Kalós

Inicio » Posts tagged 'arte y luz'

Tag Archives: arte y luz

Anuncios

La expresión del Esplendor en la época del esplendor (B)

Serie sobre estética, subjetivismo e historiografía del arte occidenntal, sexta ronda

El Coro de Suger en Saint Denis, luz natural que eleva hasta Dios: aquí, así, nace el gótico: inspiración pura

El Coro de Suger en Saint Denis, luz natural que eleva hasta Dios: aquí, así, nace el gótico: inspiración pura

Como hemos estado hablando, la belleza es un esplendor, una luz, que sale del ser, del ser que es conforme a nuestra inteligencia, al ser que es verdadero. Desde siempre, ese esplendor estuvo presente en las representaciones artísticas. La cristiandad lo hizo su tema, por amar por sobre todas las cosas a ese Esplendor, del que participan todos los esplendores; su espiritualidad, puso a la luz del mundo, al servicio de aquél que es Luz de las naciones, al Sol que nos visitó de lo Alto. “Desde tiempos antiguos la luz ha sido la metáfora principal para narrar el esplendor de la verdad y de la belleza. En la época cristiana, más tarde, la luz se convirtió en el símbolo mismo de la belleza, que es en sí misma una verdad iluminadora, y por tanto es capaz de decir algo sobre el inefable misterio de Dios. La belleza es proporción, es decir el lugar numérico y geométrico de verdades evidentes, pero también es claritas, es decir, esplendor, luminosidad, lucidez, pureza iluminadora. Toda la arquitectura, la pintura, la escultura y finalmente la poesía estaban constituidas e impregnadas de claritas. Cada elemento de las decoraciones infinitas escultóricas de las catedrales tenían el deber de capturar la luz y de reverberarla a su alrededor, en una cascada continua de una luminosidad descendente, capaz de asumir el deber de iluminar materialmente un lugar, sin perder el valor simbólico moral y espiritual” (Papa, Cuando la luz no contaminaba todavía las iglesias, Zenit, 03-05-11).

(más…)

Anuncios

La expresión del Esplendor en la época del esplendor (A)

Serie sobre estética, subjetivismo e historiografía del arte occidenntal, quinto inning

La herencia de San Francisco al arte: realismo, perspectiva, edificación por la vista, amor a la humanidad de Cristo, pare de contar

La herencia de San Francisco al arte: realismo, perspectiva, edificación por la vista, amor a la humanidad de Cristo, pare de contar

En el siglo XII, el personaje del siglo, San Bernardo, el gran cisterciense (igualito que hoy), todavía se preocupaba porque las pinturas y esculturas tan bellas distrajeran a sus monjes de la piedad y la devoción. A finales del siglo y principios del siguiente, otro grande, San Francisco, responsable de la fusión del amor cortés y romántico con la religión y, por tanto, con todo el espíritu de Occidente, ponía su genio casi sin igual en este asunto: la vista es instrumento del espíritu, por su medio, se pueden tener las más grandes experiencias espirituales (Papa, El arte como instrumento de la espiritualidad: la perspectiva, Zenit, 18-01-11). Comentando esto, podemos decir que San Francisco tiene razón: la vista, en el hombre, puede ser espiritual, pues, en él, todo lo es, salvo que se corrompa, por una conversión inversa, de un volverse, voltearse, de lo alto a lo bajo. El arte occidental, cristiano, los siguientes cinco siglos daría razón al Poverello di Assissi.

Así, la predicación de San Francisco fue convertida, de acuerdo con sus propias concepciones, en fuente del gran arte Cristiano. De ella nació, nada más y nada menos que el pesebre, y, más que eso, el realismo representativo del arte occidental, así como de toda la narrativa, la filosofía, la ciencia [así es, tal cual, amigos, aquí hay que buscar la raíz de que Occidente tomara el testigo de la ciencia y la llevara a donde ha llegado] y la espiritualidad. De acuerdo con este ánimo, el arte pasó a ser medio espiritual para la participación de los fieles en el “Misterio Tremendo”. Un ejemplo maravilloso de esto lo presta el gran Preseppe di Greccio, el pesebre pintado en la Basílica Mayor de Asís, atribuido a Giotto, inspirado en un episodio de la vida del santo en la población de Greccio. “El realismo representativo se convierte en una forma de participación afectiva de los fieles a los hechos narrados en los Evangelios. La vista viene exaltada como un sentido espiritual y la representación artística como un instrumento de espiritualidad” (Ibíd.).

(más…)