Kalós

Inicio » Posts tagged 'feminismo'

Tag Archives: feminismo

Anuncios

La Mujer Vs. el anticristo feminista

¿Iglesia Misógina? Las verdaderas mujeres refutan la calumnia, we didn’t start the fire

Santa Juana de Arco, con el estandarte del Cordero, símbolo de la derrota del mal, por parte de La Mujer

Santa Juana de Arco, con el estandarte del Cordero, símbolo de la derrota del mal, por parte de La Mujer

Contenido:

La Mujer que vence al enemigo místico, Mélcor

La liberación revolucionaria, el rechazo del “yugo” de la Cruz: Dios madre, mujeres sacerdotisas, aborto y más

“La Gran Tribulación, como no ha habido desde el principio ni habrá”

La verdadera liberación en Cristo: el elenco de la Gracia, we didn’t start the fire: santas incontables, heroínas inigualables

La libertad de las hijas de Dios, frente a los horribles modelos mundanos

Conclusión

 

La Mujer que vence al enemigo místico, Mélcor

“Una Mujer, Revestida del Sol, con la Luna a sus pies y una Corona de doce estrellas sobre su cabeza”. San Juan vio un gran Signo en el cielo… El profeta Isaías también vio el gran Signo: “se os dará una señal: ‘la Virgen dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel’ [que quiere decir, Dios-con-nosotros]” (7,14). Es el mismo, lo dice el propio Apocalipsis: La Mujer, “estando encinta, gritaba con los dolores de parto y las ansias de parir […]. Dio a luz a un varón, que ha de apacentar a todas las naciones con vara de hierro [cfr. salmo 2, sobre el Mesías], pero el Hijo fue arrebatado a Dios y a su trono […]. Oí una gran voz en el cielo que decía: Ahora llega la salvación, el poder, el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo” (12,2.4.5.10). Es la más antigua profecía: Dios dice a la serpiente, luego de que convenciera a nuestros  primeros padres de que Lo desobedecieran, “pongo enemistad entre ti y La Mujer, entre tu linaje y el Suyo, Él, te aplastará la cabeza cuando tú quieras morder su calcañar” (3,15). “Hubo una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles peleaban con el Dragón, y peleó el Dragón y sus ángeles, y no pudieron triunfar ni fue hallado su lugar en el cielo. Fue arrojado el Dragón grande, LA SERPIENTE ANTIGUA, llamada diablo y satanás, que extravía a toda la redondez de la tierra, y fue precipitado en la tierra, y sus ángeles fueron con él precipitados. Oí una gran voz en el cielo que decía: Ahora llega la salvación, el poder, el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque fue precipitado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios de día y de noche. Pero ellos lo han vencido por la sangre del Cordero, y por la palabra de su testimonio, y menospreciaron su vida hasta morir” (Apocalipsis 12,7-11): la serpiente antigua, el diablo, nuestro acusador, trató de comerse al “Hijo de La Mujer”, la que trajo sobre nosotros Su Reino –“ella dijo a los sirvientes (luego de que Él dijera ‘¿qué nos va a ti y a mí, Mujer, si mi tiempo aún no ha llegado?’)– ‘haced lo que Él os diga’ […]; y manifestó su Gloria y los discípulos creyeron en Él” (Juan 2,4.5.11), y Él la venció y comunicó su Victoria a sus discípulos, los que, creyéndole, lucharon con Él, hijos todos de La Mujer.

Anda y resuelve el Misterio: de cabo a rabo de la Biblia, de la teología fundamental cristiana auténtica, católica, LA MUJER, es el personaje central, ¿no que la Iglesia era misógina?… Espera, espera: ¿dónde fue que yo leí que había un calumniador, un “acusador de nuestros hermanos”, dónde, dónde, ¡¡¡DÓNDE!!!? Aaaaaaaahhh, ya me acordé, lo acabo de transcribir, en el Apocalipsis, el diablo es “el acusador” y es el “homicida desde el principio, mentiroso y padre de la mentira” (Juan 8,44)… Entonces, si la Iglesia tiene por el personaje fundamental a una Señora, Madre de Dios y Madre de sus discípulos y soldados del Gran Comandante en la batalla, y hay unos tipos que dicen que es misógina, hay una “disonancia cognitiva”, ¿no es así? Sí, es la del mentiroso y padre de la mentira, calumniador, acusador de los hermanos: quienes repiten la mentira, puede que no sean todos malos, que tengan buenas intenciones, incluso, de ésas con las que está empedrado el camino del infierno, pero están repitiendo descaradas mentiras, incluso, cuando lo hacen por ignorancia: mienten, al hablar de lo que no conocen, mínimo…

La liberación revolucionaria, el rechazo del “yugo” de la Cruz: Dios madre, mujeres sacerdotisas, aborto y más

Un pequeño compendio de la TEOLOGÍA de género (capítulo especial de la IDEOLOGÍA del tal), en su apartado feminista: “Hoy, claro, todo es mucho mejor, hemos progresado… y hemos puesto a la Iglesia malvada (bueno, a la jerarquía patriarcal) en su sitio, a la misógina ésa. No quiere aceptar que las mujeres sean sacerdotisas, con cuentos inaceptables de un Dios masculino, patriarcal. Claro, por eso se ponen en el camino de la liberación de la mujer, los curas ésos, Jesús fue un revolucionario, señores. Razón tenía Nietzsche, los curas son unos neurasténicos, con su moral sinsentido, queriendo decidir por las mujeres sobre sus cuerpos, atándolas a las cadenas matrimoniales, con sus fetos y embarazos y la cocina y la maternidad. Dios es Madre, Jesús abrió caminos, predicó la divinidad femenina y el lado femenino de la feminidad”…

Da mucha risa… o lo haría, si no fuera un asunto trágico. Cristo se hizo hombre, no se podía hacer hermafrodita, se tenía que hacer hombre o mujer, se hizo hombre… ¡¡¡¡¡PERO NO POR RAZONES DEL SEXISMO CONTEMPORÁNEO!!!!! Se hizo hombre, ¿y?, es su potestad, es Dios, Él sabe infinitamente más, no de todo en absoluto, sabe infinitamente más que yo de aquello de lo que yo creo saber más: de mí mismo. Y, cuando ordenó a los primeros sacerdotes, a los apóstoles, pudiendo hacer lo que le diera la gana, ordenó a 12 hombres, incluido el traidor Judas, sabiendo que ya lo iba a entregar (Juan 13,2). A un nivel próximo, sabemos por qué fue así: el ministro del Altar obra in Persona Christi, por lo que tiene que ser varón, no hay más nada que hacer… ¿Eso es ir contra los “derechos de la mujer”? La pregunta sola es una pesadilla: nadie tiene derecho a ser Sacerdote, no es un derecho, es una Vocación, una llamada y la llamada de Dios es la identidad de la persona, cuya verdad de vida es adecuarse al plan que su Creador tenga para ella, punto. No se ha visto todavía al varón reclamándole a Dios su derecho a ser madre: en su identidad, eso no cabe y ¿cuál es el problema?

En ese ámbito anda lo de Dios “madre”, ¿qué es eso, no les da ninguna vergüenza? No les basta tener unos parámetros culturales enfermos, no les basta proyectarlos al pasado, a toda otra época, para, adulterando como los machos, juzgar con la peor injusticia, luego, incluso, de “acomodar los hechos” a sus relatos, a sus desquiciadas y malvadas fantasías orwellianas, ahora han dado el paso de los pasos: su sexismo se lo han mandado a Dios, para condenarlo. En Europa, se está atacando términos del “patriarcalismo”: se está borrando, en esta operación masiva de transformar al mundo en una mezcla perfecta del 1984 y A Brave New World, del lenguaje todo lo que recuerde a la naturaleza, hasta que sea una versión lo más aberrada posible de la neolengua (newspeak): términos como papá y mamá, esposos, los pronombres masculinos y femeninos, etc. Los baños están siendo convertidos en zonas “unisex”, la Biblia está siendo expurgada, en edición tras edición (con el aval, ahora, del tal Franc, el que ocupa temporalmente la Sede bendita del Apóstol), de todo lo que huela a “patriarcalismo”… Ya pocas niñas saben que pueden formar familias estables, uno se los dice en clases y lo ven raro; y se molestan, MUCHAS, cuando uno se pone a defender la vida frente al aborto, etc.

(más…)

Anuncios

Qué bellos los niños, más bella es la familia

Deténganse un día y contemplen: he ahí un papá, una mamá, he ahí algo sublime

Navidad 2006. En mi casa, la Sagrada Familia se yergue sobre los regalos traídos por el Niño Jesús. La generosidad de Dios se refleja y se expresa en la Familia y las tradiciones cristianas

Navidad 2006. En mi casa, la Sagrada Familia se yergue sobre los regalos traídos por el Niño Jesús. La generosidad de Dios se refleja y se expresa en la Familia y las tradiciones cristianas

Estoy parado en una acera, el ambiente es bucólico, es otoño, el suelo está cubierto de hojas de varios árboles ahí erguidos, protectores de los que se cobijan bajo su sombra; cuando el Sol descansa, ellos sueltan su gran cubierta y dejan que se vea el cielo gris. A un lado, en la acera de enfrente, se oyen unas voces, en la oscuridad de la mañana, volteo y veo tres siluetas. Es una madre con sus dos hijitos, el varón de unos siete, la hembrita como de cinco. Están conferenciando sobre algo, el chiquito hace unos movimientos chistosos, la piojita está agarrada de su mami, más grande, mucho más, que los árboles de los alrededores, todos juntos, que no suelta nunca la cubierta y aconseja y enseña y corrige y enternece. De repente, todo se ilumina, es una luz radiante, una luz que atraviesa las nubes y alumbra al sol, que calienta las estrellas, pero no encandila y sólo da paz, no quema. La mamá comenzó a moverse y a hablar, a mostrar lo que es una madre, empezó a dirigir a los chiquitos, a sus pequeñas promesitas, a hacer lo que Dios manda: a administrar ese depósito que Él nos hace, cuando nos da un hijo: tenemos que devolverlos… con muchos años de intereses muy altos, de unos pedacitos de carne y germen de hombre a hombres crecidos, dechados de virtud, sabiduría, amor y servicio. La madre se movió, aconsejó y empezó a recoger unas cosas del suelo. Sentí un impulso imparable: “¿qué están recogiendo?”; “hojitas, para una tarea”… una tarea del varoncito; recogí una y mi día estuvo pleno, había ayudado a ese reflejo inmenso de Dios padre, “de Quien toma su nombre toda familia en los cielos y en la tierra” (Efesios, 3,15).

Luego vino la reflexión. Los niños son bellos, un bebé es una ternura arrolladora. Eso atrapa a cualquier hombre que no sea pura depravación, digo, hay quienes los odian, pero son manifestaciones de una crisis sin precedentes en la humanidad, pero a ésos, ahorita, los dejo de lado. A una persona medianamente normal, un niño la desarma. Pero, en la virtud, unos papás, el amor de esposos, que procrea en cuerpos y almas, como dice Platón en El Banquete, en los cuerpos, a los chiquitos, en las almas, en su educación y su amor, en la verdad y en el bien, ese amor, es algo asombroso. Ese amor sí es como dice el poeta: es amor, porque, para esas almas fieles, “no se admite impedimento”: “al percibir un cambio [la vejez o lo que sea] NO cambia; ni propende con el distanciado a distanciarse… ¡OH, NO! Es un faro inmóvil, que contempla las tempestades y no se estremece nunca. Es estrella para dirigir el rumbo de sus chiquitos, cuya virtud se desconoce… y sólo Dios ha tomado su altura. No se pasa con las horas y las semanas rápidas, sino perdura hasta el fin de los tiempos”, hasta la Resurrección (paráfrasis del soneto XCVI de Shakespeare); es un amor real, incondicional, hasta el Infinito… y nada más, un amor verdadero, contra el que nadie puede nada: los hijos no tienen que hacer nada para que los quieran, no pueden hacer nada para que no los quieran. Así los forman en el Amor divino, el Amor del Padre del hijo pródigo. Así los llevan a la virtud; al punto en que, en la responsabilidad, pagarán la generosidad de los padres, en su responsabilidad de pastores o de padres de familia. Los niños son bellos, la familia es lo más bello. Por la familia, imagen especial del Padre, que toma su nombre de Él, de manera eminente, vale la pena morir…

***

Uno está en una reunión de padres del colegio, se trata de los chiquitos, de niños todavía preadolescentes. Ve las tonterías de los papás, ve cómo corrompen a sus hijos, con celulares, permitiéndoles ver todas las porquerías que salen de Hollywood y de la industria de la pseudo-música, con juegos de videos, con malacrianzas sin fin, llevándolos a fiestas que no son propias de su edad, spas y salones de belleza y discotecas para impúberes: qué horror, qué asco. Uno alerta, hace la del profeta y, como el profeta, sale con las tablas en la cabeza. Es peor, uno los ve (a algunos), hablando de sus novias y novios nuevos, llevando las cargas de sus defecciones, del divorcio… no, no, no, montándoselas a sus hijos…

¿Es que los papás ya no son bellos? Los papás son bellos, la familia es lo más bello, la familia, escuela de virtud, sabiduría y amor, es lo más bello, el lugar privilegiado del amor asombroso, de la fecundidad infinita, de Dios. ¿Pero qué pasa? Hermanos: estamos en una tremenda crisis. Imagínense, la familia en ese estado… y eso no toca, todavía, el tremendo ataque bajo el cual está, desde todos los flancos. Los plutócratas cortan empleos, mientras bajan los salarios reales, tienen en eso, al menos, 4 décadas; mientras promueven, más y más, la impotencia de los padres llamada ‘derechos de los niños’, la destrucción activa, con los homosexuales y el divorcio, y el disolvente cultural televisivo, las drogas, la pseudo-música, la pseudo-diversión de discoteca, etc. El egoísmo llamado feminismo atropella, de manera invisible, a ese puntal hermoso, llamado mujer, ser hecho de entrega abnegada, lo más alto imaginable, la medida de Dios. LA GENTE ESTÁ INDEFENSA, ESTÁ SIENDO ARROLLADA DE MANERA INMISERICORDE Y NO SABE NI DÓNDE PARARSE, NO SABE QUE ESTÁ BAJO ATAQUE, ES UN VERDADERO ESPANTO, EL PEOR MAL DE LA HISTORIA, SIN DUDAS.

***

Ante ese panorama, sólo queda algo que decir, todo lo demás sobra: Juro solemnemente, sin que me quede nada por dentro, sin guardarme nada, que lucharé hasta siempre, por la familia, contra la revolución. JURO SOLEMNEMENTE QUE MANTENDRÉ VIVA LA REBELIÓN, LA REBELIÓN DE LA ESENCIA: POR EL BIEN Y LA FAMILIA, POR EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA…

Las mil y un caras de la opresión del género

Es mundial: con la astucia del mundo y que lo cubre enteramente

Lo lograron, conquistaron, no lo podemos negar. No nos hacen la lobotomía, como dicen en su libro de estrategia más importante, pero nadie quita que, en un futuro no muy distante, lo harán

Lo lograron, conquistaron, no lo podemos negar. No nos hacen la lobotomía, como dicen en su libro de estrategia más importante, pero nadie quita que, en un futuro no muy distante, lo harán

En Alemania, ya no se necesita, al parecer, de presión desde arriba, para sostener a la ideología del mal.

No se trata de que se apruebe la homosexualidad en un país abrumadoramente cristiano como Argentina o que metan gente presa en Francia por el rechazo sobrecogedoramente mayoritario de las relaciones homosexuales en ese país; no se trata de que en Estados Unidos, la gente vote contra eso, pero, democráticamente, los tribunales digan que eso es inconstitucional, contra el texto de la Constitución, que ellos vinieron a descubrir ahora; no se trata de que esa operación la repitan en Colombia y otros países; no se trata de que esterilicen forzosamente, bajo engaño o bajo una cultura opresora a mujeres, como arroz, en Perú, la India o Venezuela; no es que gobiernos se dediquen a matar a niñitos por millones al año, como el Chino o el Indio; no es que estas políticas genocidas sean promovidas por la internacional del aborto más grande del mundo, Planned Parenthood, financiada por el gobierno de Estados Unidos; no es que el gobierno estadounidense, a través de su máscara humanitaria, USAID, del Departamento de Estado (operación claramente de la CIA), se dedique a promover la ideología de género en todo el mundo, como se puede ver, por ejemplo, en Uzbekistán (Population Research Institute, reporte 104 de 2010, escrito por Colin Mason: Las esterilizaciones forzadas de Uzbekistán y la indiferencia de Occidente); no se reduce a que la política “de Ciudad de México”, que consiste en una prohibición al gobierno gringo, yanqui, de financiar el aborto y la cultura de la muerte en el mundo, de la manera más imperialista-tiránica imaginable sea brincada, olímpicamente, por Barack Hussein Obama, que destina millones y millones de dólares al año a tan noble empresa; no es que, en cuanta promoción de la legalización de las drogas, el aborto, el divorcio (sobre todo el express), la homosexualidad, el financiamiento gubernamental de los anticonceptivos, incluyendo para gente soltera, incluidos los adolescentes, desde los 12 años (sin aviso alguno a los padres), los “derechos” de los niños [a no ser educados, especialmente por sus papás], especialmente los “reproductivos y de género”, y demás estén siempre los sospechosos habituales: las fundaciones gringas, Rockefeller, Ford, Carnegie, Hewlett Packard, Bill y Melinda Gates, ricachones como Geffen o Soros, la ONU, la UNICEF, la UNESCO, ONU-mujer, la OEA, la Unión Europea, el gobierno gringo; no importa que todos los últimamente nombrados, juntamente con la Caritas Internationalis de Rodríguez Maradiaga, de Francisco, se dediquen a caribear (“bully”), a atropellar, a África, continente al que pretenden obligar a aceptar la receta entera, como han hecho en resto del mundo que no sea el antiguo imperio árabe-musulmán (al que, como dije, le tienen una receta diferente; vid. http://www.onepeterfive.com/why-is-the-churchs-largest-charitable-organization-involved-with-communist-pro-abortion-activism/). No se trata, a un nivel más bajo, de que, por ejemplo, la lesbiana alcalde de Houston acose a predicadores cristianos y les pida, como la Cheka-KGB o la Stasi, que le remitan sus sermones sobre la homosexualidad (vid. http://www.archgh.org/blog/main.asp?Tid=1654&id=461&cat=Archdiocesan); no se trata de denominaciones cristianas renegando de Cristo y llevando la ideología anticristiana a sus fieles, con cosas como que Dios es Padre-Madre, o que la Madre de Jesús lo envió y Él-Ella murió por glorificarla; no se trata de que funcionarios de una alcaldía de Idaho, EUA, pretendan obligar a unos pastores cristianos a celebrar “bodas” de sodomitas, bajo pena de cárcel (inventada por ellos; vid. http://www.adfmedia.org/News/PRDetail/9364), o de que el estado de Nueva York esté por aprobar el incesto entre tíos y sobrinos, para terminar de minar todo el orden natural y desbaratar toda defensa de la decencia (vid. https://www.lifesitenews.com/news/new-york-appeals-court-unanimously-oks-some-incestuous-marriages). Es como en Argentina, en La Plata, donde unos energúmenos, muchos de los cuales son mujeres, sin ningún pudor, van a profanar una catedral y, al encontrar a un grupo de muchachos rodeándola para defenderla, sin policía, sin autoridades eclesiásticas capaces de dar la cara, se dedican a humillarlos y afrentarlos de las maneras más espantosas; es como en Chile, donde la Catedral principal del país, la de Santiago, fue terriblemente profanada por mujeres que estaban muy urgidas por salir preñadas para poder matar a sus hijos, por satisfacer esa necesidad humana, que decían que la Virgen abortaría al Hijo de Dios (vid. https://eticacasanova.org/2013/07/27/en-chile-los-revolucionarios-dan-lecciones-civicas-destrozando-la-catedral-en-nombre-del-aborto/). En Alemania, aunque el gobierno meta presos a los papás que se rehúsen a permitir que sus hijos sean deshonrados, violados, corrompidos, escandalizados, mediante la educación sexual, promotora de todas las aberraciones, desde el kindergarten, eso no hace falta, ahí tienen grupos de choque fascistas, “homonazis”, como los llaman ahora, para hacer el trabajo tiránico, la labor de la tiranía mundial… sin problemas de derecho público, digamos…

En el nivel de la gente decente, el libro After the Ball: How America will Conquer its Fear and Hatred of Gays in the 90’s (vid. http://www.massresistance.org/docs/issues/gay_strategies/after_the_ball.html), hizo su trabajo, el truco, la magia. Todo lo que vemos por ahí es, en buena parte, estrategia surgida de ese libro. Claro que tuvo ayudas, como la decisión, en 1973, de sacar a la homosexualidad de las enfermedades mentales del manual de los psiquiatras estadounidenses, por pura presión del lobby de la maldición bíblica; juntamente con las mentiras sobre la matriz biológica del problema, conjugada con los lemas políticos de la irrelevancia de la biología y el carácter meramente cultural del orden sexual… La cuestión de la “homofobia” se la debemos a este librito, esta obra de arte de la maldad y la propaganda. De él viene el asunto de que lo que hay contra la homosexualidad es miedo a lo “diferente” a lo “nuevo”; que su rechazo procede de radicales religiosos, obviamente, cristianos, que se deben equiparar a los nazis (aunque entre éstos hubiera una gran cantidad de homosexuales).

(más…)

Cuando ellas dejaron de querer just fun

El panorama de las relaciones hombre-mujer, a 5 décadas del triunfo revolucionario

La mujer con la jarra de alabastro, de Margaret Starbird, inspiradora del Código Da Vinci, un ícono del feminismo radical

La mujer con la jarra de alabastro, de Margaret Starbird, inspiradora del Código Da Vinci, un ícono del feminismo radical

En un país de Iberoamérica, hace 15 ó 20 años, el pobre muchacho tiene que ir la perorata. Tiene dos años de casado, una niña bella, de meses, y una esposa en la flor de la edad, aunque no en la flor del espíritu. “Yo no cargo carajitos, ¿qué crees tú, que yo voy a estar como las estúpidas ésas, como las que andan cocinando y dedicadas a su ‘casita’ como idiotas? Eso se lo dejas a tu mamá”. El muchacho, rápido y agudo, responde: “¿como la estúpida, pajúa, imbécil, idiota, tarada, retrasada, anormal de TU MAMÁ?”… “¿viste?, tú odias a mi mamá, eres una basura, como todos los hombres… es que no hay hombres… blablablá”. El muchacho vuelve: “no, hija, tú insultaste a mi mamá, yo no estoy insultando a la tuya, te estoy señalando la patraña de ceguera que estás repitiendo como lora, porque, sin darte cuenta, estás insultando a tu ídolo”… “¿viste?, tu odias a mi mamá, basura, inservible, anda a trabajá, a ve si haces algo”… “Yo trabajo y, además, me ocupo de los chiquitos, alguien lo tiene que hacer”… “ah, bueno, sí, a la miseria que ganas, le podemos agregar los 400 mil que nos ahorramos de sirvienta, gracias a ti”… El anterior cuento es repetición fiel de discusiones actuales, verdaderas, que tienen lugar, en la IN-cultura de la ideología del género, el feminismo, el comunismo, el cato-socialismo. Es la discusión de una niña de su casa, educada en un hogar católico; en un hogar de ésos, en los que los niños llegaron a la adolescencia por 1980, cuando la revolución sexual golpeaba con fuerza nuestro mundo, para que perdiéramos completamente la inocencia, para que los HOMBRES DEJARAN DE SER HOMBRES, LAS MUJERES DEJARAN DE SER MUJERES, EL AMOR PASARA A SER, A LO MARX, RELACIÓN DE PODER. Es la época en la que las señoras de su casa, especialmente las que no habían estudiado en la universidad, empezaron a sentir resentimiento contra los hombres, se empezaron a sentir inseguras con ellos, empezaron a querer dejarlos, pero a no hacerlo, por miedo, acrecentando el resentimiento. En un ambiente así, crecieron sus hijas; si el padre tuvo poca influencia en la casa, la madre fue el mundo de los niños y no sucedió, como en mi casa, donde mi papá era el “héroe absoluto”, que el papá tomó un lugar preeminente, por el curso normal de la naturaleza. 10 años más tarde, ya la revolución había triunfado y, ahora, ya no hay mujeres que estén en sus casas, prácticamente… y ay de las que están, son las “estúpidas” descritas antes: son de ésas de las que la gente, con desdén absoluto dice: “es floja, es estúpida, es sumisa, es sometida, es una medieval: NO TRABAJA”.

Norteamérica, 1995. Una reunión de feministas. la heroína seleccionada como oradora de turno: “Hermanas, me siento muy bien, hoy cumplo 20 años de mi primer aborto, afirmé mi libertad, en un mes estaré cumpliendo 15 de mi primera masturbación y 13 desde que salí del closet: la independencia está cerca, el falo ya no significará nada para nosotros, sólo una manguera de material biológico para producir a nuestros hijos del mañana… EL MAÑANA, EL MAÑANA, VIENE LA HORA FELIZ DE LA SOCIEDAD AMAZÓNICA, EL ESTADO FEMINISTA DE DERECHO, ESTÁ A LA MANO, YA SOMOS MÁS EN LA FUERZA LABORAL, YA LLENAMOS LAS JUNTAS DIRECTIVAS, HASTA DE LAS ASOCIACIONES DE MONJAS CATÓLICAS, YA NUESTRAS IDEAS IMPREGNAN EL MUNDO ENTERO, VIETNAM ACABA DE CAER, NO HAY QUIEN NOS PARE. El único obstáculo son las falsas feministas, las que ponen a la mujer como carne para la masturbación masculina, pero ellas nos sirven también: se hacen estúpidos los enemigos y caen en la cultura de la violación, desprestigiando aún más a la alicaída especie masculina…”.

Norteamérica, 1994. Una muchacha lleva un enorme contrabajo por la inclinada Charles Street de Baltimore. Un muchacho le ofrece ayuda, se negó; lo mismo sucedió al día siguiente, casualidades de la vida; y se repitió al tercer día… Sólo lo salvó un tendero que vio la cosa: la buena muchacha había decidido llamar a la policía: el tipo había incurrido en el delito de acoso sexual o, al menos, así lo creía ella… En realidad, era un pobre polaco católico, que, acabando de salir de la cortina de hierro, no tenía idea de estas derivas IN-culturales extrañas. “O sea que puedo ayudar a un viejito, a un físicoculturista, a un niño, pero no a una mujer, la caballerosidad es delito en América“, pensó.

Iberoamérica, 2005. La muchacha deja al marido, por feo, por inútil, por fracasado, porque ronca, porque sufre de migrañas, porque “ya no es el mismo”, porque le dan malos humores, porque “el amor acaba”… Y SE VA CON SU MAMAÍTA, QUE SÍ ES UN ÁNGEL.

Cualquier lugar del mundo, cualquier momento de los últimos 25 años. La muchacha deja al muchacho… ES QUE EL PANADERO ESTABA MÁS BUENO… ¿O ERA QUE TENÍA MÁS PLATA?… O ERA QUE… LO QUE SEA… Lo que dijo la Chilindrina, en 1978: “si una mujer te dice que te cases con ella, te amuelas“, obedeces sin chistar, sin mohínes, sin majaderías…

***

Ése es, más o menos, el cuadro del feminismo contemporáneo, incluido el llamado “feminismo de cuarta generación”, el último grito, ya no tan nuevo: la libertad de la mujer, la que buscaban las grandes, desde Godwin hasta la Sanger, pasando por la Kollontai y todas las demás, es la libertad del falo y la del estado feminista de derecho… Es la Woman with the Alabaster JarLa mujer con la jarra de alabastro, inspiradora del Código Da Vinci: es Margaret Starbird y sus fantasías locas sobre María Magdalena, su relación con un Jesús pagano, new age, de hecho, gnóstico, propugnando una vuelta al estado de inocencia, al de las diosas femeninas, en un mundo idílico matriarcal, luego del pecado de la caída en el patriarcalismo, con sus guerras y desequilibrios…

***

En verdad, uno ve el cuadro y ve la inconsciencia de nuestra gente frente al tamaño del mal, aunque últimamente se ha ido develando su fea cara: ya como que estamos maduros para que los ideólogos salgan de sus círculos esotéricos y revelen la verdad al público en general, eso que llaman salir del closet. Es lo que hizo el cura irlandés el otro día, en plena misa, dijo que era invertido, que había que apoyar el cambio de la ley en ese país; es lo que mostró la gente que lo oía, la que lo ovacionó (vid.: http://www.irishcentral.com/news/politics/Dublin-priest-says-he-is-gay-during-Mass–receives-standing-ovation.html). Muy bien, la cara ha salido, pero vamos a retomar la cosa, en el nivel de inconsciencia de nuestra generación, la de los que tenemos 45; y que los de 20 nos digan si ellos sabían, en general, más… Así, uno ve la inconsciencia de nuestras mujeres, primas, amigas, esposas, hermanas, repitiendo slogans feministas, de nuestras mamás, de las mamás de nuestros amigos, de nuestras tías; uno la contrasta con la maldad de Freud, misógino radical (recuérdese, nada más, el complejo de castración…), inspirador de las feministas y de la revolución sexual toda, para quien el “amor” es “identificación”, como para un cristiano, sólo que con la diferencia de que, para él, eso significa, no un movimiento extático-celestial, sino una especie de aspiradora radical demoníaca, en la que el yo se apropia de toda la realidad, pues sólo vive para el autoerotismo y el narcisismo absolutos. Uno ve eso; uno las ve repitiendo partes de discursos que continúan con la independencia fálica, asumiendo toda esa maldad, esa depravación. Uno ve cómo se corrompieron millones de hogares cristianos, de seminarios, de vocaciones, en nombre de esta gente, de estos mequetrefes, inferiores, pobres carajos, medios hombres, cuarto de mujeres. Uno ve todo esto y el dolor es inmenso. Es, de verdad, indescriptible. A mí me abruma, puede más que yo. Tengo que pedir fuerzas al Cielo para poder sobrellevarlo: Y QUE VALGA MI CONFESIÓN…

(más…)

Mío

¿Qué es, en realidad, mío, si mi ser no lo es?

Éste es, probablemente, el mejor libro de Lewis

Éste es, probablemente, el mejor libro de Lewis

Dice el muchachito de tres años: “mío”… y, por arte de ilusionismo, hace SUYAS todas las cosas. “Oye, tienes que ser mi amigo, fíjate, tu mami es mi hermana”; “¡¡¡NNOOOOOO, ELLA ES MÍÍÍAA!!!”. Su peluche es suyo, su pelota es suya. “Vamos a jugar, mira, ahí está esa pelota sin usar”; “¡nnoooo, mi peota e mmíííaa!”. Esta forma de mío es la forma favorita del infierno, en todo aquello que no sea un niño de tres años, como señala C.S. Lewis de manera tan acertada, en Cartas del diablo a su sobrino (The Screwtape Letters). De hecho, al pobre niño cuyos papás no lo saquen de esa dimensión de mío, le esperan momentos muy difíciles… y no digamos nada de quienes caigan en sus manos. En el mundo de hoy, una fuerte corriente cultural ha hecho la más grande de las magias gnósticas: ha hecho que todos se queden en el mío del niño de tres años sin educar, del hijo único, de padres desapegados, ricos y consentidores, de tres años. Oh, tragedia.

“Sueña el rico en su riqueza, que más cuidados le ofrece; sueña el pobre que padece su miseria y su pobreza; sueña el que a medrar empieza, sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende, y, en el mundo, en conclusión, todos sueñan lo que son y ninguno lo entiende […]. ¿Qué es la vida? Una ilusión, ¿Qué es la vida? Un frenesí, un engaño, una ficción, porque el mayor bien es pequeño y toda la vida es sueño y los sueños sueños son”, dice el gran poeta Calderón (La vida es sueño). “¿De qué le vale al hombre ganar el mundo, si ha de perder su alma?”, preguntó aquella Persona divina, la que se unió a nuestra humana limitación, sin limitarse en nada. “¿Quién tiene el poder? O Dios o el hombre, sólo una es verdad, cada respuesta excluye a la otra”: ésta es la respuesta del mago gnóstico, el inspirador de nuestro mundo: Marx. Él dijo “despertemos”, y quería decir “soñemos, vamos a soñar que somos dioses”. Y cada quien dijo, en nombre del comunismo, “soy dios, el mundo es mío, yo me defino, yo defino al mundo”.

Dijo la feminista: “mi cuerpo es mío, mato chiquitos, me independizo del falo”; dijo el avaro “liberal-capitalista”: “tengo ésta o aquella baratija, soy dueño absoluto”. Dijo el new age: “soy dios, me hago dios, construyo mi panteón y yo en el altar mayor, que se inmole el mundo ante mí, el portador del cristo cósmico, el hijo predilecto del universo”. Dijo el curita marxista-ateo-teólogo-teoliberal: “cristo es mío, es mío, porque soy el pueblo, soy el representante, el único, la avanzada del proletario en su lucha [intra-]histórica por la revolución, por destruir al opresor capitalista de todos los tiempos; la historia es mía y yo proyecto a otras sociedades las categorías que me den las ganas; y después digo que todo es intrahistórico y que cristo no puede hablarnos, pues es sólo un sentimiento sepultado por la historia”. Dice el homosexual: “mi cuerpo es mío, yo me defino, más aún, yo defino el parámetro de mi definición, yo soy un HOMO, y eso es bilogía, pero no, es elección libre, porque los sexos son biológicos y culturales, porque es cultural lo que yo diga, y la cultura la dicto yo, y yo soy HOMO, me reduzco a mis apetencias sexuales, y el que diga otra cosa es un nazi, según mi definición, que es mía”.

***

¿Qué es mío, los latidos de mi corazón? No, yo no  dispongo de ellos. ¿Los cabellos de mi cabeza? Que lo diga el calvo, que querría tener su melena, a la que añora en su vanidad. ¿Mi vida? Nadie sabe el día ni la hora: ¿de qué le vale al hombre ganar el mundo, si ha de perder su alma? ¿Qué daría a cambio de su alma? ¿El mundo? Al morir, dice Gandalf, atravesamos la cortina gris del mundo: ¿de qué nos valdría ganar el mundo, con su cortina gris, cuando todas las formas quedan derogadas?

(más…)

La estafadora asesina del Código Da Vinci

Si lo que dice Dan Brown es verdad, la Iglesia debería ser clausurada. ¿Lo es, la que fundó Cristo?

La Familia Corleone: de acuerdo con los enemigos de la Iglesia, ella no es más que esta organización delictiva... o sí: más poderosa, la más poderosa. Espera, eso fue lo que dijo el propio Ford Coppola, en el Padrino III. ¿Ves?, no vamos tan lejos de la realidad

La Familia Corleone: de acuerdo con los enemigos de la Iglesia, ella no es más que esta organización delictiva… o sí: más poderosa, la más poderosa. Espera, eso fue lo que dijo el propio Ford Coppola, en el Padrino III. ¿Ves?, no vamos tan lejos de la realidad

Uno de los rasgos clave de la obra de Dan Brown, uno de los autores que más libros han vendido en la historia, es la imagen que presenta de la Iglesia actual. La Iglesia es, según Brown una institución asesina, poderosa, cínica, mentirosa, fanática. Es tan poderosa, fanática y asesina que los miembros del Priorato de Sión, portadores de la verdad que derribará a “la mentira más grande de todos los tiempos”, que Jesús era un mortal, profeta cultor de la “divinidad femenina” y esposo muerto y no resucitado de María Magdalena y padre de su hija Sara, corren grave peligro, por ser capaces de desenmascararla, de sacar a la luz la mentira que es ella. Los últimos años en la biografía de Dan Brown son una refutación de tal imagen… En el presente artículo, veremos asuntos de salud, educación, moral, poder, economía. En todos éstos, se dicen cosas, ¿no? Que la Iglesia es oscurantista, que es enemiga de la ciencia, que tiene mucho poder, que es rica, que, si donara sus riquezas, se acabarían los pobres del mundo. No se trata, ahorita, de que hizo la Inquisición, eso es del pasado, se trata de la imagen presente. Por supuesto, en esa imagen, pasada o presente, se revela el mismo espíritu: la inquisidora, será una malvada, asesina, mentirosa, siempre. Eso es lo que dice Dan Brown…

Lo bueno de esto del ataque de Brown es que él recoge, en el Código Da Vinci, por ejemplo, una lista de críticas contra la Iglesia de ésos que hacen que los católicos vayan por ahí, llenos de vergüenza y oprobio. Y está bien, pues, si ante esta retahíla del odio y la ignorancia, no tienen respuesta, entonces, en su propio analfabetismo, que sufran. Pero, si no quieren perder su Fe y quieren saber su dignidad y, aunque en un mundo de total falta de formación, vivan sin poder contestar, pero sabiendo que eso es insostenible, que Jesús es Dios y que, dado eso, todo lo demás tiene que ser desmentido, entonces, Brown sirve para introducir la imagen real de la Esposa de Jesucristo: no María Magdalena (como dice Brown con una mendacidad impresionante), sino la Iglesia Católica, su Cuerpo Místico. Con eso, todos los libelos mentirosos, rodarán por los suelos. Así, bendito sea Brown, como el pecado original: “feliz culpa, que nos mereció tal Salvador” (Pregón Pascual).

El asunto es que existe la pretensión, explícita o implícita, de mucha gente, entre ellos Dan Brown, de que la Iglesia es una organización delictiva. Una organización delictiva es una que tiene como fin conscientemente trazado el de delinquir; o, dicho en otros términos, que tiene como idea directora alguna finalidad contraria al bien o al orden públicos o a las buenas costumbres. Según los que acusan a la Iglesia de ser una asociación de tal naturaleza, desde luego, Ella tiene como su objeto y razón de ser el delinquir. Los ideólogos propagandistas, polemistas, contra la Iglesia, al menos desde Guillermo de Ockham (y su, entre otros, Sobre el gobierno tiránico del Papa, 1.339-1.340) hasta nuestros días, pasando por Martín Lutero, Zwingli, Cromwell, Newton, David Hume, Voltaire, Adam Smith, Nietzsche y tantos otros, han tenido un éxito asombroso. Es así como hoy en día son lugares comunes todas éstas calumnias y son tan frecuentes las invectivas contra la Iglesia. El éxito más grande ha venido a ser el que tanta gente tenga como por algo descontado el que la Iglesia es una institución delictiva, una banda de mentirosos traicioneros, que han estado asesinando y estafando a la pobre gente por dos milenios. He aquí a Dan Brown.

Lo que esto implica es que, en todos los sitios en que la Iglesia opera legalmente, esto es, con permiso de las autoridades, o bien las mismas están engañadas o bien son conniventes con el espíritu delincuencial de la misma. Tal vez, el caso sea exactamente el contrario: el partido comunista y otras organizaciones dañinas son sostenidas por los estados hoy, por su connivencia con los desafueros de éstos; y la Iglesia, que se opone a ellos, es perseguida, por eso mismo, o abiertamente o velada y judicialmente y por las mentiras de los medios, la literatura, el cine (como en el caso de la novela que estamos comentando)… Como quien está acusada en Occidente de asociación delictiva es la Iglesia, la persecución no es un pensamiento descabellado. Y, por eso, hay que hacer algo, urgentemente.

(más…)

La revolución tiene muchas razones para destruir a la familia

Es baluarte del orden real: la némesis del totalitarismo

Justine, de Sade: lujuria descontrolada, que desemboca en desprecio, que acaba en la conversión en mero-objeto, que desemboca en violencia homicida.  Así es que te libera la revolución

Justine, de Sade: lujuria descontrolada, que desemboca en desprecio, que acaba en la conversión en mero-objeto, que desemboca en violencia homicida. Así es que te libera la revolución

Una muy afamada periodista venezolana, Nitu Pérez Osuna, publicó una serie de dos artículos, entre la semana pasada y esta semana (en El Universal: Planeado con tiempo, 14-08-13,  y  Lo que estaba planificado, 21-08-13), en la que revelaba un supuesto plan de dominación política de Venezuela. A los efectos actuales de este blog, lo que interesa es la inmensa maldad que se despliega en el documento que la periodista publica. Unas intenciones ciertamente destructivas, completamente faltas de todo escrúpulo, irrespetuosas del orden y la humanidad. El tal plan no es nada que deba tenerse por traído de los cabellos, falso, inverosímil. De hecho, si uno lee otras obras similares, contentivas de planes de acción y verdaderas conspiraciones infernales, como el documento Li-Wei Han o, como lo llamaron sus autores “La Iglesia y Cuba, programa de acción”, del gobierno de China, de 1959, para destruir a la Iglesia en la isla, o el propio Manifiesto comunista, de Marx y Engels, en el que dicen claramente de todas las trapisondas, todo lo oscuro y secreto todo lo traidor de la revolución comunista, lo que dice el documento publicado por la señora Pérez no tiene nada de particular. Mucho menos si se sabe, por ejemplo, que las actuales “iglesias católicas” paralelas de Ecuador, Perú y Bolivia, “iglesias oficiales”, son producto del mencionado plan chino.

(más…)