Kalós

Inicio » Posts tagged 'metafisica'

Tag Archives: metafisica

Anuncios

El sínodo de los obispos católicos de Kasper: la tormenta se asoma en el horizonte

Esto es clara muestra de que UN mundo está llegando a su fin

La “teología serena” de Kasper

Concilio Vaticano II: la gran asamblea de la Cristiandad del siglo XX, se vio afectada por ataque de afuera y por traidores de dentro: los modernistas. Allí, triunfó el Espíritu, lo volverá a hacer, porque Dios no pierde y el infierno nunca prevalecerá contra Ella, a pesar de las tormentas

Concilio Vaticano II: la gran asamblea de la Cristiandad del siglo XX, se vio afectada por ataque de afuera y por traidores de dentro: los modernistas. Allí, triunfó el Espíritu, lo volverá a hacer, porque Dios no pierde y el infierno nunca prevalecerá contra Ella, a pesar de las tormentas

El cardenal prominente, uno de los más prominentes de los últimos 20 años, se apresta a inaugurar el Consistorio de los cardenales. Él es el orador de orden designado. Van a hablar de la familia, van a preparar el sínodo que está por venir. Lanza un ataque inmisericorde de parte de una extraña versión de misericordia. Las sesiones, ¡¡¡uuuff!!!, son secretas, qué alivio… Pero el prominente cardenal y la mano por encima de todo, filtran el discurso, publican un libro que lo amplía y un comentario laudatorio. Ahora, desde la más alta cumbre de la Iglesia, se asegura que un discurso que niega, VIRTUALMENTE, la indisolubilidad de la unión que es el signo visible por antonomasia de la relación de Cristo y su Iglesia, el matrimonio (cfr. Ef. V,22-33), es “teología serena”. Un discurso que, VIRTUALMENTE, niega el valor de la Eucaristía, que no pueden recibir, sino los bautizados en comunión con el Papa que no estén en pecado mortal, es “teología serena”. Es la sentencia del vértice de la jerarquía, en el consistorio de los cardenales… un muy mal espíritu soplando en lo más alto… Es este espíritu para quien el peor problema del mundo actual no es la apostasía o su consecuente cultura de la muerte, que mata al año, por poner uno entre muchos ejemplos, a 50 MM de niños o que pone a 50 MM de madres al año a matar a sus hijos, no, nada de eso, el peor problema del mundo, según el tal espíritu, es el desempleo juvenil; y los cristianos de Irak no deben defenderse del ISIS, porque la guerra no arregla nada. La tal “misericordia”, la de este espíritu, reclama que se abandone toda predicación sobre el pecado y la condenación al infierno, no importa que eso sea propulsor de tremendos desórdenes y de la condenación de muchos: no se puede andar asustando a la gente con esos cuentos medievales… y, además, todo el mundo se salva, no se condena nadie o, por lo menos, al final, Dios salvará a todos, porque es incompatible con esta misericordia, que se quiere imponer a Dios mismo, que nadie se condene bajo un Dios bueno y todopoderoso… Kasper, siguiendo a Von Balthasar, a Karl Barth, nos transmite esta “teología serena” de los más misericordiosos que Dios Salvador…

(más…)

Anuncios

La participación platónica y la limitación humana

Una mirada a los fundamentos racionales de la Fe y a la desquiciada deificación usurpadora de los revolucionarios

Platón, ql descubrir la participación, dio uno de los pasos más importantes que haya dado nunca la razón humana, para comprender a Dios, al mundo y a nosotros mismos: la analogía y la distancia del Ser per se y los entes por participación

Platón, ql descubrir la participación, dio uno de los pasos más importantes que haya dado nunca la razón humana, para comprender a Dios, al mundo y a nosotros mismos: la analogía y la distancia del Ser per se y los entes por participación

La doctrina de la participación es una de las más importantes, a la misma vez, del platonismo y del tomismo, es uno de esos puntos en los que el genio de Santo Tomás trasciende las diferencias de mera apariencia en las doctrinas, concretamente, entre el platonismo y el aristotelismo. Al causar un generador hace participar de algo suyo a lo generado; al crear, dar el ser de manera absoluta a lo que no lo tenía de ningún modo, se participa algo fundamental a la causa: el ser mismo. Dios crea, Dios da de su propia naturaleza a unos otros que “saca” de la nada: les participa su propia gloria.

Platón introduce su explicación más importante de la participación en El Sofista, para refutar, a una, a Parménides y a los sofistas, precisamente; mientras define al ser, objeto de la ciencia filosófica y, por ende, al cultor de esta disciplina. El ser, que define como capacidad para actuar y padecer (como una preparación de Aristóteles y Santo Tomás: naturaleza determina modos de obrar, nada causa si no está en acto, todo obra según su ser, etc.), es común a todas las cosas que son y, por tanto, debe ser participado a todas. También son comunes los pares “movimiento-reposo”, “uno-múltiple”, esto es: los términos del principio de no contradicción: el ser y el no ser, el ser éste y NO ninguna OTRA cosa. Pero no todo puede participar de todo: lo contradictorio directamente no puede participar de lo directamente contradictorio. Es aquí donde Platón introduce la definición del filósofo: éste es el que sabe qué cosas pueden participar de qué otras; y el ser es el objeto propio de su arte. “Dividir las cosas de esta manera por géneros y no tomar en modo alguno por otra forma una que es idéntica ni tomar por idéntica una que es distinta, ¿acaso no vamos a decir nosotros que ésta es la obra de la ciencia dialéctica [herramienta básica del filósofo]?”

(más…)

Aristóteles y Santo Tomás: un tumba-rancho acaba con el Big Bang

¿El oscurantismo arrasa a la luz de la ciencia, ¡¡¡cómo es eso!!!? Es que no es ciencia, tonto

Cualquier movimiento material supone un movimiento anterior
Una explosión para sustituir a la Inteligencia suma subsistente

Una explosión para sustituir a la Inteligencia suma subsistente: tremendo absurdo

Todo movimiento, todo cambio de estado, todo paso de la potencia al acto, requiere e algo que se mueva y de un motor, de un agente del cambio. Supuesto eso, Santo Tomás, exponiendo a Aristóteles, muestra el asunto: “si el movimiento no existió siempre, es necesario admitir que los motores y los móviles fueron producidos alguna vez, de tal modo que antes no existían”. En este primer caso, pues, la alternativa es la creación, la producción de todo lo temporal y móvil, de la nada, por parte de un Poder infinito: si el movimiento tiene un comienzo temporal, si hay un principio, hay creación. Corolario 1: cuando el Evangelio según San Juan dice: “en el principio existía el Verbo”, siendo Éste, el Logos, anterior al principio, el mismo es Dios, pues no tiene principio; luego, lo que dice después: “el Verbo era Dios”, es mera explicitación, muy necesaria, por demás, para nuestras muy limitadas mentes. Ergo, corolario 2, la traducción de los testigos de Jehová, que alterando descaradamente el texto bíblico, niega la divinidad del Verbo, queda en evidencia de manera muy fácil.

Pero, ¿por qué es necesario que, si hay un primer movimiento, tenga que haber una causa inmóvil del mismo, fuera de las cadenas causales de móviles e inmóviles? Porque, de lo contrario, el movimiento tiene que ser infinito.

(más…)

“Seamos racionales, no oscurantistas: los hombres son piedras, no hay conciencia, etc.”

Noveno de la serie Todos contra Dios

El gran Anaxágoras, el primero que dijo en Grecia que el Nous, el intelecto, era el origen y el principio subyacente. Los materialistas actuales no son presocráticos, decir eso es un grave insulto a una serie de prohombres de la humanidad toda

El gran Anaxágoras, el primero que dijo en Grecia que el Nous, el intelecto, era el origen y el principio subyacente. Los materialistas actuales no son presocráticos, decir eso es un grave insulto a una serie de prohombres de la humanidad toda

De manera, amigos, que tenemos un panorama bien bueno, de un lado, hay gente como Stephen Hawkins, Richard Dawkins, Phillip Pullman, Daniel Dennett, John Searle y otros, que se lanzan contra Dios en nombre de una explosión o un universo causalmente cerrado, la tercera ley de la termodinámica, etc. Otros se lanzan contra Dios, usando a los extraterrestres. Hay de muchos tipos y calañas, están ésos, de los que no hemos hablado (sobre los que podremos escribir algún artículo más tarde), ésos que dicen que el Cristianismo es un reencauche de mitos egipcios, babilonios, griegos, sirios, fenicios, sobre la fecundidad sexual o sobre los ciclos de la cosecha o el ciclo de las estaciones; nada de un Dios trascendente e histórico a la vez, del que se tienen mil testimonios muy cercanos a su paso por la Tierra, respuesta a las promesas que hizo Dios a los judíos, a los increíblemente obstinados en su monoteísmo judíos (¡¡¡!!!). Muy común a todos los anteriores es el evolucionismo, la creencia común a los que se imaginan a una piedra recibiendo un rayo que la convierte en protozoario, que da a luz a un pluricelular, del que sale un insecto, que da a luz a un pez, que pare a una pájara, que alumbra a un reptil, del que sale un mamífero X, del que surge una mona, que da a luz a un humanoide bruto, del que sale un inteligente. Todo en un universo material, en el que no hay especies ni seres unitarios ni vida ni ninguna cualidad y todo es al azar; en el que, sin embargo, al lado de la materia hay leyes (no materiales, obviamente) y la ley de leyes es, precisamente, la evolución. Los defensores de extraterrestres son así, creen que, si encuentran una bacteria por ahí volando, ya tendrán un “inteligente”, así sea en potencia: si de la presencia del agua han querido “deducir” la vida y la inteligencia, sin pasar por “go” ni cobrar los 200 $. ¿Por qué no cogerán, verán que hay rayos y piedras y dirán, de una vez, “¿viste?, ahí están, los aliens”? Total, no hay distinción, en un mundo puramente material, entre piedras e inteligentes…

(más…)

¿Existen los milagros? O la mentira de la ciencia

Muchos no creen, algunos nos piensan que sea posible, pero la realidad dice otra cosa. Aquí tenemos el video del doctor Ricardo Castañón, sobre el misterio eucarístico. Esto acaba con el relativismo.

El alma y la ciencia

Comte

Augusto Comte, uno de los padres del cientificismo contemporáneo, quiso funda una Iglesia, pero de la ciencia

Cuando estaba empezando a dar clases de filosofía en la universidad, luego de dos años en un colegio, en el segundo semestre de 18 que pasé en la Universidad Metropolitana de Caracas, allá, por el año 99, tuve una de esas experiencias que te marcan como profesor, con dos estudiantes. Después de pasarnos unas clases hablando sobre el alma, mostrando que era bastante evidente para cualquiera con capacidades para conocer que existe el alma (después de todo, los pájaros no se asustan por el espantapájaros), mucho más para un ser con inteligencia, como el hombre, vinieron y me dijeron que yo era un empírico, que mi discurso no tenía en cuenta la ciencia. Tuve que echarme para atrás y reorganizarme, para retomar la ofensiva. Tuve que mostrarles que los que se hallaban fuera de la racionalidad eran ellos, no yo. Tarea que, en sí misma, no es muy difícil; pero que, hoy en día, requiere de potentes esfuerzos: para empezar, por el cientificismo; en segundo lugar, porque ese cientificismo de hoy es más bien materialista; y, en tercer lugar, por lo que Voegelin llama “analfabetismo cultural”, es decir, por la brutal ignorancia en que se mueve el hombre de hoy, que lo hace presa de cualquier manipulador.

(más…)

El ofensivo fanatismo católico (1)

Un energúmeno señala el nombre de su obsesión, obviamente: "Jesús"

Un energúmeno señala el nombre de su obsesión, obviamente: “Jesús”

Todos los días de trabajo, entre el 1° de marzo y el 10 diciembre, o sea, en el año escolar chileno, desde las 5:30 a.m., todo consiste en prepararse para llegar temprano a los colegios de mis hijos. Esto termina como a las 7:40 a.m., cuando ya despachamos a los chiquitos mi esposa y yo y nos vamos apurados, al final de la misa de las 7 y media y a comulgar. Esa misa es para mí, aparte de su valor Infinito, el descanso del guerrero, luego de lidiar con la presión y con todo lo que implica el trabajo que les dije, entre lo que no es lo menor que mi esposa salga a hora proporcionada con el objetivo de llegar a tiempo.

En una oportunidad, luego de la Eucaristía, una mamá del salón de mi hija más chiquita, en una conversación cualquiera, terminó casi mandándome a callar, porque hoy no se podía ser cristiano, “dado todo lo que sabemos”. Más bien, cuando yo traté de razonar sobre esa pretensión, vino el gesto de simpatía y educación, que incluyó la abrupta media vuelta y el, en venezolano ochentoso, “muérete que chao”. Luego de eso, no recibí mayor consideración de esta señora; como es hoy lo usual, había pasado a formar parte de esa despreciable categoría: los fanáticos, más despreciable aún, los fanáticos religiosos, el colmo de los colmos, fanático católico: “haberse visto, este estúpido pretende razonar sobre lo evidente de la inaceptabilidad del Cristianismo”. ¿Qué podemos esperar?

(más…)