Kalós

Inicio » Posts tagged 'guzman blanco'

Tag Archives: guzman blanco

Anuncios

El poder del desengaño, de esperanzas vana y virtuosas

Chávez, la MUD, los gringos, el progreso, los rusos, Goldman Sachs y otra catajarra

Steven Mnuchin, secretario de tesoro, Goldman Sachs, Soros, Hollywood, símbolo actual del poder gringo

Los venezolanos vivimos, como todos los seres humanos, de esperanzas. No se puede vivir sin ellas. Hay una virtud sobrenatural, infundida por Dios en el alma, que consiste en la rectificación de esta pasión, haciéndola habitualmente conforme al orden divino sobrenatural. Lo malo no es la pasión de la esperanza, lo malo es cuando la esperanza es vana, la esperanza en objetos viciosos, sea por cualquier motivo: sea porque, de suyo, son ilícitos, o sea porque no merecen que pongamos en ellos nuestros anhelos y horizontes o que los consideremos salvadores sin que merezcan el título.

Venezuela se independizó, abandonó el estatus de provincia de la Corona española y pasó a formar una república independiente, a partir de la Capitanía General, formada a su vez por antiguas provincias de los virreinatos de Santo Domingo y de Santa Fe. Obviemos aquí ese episodio llamado Gran Colombia y los estragos de la guerra independentista…

El asunto es que, los primeros 18 años de la vida de emancipados fue “normal”. Todo cambió el día del asalto al congreso, en 1848. Ésa fue una campanada, el despertador, cosas terribles, turbulencias, estaban por venir. Los perturbadores: uno que dijo: “nosotros dijimos federación, porque ellos dijeron centralismo; habríamos dicho centralismo, si ellos hubieran dicho federación”; y el otro que dijo: “maten a todos los que sepan leer y escribir”. Y su himno fue: “quisiera ver a un cura colgado de un farol y cuatrocientas monjas con las tripas al sol”. Se lanzaron su guerra en 1859 y dominaron el país desde entonces. Cuando Guzmán Blanco, que lo único bueno que nos dejó fue la palabra ‘coroto’, se murió, el país era un arrase, una mentira: los gochos llegaron a Caracas, después de casi mil kilómetros de marcha, con 60 hombres. Ésa es la medida de la articulación civil en 1899, la herencia del PROGRESO. Pero ellos, los progresistas, cínicos y salvajes, ganaron; por 70 años no hubo órdenes religiosas en el país, salvo de manera subrepticia. El Ilustre dicta el decreto de educación universal, luego de que acaba con la infraestructura educativa, CATÓLICA, del país. Y después de que, oh, dolor, ha acabado con el campo y los pueblos de misión, ha robado a los religiosos, a los campesinos, a los indiecitos, dando latifundios inmensos a sus amigotes. Supongo que querría imitar a sus adorados progresistas ilustrados europeos, franceses, alemanes y, los campeones, ingleses. El país está arrasado, pero es progresista hasta la médula, en 1889; y Capelletti se asombra de la resistencia del virus positivista venezolano, inmune a otras corrientes de pensamiento de principios del siglo XX… Guzmán gobierna hasta López Contreras, lo hacen sus muchachos, Vallenilla Lanz, Arcaya, Zumeta, Gil Fortoul, que Gómez usa para administrar su poder omnímodo.

Con la universidad (salvo ULA y los Parra) bajo estos hijos de Guzmán-Ernst, el país es uno de ensoñación progresista y entreguismo intelectual y pragmático a los gringos y europeos. Así, la cantidad de veneingleses, venezolanos que quisieran no ser venezolanos, sino gringos o Malbrough, Mambrú, pues, que hay hoy se explica por una victoria tan aplastante. “Compinche, ellos son superiores, porque a nosotros nos conquistaron los españoles…”. Es decir, tienen complejos fuertes de inferioridad, porque nosotros SOMOS ÉSOS QUE SON LOS ESPAÑOLES Y SUS HIJOS, ETC. En un país en que lo mejor de él se tortura de esa manera, por haber claudicado de su esencia y sus modos de valorar, en favor de los de los enemigos históricos (hasta Bolívar, animal ilustrado, lo sabía: “los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a llenar de hambre y miseria a la América, en nombre de la libertad”; o Bello: “tenemos que primero conocer nuestra propia estatura, antes de poder recibir con provecho los aportes de otras latitudes”), en una país así, las calamidades sociales están adelante, a cada paso, en esa caminata por la oscuridad, por la completa ceguera que es vivir sin conciencia, sin saber quién se es, qué es lo bueno para uno y cómo se mide y pondera a los aconteceres. Éste es el Mensaje sin Destino del hombre grande del siglo XX, don Mario Briceño Iragorry.

(más…)

Anuncios