Kalós

Inicio » Posts tagged '18'

Tag Archives: 18

Anuncios

Hitos y música de la revolución

De Cristo a Play Boy-Play Gay, de Beethoven a Daddy Yankee: el mundo anda en ¡¡¡puro progreso!!!

Daddy Yankee, modelo de juventudes y expresión musical de la revolución, del mundo del progreso, con grandes premios de enorme prestigio

Daddy Yankee, modelo de juventudes y expresión musical de la revolución, del mundo del progreso, con grandes premios de enorme prestigio

El arte es ascenso espiritual, meditación profunda, técnica de expresión de ésta última, espíritu del pueblo, centro de cohesión, formación cívica, explicación penetrante hasta el sentido trascedente de la vida, pionero de caminos de espiritualidad humana, forjador del espíritu patrio. No en balde sus temas son lo divino, lo humano y lo político, la misericordia de Dios, su triunfo, su favor a la comunidad, la belleza espiritual del ser humano, las virtudes cívicas, las grandes gestas de la patria, su orden y magnificencia.

Pero, por lo mismo, las crisis espirituales lo afectan del mismo modo que a la religión fundamental, bajo cuya égida se ha formado el pueblo soberano o, en un marco más amplio, la civilización. Por ello, en algún momento, se quiebra la unidad expresiva, así como los temas de inspiración; lo mismo sucede con la valoración de los asuntos. Infinidad de veces comienza a perder profundidad espiritual, que puede llegar a la más arrabalera chabacanería expresiva y de los temas, gana en patetismo y pierde en riqueza, dentro de las miles de formas que comienzan a pulular, que desmerecen severamente del esplendor pasado. Muy frecuentemente, en épocas de esplendor, el arte popular tiene gran valor y va a la saga del arte culto; al producirse la quiebra o la crisis espiritual, el populacho toma la delantera y los dirigentes tienden a imitarlo, quedando el pueblo sin guía, llegándose a una vulgaridad desprovista de respeto por lo valioso. Así, por ejemplo, en la época de las invasiones de los nórdicos, el arte románico está lleno de vida, de profundidad, de belleza, de ímpetu espiritual, de optimismo, a pesar de las circunstancias tan adversas, puestas, precisamente, por los invasores. Hoy en día, en la época del “progreso”, el arte deja mucho que desear. Vamos a echar un vistazo a la música.

(más…)

Anuncios

Aristóteles y Santo Tomás: un tumba-rancho acaba con el Big Bang (3)

La Fe eleva a la razón; sin una razón abierta al mundo, la Fe es imposible

Creación, origen del mal, inicio de la materia: Tomás y Aristóteles muestran las relaciones sanas entre Fe y Razón
La Trinidad y la Asunción: dos misterios que superan con mucho las fuerzas de nuestra sola razón y que, por tanto, la elevan impresionantemente

La Trinidad y la Asunción: dos misterios que superan con mucho las fuerzas de nuestra sola razón y que, por tanto, la elevan impresionantemente

Lo dicho hasta ahora, sienta buenas bases intelectuales para acercarse a la fe, pues enseña que las verdades que encontramos con la sola razón son solidarias con las que no podríamos conocer si Dios no nos las revelara. Son cuando menos errores todas las opiniones y doctrinas que se dicen acerca de la doble verdad, de la corrupción de la razón por la fe, la contradicción entre ciencia y razón, por un lado, y fe, por el otro, etc. Lo que es una corrupción es el fideísmo, pues este mundo lo creó Dios, nosotros podemos conocerlo y por él podemos llegar al Creador, porque, por ser Él la causa eficiente y la final del mundo, nuestro ser guarda analogía con el Suyo. Eso es lo que dicen San Pablo, en la Carta a los Romanos (I, 18-23), y el libro de La Sabiduría (XIII). Y por ello fue que Aristóteles llegó a un conocimiento muy profundo del Ser de Dios, en tanto que puede ser conocido por nosotros. De modo que no es ni racional ni cristiano sostener con Lutero y con el fideísmo que el hombre se corrompió por el pecado original a tal punto que no puede conocer nada, por la pérdida total de su razón: ésta, creación de Dios, por la que guardamos en nuestro ser mismo una imagen del Creador, no es la “prostituta del diablo”, como afirmó el heresiarca cismático; más bien, desde esta perspectiva, esa afirmación es una blasfemia. Es una blasfemia que tuvo largo alcance en la historia de la filosofía moderna: compáresela con la tan importante declaración del secularista y ateo Hume: “la razón es la esclava de las pasiones”.

(más…)