Kalós

Inicio » Posts tagged 'ideologismo'

Tag Archives: ideologismo

Anuncios

Kelsen vs. sus peores enemigos: los “dualismos”

Iusnaturalismo, derechos subjetivos y abogados bajo ataque ius-gnóstico

Jurisconsulto Ulpiano, según Kelsen, él, Papiniano, Paulo, Pomponio, Gayo y todos sus colegas de los siglos y las civilizaciones son unos perturbadores del derecho, de la ciencia. Ahí tienen, eso debería bastar

Jurisconsulto Ulpiano, según Kelsen, él, Papiniano, Paulo, Pomponio, Gayo y todos sus colegas de los siglos y las civilizaciones son unos perturbadores del derecho, de la ciencia. Ahí tienen, eso debería bastar [foto de wikipedia en inglés]

[Éste es el 6° artículo de una serie, precedido por éstos: Hans Kelsen, positivista: ser vs deber; voluntad de poder y derechoReducción del Derecho a “ciencia” en la Teoría Pura del Derecho (I), Reducción del Derecho a “ciencia” en la Teoría Pura del Derecho (II), Los fundamentos políticos de la Teoría pura del derecho de Hans Kelsen, La descripción del Derecho y la interpretación, aplicación y determinación normativas en la Teoría Pura].

Puede decirse que estos “dualismos” son los más grandes enemigos de Hans Kelsen[i], según él ve el asunto. El iusnaturalismo y los derechos subjetivos no son los únicos dualismos, también hemos visto, en los artículos anteriores, que las distinciones entre Estado y derecho, entre derecho público y privado, entre Ley nula y válida, entre hecho ilícito y legalidad, entre derecho internacional y derechos nacionales, son “dualismos” frente a los que el iusfilósofo austríaco tiene actitudes firmes. Pero en el iusnaturalismo y en los derechos subjetivos es donde él ve mayores problemas, como pondré de manifiesto.

Los “pecados” comunes a todo dualismo se reducen a estos dos: 1° el objeto de la ciencia es unitario y los dualismos introducen, a su modo de ver “contradicciones”; y 2° todos los dualismos son otras tantas expresiones de la voluntad de poder de quienes los sostienen: todo dualismo es ideológico (113,2).

1.- Respuesta al iusnaturalismo

La consideración de este “dualismo” ha de empezar por el estudio de su evolución, tal como el autor la expone. La misma se da en tres etapas: 1° comienza el desarrollo con las religiones “primitivas”, que creen que todos los entes, incluso los minerales, son animados; 2° a continuación se ubica la visión de las religiones “más evolucionadas”: creen en el Dios único: el iusnaturalismo es necesariamente religioso, pues el mismo se sustenta en un orden superior al de las leyes, que incluye los derechos innatos e inmodificables por el derecho positivo; 3° el mayor “avance” corresponde a los racionalistas modernos, que distinguen el derecho natural del divino, fundándose sólo en la razón humana, son los más eminentes representantes del iusnaturalismo. Estos últimos son los filósofos de la Ilustración y sus sucesores que, como muestra MacIntyre, pretendieron dar un fundamento de una razón autónoma (sin Dios) a la moral y no hicieron más que recoger algún tipo de moral cristiana –católica o protestante– recibida de la cultura de nuestra sociedad, pero despojada del “elemento” que le daba sentido originalmente[ii]. Kelsen concentrará sus críticas en éstos (102,3-103,3).

Veamos los “pecados” del iusnaturalismo, los cuales pueden ser separados en dos grupos: uno referido a los pecados contra la ciencia; y, el otro, a los pecados por el vicio de la ideología, que hace que los autores iusnaturalistas modernos, objeto de su consideración, incurran en diversas contradicciones.

(más…)

Anuncios

El Político de Platón como punto de partida: breve análisis crítico

El Rey Filósofo, Bien Común, el Mito de los ciclos cósmicos y más

Los clásicos, los hombres que pusieron las bases, en la esencia misma de la realidad, para la elevación y la profundización, hasta la plenitud de la razón, en su contemplación de la realidad

Los clásicos, los hombres que pusieron las bases, en la esencia misma de la realidad, para la elevación y la profundización, hasta la plenitud de la razón, en su contemplación de la realidad

Contenido

1.- Análisis del diálogo

1.A.- Político verdadero o rey filósofo

1.B.- La ocupación del político: el Bien Común

1.C.- Bien Común, legalidad, prudencia y diversidad de regímenes

II.1.D.- Sabiduría, crisis y regímenes falsos

2.- Saldo del estudio a El Político

2.A- Carencias de El Político como modelo de estudio de la autoridad

2.B- Verdades que han de destacarse

3- Epílogo: más allá de El Político, puntos centrales a ser estudiados y que no entran en la consideración de esta obra; y puntos centrales en los que la misma es punto de partida de la investigación

 

Un estudio sobre la autoridad política en el autor Ateniense puede centrarse en el diálogo cuyo comentario emprendo, mas es necesario tener en cuenta que el mismo es parte de una estructura superior, que comienza en El Sofista. Es más, este diálogo es parte de una trilogía de la que el Teeteto es la primera parte[i]. Sin embargo, el presente artículo trata sobre la temática de la que habla El Político; sin olvidar su carácter de texto parcial.

Por otra parte, las intenciones de Platón deben completarse revisando otras obras, como La República, Leyes, Fedón e, incluso, la Política de Aristóteles, sin pretender un estudio completo del tema en la filosofía del Ateniense, pues no es ése el objeto de este artículo.

En lo que se refiere a esta obra, en primer lugar, se realizará su análisis; en segundo, se observarán carencias que el mismo presenta como una visión de la autoridad política; y, por último, se tratarán de obtener las enseñanzas pertinentes como punto de partida para el estudio que podría realizarse en una escala mayor, en una tesis en filosofía política.

1.- Análisis del diálogo

El análisis tiene que empezar con la ubicación precisa del diálogo dentro de la trilogía referida, pues de ese modo serán claras las intenciones de Platón, así como sus deseos de esconder ciertos aspectos de la doctrina contenida en el mismo. Igualmente, este análisis requiere de la precisa definición del hombre de estado por excelencia en la concepción del autor, ya descrito en La República, aunque bajo otra óptica. Y, por último, se debe ver el papel en la sociedad política en la que vive y sus relaciones con el pasado de la comunidad, así como con su futuro; lo que equivale a la comparación de el político con los otros tipos de personas que ocuparán puestos de responsabilidad y de gobierno en la comunidad, pero en ausencia de aquél.

1.A.- Político verdadero o rey filósofo

En la casa del filósofo Euclides, en Megara, éste y Terpsión, hablan sobre Teeteto, quien ha emprendido la vuelta a Atenas, herido en la batalla de Corinto y grave por la disentería; el anfitrión cuenta que ha pedido al ateniense que se quede en Megara para curar sus heridas, pero éste no accede a ese pedido. Euclides recuerda la predicción que Sócrates ha hecho sobre la vida del joven Teeteto poco antes de la muerte del gran maestro. También había transcrito una conversación filosófica a la que atribuye gran importancia, tal como le fue reportada por el propio Sócrates y le pide a un esclavo que le traiga el rollo y se lo lea a él y a su amigo. Esos apuntes de Euclides constituyen tres diálogos: Teeteto, El Sofista y El Político[ii]. En las respectivas conversaciones, que tienen lugar en días sucesivos (en el primero, Teeteto y, en el segundo, El Sofista y El Político), se anuncia que el plan es tener estas charlas junto con una cuarta[iii], que nunca ocurre. La razón de ello no está en la falta de tiempo, el olvido o alguna otra carencia. En realidad, no se omite estudiar al filósofo, ya que, en El Sofista y en El Político, queda definido este personaje de “linaje divino”[iv]. El filósofo es, entonces, aquel personaje del que el sofista es una mala imitación y el verdadero político que, algunas veces y por fortuna, “vigilan desde su altura la vida de los hombres”[v].

Eric Voegelin apunta que, mediante la forma literaria del diálogo, Platón busca crear distancia entre las opiniones vertidas en estas obras, en especial en El Político, y su propia persona; lo que agudiza por el uso de cambios en el personaje principal de cada uno de los diálogos. Más aún, puesto que presenta los diálogos como meros reportes de conversaciones pasadas de otras personas, se separa todavía un grado más de dichas opiniones y doctrinas[vi]. Platón tiene plenamente en cuenta el peligro de la situación de un filósofo con sus posturas, especialmente a raíz del destino que tuvo su maestro[vii]. Según el comentarista alemán, “el golfo entre el condenado orden público [habría que decir, pues Platón así lo habría hecho, ‘desorden público’] y los representantes del espíritu se ha hecho insalvable”[viii]. En realidad, como se verá, el propio Platón no ha perdido la esperanza del todo, aunque está convencido de que sólo algo análogo a un milagro podría salvar la situación.

El Ateniense dirá en qué podría consistir ese hecho extraordinario y la parte en la que más directamente alude a él es en el mito de los ciclos cósmicos, como se verá también. Ahora interesa anotar que, si el autor expresa su esperanza de manera directa sólo por un medio tan oscuro y diseñado para oscurecer, es porque sabe el peligro que representa para él el sostener como único recurso para la salvación de la polis helénica lo que presenta en esta obra.

A pesar de la inmensa crisis que aqueja a la polis, Platón no considera que haya que abandonarla, no obstante que él sufra por la maraña de falsedades y maldades que se han entrelazado en ella y que, por lo mismo, sus mejores hombres tienen que retraerse o morir a manos de los malvados, como Sócrates. Sobre este particular, como se adelantó arriba, Platón es oscuro como nunca antes, pero una lectura detenida de los dos diálogos gemelos, a saber, El Sofista y El Político, revela sus intenciones. Mas el punto culminante de la exposición es el mito de los ciclos cósmicos[ix].

Éste es, en resumidas cuentas, el tenor literal de este mito. El mundo es compuesto por el Demiurgo y de Él recibe inteligencia. Mas, en un tiempo, Cronos gobernó el mundo y éste seguía el curso que le daba el dios. Mas, en su oportunidad, el mundo es dejado a su propio movimiento; y, por imitar a la naturaleza divina que lo produjo, puesto que no puede ser eterno como ella, se mueve de la manera más perfecta: circularmente y de manera retrógrada, tratando de volver a su origen; he ahí, pues, el origen de los ciclos cósmicos. En una etapa, es conducido hacia delante por el gobierno de una divinidad encargada de ello; en la siguiente es dejado a su capacidad motriz, que lo hace retroceder. Cada vez que se produce un cambio de sentido en el movimiento cósmico, se producen grandes cataclismos, que prácticamente arrasan con la vida. Cuando va en un sentido, los animales nacen, envejecen, mueren y vuelven a la tierra; cuando va en el opuesto, todo lo temporal se desarrolla de manera inversa.

En una etapa anterior, la era de Cronos, todo el mundo era gobernado por divinidades, parte por parte, e incluso los ganados tenían como cuidadores a genios encargados de ello, los cuales proveían de todo lo necesario a los rebaños que tenían a su cuidado. Así, no podía haber entre los seres vivos guerras ni querellas de ninguna clase. Los hombres eran apacentados por la divinidad principal, que era su pastor, “a la manera en que hoy en día los hombres, raza más divina, apacientan a otras razas animales, que les son inferiores”[x]; por eso, no necesitaban trabajar para vivir. Igualmente, bajo el gobierno del dios, no se necesitaban constituciones, leyes, poseer a las mujeres o los hijos, ya que no había procreación. Si esa vida era mejor o peor que la de la siguiente era, en la que vivían Platón y los personajes de sus diálogos, la de Zeus, dependía de si en esa época las personas filosofaban o no, si podían realizar el bien que constituye la felicidad, el bien y la verdad más altos o sólo se conformaban con las fabulas con las que suelen conformarse. Pero sobre este punto los mitos no dicen nada.

(más…)

Sobre el mito del socialista que vestía capitalista, comía capitalista, licuaba…

La verdad es que la ideología efectiva era MATERIALISTA

El mito en un meme

El mito en un meme

Yo puedo ser total, completa y absolutamente anti-comunista, pero el meme es falso. Los zapatos y el smart phone son hechos en China, como los electrodomésticos, por empresas gringas y europeas, que, en realidad, viven del “crony capitalism” y no tienen madre.

Hollywood no es nada capitalista y, es más, mayormente, es comunista. Vean a Bert Schneider y Warren Beatty en la entrega del Oscar en el 75, la película Reds, de Beatty, del 81. Vean a Oliver Stone o la película sobre Sarah Palin, la de Julianne Moore; vean Avatar o Titanic. Consideren quién es David Geffen, el hombre más rico de Hollywood. Vean la película Agente Internacional. Lo del mismo sucede con el rock, será gringo-británico, pero no es nada capitalista, de hecho, toda su idea, desde Albert Grossman y demás es revolucionaria; de hecho, todo el movimiento que llegó hasta él, salió del comité central del partido comunista ruso en 1927 sin contar que es una pieza de la revolución de los 60, la de Reich, Marcusse, Sartre, Beauvois, Sanger: puro comunista… Hay que dejarse de esto de capitalista-comunista; si algo debíamos haber aprendido de estos últimos 25 años y del boom de China es que eso de capitalismo-comunismo, como dijo 100 años antes León XIII (Rerum Novarum), no es una verdadera dicotomía.

i-stand-guilty-and-im-proud-of-it-david-rockerfeller

Algunos hasta creen que somos parte de una camarilla secreta trabajando contra los mejores intereses de los Estados Unidos, caracterizando a mi familia y a mí como “internacionalistas” y [nos acusan] de conspirar con otros de todo el mundo para construir una estructura política y económica global más integrada –un NUEVO MUNDO, si lo deseas–. Si ese es el cargo, entonces yo me declaro culpable y estoy orgulloso de ello.

Es más, para los aspirantes actuales a tiranos mundiales, desde David Rockefeller, al menos, el modelo es la China comunista-capitalista; como, por otra parte, hizo saber su agente, en los asuntos climáticos de la ONU, Christiana Figueres, en todo el proceso ecologista del año pasado.

(más…)

Los fundamentos políticos de la Teoría pura del derecho de Hans Kelsen

Internacionalismo marxista e ideologismo radicales

Hans Kelsen, austríaco que pudo contribuir, al destruir toda posibilidad de la razón, a dar carta franca a los totalitarismos desde el siglo XX

Hans Kelsen, austríaco que pudo contribuir, al destruir toda posibilidad de la razón, a dar carta franca a los totalitarismos desde el siglo XX

Para Hans Kelsen, como veremos en este artículo, el derecho es el Estado o el Estado es el derecho, es decir, un “orden” normativo. Dado ese dato básico, el asunto fundamental estriba en dos puntos conexos: 1) la eficacia del orden jurídico y 2) su justificación. En el primer nivel de análisis, Kelsen arranca con sus modos típicos corruptores de la racionalidad práctica humana: la justificación se identifica con la eficacia del régimen, con la capacidad de hacer cumplir las normas que tenga un gobierno. Ese gobierno es el resultado de la “pugna” por el poder, es decir, del hecho físico de que unas fuerzas físicas se impongan sobre otras de vector contrario. El único trazo por encima de un fisicismo radical en este esquema viene dado por la norma fundamental-categoría de la razón pura kelseniano-kantiana: ella presta legitimidad al régimen que se imponga, así se pretende salvar Kelsen de ser un mero “sociologista”… ¡Débil huida, ciertamente! Mas, en el nivel verdadero, Kelsen no cree, siquiera, en lo que acaba de decir. Él no cree en los estados nacionales, es un estoico postmoderno, una persona desencantada, que no cree en nada que tenga valor intrínseco, es un “Terminator” teórico, un marxista de pura cepa: no existe el estado, es, como los estoicos, un cosmopolita, lo que se llama hoy, técnicamente, un “INTERNACIONALISTA”, a lo Marx. Un internacionalista marxista es una persona que no cree en absolutamente nada, sino en el poder, una persona que reduce al hombre, lo más posible, a sus estructuras materiales básicas, es lo que se llama un economicista; es uno, en fin, que cree que cualquier búsqueda del bien o de la dignidad o de la justicia es una simple manifestación, como dice Nietzsche, una simple máscara, de la voluntad de poder: es un ideologista. Veamos lo que dice el propio maestro, el papá de los revolucionarios actuales, intermediario necesario entre los anteriores a 1848 y nosotros, aplastando incluso a sus compañeros Bakunin o Proudhon o Lasalle. Veamos este pasaje en el que Voegelin comenta a Marx:

Cita la Crítica de la filosofía del derecho de Hegel (1843): “la crítica de la religión es lo que presupone toda crítica”, Dios es un producto del hombre y, si se sabe esto, el hombre llega a su plenitud: Dios es una proyección de lo mejor del hombre [como en la psicología de la religión de Feuerbach], si se borra la proyección, queda lo proyectado, el superhombre. El hombre religioso, el iluso, es un no-hombre, el verdadero hombre es el ateo, el que absorbe al superhombre-dios: éste es el hombre nuevo, un superhombre-dios. Ya la religión está en su sitio, ahora viene la política, a lo que Marx iba desde el principio, o sea, pasado el presupuesto necesario, pasa al meollo: la lucha contra la religión es una lucha contra el mundo del que ella es el aroma, es el comienzo para salir del ‘valle de lágrimas’. El hombre real está en la sociedad, cuando ésta se pervierte, produce la religión, el corazón y espíritu del mundo des-corazonado y des-almado, es el grito desesperado del oprimido, es el opio del pueblo. No es buena ni siquiera como un analgésico, es anestesia para evitar la lucha, o sea que es radicalmente mala, en los parámetros del Manifiesto Comunista. Por eso, la crítica de la religión es crítica de este mundo malvado; y tiene que completarse con la crítica total del derecho y la política. Pero la crítica no es teórica, es práctica: “a lo que se refiere [la sociedad des-almada] es su enemigo, que no busca refutar, sino aniquilar… La crítica ya no actúa como un fin en sí mismo, sino sólo como un medio. Su emoción esencial es la indignación [no habla de principios intelectuales, sino de emociones]; su tarea esencial es la denuncia [no la búsqueda de la verdad]”. Dice Voegelin: “aquí habla la voluntad de asesinato del mago gnóstico. Los lazos de la realidad se han roto. Los prójimos humanos ya no comparten el ser con él; la crítica ya no es debate racional. Se ha pasado sentencia; lo que sigue es la ejecución”[i].

En Marx, pues, la revolución lo es todo, porque no hay verdad, no hay bien, no hay nada, sólo la lucha de clases, ninguna estructura que sea digna, ningún sentido, ningún ámbito de realización humana: familia, cultura, moral, religión, identidad nacional, todo no es más que “superestructura”, invento artificial de los burgueses para domeñar al proletario, para oprimirlo y frenarlo en sus deseos revolucionarios. Éste es el origen del “internacionalismo” marxista, el NIHILISMO. Con un lenguaje aparentemente técnico, aparentemente desapasionado, [pseudo-]“cientítico”, Kelsen pretende dar con las mismas conclusiones de Marx. Hay que ponerle cuidado, porque el camino es tortuoso, intrincado y, en algunos pasajes, con apariencia de racionalidad, de decencia moral y honestidad intelectual; todo lo cual, claro, según Kelsen, no existe… Veamos las máscaras de su voluntad de poder…

I.- En un nivel fundamental, la mera apariencia habla de la eficacia del sistema estatal como sinónimo de su legitimidad

(más…)

Observatorio Antitiranía: la Red del Poder

Los hilos de poder del mundo han sido acaparados por una banda maligna

Nathan Mayer Rothchild, el Rothchild que fue a abrir el imperio en Inglaterra, uno de los arquitectos del mundo de hoy, uno de los que empezó a tejer la telaraña

Nathan Mayer Rothchild, el Rothchild que fue a abrir el imperio en Inglaterra, uno de los arquitectos del mundo de hoy, uno de los que empezó a tejer la telaraña

Contenido

El espíritu de la tiranía, la modernidad; y sus medios malvados

Los actores del drama: genios malignos en acción

Rothchild, que engendra a Schiff, que, con él, produce revolución

Rockefeller y el financiamiento del mal, para dominar al planeta

Esos trotskistas y esos nietzscheanos que secuestraron el conservatismo gringo: los neocons y los libertarios

Follow tho Money

Varios ejemplos de grupos económico-informativo-entretenedores, tal como están en Wikipedia

New York Times Media Group

Time Warner-CNN

Disney

 


 

El espíritu de la tiranía, la modernidad; y sus medios malvados

(más…)

Tiranía mundial, prudencia y patriotismo hoy

Una mirada al panorama político de la era del ascenso del ideologismo anticristiano

Irwin Cotler, junto a Natan Sharansky (preso de los bolcheviques, ex viceprimer ministro de Israel), arquitecto de la "Primavera Árabe"; presidente del Congreso Judío Canadiense. Muestra clara de que hay quien maneje al mundo hoy por hoy

Irwin Cotler, junto a Natan Sharansky (preso de los bolcheviques, ex viceprimer ministro de Israel), arquitecto de la “Primavera Árabe”; presidente del Congreso Judío Canadiense. Muestra clara de que hay quien maneje al mundo hoy por hoy

El pasado viernes, 23 de enero, mi hermano publicó un profundo post de Facebook sobre la situación política chilena (se puede leer íntegro aquí: http://carlosacasanovag.blogspot.com/). Hubo muchos comentarios muy importantes, como varios de un señor llamado Arturo Salazar. Lo que le está cayendo a Chile se llama marxismo cultural, la forma gramsciana de llevar a cabo la revolución. De la que, luego, Adorno, Sartre, Marcuse, Reich y otros se pegaron. Yo puse este comentario:

“Lo primero que hay que hacer es abandonar toda esa cháchara de derecha e izquierda, conservador-liberal. Un hombre serio, un cristiano de verdad, lo que busca es la sabiduría y, hoy en día, eso necesita abandonar estas camisas de fuerza históricas, lo mismo que todo historicismo, hermenéutica y todo lo que se acerque al nihilismo. El tal neoconservadurismo es una estrategia de trotskistas judeo-gringos, despechados por las derrotas de los años 50, salieron de los 60 con la idea de liderar, contratando, por cierto, a “pensadores” católicos (Buckley, Novak, Sirico del Acton Institute [cura cuyo objetivo existencial es promover la homosexualidad]), una gran reforma straussista: un tremendo caballo de Troya en el corazón de la gente de bien. Su idea es usar al liberalismo, mezclado con cháchara moraloide en la que no creen, para corromper, promoviendo materialismo bravo y sionismo. Irving Kristol es el fundador; y lo siguieron Norman Podhoretz y su esposa (señora Midge Decter), su hijo William Kristol, David Horowitz (antiguo comunista radical, promotor de las Panteras Negras), etc. Estos desgraciados usan a Milton Friedman, Gary Becker y a los austríacos (Hayek y Mises) para destruir. Por el otro lado están los PALEO-CONS, los “libertarios”-“objetivistas”, de Ayn Rand (Alisa Rosenbaum), más capitalistyas todavía, defensores de la “libertad radical”, nietzscheana, pro-homosexuales (Sirico pasó del comunismo a Ayn Rand por haber visto mayor potencial revolucionario aquí), fuertemente inmorales, ateos militantes (Greenspan, el antiguo jefe de la reserva federal pertenece a la religión a la secta de Ayn Rand). Después tienes a la gente de Hollywood, a los Spielberg, David Gefen, etc. promoviendo a Barak Obama; y, al lado de éstos, a millonarios “MISTERIOSOS” como George Soros y Sheldon Adelson, en lo mismo y pujando para la legalización de las drogas, por los homosexuales, etc. Claro, éstos son la “izquierda”: pura basura llegando de una mafia maldita, enquistada en los Estados Unidos. Esto es gente de la que habla en sus comentarios, sobre todo el primero, Arturo Salazar, pero mucho más astuta de lo que nadie cree… y con mucho más poder. Son una tiranía mundial, con su “teología civil”, como dice Voegelin, que sólo permite que sean representantes de los países gente que, en realidad, los represente a ellos y a su teología civil. Oponerse a esto es ser cristiano, patriota (de la patria que seas, eso no importa [salvo una cierta patra que hay por ahí], incluso de Estados Unidos o especialmente de este país, atenazado por estos malvados), amante de la humanidad y del orden, de tu familia y tus hijos y de ti mismo. NO HAY ALTERNATIVA…”.

Ahora quiero abundar en el tema de la tiranía mundial y sus formas espantosas de control poblacional que está ejerciendo. Se trata de un fenómeno que, teniendo un principio común muy claro, se hace capaz de mutar, a los fines del poder de unos malvados, según las sociedades y las circunstancias. Uno los ve, mandando en China, en Estados Unidos, en Europa, en Arabia o en Venezuela, con regímenes tan aparentemente disímiles… pero tan adecuados a algo como lo que se mueve hoy en el mundo. Si alguien quisiera, podría dar pruebas profusas y abundantes de la existencia de este gobierno; al final, de hecho, se da un indicio espectacular: las manos detrás de la “Primavera árabe”, según las declaraciones de los propios protagonistas. Pero se pueden dar muchas, muchas, más. Por supuesto, los acontecimientos de los últimos años en la Iglesia no escapan, de ningún modo, de esta pesadilla; al final toco muy brevemente este asunto, con el paso de Benedicto XVI a Francisco. Aquí los dejo con el artículo, espero disfruten y les aproveche. Estamos en la era del dominio de Morgoth sobre Beleriand, tenemos que resistir, como los verdaderos machos, oponiendo resietncia, rebelándonos, levantándonos en rebelión, rebelión de la esencia. He aquí unas armas más, para llevar a la batalla…

Consecuencias para el ejercicio y la comprensión de la autoridad del carácter gnóstico del mundo de hoy: representación, progreso y voluntad de poder, como “teología civil” vigente

Como se ha dicho en este blog (vid. https://eticacasanova.org/2014/09/10/revolucion-cultural-origen-y-genealogia-hasta-el-porno-y-el-sex-drugs-and-rock-and-roll/), el gnosticismo es la naturaleza de la ‘modernidad’. Por su parte, el Cristianismo, el verdadero, el Católico, no anda a la búsqueda de paraísos en esta tierra. Por ello, la mal llamada “modernidad” y la Iglesia, a pesar de todos los esfuerzos, son realidades en esencia irreconciliables. La Cristiandad busca la realización de este mundo en su sentido escatológico trascendente. Y todo el gnosticismo modernista, todas las ideologías que en él se inscriben, tienen cinco rasgos de comunicación, cinco puntos que hace que unas se alíen a las otras, incluso, como en China, el marxismo y el capitalismo. Los mismos, también, constituyen la diferencia específica del gnosticismo modernista, respecto de todo otro gnosticismo. Esos cinco rasgos consisten, el primero, en la voluntad de poder; en segundo y tercer lugar están sus pretensiones de científicos y de paso hacia el “progreso”; en cuarto lugar, se halla el hecho de que, según se conciben, ellos son abiertos y racionales; y, en quinto lugar, son científicos, progresistas, abiertos y racionales, porque son negaciones radicales de Dios, de su carácter de Creador, “organizador”, digamos, y providente respecto del mundo. Así, la modernidad también tiene un eschatón, que constituye todo su sentido: el progreso inmanente, sin Dios, de la voluntad de poder, usurpadora, del hombre. Es de este modo como, por ejemplo, el dualismo metafísico sobre el hombre sirve a los homosexuales a autodefinirse, sin importar la naturaleza que han recibido al ser generados. Y es así como, por definición, el Cristianismo es oscurantismo. Se trata, pues y de nuevo, de dos posturas radicalmente enfrentadas. En juego, está la posibilidad misma de racionalidad humana, de una racionalidad que capta el orden del mundo y se somete a él; o lo niega, fanáticamente, y trata de proyectar lo que sus deseos dicten.

(más…)

El archipiélago gulag del Gigante Comunista-mammón chino

En los laogais, puedes ser esclavo o proveedor de tus propios órganos

Harry Wu, el Solzhenitsyn chino, campeón de la libertad, ganó el título a costa de enormes sufrimientos: que Dios se los recompense

Harry Wu, el Solzhenitsyn chino, campeón de la libertad, ganó el título a costa de enormes sufrimientos: que Dios se los recompense

A Solzhenitsyn, le dieron su Nóbel por su Archipiélago gulag, por denunciar a los campos de concentración soviéticos. A Harry Wu, le sale ver al mundo arrodillado ante el mammón chino. ¿Por qué? Porque el mundo adora a mammón, sobre todo en estos tiempos en que los revolucionarios materialistas y nihilistas dominan casi totalmente el panorama. “Pero Rusia dominaba mucho también”, me dirán. Sí, pero Rusia estaba en una guerra por el control ideológico del mundo, en la que los materialistas gringos querían imponer su propio materialismo; ahora, China es, simplemente, el negocio del año para todo el mundo y no importa más nada. Es bastante desolador, Wu tiene que ver cómo el mundo se rinde ante el mammón que esclaviza a niños y mata gente para vender órganos, siendo el mammón que lo metió 19 años en esos campos, que lo torturó reiteradamente, que lo quiso doblegar existencialmente, solo por ser católico; el mammón que hizo todo esto… ¡¡¡porque él dijo que había sido injusta la invasión de Budapest por los rusos en 1.956!!! Es devastador, porque el bello gobierno de Mao, el mammón chino, obligó a todos los seres queridos de Wu a testificar en su contra, mientras que su mamá, para no hacerlo, se suicidó, ¿quién sabe después de cuántas torturas y amenazas? (cfr. En China sigue habiendo campos de concentración, Zenit, 05-10-06).

(más…)