Kalós

Inicio » Religión

Category Archives: Religión

Anuncios

Diálogos de Jesuitas y la traición de Luis Ugalde, sj y agente totalitario

Memorias de la UCAB, Luis Ugalde, SJ, y los jesuitas venezolanos

Ugalde, ejerciendo control mental sobre la “oposición” y el país todo

Diálogos DE jesuitas, no que les pertenezcan a ellos ni que procedan de ellos, sino que a ellos se refieren:

E – Tú sabes, los jesuitas son superiores, son otro nivel del pensamiento humano, ellos y los judíos.

CJ – Sí, yo recuerdo mis clases con Olaso en la UCAB [Universidad Católica Andrés Bello, la católica de Caracas], en derecho. Estaba haciendo un trabajo sobre Kelsen y tengo aquí estas notas. ¿Te las leo?

E – Dale, pues.

CJ – Aquí voy:

Olaso es un ejemplo claro y muy paradigmático de esto [de autor que vive en Venezuela, era español, y se dice ‘iusnaturalista’, cuando es kantiano y kelseniano, pero del ala chimba, en este caso]. En efecto, la influencia del pensamiento moderno, con límites marcados por el cartesianismo y el kantismo, aunque declaradamente con influencias directas de Husserl y Hartmann, en Olaso aparece desde los puntos más fundamentales, como en todo el asunto del estudio del “mundo de los objetos”, en el segundo capítulo de la primera parte del libro de introducción al derecho (UCAB. Caracas, 2002. pp. 38-46). Según este pasaje, la sustancia sensible de la que habló Aristóteles, no cae en la experiencia, es como lo que Kant creyó de la “cosa-en-sí”: que va más allá de lo sensible. No sólo es ilegítimo esto, por cuanto Aristóteles jamás hubiera aceptado algo así; por lo que se lee al Estagirita desde el punto de vista de la crítica moderna. Es, además, una negación radical de la metafísica, pues niega la posibilidad de consideración temática de la sustancia y la cosa-en-sí, por ser objetos metafísicos. Además, dice que son reales, por estar en el espacio y el tiempo, como si la realidad de algo dependiera de eso. ¡Incluso la de Dios!, del que dice que es real por estar en el espacio, está en todas partes, y en el tiempo, es eterno. Pero ahí no queda todo. Según Olaso, como según Kelsen, toda norma jurídica establece una sanción, incluso la ejecución forzosa de una obligación civil es una sanción (Introducción al derecho. Tomo II. UCAB. Caracas, 2.003. pp. 13-23). Y acepta la estructura dual de las normas del ordenamiento, pero dice que la sanción no es primaria, como en Kelsen, sino secundaria. Entre las razones por las que critica a Kelsen en este punto, está el kantismo presente: el derecho no se compone de imperativos hipotéticos, sino categóricos. También aparece el kelsenismo-kantismo en la definición de los hechos y relaciones jurídicos, que, de acuerdo con Olaso, son tales por entrar en el supuesto de hecho de una norma (Ibíd. pp. 243; 359-361). En este lugar, siguiendo parámetros netamente kelsenianos, Olaso dibuja diagramas de causalidad jurídica a partir de las normas, por oposición a la imputación kelseniana; aunque en ambos el nexo es el deber ser. Demás está decir que tales diagramas sólo tienen sentido en un marco, si no kelseniano, sí idéntico al del iusfilósofo austríaco; en el que, entre otras cosas, se cree en la separación entre ser y deber ser. Se podría ampliar la lista de puntos, pero con éstos, no poco significativos, es suficiente a nuestros propósitos en este trabajo.

E – ¿Ves?, la cosa en sí, la sustancia, Dios, el espacio, el tiempo y la eternidad. Esos jesuitas sí son superiores, qué bárbaro. Sin contar con las normas categóricas y la causalidad jurídica. Este tipo es una lumbrera, joder. Me da envidia cochina. Con razón se convirtió en leyenda en las facultades de derecho de Venezuela, un genio.

CJ – Ya, pana, no seas tan sarcástico, el curita era chimbo, pero eso es secundario. Lo que yo más recuerdo es su promoción activa de la teología de la liberación y el marxismo. Bueno, en el texto de mis notas que te leí, se ve que, de católico, no tenía mucho que exhibir el muchacho. Como con lo de su iusnaturalismo: no aparece, depende de Kelsen de pe a pa. Es un fraude, no sé si sea a propósito o por falta de vitaminas…

E – Chamo, no es falta de vitaminas, nada de falta de vitaminas. Es complejo, son unos mediocres que se obnubilaron con la “modernidad”, ellos llegaron a vivir con Santo Tomás, Suárez, etc.; pero llegaron a tener contacto con el mundo y no aguantaron el complejo. Se entregaron a estas cosas, porque se hicieron demagogos, entonces llegaron a sicofantes de Cristo y su Iglesia, sin salirse, de este modo: queriendo adulterarla, queriendo hacerla a la imagen de su nueva fe. Una vez que entra el diablo, primero parece algo sutil, luego se trastorna todo: de ahí se metieron en el comunismo clásico, para empezar; y hoy por hoy andan en una de marxismo cultural, Sartre, Foucault, Marcuse, Nietzsche, Heidegger, Gadamer, etc. Es increíble, porque yo he visto cosas mucho peores.

CJ – Puedes darme más datos.

E – Sí, claro.

CJ – Es que escribí un artículo del más taimado de todos los jesuitas de Venezuela, Luis Ugalde. Ya te vi la cara, estás pensando que Arturo Sosa llegó más lejos, a General de los jesuitas, pero él no dirige un país, como lo hace Ugalde.

E – Está bien, la competencia está cerrada. Pensar que tipos buenos y verdaderamente destacados montaron todo lo que éstos usufructúan: los Aguirre, el padre Pinto, etc.

CJ – Como dicen los gringos: “the story of my life”, la historia de mi vida. Así le ha pasado a la Iglesia en todas partes, en los últimos 5 siglos, desde que los luteranos convirtieron su revolución en un asunto de pillaje y vandalismo y saqueo. En Inglaterra, eso lo hicieron con tal sistema que de ahí nació el capitalismo inglés, ¡¡¡¡según el propio Marx!!!!, y como es obviamente verdadero. En Venezuela, el que hizo la hazaña fue Guzmán Blanco. Y lo ves, hoy mismo, por todas partes, como cuando el rector Theodore Hesburgh de Notre Dame en los Estados Unidos, un cura, le robó a la Iglesia la universidad y se la puso en bandeja de plata a los Rockefeller: un descaro ilimitado; hasta metió ahí a Saul Alinsky, date una idea.

Una más amplia semblanza de los curas de la UCAB

CJ – ¿Tú viste lo que anda diciendo el tal Sosa, que no hay infierno, que el diablo es un invento para asustar, que no sabemos que dijo Jesús, porque en esa época no había grabadoras, etc. (http://4christum.blogspot.cl/2017/06/heresiarch-arturo-sosa-introduces.html?m=1; https://rorate-caeli.blogspot.cl/2017/06/superior-general-of-society-of-jesus.html?m)? Ya va, que todavía falta un poco más sobre este tremebundo: se hizo budista, siendo General de los jesuitas, y se hizo gran publicidad (https://onepeterfive.com/jesuit-website-refers-to-fr-sosa-as-the-first-superior-general-to-baptize-himself-a-buddhist/). Bueno, antes se hizo comunista confeso y, en 1978, en la revista Sic, que él mismo dirigió por años, escribió La mediación marxista de la fe cristiana (http://revistasic.gumilla.org/biblioteca-sic/arturo-sosa-s-j/, véase, en la lista de sus trabajos, los de 1978; y el propio link del trabajo: http://gumilla.org/biblioteca/bases/biblo/texto/SIC1978402_64-67.pdf) donde dice que, para entender la fe, hay que ser un comunista, ¿qué te parece?

E – Bastantes discusiones tuve con él, y con el Padre Ugalde cuando fueron mis profesores en la escuela de Ciencias Sociales de la UCAB. Herejía pareja decían en clases, incluso ya mencionaba esas barbaridades. A Sosa lo hicieron provincial y, en esa época, hasta detenidos estuvieron unos días, luego del famoso Caracazo. Su oda al comunismo era su bandera. Afirmaba que el pecado era un invento humano… Recuerdo que Ugalde dijo que la misa era producto de los acuerdos sociales de los hombres (pensamiento de un sociólogo dando clases de Historia del pensamiento Social de América Latina). Explicando la teoría de valores de Max Weber, “en la misa se creía que estaba Dios porque son parte de los valores sociales que la gente llega a creerse que ahí se da un milagro”. La misa es una reunión de personas que comparten los mismos valores de creencia aunque esas creencias varían en el tiempo que pudiera terminar en una reunión social. Cuando levanté mi voz para decirle que ahí se daba un milagro, renovación incruenta del Santo Sacrificio, me dijo que eso era una creencia producto de compartir esos valores Weberianos. Aunque peor era Sosa… decía públicamente en sus clases que el sacerdocio era para atender las necesidades del pueblo, por eso no usaban signos que lo identificaran como sacerdotes para no ser distintos a los demás, porque lo social estaba por encima de cualquier actividad sacerdotal. Todo eso ocurrió antes que Ugalde fuera rector de la UCAB, años 89 y 90.

(más…)

Anuncios

Ugalde cura opositor y chavista, ¿Cómo se hace con las contradicciones?

Sólo son posibles por la perfidia

Ugalde, cura, jesuita, comunista, pilar del chavismo

Luis Ugalde es comunista. Pero mucha gente no lo quiere ver, porque es cura. Bueno, un poco de pilas hay que ponerle a mis muchachos, a los que dicen eso, ¿no sabían que el comunismo subsistió en el mundo por un poco de curas hispanoamericanos, que fueron sus más abiertos defensores en su hora más oscura? Claro, la gente de Alinsky y los neocons, en los Estados Unidos, o el KGB Putin, de Rusia, por ejemplo, son comunistas mucho más importantes, pero estos curas se tomaron en serio la propaganda revolucionaria, cuando todo estaba en su contra. La mayoría de estos curas es jesuita, en todos los países. Son los que ahora quieren  que la fe sea LGBT y ecología, porque la revolución busca los movimientos que muelan más totalmente a la sociedad. Ugalde es cura y comunista.

“Pero se opone a Chávez”, dicen, con un candor que enternece. NO han leído a Marx ni a Lenin… no oyeron a Chávez (“los tengo infiltrados hasta los tuétanos”); no leyeron a José Vicente o a Luis Castro Leiva, su artículo, sobre otro de José Vicente, en el que hablaba del consejo astuto de Rangel sobre que, si Chávez muele a toda la oposición, tiene que crear una a su medida. No se acuerdan de Arias Cárdenas, candidato de oposición y subjefe del gobierno. Son como los idiotas que estaban en el Hilton aquella infausta tarde del año 2000, cuando se lanzó la candidatura de oposición de Arias: imagínenlo, toda la oposición, con una candidez asquerosa, aplaudiendo al “Árbol de la Triple Raíz”, que inspiró al MBR 200, de Chávez-Arias, del golpe de estado que dieron los dos, el 4 de febrero del 92. Ganaron, todo el país estaba con ellos: si ganaba la revolución, ganaba la revolución; si ganaba la revolución, ganaba la revolución. Y todo el discurso es controlado por los revolucionarios, del furibundo reaccionario, pasando por el verdaderamente libre (cree él, si no se da cuenta del engaño), hasta el radical comunista que quiere atacar iglesias, matar curas y robar mansiones de La Lagunita y el Country. ¿Ustedes de verdad creen que Teodoro, que fue guerrillero, hijo de guerrileros judíos polacos y búlgaros, que condujo ataques terroristas, que soñó toda la vida con el imperio fidelista, se volteó el día que llegó la victoria? ¡Es el socio de toda la vida de José Vicente, caramba! Ugalde no es de oposición… o es de oposición controlada, es del otro equipo, como lo muestran sus actuaciones y sus artículos (por ejemplo: http://www.bbc.com/news/world-latin-america-39980403; y http://www.cesarmiguelrondon.com/opinion-2/el-espacio-de-mis-amigos/la-hora-la-conciencia-luis-ugalde/).

(más…)

El poder del desengaño, de esperanzas vana y virtuosas

Chávez, la MUD, los gringos, el progreso, los rusos, Goldman Sachs y otra catajarra

Steven Mnuchin, secretario de tesoro, Goldman Sachs, Soros, Hollywood, símbolo actual del poder gringo

Los venezolanos vivimos, como todos los seres humanos, de esperanzas. No se puede vivir sin ellas. Hay una virtud sobrenatural, infundida por Dios en el alma, que consiste en la rectificación de esta pasión, haciéndola habitualmente conforme al orden divino sobrenatural. Lo malo no es la pasión de la esperanza, lo malo es cuando la esperanza es vana, la esperanza en objetos viciosos, sea por cualquier motivo: sea porque, de suyo, son ilícitos, o sea porque no merecen que pongamos en ellos nuestros anhelos y horizontes o que los consideremos salvadores sin que merezcan el título.

Venezuela se independizó, abandonó el estatus de provincia de la Corona española y pasó a formar una república independiente, a partir de la Capitanía General, formada a su vez por antiguas provincias de los virreinatos de Santo Domingo y de Santa Fe. Obviemos aquí ese episodio llamado Gran Colombia y los estragos de la guerra independentista…

El asunto es que, los primeros 18 años de la vida de emancipados fue “normal”. Todo cambió el día del asalto al congreso, en 1848. Ésa fue una campanada, el despertador, cosas terribles, turbulencias, estaban por venir. Los perturbadores: uno que dijo: “nosotros dijimos federación, porque ellos dijeron centralismo; habríamos dicho centralismo, si ellos hubieran dicho federación”; y el otro que dijo: “maten a todos los que sepan leer y escribir”. Y su himno fue: “quisiera ver a un cura colgado de un farol y cuatrocientas monjas con las tripas al sol”. Se lanzaron su guerra en 1859 y dominaron el país desde entonces. Cuando Guzmán Blanco, que lo único bueno que nos dejó fue la palabra ‘coroto’, se murió, el país era un arrase, una mentira: los gochos llegaron a Caracas, después de casi mil kilómetros de marcha, con 60 hombres. Ésa es la medida de la articulación civil en 1899, la herencia del PROGRESO. Pero ellos, los progresistas, cínicos y salvajes, ganaron; por 70 años no hubo órdenes religiosas en el país, salvo de manera subrepticia. El Ilustre dicta el decreto de educación universal, luego de que acaba con la infraestructura educativa, CATÓLICA, del país. Y después de que, oh, dolor, ha acabado con el campo y los pueblos de misión, ha robado a los religiosos, a los campesinos, a los indiecitos, dando latifundios inmensos a sus amigotes. Supongo que querría imitar a sus adorados progresistas ilustrados europeos, franceses, alemanes y, los campeones, ingleses. El país está arrasado, pero es progresista hasta la médula, en 1889; y Capelletti se asombra de la resistencia del virus positivista venezolano, inmune a otras corrientes de pensamiento de principios del siglo XX… Guzmán gobierna hasta López Contreras, lo hacen sus muchachos, Vallenilla Lanz, Arcaya, Zumeta, Gil Fortoul, que Gómez usa para administrar su poder omnímodo.

Con la universidad (salvo ULA y los Parra) bajo estos hijos de Guzmán-Ernst, el país es uno de ensoñación progresista y entreguismo intelectual y pragmático a los gringos y europeos. Así, la cantidad de veneingleses, venezolanos que quisieran no ser venezolanos, sino gringos o Malbrough, Mambrú, pues, que hay hoy se explica por una victoria tan aplastante. “Compinche, ellos son superiores, porque a nosotros nos conquistaron los españoles…”. Es decir, tienen complejos fuertes de inferioridad, porque nosotros SOMOS ÉSOS QUE SON LOS ESPAÑOLES Y SUS HIJOS, ETC. En un país en que lo mejor de él se tortura de esa manera, por haber claudicado de su esencia y sus modos de valorar, en favor de los de los enemigos históricos (hasta Bolívar, animal ilustrado, lo sabía: “los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a llenar de hambre y miseria a la América, en nombre de la libertad”; o Bello: “tenemos que primero conocer nuestra propia estatura, antes de poder recibir con provecho los aportes de otras latitudes”), en una país así, las calamidades sociales están adelante, a cada paso, en esa caminata por la oscuridad, por la completa ceguera que es vivir sin conciencia, sin saber quién se es, qué es lo bueno para uno y cómo se mide y pondera a los aconteceres. Éste es el Mensaje sin Destino del hombre grande del siglo XX, don Mario Briceño Iragorry.

(más…)

Francisco, un rastro de la destrucción

Hay que razar mucho, porque la situación es muy grave. Las pruebas son irrefutables

Crucifixión de San Pedro, el modelo de los papas, la medida inmutable del buen Vicario

Crucifixión de San Pedro, el modelo de los papas, la medida inmutable del buen Vicario

He estado muy cargado con muchas cosas, pequeñas, pero que no me han dejado sentarme en paz a leer y escribir. Llevo así unos días ya. Pero, como esto no lo puedo dejar pasar, como la gente de Voice of the Family ha hecho un tremendo trabajo de crónica, de relación ordenada de hechos, para la historia, me sentí en la obligación de subir este post, aunque no traduzca el trabajo citado, aunque sólo quede disponible para quien pueda leer el inglés (aunque ya sean muchos los que entran en tal categoría). El asunto es que Frank tiene ya un largo historial, en el tiempo que lleva ocupando la Sede Apostólica, de “dudosas posiciones” referentes a la moral sexual natural y cristiana: en eso consiste el trabajo de Voice of the Family, en poner uno tras otro los momentos más visibles de esa sucesión de hechos, en los que se puede transparentar un patrón, que revele una postura profunda. Los dejo con el mismo, recordándoles que rezar por la Iglesia, en estos tiempos de perversión, promovida desde las más altas esferas, en esta guerra sin cuartel contra la decencia y la devoción a Nuestro Señor, rezar y ser fieles es REBELIÓN, REBELIÓN DE LA ESENCIA, EN ESTOS TIEMPOS DE REVOLUCIÓN, REBELIÓN DE SAN PEDRO, MODELO DE VICARIO, MODELO DE CRISTIANO…

Where Does Pope Francis Really Stand on Contraception?

(más…)

Navidades en Caracas

Esto escribí, en 2009

velazqueznavidad

Adoración del gran Velázquez, en cuanto hispanos, un “NUESTRO”

Y, aunque mucho ha cambiado, en retrospectiva, es válido, a pesar de todo

Es 15 de julio y voy en el carro con mis hijitos de las clases de karate a la casa. Es la primera vez este año que oigo la pregunta: “papi, ¿cuánto falta para que venga el Niño Jesús?”: esto empezará a ocurrir con mayor insistencia, a medida que pasen los días. Por el 10 de septiembre, cumpleaños de mi esposa y un día antes de la Coromoto, prendo la radio y, por primera vez también, oigo unos tambores con una guitarra y otros acompañamientos y… “anda y dile al tamborero que le dé más duro ahora, anda y dile al tamborero que le dé más duro a hora, que, si acaso rompe la tambora, yo le regalo otro cuero, que, si acaso…”: de Maracaibo o, quizás, de los llanos o de los Andes –“si la Virgen fuera andina y San José de los llanos, el Niño Jesús sería un niño venezolano”–, ha llegado la Navidad. Aquí también experimentaremos un ritmo creciente de los acontecimientos. Va creciendo la alegría y la trepidación del espíritu, en la misma medida que se va olvidando todo lo demás. Para el 25 de noviembre, la respuesta será: “falta un mes, mi amor”; y ya no habrá otro motivo de preocupación (salvo alguno que otro examen de la universidad o una barbaridad del gobierno): “mamá, ¿vamos a hacer hallacas este año?”. “¿Y el Nacimiento, la corona de Adviento?” “Hay un amanecer gaitero en tal sitio”; o bien: “unas gaitas en el Don Bosco”.

Unas vez se me preguntó, en un país hermano, que cuál era la mayor riqueza natural de mi país. Yo respondí: “la risa”. En el momento de la mayor tragedia histórica de la patria, nuestra riqueza es que nos reímos a carcajadas, aunque nos hayan secuestrado el petróleo. Un venezolano que no se ría es un pobre hombre; por eso, Laureano y Emilio o el Conde son héroes de la Patria, por más que alguno se manche de irreverencia y chabacanería. Por eso, en parte, el invasor nacido en el seno de nuestro territorio es tan antipático. Ahora puedo agregar que un venezolano que no cante aguinaldos y parrandas y no baile gaitas, desde, por lo menos, octubre, es un ser muy triste. Tenemos que reír y bailar. Ése es el encanto de nuestra idiosincrasia. En Navidad, el Nacimiento, las hallacas, el pan de jamón, el pernil, la ensalada de gallina, se unen a la música, el baile y la risa, para llenar nuestras vidas. Todo se completa con la ilusión, sobre todo de los niños, pero de todos, por lo que nos traerá el Niño Jesús y las promesas de Año Nuevo. Pero hay también algo extraordinario, un plus, un añadido, si nos dedicamos a ver quién hizo la mejor decoración, pública o privada, y cuál es el mejor Nacimiento o el mejor arbolito de la ciudad.

Nos reunimos a bailar, en una fiesta o unas gaitas en el Poliedro o en un colegio, o nos reunimos a prepararnos, por cuatro domingos, alrededor de la Corona de Adviento, rezando y leyendo sobre la vida del Señor que está por nacer. Atiborramos los centros comerciales, buscando los regalitos de agradecimiento a personas buenas o de manifestación de nuestro amor a amigos y familiares. Por unas semanas, la vida gira en torno al más grande acontecimiento de la historia, ése “en el cual la Trinidad de carne al Verbo vestía” (San Juan de la Cruz) y entraba el Creador a morar con la criatura y se tocaba el cielo, la eternidad, con el tiempo que Ella hacía.

Llega el gran día. Todo es fiesta el 24 de diciembre, cada casa es una fiesta, todas las casas están abiertas, mi casa es la casa de todos. Salimos a la calle, el cielo es pura luz de estrellas verdaderas y de cohetones, la gaita y el aguinaldo ahogan nuestras voces. Los niños se acuestan a las 11:30, para esperar al Niño generoso, que los llenará de regalos. En la mañana, el Nacimiento, el arbolito, estarán repletos de juguetes. En las Iglesias, las misas de Gallo: la gente rezando, saludando al Recién-llegado, dándose las felices pascuas, cantando aguinaldos y parrandas y, oh Dios, empinando el codo.

Así ha sido desde mi niñez, cuando, en una tarde de julio, por allá, por 1.973, le preguntaba a Carlos Julio Casanova Núñez: “papi, ¿cuánto falta para que venga el Niño Jesús?”

Epílogo, sólo para venezolanos:

(más…)

El Principio de no contradicción debe ser derogado, es intolerante…

No, no, no, debe ser usado, para engañar

forte-frank

Forte pone las premissas, Frank saca las conclusiones. Frank pone las premisas, la ONU saca las conclusiones, depende de dónde estemos

Esto decía yo en éste, mi primer comentario a Laudato si, que subí a mi blog el 24 de junio de 2015:

“Como dice Platón, se atacan las premisas, no las conclusiones: si yo suscribo todas las premisas y de ellas se deriva necesariamente la conclusión, puede que me contradiga para no enajenar mi base de apoyo y para engañar, precisamente, a los que quiero engañar, pero habré dicho que los fundamentos necesarios son verdaderos y, por tanto, irrefutables; como, por lo tanto, irrefutable sería la conclusión. Ésta es una encíclica de la cultura de la muerte, que propone, incluso, una alternativa, para tapar aquélla como símbolo de la lucha cristiana actual, la “cultura del descarte”. La “cultura del descarte”, en consecuencia, es “un anillo para gobernarlos a todos, un anillo para encontrarlos, un anillo para traerlos a todos y amarrarlos en la oscuridad”, una patente de corso para la ONU y sus maldades…” (https://eticacasanova.org/2015/06/24/francisco-el-papa-new-age/).

Según dijo Bruno Forte el 3 de mayo de este año, durante el sínodo, Frank sabe que la lógica funciona así y se puede usar para engañar:

“‘Si hablamos explícitamente de la comunión para los divorciados vueltos a casar – dijo el arzobispo Forte refiriendo una broma de Francisco – éstos no saben qué lío que nos organizan. Entonces no vamos a hablar de modo directo, tu obra de manera que se pongan las premisas después las conclusiones las sacaré yo’. ‘Típico de un jesuita’, bromeó el arzobispo Forte” (http://vidayfe1000.blogspot.cl/2016/05/aseguren-las-premisas-las-conclusiones.html?view=flipcard).

(más…)

La pena de muerte

Una afirmación de la sabiduría de los siglos, ante el ataque del marxismo actual

Cerrado el camino del fin trascendente por el gobierno "ateísta" actual, no se entiende nada de lo humano, no se entiende nada en la soceidad. Se cierra la trascendencia, se cierran los ojos a la Causa Ejemplar

Cerrado el camino del fin trascendente por el gobierno “ateísta” actual, no se entiende nada de lo humano, no se entiende nada en la soceidad. Se cierra la trascendencia, se cierran los ojos a la Causa Ejemplar

Contenido:

Presentación: la Tradición católica, tradición humana y el socialismo contemporáneo

Introducción: La sociedad política, el gobierno y el derecho penal

La pena de muerte y la proporcionalidad de las penas

La pena de muerte y la conveniencia política

La pena de muerte: argumentos en contra

Siempre

Hoy

Respuesta a los argumentos en contra

Conclusión:


Presentación: la Tradición católica, tradición humana y el socialismo contemporáneo

“A la exigencia de la tutela del bien común corresponde el esfuerzo del Estado para contener la difusión de comportamientos lesivos de los derechos humanos y las normas fundamentales de la convivencia civil. La legítima autoridad pública tiene el derecho y el deber de aplicar penas proporcionadas a la gravedad del delito. La pena tiene, ante todo, la finalidad de reparar el desorden introducido por la culpa. Cuando la pena es aceptada voluntariamente por el culpable, adquiere un valor de expiación. La pena finalmente, además de la defensa del orden público y la tutela de la seguridad de las personas, tiene una finalidad medicinal: en la medida de lo posible, debe contribuir a la enmienda del culpable.

LA ENSEÑANZA TRADICIONAL DE LA IGLESIA no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas. Pero si los medios incruentos bastan para proteger y defender del agresor la seguridad de las personas, la autoridad se limitará a esos medios, porque ellos corresponden mejor a las condiciones concretas del bien común y son más conformes con la dignidad de la persona humana” (Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 2266-2267).

En los parágrafos transcritos del Catecismo, se hallan de manera sumaria los principios que guían la existencia misma del derecho penal. En el último párrafo se ve –y resalto yo– que la tradición absolutamente inveterada de la Iglesia admite la licitud de la pena de muerte. Del mismo modo como se ha admitido en toda sociedad histórica; y como lo admitieron los clásicos griegos.

Sólo los obispos modernistas, la mayoría de los cuales tiene fuertes tendencias, mínimo, socialistoides, si no comunistas, de plano; y los socialistas, comunistas disfrazados, y los comunistas descarados, se ponen hoy a negar el derecho a establecer penas privativas de la vida, para los culpables. Al tiempo que defienden genocidios de gente ya grandecita (a genocidas despiadados los tienen por dioses mortales: Lenin, Stalin, Mao, Tito, Ho Chi Minh, pare de contar), de viejitos y enfermos (y algo más… ¡¡¡!!!) y de bebés no nacidos, recién nacidos y no tan recién…; mientras, para rematar su descaro gnóstico, defienden la integridad física y los derechos de mosquitos, toros, delfines y renacuajos, matas de alcachofas y de yuca; propugnan la adoración de la Tierra, la Pachamama, Gea, Gaya, pero prohíben la creencia en Dios o que la sociedad tienda a su fin natural en la trascendencia; propugnan el amor “libre”, la homosexualidad, el sexo extramarital, la exaltación pública de los hijos naturales, y atacan sin misericordia al matrimonio y la familia. Tienen una estricta moral de la “tolerancia”, en la que, si crees que hay bienes que defender, serás perseguido y reducido, si no hasta multado, preso y muerto. Son anti-racistas, pero si se trata de gente que no sea ÉTICAMENTE o racialmente occidental, es decir, si se trata de gente que no encarna el espíritu de la cristiandad y si se trata de blancos, de las distintas razas blancas, europeos y norteamericanos: éstos deben ser tratados con un neo-anticoloniasmo, lo que quiera que eso signifique (odio a los nombrados), virulento. Se las echan de defensores de la libertad, pero quieren y luchan con denuedo por que se legalicen las drogas ESTUPEFACIENTES. Atacan la alimentación, la cadena alimenticia y la alimentación balanceada, natural humana, a base de animales, vegetales, azúcares, grasas, cereales, frutas, pan, proteínas, carbohidratos, lípidos, etc., con animalismo, “vegetalismo” y la promoción de sustitutos sintéticos que no divulgan de dónde proceden: ¡¡¡LA HAN EMPRENDIDO CONTRA EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA!!!… ETC.

Con los medios de comunicación, las editoriales, el dinero de grandes fundaciones gringas y europeas, como la Ford, la Gates, la Rockefeller, así como el apoyo del gobierno de Obama, de Merkel, de la UE y la OEA, aparte de la ONU, Soros y su Open Societies, Amnistía Internacional, USAid, como dije, de infinidad de órganos católicos, lo mismo que de muchos protestantes, de universidades controladas financieramente por los potentados nombrados, etc., ellos dominan la cultura de hoy, con estas sandeces insostenibles, aunque trágicas. La gente es, en general, buena, ¡¡¡PERO ES BORREGA!!!; con estos líderes culturales, con esta guía, la cosa va muy mal, porque les creen hasta cuando dicen que el pan es malo, que una comida de pan, carne, lechuga, tomate, papas, pepino y otros nutrientes es “CHATARRA”; y en los colegios de Chile ya no se vende pan en los puestos de comida… En este ámbito, la pena de muerte es dura de defender hoy por hoy. A eso dedico este escrito; aunque debo aclarar que lo escribí para ayudar a mi hija bella a hacer una asignación del colegio. Entonces, se lo dedico a eso y a mi chiquita querida. Es un punto más en el que el gnosticismo contemporáneo, ya casi universalmente dominado por el marxismo cultural, pretende desechar la naturaleza y la sabiduría de las sociedades y los siglos, pretendiendo refundar el agua. ¡¡¡Que Dios bendiga la Fiesta Brava…!!!

Introducción: La sociedad política, el gobierno y el derecho penal

Para estudiar rectamente la pena de muerte, hay que profundizar un poco, hasta las causas de la existencia de la comunidad política, la necesidad del gobierno y su poder punitivo, siquiera de la manera más sumaria y fugaz, aunque no por eso menos profunda. La razón de ello estriba en que la pena de muerte es un caso particular y peculiar, si bien no el más extremo, de los poderes que debe tener a disposición la autoridad política en su cometido de dirigir la sociedad al bien común, es decir, como su representante existencial, es decir, del logos u orden profundo que la subyace, la ley fundamental de su propio existir.

Así, pues, los hombres no se unen en sociedad, viven en sociedad, un hombre fuera de una comunidad humana es una abstracción fantasiosa, pues no hay manera de que comience a existir, de que pueda sobrevivir sus primeros 15 años (siquiera en las condiciones más salvajes), de desarrollar su entendimiento y de satisfacer el resto de sus necesidades, desde las básicas a las más elevadas, si no es en grupos sociales. En el libro II de La República, Platón demuestra esto cabalmente; al tiempo que, en ese libro y en el II de La Política de Aristóteles, se muestra que la sociedad humana perfecta es la política, la sociedad natural para el hombre; al modo como la madurez moral es el estado natural del hombre individual, la perfección de la forma natural, esencial.

Del mismo modo, Brownson (The American Republic) muestra que las sociedades son el producto de avatares históricos, es decir, según él, son causadas por la Providencia: a dos niveles, la causa es azarosa, en el plano material; natural, en el formal; y dirigida por el gobierno infalible de Dios, en el plano de las Causa última. En los tres planos, sin embargo, hay algo claro que se transparenta en el estudio de la historia: las sociedades son hijas de alguna religión común a un pueblo, que es como la crisálida de la que surgen, que aporta el caldo de cultivo, del que se generan (entre otros lugares: Fustel de Coulanges, La ciudad antigua); lo mismo que no hay sociedad política si no es unificada, como en el caso de las formas en el plano sustancial, por un principio apto para ello: ése es el gobierno. No existe sociedad humana, de ningún tipo, ni el partido anarquista ni el club social o la Cosa Nostra, que no tenga un principio de orden y mando, que unifique a la sociedad. Puesto que la autoridad es ese principio, es representante de la sociedad, ella encarna su orden profundo, ella es quien debe hacer que ella lo realice plenamente. De nuevo, puesto que la sociedad es la unión estable de los hombres, una red de relaciones entre ellos, articulada institucionalmente, para que ellos lleguen a la plenitud en todos los ámbitos del ser humano, el gobierno debe tender a que los hábitos y creencias y mitos e instituciones sociales sean sanos, virtuosos, a fin de que la población, en general, esté abierta al fin trascendente del hombre, abierta a Dios, leitmotiv de todo lo humano.

En ese ámbito de dirección, promoción y protección de los bienes de la sociedad, en su reconocida jerarquía, la autoridad debe dictar leyes, leyes que se inspiren en la protección de esos bienes, la justicia y el bien común, el bien de la comunidad, en cuanto es un todo y formado por tales partes, con tal talante, tales características, y, principalmente, tal fin último. Esas leyes aseguran el bien común y la identidad particular de la sociedad. Éste es el apoyo fundamental del derecho penal: hay elementos en las comunidades que no se atienen al orden, elementos que tienden a ser dañinos de unos y otros bienes y, por tanto, amenazas para el bien común y el bien de los ciudadanos particularmente considerados. Para proteger los diferentes bienes jurídicos, el estado establece penas para los transgresores.

La pena de muerte y la proporcionalidad de las penas

Ahora bien, al establecer las penas, el estado atiende al orden y la jerarquía de bienes antes mencionados. “No tendrías poder sobre Mí, si no se te hubiera dado de lo alto; por eso, el que me entregó a ti tiene un juicio más severo”, dice Jesús (Juan 19,11); y Aristóteles lo pone de manera muy aguda: las relaciones humanas son la medida de la justicia en ellas: el daño al padre es más grave que el daño a un mero amigo y éste más que a un extraño, ceteris paribus, en circunstancias iguales. Por lo tanto, hay una jerarquía de bienes y de perspectivas en los que las personas se relacionan con ellos. Y, por eso, tiene que haber una proporcionalidad entre los delitos y las penas; y, aún, de causas atenuantes y agravantes de los casos particulares: el homicidio del violador de la hija, no es lo mismo que el del psicópata, que lo hace por diversión, es decir, por motivos innobles.

En esa proporcionalidad, para los casos de delitos más graves, aquellos en que se violan bienes ya considerados sagrados o en casos en que se muestra tremenda peligrosidad, crueldad o imposibilidades de redención, la autoridad política puede tener acceso al medio legal de la pena de muerte. Es de notar, de subrayar, que se trata, en primer lugar, de esta causa: la autoridad para determinar penas, en casos de transgresiones a bienes sociales, por tratarse de quien debe protegerlos; y de casos en que se trata de delitos muy graves, que requieren penas drásticas. Esta primera consideración debe ampliarse y profundizarse.

(más…)