Kalós

Inicio » Ética (Página 2)

Category Archives: Ética

Anuncios

La revolución y el fin del mundo

A mis estudiantes queridos, empezando por Verónica, Carlos Santiago y Ana Sofía

Kathleen Wynne, premier de Ontario. Por una mujer destruyó su familia, la vida de cada uno de sus miembros, ella incluida. Ahora, quiere imponer un régimen educativo en el que la pornografía y la perversión se imparten a niños de 5 años, un programa realizado por un pedófilo convicto y confeso, Benjamin Levine

Kathleen Wynne, premier de Ontario. Por una mujer destruyó su familia, la vida de cada uno de sus miembros, ella incluida. Ahora, quiere imponer un régimen educativo en el que la pornografía y la perversión se imparten a niños de 5 años, un programa realizado por un pedófilo convicto y confeso, Benjamin Levine

Contenido:

Introducción: Es esto el fin del mundo o la época del progreso

La era del progreso…

… y de la revolución del marxismo cultural

La tiranía revolucionaria

El totalitarismo y la historia

Sociedad cristiana vs. economía liberal

Oscurantismo modernista y astronomía y geografía

Fanatismo, Inquisición y cruzadas

Inquisición vs. los experimentos de la CIA contra la población

Las cruzadas vs. the war on terror, la “victoria total” en el 45 y otras hazañas

Pío XII, el odio a Cristo y la identidad de Occidente

La pederastia clerical

La última etapa revolucionaria: la revolución cultural-sexual-musical y de las drogas, sex drugs, and rock and roll y and more

Sobre el mito del carácter popular de la revolución

La batalla filosófica

Metafísica y antropología

Teoría política

Conclusión: no pode no ser “fin-de-mundo”


Introducción: Es esto el fin del mundo o la época del progreso

Un amigo venezolano decía esto en un foro de Facebook sobre el proceso constituyente que Bachelet, luego de Chávez en Venezuela, Correa en Ecuador, Evo en Bolivia, y las vicisitudes de Zelaya en Honduras, pretende infligirle a Chile. Decía mi amigo, entre otras cosas: “Me preguntaba en estos días, viendo el estado del mundo, que quizás lo que estamos viendo no es casual. Quizás se trata de un cambio epocal profundo que implica la caída de la ilusión de legitimidad de las democracias modernas. ¿Podía ser de otro modo en un mundo que optó por ser relativista y nihilista? En un mundo así todo es posible y no hay sostén para nada: ni para normas morales, ni para normas jurídicas. Estamos quizás asistiendo al nacimiento del mundo del Übermensch nietzscheano, que, como cualquier cristiano racional debería saber, no puede ser sino una pesadilla violenta en la que los más fuertes, después de aplastar a los más débiles, terminarán devorándose entre ellos mismos. No hay que olvidar que, ‘si Dios no existe, todo está permitido’. Perdóname lo apocalíptico, pero vengo del supermercado [experiencia aterradora en la Venezuela actual, la que quedó luego de la destrucción de Chávez, los Castro y sus secuaces], lo que es la experiencia más apocalíptica que uno se pueda imaginar”.

A eso, la respuesta es bastante obvia, es la mejor descripción de la revolución del marxismo cultural, la de la contracultura que se impuso desde los 60, que se ha ensayado hasta el presente, yo se la puse en Facebook, apenas leí su comentario: “Supriman el rango y vean qué discordia sigue. Cada cosa se encontraría con la otra en calidad de opuesta y diferente. Las aguas confinadas levantarían su seno más alto que las costas, inundando el globo; la fuerza bruta dominaría, inconsciente, y el hijo grosero mataría a golpes a su padre. El poder sobrepasaría al derecho o, más bien, a lo recto y lo torcido, entre cuya discordia se derrumbaría la justicia, perderían sus nombres, lo mismo que la justicia. Ya que así todo se sume en el poder, el poder en la voluntad y la voluntad en el apetito; y el apetito, lobo universal, secundado por ambos, la voluntad y el poder, hace presa de todo… y termina por tragarse a sí mismo” (William Shakespeare, Troilo y Crésida, acto I, escena III).

Vivimos en ese mundo, el mundo de la revolución. Pero, ¿eso justifica que se crea que éste es el fin del mundo? Para responder, hay que acudir a las profecías cristianas sobre el mismo, muy potentemente acreditadas (entre infinidad de cosas que se pueden abonar, aquí hay una pequeña muestra: https://eticacasanova.org/2013/08/07/a-los-que-niegan-las-profecias-de-cristo-sobre-el-fin-de-jerusalen/). Vamos a Mateo 24 y 2 Tesalonicenses 2.

“Oiréis hablar de guerras y de rumores de guerra; pero no os turbéis, porque es preciso que esto suceda, mas no es aún el fin. Se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá hambres y terremotos en diversos lugares; pero todo esto es el comienzo de los dolores. Entonces os entregarán a los tormentos y os matarán, y seréis aborrecidos de todos los pueblos a causa de mi nombre. Entonces se escandalizarán muchos y unos a otros se harán traición y se aborrecerán; y se levantarán muchos falsos profetas, que engañarán a muchos, y por el exceso de la maldad se enfriará la caridad de muchos; mas el que perseverare hasta el fin, ése se salvará. Será predicado este evangelio del Reino en todo el mundo, testimonio para todas las naciones, y entonces vendrá el fin. Cuando viereis, pues, la abominación de la desolación, predicha por el profeta Daniel, en el lugar santo! […]. Habrá entonces una gran tribulación, cual no la hubo desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá, y, si no se acortasen aquellos días, nadie se salvaría; mas, por amor de los elegidos, se acortarán aquellos días. Entonces, si alguno os dijere: ‘Aquí está el Mesías’, no le creáis, porque se levantarán falsos mesías y falsos profetas, y obrarán grandes señales y prodigios para inducir a error, si posible fuera, aun a los mismos elegidos. Mirad que os lo digo de antemano. Si os dicen, pues: ‘Aquí está, en el desierto’, no salgáis; ‘Aquí está, en un escondite’, no lo creáis, porque como el relámpago, que sale del oriente y brilla hasta el occidente, así será la venida del Hijo del hombre. Donde esté el cadáver, allí se reúnen los buitres. Luego, en seguida, después de la tribulación de aquellos días, se oscurecerá el sol, y la luna no dará su luz y las estrellas caerán del cielo y las potestades del cielo se conmoverán. Entonces, aparecerá el estandarte del Hijo del hombre y se lamentarán todas las tribus de la tierra; y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y majestad grande. Y enviará sus ángeles con poderosa trompeta y reunirá de los cuatro vientos a los elegidos, desde un extremo del cielo hasta el otro […]. Cuando veáis todo esto, entended que está próximo, a las puertas […]. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. De aquel día y de aquella hora nadie sabe, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sino sólo el Padre. Porque como en los días de Noé, así será la aparición del Hijo del hombre. En los días que precedieron al diluvio comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca; y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y los arrebató a todos; así será a la venida del Hijo del hombre” (6-15.21-33.35-39).

Vamos a preguntarnos: ¿es ésta una época de guerras, rumores de guerra, terremotos, hambre, en la que aparecen falsos profetas y engañadores, una época de apostasía y una gran tribulación, en la que, sin embargo, la gente vive en la total inconsciencia, la del individualismo extremo y el divertimento, del fútbol, el béisbol, las drogas, la pornografía y demás anestesias morales? Bueno, sería casi ridículo pretender negarlo. Entonces, en cuanto a la profecía de Cristo, parece que no hay muchas dudas, la presente es una época que es candidata indiscutible, como ninguna en el pasado, con su globalización y el arrollamiento avasallante de todas las culturas del planeta, candidata indisputable por ninguna anterior a época de la que habló Jesús como la antesala a su Segunda Venida. Vamos a ver la otra, la de San Pablo de 2 Tesalonicenses 2,3-12:

“Que nadie en modo alguno os engañe, porque antes ha de venir la apostasía y ha de manifestarse el hombre de la anomia, el hijo de la perdición, que se opone y se alza contra todo lo que se dice Dios o es adorado, hasta sentarse en el templo de Dios y proclamarse Dios a sí mismo. ¿No recordáis que estando entre vosotros ya os decía esto? Y ahora sabéis qué es lo que le contiene, hasta que llegue el tiempo de manifestarse. Porque el misterio de iniquidad está ya en acción; sólo falta que el que le retiene sea apartado. Entonces se manifestará el inicuo, a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca, destruyéndole con el esplendor de su venida; aquel inicuo, cuya venida, por acción de Satanás, irá acompañada de todo género de portentos, señales y prodigios engañosos, y de seducciones de iniquidad para los destinados a la perdición, por no haber recibido el amor de la verdad que los salvaría. Por eso Dios les envía un poder engañoso, para que crean en la mentira y sean condenados cuantos, no creyendo en la verdad, se complacieron en la iniquidad”.

¿Hoy por hoy se manifiesta un poder satánico, fuertemente antagonista de Dios, del orden, de la verdad, del bien, del hombre, y, sin embargo, hay una inmensa mayoría de las personas que estén a favor de las desoladoras prácticas, doctrinas, pseudo-leyes, arrasadoras del mundo? Una vez más, habría que ser un absoluto mentecato para no darse cuenta de que tal es el caso. Pero, de nuevo, ¿será ésta la época? Y, no obstante, pienso que es crucial demostrar que vivimos en la época del Übermensch de Nietzsche, de la que habla mi amigo. Es decir, ¿en verdad yo creo que esta época de progreso, democracia y libertad es tan mala como la pinté arriba; y no será que yo soy un oscurantista trasnochado o una viuda de la civilización del oscurantismo, del cuento de hadas cristiano, un nostálgico del pasado que amo y no volverá? Sobre eso tendré que argumentar ahora, después de todo, se me acusa de estar con los tiranos de la Inquisición, los fanáticos de las cruzadas, los burros de la Tierra plana y centro del universo, los que mataron a Galileo, que detuvieron el avance de las ciencias, que estaban con los malvados monarcas que manipulaban para sostener su absolutismo diciendo que su poder venía de Dios…

La era del progreso…

Obviamente, ésta es la era del progreso, vamos a ver algún aspecto suyo:

(más…)

Anuncios

Wall Street, capitalismo puro: dinero y poder

Gekko y su inspiración en la historia, la ideología y la malignidad “científica”

Gordon Gekko-Michael Douyglas, con Henry Kravis, la inspiración de su personaje, en el Super Bowl de 2014: pura depredación (foto credit: http://www.businessinsider.com/henry-kravis-michael-douglas-super-bowl-2014-2)

Gordon Gekko-Michael Douglas, con Henry Kravis, la inspiración de su personaje, en el Super Bowl de 2014: pura depredación (foto credit: http://www.businessinsider.com/henry-kravis-michael-douglas-super-bowl-2014-2)

Contenido:

La película

El espíritu del capitalismo

La historia de las finanzas internacionales: la modelo para los cuadros de Stone: 1980-2016

Acto I: Los leveraged boyouts y la Fed de Volker, en la era Reagan

Acto II: Alan Greenspan, la desregulación y la crisis del 2008

Acto III: las perspectivas presentes, en la superburbuja más grande de la historia


La película

Cuando tradujeron el título de esta película, en Méjico, se le puso el nombre que ya tenía, el de la calle de Nueva York que es sede de la bolsa de valores de Estados Unidos; pero se le añadió un subtítulo muy acertado: El poder y la avaricia. En la película, el bobo, el imberbe, el novato sin experiencia, el muchacho que no sabe nada de la vida, Bud Fox, es la avaricia. El sabido y corrido, el resentido, el que desearía haber sido un rico de cuna, un lord inglés, el que desconocía todo límite, el astuto y completamente corrompido, Gordon Gekko (‘gekko’: lagartija), estaba, por supuesto, más claro, el verdadero sentido del capitalismo, como de toda ideología y desvío del recto orden social, es el poder.

Claro, la película tiene una contra-cara. Tiene varias contracaras. Una de ellas, da la razón a Charlie Sheen-Bud Fox: Steeples, el perdedor, el corredor fracasado, el desprovisto de talento y suerte, que, en medio de ríos de dinero, no logra sobrevivir económicamente y, en medio de la trama de la película, recibe su “justa” recompensa. Tiene la contracara de Manheim (Hal Holbrook), el corredor veterano que sabe que hay que tener límite y que “el triunfo y el fracaso son dos impostores”, como dice Kipling. Pero la gran contracara, la figura que hala a Fox en otra dirección, en una dirección que, se supone, es distinta del nihilismo, capitalista, Carl Fox, el padre de Bud.

Al comenzar el drama, Bud es un muchacho todavía inocente, con mucha ambición, bastante inmoral sexualmente hablando y con un gran amor y aprecio por su papá, un sindicalista de una línea aérea de tamaño mediano. Vive en la mentira capitalista, de apariencias mentirosas, muy caras, que le jalan la mayor parte de sus no despreciables ingresos. Es un “bolsa sin valores”: me explico: en Venezuela, un “bolsa” es un estúpido y, a finales de los 80 y principios de los 90, en la época en que ser un yuppie era lo que estaba que “aldía”, era la nota, lo in, lo de moda, uno pasaba por la bolsa de valores de Caracas y veía a esa paca de muchachitos, pequeños Buddie Foxes, con trajes muy caros, “que valen más que ellos”, como ellos mismos creían: que el flux, el traje, terno, caro los hacía importantes, valiosos: “lo que me da valor vale más que yo…”. Bud es, pues, un “bolsa sin valores”, uno que cree que lo inferior, el dinero, hace valioso a lo superior, el hombre. Esto es clave. Quiere entrar al círculo de Gordon Gekko, quiere portarse bien, pero no le molesta infringir alguna regla, faltar a la confianza de su padre: entra al inner circle, proveyendo información secreta, que tenía de su papá: la línea había salido airosa en un asunto legal y sus acciones iban a dispararse, cuando el asunto se hiciera público. Cree que engaña a Gekko, pero éste es un avión: Bud va y él ya volvió y dio dos o tres vueltas. En la celebración lo atrapa: una mujer, una limusina, champaña, coca, sexo oral en la limo. Los yuppies de los 80, “derechistas”, comparten más de un asunto con los hippies de los 60…

(más…)

El papa formalmente hereje

La exhortación postsinodal es el paso en falso, el punto de no retorno

El momento histórico: la herejía clara recibe la rúbrica papal por primera vez en la historia, esto tiene consecuencias insospechadas

El momento histórico: la herejía clara recibe la rúbrica papal por primera vez en la historia, esto tiene consecuencias insospechadas

Escribo rápido, porque estoy en necesidad de hacerlo, aunque no tengo una cómoda oportunidad. Ha sucedido algo único en la historia. Ha habido papas malvados, ladrones, invertidos, violadores. Unos 15 papas malvados. Nunca, ninguno había lanzado una herejía formal…

Señor Francisco, quien, por avatares de la vida, ocupa actualmente la Sede apostólica, se puso hoy formalmente en estado de herejía. Y eso, señores, es uno de los problemas más graves de la historia: en dos platos, el deseo sexual está por encima de la Palabra de Dios directamente revelada y los sacramentos de la Iglesia. Ahora los divorciado y unidos civilmente, según él, pueden comulgar sin dejar de tener sexo. Le digo, con San Roberto Belarmino, Santo Tomás, San Alfonso María de Ligorio, Voice of the Family y el código de derecho canónico vigente (CCC 212,3): que hay que resistirlo por tirano.

(más…)

Pederastia hollywoodense on the Spotlight

El que tiene rabo de paja, que no se acerque al fuego, ¿verdad, Hollywood?

Los abusos de los curas y la confrontación Hollywood-Iglesia, perversión-Cristo, al descubierto

***

Spotlight, reparto todos estrellas, lo mejor al alcance de Hollywood, 20 MM de $ de presupuesto, mucho poder, para destruir a la la Iglesia... pero que pongan sus barbas en remojo...

Spotlight, reparto todos estrellas, lo mejor al alcance de Hollywood, 20 MM de $ de presupuesto, mucho poder, para destruir a la la Iglesia… pero que pongan sus barbas en remojo…

En los 80, “la gente [en Hollywood] decía ‘Ah, sí, los Coreys [dos niños actores, Haim y Feldman] todo el mundo se los ha pasado [ha abusado sexualmente de ellos]’, la gente hablaba de ello, como si no tuviera ninguna importancia” (Alison Angrim, “Nelly Olson”, en La pequeña casa de la pradera): lo más normal del mundo…

***

Es lo que dicen en mi tierra: “el que tiene rabo de paja, que no se acerque al fuego”: si tienes por donde te cojan, no te pongas a pelear, si tienes puntos débiles, no te expongas: si has sido corrupto, no te pongas a gritar “corrupto, corrupto”, si sabes que te robaste tus tajadas del erario, desvergonzado. “¿Entonces la Iglesia, institución pedófila, mejor que deje de hablar de los homosexuales?”. ¡¡¡EXAAACTOOO, HERMANOO!!!: La Iglesia, que no es ninguna institución pedófila, debe hablar fuertemente contra la homosexualidad, porque, para empezar, ella tiene que purgarse de los homosexuales que se le metieron, cuando estaba descuidada, empezando en los 50, pero acelerando el paso duro en los 70 (Modern Psychology and the Priest Sex Abuse, Patrick Guinan, MD, http://www.culturewars.com/2004/ModernPsych.html). 50% de los curas y obispos gringos, el país donde el escándalo ha sido realmente grande, son homosexuales (http://www.churchmilitant.com/video/episode/half-of-priests-and-bishops-are-gay). “Pero tiene que pagar, ¿noo?”. Mira, por supuesto, ha pagado, para finales de 2003, centenares de curas habían sido condenados en tribunales en ese país y la Iglesia estadounidense había pagado más de 500 millones de dólares. De allá aquí eso no ha hecho sino aumentar. Pero eso no es lo más grave. Lo más grave está en la primera pregunta que puse arriba: la Iglesia ha sido arrinconada, su imagen pública de única defensora mundial de la moralidad y la ley natural ha sido minada, socavada, dinamitada. Es algo espantoso, en Méjico, por poner un ejemplo, como no tienen casos, se agarran una y otra vez del mismo estribillo: Marcial Maciel Degollado: una golondrina, que no puede hacer verano… no sola, no sin los medios de comunicación dándole y dándole… y sin los abogados inescrupulosos, que son capaces de demandar –temerariamente, como fue declarado– al Cardenal Rivera, en una corte de Los Ángeles por quintillones de dólares. Y las estratagemas se multiplican, contando, por supuesto, con la infamia y el ataque judicial… yyyyyyyyy:

CONTANDO CON EL PODER DE HOLLYWOOD. Uno tiene a Al Pacino, Robert de Niro, Carla Gugino (Righteous Killing), Meryl Streep, Phillip Seymour Hoffman (Doubt), Richard Gere, Edward Norton (Primal Fear), y, ahora, con el Oscar detrás, se la han mandado con un elenco todos estrellas: Mark Ruffalo, Michael Keaton, Rachel McAdams, Liev Schreiber, Stanley Tucci…

Pero, ¿Hollywood puede hacer esto? En la película, en Spotlight, el personaje de Ruffalo dice que hay que ir contra la institución, contra la Iglesia y, una vez más, Hollywood presenta a ésta como una empresa criminal, la mafia, asociación para delinquir, una patota, una banda, El Padrino III, El código Da Vinci, ésta, son sólo ejemplos. ¿Pero puede Hollywood hacerlo? Es Hollywood, el faro del bien en el mundo… Bueno, tú tienes a Reds, promocionando el comunismo bolchevique, en plena Guerra Fría, o a Boogie Nights, haciendo lo propio con la pornografía, If these Walls Could Talk, con el aborto, The Golden Compass, con el ateísmo, para niños, Kinsey, exaltando a este padre de la depravación contemporánea y los ejemplos podrían llenar cuatro o cinco bibliotecas nacionales.  Hollywood no es la Iglesia, no es un faro de luz para el mundo, en crisis o no. Pero la cosa es peor, porque Hollywood sí es una empresa criminal: si no eres un pervertido o te haces de la vista gorda con la perversión, no tienes entrada en Hollywood, punto.

Y lo que tiene Hollywood es un problema de odio histórico a la Iglesia… No le perdona que, por 30 años, le impusiera un código de ética que limitaba sus capacidades para ultrajar la cultura y a la gente que vivía en ella, para enriquecerse y ganar poder, destrozando los “tabúes”, la identidad moral-religioso-político-cultural, de Estados Unidos y el mundo: vean el cruce que da el cine en 1965, fecha de la caída del código de producción… Y, para rematar, Hollywood sabe que su gran adversario, todavía, es la Iglesia…

(más…)

El Jet Set y sus frescas costumbres pedófilas

En la religión de Mamón, los ricos se salen con la suya con la pedofilia

Jeffrey Epstein, con algunos de sus amigotes: Clinton y Trump, casi nada

Jeffrey Epstein, con algunos de sus amigotes: Clinton y Trump, casi nada

“Cuando la gente dice que el dinero sólo vale lo que puede comprar y que sólo puede comprar ciertas cosas, invariablemente, forman una categoría [lógica] que incluye ciertas cosas materiales que podrá comprar… y, entonces, su poder se agotaría. Estos tontos dejan por fuera dos enormes capítulos –los dos capítulos más grandes del grupo–. Dejan por fuera los servicios de otros hombres [como soldados mercenarios {¿y prostitutas, abogados y jueces complacientes, perhaps?}], siempre a la venta. Y dejan por fuera las almas de otros hombres frecuentemente a la venta. Con dinero en cantidades suficientes, tú puedes comprar cualquier servicio; y, con dinero, puedes comprar almas individuales. Ahora, eso sí es importante” (Hilaire Belloc, “A Few Kind Words to Mammon,” from his essay-collection entitled On, New York, George H. Doran Company, 1923, pp. 53-54; yo tomo la cita de Robert Hickson, The Vitality of Mammon in the Decline of a State, en Culture Wars Magazine, http://www.culturewars.com/2007/Mammon.htm, el segundo corchete es de Hickson)[i].

“Si, sin embargo, tu dinero sólo tiene ‘un efecto general sobre… la generalidad de la especie humana, para la cual postulo almas’, entonces, ‘en este caso, quizás no seas alguien digno de reproche. Es más su culpa que la tuya’. No obstante, de cierta manera […], ‘tú eres adorado por tu dinero’, no de modo diferente a la ‘adoración que los hombres tributan a su país’; y no podemos justa o válidamente ‘escabullirnos de esta valiosa verdad’ meramente por medio de unas cuantas excepciones”.

Los personajes principales

“Ser así capaz de comprar los servicios de otros hombres… es una categoría ridículamente ignorada por aquéllos que pretenden que el dinero sólo trae disfrute material. Trae, por ejemplo, inmunidad respecto del derecho penal. Al menos, eso hace hoy”.

***

Jeffrey Epstein:

Un milmillonario (“billionaire”, in english), administrador de fondos mutuales, su único cliente es Les Wexner, dueño de L Brands (Victoria’s Secret, Abercrombie et al.), ambos judíos. Tiene casas en Palm Beach, Nueva York, Nuevo México, una isla Saint Thomas. En 2005-06, cerró un gran caso de escándalo sexual-abuso de menores, una muchacha al día, en promedio: en 2001 fue capturado por abusador de menores. Estuvo 13 meses preso, por un acuerdo extrajudicial de 18, que logró el abogado Allan Dershowitz, acuerdo en el que varias víctimas de Epstein no participaron, hecho en lo secreto[ii].

Virginia Roberts:

Epstein y el príncipe, con su némesis, Virginia, encima de llos, de manera muy expresiva

Epstein y el príncipe, con su némesis, Virginia, encima de llos, de manera muy expresiva

La víctima de Epstein que acusó a todo el mundo y que ha dado a conocer de otras afectadas “Jane Does” (nombre proverbial de mujeres desconocidas en los Estados Unidos, usado en terminología legal), Jane Does 1, 2, 3, etc. La única que ha hablado en público. Era usada por Epstein para proveer favores sexuales a sus amigos y luego comunicar los secretos a Epstein, que pasaba a la operación de chantaje. Esto se hacía en Palm Beach, en un avión hacia Saint Thomas y en la isla que Epstein tenía en esta Antilla caribeña.

Ghislaine Maxwell:

Hija del millonario judío inglés Robert Maxwell, que, según parece, se suicidó, por haber robado los fondos de pensión de sus empleados para sostener las acciones de su grupo de medios de comunicación de Inglaterra; que, además, es, al parecer, agente del Mossad y ha sido acusado de haber participado en el secuestro de Mordecai Vanunu por el Mossad, el señor que dio el pitazo sobre el plan nuclear israelí, que fue llevado ilegalmente desde la Gran Bretaña a Israel y fue encarcelado por 18 años (vid. el artículo de Wikipedia en inglés sobre Robert Maxwell: https://en.wikipedia.org/wiki/Robert_Maxwell). Esta señora es acusada por Jane Doe 3 y por Virginia Roberts de participar en las actividades ilícitas de Epstein, aunque ella lo niega. La acusación se sostiene en que ella era pareja de Epstein y amiga del príncipe Andrew, en la época en que el millonario judío-gringo traficaba con muchachas adolescentes.

(más…)

La ofensiva contra la Iglesia con la lanza de la pedofilia

Los demonios de Dostoievsky dan la nota: empantana, que eso destruye

Demonios de Dostoievsky, manual de acción revolucionaria; libro profético sobre el destino de los demonios

Demonios de Dostoievsky, manual de acción revolucionaria, manual para aprender a enfrentar la revolución; libro profético sobre el destino de los demonios

Cuando Francisco iba de México a Roma, le salió el periodista con el ataque típico: los curas abusadores. Habla en plural, nótese. Cuando pasa a describir su caso, sale con lo típico, Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo. Entonces, será “el cura abusador”, en singular. Ya está bueno de la manipulación.

La cosa llega a niveles inauditos. La cantidad de casos fabricados, enlatados, sólo para empantanar es abrumadora. En los Estados Unidos, se ha hecho una costumbre tan arraigada que se dan todos los elementos típicos de sociedades normales. Hay abogados que viven de buscar víctimas, verdaderas y ficticias, para demandar a la Iglesia. Las diócesis ya tienen políticas establecidas de arreglo extrajudicial, aún para casos falsos, pues los juicios son más caros que el acuerdo. Y un largo ETCÉTERA. Así, para poner el botón de la muestra proverbial, les traigo este caso. Un obispo australiano, Max Davis, antiguo obispo de las fuerzas armadas de ese país, es acusado por abuso a 4 estudiantes, hace 46 [CUARENTISÉIS] años, cuando daba clase en una universidad benedictina (tengan esto plenamente en cuenta: ahí él mismo era un venteañero). El caso era ridículo, pero la Iglesia tiene que ser perseguida, te ganas óscares, como la gente de la película Spotlight, si lo haces: el caso va a juicio. El juicio dura nada y el jurado, en tiempo corto, concluye lo inevitable: inocente. Pero, hermanos, el daño está hecho, su reputación manchada, la Iglesia puesta un poco más, en tela de juicio (vid. https://gloria.tv/video/8x3QwR44Z5k)

Es el programa de Piotr Stepánovich Verjovenskii, el demonio mayor de Dostoievsky: “cada sección actuante [de la red extendida por toda la sociedad] hará prosélitos y, extendiéndose en otras secciones análogas hasta el infinito, tiene por misión la de, mediante una propaganda sistemática delatora, minar continuamente la autoridad de los poderes locales, engendrar la duda en los vecinos, fomentar el cinismo y el escándalo, la incredulidad absoluta en todas las cosas, el ansia de mejora y, finalmente, provocando incendios como medio popular por excelencia, lanzar una región, en el momento indicado, si es preciso, incluso a la desesperación” (Demonios, III, IV).

Es, en un párrafo, el trámite de toda la historia. La revolución necesita empantanar, en eso consiste todo: “mientras peor, mejor”. Se trata de algo que Chávez nos enseñó mucho a los venezolanos: conspirar, guerra asimétrica, guerra de tercera generación y, SOBRE TODO, GUERRA PSICOLÓGICA: MIENTE QUE ALGO QUEDA, CAUSA MIEDOS INFUNDADOS, ESPERANZAS, HAZ QUE EL OTRO HABLE, QUE SE ARREPIENTA, HAZ QUE PAREZCA QUE COMETISTE MUCHOS ERRORES, QUE EL ENEMIGO SE EXCUSE DE COSAS PERFECTAMENTE NORMALES, QUE SE LO CONSIDERE CULPABLE DE TUS DELITOS, ETC…

(más…)

Está bueno con los pedófilos de la Iglesia

No debemos seguir aceptando al lobby homosexual del Vaticano

Éste es el espía que tuvo como encargo crear la teología de la liberación de la que participa tantos funcionarios vaticanos de hoy, empezando por Francisco y su presidente de la CDF, Ion Mihai Pacepa en el yate de Raul Castro, en Cuba, 1974 (Photo courtesy of Ion Mihai Pacepa [yo la obtuve de la Catholic News Agency]).

Éste es el espía que tuvo como encargo crear la teología de la liberación de la que participa tantos funcionarios vaticanos de hoy, empezando por Francisco y su presidente de la CDF, Ion Mihai Pacepa en el yate de Raul Castro, en Cuba, 1974 (Photo courtesy of Ion Mihai Pacepa [yo la obtuve de la Catholic News Agency]).

Hoy, vi un post en Facebook, de una persona cercana, hablando del Cardenal Pell y el asunto de los abusos a menores por sacerdotes en Australia. A la indignación por este caso, unió la que siente por el del cardenal Law, de Boston, que fue a pasar el final de su vida a Roma, luego de que bajo su supervisión 550 casos de abusos tuvieran lugar.

La idea de mi conocido-amigo FB [vamos a llamarlo “mi primo”] era defender a los homosexuales, atacando a quien él percibe como su peor enemigo: la Iglesia. Según él, es indignante –él mismo está enardecido, muy ofendido– por exabruptos continuados tan patentes e imperdonables… para alguien que no sea un cristiano de verdad, por supuesto. Para alguien que crea que, cuando se critica un mal moral, se hace por odio y deseo de denigrar, y no por amor al bien y a las personas…

Tiene razón en muchas cosas, por supuesto, mi primo: 1) los católicos somos, casi, los únicos defensores de la ley natural, del orden de Dios, en el mundo contemporáneo: no podemos sino ser los enemigos a destruir por algo como un “lobby gay”. 2) Sí, es algo horrible que haya ese poco de curas que manchan el sacerdocio hoy por hoy; que, entre los que lo hacen, una gran parte prefiere niñOs, aunque los medios metan toda violación del celibato, incluso con mujeres adultas… o con hombres adultos, en sus reportes, sin diferenciar. Ahora, en lo de los niños, la casi totalidad lo hace con hombres, es decir, son homosexuales. Yo, con mi primo, pediría el gran milagro de que todos estos curas desviados, invertidos, sodomitas, dejaran la Iglesia, ¡¡¡PERO YA!!! 3) Sí, en el Vaticano se los protege, es verdad. Como todos saben, hay un poderoso lobby homosexual en el Vaticano, que quiere meter a la Iglesia a traicionarse a sí misma, hasta el paladín de los “excluidos”, de aquéllos a los que no les importa un pito la moral natural y la católica, pero les da tremenda rabia que en la estructura de la realidad Dios haya metido un orden, hasta Francisco, el paladín de toda esta gente, reconoció que existía el fulano lobby, en su famoso vuelo de Río a Roma, de tan grata memoria para los que el “¿quién soy yo para juzgar?” suena como música celeste [sin agraviar su constante propaganda contra la belleza, el bien, la dignidad, el orden y el Cielo]. Ese lobby no parece lejos de triunfar, cuando uno ve las declaraciones de tantos obispos, portavoces, cardenales, prelados y hasta del propio papa Francisco. Con mi amigo, yo imploro, que se vaya toda esta basura, todos estos infiltrados, por favor: que se vayan ya, “la abominación de la desolación en el Tempo de Dios (quien lea entienda)” (Mateo XXIV,15). 4) Es verdad que esto es un daño horrible a la Iglesia. Mi primo tiene razón. En todo esto la tiene.

(más…)