Kalós

Inicio » Publicaciones con la etiqueta 'capitalismo'

Archivo de la etiqueta: capitalismo

El Jet Set y sus frescas costumbres pedófilas

En la religión de Mamón, los ricos se salen con la suya con la pedofilia

Jeffrey Epstein, con algunos de sus amigotes: Clinton y Trump, casi nada

Jeffrey Epstein, con algunos de sus amigotes: Clinton y Trump, casi nada

“Cuando la gente dice que el dinero sólo vale lo que puede comprar y que sólo puede comprar ciertas cosas, invariablemente, forman una categoría [lógica] que incluye ciertas cosas materiales que podrá comprar… y, entonces, su poder se agotaría. Estos tontos dejan por fuera dos enormes capítulos –los dos capítulos más grandes del grupo–. Dejan por fuera los servicios de otros hombres [como soldados mercenarios {¿y prostitutas, abogados y jueces complacientes, perhaps?}], siempre a la venta. Y dejan por fuera las almas de otros hombres frecuentemente a la venta. Con dinero en cantidades suficientes, tú puedes comprar cualquier servicio; y, con dinero, puedes comprar almas individuales. Ahora, eso sí es importante” (Hilaire Belloc, “A Few Kind Words to Mammon,” from his essay-collection entitled On, New York, George H. Doran Company, 1923, pp. 53-54; yo tomo la cita de Robert Hickson, The Vitality of Mammon in the Decline of a State, en Culture Wars Magazine, http://www.culturewars.com/2007/Mammon.htm, el segundo corchete es de Hickson)[i].

“Si, sin embargo, tu dinero sólo tiene ‘un efecto general sobre… la generalidad de la especie humana, para la cual postulo almas’, entonces, ‘en este caso, quizás no seas alguien digno de reproche. Es más su culpa que la tuya’. No obstante, de cierta manera […], ‘tú eres adorado por tu dinero’, no de modo diferente a la ‘adoración que los hombres tributan a su país’; y no podemos justa o válidamente ‘escabullirnos de esta valiosa verdad’ meramente por medio de unas cuantas excepciones”.

Los personajes principales

“Ser así capaz de comprar los servicios de otros hombres… es una categoría ridículamente ignorada por aquéllos que pretenden que el dinero sólo trae disfrute material. Trae, por ejemplo, inmunidad respecto del derecho penal. Al menos, eso hace hoy”.

***

Jeffrey Epstein:

Un milmillonario (“billionaire”, in english), administrador de fondos mutuales, su único cliente es Les Wexner, dueño de L Brands (Victoria’s Secret, Abercrombie et al.), ambos judíos. Tiene casas en Palm Beach, Nueva York, Nuevo México, una isla Saint Thomas. En 2005-06, cerró un gran caso de escándalo sexual-abuso de menores, una muchacha al día, en promedio: en 2001 fue capturado por abusador de menores. Estuvo 13 meses preso, por un acuerdo extrajudicial de 18, que logró el abogado Allan Dershowitz, acuerdo en el que varias víctimas de Epstein no participaron, hecho en lo secreto[ii].

Virginia Roberts:

Epstein y el príncipe, con su némesis, Virginia, encima de llos, de manera muy expresiva

Epstein y el príncipe, con su némesis, Virginia, encima de llos, de manera muy expresiva

La víctima de Epstein que acusó a todo el mundo y que ha dado a conocer de otras afectadas “Jane Does” (nombre proverbial de mujeres desconocidas en los Estados Unidos, usado en terminología legal), Jane Does 1, 2, 3, etc. La única que ha hablado en público. Era usada por Epstein para proveer favores sexuales a sus amigos y luego comunicar los secretos a Epstein, que pasaba a la operación de chantaje. Esto se hacía en Palm Beach, en un avión hacia Saint Thomas y en la isla que Epstein tenía en esta Antilla caribeña.

Ghislaine Maxwell:

Hija del millonario judío inglés Robert Maxwell, que, según parece, se suicidó, por haber robado los fondos de pensión de sus empleados para sostener las acciones de su grupo de medios de comunicación de Inglaterra; que, además, es, al parecer, agente del Mossad y ha sido acusado de haber participado en el secuestro de Mordecai Vanunu por el Mossad, el señor que dio el pitazo sobre el plan nuclear israelí, que fue llevado ilegalmente desde la Gran Bretaña a Israel y fue encarcelado por 18 años (vid. el artículo de Wikipedia en inglés sobre Robert Maxwell: https://en.wikipedia.org/wiki/Robert_Maxwell). Esta señora es acusada por Jane Doe 3 y por Virginia Roberts de participar en las actividades ilícitas de Epstein, aunque ella lo niega. La acusación se sostiene en que ella era pareja de Epstein y amiga del príncipe Andrew, en la época en que el millonario judío-gringo traficaba con muchachas adolescentes.

(más…)

Mío

¿Qué es, en realidad, mío, si mi ser no lo es?

Éste es, probablemente, el mejor libro de Lewis

Éste es, probablemente, el mejor libro de Lewis

Dice el muchachito de tres años: “mío”… y, por arte de ilusionismo, hace SUYAS todas las cosas. “Oye, tienes que ser mi amigo, fíjate, tu mami es mi hermana”; “¡¡¡NNOOOOOO, ELLA ES MÍÍÍAA!!!”. Su peluche es suyo, su pelota es suya. “Vamos a jugar, mira, ahí está esa pelota sin usar”; “¡nnoooo, mi peota e mmíííaa!”. Esta forma de mío es la forma favorita del infierno, en todo aquello que no sea un niño de tres años, como señala C.S. Lewis de manera tan acertada, en Cartas del diablo a su sobrino (The Screwtape Letters). De hecho, al pobre niño cuyos papás no lo saquen de esa dimensión de mío, le esperan momentos muy difíciles… y no digamos nada de quienes caigan en sus manos. En el mundo de hoy, una fuerte corriente cultural ha hecho la más grande de las magias gnósticas: ha hecho que todos se queden en el mío del niño de tres años sin educar, del hijo único, de padres desapegados, ricos y consentidores, de tres años. Oh, tragedia.

“Sueña el rico en su riqueza, que más cuidados le ofrece; sueña el pobre que padece su miseria y su pobreza; sueña el que a medrar empieza, sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende, y, en el mundo, en conclusión, todos sueñan lo que son y ninguno lo entiende […]. ¿Qué es la vida? Una ilusión, ¿Qué es la vida? Un frenesí, un engaño, una ficción, porque el mayor bien es pequeño y toda la vida es sueño y los sueños sueños son”, dice el gran poeta Calderón (La vida es sueño). “¿De qué le vale al hombre ganar el mundo, si ha de perder su alma?”, preguntó aquella Persona divina, la que se unió a nuestra humana limitación, sin limitarse en nada. “¿Quién tiene el poder? O Dios o el hombre, sólo una es verdad, cada respuesta excluye a la otra”: ésta es la respuesta del mago gnóstico, el inspirador de nuestro mundo: Marx. Él dijo “despertemos”, y quería decir “soñemos, vamos a soñar que somos dioses”. Y cada quien dijo, en nombre del comunismo, “soy dios, el mundo es mío, yo me defino, yo defino al mundo”.

Dijo la feminista: “mi cuerpo es mío, mato chiquitos, me independizo del falo”; dijo el avaro “liberal-capitalista”: “tengo ésta o aquella baratija, soy dueño absoluto”. Dijo el new age: “soy dios, me hago dios, construyo mi panteón y yo en el altar mayor, que se inmole el mundo ante mí, el portador del cristo cósmico, el hijo predilecto del universo”. Dijo el curita marxista-ateo-teólogo-teoliberal: “cristo es mío, es mío, porque soy el pueblo, soy el representante, el único, la avanzada del proletario en su lucha [intra-]histórica por la revolución, por destruir al opresor capitalista de todos los tiempos; la historia es mía y yo proyecto a otras sociedades las categorías que me den las ganas; y después digo que todo es intrahistórico y que cristo no puede hablarnos, pues es sólo un sentimiento sepultado por la historia”. Dice el homosexual: “mi cuerpo es mío, yo me defino, más aún, yo defino el parámetro de mi definición, yo soy un HOMO, y eso es bilogía, pero no, es elección libre, porque los sexos son biológicos y culturales, porque es cultural lo que yo diga, y la cultura la dicto yo, y yo soy HOMO, me reduzco a mis apetencias sexuales, y el que diga otra cosa es un nazi, según mi definición, que es mía”.

***

¿Qué es mío, los latidos de mi corazón? No, yo no  dispongo de ellos. ¿Los cabellos de mi cabeza? Que lo diga el calvo, que querría tener su melena, a la que añora en su vanidad. ¿Mi vida? Nadie sabe el día ni la hora: ¿de qué le vale al hombre ganar el mundo, si ha de perder su alma? ¿Qué daría a cambio de su alma? ¿El mundo? Al morir, dice Gandalf, atravesamos la cortina gris del mundo: ¿de qué nos valdría ganar el mundo, con su cortina gris, cuando todas las formas quedan derogadas?

(más…)

La ética y el capitalismo desbocado

Es como una gran contradicción: la promoción de la avaricia, la “ética capitalista”

Oliver Twist. Las imágenes de miseria más horribles no le llevan nada a las del máximo triunfo en la historia del capitalismo: la Inglaterra decimonónica. Sólo fueron superadas por las del marxismo aplastante del siglo siguiente. Hoy en día, en China, la alianza es total: parece que, juntos, en el nihilismo, esperan toda superación, alcanzar el cénit...

Oliver Twist. Las imágenes de miseria más horribles no le llevan nada a las del máximo triunfo en la historia del capitalismo: la Inglaterra decimonónica. Sólo fueron superadas por las del marxismo aplastante del siglo siguiente. Hoy en día, en China, la alianza es total: parece que, juntos, en el nihilismo, esperan toda superación, alcanzar el cénit…

Bernardo Kliksberg es alguien muy citado en este blog: ha sido director del PNUD de España, entre otros datos del currículum, y, como tal, ha publicado artículos de gran importancia; como uno muy revelador: Algo debe cambiar urgente (El Universal, 21-10-2.009), en el que mostraba que el problema del mundo es la avaricia, de un mundo que produce más de lo que necesita y tiene capacidad instalada para producir suficiente para alimentar a varias veces su población y, sin embargo, tiene un gran porcentaje de personas pasando hambre y aumentando. Kliksberg es uno que demuestra que el problema del mundo es la avaricia, ergo, no la superpoblación, por ejemplo. De paso, eso muestra algo muy importante: es una contradicción en los términos hablar de ética capitalista. Puede que haya capitalistas con ética, pero ésa la tienen no en cuanto capitalistas. Si tú eres uno como Von Mises, gran gurú del capitalismo contemporáneo, que dice que la categoría central de nuestra razón es el beneficio de mercado, comoquiera que traduzcas eso, es decir, así lo traduzcas como místico (para salvarse de críticas muy obvias, empezando por Jesús), entonces no puedes venir y decir que la justicia o la caridad sean bienes o virtudes reales, que haya que practicar, no, lo único virtuoso está en términos de Hume: “la razón es la esclava de las pasiones” y, así, Aristóteles y Platón y la tradición cristiana caben: la virtud es obrar conforme a la razón… que busca el “interés”. Of course, estas tradiciones dirían que la religión, la contemplación de Dios es el máximo bien al que debe dirigirnos la razón (entre otros lugares, I Corintios XIII,8-13). Luego, son incompatibles con el capitalismo, como lo es la misma moral, punto. Entones no cabe el patriotismo, no cabe el bien común, la justicia, distributiva o de cualquier otro tipo (ya que la proclaman como un asunto de orden de mercado, incompatible con eso que dicen es la médula de la personalidad), no cabe la caridad (la verdadera: el amor de amistad con Dios, que Él nos infunde, juntamente con los dones de Sabiduría y de Prudencia), no caben la templanza o la fidelidad. Seguramente, por eso es que cada vez más hay espionaje industrial, cada vez más los negocios se resuelven en burdeles…

(más…)

90 MM ganará este año Mayweather, 18 mil niños mueren de hambre al día

Mayweather Jr. con una montaña de billetes verdes... un sueño, ah... una pesadilla de mundo material y de divertimento

Mayweather Jr. con una montaña de billetes verdes… un sueño, ah… una pesadilla de mundo material y de divertimento

En dos peleas (vid. James supera a Bryant en ingresos, Gonzalo Aguirregomezcorta, espndeportes, 20-05-13), el boxeador podrá ganar suficiente dinero como para alimentar a 200 mil mujeres de las que fueron sepultadas en el edificio en Bangladesh hace unos días; las cuales reciben un sueldo de unos 450$ al año, trabajando de sol a sol para las marcas más poderosas del planeta, ésas que pagan las exorbitantes ganancias de los deportistas (vid. Indignidades, Bernardo Kliksberg, El Universal, 15-05-13). Sí, exactamente, Floyd tendría que darse un máximo de 48 minutos por cada combate, 96 en total, para ganar lo que gana una de éstas en 600 millones de horas… y sus ganancias provienen del trabajo de ellas: díganme ustedes, ¿qué tal?

(más…)