Kalós

Inicio » Posts tagged 'monoenerguista'

Tag Archives: monoenerguista

Anuncios

La Cátedra de Pedro, principio constitutivo de la Iglesia, reconocida universalmente, en todo el Primer Milenio

Sin Pedro, no hay Iglesia, no se es verdaderamente cristiano

Segunda Parte

El Primado en el Primer Milenio

Principios historiográficos fundamentales

Honorius_I

Honorio I, en el siglo VII, se ganó el “honor” de ser el único Papa de la historia condenado por un concilio. Aunque eso fue una confusión: él dijo que en la humanidad de Cristo (no en la Persona de Cristo) había una voluntad: pareció, pero no fue un hereje monotelita. Un Papa no puede hacer declaraciones heréticas ex Cátedra

Es fácil reproducir los nombres y años de todos los pontífices de la historia, se trata de una sucesión tan importante que, para San Ireneo, es la gran garantía contra los gnósticos, como mostré arriba. Es una sucesión que es Voluntad de Dios, así como también lo es que en esa Sede apostólica se ejerza un ministerio primacial sobre toda la Iglesia Universal, asamblea de Dios creador del cielo y de la tierra, del Dios Uno. Es importante ver cómo la conciencia cristiana sobre ese ministerio se fue actualizando con los siglos. Es menester tener en cuenta varios principios de interpretación de esa historia de fundamental relevancia. En primer lugar, ha de aplicarse sobre el punto y para los primeros siglos –y cada vez menos– esto que dice Gilson de los Padres Apologistas del Siglo II:

Los apologistas del siglo II no se preocuparon nunca de construir sistemas filosóficos, mas no por ello interesa menos directamente su obra a la historia de la filosofía. Nos enseña, en primer lugar, qué problemas debían atraer más tarde la atención de los filósofos cristianos: Dios, la creación, el hombre considerado en su naturaleza y sus fines. En ellos vemos, además, cómo ha obrado sobre la filosofía la acción del Cristianismo. La nueva Fe impuso inmediatamente cambios masivos de perspectiva, cuya previa aceptación motivó después su interpretación filosófica. No se pasó del universo griego al universo cristiano por vía de una evolución continua; más bien se tiene la impresión de que el universo griego se derrumbó súbitamente, en el espíritu de hombres como Justino y Taciano, para dejar paso al nuevo universo cristiano. Lo que presta mayor interés a estas primeras tentativas filosóficas, es que sus autores parecen andar en busca no de verdades por descubrir, sino más bien de fórmulas con que expresar las que ya han descubierto. Ahora bien, sólo disponen de la técnica filosófica de estos mismos griegos, cuya filosofía necesitan reformar y cuya religión precisan refutar simultáneamente. Los apologistas del siglo II han emprendido, por tanto, una tarea inmensa, cuya amplitud real no se había de poner de manifiesto hasta los siglos siguientes: expresar el universo mental de los cristianos en una lengua concebida de propio intento para significar el universo mental de los griegos. Nada de extraño tiene que tropiecen a cada paso en esta primera búsqueda de una verdad que abarcan globalmente, pero que no penetran en toda su profundidad. Es que su verdad sobrepasa lo que saben de ella y apenas bastarán once siglos de esfuerzos y colaboración de muchos genios para reducir a fórmulas lo que los hombres pueden saber de esta verdad” (La filosofía en la Edad Media. Gredos. Segunda Edición, quinta reimpresión. Madrid, 1.989. pp. 33,3-34,1).

(más…)

Anuncios

La Cátedra de Pedro, principio constitutivo de la Iglesia, reconocida universalmente, en todo el Primer Milenio

Sin Pedro, no hay Iglesia, no se es verdaderamente cristiano

Primera parte

Este escrito (dos artículos) se lo dedico a todos los machos (las mujeres son más valientes, también ellas entran en la dedicatoria: MACHAS, sin ninguna necesidad de que dejen de ser femeninas hasta la pared de enfrente, de que abandonen el ejercicio de la gran belleza de este mundo) que en la crisis actual no hallan qué hacer y están por perder la Paciencia. Hermanos, vean las promesas, vean la historia, vean la certeza del favor divino, aquí se los ofrezco resumidamente. La Iglesia saldrá triunfante. Y, a mis amigos “tradicionalistas”: yo los incluyo a todos en la dedicatoria, aunque algunos se consideren fuera de la comunión con Roma. Y les ofrezco algo: la semana que viene o la siguiente publicaré un artículo en el que ustedes serán el tema. Hoy por hoy, todos los que deseemos luchar por que la Iglesia surja de la sima en la que se encuentra tenemos que formar un frente común, el frente de la rebelión, de la REBELIÓN DE LA ESENCIA, EN ESTOS HORROROSOS TIEMPOS DE REVOLUCIÓN

El origen divino de Iglesia y Papado

San Clemente Romano, 4to papa de la historia. Su carta a los corintios es el primer testimonio histórico del ejercicio de la autoridad del sucesor de Pedro, en la Sede de su Martirio

San Clemente Romano, 4to papa de la historia. Su carta a los corintios es el primer testimonio histórico del ejercicio de la autoridad del sucesor de Pedro, en la Sede de su Martirio

Cristo es Dios, es la Segunda Persona de la Trinidad divina, que asumió en todo nuestra naturaleza humana, menos en el pecado (Heb. IV,15). Y su palabra es espíritu y vida, por ese motivo, lo mismo que, por ello, tiene palabras de vida eterna (Jn. VI, 63 y 68). Porque sus palabras son Palabra de Dios, que nos ama hasta la muerte y muerte de Cruz. De ahí que no devuelva la vida al hijo de la viuda de Naím, por ejemplo, en nombre de otro; y que realice todos los demás milagros en nombre propio: pues puede hacer que se actualice una potencia obediencial que las criaturas tienen respecto de Él, como Creador de las mismas, de cuyo Ser participan aquellas, siendo esta relación entre ambos esencial a ellas, pues sin Él no existirían. Y, de ahí también que haya resucitado por su propio Poder, pues Él es el Señor de toda la creación y mucho más: es Dios mismo, que asumió nuestra naturaleza. Sabiendo estas cosas, podemos entender en su justa medida las palabras del Señor respecto del origen de la Iglesia.

En Cesarea de Filipo, tiene lugar uno de los acontecimientos más importantes de la historia, como cada gesto de Aquél, por quien se hermanaron Dios y los hombres. Jesús de Nazaret está en intimidad con sus discípulos y les pregunta: “¿y quién piensan ustedes que soy yo?”. Y Pedro se adelantó y dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”. Jesús respondió: “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Juan, porque no te lo ha revelado la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los Cielos. Yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta Piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del Reino de los Cielos, lo que atareis en la Tierra será atado en el Cielo; lo que desatareis en la Tierra será desatado en el cielo” (Mt, XVI, 13-19). Ésa es una declaración contundente de la unidad de la Iglesia de Jesús y de su deseo de que tuviera una cabeza y, por tanto, una jerarquía; que, para revelar con claridad que estos rasgos de la Iglesia son voluntad de Dios, va acompañada de la revelación por el Señor de su divinidad, de su relación con el Padre y de la relación que tuvo lo sostenido por Pedro, por la Roca, con una revelación del propio Padre del cielo.

(más…)