Kalós

Inicio » Posts tagged 'mesianismo judio'

Tag Archives: mesianismo judio

Anuncios

El rabino, la pureza ritual y el verdadero mesías

Dice que Jesús [o San Pablo] es mentiroso, con argumentos sesgados y muy infantiles

 

Fíjense en este rabino, en el video que comparto, pone como fundamento de su argumentación pasajes del Levítico (11,43 y ss.) sobre la pureza, las comidas y el contacto con los animales. En este video, quiere desacreditar a Jesús y a la Iglesia (atestiguando, claro, que la fuente del Cristianismo, le guste o no a los protestantes, es la Católica, la única verdadera), por eso recurre a la verdadera Biblia. En éste (https://www.youtube.com/watch?v=Wx7I-Y3ZvJM), está discutiendo con otros rabinos, de modo que argumenta con el Talmud, el libro que ellos reconocen como autoridad.

Muy bien, vamos a volver a su intento de desacreditar a Jesús y su Iglesia: cita esas leyes, que lo son, de Levítico: lo son… ¿o lo ERAN? ¿Dónde he leído yo que eso pasó ya? Ah, sí, ya me acordé: la antigua alianza era una promesa, promesa del mesías. Los judíos han atestiguado eso muchas veces, las más lamentables son las que los han llevado a guerras suicidas (Akiba-Bar Kochba) o a decir que la Ley ha quedado derogada del todo: Shabbetai Tzevi, entre otros. Pero la cuestión está en las profecías. La más importante de las cuales podemos decir que es la de Daniel 9: matarían a un príncipe ungido (Cristo=Mesías=Ungido) y, por eso, Dios los castigaría, se destruiría el Templo, lo haría un príncipe (Tito, hijo del emperador Vespaciano, que luego llegó el mismo a emperador), pero no sería el príncipe (Tito ordenó respetar el Templo), sino una desgracia natural (a pesar de la orden, el Templo se quemó, no se sabe cómo, aunque es muy NATURAL, que fueran los soldados, en la orgía típica de la quiebra de un asedio). El Templo quedó destruido… ¡¡¡Y AQUÍ VIENE LO BUENO!!! Porque el rabino mismo dice que esas leyes de pureza son rituales, que los que las violaran no podían entrar al Templo; pero la religión del Templo ya no existe, no tienen sacerdocio, ni sacrificios ni ritual alguno. Dirá alguno: “eso no lo sabían los cristianos, no lo sabía Cristo”: ¿tú ves?, ahí está el meollo del asunto, Cristo dijo que Él era ese príncipe… ¡¡¡Y LO ERA!!!, no puede quedar duda a estas alturas. Él es el Siervo sufriente de Yavéh (Isaías 53), que llevaría su designio a su pleno cumplimiento (v. 11); el Emmanuel, Hijo de la Virgen (Isaías 7,14), el Rey universal de Paz. Y, a su través, Dios hizo cesar los ritos antiguos y estableció una nueva Ley en nuestros corazones, no en tablas de piedra (Jeremías 31). ¿Entonces, rabino, Bergstein, todavía estás dispuesto a decir que Jesús y la Iglesia son mentirosos?

(más…)

Anuncios

Epistula pro Judaeos

Ey, judío, asómate pa que te enamores

Contenido:

Saludo y declaración de intenciones

La Trinidad, la generación espiritual de Dios Hijo, la Encarnación y el origen judaico de Jesús, SEGÚN LA CARNE, el destino universal de la Promesa

Evangelios antisemitas y anti-racismo cristiano, Crucifixión y proselitismo, ateísmo e identidad étnica judía

Cristianos idólatras: las imágenes

La racionalidad, la Biblia, el talmud y la revolución

Porque te aprecio, hermano, apelo a lo mejor de ti: abraza la Verdad que libera y al logos

Jesús es el mesías, el que había de venir, lo dice la Biblia, toda ella habla de Él

Éstas son las hermanas que mataron en Yemen la semana pasada: una india, una keniana, dos ruandeses; sus colaboradores eran árabes, etiopes y de Eritrea. Ya son tenidas por santas por muchos católicos: la Iglesia no puede ser racista, pues, siendo de Dios, es Universal

Éstas son las hermanas que mataron en Yemen la semana pasada: una india, una keniana, dos ruandeses; sus colaboradores eran árabes, etiopes y de Eritrea. Ya son tenidas por santas por muchos católicos: la Iglesia no puede ser racista, pues, siendo de Dios, es Universal

Saludo y declaración de intenciones

Queridísimo hermano judío, el que seas, no me importa, seas un judío bueno y normal, como la mayoría, o seas un ateo virulento anticristiano como Phillip Roth, Woody Allen, Jerry Seinfeld, Sarah Silverman, Freud, Marx, Maslow o Trotsky, seas un rabino talmúdico anti-razón de los potentes o seas un sionista de los machos y, aún, despiadados, a lo Netanyahu o Menachen Begin;  seas un científico como Einstein o un historiador como Gilbert, Graetz o Scholem; seas un hombre abierto y obviamente bueno como Gary Krupp; seas un policía del espíritu como Abe Foxman o Rebecca Lipstadt; seas un guerrero cultural-sexual como los de Hollywood o Reich o Marcuse; seas un cineasta, como los ya nombrados o un banquero usurero como Robert Rubin, Aviv Nevo, Jamie Dimon o un promotor de casinos y vicios del prójimo como Sheldon Adelson; un millonario de los medios como Robert Iger o Sumner Rothstein-Redstone o un “warmongeringneocon como Kristoll, Podhoretz, Decter, Wolfowitz; seas un shock therapist como Jeffrey Sachs o un millonario comprometido con la revolución mundial, como Soros; no me importa lo que seas, espero que estés de lo mejor. Quiero que sepas lo que te quiero, aunque seas alguno de los anteriores y aunque tenga más que desaprobación para lo que hicieron y están haciendo muchos de ellos. Te quiero, como a mí mismo, y te deseo lo mejor, lo mejor que pueda desear nadie: hallar el sentido del existir, no tuyo, meramente, sino del universo todo, un infinito de bien y belleza, que “ni el ojo vio ni el oído oyó ni el corazón humano puede vislumbrar” (I Corintios 2,9): de todo el universo, pero tuyo y mío también. Para eso, quiero señalarte, hacer que apuntes a muchos datos de la estructura de la realidad que o no conoces o te han enseñado mal (aunque no presumo la mala intención de tus maestros inmediatos, comenzando por tus muy justamente queridos padres [que Dios los bendiga]). Quiero que conozcas a Cristo, que sepas Quién es y que veas muchos de los obstáculos que tienes para reconocerlo como lo que es: Hijo de Dios y Mesías, que te ofrece la Resurrección para la Vida. Te ofrezco que, al final, cuando termines de leer esta carta, si no has aceptado a Cristo, tendrás grandes oportunidades de ver el mundo de manera muy diferente, de mejor forma, con que sólo tengas la mente abierta y te des cuenta de mi absoluta sinceridad, veracidad y buena voluntad, esto es, de mi verdadero amor cristiano a todos los hombres, amigos o enemigos… esperando, claro, que tú seas de los primeros y no de los adversarios, que nadie desea tener. Anda, ponte el cinturón de seguridad y arranca el viaje, yo soy un piloto automático, te voy a llevar de un tema a otro, de los que creo que son, no todos, sino sólo los principales obstáculos entre donde tú estás y dónde yo estoy; por lo menos, al final, seremos amigos en un sentido más pleno… Y, si tienes algún reparo, me lo comunicas en la sección de comentarios, abajo, y te responderé… como dicen en mi tierra, con todo el cariño del mundo.

La Trinidad, la generación espiritual de Dios Hijo, la Encarnación y el origen judaico de Jesús, SEGÚN LA CARNE, el destino universal de la Promesa

“¿Cómo va a tener Dios un Hijo, si Dios no tiene esposa?”

Oh, imponente objeción histórica de los musulmanes a la creencia en la Trinidad. Yo he oído otras. Por supuesto, en una nota menos pueril que la dicha de los musulmanes, que no concibe la generación ESPIRITUAL, está ésa del que cree ser muy racional y que los cristianos somos tan brutos que no nos damos cuenta de obviedades… y que ellos descubrieron el agua, no digamos tibia, caliente, fría o helada, sino simpliciter, absolutamente. “¿Cómo va a ser un dios, si son tres?”. Oh, imponente objeción.

Me da un poco de flojera, es como si le dijeran a Tyson (Mike o Fury, aunque hoy sería éste, por supuesto) que tiene que ir a Las Vegas a defender su título mundial de Boxeo contra mí ahorita, ya viejo: de 22 años me habría matado a los 3 segundos, estas décadas más tarde, parece que mejor me mandaba una carta. O podríamos poner otro ejemplo: que Shaquile y yo hiciéramos un uno a uno de media cancha, con el aro a 3,05 mts.; o, mejor, mi esposa y yo contra Shaq y Kobe: a lo mejor, en 10 minutos, sin parar el reloj, no nos sacan 100 puntos, 100 a 0 [¡yo marco a Shaq!]…

(más…)

El Cristianismo como la fuerza más opuesta al gnosticismo de la historia

O del gnosticismo como el más perfecto anticristo concebible

Tikkun Olam, reparar el mundo. No suena tan mal. El problema es que arranca de una visión de la realidad como caída, como pecado a combatir

Tikkun Olam, reparar el mundo. No suena tan mal. El problema es que arranca de una visión de la realidad como caída, como pecado a combatir

Contenido

La definición del asunto, en palabras de Benedicto XVI

El anticristo gnóstico

Cristianismo, la religión del ser, verdad-bien-belleza, de su orden, de la libertad

Gracia y naturaleza, en el pensamiento de Santo Tomás

La Moral, las virtudes directrices y los dones del Espíritu

Sobre la capacidad natural de conocer la verdad y amar y realizar el bien y el auxilio de la gracia

Los sacramentos, vehículos por excelencia de la gracia, se diseñaron con miras en la naturaleza

Conclusión

La definición del asunto, en palabras de Benedicto XVI

“¿Qué hay en el origen? ¿La Razón creadora, el Espíritu creador que obra todo y suscita el desarrollo, o la Irracionalidad que, carente de toda razón, produce extrañamente un cosmos ordenado de modo matemático, así como el hombre y su razón? Ésta, sin embargo, no sería más que un resultado casual de la evolución y, por tanto, en el fondo, también algo irracional. Los cristianos decimos: ‘Creo en Dios Padre, Creador del cielo y de la tierra’, creo en el Espíritu Creador. Creemos que en el origen está el Verbo eterno, la Razón y no la Irracionalidad. Con esta fe no tenemos necesidad de escondernos, no debemos tener miedo de encontrarnos con ella en un callejón sin salida. Nos alegra poder conocer a Dios. Y tratamos de hacer ver también a los demás la racionalidad de la fe […]. Creemos en Dios. Lo afirman las partes principales del Credo y lo subraya sobre todo su primera parte. Pero ahora surge inmediatamente la segunda pregunta: ¿en qué Dios? Pues bien, creemos precisamente en el Dios que es Espíritu Creador, Razón creadora, del que proviene todo y del que provenimos también nosotros. La segunda parte del Credo nos dice algo más. Esta Razón creadora es Bondad. Es Amor. Tiene un rostro. Dios no nos deja andar a tientas en la oscuridad. Se ha manifestado como hombre. Es tan grande que se puede permitir hacerse muy pequeño. ‘El que me ha visto a mí, ha visto al Padre’, dice Jesús (Jn 14, 9). Dios ha asumido un rostro humano. Nos ama hasta el punto de dejarse clavar por nosotros en la Cruz, para llevar los sufrimientos de la humanidad hasta el corazón de Dios” (Benedicto XVI, Homilía en la explanada de Isling de Ratisbona, del 12 de septiembre de 2.006).

El anticristo gnóstico

El anticristo será lo opuesto de Cristo, luego, será un gnóstico, pues ésa es la gran diferencia: Jesús es la Verdad y el gnosticismo es la gran mentira y la más grande de las tentaciones, porque la verdad es lo inteligible y lo inteligible es el ser, el pecado es esclavitud y la verdad es lo que nos hace libres, el someternos a la naturaleza, a su ley, bajo Dios Creador; y el gnosticismo es rebelión contra esa realidad, contra la verdad, contra la libertad, es tiránico, totalitario, es una fantasía de la voluntad de poder, exactamente diabólica.

Es así desde el primer antagonismo que surgió contra el Logos encarnado. Porque, en él, se embarcaron los judíos, cuando, habiendo matado al Logos y, habiendo Éste resucitado, lo rechazaran, y su templo fuera destruido, con su sacerdocio y su religión. Inmediatamente asumieron un mesianismo destructor, el de Bar Kochba y Rabí Akiba, que llevaron a ese pueblo a las tragedias que terminaron con la construcción de Aelia Capitolina y la prohibición de que se acercaran al antiguo emplazamiento de Jerusalén. En un principio, el sanedrín combatió a la Biblia, torciendo la definición de los libros sagrados, en Jamnia. Pero muy pronto salió a la superficie que el antagonismo hacia el Logos no podía admitir a la Palabra que era Palabra suya. Así, la Mishná, la Mercabá y la Zohar, la Cábala (vid. Gershom Scholem, Origins of the Kabbalah, sobre las relaciones entre la mercabá y la cábala), con su Tikkun Olam, surgieron, relegando a la Palabra de Dios a un segundo plano, puesto que, según el Talmud, los rabinos derrotaron a Dios. Su guerra contra el logos y el Logos los llevó por la vía de todos los desastres, las barrabasadas del Talmud, Moisés de Creta, Shabbetai Tzebi y sus hijos, por la vía de Jakob Frank, la ilustración, el sanedrín napoleónico, Ricardo-Rothchild (la banca de reserva fraccionada, el sistema montado sobre el crédito: 90% on thin air, en manos de los banqueros, a intereses, pagados por el gobierno y los prestatarios particulares, en una pantalla de computadora [antes de eso, lo que regía era el gold standard, porque el oro estaba en sus manos y todo el mundo, ahorcado ya, podía quedar ahorcado]), Marx, Hess-Hertzl y el ultranacionalismo sionista, Freud, Reich-Marcuse-Bernays y su revolución cultural-sexual, Leo Strauss-Irwin Kristoll con sus neo-cons y sus guerras interminables, la pornografía y la ideología del género, etc. Una tragedia sin fin que atraviesa toda la historia de la Salvación, desde el Cumplimiento de la Promesa y como profetizó el Salvador. No es ninguna casualidad que los orígenes más remotos del gnosticismo moderno, sea “cristiano”, judío, musulmán o ateo (vid. Dawson, Historia de la cultura cristiana, ensayo XVIII: la secularización de la cultura occidental y el surgimiento de la religión del progreso), deban emplazarse en Armenia y el Cáucaso: Khazars, iconoclastas-paulicianos-bogomiles y fatimitas.

***

En San Ireneo (Adversus Haersses, I,1-5), se puede leer sobre el origen del gnosticismo, sobre las concepciones de los gnósticos del siglo II. Hay dos rasgos que saltan más que cualquier otro a la vista en esas fantasías abstrusas: en primer lugar, está el corte que hay entre el “mundo” divino del Pléroma (en el que los aeones, que son tan superiores que no se pueden ni vislumbrar, tienen sexo) y el universo en el que vivimos nosotros. En segundo lugar, está el hecho de que ellos concebían al mundo como el resultado de un pecado, del intento de un aeón, sabiduría-Achamoth (muy probablemente, del hebreo, hachmoth), de ocupar un lugar que no le corresponde, de las tinieblas que se siguen para ésta de su pecado y de las pasiones que se generaron del tal pecado. El mundo es pecado y pasión; la materia y la pasión son malas; y en el universo no hay luz ni inteligencia.  Esto es diametralmente opuesto a Génesis I (7.10.12.18.21.25 y, sobre todo, 31) y II, donde las cosas son causadas por un Dios infinitamente bueno, que las va viendo, mientras salen de su “boca”, y constata que son buenas, muy buenas. También dista una infinitud de Génesis III, pues el pecado original de la criatura, no del Creador, es el origen del mal.

Luego de que Occidente naciera y creciera como civilización cristiana, con sobresaltos y brotes gnósticos relativamente menores, hasta el siglo XVI, pero, sobre todo, hasta finales del XVII, cuando el gnosticismo ya era imparable, el mismo fue cada vez más haciéndose anticristiano, cada vez más abiertamente tal y cada vez más fuerte. Dawson relata su desarrollo secular, desde el principio, pero resumiré lo que dice, desde esta época crucial, la del nacimiento del rosacrucismo, de la masonería, de la ideología de la mal llamada ilustración, de la Revolución Gloriosa en Inglaterra. Luego de las divisiones en el Cuerpo de la Iglesia o, más bien, de las rupturas protestantes, la alta cultura no se dividió. Los hombres de ciencia estaban divididos étnicamente entre protestantes [Newton, Huygens, Leibniz, Kepler] y católicos [Descartes, Galileo, Mersenne, Pascal, Gassendi, Torricelli, Roberval, Copérnico]. Pero la cultura los unía; pues, culturalmente, a pesar de las divisiones, y de la intensa religiosidad que movía las disputas religiosas, la cultura permanecía siendo europea o pan-europea. En esa circunstancia, se tendió a buscar una religión común racional (esto es la masonería), común a toda la gente “sensata”: Montaigne, en el XVI, y Locke, Cherbury y Chillington, en el XVII [éstos dieron lugar a Tolland, Collins, Marchand, Rousset de Missy, en el XVIII; y éstos a Voltaire y d’Holbach, D’Alembert, Rousseau, Helvecio, Condorcet, Diderot, La Mettrie, Phillippe Égalité]: el naturalismo como religión mundial, de los ingleses a los philosophes franceses, en el XVIII [aparte del ateísmo, claro].

(más…)

Jesús fue un Esenio, dice un “sabio iniciado”

Jesús, en Verdad, el Mesías, Dios trascendente; según todos los locos, es todo tipo de versiones pretendidas por simpatizantes y enemigos

Jesús, en Verdad, el Mesías, Dios trascendente; según todos los locos, es todo tipo de versiones pretendidas por simpatizantes y enemigos

A lo mejor, fue también otras cosas contradictorias, que de los new age podemos esperar cualquier cosa. Lo mejor del caso es que hacen afirmaciones enormes y su respaldo es cosas así: “los eruditos aseguran”, “los sabios hablan de…” y demás fórmulas de estilo, más que huecas, cuando no se acompañan de datos bibliográficos y documentos históricos. Y lo peor es que atribuye cosas manifiestamente falsas a documentos que son históricos realmente: algo así como que los manuscritos de Qumram hablan de Jesús, cuando no lo hicieron. Estamos hablando de un articulista de El Universal, Aurelio Arreaza, quien publica sus escritos los días sábado y no habla sólo de new age, a juzgar por los títulos. Y, más concretamente, vamos a comentar, párrafo por párrafo, un artículo llamado “Palabras de Jesús”, aparecido en el citado periódico, el 7 de abril de 2012. (más…)