Kalós

Inicio » Posts tagged 'musica'

Tag Archives: musica

Anuncios

(In-)Cultura de la chabacanería VS. el Misterium Tremendum

Se hinca ante peloteros pinchados y no se arrodilla ante Dios

Parménides, padre de la metafísica y de nuestro conocer lo inmaterial: él supo bien  la inmensidad de lo divino, su infinitud y santidad

Parménides, padre de la metafísica y de nuestro conocer lo inmaterial: él supo bien la inmensidad de lo divino, su infinitud y santidad

Un amanecer, Pitágoras, luego de pasar toda la noche meditando sobre la unidad, se retiró tembloroso ante el misterio… Algo parecido ocurrió a otro grande de entre los precursores de la ciencia: Platón: el Ateniense se asombraba ante el hecho de que uno y uno fueran dos, que se pudieran reunir en una unidad nueva más amplia, que los reunía, que era real, por encima de sus respectivas unidades. Hoy en día, uno mismo, como muchos antes, se pasma ante el hecho increíble que dejó a Sócrates en plena fecundación: no crecemos porque se peguen carnes a las carnes y huesos a los huesos, la asimilación de materia por nuestro cuerpo no es mera adición mecánica, es algo muy superior a la suma de uno y otro, que totalizan dos, el átomo es más que mera contigüidad material, la molécula supone formalidades superiores, la célula es una totalidad impresionante y subir de ahí, por tejidos, órganos, aparatos, a la unidad del ser vivo que asimila los nutrientes y los hace partes reales de sí nos deja casi fuera de combate… Pero viene un muchachito y publica un libraco de 500 páginas sobre la unidad y ni se asoma que pasara por las perplejidades del maestro Jonio, mucho menos por las de Platón o las de Sócrates…

Vivimos en una época impresionante. La época de la insolencia, hermana siamesa de la ceguera espiritual… El materialismo toma caras terribles, en la interpretación del mundo, pero también en la moral de las personas: un mundo de gente dispuesta a vender su alma por unos cuantos papelitos verdes… Mientras tanto, multitudes se rinden en adoración a un jugador de pelota o una “modelo”, una que pone su cara bonita o no tan bonita para que le tomen fotos, con tal o cual ropa puesta, vaciedad total la de estos modelos… Puede también que se idolatre a algún “artista”, “cantante”, de pseudo música, o actor, en películas en las que lo que importa son los efectos especiales y los colores y el “sex appeal” de los actores… Es igualmente posible encontrar a innumerables obnubilados porque hay un aparatico que tiene unas lucecitas: los adelantos de la “ciencia”, de la tecnología, querrán decir: el “progreso”, ya no necesitamos a Dios. Lo de la “música” no es de poca importancia: una cosa inspirada por la divinidad para la divinidad y para elevarnos a Ella, usada como arma del desorden, el vicio y el materialismo: la corrupción de lo mejor es la peor: rock and roll, salsa, pop music, reggae, reggaetón, hip hop, rap y pare de contar: un arma de inmensa potencia revolucionaria, “chabacanizadora”, perdónese la horripilancia del neologismo.  Y la promoción activa y directa de la “libertad”, una especie de afirmación universal de la deificación, que va desde las posibilidades de tener sexo como se quiera, hasta crearse su propio dios o, aún, panteón y ponerlo donde uno quiera: fuera, dentro; y hasta matar al fruto de las antedichas relaciones sexuales; y hasta fabricar muchachitos sin sexo… jijijiji…

(más…)

Anuncios

Hitos y música de la revolución

De Cristo a Play Boy-Play Gay, de Beethoven a Daddy Yankee: el mundo anda en ¡¡¡puro progreso!!!

Daddy Yankee, modelo de juventudes y expresión musical de la revolución, del mundo del progreso, con grandes premios de enorme prestigio

Daddy Yankee, modelo de juventudes y expresión musical de la revolución, del mundo del progreso, con grandes premios de enorme prestigio

El arte es ascenso espiritual, meditación profunda, técnica de expresión de ésta última, espíritu del pueblo, centro de cohesión, formación cívica, explicación penetrante hasta el sentido trascedente de la vida, pionero de caminos de espiritualidad humana, forjador del espíritu patrio. No en balde sus temas son lo divino, lo humano y lo político, la misericordia de Dios, su triunfo, su favor a la comunidad, la belleza espiritual del ser humano, las virtudes cívicas, las grandes gestas de la patria, su orden y magnificencia.

Pero, por lo mismo, las crisis espirituales lo afectan del mismo modo que a la religión fundamental, bajo cuya égida se ha formado el pueblo soberano o, en un marco más amplio, la civilización. Por ello, en algún momento, se quiebra la unidad expresiva, así como los temas de inspiración; lo mismo sucede con la valoración de los asuntos. Infinidad de veces comienza a perder profundidad espiritual, que puede llegar a la más arrabalera chabacanería expresiva y de los temas, gana en patetismo y pierde en riqueza, dentro de las miles de formas que comienzan a pulular, que desmerecen severamente del esplendor pasado. Muy frecuentemente, en épocas de esplendor, el arte popular tiene gran valor y va a la saga del arte culto; al producirse la quiebra o la crisis espiritual, el populacho toma la delantera y los dirigentes tienden a imitarlo, quedando el pueblo sin guía, llegándose a una vulgaridad desprovista de respeto por lo valioso. Así, por ejemplo, en la época de las invasiones de los nórdicos, el arte románico está lleno de vida, de profundidad, de belleza, de ímpetu espiritual, de optimismo, a pesar de las circunstancias tan adversas, puestas, precisamente, por los invasores. Hoy en día, en la época del “progreso”, el arte deja mucho que desear. Vamos a echar un vistazo a la música.

(más…)

Cuando la revolución arrasó la expresión de la sociedad

Gnosticismo revolucionario y arte

La Madre Teresa y Lady Diana: dos bellezas, la más luminosa es la que refleja más a Dios, aunque eso, como sabía El Principito, "sólo se ve con el corazón"

La Madre Teresa y Lady Diana: dos bellezas, la más luminosa es la que refleja más a Dios, aunque eso, como sabía El Principito, “sólo se ve con el corazón”

¿Qué tienen de común, en cuanto bellos, un bebé de 5 meses, una monjita que despliega una generosidad increíble, formando una congregación llamada Misioneras de la Caridad, Miss Universo, un amanecer de oro y grana, la amistad y la justicia, la Capilla Sixtina, la Alhambra? Lo dice Aristóteles, al presentar a la “virtud total en relación con otros”, a la justicia: “brilla más que el Héspero y el Lucero”. La belleza es luminosidad (S. Th., I, 5, 1). El arte siempre ha tendido a ello, en cualquier sociedad. Ahí están las piletas de la Alhambra, representaciones brillantes del Brillo inefable, para demostrarlo. Pero el arte occidental, el Cristiano, refiriéndose siempre a la manifestación sensible perfecta de la Gloria celestial, tuvo por tema a la luz, desde el Románico al Barroco, pasando por el más bello, en arquitectura, el Gótico, y por el más bello en la pintura, el mal llamado “Renacimiento”. De nuevo, el arte es vida interior de la comunidad y expresión de ella que se desborda; y el arte es reflejo de la teología comunitaria: de ambas teologías, la civil y la trascendente (cfr. Voegelin, New Science of Politics), el arte es conexión con el fondo trascendente, el sentido profundo de la comunidad, es exteriorización de esa legalidad más profunda, que subyace a la legalidad superficial (cfr. Orestes Brownson, The American Republic; Voegelin, ibíd.; Platón, La República, II-IV). Por eso, el arte fecunda, pues es conexión con lo Bello en sí (Platón, El Banquete), por mejor decir, conexión con Dios, Belleza suma subsistente, en cuanto la sociedad es “pueblo elegido”, una manifestación particular del orden del cosmos y de la Voluntad que subyace al mismo (cfr. Voegelin, ibíd.; Brownson, ibíd.).

(más…)

Cecilia Bartoli en París ¡única e incoparable!

Ella es la música. Si alguien la vive, la goza, la actúa es esta romana de 47 años de edad. Muchos creen que ella es soprano, otros que es contralto, pero en realidad es una mezzosoprano pura. En este concierto vemos a la “novia de la música”, disfrutar cada nota, cada acorde, además de delitarnos con ese toque magistral que solo ella puede darle a la música del gran Antonio Vivaldia. Todo un poema cantado, arte cinético personificado.

¡Señoras y señores, Cecilia Bartoli!

El Aleluya de Handel cantado en la tienda Macy’s de Filadefia. ¡Impresionante!

Placer de la música, revolución musical y trascendencia pop

Música del Billboard y música para siempre

Breakfast in America, música pop que alegró mi juventud

Breakfast in America, música pop que alegró mi juventud

Toda la vida, desde que oí por primera vez It’s Raining Again, de Breakfast in America, me gustó Supertramp. Me parece uno de los pocos grupos de música “moderna” –como se decía antes, en la época en que empecé a ir a fiesticas–, de música pop, que puede tener oportunidad de hacer trascender su música. Es decir, a mí me parece que Queen y Supertramp, por volumen musical, y los Beatles, por su sencillez y cercanía a algo de calidad para el pueblo, pueden tener algo que decir a gentes de épocas en que estas modas de los últimos 50 años se olviden y sean materia de estudiosos. A lo mejor se me olvida alguno, ustedes me dicen, ya veremos qué podemos recolectar. No sé, ¿quizás Men at Work? Pero muy poco de éstos, porque, en realidad, lo que sacaron fue nada. ¿Cat Stevens? Podría ser. Yo no veo mucho más. Es decir, uno ve cosas que a uno le gustan, cosas que uno entiende que le gusten a muchos; cosas que nos alegraron nuestras fiestecitas, de la adolescencia. Cosas de nuestra época, entendida más en la perspectiva histórica, que por comparación con los que son 10 años menores que uno. Pero no veo mucho de calidad “intemporal”.

(más…)