Kalós

Inicio » Posts tagged 'materialismo y libertad'

Tag Archives: materialismo y libertad

Anuncios

Reducción del Derecho a “ciencia” en la Teoría Pura del Derecho (I)

Aspectos metafísicos y antropológicos de la obra de Kelsen

Hans Kelsen, austríaco que pudo contribuir, al destruir toda posibilidad de la razón, a dar carta franca a los totalitarismos desde el siglo XX

Hans Kelsen, austríaco que, al destruir toda -en la doctrina- las posibilidades de la razón, pudo contribuir a dar carta franca a los totalitarismos desde el siglo XX

En el artículo anterior, vimos cómo es que Kelsen es un autor de gran influencia en el mundo actual, sobre todo en Venezuela. Asimismo, nos metimos por el orden de las razones de semejante ascendiente, en general y en Venezuela, de nuevo. Echamos, también, una ojeada a las fuentes de su pensamiento. En éste, pondré esas fuentes a plena luz, en lo que se refiere a las bases filosóficas, metafísicas y antropológicas del pensamiento de dicho autor. Espero con todo esto contribuir un poquito a que los abogados comprendan mejor su campo de trabajo, así como al resto de las personas puedan entender más fácilmente al derecho y a estas corrientes modernistas y su gran potencial… altamente totalitario, bajo las apariencias que se presenten[i].

1.- La destrucción de la metafísica requiere de metafísica y materialismo

Hans Kelsen es un autor que se considera a sí mismo, entre sus aspectos principales, como un científico; y eso significa, para él –dado el ambiente académico en que se desenvuelve, expuesto sumariamente en el artículo anterior (CITAR)–, que es además un paladín antimetafísico. De hecho, de la Teoría Pura del Derecho podría decirse que es un caso particular de “prolegómenos para toda teoría del derecho futura que pretenda presentarse como ciencia”; siguiendo así a la declarada por él mismo fuente principal de su pensamiento: Kant y sus “Prolegómenos para toda metafísica futura que pretenda presentarse como ciencia”. E, incluso, históricamente, ha cumplido tal papel. De manera tal que Neil MacCormick, por ejemplo, al tratar de defender la racionalidad jurídica frente a los Critical Legal Studies estadounidenses, dice que se ha de reconstruir al derecho científicamente, siguiendo los lineamientos dados por el iusfilósofo austríaco[ii]. En Venezuela, la influencia de estos “prolegómenos” ha sido inmensa y muy profunda. Pasemos, pues, a revisar esta doctrina, desde sus mismos fundamentos metafísicos y antropológicos hasta las respuestas que da a las objeciones que alcanza a ver en doctrinas que considera relevantes y contrarias, pasando por el propio desarrollo de su descripción del ser del derecho, tanto en sí mismo como en cuanto objeto de una disciplina teórica, que él tiene por “ciencia” jurídica. En este artículo, sin embargo, sólo expondré las fuentes y fundamentos filosóficos de la doctrina de Kelsen, dejando para futuras, próximas, oportunidades la exposición de la propia teoría pura y el pleito de Kelsen con los “contaminantes” de su pureza.

Puede parecer paradójico que asegure que Kelsen es un antimetafísico, según él mismo declara, y que buscaré las raíces metafísicas de su doctrina. Pero la aparente contradicción se disipa, si se tiene en cuenta que no hay un modo de despacharse a la metafísica que el de hacer una metafísica materialista; y, para llegar a ésta, se tiene que hacer una destrucción (“doctrinaria”[iii]) de muchos rasgos que parece tener la realidad. La obra de Hans Kelsen es un excelente ejemplo de ello, como se verá a continuación.

(más…)

Anuncios

El Big Bang y la ciencia, el Big Bang y la Fe

Todos contra Dios II

Después del artículo anterior, no nos sorprende que alguien nos diga que ciencia y Fe son muy amigas o eso espero. Podríamos añadir

Cardenal Scönborn: pastor, modelo de Fe, modelo de Razón, es un personaje a tomar en cuenta en el diálogo contemporáneo Fe-razón

Cardenal Scönborn: pastor, modelo de Fe, modelo de Razón, es un personaje a tomar en cuenta en el diálogo contemporáneo Fe-razón

más razones de esa amistad, compañeros. La Fe puede orientar la formación de muchos modos de cosmología; una Fe bien entendida puede hacerlo todavía más. En este último caso, las cosmologías tendrán siempre el ingrediente de una concepción optimista frente a las inquietudes de Einstein: el mundo, en efecto, es inteligible, es más, el mundo está hecho para nuestro entendimiento, diría cualquier fiel católico, puesto en autos sobre este asunto, como dicen los abogados. Así, esas cosmologías siempre serán impulso para la ciencia, no lo contrario. Así fue históricamente, aunque los movimientos masivos ideológico-gnósticos falseen la historia como ellos quieran. Ahora bien, hay muchos más puntos que pueden sorprendernos, sea de la historia concreta de las relaciones ciencia-Fe, sea de lo universal de esas relaciones. Las ciencias tienen objetos propios, que no tienen de suyo, nada que ver con la Fe. Que los objetos se atraigan o que el calor se transfiera “así o asao” no tienen nada que ver con la Encarnación o la Resurrección. Aunque, como dijimos antes, las leyes sobre esos puntos del universo muestren cierto orden, que no puede venir del azar. Sin embargo, un científico es un hombre y, como tal, tiene sus ideas sobre todos los temas; ellas pueden ser contrarias a la Fe. Así, este hombre presentará como científico algún aspecto de su pensamiento que sea favorable o desfavorable a la creencia en Dios, como la típica objeción atea de un universo causalmente cerrado [en el ámbito físico] que no admite ni la acción de Dios ni, una pelusa, la libertad humana, entre otras insignificancias, como nuestra propia mente y nuestra identidad.

(más…)