Kalós

Inicio » Posts tagged 'moral'

Tag Archives: moral

Anuncios

La vida es trama

Es tómbola, es trama, es dura, es bella

La vida es un teatro, con claroscuros. Dios la dirige, seguro, pero no somos marionetas, somos actores (foto de la página sobreaustria.com)

La vida es un teatro, con claroscuros. Dios la dirige, seguro, pero no somos marionetas, somos actores (foto de la página sobreaustria.com)

Contenido

Tómbola, Trama, Dura, Bella

La moral cristiana y clásica, in a nut shell

La trama teatral, protagonista y Autor

Pasado, presente y futuro

El protagonista humano de mi biografía, los otros actores y la raíz de la solidaridad

Mi biografía, la comunidad que me define, el nosotros que explica al Yo

Niveles de comunidad: la familia y la patria, comunidades por antonomasia, otras comunidades

El Autor, Guionista, Director y Productor de la Obra

1ra prueba: el sentido de la historia universal: 1) antiguos hebreos, 2) la Roma imperial, 3) las civilizaciones y las iglesias universales

2da prueba: El autor de la naturaleza y de todos sus rasgos sostiene el desenvolvimiento de los mismos

3ra prueba: las bellezas y la Belleza suma subsistente

4ta prueba: el orden de la naturaleza y el de nuestra vida particular y la unidad del universo. Nada es MÍO

5ta prueba: la caducidad de la vida presente

Conclusión

Tómbola, Trama, Dura, Bella

Ves hacia el futuro, es incierta, es una tómbola, no sabes lo que te viene; negocio de prestidigitadores, estafadores, pecado contra la Providencia bondadosa, ocasión de la prueba de la autenticidad de los profetas…

Ves para atrás, te paras en el presente, ves quién eres y, entonces, ves para adelante: sabes qué esperar, sabes qué querer, qué planear… sólo si te sientes seguro, porque, como dice la canción, “un muchacho que trepa, que trepa a lo alto de un muro, si se siente seguro crea su futuro con claridad”, seguro de quién eres…

No ves para atrás… ves para atrás… ves para atrás, reniegas de ti… ves en el espejo y reniegas de ti… te quejas de quién te hiciste… te quejas de lo que Dios te dio, todo es tinieblas, quieres definirte contra ti mismo

Estamos en medio del torbellino, la vida es dura, hay que trabajar, cansarse, no obtener nunca lo que queremos, preocuparse, los hijos, la pareja, los celos, la inconstancia, el gobierno, la injusticia, las tragedias naturales, la enfermedad, los años, la vejez, la frustración, las separaciones, las traiciones, los amigos infieles, los bienes que caducan, la victoria de los malos, el hambre, la sed… LA VIDA SÍ ES DURA

Dios, los hijos, los logros, la promesa del futuro, la virtud, los mártires, su victoria en la muerte misma, que es VIDA, las bellezas, el arte, los paisajes, la vida, en cuanto tal, la amistad, la ternura, la infancia, la gracia de Dios, la Iglesia, el heroísmo, la abnegación, la ciencia, la filosofía, las comunidades humanas, la historia, el cariño, el haber atravesado los obstáculos y seguir siendo lo que somos, con cicatrices y todo, la sinceridad heroica, la conversión de los malos, el Verbo Encarnado santifica todo, nos rebela todo, la Trinidad de Personas, nos deja sus sacramentos y su Iglesia, se entrega en una Cruz, resucita, la Virgen María, el monacato, el Papado, la resurrección y la esperanza indeclinable, la Omnipotencia-el Amor Infinito-la Sabiduría Infinita, el Señor de los Anillos, Cervantes, Dante, los clásicos, Santo Tomás, el Siglo de Oro, metan lo que quieran, que sea bello… La vida es tan tan tan tan BEEEELLAAAA

(más…)

Anuncios

Revolución cultural, origen y genealogía, hasta el porno y el sex, drugs and rock and roll

Rolling Stones, las drogas y Play boy tienen abuelos y ascendientes, hasta un monjecito de 1300

La civilización cristiana, teología civil y revolución cultural

Adamitas, hippies de 1400, desnudos como Adán, hasta que los hussitas los masacraron

Adamitas, hippies de 1400, desnudos como Adán, hasta que los hussitas, sus compañeros revolucionarios, los masacraron

Hay dos tipos de revolución, de subversión del orden existente, reinante en la sociedad política o en la civilización como un todo. El primero es sencillo, se trata de quién está en el poder, la sociedad se comprende de una determinada manera, que va de lo profundo a lo superficial, siendo todo informado por aquello, y, dentro del marco cultural, al cual se deja intacto, que es ambiente común de todas las facciones, que no se pone en cuestión ni se sueña con hacerlo, un grupo conspira, con éxito o no, contra los gobernantes o, más ampliamente, la clase dominante. El otro modo de revolución es mucho más fundamental, más profundo, más decisivo: las sociedades son expresiones del orden universal, del orden del mundo, como dice Brownson, son “Pueblos Elegidos”, destinados a hacer un aporte a la humanidad. Siendo el hombre un animal político y teniendo su sociedad un orden y una finalidad natural intrínseca y trascendente, las mismas son respuestas estructuradas a ese movimiento humano hacia el sentido. Como el mismo se realiza en la historia, con una institucionalidad, unas creencias fundamentales, unos avatares y vicisitudes, unas expresiones de lo bello, una liturgia religiosa y civil, propios, la sociedad tiene lo que Voegelin llama una teología civil, al lado, posiblemente, de una trascendente. El segundo tipo de revolución ataca este nivel fundamental, tiende a adulterar la identidad de la sociedad, sus teologías, sus ideas directrices, su autocomprensión, el sentido de sus símbolos, sus mitos fundacionales, etc. Éstas se llaman “revoluciones culturales”. Vamos a barajar y volvamos a repartir, para que quede más claro: Cultura es el resultado, no cristalizado, vivo, de la acción del hombre en sociedad en la búsqueda de su plenitud. Incluye modos de comprensión de toda la realidad, del hombre, de la virtud, especialmente, de la propia sociedad, de su ser y de su condición de encarnación del orden cósmico, incluye modos de relación, símbolos, mitos, ritos, expresiones artísticas e institucionales. La revolución cultural ataca al núcleo de la cultura, por lo que implica una cierta adulteración de la identidad social, hasta eventualmente su aniquilación, en cuanto a esa identidad.

En Occidente, las creencias fundamentales, en sus etapas que Toynbee llama de nacimiento y crecimiento, eran creencias cristianas: de Cristo venía toda concepción sobre el mundo y la vida, en su orientación radical y total a lo divino. Era una civilización que no agotaba al Pueblo de Dios, a su Iglesia, en su peregrinar terreno, pero que se constituía en Cristiandad, que veía a la sociedad de los creyentes como una comunidad espiritual universal, actual y virtualmente, es decir, a la que pertenecían todos los bautizados, pero que debía difundirse hasta los confines de la Tierra. Tomando fuertemente en cuenta la Ley Natural, la Cristiandad tenía clara conciencia del carácter político del hombre, de la necesidad del Estado y de su autoridad terrena (“dad al César lo que es del César”), pero su inclinación a lo trascendente era intensa (“y a Dios lo que es de Dios”). Así, se seguían dos consecuencias: 1) la sociedad veía la subordinación de lo político a lo religioso, a pesar de su necesaria “autonomía”: el poder político era supremo en su ámbito, pero su ámbito no era el último y más alto, estaba subordinado a Dios: el rey no era sirviente del Papa, pero los mandamientos y leyes lo obligaban, en todos los ámbitos de la vida; esto implica, como consecuencia adicional, el carácter religioso del patriotismo y de la obediencia a la autoridad legítima (salvo corrupción de esa autoridad, en ciertos casos muy bien definidos). 2) La sociedad cristiana era internacional: lo era A) en cuanto todos los cristianos pertenecían a dos sociedades y eran hermanos por el bautismo, aparte de conciudadanos de sus connacionales; B) porque las naciones eran hermanas y se sabían partes de una realidad que las trascendía; C) porque estaban, en consecuencia, sometidas a un orden superior; C) porque había instancias meta-políticas, transnacionales, que se erigían como árbitros de los asuntos entre estados e, incluso, en lo que se refiere a la religión y la moral, internas a las naciones: el Papado y el Imperio, eran mucho más que lo que pueda esperarse hoy de la ONU u organizaciones similares. Para tener una idea más completa de la cultura que subyacía a esta estructura, se pueden recomendar muchas lecturas, de Toynbee y Voegelin, quienes no eran, ni por asomo, católicos, ni siquiera cristianos, pero me parece que el mejor de todos ha sido Christopher Dawson (The Making of Europe, Religion and the Rise of the Western Culture, El Cristianismo y surgimiento de la civilización occidental, The theological development of medieval culture, La secularización de la cultura occidental y el surgimiento de la religión del progreso, etc.; hay una recopilación de ensayos, en castellano: Historia de la cultura cristiana); también es de primerísima línea Michael Jones. En éste, mi blog, recomiendo leer, al menos, los artículos: 1) La herencia del oscurantismo (I), 2) La herencia del oscurantismo (II) (no debe confundir el nombre de estos dos artículos: se trata de un sarcasmo destinado a atacar la estulticia contemporánea de quienes niegan la etapa de construcción de esta sociedad civilizacional, poniendo, de este modo, en serio peligro su destino); y 3) Modernos ¿Presocráticos? Ojalá, no estaríamos al borde del abismo.

(más…)

Defender al matrimonio no es atacar a los gays

Arzobispo de Nueva York, Cardenal Timothy Dolan

El arzobispo de Nueva York, Cardenal Timothy Dolan

El arzobispo de Nueva York, Timothy Cardenal Dolan, explicó ayer en la televisión estadounidense que la familia natural, padre y madre, y su defensa no es un ataque contra los homosexuales. El también presidente de la  Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos señaló en una entrevista concedida a la cadena ABC que la Iglesia no odia a nadie sino que ama a todos los hombres (seres humanos), porque han sido creados a “imagen y semejanza de Dios”.

A continuación el texto de la noticia aparecida esta mañana en el site www.aciprensa.com: NUEVA YORK, 02 Abr. 13 / 06:08 am (ACI/EWTN Noticias).- El Arzobispo de Nueva York y Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, Cardenal Timothy Dolan, señaló que la defensa del auténtico matrimonio, compuesto por un hombre y una mujer, no significa ni es atacar a los homosexuales. (más…)

Sobre vicios, adicciones y remedios, esclavitud y libertad

Una serie en la que se trata sobre qué son el vicio y la adicción (1) y, más importante, se trata de los problemas con la pornografía y la lujuria (2); el alcohol, las drogas y el  cigarro (3); la irascibilidad (4); televisión, videojuego e internet (5 y 6); el juego, las apuestas (7);

Los borrachos de Velázquez - Ejemplo edificante

Los borrachos de Velázquez – Ejemplo edificante

increencia y relativismo religioso (8); y, finalmente, un artículo conclusión, sobre la virtud, como libertad en el Infinito y el vicio como negación (9). Espero que la disfruten y que les ayude a elegir caminos de libertad y paz o a ayudar a alguien a abandonar la esclavitud, la negación y las turbulencias. Mientras tanto, les adelanto este párrafo, del artículo 1°, en el que se introduce toda la serie: (más…)

Hollywood en alto contraste (1)

Crecimos viendo a Hollywood, aprendimos a apreciar lo cómico, trágico, épico o dramático frente a una pantalla de cine y viendo producciones de Disney, WB, Columbia, MGM, Universal. Películas como las de Terrence Hill y Bud Spencer eran excepciones más bien escasas en el caudal de películas salidas del sur de California. Con los años, eso se acentuó, cada vez más las películas venían de ahí. En el 92-93, vimos, dMGM, empresa emblemática de Hollywoode Holanda, Karakter y, de Italia, La vita e bella; antes y después vinieron Cinema paradiso e Il postino. Hubo más, claro, muchas películas inglesas; películas españolas, sobre todo de la época de Franco (después se desataron los inmorales y nihilistas de muy mal gusto: su jefe: Almodóvar), las de Romanos, de Sabina, ésas mismas; y otras para niños muy chistosas (una que se llamaba algo así como “¿quién llamó a la cigüeña?”, comiquísima). Todas películas grandísimas, excelentes, muchas que nos ubicaron en la historia y en alguna manera de perspicacia política y de entendimiento del ser humano: ¿La batalla de Argel, será un ejemplo? Alemania y Francia, al menos en mi memoria, quedan muy rezagadas. Alemania sobresale con La historia sin fin, pero, aparte de eso, apenas en los 2000 estos países toman un repunte, en especial el cine germano (cuando tiene su espíritu propio, a veces no lo hacen, quieren imitar a Hollywood, con horrendos resultados…). Por supuesto que películas chinas, de Hong Kong y Taiwán, nos encantaron desde muy pequeñitos: Jackie Chan, el primero (El puño de la serpiente, El maestro borrachón). Hubo muchas más, pero las de Jackie son las más memorables. Mas, de nuevo, éstas eran islas en un océano hollywoodense.

(más…)