Kalós

Inicio » Posts tagged 'el ocaso de los idolos'

Tag Archives: el ocaso de los idolos

Anuncios

Matrix: abraza la verdad, te hará libre

Arranca la corteza purulenta de las ideologías mentirosas del mundo revolucionario

Neo, que está empezando a creer, a ser libre, se enfrenta a males terribles, superiores al hombre: a Smith el agente, el maltusiano, progresista, odiador de la humanidad, encarnación de muchos de los gnosticismos que oprimen hoy al hombre

Neo, que está empezando a creer, a ser libre, se enfrenta a males terribles, superiores al hombre: a Smith el agente, el maltusiano, progresista, odiador de la humanidad, encarnación de muchos de los gnosticismos que oprimen hoy al hombre

Todo se resume en una simple elección: eres Thomas Anderson, un trabajador gris, de una empresa gris, con un jefe gris y unos compañeros grises. O eres Neo, un rebelde, uno que rechaza lo que ve, el borreguismo, el mundo de mentira, de la ilusión, de los códigos explicativos absurdos del gnosticismo prevaleciente en el mundo de hoy. Eres Tomás, el apóstol incrédulo, el que se transformó luego de ver; o eres El Tipo, el Mesías, uno que, creyendo en Él, participa de su misión, de un Reino que es pura verdad y no es de este mundo, un Reino que es de la Verdad, que aceptamos y nos hace libres.

Neo quiere ser libre; él sabe que algo anda mal, pero no sabe qué es. Mas tiene una tremenda suerte: un grupo de libertadores muy conocidos lo han contactado y parece que quieren que él se les una. Trinity, Trinidad, un famoso elemento de ese grupo le ha pedido que la contacte: “sigue al conejo blanco”, al conejo de Alicia, la del país de las maravillas, al conejo de Pascua, al que trae huevos de regalo, en la celebración de la Resurrección de  Cristo. Neo es un hacker y hace trabajos a destajo para malandros del underground de alguna ciudad del Occidente contemporáneo.

(más…)

Anuncios

Nietzsche y Aristóteles de acuerdo

Di cualquier palabra: hay verdad, hay Dios

Nietzsche, inspirador de tiranos, enemigo de Dios y de la verdad, quiso acabar con la gramática, para afirmar el poder humano, ¿qué más se puede pedir de nihilismo y voluntad de poder?

Nietzsche, inspirador de tiranos, enemigo de Dios y de la verdad, quiso acabar con la gramática, para afirmar el poder humano, ¿qué más se puede pedir de nihilismo y voluntad de poder?

En filosofía, innumerables veces, para conocer la verdad adecuadamente, debe hacerse cargo el investigador de afirmaciones de otros que apuntan a lo profundo. Se trata de aquélla según la cual “mucho me temo que no conseguiremos librarnos de Dios mientras sigamos creyendo en la gramática…” (Nietzsche, El ocaso de los ídolos, La “razón” en filosofía, n. 5). Si en el mundo hay un orden racional real, incluso en las construcciones de la lengua, a diferencia, por ejemplo, de lo que pensaría un empirismo-materialismo-ocasionalismo radical, que lleve a sus cultores a un nihilismo, hay Dios. Por un momento, uno puede omitir, al menos al principio, las implicaciones de teología natural de semejante frase y concentrarse en uno de los presupuestos de la misma. Ella puede provenir de pensamientos radicales como aquél que afirma que “Por su origen el lenguaje pertenece a otra época de la forma más rudimentaria de la psicología” (ibíd.). Y, así, se puede abrir paso a la consideración de la necesidad misma de estructuras “racionales” en la base de la posibilidad misma de la comunicación, con todo lo que ella entraña. Entonces, se puede plantear, en un principio, la hipótesis de que el lenguaje es sólo un caso particular muy paradigmático de la estructura del mundo, que el ser es estructura o, más bien, estructurado, de suyo; y, por tanto, hecho a la medida del intelecto o el intelecto a su medida o ambos, cada uno a la medida del otro.

(más…)

Hablan los tolerantes: a palos y bombazos acabaremos tu intolerancia, el caso francés

Gas del bueno, cárcel y violencia a quien disienta

Así te tratarán los tolerantes, cuando quieras defender el bien; así lo han hecho en Francia... y eto no es nada, están, apenas, calentando los motores

Así te tratarán los tolerantes, cuando quieras defender el bien; así lo han hecho en Francia… y eto no es nada, están, apenas, calentando los motores

Sí, sí, son muy tolerantes. Aprueban el “matrimonio” homosexual, porque “hay que ser tolerantes”. Pero salen más de un millón de personas a protestar y son considerados enemigos públicos. No importa si son ancianos, familias enteras o los más chiquitos de esas familias, bebés en pañales, llevarán palos y gas lacrimógeno, en las cantidades proporcionales a que no se les olvide: lo de la “tolerancia” es tiranía, es negación de todo orden natural, es estar con la inmoralidad, bajo la coartada de que “cada quien tiene su verdad” (Tolerancia: una calle de un solo sentido, John Flynn, Zenit, 02-07-13). Y, al que se oponga, hay que tratarlo de enemigo, pues está convencido de lo que cree y, como todos saben, hay un orden, que él quiere defender y los tolerantes quieren combatir, porque es el verdadero obstáculo del poder absoluto. Lo dijo Marx: o Dios tiene el poder o el hombre [yo] tiene [tengo] el poder, una de los dos es una falsedad, porque, de lo que se trata es de un poder absoluto (Cfr. Crítica a la filosofía del derecho de Hegel, 1.842). Lo dijo Nietzsche, que era tan tirano que podía DECIR (El ocaso de los ídolos) que había que dejar atrás la lengua, TODO DECIR, porque la lengua implicaba el orden gramatical y, si hay gramática, hay Dios… Lo dicen los homosexuales, como se desprende de este informe de una reunión de “expertos” en Yogyacarta, Indonesia, del 6 al 9 de noviembre de 2.006: “La orientación sexual se refiere a la capacidad de cada persona de sentir una profunda atracción emocional, afectiva y sexual por personas de un género diferente al suyo, o de su mismo género, o de más de un género, así como a la capacidad de mantener relaciones íntimas y sexuales con estas personas. La identidad de género se refiere a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo (que podría involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que la misma sea libremente escogida) y otras expresiones de género, incluyendo la vestimenta, el modo de hablar y los modales”. Para alguien que cree que la realidad, incluso su propia identidad es más maleable que plastilina en sus manos, cualquier oposición tiene que ser barrida sin contemplaciones. Eso es lo que nos espera. Eso es lo que está pasando en Francia:

(más…)