Kalós

Inicio » Posts tagged 'karl marx'

Tag Archives: karl marx

Anuncios

La batalla filosófica

Género, transhumanismo, transcapacidad, racismo tienen una raíz modernista común

Adorno, Horkheimer, Marcuse, Habermas: el dream team de la revolución marxista cultural. Famta Gramsci, el que podría ser el capitán del equipo, ¿o no?

Adorno, Horkheimer, Marcuse, Habermas: el dream team de la revolución marxista cultural. Falta Gramsci, el que podría ser el capitán del equipo, ¿o no?

Contenido:

Los cimientos del gnosticismo modernista: la corrupción de la metafísica y la antropología

El nominalismo

Materialismos y dualismos

Relativismo

Nihilismo

El mundo moderno en la madre de todos los sumarios, el sumario extremo

La guerra contra la realidad y la libertad como arbitrio omnipotente

La ideología de género

Trans-capacidad

Transhumanismo, el mundo de Huxley, potenciado con el futurismo del XXI

El racismo, explicación materialista del mundo y lo político

Refutación breve del modernismo

El cientificismo estafador y la imposibilidad del materialismo y del nominalismo

Nominalismo, nihilismo, la estructura de lo real y el ser como “padre” del hombre consciente: el carácter infernal de la guerra contra la realidad

Tiranía modernista y “tolerancia”

 

Hay una guerra contra la realidad, guerra contra Dios, contra el orden que Él puso al mundo, contra el hombre, su comunidad natural, la política, sus instituciones más básicas, empezando por la familia, sus relaciones más cercanas, su identidad, su racionalidad y su mismo cuerpo, proceden de concepciones filosóficas y de la suplantación diabólica de la filosofía y la sensatez llamada gnosticismo, mejor conocido como ideologismo, el cual, a su vez, depende del nominalismo ockhamiano y de la voluntad de poder instalada por el propio Ockham en el corazón de Occidente, pero convertida por Descartes en la bandera de la civilización, hasta que Marx y Nietzsche la erigieron, como en la profecía de Shakespeare asentada en Troilo y Crésida, escena III, acto I, en el único principio, llevada por el lobo universal del apetito, que está por tragarse a todo en absoluto, incluido él mismo… La guerra se da en todos los flancos y niveles, en todos los aspectos de la humanidad: la historia, la política, la ciencia, el arte, la música. Toca ver la batalla más profunda, en la región en que toman su fundamento todas las cosas… Toca ahora la batalla filosófica, para mostrar cuán insostenible es la revolución, satanás y todas sus seducciones… para ver a dónde lleva el principio dicho: “Supriman el rango y vean qué discordia sigue. Cada cosa se encontraría con la otra en calidad de opuesta y diferente. Las aguas confinadas levantarían su seno más alto que las costas, inundando el globo; la fuerza bruta dominaría, inconsciente, y el hijo grosero mataría a golpes a su padre. El poder sobrepasaría al derecho o, más bien, a lo recto y lo torcido, entre cuya discordia se derrumbaría la justicia, perderían sus nombres, lo mismo que la justicia. Ya que así todo se sume en el poder, el poder en la voluntad y la voluntad en el apetito; y el apetito, lobo universal, secundado por ambos, la voluntad y el poder, hace presa de todo… y termina por tragarse a sí mismo”

Los cimientos del gnosticismo modernista: la corrupción de la metafísica y la antropología

Primero, obviamente, hay que exponer cuáles son las doctrinas modernistas que más directa y relevantemente fundamentan la revolución, aparte del vicio que la impulsa, la pasión desordenada hasta el paroxismo por el poder. Hay muchas doctrinas extremadamente importantes que no tocaré aquí, como el historicismo, el relativismo cultural o religioso, el normativismo moral, el cientificismo, el racionalismo, el irracionalismo; pues, para empezar, las doctrinas que tocaré son fundamentales, en gran parte para éstos y, quitada la base, caído el castillo; además, este artículo no es un libro sobre las bases gnoseológicas y metafísicas de la revolución; más aún, muchos de éstos ya han sido tocados en este blog de manera profusa y nos podemos remitir a los artículos respectivos…

Hay que recordar en qué consiste la revolución: la guerra contra la realidad. ¿Qué doctrinas pueden hacer coherente esa guerra? Puedo decirlo con un puñado de nombres, que explicaré a continuación: 1) nominalismo; 2) una serie que se refieren a la composición ontológica de las cosas materiales y, entre ellas, el hombre: materialismo a secas, dualismo metafísico-antropológico, materialismo folk, materialismo de propiedades; 3) relativismo; y 4) nihilismo.

 

(más…)

Anuncios

La revolución y el fin del mundo

A mis estudiantes queridos, empezando por Verónica, Carlos Santiago y Ana Sofía

Kathleen Wynne, premier de Ontario. Por una mujer destruyó su familia, la vida de cada uno de sus miembros, ella incluida. Ahora, quiere imponer un régimen educativo en el que la pornografía y la perversión se imparten a niños de 5 años, un programa realizado por un pedófilo convicto y confeso, Benjamin Levine

Kathleen Wynne, premier de Ontario. Por una mujer destruyó su familia, la vida de cada uno de sus miembros, ella incluida. Ahora, quiere imponer un régimen educativo en el que la pornografía y la perversión se imparten a niños de 5 años, un programa realizado por un pedófilo convicto y confeso, Benjamin Levine

Contenido:

Introducción: Es esto el fin del mundo o la época del progreso

La era del progreso…

… y de la revolución del marxismo cultural

La tiranía revolucionaria

El totalitarismo y la historia

Sociedad cristiana vs. economía liberal

Oscurantismo modernista y astronomía y geografía

Fanatismo, Inquisición y cruzadas

Inquisición vs. los experimentos de la CIA contra la población

Las cruzadas vs. the war on terror, la “victoria total” en el 45 y otras hazañas

Pío XII, el odio a Cristo y la identidad de Occidente

La pederastia clerical

La última etapa revolucionaria: la revolución cultural-sexual-musical y de las drogas, sex drugs, and rock and roll y and more

Sobre el mito del carácter popular de la revolución

La batalla filosófica

Metafísica y antropología

Teoría política

Conclusión: no pode no ser “fin-de-mundo”


Introducción: Es esto el fin del mundo o la época del progreso

Un amigo venezolano decía esto en un foro de Facebook sobre el proceso constituyente que Bachelet, luego de Chávez en Venezuela, Correa en Ecuador, Evo en Bolivia, y las vicisitudes de Zelaya en Honduras, pretende infligirle a Chile. Decía mi amigo, entre otras cosas: “Me preguntaba en estos días, viendo el estado del mundo, que quizás lo que estamos viendo no es casual. Quizás se trata de un cambio epocal profundo que implica la caída de la ilusión de legitimidad de las democracias modernas. ¿Podía ser de otro modo en un mundo que optó por ser relativista y nihilista? En un mundo así todo es posible y no hay sostén para nada: ni para normas morales, ni para normas jurídicas. Estamos quizás asistiendo al nacimiento del mundo del Übermensch nietzscheano, que, como cualquier cristiano racional debería saber, no puede ser sino una pesadilla violenta en la que los más fuertes, después de aplastar a los más débiles, terminarán devorándose entre ellos mismos. No hay que olvidar que, ‘si Dios no existe, todo está permitido’. Perdóname lo apocalíptico, pero vengo del supermercado [experiencia aterradora en la Venezuela actual, la que quedó luego de la destrucción de Chávez, los Castro y sus secuaces], lo que es la experiencia más apocalíptica que uno se pueda imaginar”.

A eso, la respuesta es bastante obvia, es la mejor descripción de la revolución del marxismo cultural, la de la contracultura que se impuso desde los 60, que se ha ensayado hasta el presente, yo se la puse en Facebook, apenas leí su comentario: “Supriman el rango y vean qué discordia sigue. Cada cosa se encontraría con la otra en calidad de opuesta y diferente. Las aguas confinadas levantarían su seno más alto que las costas, inundando el globo; la fuerza bruta dominaría, inconsciente, y el hijo grosero mataría a golpes a su padre. El poder sobrepasaría al derecho o, más bien, a lo recto y lo torcido, entre cuya discordia se derrumbaría la justicia, perderían sus nombres, lo mismo que la justicia. Ya que así todo se sume en el poder, el poder en la voluntad y la voluntad en el apetito; y el apetito, lobo universal, secundado por ambos, la voluntad y el poder, hace presa de todo… y termina por tragarse a sí mismo” (William Shakespeare, Troilo y Crésida, acto I, escena III).

Vivimos en ese mundo, el mundo de la revolución. Pero, ¿eso justifica que se crea que éste es el fin del mundo? Para responder, hay que acudir a las profecías cristianas sobre el mismo, muy potentemente acreditadas (entre infinidad de cosas que se pueden abonar, aquí hay una pequeña muestra: https://eticacasanova.org/2013/08/07/a-los-que-niegan-las-profecias-de-cristo-sobre-el-fin-de-jerusalen/). Vamos a Mateo 24 y 2 Tesalonicenses 2.

“Oiréis hablar de guerras y de rumores de guerra; pero no os turbéis, porque es preciso que esto suceda, mas no es aún el fin. Se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá hambres y terremotos en diversos lugares; pero todo esto es el comienzo de los dolores. Entonces os entregarán a los tormentos y os matarán, y seréis aborrecidos de todos los pueblos a causa de mi nombre. Entonces se escandalizarán muchos y unos a otros se harán traición y se aborrecerán; y se levantarán muchos falsos profetas, que engañarán a muchos, y por el exceso de la maldad se enfriará la caridad de muchos; mas el que perseverare hasta el fin, ése se salvará. Será predicado este evangelio del Reino en todo el mundo, testimonio para todas las naciones, y entonces vendrá el fin. Cuando viereis, pues, la abominación de la desolación, predicha por el profeta Daniel, en el lugar santo! […]. Habrá entonces una gran tribulación, cual no la hubo desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá, y, si no se acortasen aquellos días, nadie se salvaría; mas, por amor de los elegidos, se acortarán aquellos días. Entonces, si alguno os dijere: ‘Aquí está el Mesías’, no le creáis, porque se levantarán falsos mesías y falsos profetas, y obrarán grandes señales y prodigios para inducir a error, si posible fuera, aun a los mismos elegidos. Mirad que os lo digo de antemano. Si os dicen, pues: ‘Aquí está, en el desierto’, no salgáis; ‘Aquí está, en un escondite’, no lo creáis, porque como el relámpago, que sale del oriente y brilla hasta el occidente, así será la venida del Hijo del hombre. Donde esté el cadáver, allí se reúnen los buitres. Luego, en seguida, después de la tribulación de aquellos días, se oscurecerá el sol, y la luna no dará su luz y las estrellas caerán del cielo y las potestades del cielo se conmoverán. Entonces, aparecerá el estandarte del Hijo del hombre y se lamentarán todas las tribus de la tierra; y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y majestad grande. Y enviará sus ángeles con poderosa trompeta y reunirá de los cuatro vientos a los elegidos, desde un extremo del cielo hasta el otro […]. Cuando veáis todo esto, entended que está próximo, a las puertas […]. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. De aquel día y de aquella hora nadie sabe, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sino sólo el Padre. Porque como en los días de Noé, así será la aparición del Hijo del hombre. En los días que precedieron al diluvio comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca; y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y los arrebató a todos; así será a la venida del Hijo del hombre” (6-15.21-33.35-39).

Vamos a preguntarnos: ¿es ésta una época de guerras, rumores de guerra, terremotos, hambre, en la que aparecen falsos profetas y engañadores, una época de apostasía y una gran tribulación, en la que, sin embargo, la gente vive en la total inconsciencia, la del individualismo extremo y el divertimento, del fútbol, el béisbol, las drogas, la pornografía y demás anestesias morales? Bueno, sería casi ridículo pretender negarlo. Entonces, en cuanto a la profecía de Cristo, parece que no hay muchas dudas, la presente es una época que es candidata indiscutible, como ninguna en el pasado, con su globalización y el arrollamiento avasallante de todas las culturas del planeta, candidata indisputable por ninguna anterior a época de la que habló Jesús como la antesala a su Segunda Venida. Vamos a ver la otra, la de San Pablo de 2 Tesalonicenses 2,3-12:

“Que nadie en modo alguno os engañe, porque antes ha de venir la apostasía y ha de manifestarse el hombre de la anomia, el hijo de la perdición, que se opone y se alza contra todo lo que se dice Dios o es adorado, hasta sentarse en el templo de Dios y proclamarse Dios a sí mismo. ¿No recordáis que estando entre vosotros ya os decía esto? Y ahora sabéis qué es lo que le contiene, hasta que llegue el tiempo de manifestarse. Porque el misterio de iniquidad está ya en acción; sólo falta que el que le retiene sea apartado. Entonces se manifestará el inicuo, a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca, destruyéndole con el esplendor de su venida; aquel inicuo, cuya venida, por acción de Satanás, irá acompañada de todo género de portentos, señales y prodigios engañosos, y de seducciones de iniquidad para los destinados a la perdición, por no haber recibido el amor de la verdad que los salvaría. Por eso Dios les envía un poder engañoso, para que crean en la mentira y sean condenados cuantos, no creyendo en la verdad, se complacieron en la iniquidad”.

¿Hoy por hoy se manifiesta un poder satánico, fuertemente antagonista de Dios, del orden, de la verdad, del bien, del hombre, y, sin embargo, hay una inmensa mayoría de las personas que estén a favor de las desoladoras prácticas, doctrinas, pseudo-leyes, arrasadoras del mundo? Una vez más, habría que ser un absoluto mentecato para no darse cuenta de que tal es el caso. Pero, de nuevo, ¿será ésta la época? Y, no obstante, pienso que es crucial demostrar que vivimos en la época del Übermensch de Nietzsche, de la que habla mi amigo. Es decir, ¿en verdad yo creo que esta época de progreso, democracia y libertad es tan mala como la pinté arriba; y no será que yo soy un oscurantista trasnochado o una viuda de la civilización del oscurantismo, del cuento de hadas cristiano, un nostálgico del pasado que amo y no volverá? Sobre eso tendré que argumentar ahora, después de todo, se me acusa de estar con los tiranos de la Inquisición, los fanáticos de las cruzadas, los burros de la Tierra plana y centro del universo, los que mataron a Galileo, que detuvieron el avance de las ciencias, que estaban con los malvados monarcas que manipulaban para sostener su absolutismo diciendo que su poder venía de Dios…

La era del progreso…

Obviamente, ésta es la era del progreso, vamos a ver algún aspecto suyo:

(más…)

Deconstruyendo a Body

No a Harry, la sátira de Woody Allen, es a Mystical Body, la tragedia de Francisco

Francisco, cuando hizo eso, se estaba poniendo en la línea del Guasón, el de la película de Christopher Nolan

Francisco, cuando hizo eso, se estaba poniendo en la línea del Guasón, el de la película de Christopher Nolan

¿Quién es el encargado de la deconstrucción de la Iglesia?

Acabo de leer el discurso de Francisco en Florencia, a la Iglesia Italiana. No pude evitar acordarme, insistentemente, de una película Deconstruyendo a Harry, aquí estamos Deconstruyendo al Cuerpo Místico [en inglés: Mystical Body, que se pronuncia ‘bary’, “diconstrocting bary”]… Fue una tremenda cháchara sobre “humanismo cristiano”: si se preguntan a qué viene eso, lean el discurso y lean la Carta sobre el Humanismo de Heidegger, entenderán por qué me recuerda tanto a Woody Allen, su atroz película y el deconstructivismo que la inspira. Que si el pelagianismo y el conservadurismo, que si el “agnosticismo” (que él ha llamado “gnosticismo”, “nominalismo” e “ideología”, no significando ninguna expresión lo que significan de verdad en castellano): poner la Fe en ideas (o sea, pensar sobre la Fe, hacer teología) y en ideas que están divorciadas de la realidad y son estériles (Marx diciendo que el asunto no es sobre la verdad, sino sobre la “praxis” revolucionaria, que determina lo que sea verdad [nominalismo del más radical: el esse obiectivum de Scoto, pero no creado por Dios, sino por la revolución]). Que si hay que predicar a Cristo, sin complicarlo con “doctrinas complicadas”, pura ternura y Evangelii Gaudium. Que para encontrar a Dios hay que estar en el diálogo. Que hay que ser creativos y no quedarse en la seguridad de las normas, las estructuras, la Fe, que hay que adaptarse a la realidad y abandonar formulaciones ARCAICAS (como dijo en el discurso de cierre del sínodo)… PARE DE CONTAR. Deconstruyendo al [Mystical] Body. Y, entonces, después de eso, me acuerdo de un artículo publicado por Flavio Infante, en su blog in-exspectatione.blogspot.com (http://in-exspectatione.blogspot.cl/2015/11/bergoglio-bifronte.html), en el que Francisco en persona dice que él hace X (intervenir a los Franciscanos de la Inmaculada) y que el que hace X (la referida intervención) es el    demonio, me acuerdo de que “dos cosas idénticas a una tercera son idénticas entre sí”… Veo las dos cosas, las comparo, me acuerdo de que Jesucristo dijo que a su Iglesia la trataría de deconstruir el diablo y quedo lelo: ¡No sé qué pensar!… Que quede claro, no lo digo yo, lo dice él, ése fue su discurso a los atribulados Franciscanos de la Inmaculada.

(más…)

“Eres linda, pero no te quiero comprar, amiga”

En la época de “tas güena” y “me lo compro”, “es bella” y “lo contemplo” fueron desterrados

Andy Warhol, Campbell Soup y la explosión del consumismo como arte

Andy Warhol, Campbell Soup y la explosión del consumismo como arte

El otro día entré a una tienda, mi hija necesitaba unos zapaticos para participar en la Primera Comunión de sus compañeritas, aunque ya ella la había hecho hacía 2 años. Entré y tuve mucha suerte, me atendió una muchacha jovencita, muy amable, muy simpática, muy linda. Al final, luego de aclarar un pequeño malentendido, estuvo claro que no me podía ayudar. Me despedí: “bueno, no me ayudaste, que Dios NO te bendiga, jajaja”…

***

Vivimos en una época difícil, si un viejo como yo, de 46 años, habla de una niña de 19 ó 20, como lo hice aquí arriba, corre muchos riesgos: hay muchos viejos verdes, pavos viejos, inmaduros con canas y arrugas, quedaos en la nota, dicen en Venezuela. Pero ahorita no quiero hablar tanto de eso, pero es parte del marco y del suelo sobre el que camino. Hoy por hoy, decir “eres linda” es un riesgo, se puede interpretar: “estás buena” o, peor aún, en la sociedad máximamente cerril en que vivimos, se puede interpretar: “estás ena”… Hoy por hoy, la belleza se ha perdido totalmente, ha quedado eliminada: el carácter de las cosas que las hace gozosas a la contemplación; es que se ha perdido cualquier sentido de bien que no sea estrictamente sensible, todo bien es objeto de amor concupiscientiae: es o útil o deleitable… y lo deleitable de hoy no es Mozart, precisamente, sino Sandy y Papo, cumbia, ballenato y reggaetón… En el mundo en que se vive para la rumba del fin de semana, para la discoteca o para terminar en la playa, con unas birras (cerveza en italiano y venezolano) y unos cuuul… (dicen con la peor grosería y desprecio de lo femenino en Venezuela [no se acomplejen, en EUA usan una palabra peor: cunt]), uno se imagina que las amistades verdaderas, las amistades en la virtud deben estar en su más bajo nivel histórico, en la cultura de “sin tetas no hay paraíso”, como titularon la horrible telenovela colombiana. Sobre todo, si uno considera el consumo de drogas, el alto nivel de alcoholismo, la sexualización de la gente, la falta de compromiso… y el materialismo moral rampante: tanto tienes tanto vales… Lo sé, he corrido tremendo riesgo…

***

Vivimos en la era de la publicidad. Eddie Bernays, el sobrino de Freud, padre de la publicidad, con John Watson, el que aterrorizaba a un niño para sacar legitimación como experto en educación y psicología humana, triunfó, las masas son manipulables en extremo… sobre todo si las conviertes, como las mujeres de Sade, en “máquinas de voluptuosidad”: creen que ser libre es seguir como borregos cualquier instinto, porque se los dijo la televisión… Y, lo mejor, eso se logró con la mayor soltada de moño histórica, por parte de las mujeres; basta voltear en cualquier dirección, las muchachas no tienen idea de que existe el pudor… y eso que la salvaguarda de la intimidad es un asunto natural de toda persona, humana, angélica o divina… Es la era del destape y es la era de los robots, Huxley tenía razón, lo único que falta es el desarrollo y la imposición absoluta del transhumanismo: la realidad es lo que diga cada uno, como dijo la Corte Suprema gringa en 1993; y hoy, cada uno, la diseñará no sacando del “tesoro de su Sabiduría”, como dice Santo Tomás de Dios, sino de sus apetitos. Es la época de la pornografía, la época en que Play Boy tiró la toalla y ya no va a tratar de competir más con internet, que un papel no tiene las posibilidades infinitas de las animaciones y las películas que se tienen a un pulso de distancia, en nuestra propia mano… Y es la época de las relaciones líquidas, en que los muchachos viven como escarabajos, de uno en otro, brincando, sin consideración alguna de vínculos estables, compromisos o responsabilidad. Relaciones líquidas exacerbadas por la propia pornografía, que genera fantasías sin control: no tenía idea santa Teresa de cuánto es la imaginación “la loca de la casa”.

Éste es el ámbito en que es un peligro, hermano, decir hoy: “eres linda”…

(más…)

Avara iglesia, que venda sus bienes, se acabará la pobreza

Misma cantaleta, desde los desgraciados lores que lanzaron el capitalismo inglés

Guzmán Blanco, el "Ilustre Americano" y, en cuanto tal, el Chávez del siglo XIX en Venezuela. Él "secularizó bienes", robó a la Iglesia

Guzmán Blanco, el “Ilustre Americano” y, en cuanto tal, el Chávez del siglo XIX en Venezuela. Él “secularizó bienes”, robó a la Iglesia

Un homeless, Francisco y los bienes de la Iglesia

“En una nueva entrevista [del pasado 27 de octubre], el Papa Francisco ha respondido a las preguntas de un sintecho (una persona sin hogar) para la revista holandesa Straatnieuws”. El hombre le preguntó al pontífice: “Su homónimo San Francisco eligió la pobreza radical y vendió también su evangeliario. En cuanto Papa y Obispo de Roma, ¿se siente alguna vez bajo presión por vender los tesoros de la Iglesia?” Y ésta fue su incompleta, aunque inesperada, respuesta: “Papa Francisco: Esta es una pregunta fácil. No son los tesoros de la Iglesia, sino que son los tesoros de la humanidad. Por ejemplo, si yo mañana digo que La Piedad de Miguel Ángel sea subastada no se podría hacer porque no es propiedad de la Iglesia. Está en una iglesia, pero es de la humanidad. Esto vale para todos los tesoros de la Iglesia. Pero hemos comenzado a vender los regalos y otras cosas que me dan. Y los beneficios de las ventas van a Mons. Krajewski, que es mi limosnero. Y después está la lotería. Estaban los carros que han sido todos vendidos o dados a través de una lotería y lo recaudado se ha usado para los pobres. Hay cosas que se pueden vender y estas se venden” (https://www.aciprensa.com/noticias/texto-completo-entrevista-al-papa-francisco-de-la-revista-callejera-holandesa-straatnieuws-77696/).

Los tesoros espirituales de la humanidad en cajas fuertes de millonarios no cristianos

“El Vaticano tiene que vender sus tesoros; sí, tiene que hacerlo, los pobres muriéndose de hambre y esos curas con esos lujos”… Imagínense el asunto, todo lo que hay en los museos vaticanos, todas las esculturas de la Basílica de San Pedro, todo, vendido a Bill Gates, a Jamie Dimon (judío presidente de JP Morgan Chase), a Spielberg, a Geffen (promotor de la marihuana y el rock and roll), a Aviv Nevo (ciudadano israelí, el mayor accionista de Goldman Sachs y de Time Warner), a Soros (el multimillonario de origen dudoso que quiebra bancos y promueve la inmoralidad y el desarraigo), a Sheldon Adelson (el de los casinos en Las Vegas y, principalmente, en China), a Bob Iger (presidente de Disney), a Jerome Kohlberg o Henry Kravis (monstruos de los leveraged buyouts de Wall Street desde los años 70), ninguno de los cuales es cristiano ni le interesa, todos los cuales, menos el primero (que sepamos) son judíos, supermillonarios-amos del universo, comprando, para sus colecciones privadas, para meter en sus casas y pavonearse, el David, la Piedad, el San Pedro, de Miguel Ángel, la Liberación de San Pedro, la Transfiguración, etc., de Rafael, y así sucesivamente. El gran tesoro de la humanidad, en manos de millonarios inescrupulosos, a los que les importa un pito el espíritu cristiano, la justicia, los pobres, el espíritu (en general), la humanidad, los prójimos, la altura cultural ni nada de nada, salvo Israel y sus bolsillos y su poder. Mientras, la Iglesia recauda un billón de dólares, para dar de comer a mil millones de pobres, a 10 dólares diarios, por 100 días…

El tesoro de la humanidad, lo es porque es el más importante acervo de belleza de la Tierra, para que el hombre apunte a lo divino, para que el hombre sepa dónde apuntar, cuando busca el sentido… Tesoro de Dios, porque es de la Iglesia y la Iglesia es de Dios y es Dios, su Cuerpo, es Cristo, porque no se distingue en nada de Él: “Al que es poderoso para hacer que copiosamente abundemos más de lo que pedimos o pensamos, en virtud del poder que actúa en nosotros, a Él sea la gloria en la Iglesia y en Cristo Jesús, en todas las generaciones, por los siglos de los siglos” (Efesios III,20-21): ésta es una versión de esa oración que concluye la plegaria eucarística desde el primer siglo: “per Ipsum”: la Iglesia es Cristo… Por eso, sus bienes son de Cristo, de Dios: en esos bienes, la humanidad comparte con Dios, de una manera muy singular, porque son bienes espirituales… Pero la Iglesia los debe vender. De nuevo, imaginen al tesoro de los tesoros del mundo dilapidado así, en manos de los más millonarios del planeta, de los asaltantes ésos llamados Oligarcas rusos, de la mafia y los abusadores, a jeques musulmanes y narcotraficantes, de los ingleses y gringos y alemanes y franceses que lanzaron las guerras del opio, que, así, lanzaron el narcotráfico mundial (que controlan todavía hoy), quedándose con esos tesoros de la Humanidad y de Dios… para que un puñado de pobres (si es que el dinero va, en verdad, a dar a la Iglesia, etc.) comiendo por tres meses, por cuatro meses, siendo los ejecutores de la operación los mismos que compraron las obras, que terminan pagándose y dándose el vuelto.

Marx, la ruptura luterana, el capitalismo inglés y la “secularización” de bienes eclesiásticos

“El Vaticano tiene que vender sus tesoros; sí, tiene que hacerlo, los pobres muriéndose de hambre y esos curas con esos lujos”. Imagínense… ¿Qué diría Karl Marx, el que inspiró a estos tipos? Hay dos hechos que deben saberse de este personaje. El primero es obvio: él odiaba a la religión. Desde que su papá se hizo cristiano para ganar más dinero, la odiaba. Pero, más tarde, la odiaba con motivos más “altos”, más diabólicos, odiaba a la religión porque odiaba a la realidad y a la humanidad y quería revolucionar el mundo, ponerlo de cabeza. Por eso, su “filosofía” no busca la verdad, busca la ira y la ortopraxis, esto es, lo que convenga a la acción revolucionaria, que, de paso, determinará lo que sea verdad: algo como las distinciones pastorales kasperianas: se separa doctrina, verdad, y práctica pastoral, porque eso conviene a la revolución, porque, más profundamente, el mundo católico no le aceptará pretender el cambio, de frente, de los dogmas que vienen del mismo Cristo y del Espíritu. Eso es lo primero que hay que saber de Marx, lo segundo es que él vivía pensando en cómo hacer para que el comunismo triunfara, sin importar las porquerías que perpetrara: que, como los socialdemócratas tienen la posibilidad de ascender al poder, se debían pegar de ellos, para luego darles la puñalada, etc. Esto tiene tremendas repercusiones en el modo de argumentar en sus dos obras más importantes: El Capital y El manifiesto comunista. En El Capital, el capitalismo es malo, porque es inmoral, antifamilia, producto del robo y robo el mismo; de hecho, aparte de en proponer su pretendida ciencia económica, en eso consiste esta obra, que justificaría una sociedad gobernada por sus principios. En el Manifiesto, Marx dice que no hay familia ni moral ni religión ni justicia ni cultura ni, siquiera, sociedades políticas, que todo es radicalmente economía y que el partido comunista debe gobernar la economía: es decir, debe gobernar totalitariamente al mundo entero, reduciendo todo a economía, lo más posible, a lo material. Así, en El Capital,  habla con mucha mayor apariencia de sensatez y, de hecho, ahí hace historia, de la de verdad y hace historia de una manera que contrarresta la historia oficial “inglesa” de Occidente, desde la rebelión luterana y más atrás, diseñada, entre otros, por David Hume (aunque con importantísimos antecedentes y con fuertes impulsos masónicos, whig, de todo tipo de modernismos, incluyendo del marxismo…).

(más…)

La internacional comunista-papista en los Estados Unidos de la URSS

Francisco, el papa comunista del sexo libre, ooooh yeah, baby

La imagen del pontificado: Francisco y Evo con lo que los une: la hoz y el martillo; en pleno disfrute fraternal, revolucionario

La imagen del pontificado: Francisco y Evo con lo que los une: la hoz y el martillo; en pleno disfrute fraternal, revolucionario

Es una propuesta de Sánchez Sorondo y Vattimo. Compadre, hermanita, léalo completo, puede ser lo que cambie su vida

Contenido

I.- Prólogo, parece masón, pero mi mamá no entiende, ¿qué hacer?

1) ¿Cura masón?

2) El tremendo dolor del corazón y la necesidad de hablar

3) La propuesta de Vattimo y el ascenso del gobierno masónico

II.- Los polos franc-ciscónicos: de las “periferias” a los potentados que gobernarán la tierra: hasta la unificación del gobierno y la religión mundial

III.- Francisco y el máximo ícono de la revolución iberoamericana: Cuba, los Estados Unidos de la URSS y la revolución continental y planetaria

IV.- La nueva internacional comunista-papista de la religión mundial y el Nuevo Totalitarismo Planetario, el sueño de Vattimo

V.- La revolución en la Iglesia, la compañía del mal

 

I.- Prólogo, parece masón, pero mi mamá no entiende, ¿qué hacer?

1) ¿Cura masón?

No debería, porque no se puede ser católico y masón… PEEEEROOO…

Estamos en presencia de algo completamente singular, un Vicario de Cristo, un hombre que ejerce el oficio supremo de confirmar al mundo, en especial, a los cristianos, en la Fe, en la revelación plena de Sí mismo realizada por Dios en su Hijo, y que, sin embargo, se lanza este ataque nada velado a la Fe, ante un grupo de fieles, a los que querría descarrilar y expulsar de la Barca de Pedro: “Jesucristo, Mahoma, Jehová, Alá [pues] estos son todos los nombres utilizados para describir un ente que claramente es el mismo en todo el mundo [en todo el MUNDO, OJO]”, así les dijo Francisco (alocución ante fieles y dirigentes católicos, del miércoles 3 de junio de 2015, cfr. http://www.cbn.com/mundocristiano/elmundo/2015/June/Papa-Francisco-dice-que-el-Coran-es-lo-mismo-que-la-Biblia/, citada por Antonio Caponeto, en Apártate de mí, satanás, http://www.adelantelafe.com/apartate-de-mi-satanas/#_ftn11). Parece un ataque de ésos diseñados por los enemigos feroces de Dios. Si dijera ‘Dios no existe’, lo descartarían; dice eso y deja atónitos y perplejos a sus oyentes y al mundo entero que se entera por la prensa del dislate. Pero, lamentablemente, ésa es sólo una ocurrencia más del actual papa. “Ni el mismo Sacramento de la Eucaristía lo detiene en su temeridad de hablar ‘lo que le viene a la mente’, sin medir las consecuencias de cuanto dice. Nos lo hacía notar uno de nuestros entrañables maestros mientras redactábamos estas líneas. En el Ángelus de domingo 7 de junio de 2015, Festividad de Corpus Christi, sostuvo Francisco que ‘con este gesto [el de tomar el pan y decir ‘esto es mi cuerpo’] Cristo le asigna al pan una función que no es más la de un simple alimento físico sino la de hacer presente su Persona en medio de la comunidad de los creyentes’” (Caponeto, ibíd.). No hay transustanciación, hay un cambio de función, meramente: eso es una pulverización de la Fe, sostenida por la Iglesia desde los cuatro evangelios, la Primera Carta a los Corintios (11,22), la Didaché, San Ignacio de Antioquía, San Justino Mártir, San Ireneo… Se trata del papa del “Dios que no es católico”; para el cual la conciencia individual, en cuanto subjetiva, es el juez de la moral, como dijo en su famosa entrevista a Scalfari. Un papa con expresiones masónicas: “Si la educación de un chico se la dan los católicos, los protestantes, los ortodoxos o los judíos, a mí no me interesa. A mí me interesa que lo eduquen y que le quiten el hambre. En eso tenemos que ponernos de acuerdo” (Entrevista a Global News, 29-07-2013, en http://statveritasblog.blogspot.com/2013/08/francisco-si-la-educacion-de-un-chico.html). Un papa que tiene expresiones masónicas, recalco, de este tenor: el 22 de mayo de 2013, dio una homilía en la que aseguró que no había que ser católico, que Cristo había muerto por todos, hasta por los ateos, que lo único que importaba era hacer el bien, que ése era el verdadero carnet de identidad de los creados por Dios, de los que conservan su imagen y semejanza, no importa que la semejanza se haya perdido por el pecado original, es decir, esto es el papa masónico (https://www.aciprensa.com/noticias/hacer-el-bien-a-todos-es-un-deber-y-un-bello-camino-a-la-paz-dice-francisco-44232/). Es el papa-Bultmann, el papa de la “desmitificación” del Evangelio y la Fe toda, el papa que dice, ante C aritas Internationalis: “Respecto a los panes y los peces quisiera agregar un matiz: no se multiplicaron, no, no es verdad. Simplemente los panes no se acabaron. Como no se acabó la harina y el aceite de la viuda. No se acabaron. Cuando uno dice multiplicar puede confundirse y creer que hace magia, no. No, no, simplemente es tal la grandeza de Dios y del amor que puso en nuestros corazones, que si queremos, lo que tenemos no se acaba. Mucha confianza en esto”, con razón no cree en la Eucaristía, esta multiplicación real que Él niega es lo que escogió el Señor en san Juan VI para significar la Eucaristía que Él es el Pan de Vida; y no lo dijo sólo ahí, lo ha dicho, que yo sepa, 3 veces, la última en la Misa, en Santa Cruz, Bolivia (http://es.radiovaticana.va/storico/2013/05/16/hoy_d%C3%ADa_est%C3%A1_en_peligro_el_hombre,_la_persona_humana,_la_carne_de/spa-692879; http://denzingerbergoglio.com/no-es-verdad-que-jesus-multiplico-los-panes-y-los-peces-simplemente-los-panes-no-se-acabaron-y-lo-mismo-podemos-hacer-nosotros-basta-que-lo-queramos/). El papa que lideró la ofensiva que terminó en la relatio post disceptationem del sínodo extraordinario del año pasado, en la que se decía que la inclinación homosexual, per se, es un aporte para la Iglesia, al documento preparatorio para el de este año, que dice que el matrimonio sacramental es un ideal sólo accesible a algunos, que el concubinato es deseable, que el concubinato entre homosexuales es grandioso, que es aceptable la contracepción, que la educación sexual es deseable, que los métodos de reproducción artificial existen y no le merecen calificaciones morales, que volvió a incluir párrafos sobre cosas que ya se habían descartado en la relatione final del sínodo del año pasado, que peca contra la Fe al ponerla voluntariamente en duda, etc. (http://voiceofthefamily.info/wordpress/wp-content/uploads/2015/08/Analysis-of-the-Instrumentum-Laboris-of-the-Ordinary-Synod1.pdf, Chastity is Impossible: The Kernel of the Kasperite Position y “Inaceptable”. El documento base del sínodo “compromete la verdad”, entre numerosos artículos que podrían citarse [el más completo es el primero]). Un papa que lideró una política para manipular descaradamente un sínodo de los obispos, para aprobar todas estas aberraciones dentro de la Iglesia, con toda clase de trapisondas, incluido el robo de correspondencia, la prohibición de informar sobre las posiciones actuales de los padres sinodales, la petición de información respecto de expertos en materia familiar a instituciones católicas ortodoxas, para excluir a los defensores mundiales de la familia, la publicación de reportes prefabricados que desfiguraban las discusiones verdaderas dentro del aula sinodal y un largo etcétera (https://www.lifesitenews.com/opinion/the-rigging-of-a-synod-the-betrayal-of-our-families). Claro, es el papa que llamó a la divorciada y vuelta a casar aquella y le dijo que podía comulgar, que si el cura se lo negaba, que se fuera a otra parroquia (http://www.elmundo.es/america/2014/04/23/5357a0c3ca4741000b8b4575.html); el que le dijo a un amigo suyo, según alega éste, Oscar Crespo, que su meta era acabar con el Celibato apostólico obligatorio en Occidente, que, como ha dicho tantas veces, el mismo no es doctrina, pero sí “arcaico” (http://www.dailymail.co.uk/news/article-2972258/Pope-wants-scrap-centuries-old-ban-priests-marrying-told-divorced-woman-living-sin-receive-Holy-Communion-claims-confidante.html). La lista de desafueros es infinita, podríamos seguir y seguir, el documento llamado Laudato si, llamado ‘encíclica’, está lleno de desastres, de panteísmo y gnosticismo, de evolucionismo y pseudociencia, de una rehabilitación insólita de Teilhard de Chardin, de su evolucionismo y su panteísmo y de visiones fuertemente heterodoxas sobre la persona de Cristo, su misión, su Resurrección, dice, de hecho que todo el universo anda en una evolución constante, “abierta”, y que la plenitud de ese proceso se alcanza en la Resurrección de Cristo: Él alcanzaría una plenitud, al resucitar, no es que Él es Dios ni nada, Él alcanza la plenitud de Dios y, al hacerlo, su Resurrección se hace el eje de la evolución cósmico-divina (cfr. Ls, nn. 76-83 y Francisco, el papa new age). Por eso, el hombre no se puede creer dueño absoluto, déspota, de las cosas: ellas son también parte de ese universo dentro del cual se halla Dios, que evoluciona dentro de su trascendencia (ibíd.)… En los números 222 y ss. de la Evangelii Gaudium, se engancha, como en la entrevista con Spadaro, en, al menos, un modo de hablar heideggeriano, cuando Heidegger es un gran símbolo del nihilismo contemporáneo (para un texto de primera mano corto y más o menos sencillo, véase la Carta sobre el humanismo, de este autor)… Esto podría seguir al infinito, como cuando dijo, el 9 de octubre del año pasado, en pleno sínodo de los obispos, “Dios no existe: ¡no se escandalicen! ¡Dios así no existe! Existe el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo: son personas, no son una idea en el aire… ¡Este Dios spray no existe! ¡Existen las personas! Jesús es el compañero de camino que nos da lo que le pedimos; el Padre que nos cuida y nos ama; y el Espíritu Santo que es el don, es ese plus que da el Padre, lo que nuestra conciencia no osa esperar” (http://www.religionenlibertad.com/no-existe-un-diosspray-sino-un-diospersonas-el-padre-el-hijo-38083.htm). Estamos ante un papa al que le encanta decir que la peor tentación, “frente a la que debemos estar en guardia, es el reduccionismo simplista que ve sólo bien y mal; o, si prefieres, a los rectos y los pecadores”, dando patentes de corso a los enemigos de la Iglesia, como lo hizo en el congreso de los Estados Unidos (https://www.lifesitenews.com/news/maybe-the-pope-will-convince-republicans-to-fund-planned-parenthood-obama). Un papa que le pide a la facultad de Teología de la Universidad de la que él fue gran canciller, que haga teología “con olor a oveja”, a la manera de Trofim Lysenko o de Chávez (“ciencia que suba cerro”: Francisco y su chavista visión del conocer); un papa para el que el conocer, “las ideas”, son un gran pecado, uno de los más perseguidos por él, “la ideología”, violentando a la religión del Logos, idea, Palabra de Dios, Razón creadora, como dijo Benedicto en su famoso discurso en la explanada de Ratisbona. Un papa que, nada más haber aceptado su elección, rechazó usar la muceta, símbolo de la soberanía papal, con un desplante de maleducado al ceremoniero pontificio, monseñor Guido Marini, diciéndole “aquí se acabaron los carnavales” (http://blog.messainlatino.it/2013/03/maleducazione-al-soglio-di-pietro.html, http://opportuneimportune.blogspot.com.ar/2013/03/sono-finite-le-carnevalate.html, gracias a Flavio Infante, del blog in-exspectatione.blogspot.com, por las referencias)… Un papa ¡¡¡¿masón?!!! Qué tremenda constatación… ¿Constatación? Si, no que él sea masón, sino que habla, se mueve, huele, se ve, se oye… como masón… Y, sis se ve, parece, sabe y huele como… tal cosa… ¿será… tal cosa?

Voy a barajar de nuevo, más lento… Este papa es comunista…

2) El tremendo dolor del corazón y la necesidad de hablar

Yo fui criado por mi papá y mi mamá. Mis padres me criaron y yo vivo para ser católico. Me parecen desafueros los de esa buena gente que rechaza el Concilio Vaticano II, que aceptan, dicen, el Papado y los últimos 6 pontificados… pero a beneficio de inventario, aquí, en mi blog, yo he escrito unos 5 artículos tratando de razonar con los llamados “tradicionalistas” (para empezar, éste: A mis amigos tradicionalistas (I)). Yo soy católico, leo a los padres de la iglesia, soy fuertemente tomista, sostengo el Papado y la Tradición infalible de la Iglesia, la indisolubilidad del matrimonio, la Presencia real de Cristo en la Eucaristía… LA BONDAD DE LA INQUISICIÓN: yo me dedico, en buena parte a deshacer las nefandas mentiras de la leyenda negra: que Colón le enseñó al mundo que la Tierra era esférica, que la revolución científica, que el oscurantismo, etc. (Progreso Vs. Cristianismo, la gran batalla). Aquí también tengo muchos artículos, como muchos otros de defensa de la metafísica, de ataque a la revolución sexual, con todas sus porquerías, de contracepción, aborto, destrucción de la familia, etc. Yo soy creacionista y he escrito sobre eso y creo a pie juntillas en la Biblia, aunque trato de mostrar la estupidez del fundamentalismo biblista (protestante), que no ve que tiene que haber una autoridad divinamente inspirada que determine cuáles sean sus libros y todo un entramado metafísico para entenderla adecuadamente (Kim Davis y el fundamentalismo biblista, La mentira luterana y la Biblia), etc…. Pero yo también peleo con los de la nueva hermenéutica, la crítica, que pretende secuestrar el entendimiento de la Biblia, sólo para expertos, que superan a los padres y que, en gran medida, están ligados es la teología protestante liberal, desde Schleiermacher. Yo combato el nihilismo, el cientificismo, el positivismo, el inmanentismo, el historicismo, el relativismo, en todas sus formas, incluyendo el cultural, el pragmatismo, el trascendentalismo, el economicismo, el liberalismo, el comunismo, el materialismo, la ética situacional, el consecuencialismo (mi tesis de maestría en filosofía la hice para exponer y analizar críticamente al famoso consecuencialista Neil MacCormick), el sociologismo, la teología de la liberación y pare de contar (Se puede juzgar a las culturas, Modernos ¿Presocráticos? Ojalá, no estaríamos al borde del abismo). Yo soy católico… Pero yo puedo reconocer a un comunista cuando lo veo, lo mismo que a un masón: son tantos hoy por hoy que se dicen “teólogos católicos” y lo que son es unos comunistas o masones o las dos cosas. El más conocido es el ateo, racista-xenófobo, Kasper, con sus hipótesis blasfemas de la misericordia de dios (de uno con minúscula, no el verdadero), de un dios capaz de sentir: so much for the German superiority… Yo puedo reconocer en la lista de desafueros de la sección anterior a un masón… ese masón es el papa… el papa que puso a Kasper, conocido enemigo del matrimonio y la familia, a ser la voz cantante en un ataque sin cuartel contra estas instituciones humanas y cristianas, fundamentos de la vida del hombre, comenzando en el consistorio de los cardenales del febrero del año pasado, a ese ataque Francisco lo llamó “teología serena”, “teología de rodillas”…

Yo le comento a mi mamá, la que me crío católico, a mi viejita, que ya cumplió 76 años… La pobre no entiende, no puede creerlo: ¡¡¡es el Papa, ese hombre tan humilde!!! “Eso es calumnia de los enemigos, yo no entiendo, ¿cómo dices tú eso?” Con el corazón desbaratado, tengo que echarme para atrás: “no, mamá, es el Papa, es verdad, eso es una catajarra de calumnias, la Iglesia tiene muchos enemigos… parece que algunos cardenales se pasaron pal otro equipo, ¿verdad?”. ¿Qué hago, qué hago con mi mamá, mi papá, mis amigos que me han pedido que no les hable del sínodo, que no quieren saber del Cristo-ente-que-es-el-mismo-en-todo-el-mundo, que no quieren saber de cruces de hoces y martillos, de aquelarres chavistas en el Vaticano, de transexuales invitados al Vaticano con todos los gastos pagos, de confraternizaciones con curas-abogados de la causa de los invertidos, con conciertos de Punks odia-Cristo en el Vaticano, conciertos de navidad, quiero decir? ¿Qué hago con todo esto, me lo callo?

Me entran miles y miles de dudas… Peeeeeerooo… hago como esas foticos de la Rana René, que ponen tanto en Facebook: “a veces me entran dudas sobre proclamar la verdad, pero luego me acuerdo que la meta de esta gente es acabar con la Iglesia y se me pasa  // pero me acuerdo que el asunto es destruir a la familia y se me pasa // pero me acuerdo que la cosa es meter mujeres sacerdotes en la Iglesia de Jesucristo y se me pasa // que de lo que se trata es de defender el honor de Cristo y se me pasa  //  que lo que quieren es que la Iglesia termine casando a los sodomitas y se me pasa  // que de lo que se trata es de encumbrar a la teología de la liberación y el comunismo y se me pasa  //  que de lo que se trata es de avanzar la religión mundial y se me pasa  // que de lo que se trata es de apoyar al Nuevo Orden Mundial, a la tiranía mundial totalitaria y se me pasa” y así sucesivamente… La única conclusión posible es la lucha; y, en materia práctica, la conclusión del razonamiento es la decisión. Así, lo que queda es hacer como Santa Teresa: asumir una determinada determinación; como las de San Pablo o Santa Catalina: enfrentar al Papa… En este caso, desenmascarar su identidad y sus intenciones comunistas; no desafiar su autoridad, sino sus intenciones de llevar a la Iglesia al abismo…

(más…)

Los fundamentos políticos de la Teoría pura del derecho de Hans Kelsen

Internacionalismo marxista e ideologismo radicales

Hans Kelsen, austríaco que pudo contribuir, al destruir toda posibilidad de la razón, a dar carta franca a los totalitarismos desde el siglo XX

Hans Kelsen, austríaco que pudo contribuir, al destruir toda posibilidad de la razón, a dar carta franca a los totalitarismos desde el siglo XX

Para Hans Kelsen, como veremos en este artículo, el derecho es el Estado o el Estado es el derecho, es decir, un “orden” normativo. Dado ese dato básico, el asunto fundamental estriba en dos puntos conexos: 1) la eficacia del orden jurídico y 2) su justificación. En el primer nivel de análisis, Kelsen arranca con sus modos típicos corruptores de la racionalidad práctica humana: la justificación se identifica con la eficacia del régimen, con la capacidad de hacer cumplir las normas que tenga un gobierno. Ese gobierno es el resultado de la “pugna” por el poder, es decir, del hecho físico de que unas fuerzas físicas se impongan sobre otras de vector contrario. El único trazo por encima de un fisicismo radical en este esquema viene dado por la norma fundamental-categoría de la razón pura kelseniano-kantiana: ella presta legitimidad al régimen que se imponga, así se pretende salvar Kelsen de ser un mero “sociologista”… ¡Débil huida, ciertamente! Mas, en el nivel verdadero, Kelsen no cree, siquiera, en lo que acaba de decir. Él no cree en los estados nacionales, es un estoico postmoderno, una persona desencantada, que no cree en nada que tenga valor intrínseco, es un “Terminator” teórico, un marxista de pura cepa: no existe el estado, es, como los estoicos, un cosmopolita, lo que se llama hoy, técnicamente, un “INTERNACIONALISTA”, a lo Marx. Un internacionalista marxista es una persona que no cree en absolutamente nada, sino en el poder, una persona que reduce al hombre, lo más posible, a sus estructuras materiales básicas, es lo que se llama un economicista; es uno, en fin, que cree que cualquier búsqueda del bien o de la dignidad o de la justicia es una simple manifestación, como dice Nietzsche, una simple máscara, de la voluntad de poder: es un ideologista. Veamos lo que dice el propio maestro, el papá de los revolucionarios actuales, intermediario necesario entre los anteriores a 1848 y nosotros, aplastando incluso a sus compañeros Bakunin o Proudhon o Lasalle. Veamos este pasaje en el que Voegelin comenta a Marx:

Cita la Crítica de la filosofía del derecho de Hegel (1843): “la crítica de la religión es lo que presupone toda crítica”, Dios es un producto del hombre y, si se sabe esto, el hombre llega a su plenitud: Dios es una proyección de lo mejor del hombre [como en la psicología de la religión de Feuerbach], si se borra la proyección, queda lo proyectado, el superhombre. El hombre religioso, el iluso, es un no-hombre, el verdadero hombre es el ateo, el que absorbe al superhombre-dios: éste es el hombre nuevo, un superhombre-dios. Ya la religión está en su sitio, ahora viene la política, a lo que Marx iba desde el principio, o sea, pasado el presupuesto necesario, pasa al meollo: la lucha contra la religión es una lucha contra el mundo del que ella es el aroma, es el comienzo para salir del ‘valle de lágrimas’. El hombre real está en la sociedad, cuando ésta se pervierte, produce la religión, el corazón y espíritu del mundo des-corazonado y des-almado, es el grito desesperado del oprimido, es el opio del pueblo. No es buena ni siquiera como un analgésico, es anestesia para evitar la lucha, o sea que es radicalmente mala, en los parámetros del Manifiesto Comunista. Por eso, la crítica de la religión es crítica de este mundo malvado; y tiene que completarse con la crítica total del derecho y la política. Pero la crítica no es teórica, es práctica: “a lo que se refiere [la sociedad des-almada] es su enemigo, que no busca refutar, sino aniquilar… La crítica ya no actúa como un fin en sí mismo, sino sólo como un medio. Su emoción esencial es la indignación [no habla de principios intelectuales, sino de emociones]; su tarea esencial es la denuncia [no la búsqueda de la verdad]”. Dice Voegelin: “aquí habla la voluntad de asesinato del mago gnóstico. Los lazos de la realidad se han roto. Los prójimos humanos ya no comparten el ser con él; la crítica ya no es debate racional. Se ha pasado sentencia; lo que sigue es la ejecución”[i].

En Marx, pues, la revolución lo es todo, porque no hay verdad, no hay bien, no hay nada, sólo la lucha de clases, ninguna estructura que sea digna, ningún sentido, ningún ámbito de realización humana: familia, cultura, moral, religión, identidad nacional, todo no es más que “superestructura”, invento artificial de los burgueses para domeñar al proletario, para oprimirlo y frenarlo en sus deseos revolucionarios. Éste es el origen del “internacionalismo” marxista, el NIHILISMO. Con un lenguaje aparentemente técnico, aparentemente desapasionado, [pseudo-]“cientítico”, Kelsen pretende dar con las mismas conclusiones de Marx. Hay que ponerle cuidado, porque el camino es tortuoso, intrincado y, en algunos pasajes, con apariencia de racionalidad, de decencia moral y honestidad intelectual; todo lo cual, claro, según Kelsen, no existe… Veamos las máscaras de su voluntad de poder…

I.- En un nivel fundamental, la mera apariencia habla de la eficacia del sistema estatal como sinónimo de su legitimidad

(más…)