Kalós

Inicio » Publicaciones con la etiqueta 'relativismo estetico'

Archivo de la etiqueta: relativismo estetico

Michael Jackson, Amy, Marilyn: dioses muertos de verdad

Reyes del pop, nuevos dioses, briznas que pasaron en su total fragilidad

Michale Jackson, gran artista, presa de mil vicios y fragilidades, de la monstruosidad, inclusive: un dios pop víctima de su deidad

Michale Jackson, gran artista, presa de mil vicios y fragilidades, de la monstruosidad, inclusive: un dios pop víctima de su deidad

Hace mucho tiempo, vi una película llamada Holy Matrimony, con Patricia Arquette y Joseph Gordon-Levitt. Hay una escena de esa película que me encanta. La muchacha ya adulta, una delincuente, escondiéndose en un pueblo Amish, termina casada con un niño impúber, por la Ley (del Antiguo Testamento) del Levirato (el hermano se debe casar con la viuda del hermano, si no ha tenido hijos, para darle descendencia al hermano). La referida escena es una en que ella, amante del glamur y la vanidad del mundo, le expresa al muchachito su admiración a Marilyn; y completa diciendo que tenía no sé cuántos televisores. El chamito está en desacuerdo: era una pobre persona, no podía ni estar sola consigo misma, necesitaba distracciones, para no enfrentarse a su vacío. Por eso, me imagino, necesitaba de las drogas. Pero ahora me parece más importante ver que nuestra sociedad suele presentarnos a unos modelos… bueno, menos que deseables. Una vez vi un libro sobre “los nuevos dioses”, con Marilyn, Elvis, Michael Jackson en la portada. Faltaría Amy Whinehouse y algún otro. Pobres, pero eran mentes atormentadas, por el vacío y el desorden, que terminaron mal por esa circunstancia. Esperamos que ese “terminar mal” sea sólo a esta vida y que Dios haya tenido misericordia de ellos.

(más…)

Belleza, arte perenne y arte moderno y posmo

He aquí una serie de artículos que vale la pena. Son 11. Comienza discutiendo con el relativismo y el relativismo estético; luego da una

La Liberación de San Pedro, de Rafael, Luz impresionante

La Liberación de San Pedro, de Rafael, Luz impresionante

visión estética; continúa estudiando las relaciones entre arte y belleza, en general y en las sociedades particulares. La parte final es una historiografía, basada en la filosofía ya descrita, del arte occidental, desde el arte gótico al barroco, hasta la eclosión posmo, pasando, claro, por el modernista. ¿Habremos observado un “progreso” en este ámbito tan central de la vida humana; o habremos caído en un abismo oscuro? Lean la serie y coméntenme, que, hoy en día, no habrá un tema en el que quieran discutir conmigo y entre ustedes, tanto como en éste. Como es de desear, les dejo un adelanto, la conclusión de toda la serie, ¿cómo habré llegado a ella?

“Bajo estos parámetros se forman nuestros hijos, sobrinos e hijos de nuestros amigos y conocidos. Bajo estos parámetros se forman los adictos a las drogas del futuro. En este clima, la moral de los muchachos y sus posibilidades de realización son pulverizadas. Sólo por azar, un muchacho lleva una vida contingentemente paralela a la moral, aunque desprovista de belleza. La rebeldía es la moral, la rebeldía es la afirmación del orden, la rebeldía es hacerse consciente de él y vivirlo por una decisión responsable. Ahí hay belleza si, al concienciar el orden, se lo ve en su esplendor. La belleza volverá, cuando muchos hayan tomado la decisión consciente, lo defiendan de manera valiente y sean capaces de la contemplación, de modo que surjan algunos talentos, que sean capaces de reproducir la belleza expresiva, conectando con ese pasado, con esa tradición artística occidental, asombrosamente luminosa. No se trata de embarcarse en un ‘tradicionalismo’ ‘conservador’; se trata de ver la belleza y

Arte pobre, expresión posmo, ¿en serio, "arte"?

Arte pobre, expresión posmo, ¿en serio, “arte”?

darse cuenta de que se puede expresar, eso, que es seguir la tradición, puede seguir los derroteros que marquen los respectivos genios, sin buscar imitar ni enfrascarse en modas antiguas: sus caminos serán sus caminos. Ahí no se puede poner cauces al Espíritu, ‘que sopla donde quiere y nadie sabe de dónde viene ni a dónde va’”.