Kalós

Inicio » Posts tagged 'michael jones'

Tag Archives: michael jones

Anuncios

Desolación gringa y vaticana

Las monjas rebeldes con espaldarazo pontificio, al finalizar la visita apostólica

Joao Braz de Aviz, la fea cara de la nueva religión mundial... y del reino del doblepensar, la mentira más radical de la historia; ergo, la más hija del Padre de la mentira

Joao Braz de Aviz, la fea cara de la nueva religión mundial… y del reino del doblepensar, la mentira más radical de la historia; ergo, la más hija del Padre de la mentira

Hace 50 años, las religiosas de los Estados Unidos de América eran una potencia superior al aparato militar de ese país, de eso no hay duda. No había un ejército sobre el planeta, no habrá un ejército, que se compare a esas mujeres insignes que formaron ese eneorme aparato de Luz, de la Luz del mundo. Ni con millones de drones ni con bombas atómicas ni con los marines y los aviones stealth y los cohetes teledirigidos, capaces de acertar a una hormiga a tres tierras de distancia, nada sobre la tierra era capaz de igualar en mística y poder a ese aparato formidable. Ésa era una enorme fuente de preocupación para el enemigo revolucionario. En 1939, cualquier obispo de ese país, dado el empuje de sus instituciones y la fertilidad de sus matrimonios, podía hacer suyo a Tertuliano cuando decía en la Apología, algo como: los católicos estaban por todas partes, en todas las instituciones, de hecho, tenían las instituciones más fuertes, controlaban la moral del cine, ganaban el Oscar (La canción de Bernardette), los Estados Unidos, desde cualquier perspectiva razonable, parecían destinados a convertirse en el más grande de los países católicos. El mundo temblaba. Los revolucionarios tenían otros planes. Bertrand Russel, Gunnar Myrdal, Louis Wirth, Paul Blanshard, John Dewey, Rockefeller, Ford y las demás fundaciones, Saul Alinsky, gente ponderosa e inteligente y sin escrúpulos, tomaría en serio el reto. La OSS, antecedente de la CIA, fue formada por esta gente y con este propósito (entre otros) en mente. La gran reforma urbana de 1950 a 1980 tuvo este fin; la revolución sexual también. La victoria estuvo en los 60 con las decisiones jurisprudenciales que destruyeron el matrimonio natural y cristiano (vid. https://eticacasanova.org/2014/11/17/bruen-y-el-derecho-post-nietzscheano/), el informe Kinsey, los hippies, Andy Warhol, el rock and roll, la quiebra del código de decencia del Hollywood. Pero, más aún, con la claudicación de las instituciones católicas: la universidad, empezando por Notre Dame y su rector notabilis, Padre Theodore Hesburgh; el liderazgo de su Conferencia episcopal, bajo pervertidos como Dearden, Bernardin, Mahoney, Cushin, Weakland, gente que, como mínimo, trabajó para destruir la liturgia, la moral sexual y promover la homosexualidad y la entrega a Freud, a Rogers, Fromm y Maslow, a Watson, a Strauss y Heidegger y Marx; los sindicatos, corrompidos por Alinsky; las órdenes religiosas, el seminario y los colegios, bajo los mismos obispos, con los mismos auspicios…

Conviene ver la situación de las órdenes religiosas y la educación, para esa nefasta y fatídica década de 1960, de la mano de Michael Voris y su admirable Church Militant (.tv: http://www.churchmilitant.tv/dispatches/demolition/).

(más…)

Anuncios

Progreso Vs. Cristianismo, la gran batalla

Inquisición, cruzadas, enemistad hacia la ciencia, Galileo, oscurantismo, todo al descubierto

En la guerra que no toma prisioneros, Galileo es usado como arma por los enemigos de su amada Iglesia, contra ésta, precisamente: pobre, una de las memorias más ultrajadas de la historia

En la guerra que no toma prisioneros, Galileo es usado como arma por los enemigos de su amada Iglesia, contra ésta, precisamente: pobre, una de las memorias más ultrajadas de la historia

I.- Nosotros venimos de la época en que la civilización occidental europea triunfaba, luego de la caída del Imperio romano, de varias oleadas de invasiones bárbaras, que duraron más de seis siglos. Esos bárbaros son los Godos, los Sármatas, los Vándalos, los Hunos. Luego, los Lombardos; y, finalmente, los magiares, los fineses, muchos eslavos, los búlgaros y, más que cualquier otro, los temibles normandos, que irrumpieron desde Escandinavia, de repente, como sin razón, y parecieron llenar al mundo en un santiamén. Cada vez que parecía que levantaría cabeza Occidente, venía otra oleada, que parecía hacer sucumbir todo. En el siglo XI, sin embargo, la victoria parecía asegurada: la civilización, saldría adelante. No sin antes, claro, acabar con muchos problemas, entre los que no es el menor el feudalismo, un barbarismo que, naciendo de Roma, se arraigó mucho, en una época en que, merced a las invasiones, no parecía que hubiera más salida. Pero Papado, Imperio, monarquías nacionales, monasterios, las parroquias y obispados y ciudades mostraron que el impulso civilizador era imparable. Se trata, entonces, de las páginas fundamentales de nuestra historia, los albores. Pero también de algo extremadamente luminoso, lo que somos, que es, si no lo más alto, de lo más alto que ha habido en esta Tierra nuestra…

II.- Ahora bien, hoy en día esto no se reconoce. De hecho, si vemos bien, la historia ignora este período, que va del siglo IV al XIV y se lo despacha como si fuera una sola unidad histórica monolítica: la “edad media”, que sería “el oscurantismo”. Además y para completar, las cuentas que se dan de esta historia incluyen ridiculizaciones, descarados anacronismos, falsificaciones y demás bellezas. “La edad media, oscurantista, fanática, bajo el malvado tirano de Roma, el Papa; con sus cruzadas, la inquisición, sin arte, con su gótico; sin contar con los abusadores monjes, las canonjías corruptas y el pueblo, en la miseria”. Añadamos: “ja, ja, qué oscurantista, la tierra plana, la tierra el centro” y muy poco más: esto es el cuadro de la cultura popular sobre la época del nacimiento de la civilización, de nuestros primeros padres, del surgimiento de una de dos sociedades totalmente cristianas del mundo, de, repito, una de las sociedades más luminosas, si no la más, que haya habido. Muchos cristianos hijos de la rebelión luterana creen que hacen un servicio a su cristianismo, asumiendo esta imagen secularista y anticristiana y falsa de la historia. Se hacen eco de enemigos de la verdad, de enemigos de Cristo, de gente que dice lo que dice porque quiere denigrar de todo vestigio cristiano: un gran servicio se hacen a sí mismos, en cuanto cristianos…

(más…)

Revolución cultural, origen y genealogía, hasta el porno y el sex, drugs and rock and roll

Rolling Stones, las drogas y Play boy tienen abuelos y ascendientes, hasta un monjecito de 1300

La civilización cristiana, teología civil y revolución cultural

Adamitas, hippies de 1400, desnudos como Adán, hasta que los hussitas los masacraron

Adamitas, hippies de 1400, desnudos como Adán, hasta que los hussitas, sus compañeros revolucionarios, los masacraron

Hay dos tipos de revolución, de subversión del orden existente, reinante en la sociedad política o en la civilización como un todo. El primero es sencillo, se trata de quién está en el poder, la sociedad se comprende de una determinada manera, que va de lo profundo a lo superficial, siendo todo informado por aquello, y, dentro del marco cultural, al cual se deja intacto, que es ambiente común de todas las facciones, que no se pone en cuestión ni se sueña con hacerlo, un grupo conspira, con éxito o no, contra los gobernantes o, más ampliamente, la clase dominante. El otro modo de revolución es mucho más fundamental, más profundo, más decisivo: las sociedades son expresiones del orden universal, del orden del mundo, como dice Brownson, son “Pueblos Elegidos”, destinados a hacer un aporte a la humanidad. Siendo el hombre un animal político y teniendo su sociedad un orden y una finalidad natural intrínseca y trascendente, las mismas son respuestas estructuradas a ese movimiento humano hacia el sentido. Como el mismo se realiza en la historia, con una institucionalidad, unas creencias fundamentales, unos avatares y vicisitudes, unas expresiones de lo bello, una liturgia religiosa y civil, propios, la sociedad tiene lo que Voegelin llama una teología civil, al lado, posiblemente, de una trascendente. El segundo tipo de revolución ataca este nivel fundamental, tiende a adulterar la identidad de la sociedad, sus teologías, sus ideas directrices, su autocomprensión, el sentido de sus símbolos, sus mitos fundacionales, etc. Éstas se llaman “revoluciones culturales”. Vamos a barajar y volvamos a repartir, para que quede más claro: Cultura es el resultado, no cristalizado, vivo, de la acción del hombre en sociedad en la búsqueda de su plenitud. Incluye modos de comprensión de toda la realidad, del hombre, de la virtud, especialmente, de la propia sociedad, de su ser y de su condición de encarnación del orden cósmico, incluye modos de relación, símbolos, mitos, ritos, expresiones artísticas e institucionales. La revolución cultural ataca al núcleo de la cultura, por lo que implica una cierta adulteración de la identidad social, hasta eventualmente su aniquilación, en cuanto a esa identidad.

En Occidente, las creencias fundamentales, en sus etapas que Toynbee llama de nacimiento y crecimiento, eran creencias cristianas: de Cristo venía toda concepción sobre el mundo y la vida, en su orientación radical y total a lo divino. Era una civilización que no agotaba al Pueblo de Dios, a su Iglesia, en su peregrinar terreno, pero que se constituía en Cristiandad, que veía a la sociedad de los creyentes como una comunidad espiritual universal, actual y virtualmente, es decir, a la que pertenecían todos los bautizados, pero que debía difundirse hasta los confines de la Tierra. Tomando fuertemente en cuenta la Ley Natural, la Cristiandad tenía clara conciencia del carácter político del hombre, de la necesidad del Estado y de su autoridad terrena (“dad al César lo que es del César”), pero su inclinación a lo trascendente era intensa (“y a Dios lo que es de Dios”). Así, se seguían dos consecuencias: 1) la sociedad veía la subordinación de lo político a lo religioso, a pesar de su necesaria “autonomía”: el poder político era supremo en su ámbito, pero su ámbito no era el último y más alto, estaba subordinado a Dios: el rey no era sirviente del Papa, pero los mandamientos y leyes lo obligaban, en todos los ámbitos de la vida; esto implica, como consecuencia adicional, el carácter religioso del patriotismo y de la obediencia a la autoridad legítima (salvo corrupción de esa autoridad, en ciertos casos muy bien definidos). 2) La sociedad cristiana era internacional: lo era A) en cuanto todos los cristianos pertenecían a dos sociedades y eran hermanos por el bautismo, aparte de conciudadanos de sus connacionales; B) porque las naciones eran hermanas y se sabían partes de una realidad que las trascendía; C) porque estaban, en consecuencia, sometidas a un orden superior; C) porque había instancias meta-políticas, transnacionales, que se erigían como árbitros de los asuntos entre estados e, incluso, en lo que se refiere a la religión y la moral, internas a las naciones: el Papado y el Imperio, eran mucho más que lo que pueda esperarse hoy de la ONU u organizaciones similares. Para tener una idea más completa de la cultura que subyacía a esta estructura, se pueden recomendar muchas lecturas, de Toynbee y Voegelin, quienes no eran, ni por asomo, católicos, ni siquiera cristianos, pero me parece que el mejor de todos ha sido Christopher Dawson (The Making of Europe, Religion and the Rise of the Western Culture, El Cristianismo y surgimiento de la civilización occidental, The theological development of medieval culture, La secularización de la cultura occidental y el surgimiento de la religión del progreso, etc.; hay una recopilación de ensayos, en castellano: Historia de la cultura cristiana); también es de primerísima línea Michael Jones. En éste, mi blog, recomiendo leer, al menos, los artículos: 1) La herencia del oscurantismo (I), 2) La herencia del oscurantismo (II) (no debe confundir el nombre de estos dos artículos: se trata de un sarcasmo destinado a atacar la estulticia contemporánea de quienes niegan la etapa de construcción de esta sociedad civilizacional, poniendo, de este modo, en serio peligro su destino); y 3) Modernos ¿Presocráticos? Ojalá, no estaríamos al borde del abismo.

(más…)

La revolución tiene muchas razones para destruir a la familia

Es baluarte del orden real: la némesis del totalitarismo

Justine, de Sade: lujuria descontrolada, que desemboca en desprecio, que acaba en la conversión en mero-objeto, que desemboca en violencia homicida.  Así es que te libera la revolución

Justine, de Sade: lujuria descontrolada, que desemboca en desprecio, que acaba en la conversión en mero-objeto, que desemboca en violencia homicida. Así es que te libera la revolución

Una muy afamada periodista venezolana, Nitu Pérez Osuna, publicó una serie de dos artículos, entre la semana pasada y esta semana (en El Universal: Planeado con tiempo, 14-08-13,  y  Lo que estaba planificado, 21-08-13), en la que revelaba un supuesto plan de dominación política de Venezuela. A los efectos actuales de este blog, lo que interesa es la inmensa maldad que se despliega en el documento que la periodista publica. Unas intenciones ciertamente destructivas, completamente faltas de todo escrúpulo, irrespetuosas del orden y la humanidad. El tal plan no es nada que deba tenerse por traído de los cabellos, falso, inverosímil. De hecho, si uno lee otras obras similares, contentivas de planes de acción y verdaderas conspiraciones infernales, como el documento Li-Wei Han o, como lo llamaron sus autores “La Iglesia y Cuba, programa de acción”, del gobierno de China, de 1959, para destruir a la Iglesia en la isla, o el propio Manifiesto comunista, de Marx y Engels, en el que dicen claramente de todas las trapisondas, todo lo oscuro y secreto todo lo traidor de la revolución comunista, lo que dice el documento publicado por la señora Pérez no tiene nada de particular. Mucho menos si se sabe, por ejemplo, que las actuales “iglesias católicas” paralelas de Ecuador, Perú y Bolivia, “iglesias oficiales”, son producto del mencionado plan chino.

(más…)

¿Era o no era el mejor discurso sobre contracepción y aborto?

Monseñor propone, ACI asiente, una usuaria pone en duda

Luego de la Humanae Vitae, la Evangelium Vitae es un gran hito de defensa católica de la vida humana y un desenmascaramiento fuerte de los poderes de este mundo revolucionario

Luego de la Humanae Vitae, la Evangelium Vitae es un gran hito de defensa católica de la vida humana y un desenmascaramiento fuerte de los poderes de este mundo revolucionario

Según ACIprensa, la catequesis de Mons. Juan Antonio Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares en Madrid (España) en la Jornada Mundial de la Juventud sobre el aborto y la cultura de la vida, etc., fue la mejor de todas. De hecho, publicó, el 26-07-13, un artículo denominado así, exactamente: Lea la mejor catequesis pro-vida y contra el aborto de la JMJ Río 2013 en español. Todos sus artículos tienen, como con todo ahora, la posibilidad de que se forme un  foro de opinión. Una usuaria puso en duda que la catequesis dicha fuera de tal calidad. Yo se las voy a copiar con mis comentarios, a ver qué opinan ustedes. Al final, yo daré mi opinión, que tengo derecho también, ¿no? Aquí está, en negritas, el texto de Msr., al lado, inmediatamente, mi comentario, párrafo por párrafo:

A lo que usted se refiere es a lo que nos referimos cuando se habla de la cultura de la muerte que es la que Juan Pablo II describe en la encíclica Evangelium Vitae o Evangelio de la vida”. El Papa JPII habla aquí de conspiraciones y atentados muy bien documentados, se pueden traer infinidad de actuaciones público-internacionales que muestran que es así, a que más me gusta, quizás es una de las que inauguró la batalla por la vida: la comisión de estudio de estos temas por parte de Pablo VI, en los años 60. Tenía 15 miembros y 9 estaban a favor de la contracepción y el aborto, al menos dos estaban bajo la nómina de John D. Rockefeller III, eran dobles agentes (Jones, Libido dominando, sexual liberation as political control, Saint Augustine Press, Indiana, 2005, pp. 433-439). Rockefeller se reunió con el Papa y le ofreció redactar él la encíclica, inclusive… Ahora, ésta es mi favorita, de ningún modo es la única muestra que se pueda exhibir, hay miles, ve a un sitio donde se esté hablando de superpoblación, los males de los pobres (el mal que SON los pobres), la necesidad de controlar el crecimiento demográfico, el derecho al aborto, la salud reproductiva, el calentamiento global y demás excusas anti vida maltusianas, sin contar las apariciones del lobby gay: siempre verás a los mismos: ONU (UNESCO, ONU-Mujer, UNICEF, etc.), OEA (CDH, CIDH), UE, USAid, Fundaciones Rockefeller, Carnegie, Ford, Bill y Melinda Gates, Hollywood y hollywoodenses en general, Planned Parenthood Federation, a los que se unen grupos “locales”, nacionales, de los países, casi siempre mujeres comunistas y grupos representantes de homosexuales, de sí mismos, y una que otra mujer instalada en partidos políticos desde los 70 y la rebelión de las faldas. Ésos son todos los actores (aunque, últimamente, con la potencia que tienen, con la propaganda, con la globalización, cada vez más pueden ir quedando estos arquitectos, tras bastidores, pues hay más y más políticos, medios de comunicación, profesores universitarios y opinadores, en general, plegados al poder mundial: dentro de poco, será más difícil identificar a los más altos responsables, sin recurrir a verdaderas investigaciones y a la historia, a este pasado que, dado el control, será remoto…).

(más…)

Hitos y música de la revolución

De Cristo a Play Boy-Play Gay, de Beethoven a Daddy Yankee: el mundo anda en ¡¡¡puro progreso!!!

Daddy Yankee, modelo de juventudes y expresión musical de la revolución, del mundo del progreso, con grandes premios de enorme prestigio

Daddy Yankee, modelo de juventudes y expresión musical de la revolución, del mundo del progreso, con grandes premios de enorme prestigio

El arte es ascenso espiritual, meditación profunda, técnica de expresión de ésta última, espíritu del pueblo, centro de cohesión, formación cívica, explicación penetrante hasta el sentido trascedente de la vida, pionero de caminos de espiritualidad humana, forjador del espíritu patrio. No en balde sus temas son lo divino, lo humano y lo político, la misericordia de Dios, su triunfo, su favor a la comunidad, la belleza espiritual del ser humano, las virtudes cívicas, las grandes gestas de la patria, su orden y magnificencia.

Pero, por lo mismo, las crisis espirituales lo afectan del mismo modo que a la religión fundamental, bajo cuya égida se ha formado el pueblo soberano o, en un marco más amplio, la civilización. Por ello, en algún momento, se quiebra la unidad expresiva, así como los temas de inspiración; lo mismo sucede con la valoración de los asuntos. Infinidad de veces comienza a perder profundidad espiritual, que puede llegar a la más arrabalera chabacanería expresiva y de los temas, gana en patetismo y pierde en riqueza, dentro de las miles de formas que comienzan a pulular, que desmerecen severamente del esplendor pasado. Muy frecuentemente, en épocas de esplendor, el arte popular tiene gran valor y va a la saga del arte culto; al producirse la quiebra o la crisis espiritual, el populacho toma la delantera y los dirigentes tienden a imitarlo, quedando el pueblo sin guía, llegándose a una vulgaridad desprovista de respeto por lo valioso. Así, por ejemplo, en la época de las invasiones de los nórdicos, el arte románico está lleno de vida, de profundidad, de belleza, de ímpetu espiritual, de optimismo, a pesar de las circunstancias tan adversas, puestas, precisamente, por los invasores. Hoy en día, en la época del “progreso”, el arte deja mucho que desear. Vamos a echar un vistazo a la música.

(más…)

La ética y el capitalismo desbocado

Es como una gran contradicción: la promoción de la avaricia, la “ética capitalista”

Oliver Twist. Las imágenes de miseria más horribles no le llevan nada a las del máximo triunfo en la historia del capitalismo: la Inglaterra decimonónica. Sólo fueron superadas por las del marxismo aplastante del siglo siguiente. Hoy en día, en China, la alianza es total: parece que, juntos, en el nihilismo, esperan toda superación, alcanzar el cénit...

Oliver Twist. Las imágenes de miseria más horribles no le llevan nada a las del máximo triunfo en la historia del capitalismo: la Inglaterra decimonónica. Sólo fueron superadas por las del marxismo aplastante del siglo siguiente. Hoy en día, en China, la alianza es total: parece que, juntos, en el nihilismo, esperan toda superación, alcanzar el cénit…

Bernardo Kliksberg es alguien muy citado en este blog: ha sido director del PNUD de España, entre otros datos del currículum, y, como tal, ha publicado artículos de gran importancia; como uno muy revelador: Algo debe cambiar urgente (El Universal, 21-10-2.009), en el que mostraba que el problema del mundo es la avaricia, de un mundo que produce más de lo que necesita y tiene capacidad instalada para producir suficiente para alimentar a varias veces su población y, sin embargo, tiene un gran porcentaje de personas pasando hambre y aumentando. Kliksberg es uno que demuestra que el problema del mundo es la avaricia, ergo, no la superpoblación, por ejemplo. De paso, eso muestra algo muy importante: es una contradicción en los términos hablar de ética capitalista. Puede que haya capitalistas con ética, pero ésa la tienen no en cuanto capitalistas. Si tú eres uno como Von Mises, gran gurú del capitalismo contemporáneo, que dice que la categoría central de nuestra razón es el beneficio de mercado, comoquiera que traduzcas eso, es decir, así lo traduzcas como místico (para salvarse de críticas muy obvias, empezando por Jesús), entonces no puedes venir y decir que la justicia o la caridad sean bienes o virtudes reales, que haya que practicar, no, lo único virtuoso está en términos de Hume: “la razón es la esclava de las pasiones” y, así, Aristóteles y Platón y la tradición cristiana caben: la virtud es obrar conforme a la razón… que busca el “interés”. Of course, estas tradiciones dirían que la religión, la contemplación de Dios es el máximo bien al que debe dirigirnos la razón (entre otros lugares, I Corintios XIII,8-13). Luego, son incompatibles con el capitalismo, como lo es la misma moral, punto. Entones no cabe el patriotismo, no cabe el bien común, la justicia, distributiva o de cualquier otro tipo (ya que la proclaman como un asunto de orden de mercado, incompatible con eso que dicen es la médula de la personalidad), no cabe la caridad (la verdadera: el amor de amistad con Dios, que Él nos infunde, juntamente con los dones de Sabiduría y de Prudencia), no caben la templanza o la fidelidad. Seguramente, por eso es que cada vez más hay espionaje industrial, cada vez más los negocios se resuelven en burdeles…

(más…)