Kalós

Inicio » Posts tagged 'mario briceño iragorry'

Tag Archives: mario briceño iragorry

Anuncios

El suicidio hispanoamericano

Aceptamos “comunistismos”*, aunque rechacemos el “populismo”, siempre que vengan del “primer mundo”

Hay que apreciar a Obama, ha logrado que la subversión típica de su revolucionario país, afecte al mismísimo: ahora el sambenito está enfilado para allá... también

Hay que apreciar a Obama, ha logrado que la subversión típica de su revolucionario país, afecte al mismísimo: ahora el sambenito está enfilado para allá… también

* Comunistismo: ‘cualquier idea o modo de obrar o criterio de juicio comunista’: porque ‘comunismo’ es otra cosa y no creo que exista otra palabra, inventé el neologismo, valga, aunque sea por esta vez, con su venia y sus disculpas…

Llena de candor ver a venezolanos aplaudiendo a cualquier porquería que no sea Chávez y su combo, aunque se trate de un aliado internacional [el de Uruguay o la de Chile, por ejemplo] de la plaga de Barinas [Chávez]. Daría risa, si no fuera tremenda tragedia. Todo viene de la época en que el “Ilustre [Americano] se iba a París a viví y empobrecía el soldado a quedá”. Desde allí, muchas veces, hemos dado “la media vuelta, [dado] la vuelta entera”… Pero Hispanoamérica sigue siendo la misma: “no un temperamento igual de corazones heroicos”, como el Ulises de Tennyson, sino una manada de borregos liderados por un poco de masones, llenos de entreguismo intelectual, a los que no les llegó el eco del discurso del 17 de septiembre de 1843 de Bello, en la inauguración de la Universidad de Chile: primero tenemos que vernos a nosotros, conocer lo profundo en nosotros (con los clásicos griegos y cristianos, que inspiraron nuestro ser, añadamos), y luego se podría ver por dónde van europeos y gringos. Cappelletti observa que la Venezuela del Ilustre (Guzmán Blanco: gobernó directamente o por interpuesta persona, desde 1863 hasta 1889) y hasta los años 80 el país se hizo presa increíble del positivismo, su progresismo de base y del evolucionismo; tanto, tan profundamente, que ya no hubo, por más de un siglo, filósofos propiamente tales en el país, sino historiadores, médicos, físicos, químicos, literatos, pedagogos, con pensamientos profundos: ellos constituirían la “filosofía” del país. Puede que el caso venezolano sea único, por la impronta del tirano, que duró tantos decenios, pero tiene evidentes paralelos en todo el continente. Brasil no tiene en su bandera el lema de Comte por casualidad: Orden y Progreso… México y Uruguay atestiguan mucho de esto. Y, finalmente, con la debacle del catolicismo de los últimos 50 (y pico de) años y otros avatares hasta países como Argentina, Colombia o Chile, con más estabilidad institucional en la etapa “republicana” (y con mucho menos interferencia gringa que la pobre Centro América, México, el pobre Caribe hispano y Venezuela), han venido a caer de la manera más miserable. Hoy, a países con poblaciones, todavía, con más de 80% de cristianos, aunque ya no todos católicos, les meten “matrimonio” homosexual y no pasa nada: es el progreso. Europa se manda por caminos neo-comunistas disfrazados, Inglaterra se sale y un poco de “intelectuales” venezolanos, enemigos acérrimos (sinceros) del comunismo chavista se rasgan las vestiduras. Mientras, aplauden a Hillary y a Obama, los pupilos, auto-proclamados, de Alinsky, el rebelde comunista de Chicago. Los estudiantes chilenos deploran el estado actual de Venezuela, pero se lanzan a destruir las universidades, con lemas sacados de las proclamas más incendiarias, del más rojo y extremo de los discursos del demonio de Sabaneta [Chávez].

En ese marco, se da la siguiente conversación, que tuvo lugar realmente, letra por letra, aunque yo haya cambiado algunas partes del hecho, al transcribirla aquí. Todo empezó con mi amigo, Arturo Salazar, que siempre está despierto, buscando puntos que amenazan, ofenden o dañan al bien de la Iglesia, del orden del mundo, de la cultura patria, etc. Arturo es chileno, es un dato importante, porque la conversación tiene varios modismos y, aún, cosas de la cotidianidad de este país. Pero se pudo producir en cualquier lugar de nuestro continente amado, aunque no sepamos que es así, que es de todos, de todos los herederos de Cristóbal Colón, Diego de Lozada, de Hernán Cortés, de Gonzalo Pizarro, de Pedro de Valdivia, Bartolomé de las Casas y de tantos misioneros de Cristo y la civilización que vinieron a levantar en estas tierras un mundo con los más altos principios de la cultura y el orden cívico. Les dejo la conversación (con aclaratorias terminológicas mías); y, al final, les pongo un pequeño comentario:

Arturo: En el post-Chile, vegano, anilmalista, feminista, asambleísta, marihuanero, cuir [queer], autónomo, diverse [se pronuncia la ‘e’, la idea es que se ponga la palabra en una forma “sin-género”] empiezan a prohibir el rodeo huaso [un deporte con toros, como hay tantos, en estas tierras hispanas renegadas]; enraizado en la tradición campesina de nuestros antepasados, como inseparable de la identidad chilena profunda. Hemos reemplazado huasos por flaites [niches, diríamos en Venezuela, arrabaleros, palurdos, marginales culturales “ilustrados”] y pronto tendremos empanadas veganas y diverses para todes [ibíd.: “sin-género”]. Prohíben las empanadas con carne “alto en calorías”, la marraqueta [el tipo de pan más popular en Chile], quizás pronto la chorrillana [un plato con papas, carne, salchichas, huevo], el sanguche [sic, a la chilena] tan chileno. ¡Coma productos veganos, mejor! Un pueblo sin raíces, sin tradición, sin la honra de los antepasados y sus esfuerzos no sólo es un pueblo ingrato sino un pueblo manipulable por el Comunismo.

(más…)

Anuncios

En la Independencia, nuestros obispos le dan una clase a Francisco, Kasper and co.

Un admirable espíritu católico primaba en el país

La Mafia de San Gallo, tiene el objetivo a la mano: destruir la Iglesia

La Mafia de San Gallo, tiene el objetivo a la mano: destruir la Iglesia

Adelante la Fe le ha publicado un tremendo artículo, un artículo esencial, en sentido estricto, con todo rigor, sin exageraciones ni grandilocuencia ocasional, a John Vennari, el incansable compañero del Padre Grüner y de Chriss Ferrara en Fátima tv: El programa destructivo que Francisco está preparado para imponerse a través de la descentralización (http://www.adelantelafe.com/el-desmantelamiento-la-reestructuracion-de-la-iglesia-por-medio-de-la-sinodalidad/). En él, el católico tradicionalista (SSPX, de hecho, por lo que creo que hay que tomar algunas afirmaciones, de las que me desmarco, con cuidado) narra cómo, desde hace mucho tiempo, el grupo, “la mafia San Galo”, compuesta por Martini, Daneels, Murphy O’Connor, Bergoglio, Lehmann, Kasper, Quinn y varios más (cuya existencia fue confirmada incluso por la conferencia episcopal de Suiza, como relata LifeSiteNews: YYTTRRERDTF), estuvo conspirando para tumbar a Benedicto XVI tomar el Papado (según contó públicamente el propio Daneels) y aplicar la receta de destrucción de la Iglesia diseñada por el último arzobispo nombrado, en un libro llamado The Reform of the Papacy.

Monseñor Francisco Ibarra, primer arzobispo de Venezuela

Monseñor Francisco Ibarra, primer arzobispo de Venezuela

La idea era destruir a la Iglesia mediante la neutralización del Servicio Primacial de Unidad que ejerce el sucesor de Pedro en la Sede de su Martirio; dar autonomía a las conferencias episcopales, “descentralizar”, dice Francisco en el documento Evangelii Gaudium, 16, 32 y 33, así como en el discurso del 17 de octubre pasado, que pronunció con ocasión del 50 aniversario del Sínodo. La idea es acabar con la universalidad de la Iglesia y dar la posibilidad de derivas morales y doctrinales disímiles, produciendo un alejamiento continuo de las iglesias nacionales, mientras todo esto se hace más tragable para cismáticos y herejes “ortodoxos”, anglicanos y demás protestantes. Francisco ha expresado su adhesión al grupo en diversas oportunidades, como en la entrevista a Scalfari, recogida por Vennari; aunque también en la entrevista a Spadaro, de Civiltá Cattolica, ambas del último cuatrimestre del 2013. Pero hay más, aparte, claro, de declaraciones oficiales, como la “exhortación apostólica” y el discurso en pleno sínodo contra la familia. “En el libro The Reform of the Papacy del arzobispo John Quinn, publicado en 1999. Quinn aboga por: un aumento de la colegialidad y sinodalidad según los dictados propuestos por el cardenal Martini; mayor descentralización del gobierno de la Iglesia; participación de sacerdotes y seglares en la elección de los obispos; un proceso de elección de obispos similar al de la Iglesia oriental cismática y la Iglesia anglicana; más comunicación horizontal e internacionalización; mayor participación de los laicos, especialmente de las mujeres, en los puestos directivos de la Curia romana; un cambio en el papado en atención al ecumenismo (una de las razones que se esgrimen para ello es que, tanto anglicanos y evangélicos como ortodoxos encontrarían desalentadora una intromisión excesiva del papado en cuestiones doctrinales, pastorales y litúrgicas)”. Por esta vía, como es claro del evento ése que se ha realizado en Roma en las últimas tres semanas, en el que se ha puesto a obispos de todo el mundo, secuestrados, a aparecer como que son conniventes en toda esta tramoya, por esta vía, se tratará de ordenar mujeres, casar homosexuales, decir que todos los cristianos, sin condiciones, forman un solo cuerpo, salvo los católicos ortodoxos de verdad, que los sacramentos son meros símbolos, que no hay pecado, etc…. Hasta que no hay Dios trascendente, que todo creyente en algo semejante a una divinidad (como los hindúes, budistas, taoístas, sintoístas, animistas de todos los cuños, teósofos y demás) es parte de la Iglesia, etc., ahora sí.

(más…)

Cuando los obispos ejercían su autoridad y la maldad era perseguida sin cuartel

Desde la extraña época en que bendicen a Sodoma

Don Mario Briceño Iragorry, un verdadero historiador de la verdad, a pesar de la persecución medernista y el odio antihispano

Don Mario Briceño Iragorry, un verdadero historiador de la verdad, a pesar de la persecución medernista y el odio antihispano

Preparando un artículo sobre la colonia y la educación en Venezuela en su período de formación, me encontré con este texto del Séptimo de los Tapices de Historia Patria, de don Mario Briceño Iragorry. Qué contraste tan espectacular: obispos excomulgando, obispos mandando a que concubinos se muden de parte de la ciudad, como los maestros separando a los compinchitos, obispos mandando a azotar a mujeres adúlteras, Bolívar, el librepensador, invocando la autoridad episcopal… y un historiador, un gran historiador,  presentando esto como causa de orgullo cívico… Qué contraste con éstos que están en Roma ahorita ponderando las bondades de la homosexualidad, el valor del concubinato, la comunión de los adúlteros, la disolución de la Iglesia. Los dejo con Don Mario, recuerden, está hablando de los siglos XVII y XVIII:

(más…)

Observatorio Antitiranía: 6, el colonialismo se desborda en muerte

Para Obama, Nigeria merece Boko Haram, pues no abraza su gnosticismo

Imagen terrible de las masacres de Boko Haram. Ante esto, el tirano Obama prefiere aprovecharse para obligar a Nigeria a aceptar la perversión

Imagen terrible de las masacres de Boko Haram. Ante esto, el tirano Obama prefiere aprovecharse para obligar a Nigeria a aceptar la perversión

En 1953, Mario Briceño Iragorry, el más importante intelectual venezolano, después de Andrés Bello, escribía su Aviso a los Navegantes. En él, incluía un capítulo-mini ensayo, al que llamó Control de la vida y de la muerte. Describe los métodos colonialistas y su asociación a la industria de la muerte y la anti vida, por la contracepción, el aborto y la guerra. Él asistió a la III Asamblea General de la Liga Unión Internacional para la Protección de la Naturaleza (oh, mi Dios, cómo hemos progresado: a los estúpidos no se le ha ocurrido ni una idea nueva), celebrada en Caracas. El delegado gringo, señor Vogt, dijo que había que promover aborto y contracepción, porque “en el mundo sobra la mitad de la actual población humana, a causa del analfabetismo, la desnutrición y la falta de higiene con que se resuelve su vida” (comentario: Ibíd., ver el anterior paréntesis). Don Mario se revuelve ante la perfidia de los maltusianos, pero la empareja con el guerrerismo, con la promoción de la industria de las armas, introducida en el mundo entero por el colonialismo y practicada efectivamente por los imperios. ¡Bien harían en fomentar educación, nutrición y salud, en lugar de la guerra! El colonialismo se usa, exactamente, para aumentar la industria guerrera, pero también para ubicar los productos comerciales de los poderosos, a la manera de la India y las guerras del Opio, en China. Necesitan mano de obra a precios irrisorios, que les proveen los lambucios países conquistados, como hoy lo hacen esos países asiáticos de la mano de obra esclava. En los 50, Vietnam daba a Estados Unidos el 80% del caucho que necesitaba y el 52 del estaño. Y Estados Unidos paga con las plagas denunciadas por Vogt y con la muerte de sus políticas poblacionales. Y se justifican con las mentiras de la falta de pan, los desequilibrios ambientales y la superpoblación. Los médicos que preservan la vida, son enemigos de la humanidad; quizás por eso es que hoy los quieran obligar a ser agentes de la muerte, forzándolos a practicar abortos y eutanasia. En realidad, todo es un problema de egoísmo, como lo prueban los desechos de alimentos, para mantener precios altos, como lo prueba que hoy tenemos capacidad instalada para producir alimentos para varias veces la población mundial actual (¿qué podríamos decir de la de hace 60 años, cuando la población del mundo era la mitad de la actual?). Para ver hasta qué punto la cháchara maltusiana es falsa, léase, además de El Principito, este artículo: Bernardo Kliksberg, Director del Fondo España-PNUD/ONU, Algo debe cambiar urgente, El Universal, periódico venezolano de circulación nacional diaria, del 21-10-2.009 (http://www.eluniversal.com/2009/10/21/opi_art_algo-debe-cambiar-ur_1619175). Lo que ha cambiado desde el Aviso de Don Mario hasta aquí es que la revolución ha avanzado y, por tanto, ha hecho mucho más obvia su naturaleza depravada… Es así como Barack Obama, el “cristiano” gobierno de Malta, etc. Quieren obligar a poblaciones enteras, de gente en grave peligro, en oportunidades, a aceptar la perversión, dejando a toda persona decente asqueada ante el desafuero. He aquí otra serie de denuncias del Observatorio que está hecho para que despiertes ante el hecho cierto de que hay una tiranía, que es totalitaria y mundial. Aquí van.

Contenido

En Nigeria, ataca Boko Haram, pero la plaga son Obama y Angela, Cameron y Hollande

Boko Haram II: la amenza del ISIS y su alianza con los africanos

El UNFPA ataca de nuevo: los niños tienen, a según, derecho al sexo, a la sodomía, las drogas, la prostitución y el aborto para reducir la población

China: la política del hijo único y los abortos forzosos no ha cesado, no ha amainado

Apple, como Mozila o los productores de Superman, practica políticas “liberales”, tolerantes, en sus políticas de contratación de asesores externos

Malta amenaza a papás que no estén en línea con la tolerancia: están multados, si no dejan que corrompan a sus hijos. Como Alemania

Otra de Obama, en línea con la UNICEF: le dice a institutos religiosos de asistencia a refugiados que tienen que referir a los niños que entren al país a centros de aborto

 


 

En Nigeria, ataca Boko Haram, pero la plaga son Obama y Angela, Cameron y Hollande

(más…)

La claudicación de la clase media

En un colegio católico, le dije a un muchacho: “canta el himno nacional”, y se lanzó: “ooh, say, can you see?”; le dije que cantara el Gloria al bravo pueblo y me respondió: “¡qué raya!”

Un veneinglés, un yuppi cualquiera, en la esquina de los bolsas sin valores, en El Rosal, 1992

Un veneinglés, un yuppi cualquiera, en El Rosal, 1992

Don Mario Briceño-Iragorry escribió La traición de los mejores, sobre las manipulaciones egoístas de los venezolanos con mayores dones de la Fortuna, de la oligarquía caraqueña y valenciana, que se arrimaron siempre al poder, que beneficiaron al tirano, al hombre fuerte que se asomaba en el horizonte, para moverlo hacia sus propios fines. Nuestro más grande intelectual del siglo XX (muy posiblemente, segundo sólo de Bello, en la totalidad de nuestra historia), nuestro más grande historiador, asegura que eso se manifestó desde los tiempos de Páez, hasta el día en que escribió tal obra, pasando por los intelectuales positivistas y los potentados de la primera parte del siglo XX, lisonjeros de Castro y Gómez. Hoy hay que dirigirse a otro fenómeno, uno de no menor importancia, sobre todo en la Venezuela petrolera, en la que se abrió una brecha inmensa para que millones alcanzaran en oportunidad de crecimiento personal a aquellos pseudo-aristócratas de antaño (aristos, significa ‘mejor’, en superlativo, y ésos no califican para el título). La claudicación de la clase media es un nuevo aspecto del drama nacional.

Wall Street, Gecko y Fox, ídolos de los veneingleses

Wall Street, Gecko y Fox, ídolos de los veneingleses

En otras ocasiones, he hablado de los otros dos rasgos más devastadores: la marginalidad cultural ilustrada (cáncer que invade, hoy por hoy, a todo el cuerpo social y que se erige como epidemia mundial) y, peor aún, la ceguera de los responsables frente a esta catástrofe humanitaria, vergüenzas para la especie humana.

La claudicación de la clase media. La misma, que yo sepa, ha tenido una violenta mutación; o, más bien, la cepa original ha crecido y tomado rasgos que no eran evidentes o necesarios en su etapa incipiente. En los años 70, con los orígenes de Fundayacucho, la claudicación era un asunto de talleres de orientación sobre vocación profesional. No hubo gente de clase media que tomara la senda de las carreras sacrificadas y que constituyen apostolados, religiosos o civiles. Los jóvenes de clase media, en la época de la hecatombe hippie, se mandaron más por el lado de la búsqueda del dinero fácil, de las carreras en las que “hubiere”, las que fueran puentes de fortuna. La deserción fue, a todo efecto relevante, total. Ya no hubo curas, militares, maestros, funcionarios públicos, jueces, provenientes de sus filas. Apenas los médicos, obligados por el “rural” de ley, ejercían un servicio “desinteresado” a su patria. Las consecuencias no son de menor alcance. Esos puestos quedaron desiertos, sólo los peores promedios del bachillerato terminaban, por ejemplo, en las aulas de las escuelas de educación; sólo gente (de valor, sin duda) procedente de estratos bajos, escapando de la marginalidad, llegaban a esas posiciones, muchas veces, provenientes de establecimientos educativos públicos, deficientes, que no tenían la calidad de los privados, en especial, de los mantenidos por órdenes religiosas. Quizás, la ola de modernismo en la Iglesia haya tenido alguna influencia, ya los curas no estaban transmitiendo el amor cristiano con vocación de servicio hasta el martirio, sino, tal vez, alguna versión de Freud, mezclado con Marx, Heidegger y algún hijo de Comte. Pero eso no puede ser todo, pues, en otros países, la Iglesia recibió los mismos embates y la gente no abandonó a su patria de manera tan cruel: los nuestros estaban ahí, sólo porque había oportunidades infinitas de hacerse millonario, sin muchos inconvenientes. De ahí a la corrupción, el paso era corto. Pero de eso se tiene que hablar más tarde.

(más…)

Mercado, propiedad y dinero, necesidades humanas naturales

La justicia, la libertad, el orden de lo humano, excluyen comunismo y capitalismo

Karl Marx, uno de los padres del ideologismo de hoy, padre del peor comunismo que ha visto la historia, rematado de materialismo radical y totalitarismo aplastante

Karl Marx, uno de los padres del ideologismo de hoy, padre del peor comunismo que ha visto la historia, rematado de materialismo radical y totalitarismo aplastante

Ayer (en el artículo La ética y el capitalismo desbocado) mostré que la ética y el capitalismo están fuertemente reñidos: el capitalismo es, simplemente, una máscara de nihilistas, avaros, que buscan el poder, amando el dinero, vale decir, OLIGARCAS. Hoy podemos hablar de cómo el comunismo es una fuerte negación de la naturaleza humana. Y nótese algo, que quede muy claro: no estoy diciendo “marxismo”, éste es sólo un tipo horrendo, aterrador de comunismo: yo estoy hablando de todo comunismo POLÍTICO (que nada tiene que ver con la comunidad profunda de todo tipo de bienes de los primeros fieles de la Iglesia, cuyas alma y corazón eran UNO), incluso del platónico, el del libro V de La República, al que pulveriza Aristóteles, en el libro II de La Política, aún cuando éste lo defiende Platón, en nombre no del gnosticismo usurpador de Dios, como el de Marx, sino de muy elevados principios de justicia, unidad de la comunidad política, desprendimiento humano, preocupación por el bien público y paz y amistad ciudadanas.

Platón (La República, libro II), muestra que una cierta precariedad, unida paradójicamente a una riqueza, del hombre, constituyen la necesidad del mismo de pertenecer, de vivir, en sociedades, ya que él no es capaz de resolver solo todos los problemas, incluso materiales, de su existencia, mientras que puede, en conjunción con otros, resolver unos pocos de muchas personas; de modo que todas ellas, reunidas, se hacen capaces de satisfacer todos los requerimientos de la vida. En ese mismo libro II de La República, el Ateniense muestra que, dada esa diversidad de producciones, se requiere de comerciantes y de un mercado, en el que todas ellas puedan ponerse a disposición de todos, ya que los que producen no pueden ser, a la misma vez, mercaderes. Aristóteles (Etica a NIcómaco, V) atribuye a estos intercambios la exigencia de dinero, como medio de intercambio, como medida de las cosas a intercambiar, de naturaleza tan disímil, que no pueden sino ser, de otro modo, inconmensurables: se vive en comunidad pues nos necesitamos unos a otros, por naturaleza, es decir, vivimos para el amor y la justicia, lo que se manifiesta, incluso, en nuestras necesidades corporales y, sin dinero, que posibilita el intercambio de los bienes, aún los espirituales, en algunos casos (como en el pago de la educación o de los libros o de la entrada para el museo o del cine o el teatro), no sería posible la participación de todos en todos los bienes, que es lo que mueve la sociedad, en primer lugar. Aquí se entra en el terreno de la justicia conmutativa.

(más…)

Rubén Blades: ¿sabes por qué “en Latinoamérica matan al…”? (7): México vence a la revolución

El cacique “amerindio” quería gritar: viva España, Hispanoamérica y yo también, bien, bien

Los "indigenistas" pretenden que nosotros seamos esto, que hagamos sacrificios humanos, etcétera. Lo mejorcito de esto que ahora es América, Mayas, Aztecas, Incas, los practicaban. Cristo acabó con estos abusos y trajo el amor de Dios... Que lo digan Juan Diego o el Inca Garcilazo de la Vega...

Los “indigenistas” pretenden que nosotros seamos esto, que hagamos sacrificios humanos, etcétera. Lo mejorcito de esto que ahora es América, Mayas, Aztecas, Incas, los practicaban. Cristo acabó con estos abusos y trajo el amor de Dios… Que lo digan Juan Diego o el Inca Garcilazo de la Vega…

Según Hans Kelsen, quien no cree que existan patrias, a lo Marx, a lo Hobbes, a la manera del materialismo radical, a la manera del gnosticismo extremista, una comunidad política es una ficción (ya que no hay humanos) que consiste, en realidad, en un juego de fuerzas físicas. Una de esas fuerzas se impone, al azar, sobre las otras y dicta una constitución y un cuerpo legal. Hay una hipótesis fundamental, una norma primera meta-ordenamiento que ordena obedecer al mismo y es, así, el fundamento de todo. Kelsen se da cuenta de la contradicción: ¿cómo hay leyes y racionalidad jurídico-científica, si todo es fuerzas físicas, materiales? Para defenderse, dice que él cree en la racionalidad jurídica de manera ciega, es una fe a la manera de Lutero, del fideísmo, contraria a la razón: “la ciencia del derecho es a la sociología jurídica, lo que la teología es a la sociología de las religiones”, dice. Sobre esa base, se ha pretendido imponer cualquier cosa en este mundo, por la vía de leyes irrespetuosas de lo humano. Sobre base así y por la ignorancia, un materialismo “folk” y la fuerza de la propaganda gnóstico-ideológica, se nos ha querido hacer cree que somos indios, que, sin comunidad política, tienen una continuidad mística con nuestras repúblicas progresistas, luego de haberse deslastrado del “yugo español”. Chile y Venezuela nos han servido de ejemplos para ver el tamaño de la locura y el despropósito.

(más…)