Kalós

Inicio » Derecho

Category Archives: Derecho

Anuncios

Ideología de género y el gender-free world: homosexuales volados por su propio huracán

En la guerra, el frente da la mayoría de las bajas

Viñeta de TVE, explicando el atentado de Orlando: la Cruz tiene que ser culpable de todo (Google images).

Viñeta de TVE, explicando el atentado de Orlando: la Cruz tiene que ser culpable de todo (Google images).

La ideología de género, en unos cuantos aforismos nietzscheanos:

Uno creía que la tiranía de género iba ahora por nuevas cotas en la penetración hacia la “libertad”; que el incesto y la zoofilia eran el próximo objetivo. Por supuesto, en Dinamarca, se prohibió terminantemente tener sexo con animales, si éstos no consienten en el intercambio (https://www.lifesitenews.com/pulse/denmark-banning-bestiality-for-wrong-reason); y el voto salvado en la última decisión de la Corte Suprema de Canadá sobre la zoofilia, es de una feminista que quiere defender el sexo consensual animal-hombre (https://www.lifesitenews.com/opinion/canadas-supreme-court-actually-got-that-bestiality-case-right). En Nueva York y otros sitios, el incesto va por buen camino (https://www.lifesitenews.com/news/new-york-appeals-court-unanimously-oks-some-incestuous-marriages)… Resulta que no, cuando se usa hoy en día esta ideología revolucionaria, se está tratando de llevar el golpe suave de la postmodernidad hasta sus últimas consecuencias, la destrucción viene poco a poco, apabullando a la gente aquí y allá, no puede haber una declaración de cadenas y censura total, pues se trata de la “liberación”, la “tolerancia” y la “corrección política”, en el ambiente de lo líquido, horizontal, provisional, o sea, es bien duro, pero con suavidad y pareciendo que es echando vaina y con el del al lado, no contigo… Eso será así hasta que pueda ser de otra manera o mientras puedan mantener las apariencias: muajajaja, muajajaja…

***

La tiranía actual es una líquida, horizontal, de lo provisional, de la “liberación” de los apetitos, empecinados en el poder y la perversión, de la corrección política, inventada por Stalin, de la “tolerancia”, es democrática. Por eso, 31 estados de los Estados Unidos sometieron el asunto del “matrimonio” y 30 afirmaron su INTOLERANCIA de manera democrática. Entonces, por eso, la Corte Suprema, SCOTUS, tuvo que intervenir democráticamente, contra la constitución, contra el voto popular, contra la estructura federal de ese país, para obligar a los estados a cambiar sus constituciones. En ese misma estrategia, de arriba hacia abajo, gobernadores y legislativos estadales han promulgado leyes, en uso de sus facultades políticas, como representantes de sus sociedades, y las grandes empresas (Target, Apple, Pay Pal, Wal Mart, Microsoft, la NBA, la NFL, varios bancos) y el gobierno de Barack Obama, con el gobernador Cuomo, de Neoyork (Nueva York en neolengua) les doblan a la fuerza la mano, de manera oligárquico-democrática. Claro, tienen razón, las leyes de las que estoy hablando eran para que los hombres pervertidos no pudieran entrar, LIBREMENTE, al baño de las niñas; o para que los pasteleros cristianos no fueran demandados por homosexuales por no querer participar de sus “bodas” por cantidades equivalentes a sus negocios, sus casas, sus carros, su ropa y sus calzones, para que dicho homosexuales se fueran a panaderías de gente que sí quisera hacerles sus tortas y demás dulces y panes… ¿No va a estar justificado? No se puede permitir esa protección a la intolerancia… En España, en Valencia, el cardenal Cañizares dice que lo del “género” es tiranía… y los del “género” le caen encima, lo quieren linchar, lo quieren demandar por sumas equivalentes a todos los colegios, hospitales, auspicios, Iglesias, casas de rehabilitación, misiones, orfanatos, etc. católicos del mundo; lo quieren meter preso: ¿cómo va a poder predicar el Evangelio, el mismo que inspiró la fundación de España, cuando San Hermenegildo y antes, el que inspiró la Reconquista y la epopeya de los siglos XV al XIX, el que fundó a Occidente y ha sido predicado por 2000 años, en todas las sociedades del mundo, ¡¡¡¡¡CÓMO, AAAHHH!!!!!? Un pastor preso aquí, otro por allá, unos acosados por acullá; unos papás a los que se les quitan sus 5 hijos en Noruega; unos centenares de padres presos en Alemania por querer oponerse a la educación sexual; páginas cerradas en Youtube y en Facebook… Una tiranía soft, líquida, tolerante, horizontal… pocos presos; muchos adoctrinados a lo macho; nada en los medios, sino el clamor de los oprimidos gender non-conformists

***

“La batalla del acceso de los hombres a los baños de mujeres y viceversa [sigue creyendo] tiene poco que ver con baños y aún con trasexualismo, un muy conocido activista LGBT lo admitió la semana pasada. Esto tiene todo que ver con la reingeniería de la sociedad y con el deshacerse de la estructura ‘HETERO-BINARIA’ en la que vivimos, eliminando de un todo la distinción entre ‘macho’ y ‘hembra’. Riki Wilchins, quien ha atravesado la operación de ‘cambio de sexo’ y es un activista de la extrema izquierda, escribió la semana pasada en la publicación pro-homosexualista The Advocate que los conservadores y muchos activistas LGBT están fuera de foco en lo que se refiere al debate sobre los baños trasgénero. El título del artículo de Wilchins explica sucintamente el asunto: ‘Ganaremos la batalla de los baños cuando la distinción binaria se funda’” (https://www.lifesitenews.com/news/bathrooms-are-just-the-beginning-a-scary-look-into-the-trans-movements-end).

***

Ideología de género al día:

Los homosexuales son unos intolerantes, según la ideología de género; las feministas ni se diga. La verdad es que el sexo, hombre, mujer, masculino, femenino, son meros constructos sociales, no tienen asidero en la realidad. Salvo, quizás, en la biología, pero ¿qué es la biología? NADA, frente a las preferencias de género. La verdad es que todos somos gender free. Entonces, un bicho que diga que a él le gustan los hombres, es un fósil del patriarcado heterobinario. En el nuevo mundo valiente (Brave New World), no hay hombre, no hay homosexualidad, no hay sexos, aunque tengamos sexo todos contra todos. Citando a la mamá de Forrest Gump, cuando le consiguió a su hijo un cupo en el colegio normal: aaaaaaahhhhhh aaaaaaaaaaaaaahhhhhhh aaaaaaaaaaaahhhhhh.

Así es como se cumple la profecía de Shakespeare:

“Supriman el rango y vean qué discordia sigue. Cada cosa se encontraría con la otra en calidad de opuesta y diferente. Las aguas confinadas levantarían su seno más alto que las costas, inundando el globo; la fuerza bruta dominaría, inconsciente, y el hijo grosero mataría a golpes a su padre. El poder sobrepasaría al derecho o, más bien, a lo recto y lo torcido, entre cuya discordia se derrumbaría la justicia, perderían sus nombres, lo mismo que la justicia. Ya que así todo se sume en el poder, el poder en la voluntad y la voluntad en el apetito; y el apetito, lobo universal, secundado por ambos, la voluntad y el poder, hace presa de todo… y termina por tragarse a sí mismo” (William Shakespeare, Troilo y Crésida, acto I, escena III).

(más…)

Anuncios

Kelsen vs. sus peores enemigos: los “dualismos”

Iusnaturalismo, derechos subjetivos y abogados bajo ataque ius-gnóstico

Jurisconsulto Ulpiano, según Kelsen, él, Papiniano, Paulo, Pomponio, Gayo y todos sus colegas de los siglos y las civilizaciones son unos perturbadores del derecho, de la ciencia. Ahí tienen, eso debería bastar

Jurisconsulto Ulpiano, según Kelsen, él, Papiniano, Paulo, Pomponio, Gayo y todos sus colegas de los siglos y las civilizaciones son unos perturbadores del derecho, de la ciencia. Ahí tienen, eso debería bastar [foto de wikipedia en inglés]

[Éste es el 6° artículo de una serie, precedido por éstos: Hans Kelsen, positivista: ser vs deber; voluntad de poder y derechoReducción del Derecho a “ciencia” en la Teoría Pura del Derecho (I), Reducción del Derecho a “ciencia” en la Teoría Pura del Derecho (II), Los fundamentos políticos de la Teoría pura del derecho de Hans Kelsen, La descripción del Derecho y la interpretación, aplicación y determinación normativas en la Teoría Pura].

Puede decirse que estos “dualismos” son los más grandes enemigos de Hans Kelsen[i], según él ve el asunto. El iusnaturalismo y los derechos subjetivos no son los únicos dualismos, también hemos visto, en los artículos anteriores, que las distinciones entre Estado y derecho, entre derecho público y privado, entre Ley nula y válida, entre hecho ilícito y legalidad, entre derecho internacional y derechos nacionales, son “dualismos” frente a los que el iusfilósofo austríaco tiene actitudes firmes. Pero en el iusnaturalismo y en los derechos subjetivos es donde él ve mayores problemas, como pondré de manifiesto.

Los “pecados” comunes a todo dualismo se reducen a estos dos: 1° el objeto de la ciencia es unitario y los dualismos introducen, a su modo de ver “contradicciones”; y 2° todos los dualismos son otras tantas expresiones de la voluntad de poder de quienes los sostienen: todo dualismo es ideológico (113,2).

1.- Respuesta al iusnaturalismo

La consideración de este “dualismo” ha de empezar por el estudio de su evolución, tal como el autor la expone. La misma se da en tres etapas: 1° comienza el desarrollo con las religiones “primitivas”, que creen que todos los entes, incluso los minerales, son animados; 2° a continuación se ubica la visión de las religiones “más evolucionadas”: creen en el Dios único: el iusnaturalismo es necesariamente religioso, pues el mismo se sustenta en un orden superior al de las leyes, que incluye los derechos innatos e inmodificables por el derecho positivo; 3° el mayor “avance” corresponde a los racionalistas modernos, que distinguen el derecho natural del divino, fundándose sólo en la razón humana, son los más eminentes representantes del iusnaturalismo. Estos últimos son los filósofos de la Ilustración y sus sucesores que, como muestra MacIntyre, pretendieron dar un fundamento de una razón autónoma (sin Dios) a la moral y no hicieron más que recoger algún tipo de moral cristiana –católica o protestante– recibida de la cultura de nuestra sociedad, pero despojada del “elemento” que le daba sentido originalmente[ii]. Kelsen concentrará sus críticas en éstos (102,3-103,3).

Veamos los “pecados” del iusnaturalismo, los cuales pueden ser separados en dos grupos: uno referido a los pecados contra la ciencia; y, el otro, a los pecados por el vicio de la ideología, que hace que los autores iusnaturalistas modernos, objeto de su consideración, incurran en diversas contradicciones.

(más…)

Los fundamentos políticos de la Teoría pura del derecho de Hans Kelsen

Internacionalismo marxista e ideologismo radicales

Hans Kelsen, austríaco que pudo contribuir, al destruir toda posibilidad de la razón, a dar carta franca a los totalitarismos desde el siglo XX

Hans Kelsen, austríaco que pudo contribuir, al destruir toda posibilidad de la razón, a dar carta franca a los totalitarismos desde el siglo XX

Para Hans Kelsen, como veremos en este artículo, el derecho es el Estado o el Estado es el derecho, es decir, un “orden” normativo. Dado ese dato básico, el asunto fundamental estriba en dos puntos conexos: 1) la eficacia del orden jurídico y 2) su justificación. En el primer nivel de análisis, Kelsen arranca con sus modos típicos corruptores de la racionalidad práctica humana: la justificación se identifica con la eficacia del régimen, con la capacidad de hacer cumplir las normas que tenga un gobierno. Ese gobierno es el resultado de la “pugna” por el poder, es decir, del hecho físico de que unas fuerzas físicas se impongan sobre otras de vector contrario. El único trazo por encima de un fisicismo radical en este esquema viene dado por la norma fundamental-categoría de la razón pura kelseniano-kantiana: ella presta legitimidad al régimen que se imponga, así se pretende salvar Kelsen de ser un mero “sociologista”… ¡Débil huida, ciertamente! Mas, en el nivel verdadero, Kelsen no cree, siquiera, en lo que acaba de decir. Él no cree en los estados nacionales, es un estoico postmoderno, una persona desencantada, que no cree en nada que tenga valor intrínseco, es un “Terminator” teórico, un marxista de pura cepa: no existe el estado, es, como los estoicos, un cosmopolita, lo que se llama hoy, técnicamente, un “INTERNACIONALISTA”, a lo Marx. Un internacionalista marxista es una persona que no cree en absolutamente nada, sino en el poder, una persona que reduce al hombre, lo más posible, a sus estructuras materiales básicas, es lo que se llama un economicista; es uno, en fin, que cree que cualquier búsqueda del bien o de la dignidad o de la justicia es una simple manifestación, como dice Nietzsche, una simple máscara, de la voluntad de poder: es un ideologista. Veamos lo que dice el propio maestro, el papá de los revolucionarios actuales, intermediario necesario entre los anteriores a 1848 y nosotros, aplastando incluso a sus compañeros Bakunin o Proudhon o Lasalle. Veamos este pasaje en el que Voegelin comenta a Marx:

Cita la Crítica de la filosofía del derecho de Hegel (1843): “la crítica de la religión es lo que presupone toda crítica”, Dios es un producto del hombre y, si se sabe esto, el hombre llega a su plenitud: Dios es una proyección de lo mejor del hombre [como en la psicología de la religión de Feuerbach], si se borra la proyección, queda lo proyectado, el superhombre. El hombre religioso, el iluso, es un no-hombre, el verdadero hombre es el ateo, el que absorbe al superhombre-dios: éste es el hombre nuevo, un superhombre-dios. Ya la religión está en su sitio, ahora viene la política, a lo que Marx iba desde el principio, o sea, pasado el presupuesto necesario, pasa al meollo: la lucha contra la religión es una lucha contra el mundo del que ella es el aroma, es el comienzo para salir del ‘valle de lágrimas’. El hombre real está en la sociedad, cuando ésta se pervierte, produce la religión, el corazón y espíritu del mundo des-corazonado y des-almado, es el grito desesperado del oprimido, es el opio del pueblo. No es buena ni siquiera como un analgésico, es anestesia para evitar la lucha, o sea que es radicalmente mala, en los parámetros del Manifiesto Comunista. Por eso, la crítica de la religión es crítica de este mundo malvado; y tiene que completarse con la crítica total del derecho y la política. Pero la crítica no es teórica, es práctica: “a lo que se refiere [la sociedad des-almada] es su enemigo, que no busca refutar, sino aniquilar… La crítica ya no actúa como un fin en sí mismo, sino sólo como un medio. Su emoción esencial es la indignación [no habla de principios intelectuales, sino de emociones]; su tarea esencial es la denuncia [no la búsqueda de la verdad]”. Dice Voegelin: “aquí habla la voluntad de asesinato del mago gnóstico. Los lazos de la realidad se han roto. Los prójimos humanos ya no comparten el ser con él; la crítica ya no es debate racional. Se ha pasado sentencia; lo que sigue es la ejecución”[i].

En Marx, pues, la revolución lo es todo, porque no hay verdad, no hay bien, no hay nada, sólo la lucha de clases, ninguna estructura que sea digna, ningún sentido, ningún ámbito de realización humana: familia, cultura, moral, religión, identidad nacional, todo no es más que “superestructura”, invento artificial de los burgueses para domeñar al proletario, para oprimirlo y frenarlo en sus deseos revolucionarios. Éste es el origen del “internacionalismo” marxista, el NIHILISMO. Con un lenguaje aparentemente técnico, aparentemente desapasionado, [pseudo-]“cientítico”, Kelsen pretende dar con las mismas conclusiones de Marx. Hay que ponerle cuidado, porque el camino es tortuoso, intrincado y, en algunos pasajes, con apariencia de racionalidad, de decencia moral y honestidad intelectual; todo lo cual, claro, según Kelsen, no existe… Veamos las máscaras de su voluntad de poder…

I.- En un nivel fundamental, la mera apariencia habla de la eficacia del sistema estatal como sinónimo de su legitimidad

(más…)

Sobre los jerarcas misericordinos, la homosexualidad y las consecuencias del desorden

Mirada a 12 estudios que muestran el nivel del desastre

Cardenal Oscar Andrés Rodriguez-Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa, jefe del consejo de los 8 cardenales para gobernar la Iglesia universal, mano derecha de Francisco, Papa, presidente de Caritas Internationalis, uno de los mayores promotores de la homosexualidad en el mundo de hoy, revolucionario bravo

Cardenal Oscar Andrés Rodriguez-Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa, jefe del consejo de los 8 cardenales para gobernar la Iglesia universal, mano derecha de Francisco, Papa, presidente de Caritas Internationalis, uno de los mayores promotores de la homosexualidad en el mundo de hoy, revolucionario bravo

De acuerdo con el “combo-Francisco”, una serie de curas de alta jerarquía vaticana, cizaña sembrada por satanás en lo alto del Pueblo de Dios, de acuerdo con monseñor Bruno Forte, Antonio Spádaro, SJ (jefe de Civiltá Cattolica), Adolfo Nicolás, SJ (Prepósitio General de los jesuitas), y Lorenzo Baldisseri (Secretario General del Sínodo de los Obispos), según los cardenales Nichols, Maradiaga y Daneels, lo mismo que según Wuerl o Dolan, Marx o Schönborn, Kasper o Lehmann, ser misericordioso es decir que no hay pecado o no llamar pecado al pecado u olvidarse de todo esto, de la doctrina, que es de “ideólogos”, según el señor Francisco, Papa, o, también puede ser, de las Tradiciones, que, según el mismo Francisco, son de fariseos y pelagianos, hay que olvidarse de esto y, MISERICORDINAMENTE, hay que dar la comunión a los divorciados que viven con otras personas, a los arrejuntaos, a los homosexuales activos. Todos éstos deben ser recibidos en la Iglesia como si nada, deben recibir la Comunión, el Cuerpo y la Sangre de Cristo, deben poder hacer todo lo que hacen todos los demás.

Vamos a estar claro: 1) aquí, por ahora, no voy a hacer una disquisición teológica sobre que quien come y bebe del Cuerpo y la Sangre, sin distinguirlos, come y bebe su propia condenación; no voy a traer una retahíla de padres de la Iglesia que hablan sobre el particular, no por ahora. 2) Debe quedar claro que nadie dice que haya que ir por la vida cazando, literalmente, a gente viviendo en relaciones irregulares: todos podemos tener gente querida en estas circunstancias, los queremos, rezamos por ellos, los aconsejamos, les hacemos sentir el amor de Dios que hay en nosotros. 3) Tiene que ser diáfano, además, que no es lo mismo, pongamos como ejemplo hipotético, mi hermana, que está “casada” por el civil, luego de divorciarse de mi cuñado, que un fulano que viva en relación homosexual pública con otro invertido: hay grados de mal y grados de escándalo: no es inmediatamente evidente a mis hijos que mi hermana ande con un segundo hombre, como lo sería que mi primo llegara a mi casa, como si nada, con un “marío” o una “tamara”, no es lo mismo. Porque, para colmo, mi hermana no anda depredando o buscando relaciones promiscuas con frecuencia frenética, como puede caber presumir de un homosexual, sin que eso los afecte a todos. En mi casa, una hermana que fuera así podría entrar, con la condición clara de que no anduviera denigrando de las doctrinas de la Iglesia, bajo ningún concepto. El familiar homosexual no podría entrar, salvo muy claras condiciones, que incluyen el total destierro de su “compañero”, el decoro, el cuidado de las maneras, del vocabulario y del discurso, así como la total exclusión de la posibilidad, siquiera remota, de que se quedara solo con mis hijos menores de 21 años, entre otras. 4) Y, lo más importante, debe quedar claro que esos curas no son misericordiosos, son revolucionarios; debe quedar claro que revolución es guerra, que los revolucionarios, en sus guerras, no toman prisioneros, son guerras de exterminio, en las que no puede quedar nada del enemigo y, lo que se les escape, debe quedar como renegado o esclavos parias. Si fueran católicos, serían misericordiosos de verdad; si fueran curas católicos, estarían formados y sabrían en qué consiste la misericordia de Dios; si fueran curas católicos misericordiosos, sabrían cuán misericordiosa es la doctrina de la Iglesia sobre los pecados dichos. Sabrían cuán importante es una sexualidad sana, que se da sólo en el compromiso sincero de amor para toda la vida, llamado MATRIMONIO; que eso es lo bueno para los cónyuges, para sus hijos, para la sociedad humana y para la Iglesia de Dios. Sabrían que promover otra cosa equivale a introducir severos daños para todo el mundo, como, por ejemplo, lo pueden atestiguar los millones de hijos con vidas destrozadas por la claudicación de sus padres; o los millones de destrozados por sus propias claudicaciones; o las sociedades vueltas un desastre por su permisividad con la claudicación, la irresponsabilidad, la inconstancia, la lujuria desatada; o como lo atestiguan las inmensas aberraciones que siguen a esa caída de la humanidad, que están a nuestra vista para que las veamos, sin ningún  problema: drogas, promiscuidad, homosexualidad, amenazas de bestialismo e incesto, depresión como mal endémico, graves desórdenes sociales, ruptura de los vínculos sociales y entre las generaciones, suicidio y pare usted de contar. ¿Qué misericordiosos ni qué misericordiosos? Tiranos totalitarios, revolucionarios gnósticos, cizaña en la Esposa y Cuerpo Místico, enemigos de Dios, gente a la que hay que combatir: eso es lo que son.

(más…)

Hans Kelsen, positivista: ser vs deber; voluntad de poder y derecho

Hans Kelsen, el prohombre del derecho occidental, en el último siglo; . Su doctrina es de lo más favorable al totalitarismo: todo es pura materia, no hay ninguna formalidad, ningún orden, vale tudo, como dicen los brasileños

Hans Kelsen, el prohombre del derecho occidental, en el último siglo; . Su doctrina es de lo más favorable al totalitarismo: todo es pura materia, no hay ninguna formalidad, ningún orden, vale tudo, como dicen los brasileños

El 22 de marzo de 2009, el Papa Benedicto XVI se dirigió al Bundestag, al parlamento federal alemán, el cuerpo legislativo nacional más poderoso de Europa. Era una ocasión muy especial, el Papa alemán, uno de los profesores universitarios más influyentes de ese país desde la postguerra, se dirigía al Parlamento de su tierra natal y amada. Era un paso crucial, si se tienen en cuenta la importancia de Alemania en la unidad de Europa, la trascendencia de Europa en el concierto internacional, en la geopolítica, y, en consecuencia, en las relaciones, incluso familiares, en todo el mundo. Si no me creen, vean lo que pasó en Nicaragua: en 2006, ese país, por unanimidad de la Asamblea Nacional, aprobó una Constitución que proscribía el nefando crimen del aborto; las presiones de Alemania, de Europa, por órgano de la Canciller alemana, Ángela Merkel fue aplastante[i]. En África, ha habido réplicas idénticas de la actuación alemana en Nicaragua: en materias de aborto, homosexualidad y otros asuntos de moral sexual (llamada hoy “salud reproductiva”: ‘salud’ en cuanto muerte e inmoralidad, ‘reproductiva’, entendida como ‘sexo’; entones: ‘muerte e inmoralidad sexual’). Aunque todavía está sobre la balanza el destino de las naciones africanas… teniendo en cuenta el carácter global de las sombras que se ciernen hoy sobre las personas y las familias, la debilidad material de las sociedades africanas, las divisiones tribales y los genocidios que han producido (resabios de la acción de los pseudo-ilustrados europeos, abuelos de estos posmo de ahora), la típica debilidad moral de los dirigentes que sienten la presión de los problemas sobre sus hombros, la susceptibilidad de manipulación que se da en circunstancias como éstas, la posibilidad cierta de manipulación de los modos de ascenso al poder de las personas en estas sociedades y, en fin, el poder material de europeos y gringos y sus aliados, no le auguro una larga resistencia a los pobres negritos queridos del África subsahariana. Más aún, tomando en cuenta la presión del Islam en zonas amplias de este subcontinente, la presión de las religiones animistas supersticiosas (madres de nuestras santerías, candomblé, vudú, umbanda, etc.), por una parte; y, por la otra, el hecho de que éste es el continente de la expansión más admirable de la Iglesia (se triplicaron los fieles en 30 años) y el continente de los obispos fieles, a los que detesta el masón-cardenal Kasper, las perspectivas se cierran más y más. Y, en la misma proporción, se ve la importancia de la Unión Europea y del Parlamento federal alemán. Se ve la importancia del discurso del Papa Benedicto, cuyo nombre “natural” era Joseph Ratzinger.

El centro del discurso tiene que ver con los ejemplos que puse. El Papa quería llamar la atención de la responsabilidad de los parlamentarios, de los legisladores, y su necesaria sujeción al bien según la verdad, al derecho natural, al orden de las cosas y al orden de las relaciones sociales, según su naturaleza, a la manera como lo captaron con tanta fuerza los juristas romanos, influidos fuertemente por Aristóteles (vid. Theodor Viehweg, Topik und Jurisprudenz; y Tomás de Aquino, Comentarios a la Ética a Nicómaco, libro V). Cuando presenta, en su discurso lleno de espíritu académico, el contrapunto, habla del positivismo jurídico y toma como su representante ejemplar a Hans Kelsen y la absurda separación entre el ser y el deber, sólo concebible en un radical nominalismo: como el que reina en el Occidente posmo. Vale la pena citar a Benedicto XVI, de manera completa, se verán la importancia de Kelsen y los términos esenciales del problema:

Para el desarrollo del derecho, y para el desarrollo de la humanidad, ha sido decisivo que los teólogos cristianos hayan tomado posición contra el derecho religioso, requerido por la fe en la divinidad, y se hayan puesto de parte de la filosofía, reconociendo a la razón y la naturaleza, en su mutua relación, como fuente jurídica válida para todos. Esta opción la había tomado ya san Pablo cuando, en su Carta a los Romanos, afirma: “Cuando los paganos, que no tienen ley [la Torá de Israel], cumplen naturalmente las exigencias de la ley, ellos… son ley para sí mismos. Esos tales muestran que tienen escrita en su corazón las exigencias de la ley; contando con el testimonio de su conciencia…” (Rm 2,14s). Aquí aparecen los dos conceptos fundamentales de naturaleza y conciencia, en los que conciencia no es otra cosa que el ‘corazón dócil’ de Salomón, la razón abierta al lenguaje del ser. Si con esto, hasta la época de la Ilustración, de la Declaración de los Derechos humanos, después de la Segunda Guerra mundial, y hasta la formación de nuestra Ley Fundamental, la cuestión sobre los fundamentos de la legislación parecía clara, en el último medio siglo se produjo un cambio dramático de la situación. La idea del derecho natural se considera hoy una doctrina católica más bien singular, sobre la que no vale la pena discutir fuera del ámbito católico, de modo que casi nos avergüenza hasta la sola mención del término”.

Hasta aquí, de una manera muy general, el Papa expone cómo fue que las ideas de los grandes clásicos griegos, juntamente con los estoicos y los neoplatónicos (en medida mucho menor) y los jurisconsultos romanos,  llegaron a informar al pensamiento cristiano y, así, se constituyeron en una parte esencial del espíritu de nuestra civilización occidental. A diferencia de casi toda otra religión en el mundo, el Cristianismo decidió irse, con San Pablo, San Juan, San Justino, San Ireneo, Clemente, Orígenes, San Ambrosio, San Agustín, tras una síntesis de lo mejor del pensamiento humano y de la Fe bíblica. Esto llegó a su apogeo, cuando, en el siglo XIII, luego de las traducciones impresionantes, en España y el sur de Italia, de los árabes, los griegos y de absolutamente todo el mundo, la gran creación de la humanidad, la gran creación institucional del brillantísimo Cristianismo (lo de “oscurantismo” es calumnia diabólica), la universidad, se lanzara a asimilar, analizar, poner en cuestión, incorporar, rechazar, tomar, superar, etc., toda la ciencia humana que se había acopiado hasta ese momento. Pero, entonces, con los siglos, se llegó a la crisis y la ruptura. De ella, habla el Papa:

Quisiera indicar brevemente cómo se llegó a esta situación. Es fundamental, sobre todo, la tesis según la cual entre ser y deber ser existe un abismo infranqueable. Del ser no se podría derivar un deber, porque se trataría de dos ámbitos absolutamente distintos. La base de dicha opinión es la concepción positivista de naturaleza adoptada hoy casi generalmente. Si se considera la naturaleza – con palabras de Hans Kelsen – ‘un conjunto de datos objetivos, unidos los unos a los otros como causas y efectos’, entonces no se puede derivar de ella realmente ninguna indicación que tenga de algún modo carácter ético. Una concepción positivista de la naturaleza, que comprende la naturaleza de manera puramente funcional, como las ciencias naturales la entienden, no puede crear ningún puente hacia el Ethos y el derecho, sino dar nuevamente sólo respuestas funcionales. Pero lo mismo vale también para la razón en una visión positivista, que muchos consideran como la única visión científica. En ella, aquello que no es verificable o falsable [alusión bastante directa a Karl Popper] no entra en el ámbito de la razón en sentido estricto. Por eso, el ethos y la religión han de ser relegadas al ámbito de lo subjetivo y caen fuera del ámbito de la razón en el sentido estricto de la palabra. Donde rige el dominio exclusivo de la razón positivista – y éste es en gran parte el caso de nuestra conciencia pública – las fuentes clásicas de conocimiento del ethos y del derecho quedan fuera de juego. Ésta es una situación dramática que afecta a todos y sobre la cual es necesaria una discusión pública; una intención esencial de este discurso es invitar urgentemente a ella”.

A esa discusión es que pretendo aportar algo con este trabajo y dando a conocer el mismo a los lectores de mi blog y a mis compañeros abogados; en especial, a mis amigos queridos y compañeros de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas. Por eso, tomo como ejemplo de la influencia de Kelsen a su acción sobre el derecho venezolano, según la pude ver, estudiando derecho y filosofía en ese país y ejerciendo el derecho en mi patria amada, por 14 años… El caso dicho, puesto luego de esta presentación y del discurso de Benedicto XVI, evidentemente, puede servir como ilustración importante para cualquier régimen jurídico contemporáneo.

(más…)