Kalós

Inicio » Posts tagged 'jesuitas'

Tag Archives: jesuitas

Anuncios

Ugalde cura opositor y chavista, ¿Cómo se hace con las contradicciones?

Sólo son posibles por la perfidia

Ugalde, cura, jesuita, comunista, pilar del chavismo

Luis Ugalde es comunista. Pero mucha gente no lo quiere ver, porque es cura. Bueno, un poco de pilas hay que ponerle a mis muchachos, a los que dicen eso, ¿no sabían que el comunismo subsistió en el mundo por un poco de curas hispanoamericanos, que fueron sus más abiertos defensores en su hora más oscura? Claro, la gente de Alinsky y los neocons, en los Estados Unidos, o el KGB Putin, de Rusia, por ejemplo, son comunistas mucho más importantes, pero estos curas se tomaron en serio la propaganda revolucionaria, cuando todo estaba en su contra. La mayoría de estos curas es jesuita, en todos los países. Son los que ahora quieren  que la fe sea LGBT y ecología, porque la revolución busca los movimientos que muelan más totalmente a la sociedad. Ugalde es cura y comunista.

“Pero se opone a Chávez”, dicen, con un candor que enternece. NO han leído a Marx ni a Lenin… no oyeron a Chávez (“los tengo infiltrados hasta los tuétanos”); no leyeron a José Vicente o a Luis Castro Leiva, su artículo, sobre otro de José Vicente, en el que hablaba del consejo astuto de Rangel sobre que, si Chávez muele a toda la oposición, tiene que crear una a su medida. No se acuerdan de Arias Cárdenas, candidato de oposición y subjefe del gobierno. Son como los idiotas que estaban en el Hilton aquella infausta tarde del año 2000, cuando se lanzó la candidatura de oposición de Arias: imagínenlo, toda la oposición, con una candidez asquerosa, aplaudiendo al “Árbol de la Triple Raíz”, que inspiró al MBR 200, de Chávez-Arias, del golpe de estado que dieron los dos, el 4 de febrero del 92. Ganaron, todo el país estaba con ellos: si ganaba la revolución, ganaba la revolución; si ganaba la revolución, ganaba la revolución. Y todo el discurso es controlado por los revolucionarios, del furibundo reaccionario, pasando por el verdaderamente libre (cree él, si no se da cuenta del engaño), hasta el radical comunista que quiere atacar iglesias, matar curas y robar mansiones de La Lagunita y el Country. ¿Ustedes de verdad creen que Teodoro, que fue guerrillero, hijo de guerrileros judíos polacos y búlgaros, que condujo ataques terroristas, que soñó toda la vida con el imperio fidelista, se volteó el día que llegó la victoria? ¡Es el socio de toda la vida de José Vicente, caramba! Ugalde no es de oposición… o es de oposición controlada, es del otro equipo, como lo muestran sus actuaciones y sus artículos (por ejemplo: http://www.bbc.com/news/world-latin-america-39980403; y http://www.cesarmiguelrondon.com/opinion-2/el-espacio-de-mis-amigos/la-hora-la-conciencia-luis-ugalde/).

(más…)

Anuncios

Cardenal Marx, mano derecha de Francisco, revela plan para destruir la Iglesia

Dicen “reforma de la Curia”, es mucho más, masonería pura

El cardenal Marx, autor de otro libro llamado El Capital. Quiere lograr lo que el otro Marx soñaba: destruir a la Iglesia Católica, lo anima una astucia superior

El cardenal Marx, autor de otro libro llamado El Capital. Quiere lograr lo que el otro Marx soñaba: destruir a la Iglesia Católica, lo anima una astucia superior

En una entrevista exclusiva a la revista América, de los jesuitas gringos, el tal cardenal, arzobispo de Múnich, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, miembro del grupo de los 9 cardenales que asisten a Francisco, Papa, en el gobierno de la Iglesia (¿universal?, él dice que no) y en esa black op llamada “reforma de la curia”, el apóstata de uña en el rabo dio a conocer las líneas maestras del plan. Hay que aprovechar, el enemigo ha dado a conocer sus planes, tenemos una mejor posición para enfrentarlo. La idea es que de la Iglesia no quede piedra sobre piedra. Esto no puede sino llamarse diabólico.

No cabe la ignorancia como excusa, un obispo, un cardenal un asesor del papa, no es uno que no sepa lo que hace… un papa no es uno que no sepa que ha puesto a puro malvado cuyos sueños sean destruir a la Esposa de Jesucristo, menos si hasta yo lo sé: hasta yo, quien quiera, sin excepción… Es más, ha habido confesiones de que todo esto es un plan orquestado: Lorenzo Baldisseri, cardenal secretario del sínodo, ex mano derecha del anti papa Martini, dijo que Francisco había aprobado la publicación de la Relatio Post disceptationem del sínodo de octubre (https://www.lifesitenews.com/news/pope-francis-approved-family-synods-controversial-mid-term-report-before-pu): recuerden, el documento que decía que los homosexuales, en cuanto a su vicio contra natura, eran un aporte para la Iglesia, el que se sacó, dándole un golpe de estado a los obispos: el que hizo de toda la maniobra del sínodo un mero parapeto, montado para destruir a la Iglesia, destruyendo matrimonio, moral sexual, Eucaristía y relación esponsal de Cristo y su Esposa y Cuerpo Místico (Efesios V,22-33), de un solo plumazo. Se le dio el documento a los medios, sin que los obispos siquiera conocieran de su existencia. Eso lo hizo Francisco, el que puso a Kasper a liderar el ataque, el que dijo que el ataque de Kasper era “teología serena” (http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1350729?sp=y).

Y Marx  no es el único. He hablado mucho en este blog sobre los fautores del sínodo: de Kasper, Wuerl, Coccopalmerio, Forte, Rosica, Baldisseri; sobre otros asesores de Francisco, en especial, del comunista Víctor Manuel Fernández. Toca hablar de algunos de los 9 cardenales. De Pell… de Pell… ¡¡¡DE PELL!!! De este escurridizo, de este, como dicen los mexicanos, resbaloso: en octubre, se robó el estandarte de defensor de la ortodoxia: qué astutos son los malvados. Ahora todos lo citan como confesor de la Fe; y celebra misas en latín. Resulta que dice que lo de Adán y Eva y todo el relato de la creación del Génesis es un mito, lo que lleva a Richard Dawkins, líder mundial de los ateos del mundo, quien estaba en el panel en el que el Príncipe de la Iglesia soltó su veneno, a preguntar: ¿entonces cómo queda el asunto del pecado original? Hasta un ateo como Dawkins se da cuenta de que lo de Pell es un ataque total a la Fe, en un solo plumazo, de nuevo… Hablemos de Maradiaga, el jefe de los 9 cardenales, el presidente de Caritas Internationalis, arzobispo de Tegucigalpa, a quien le encanta hablar como comunista, quien no cree en el matrimonio ni en los sacramentos, quien, a través de Caritas, es uno de los grandes impulsores de la homosexualidad en África. Por su parte, desconociendo el derecho de la Iglesia, el cardenal O’Malley, arzobispo de Boston, dice que a los políticos que defienden el aborto, la homosexualidad y demás posturas contrarias a las enseñanzas de la Iglesia se les debe dar la comunión, sin importar que sean pecadores públicos. Presentación mural de cuatro de los cardenales que tienen a la Iglesia en sus manos, del 44% de los mismos. La fiscalía descansa; descansa, sabiendo que su caso está demostrado, que los delitos imputados están más que demostrados. Pero la fiscalía les pide que lean las pruebas sobre el señor Reinhard Marx, concedida a la revista America (en: http://americamagazine.org/issue/cardinal-marx-francis-synod-women-church-and-gay-relationships), de los, mayormente, enemigos de la Fe jesuitas gringos, cuyas universidades se dedican a presentar los Monólogos de la vagina, de la feminista gringa, Eve Ensler (https://www.lifesitenews.com/news/most-catholic-colleges-hosting-v-monologues-in-2015-are-jesuit-institutions). En esa entrevista, el cardenal nos exhorta a ceptar a los homosexuales, a aceptar la destrucción de la Eucaristía, del matrimonio. Quiere, según dice, que los clérigos dejen de ocupar cargos en la jerarquía eclesiástica. Quiere que nos “aggiornemos”, no que la Tradición de la Iglesia se haga dependiente de los tiempos, sino que se funda con la modernidad. No importa la contradicción, no importa nada: está mintiendo y tiene que hacer pasar sus embustes: si lo atacas, diciendo que quiere que la Iglesia se haga radicalmente mundana, dirá que dijo lo contrario… y lo dijo, aunque se haya contradicho. Es algo astuto, un poco… no tanto, pero vale para los bobos y, sobre todo, para los que quieren ser engañados.

(más…)