamos y forniquemos, que mañana moriremos

Hay que ser tolerantes: no denunciar que se esterilizan a millones forzosamente en India, Perú, Uzbekistán, Argentina, etc. Se mueren muchas “beneficiarias”. Se mata a millones de chiquitos. Se destruye a la familia; se castiga -persigue- a quienes la defienden. Sí, hay que montarse en este tren; pero es necesario, entonces, decir que la religión (sobre todo el Cristianismo) es mala. Comamos, bebamos y forniquemos, que mañana moriremos

A según, las guerras vienen de la religión; a según, la religión es oscurantista y se opone a la ciencia; a según, la religión impone reglas morales sinsentido, pura represión del ELLO freudiano. Qué loco, ¿no?

Hasta el siglo XVIII de nuestra era CRISTIANA, no se conoce un solo científico que no fuera creyente y la mayoría inmensa de ellos es cristiana. Fíjense, Clairaut y D’Alembert son los primeros científicos que se conozca que hayan sido hostiles a Dios y todo por estar metidos en esa rebelión contra Él mal llamada “ilustración”, que vino a quemarse en la tremenda oscuridad del genocidio de La Vendée, el Terror de la Bastilla, la revolución de 1848 y las sucesivas, contando la rusa, la china, la nazi (que, claramente, se puede ver como hija de la mal llamada “ilustración”, aunque en la superficie y en ciertos rasgos no se vea la semejanza familiar). No se puede decir, siquiera, que, luego de ellos, la ciencia fuera atea, Navier fue un gran físico creyente, como Fresnel. Ha habido muchos otros, Einstein y Heisenberg no eran enemigos de Dios ni nada por el estilo; Max Plank, padre de la vuántica, era creyente, como el cura Lemaitre es el “inventor” de la teoría expansiva del universo, de la que sale lo del Big Bang, en física hay muchos otros, por supuesto: Marie Curie y Enrico Fermi, por ejemplo. En otras ramas, uno tiene a Mendel, el padre de la genética, que era un monje agustino, o a Fleming y a Pasteur, quien era un devoto católico. Mucho menos se puede decir que la ciencia de esos pensadores nombrados sea “anticristiana”, pues se debe a una tradición que viene de la Cristiandad, es más, los dos nombrados son newtonianos y Newton es un ferviente creyente (incluso con tendencias “crédulo”-heterodoxas) Antes de la “mal llamada”, uno tiene a Roger Bacon, Roberto Grossetesta, Freiberg, Oresme, Cusa, Leonardo, Soto, Copérnico, todos curas (obispos y cardenales) menos Leonardo, Brahe y Keppler, luteranos [hasta aquí, sólo unos cuantos de los siglos XIII al XVI], Galileo, Roberval, Descartes, Pascal, Huygens, Leibniz, Newton, Boscovich, los miembros de la Academia del Cimento (Italia), Torricelli, Malebranche: todos cristianos. Antes, antes de que Occidente existiera como una civilización plenamente formada, uno tiene a gente como Scoto Eriúgena, cristiano occidental, o Juan Filópono, cristiano oriental, a los árabes, a los griegos, a los sacerdotes egipcios o babilónicos. ¿Quién no es religioso ahí? La acusación en tan ridícula que no da risa o lástima, alternativamente, si no fuera por el mal que encierra.

(más…)

Anuncios

Observatorio Antitiranía: la Red del Poder

Los hilos de poder del mundo han sido acaparados por una banda maligna

Nathan Mayer Rothchild, el Rothchild que fue a abrir el imperio en Inglaterra, uno de los arquitectos del mundo de hoy, uno de los que empezó a tejer la telaraña

Nathan Mayer Rothchild, el Rothchild que fue a abrir el imperio en Inglaterra, uno de los arquitectos del mundo de hoy, uno de los que empezó a tejer la telaraña

Contenido

El espíritu de la tiranía, la modernidad; y sus medios malvados

Los actores del drama: genios malignos en acción

Rothchild, que engendra a Schiff, que, con él, produce revolución

Rockefeller y el financiamiento del mal, para dominar al planeta

Esos trotskistas y esos nietzscheanos que secuestraron el conservatismo gringo: los neocons y los libertarios

Follow tho Money

Varios ejemplos de grupos económico-informativo-entretenedores, tal como están en Wikipedia

New York Times Media Group

Time Warner-CNN

Disney

 


 

El espíritu de la tiranía, la modernidad; y sus medios malvados

(más…)

Las mil y un caras de la opresión del género

Es mundial: con la astucia del mundo y que lo cubre enteramente

Lo lograron, conquistaron, no lo podemos negar. No nos hacen la lobotomía, como dicen en su libro de estrategia más importante, pero nadie quita que, en un futuro no muy distante, lo harán

Lo lograron, conquistaron, no lo podemos negar. No nos hacen la lobotomía, como dicen en su libro de estrategia más importante, pero nadie quita que, en un futuro no muy distante, lo harán

En Alemania, ya no se necesita, al parecer, de presión desde arriba, para sostener a la ideología del mal.

No se trata de que se apruebe la homosexualidad en un país abrumadoramente cristiano como Argentina o que metan gente presa en Francia por el rechazo sobrecogedoramente mayoritario de las relaciones homosexuales en ese país; no se trata de que en Estados Unidos, la gente vote contra eso, pero, democráticamente, los tribunales digan que eso es inconstitucional, contra el texto de la Constitución, que ellos vinieron a descubrir ahora; no se trata de que esa operación la repitan en Colombia y otros países; no se trata de que esterilicen forzosamente, bajo engaño o bajo una cultura opresora a mujeres, como arroz, en Perú, la India o Venezuela; no es que gobiernos se dediquen a matar a niñitos por millones al año, como el Chino o el Indio; no es que estas políticas genocidas sean promovidas por la internacional del aborto más grande del mundo, Planned Parenthood, financiada por el gobierno de Estados Unidos; no es que el gobierno estadounidense, a través de su máscara humanitaria, USAID, del Departamento de Estado (operación claramente de la CIA), se dedique a promover la ideología de género en todo el mundo, como se puede ver, por ejemplo, en Uzbekistán (Population Research Institute, reporte 104 de 2010, escrito por Colin Mason: Las esterilizaciones forzadas de Uzbekistán y la indiferencia de Occidente); no se reduce a que la política “de Ciudad de México”, que consiste en una prohibición al gobierno gringo, yanqui, de financiar el aborto y la cultura de la muerte en el mundo, de la manera más imperialista-tiránica imaginable sea brincada, olímpicamente, por Barack Hussein Obama, que destina millones y millones de dólares al año a tan noble empresa; no es que, en cuanta promoción de la legalización de las drogas, el aborto, el divorcio (sobre todo el express), la homosexualidad, el financiamiento gubernamental de los anticonceptivos, incluyendo para gente soltera, incluidos los adolescentes, desde los 12 años (sin aviso alguno a los padres), los “derechos” de los niños [a no ser educados, especialmente por sus papás], especialmente los “reproductivos y de género”, y demás estén siempre los sospechosos habituales: las fundaciones gringas, Rockefeller, Ford, Carnegie, Hewlett Packard, Bill y Melinda Gates, ricachones como Geffen o Soros, la ONU, la UNICEF, la UNESCO, ONU-mujer, la OEA, la Unión Europea, el gobierno gringo; no importa que todos los últimamente nombrados, juntamente con la Caritas Internationalis de Rodríguez Maradiaga, de Francisco, se dediquen a caribear (“bully”), a atropellar, a África, continente al que pretenden obligar a aceptar la receta entera, como han hecho en resto del mundo que no sea el antiguo imperio árabe-musulmán (al que, como dije, le tienen una receta diferente; vid. http://www.onepeterfive.com/why-is-the-churchs-largest-charitable-organization-involved-with-communist-pro-abortion-activism/). No se trata, a un nivel más bajo, de que, por ejemplo, la lesbiana alcalde de Houston acose a predicadores cristianos y les pida, como la Cheka-KGB o la Stasi, que le remitan sus sermones sobre la homosexualidad (vid. http://www.archgh.org/blog/main.asp?Tid=1654&id=461&cat=Archdiocesan); no se trata de denominaciones cristianas renegando de Cristo y llevando la ideología anticristiana a sus fieles, con cosas como que Dios es Padre-Madre, o que la Madre de Jesús lo envió y Él-Ella murió por glorificarla; no se trata de que funcionarios de una alcaldía de Idaho, EUA, pretendan obligar a unos pastores cristianos a celebrar “bodas” de sodomitas, bajo pena de cárcel (inventada por ellos; vid. http://www.adfmedia.org/News/PRDetail/9364), o de que el estado de Nueva York esté por aprobar el incesto entre tíos y sobrinos, para terminar de minar todo el orden natural y desbaratar toda defensa de la decencia (vid. https://www.lifesitenews.com/news/new-york-appeals-court-unanimously-oks-some-incestuous-marriages). Es como en Argentina, en La Plata, donde unos energúmenos, muchos de los cuales son mujeres, sin ningún pudor, van a profanar una catedral y, al encontrar a un grupo de muchachos rodeándola para defenderla, sin policía, sin autoridades eclesiásticas capaces de dar la cara, se dedican a humillarlos y afrentarlos de las maneras más espantosas; es como en Chile, donde la Catedral principal del país, la de Santiago, fue terriblemente profanada por mujeres que estaban muy urgidas por salir preñadas para poder matar a sus hijos, por satisfacer esa necesidad humana, que decían que la Virgen abortaría al Hijo de Dios (vid. https://eticacasanova.org/2013/07/27/en-chile-los-revolucionarios-dan-lecciones-civicas-destrozando-la-catedral-en-nombre-del-aborto/). En Alemania, aunque el gobierno meta presos a los papás que se rehúsen a permitir que sus hijos sean deshonrados, violados, corrompidos, escandalizados, mediante la educación sexual, promotora de todas las aberraciones, desde el kindergarten, eso no hace falta, ahí tienen grupos de choque fascistas, “homonazis”, como los llaman ahora, para hacer el trabajo tiránico, la labor de la tiranía mundial… sin problemas de derecho público, digamos…

En el nivel de la gente decente, el libro After the Ball: How America will Conquer its Fear and Hatred of Gays in the 90’s (vid. http://www.massresistance.org/docs/issues/gay_strategies/after_the_ball.html), hizo su trabajo, el truco, la magia. Todo lo que vemos por ahí es, en buena parte, estrategia surgida de ese libro. Claro que tuvo ayudas, como la decisión, en 1973, de sacar a la homosexualidad de las enfermedades mentales del manual de los psiquiatras estadounidenses, por pura presión del lobby de la maldición bíblica; juntamente con las mentiras sobre la matriz biológica del problema, conjugada con los lemas políticos de la irrelevancia de la biología y el carácter meramente cultural del orden sexual… La cuestión de la “homofobia” se la debemos a este librito, esta obra de arte de la maldad y la propaganda. De él viene el asunto de que lo que hay contra la homosexualidad es miedo a lo “diferente” a lo “nuevo”; que su rechazo procede de radicales religiosos, obviamente, cristianos, que se deben equiparar a los nazis (aunque entre éstos hubiera una gran cantidad de homosexuales).

(más…)

Cuando ellas dejaron de querer just fun

El panorama de las relaciones hombre-mujer, a 5 décadas del triunfo revolucionario

La mujer con la jarra de alabastro, de Margaret Starbird, inspiradora del Código Da Vinci, un ícono del feminismo radical

La mujer con la jarra de alabastro, de Margaret Starbird, inspiradora del Código Da Vinci, un ícono del feminismo radical

En un país de Iberoamérica, hace 15 ó 20 años, el pobre muchacho tiene que ir la perorata. Tiene dos años de casado, una niña bella, de meses, y una esposa en la flor de la edad, aunque no en la flor del espíritu. “Yo no cargo carajitos, ¿qué crees tú, que yo voy a estar como las estúpidas ésas, como las que andan cocinando y dedicadas a su ‘casita’ como idiotas? Eso se lo dejas a tu mamá”. El muchacho, rápido y agudo, responde: “¿como la estúpida, pajúa, imbécil, idiota, tarada, retrasada, anormal de TU MAMÁ?”… “¿viste?, tú odias a mi mamá, eres una basura, como todos los hombres… es que no hay hombres… blablablá”. El muchacho vuelve: “no, hija, tú insultaste a mi mamá, yo no estoy insultando a la tuya, te estoy señalando la patraña de ceguera que estás repitiendo como lora, porque, sin darte cuenta, estás insultando a tu ídolo”… “¿viste?, tu odias a mi mamá, basura, inservible, anda a trabajá, a ve si haces algo”… “Yo trabajo y, además, me ocupo de los chiquitos, alguien lo tiene que hacer”… “ah, bueno, sí, a la miseria que ganas, le podemos agregar los 400 mil que nos ahorramos de sirvienta, gracias a ti”… El anterior cuento es repetición fiel de discusiones actuales, verdaderas, que tienen lugar, en la IN-cultura de la ideología del género, el feminismo, el comunismo, el cato-socialismo. Es la discusión de una niña de su casa, educada en un hogar católico; en un hogar de ésos, en los que los niños llegaron a la adolescencia por 1980, cuando la revolución sexual golpeaba con fuerza nuestro mundo, para que perdiéramos completamente la inocencia, para que los HOMBRES DEJARAN DE SER HOMBRES, LAS MUJERES DEJARAN DE SER MUJERES, EL AMOR PASARA A SER, A LO MARX, RELACIÓN DE PODER. Es la época en la que las señoras de su casa, especialmente las que no habían estudiado en la universidad, empezaron a sentir resentimiento contra los hombres, se empezaron a sentir inseguras con ellos, empezaron a querer dejarlos, pero a no hacerlo, por miedo, acrecentando el resentimiento. En un ambiente así, crecieron sus hijas; si el padre tuvo poca influencia en la casa, la madre fue el mundo de los niños y no sucedió, como en mi casa, donde mi papá era el “héroe absoluto”, que el papá tomó un lugar preeminente, por el curso normal de la naturaleza. 10 años más tarde, ya la revolución había triunfado y, ahora, ya no hay mujeres que estén en sus casas, prácticamente… y ay de las que están, son las “estúpidas” descritas antes: son de ésas de las que la gente, con desdén absoluto dice: “es floja, es estúpida, es sumisa, es sometida, es una medieval: NO TRABAJA”.

Norteamérica, 1995. Una reunión de feministas. la heroína seleccionada como oradora de turno: “Hermanas, me siento muy bien, hoy cumplo 20 años de mi primer aborto, afirmé mi libertad, en un mes estaré cumpliendo 15 de mi primera masturbación y 13 desde que salí del closet: la independencia está cerca, el falo ya no significará nada para nosotros, sólo una manguera de material biológico para producir a nuestros hijos del mañana… EL MAÑANA, EL MAÑANA, VIENE LA HORA FELIZ DE LA SOCIEDAD AMAZÓNICA, EL ESTADO FEMINISTA DE DERECHO, ESTÁ A LA MANO, YA SOMOS MÁS EN LA FUERZA LABORAL, YA LLENAMOS LAS JUNTAS DIRECTIVAS, HASTA DE LAS ASOCIACIONES DE MONJAS CATÓLICAS, YA NUESTRAS IDEAS IMPREGNAN EL MUNDO ENTERO, VIETNAM ACABA DE CAER, NO HAY QUIEN NOS PARE. El único obstáculo son las falsas feministas, las que ponen a la mujer como carne para la masturbación masculina, pero ellas nos sirven también: se hacen estúpidos los enemigos y caen en la cultura de la violación, desprestigiando aún más a la alicaída especie masculina…”.

Norteamérica, 1994. Una muchacha lleva un enorme contrabajo por la inclinada Charles Street de Baltimore. Un muchacho le ofrece ayuda, se negó; lo mismo sucedió al día siguiente, casualidades de la vida; y se repitió al tercer día… Sólo lo salvó un tendero que vio la cosa: la buena muchacha había decidido llamar a la policía: el tipo había incurrido en el delito de acoso sexual o, al menos, así lo creía ella… En realidad, era un pobre polaco católico, que, acabando de salir de la cortina de hierro, no tenía idea de estas derivas IN-culturales extrañas. “O sea que puedo ayudar a un viejito, a un físicoculturista, a un niño, pero no a una mujer, la caballerosidad es delito en América“, pensó.

Iberoamérica, 2005. La muchacha deja al marido, por feo, por inútil, por fracasado, porque ronca, porque sufre de migrañas, porque “ya no es el mismo”, porque le dan malos humores, porque “el amor acaba”… Y SE VA CON SU MAMAÍTA, QUE SÍ ES UN ÁNGEL.

Cualquier lugar del mundo, cualquier momento de los últimos 25 años. La muchacha deja al muchacho… ES QUE EL PANADERO ESTABA MÁS BUENO… ¿O ERA QUE TENÍA MÁS PLATA?… O ERA QUE… LO QUE SEA… Lo que dijo la Chilindrina, en 1978: “si una mujer te dice que te cases con ella, te amuelas“, obedeces sin chistar, sin mohínes, sin majaderías…

***

Ése es, más o menos, el cuadro del feminismo contemporáneo, incluido el llamado “feminismo de cuarta generación”, el último grito, ya no tan nuevo: la libertad de la mujer, la que buscaban las grandes, desde Godwin hasta la Sanger, pasando por la Kollontai y todas las demás, es la libertad del falo y la del estado feminista de derecho… Es la Woman with the Alabaster JarLa mujer con la jarra de alabastro, inspiradora del Código Da Vinci: es Margaret Starbird y sus fantasías locas sobre María Magdalena, su relación con un Jesús pagano, new age, de hecho, gnóstico, propugnando una vuelta al estado de inocencia, al de las diosas femeninas, en un mundo idílico matriarcal, luego del pecado de la caída en el patriarcalismo, con sus guerras y desequilibrios…

***

En verdad, uno ve el cuadro y ve la inconsciencia de nuestra gente frente al tamaño del mal, aunque últimamente se ha ido develando su fea cara: ya como que estamos maduros para que los ideólogos salgan de sus círculos esotéricos y revelen la verdad al público en general, eso que llaman salir del closet. Es lo que hizo el cura irlandés el otro día, en plena misa, dijo que era invertido, que había que apoyar el cambio de la ley en ese país; es lo que mostró la gente que lo oía, la que lo ovacionó (vid.: http://www.irishcentral.com/news/politics/Dublin-priest-says-he-is-gay-during-Mass–receives-standing-ovation.html). Muy bien, la cara ha salido, pero vamos a retomar la cosa, en el nivel de inconsciencia de nuestra generación, la de los que tenemos 45; y que los de 20 nos digan si ellos sabían, en general, más… Así, uno ve la inconsciencia de nuestras mujeres, primas, amigas, esposas, hermanas, repitiendo slogans feministas, de nuestras mamás, de las mamás de nuestros amigos, de nuestras tías; uno la contrasta con la maldad de Freud, misógino radical (recuérdese, nada más, el complejo de castración…), inspirador de las feministas y de la revolución sexual toda, para quien el “amor” es “identificación”, como para un cristiano, sólo que con la diferencia de que, para él, eso significa, no un movimiento extático-celestial, sino una especie de aspiradora radical demoníaca, en la que el yo se apropia de toda la realidad, pues sólo vive para el autoerotismo y el narcisismo absolutos. Uno ve eso; uno las ve repitiendo partes de discursos que continúan con la independencia fálica, asumiendo toda esa maldad, esa depravación. Uno ve cómo se corrompieron millones de hogares cristianos, de seminarios, de vocaciones, en nombre de esta gente, de estos mequetrefes, inferiores, pobres carajos, medios hombres, cuarto de mujeres. Uno ve todo esto y el dolor es inmenso. Es, de verdad, indescriptible. A mí me abruma, puede más que yo. Tengo que pedir fuerzas al Cielo para poder sobrellevarlo: Y QUE VALGA MI CONFESIÓN…

(más…)

Revolución cultural, origen y genealogía, hasta el porno y el sex, drugs and rock and roll

Rolling Stones, las drogas y Play boy tienen abuelos y ascendientes, hasta un monjecito de 1300

La civilización cristiana, teología civil y revolución cultural

Adamitas, hippies de 1400, desnudos como Adán, hasta que los hussitas los masacraron

Adamitas, hippies de 1400, desnudos como Adán, hasta que los hussitas, sus compañeros revolucionarios, los masacraron

Hay dos tipos de revolución, de subversión del orden existente, reinante en la sociedad política o en la civilización como un todo. El primero es sencillo, se trata de quién está en el poder, la sociedad se comprende de una determinada manera, que va de lo profundo a lo superficial, siendo todo informado por aquello, y, dentro del marco cultural, al cual se deja intacto, que es ambiente común de todas las facciones, que no se pone en cuestión ni se sueña con hacerlo, un grupo conspira, con éxito o no, contra los gobernantes o, más ampliamente, la clase dominante. El otro modo de revolución es mucho más fundamental, más profundo, más decisivo: las sociedades son expresiones del orden universal, del orden del mundo, como dice Brownson, son “Pueblos Elegidos”, destinados a hacer un aporte a la humanidad. Siendo el hombre un animal político y teniendo su sociedad un orden y una finalidad natural intrínseca y trascendente, las mismas son respuestas estructuradas a ese movimiento humano hacia el sentido. Como el mismo se realiza en la historia, con una institucionalidad, unas creencias fundamentales, unos avatares y vicisitudes, unas expresiones de lo bello, una liturgia religiosa y civil, propios, la sociedad tiene lo que Voegelin llama una teología civil, al lado, posiblemente, de una trascendente. El segundo tipo de revolución ataca este nivel fundamental, tiende a adulterar la identidad de la sociedad, sus teologías, sus ideas directrices, su autocomprensión, el sentido de sus símbolos, sus mitos fundacionales, etc. Éstas se llaman “revoluciones culturales”. Vamos a barajar y volvamos a repartir, para que quede más claro: Cultura es el resultado, no cristalizado, vivo, de la acción del hombre en sociedad en la búsqueda de su plenitud. Incluye modos de comprensión de toda la realidad, del hombre, de la virtud, especialmente, de la propia sociedad, de su ser y de su condición de encarnación del orden cósmico, incluye modos de relación, símbolos, mitos, ritos, expresiones artísticas e institucionales. La revolución cultural ataca al núcleo de la cultura, por lo que implica una cierta adulteración de la identidad social, hasta eventualmente su aniquilación, en cuanto a esa identidad.

En Occidente, las creencias fundamentales, en sus etapas que Toynbee llama de nacimiento y crecimiento, eran creencias cristianas: de Cristo venía toda concepción sobre el mundo y la vida, en su orientación radical y total a lo divino. Era una civilización que no agotaba al Pueblo de Dios, a su Iglesia, en su peregrinar terreno, pero que se constituía en Cristiandad, que veía a la sociedad de los creyentes como una comunidad espiritual universal, actual y virtualmente, es decir, a la que pertenecían todos los bautizados, pero que debía difundirse hasta los confines de la Tierra. Tomando fuertemente en cuenta la Ley Natural, la Cristiandad tenía clara conciencia del carácter político del hombre, de la necesidad del Estado y de su autoridad terrena (“dad al César lo que es del César”), pero su inclinación a lo trascendente era intensa (“y a Dios lo que es de Dios”). Así, se seguían dos consecuencias: 1) la sociedad veía la subordinación de lo político a lo religioso, a pesar de su necesaria “autonomía”: el poder político era supremo en su ámbito, pero su ámbito no era el último y más alto, estaba subordinado a Dios: el rey no era sirviente del Papa, pero los mandamientos y leyes lo obligaban, en todos los ámbitos de la vida; esto implica, como consecuencia adicional, el carácter religioso del patriotismo y de la obediencia a la autoridad legítima (salvo corrupción de esa autoridad, en ciertos casos muy bien definidos). 2) La sociedad cristiana era internacional: lo era A) en cuanto todos los cristianos pertenecían a dos sociedades y eran hermanos por el bautismo, aparte de conciudadanos de sus connacionales; B) porque las naciones eran hermanas y se sabían partes de una realidad que las trascendía; C) porque estaban, en consecuencia, sometidas a un orden superior; C) porque había instancias meta-políticas, transnacionales, que se erigían como árbitros de los asuntos entre estados e, incluso, en lo que se refiere a la religión y la moral, internas a las naciones: el Papado y el Imperio, eran mucho más que lo que pueda esperarse hoy de la ONU u organizaciones similares. Para tener una idea más completa de la cultura que subyacía a esta estructura, se pueden recomendar muchas lecturas, de Toynbee y Voegelin, quienes no eran, ni por asomo, católicos, ni siquiera cristianos, pero me parece que el mejor de todos ha sido Christopher Dawson (The Making of Europe, Religion and the Rise of the Western Culture, El Cristianismo y surgimiento de la civilización occidental, The theological development of medieval culture, La secularización de la cultura occidental y el surgimiento de la religión del progreso, etc.; hay una recopilación de ensayos, en castellano: Historia de la cultura cristiana); también es de primerísima línea Michael Jones. En éste, mi blog, recomiendo leer, al menos, los artículos: 1) La herencia del oscurantismo (I), 2) La herencia del oscurantismo (II) (no debe confundir el nombre de estos dos artículos: se trata de un sarcasmo destinado a atacar la estulticia contemporánea de quienes niegan la etapa de construcción de esta sociedad civilizacional, poniendo, de este modo, en serio peligro su destino); y 3) Modernos ¿Presocráticos? Ojalá, no estaríamos al borde del abismo.

(más…)

La Sociedad de los Poetas Muertos: Percy Shelley vs. Cristo y el logos menor, el colegio, la tradición, los papás y todos los que se vengan

Cristo, Logos mayor, Sabiduría creadora y salvadora, y su aliado, el logos menor, orden del universo y ley natural del corazón humano, son bochados por el poeta revolucionario, en esta obra maestra del cine, que los presenta como tiranos, antipáticos y brutos, obtusos

La apoteosis de Keating, su encumbramiento, señal de su victoria: había "liberado" a los muchachos

La apoteosis de Keating, su encumbramiento, señal de su victoria: había “liberado” a los muchachos

Se abre la cámara y reluce el horondo estandarte: TRADITION, el más importante de los pilares de la gran escuela de Welton, en los Estados Unidos. Su director va a inaugurar el año escolar y comienza preguntando: “¿cuáles son los cuatro pilares?”, “tradición, honor, disciplina, excelencia”. Se trata de un colegio centenario, que manda a sus estudiantes a universidades de la Ivy League, la liga universitaria de la Nueva Inglaterra, Harvard, Yale, etc., lo más prestigioso entre las clases dominantes de los Estados Unidos. Éste es el escenario de La Sociedad de los Poetas Muertos (DPS), la película dirigida por Peter Weir y escrita por Tom Schullman, de 1989.

Como siempre en Hollywood, se comienza por las presentaciones de rigor. Los personajes: profesor John F. Keating (símbolo de lo “decente” de los 60, Robin Williams). Muchachos: Neil Perry (Robert Sean Leonard), Todd Anderson (Ethan Hawke), Charlie Dalton-Nuwanda, Knox Overstreet, Cameron (the rat), Meeks, Pitts. Mr. Nolan. El profesor de latín. El papa de Neil (Kurtwood Smith). Otros muchachos de la clase: relleno. Chet Danbury (hijo de unos amigos de los papás de Knox Overstreet). Chris (novia, prometida, de Danbury, que Knox Overstreet se lanza a conquistar).

Para los muchachos, el colegio es Hellton (juego de palabras: hell, infierno, por Well, bien) y sus cuatro pilares: excremento y otras cosas así, que sonaban parecido a los verdaderos: “travesty (farsa), horror, decadence, excrement”. Estudian: química, un fastidio; latín, mecánico; trigonometría, el fastidio mecánico. El colegio Welton está en una pradera increíblemente bella, tiene una construcción de arquitectura convencional, aunque muy bonita, con una torre gótica, a la que le sacan un resaltante primer plano, al principio de la película; por dentro, los detalles son góticos. Es un colegio de ricos gringos, pero sin Dios ni Cristo, que no es nombrado en toda la película; mientras que no hay ningún símbolo religioso, rezan una sola vez. En una oportunidad, Keating, cuando están arrancando la introducción del libro de poesía, dice: “no se irán al infierno, no es la Biblia”: una de tres referencias directas al Dios, al Dios verdadero, en la película… Pero, no obstante eso, Él está en todo el ambiente; y hay referencias a divinidades otras, por todas partes. Los malos de la película, en realidad, son Welton, en cuanto institución, su espíritu, sus cuatro pilares, Tradición, en especial, y los papás, que quieren decidir un destino capitalista-convencional para sus hijos. El papá de Neil es el prototipo del papá tirano-bruto: él llega a editor del periódico del colegio, pero el viejo lo obliga a dejar el puesto, porque se tiene que concentrar en sus materias, para llegar a Harvard, de donde saldrá médico; tiene que hacerlo, no obstante que él saca, de todas maneras, puras Aes en todas las materias. Overstreet y Dalton se burlan y Neil replica: “sí, está bien, señor futuro abogado y señor futuro banquero”.

(más…)

La revolución tiene muchas razones para destruir a la familia

Es baluarte del orden real: la némesis del totalitarismo

Justine, de Sade: lujuria descontrolada, que desemboca en desprecio, que acaba en la conversión en mero-objeto, que desemboca en violencia homicida.  Así es que te libera la revolución

Justine, de Sade: lujuria descontrolada, que desemboca en desprecio, que acaba en la conversión en mero-objeto, que desemboca en violencia homicida. Así es que te libera la revolución

Una muy afamada periodista venezolana, Nitu Pérez Osuna, publicó una serie de dos artículos, entre la semana pasada y esta semana (en El Universal: Planeado con tiempo, 14-08-13,  y  Lo que estaba planificado, 21-08-13), en la que revelaba un supuesto plan de dominación política de Venezuela. A los efectos actuales de este blog, lo que interesa es la inmensa maldad que se despliega en el documento que la periodista publica. Unas intenciones ciertamente destructivas, completamente faltas de todo escrúpulo, irrespetuosas del orden y la humanidad. El tal plan no es nada que deba tenerse por traído de los cabellos, falso, inverosímil. De hecho, si uno lee otras obras similares, contentivas de planes de acción y verdaderas conspiraciones infernales, como el documento Li-Wei Han o, como lo llamaron sus autores “La Iglesia y Cuba, programa de acción”, del gobierno de China, de 1959, para destruir a la Iglesia en la isla, o el propio Manifiesto comunista, de Marx y Engels, en el que dicen claramente de todas las trapisondas, todo lo oscuro y secreto todo lo traidor de la revolución comunista, lo que dice el documento publicado por la señora Pérez no tiene nada de particular. Mucho menos si se sabe, por ejemplo, que las actuales “iglesias católicas” paralelas de Ecuador, Perú y Bolivia, “iglesias oficiales”, son producto del mencionado plan chino.

(más…)