Kalós

Inicio » Posts tagged 'nicolas maduro'

Tag Archives: nicolas maduro

Anuncios

El poder del desengaño, de esperanzas vana y virtuosas

Chávez, la MUD, los gringos, el progreso, los rusos, Goldman Sachs y otra catajarra

Steven Mnuchin, secretario de tesoro, Goldman Sachs, Soros, Hollywood, símbolo actual del poder gringo

Los venezolanos vivimos, como todos los seres humanos, de esperanzas. No se puede vivir sin ellas. Hay una virtud sobrenatural, infundida por Dios en el alma, que consiste en la rectificación de esta pasión, haciéndola habitualmente conforme al orden divino sobrenatural. Lo malo no es la pasión de la esperanza, lo malo es cuando la esperanza es vana, la esperanza en objetos viciosos, sea por cualquier motivo: sea porque, de suyo, son ilícitos, o sea porque no merecen que pongamos en ellos nuestros anhelos y horizontes o que los consideremos salvadores sin que merezcan el título.

Venezuela se independizó, abandonó el estatus de provincia de la Corona española y pasó a formar una república independiente, a partir de la Capitanía General, formada a su vez por antiguas provincias de los virreinatos de Santo Domingo y de Santa Fe. Obviemos aquí ese episodio llamado Gran Colombia y los estragos de la guerra independentista…

El asunto es que, los primeros 18 años de la vida de emancipados fue “normal”. Todo cambió el día del asalto al congreso, en 1848. Ésa fue una campanada, el despertador, cosas terribles, turbulencias, estaban por venir. Los perturbadores: uno que dijo: “nosotros dijimos federación, porque ellos dijeron centralismo; habríamos dicho centralismo, si ellos hubieran dicho federación”; y el otro que dijo: “maten a todos los que sepan leer y escribir”. Y su himno fue: “quisiera ver a un cura colgado de un farol y cuatrocientas monjas con las tripas al sol”. Se lanzaron su guerra en 1859 y dominaron el país desde entonces. Cuando Guzmán Blanco, que lo único bueno que nos dejó fue la palabra ‘coroto’, se murió, el país era un arrase, una mentira: los gochos llegaron a Caracas, después de casi mil kilómetros de marcha, con 60 hombres. Ésa es la medida de la articulación civil en 1899, la herencia del PROGRESO. Pero ellos, los progresistas, cínicos y salvajes, ganaron; por 70 años no hubo órdenes religiosas en el país, salvo de manera subrepticia. El Ilustre dicta el decreto de educación universal, luego de que acaba con la infraestructura educativa, CATÓLICA, del país. Y después de que, oh, dolor, ha acabado con el campo y los pueblos de misión, ha robado a los religiosos, a los campesinos, a los indiecitos, dando latifundios inmensos a sus amigotes. Supongo que querría imitar a sus adorados progresistas ilustrados europeos, franceses, alemanes y, los campeones, ingleses. El país está arrasado, pero es progresista hasta la médula, en 1889; y Capelletti se asombra de la resistencia del virus positivista venezolano, inmune a otras corrientes de pensamiento de principios del siglo XX… Guzmán gobierna hasta López Contreras, lo hacen sus muchachos, Vallenilla Lanz, Arcaya, Zumeta, Gil Fortoul, que Gómez usa para administrar su poder omnímodo.

Con la universidad (salvo ULA y los Parra) bajo estos hijos de Guzmán-Ernst, el país es uno de ensoñación progresista y entreguismo intelectual y pragmático a los gringos y europeos. Así, la cantidad de veneingleses, venezolanos que quisieran no ser venezolanos, sino gringos o Malbrough, Mambrú, pues, que hay hoy se explica por una victoria tan aplastante. “Compinche, ellos son superiores, porque a nosotros nos conquistaron los españoles…”. Es decir, tienen complejos fuertes de inferioridad, porque nosotros SOMOS ÉSOS QUE SON LOS ESPAÑOLES Y SUS HIJOS, ETC. En un país en que lo mejor de él se tortura de esa manera, por haber claudicado de su esencia y sus modos de valorar, en favor de los de los enemigos históricos (hasta Bolívar, animal ilustrado, lo sabía: “los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a llenar de hambre y miseria a la América, en nombre de la libertad”; o Bello: “tenemos que primero conocer nuestra propia estatura, antes de poder recibir con provecho los aportes de otras latitudes”), en una país así, las calamidades sociales están adelante, a cada paso, en esa caminata por la oscuridad, por la completa ceguera que es vivir sin conciencia, sin saber quién se es, qué es lo bueno para uno y cómo se mide y pondera a los aconteceres. Éste es el Mensaje sin Destino del hombre grande del siglo XX, don Mario Briceño Iragorry.

(más…)

Anuncios

Observatorio Antitiranía: el patético caso de Venezuela

Un país está al borde de una catástrofe como pocas y la tiranía avala todo

A Basil Da Costa, Roberto Redman, Ángel Ciro Pedreáñez, Franklin Brito, Génesis Carmona, Keila Ugas, Maritza Ron de Torregrosa y a todas las demás víctimas. Principalmente, a mi amada patria, presa inerme de una caterva de demonios que se ensañaron contra ella, juguetes de la tiranía mundial: Venezuela, algún día vendrá la restauración y yo espero dar todo por devolverte algo de lo que me diste

Basil Da Costa, la primera víctima de la masacre continuada del año pasado

Basil Da Costa, la primera víctima de la masacre continuada del año pasado

Un día, voy en un autobús por Santiago de Chile, donde vivo, desde hace 7 años. Pregúntenle a cualquier balsero de Miami, nadie está obligado a vivir en la Habana de Fidel, ¿verdad? Un tipo se pone a hablarme, al ver que soy “no-chileno”. Le digo que soy venezolano y se pone a darme consejos, como si yo fuera todo el país; él, con su sabiduría, arreglaría todo: Venezuela no tenía que salir de un totalitarismo feroz, asesino y aplastante, no, tenía que superar la polarización, generada, al parecer, por una fuerte “conciencia de clases”: los ricos y los pobres, conservadores-reaccionarios y revolucionarios, respectivamente, tenían que deponer su odio y reconocerse mutuamente. Oh, mi Dios, que desesperación, hube de “calarme” la retahíla por una buena media hora y, por caridad, mantener mi boca cerrada: no había ningún sentido en tratar de sacar al hombre de su error. No sólo estaba infectado, lleno, de ideologismo y comunismo, estaba increíblemente engañado sobre la naturaleza del problema de Venezuela. Eso era lo que había leído en la prensa, lo que había visto en la televisión; quizás no tan abiertamente distorsionado, pero, sin dudas, ASÍ de desfigurado…

***

06 de diciembre de 2002: Keila Guerra Ugas, QEPD y que haya justicia, algún día. Yo lo recuerdo bien, estaba en misa en La Tahona y, de repente, se oyó un grito desgarrado: “¡¡¡Chávez está matando a la gente!!!”. Al final, fui a la casa y vi el video. Luego Chávez le concedió la orden de la caballería a Gouveia, al asesino de la adolescente Keila, “el Caballero Joao”, lo llamó. Me parece milagroso que no haya habido muchos más muertos, como tantas otras veces, un poco de disparos a mansalva a un mar de gente, a quema ropa, y ¿cuatro muertos? Es increíble: otros 22 heridos de bala. “Sí, Orlando –le digo a un amigo–, es un dolor espantoso. Es la sangre de la patria… y la tiranía mundial calla y el New York Times, el Washington Post, el Listín Diario, Der Spiegel, El Mundo, Le Figaro, El Tiempo, El Mercurio, todos, callan”. Uno ve cómo matan por televisión a decenas ya y se pregunta: “¿cuántos serán los muertos, si hemos visto a decenas, por televisión?” Y el mundo calla. El gobierno premia a los asesinos y les levanta monumentos; y el mundo calla. Es un horror de sufrimiento: afuera, estos malvados han tapado la realidad. “Es polarización izquierda-derecha, ricos-pobres”; y eso es lo que dice el cuñao del enchufao, que es jefe de oposición; lo que dice el ex-guerrillero, que es la conciencia de la oposición; lo que dice el ahora candidato eterno de la oposición. De Ángel Ciro Pedreáñez, patriota quemado vivo, por patriota, al último de los estudiantes de febrero a abril, pasando por Keila y por la señora Maritza Ron de Torregrosa, de 70 y pico, que mataron cobardemente, el 16 de agosto del 2004, en la misma Plaza Altamira, a la vista de todo el país, en vivo, estando arrodillada, del primero al último, pasando por la Constitución del 61 y la institucionalidad del país, los mineros y los sindicalistas de Guayana, el país ha sido desangrado. Es una Gran Tribulación, profetizada por el Salvador. El dolor es terrible, porque mataron al país, el día que comenzaron las invasiones agrícolas, hasta el día en que terminaron su obra de arrase de 4,5 millones de hectáreas de tierra, el día que mataron a Franklin Brito, a la vista de todo el país. Y la prensa internacional, calla o miente, la tiranía está en Venezuela, la tiranía está mucho más allá.

(más…)

Maduro, presidente feminista y de las periferias de Francisco teoliberal

http://cloud-1419429353-cache.cdn-max.com/video-vas-creer-el-mensaje-de-nochebuena-de-nicolas-maduro/

Perora para engañar, mezcla Cristo y revolución, con muy mal gusto

Maduro y Cilia, compañeros, primeros combatientes

Maduro y Cilia, compañeros, primeros combatientes

En un ambiente lacónico, sin carisma, sin elocuencia, sin belleza, sin encanto, sin profundidad, sin sentimientos, sin inteligencia, sin arte ni artesanía… Con una serie de figuras semi-deformes de ésas que abundan en la televisión infantil posmo: figuras deformes, como hechas por niños, feas, con trazos toscos, sin técnica ni vida, de comiquitas hechas por enfermos mentales. Hay una Virgen, un San José y una serie de figuras que representan a venezolanos de diversas partes del país, con ropas típicas. A un lado, unos niños hablan y se mueven: quieren dar un aire de inocencia infantil, con resultados esperados: nefastos.

A continuación, la que debería ser la Primera Dama, la esposa del que debería ser un estadista, pero que es la “compañera” del ocupante, no de Miraflores, el Palacio de gobierno, no, sino de “la casa del pueblo”. La Primera Combatiente, es decir, una que rebaja a niveles impactantes el papel y la dignidad de la mujer, no esposa, “compañera”, hace la presentación-introducción. Reconoce a la mujer luchadora, la madre, la combatiente… que también es tierna en transmitir los valores a sus hijos en la crianza. Ella nos deja “con mi amado compañero, compañero de vida, compañero de sueños, compañero de luchas, AL PRESIDENTE FEMINISTA, AL PRESIDENTE OBRERO, a nuestro presidente, Nicolás Maduro”. Oh, no, ha aparecido un primer insulto revolucionario a Cristo y a la humanidad, en el discurso, luego del insulto por la vía de la vista… Pero es un insulto bueno: cuando niño, mi primo Gerardo, que nació filósofo y poeta y profeta, siempre me decía que “la batalla de Urica, la perdimos, pero fue victoriosa, porque en ella se murió Boves”: José Tomás Boves un sanguinario hasta el paroxismo defensor de la permanencia de Venezuela bajo la Corona española. Así, este insulto es una ofensa, pero victoriosa: deja bien en claro la asociación necesaria feminismo-comunismo, como movimientos basados en la lucha de clases marxista, para lo que tienen que tergiversar fuertemente las relaciones hombre-mujer, patrono-obrero y humanas, en general. ¿Cómo serán esas relaciones obrero-feministas entre este par, no de esposos, sino de COMBATIENTES? Serán, supongo, bien batientes, de hecho, son un mero sinsentido… Si no me creen, vean mi artículo de ayer sobre el feminismo (https://eticacasanova.org/2015/01/13/cuando-ellas-dejaron-de-querer-just-fun/).

Luego de las introducciones, de las ambientaciones, llegamos al meollo, al saludo de Nicolás Maduro, ese combatiente feminista, que siempre pone por delante los derechos de Fidel Castro… al imperio universal; y los suyos, para ejercer VICARIAMENTE, en nombre y representación de Fidel, el derecho a patear y aplastar a toda Venezuela. Según Maduro, el 2014 es año para recordar, pues, a según, en él se anduvo por el camino de la unidad, de la lucha, de Chávez, de Bolívar: la unidad que dejó a más de 40 muertos, que pudiéramos ver por televisión. Cuando vean 43 muertos por televisión, pregúntense cuántos son en total de verdad; pero volvamos. El año de la unidad, con más de 2000 estudiantes presos por protestar, con dos alcaldes presos y despojados de sus cargos, sin fórmula de juicio, con Leopoldo López preso y María Corina en la picota. Un año de absoluta unidad… Un año, además, que fue testigo, dice Maduro, de la fuerza del amor de un pueblo que ha vencido a la maldad, a la adversidad y el odio. Bueno, sí, fue testigo de un pueblo que luchó contra su totalitarismo degenerado. Lo único malo es que, como todo lo que dicen estos comunistas, esto es falso: el pueblo de Venezuela luchó, trató, un año más (¿hasta cuándo, Dios mío lindo y querido?), pero no venció al odio; quiero decir, lo vencen muchos, que no odian a estos demoledores de su país, pero no derrotan a los odiadores, que siguen con su bota que despedaza, sobre la cabeza de mi pueblo, oprimiendo y desbaratando, aplastando, ensuciando y matando. Sigue el gran feminista-obrero: éste es un pueblo de amor que con su pensamiento, su voz y su andar ha garantizado la paz. Y digo yo: de algún modo, ha habido paz, el verdadero pueblo de Venezuela está desarmado, ha asumido una lucha descomunal, pero no ha matado a nadie, aunque ha derramado su sangre profusamente… y la patria se desangra, ¿hasta cuándo, Diosito lindo y querido? Pero la verdadera paz, la paz del corazón, la tranquilidad en el orden, la que sólo puede dar Cristo, restaurador de la naturaleza por la gracia, pues el orden es de la naturaleza y ésta está herida, la paz de Cristo, que la da como no puede darla el mundo (cfr. Juan 14,27), esa paz, ésa no podremos tenerla, a menos que se vaya la mentira revolucionaria, la violencia totalitaria, la invasión cubana, los comunistas. Después habremos de luchar para obtenerla, tendremos que vencer al mundo, a sus poderes, pero, si no se van los totalitarios, los feministas, los esterilizadores de mujeres, nunca habrá paz en el país: como sabía Platón (La República, libro IX), la tiranía vive de la guerra, real o inventada…

(más…)