Kalós

Inicio » Posts tagged 'bultmann y teologia de la liberación'

Tag Archives: bultmann y teologia de la liberación

Anuncios

Sex drugs and rock and roll entra a la Iglesia

“Es la más grande confrontación de la historia” (Juan Pablo II)

Niño varón ve en la televisión a la barbie, está absorto, hipnotizado; piano y juguetes son sólo partes del paisaje

Niño varón ve en la televisión a la barbie, está absorto, hipnotizado; piano y juguetes son sólo partes del paisaje

La revolución se hizo casi imparable y nuestros padres eran no match para ella, no representaban competencia. Por esa vía entró la revolución a la Iglesia, devastando la vida de los laicos. Así, muchos de éstos perdieron la Fe, sea completamente o sea como gente que se hizo contestataria: católicos protestantes, que aceptan lo que les dé la gana, que están metidos en esa locura de la “religiosidad a la carta”, que es el new age, “espiritualidad” representativa de la revolución, desde la época de “this is the age of Aquarius, Aquarius” y Woodstock y, antes aún, desde los beats y Jack Kerouac. A veces, muchas veces, incluso creen que pueden ser católicos y new age. Y eso, como no podía ser de otro modo, tiene una fuerte carga moral: si el new age te dice “drógate y sé feliz” o “no hay moral, eso es de no iluminados”, entonces se facilita mucho ser católico así. La otra manera es una más abierta y clara: el catolicismo progresista: la contradicción en los términos nefasta, la “teología de la liberación” y sus formas de dominación por la mentira: democratismo católico, indigenismo, etc. Digamos que ésas son las vías más comunes de la cultura, en los hogares que permanecieron católicos, aparte de las nombradas en el artículo anterior. Así se destruyó la vida de los laicos.

(más…)

Anuncios

Sex drugs and rock and roll entra a los seminarios de curas

Pablo VI lo dijo: “el humo de satán ha entrado en la Iglesia”, se trataba de la rebelión de muchos curas, en nombre de la contracultura, después se extrañaron de los problemas de pederastia, que datan de esta época
Andy Warhol y su "arte" pop, uno de los símbolos potentes del mundo posmo de la contracultura

Andy Warhol y su “arte” pop, uno de los símbolos potentes del mundo posmo de la contracultura

El mundo ha sido barrido y se le ha pasado la aplanadora y la trituradora. La debacle actual no se compara a lo que quedó en el mundo Mediterráneo, luego de casi siete siglos de locura imperialista, de Egipto y Asiria a la victoria romana: aquí quedaron religiones y moral y cierta inquietud, que preparaba la victoria de Cristo, en tan poco tiempo. Roe vs. Wade, esa decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos que, en 1.973, dijo que la vida de los débiles vale menos que el arbitrio de los fuertes, es una prueba. No se puede pedir una definición de nihilismo, que sea a su vez una claudicación mayor del derecho, por parte de su máximo representante en el país más creído de la historia (honor disputado, sin duda: ejemplos hay muchos). La victoria de los carteles colombianos de la droga, así como el honor de ser revolucionario o la mezcla de ambas cosas que es ser jefe de la guerrilla colombiana, dan otros ejemplos muy importantes. El suicidio juvenil como problema social, sobre todo, de países “desarrollados”, ilustra el punto de manera poderosa.

Eso fue lo que quedó en la época en que muchos tienen como estado mental habitual al “posmo”. El posmo es algo muy singular. La mal llamada “ilustración” es una guerra declarada, en nombre del dios humano, contra el Dios verdadero. Por eso, su culmen es Kant, promotor del culto a la diosa razón y del hombre como poseedor de ésta. El posmo es una guerra de la diosa nada contra el Dios verdadero y contra los dioses de la modernidad. Es una barrida: es desbancar al sentido verdadero no para sustituirlo por algún usurpador; es des-bancar al sentido, para dejar al banco vacío. Es nihilismo puro y sin disfraz. Ahí, sólo queda el poder, luego de la orgía de inmoralidad “juvenil”… No, es un usar esa orgía, para que ni se den cuenta de las violentas cadenas que los oprimen: ella es la anestesia y, en lo que tiene de drogas, lo es, literalmente… De nuevo, es The Matrix. Es Andy Warhol y su arte “pop”, con sus series sobre Marylin y sobre Mao… es él y Velvet Records promocionando la “música que sacudió al mundo”, el Hard Rock, convertido luego en Heavy Metal; es él convirtiendo el arte en campaña publicitaria de compañías comerciales, es él vaciando todo lo valioso, como si fuera un cartón de huevos podridos. Es el arte pobre, echando un poco de ladrillos en una sala, iluminándolos con luces de neón, poniendo estatuas remedos de obras maestras clásicas, hechas de plástico, en un lenguaje esotérico… montado, claro, sobre un metalenguaje, derivado de lo natural, pero todo diseñado para decir que no hay sociedad, no hay vínculos, no hay verdades, bienes y belleza que nos unan… Es una claudicación, en la que sólo cabe la inmoralidad sin ningún freno: el totalitarismo. El enemigo, entonces, es uno solo: La Iglesia, la que dice que hay un orden y un Dios verdadero y un lugar del hombre en el orden y responsabilidad… (más…)