Kalós

Inicio » Actualidad » El poder del desengaño, de esperanzas vana y virtuosas

El poder del desengaño, de esperanzas vana y virtuosas

Chávez, la MUD, los gringos, el progreso, los rusos, Goldman Sachs y otra catajarra

Steven Mnuchin, secretario de tesoro, Goldman Sachs, Soros, Hollywood, símbolo actual del poder gringo

Los venezolanos vivimos, como todos los seres humanos, de esperanzas. No se puede vivir sin ellas. Hay una virtud sobrenatural, infundida por Dios en el alma, que consiste en la rectificación de esta pasión, haciéndola habitualmente conforme al orden divino sobrenatural. Lo malo no es la pasión de la esperanza, lo malo es cuando la esperanza es vana, la esperanza en objetos viciosos, sea por cualquier motivo: sea porque, de suyo, son ilícitos, o sea porque no merecen que pongamos en ellos nuestros anhelos y horizontes o que los consideremos salvadores sin que merezcan el título.

Venezuela se independizó, abandonó el estatus de provincia de la Corona española y pasó a formar una república independiente, a partir de la Capitanía General, formada a su vez por antiguas provincias de los virreinatos de Santo Domingo y de Santa Fe. Obviemos aquí ese episodio llamado Gran Colombia y los estragos de la guerra independentista…

El asunto es que, los primeros 18 años de la vida de emancipados fue “normal”. Todo cambió el día del asalto al congreso, en 1848. Ésa fue una campanada, el despertador, cosas terribles, turbulencias, estaban por venir. Los perturbadores: uno que dijo: “nosotros dijimos federación, porque ellos dijeron centralismo; habríamos dicho centralismo, si ellos hubieran dicho federación”; y el otro que dijo: “maten a todos los que sepan leer y escribir”. Y su himno fue: “quisiera ver a un cura colgado de un farol y cuatrocientas monjas con las tripas al sol”. Se lanzaron su guerra en 1859 y dominaron el país desde entonces. Cuando Guzmán Blanco, que lo único bueno que nos dejó fue la palabra ‘coroto’, se murió, el país era un arrase, una mentira: los gochos llegaron a Caracas, después de casi mil kilómetros de marcha, con 60 hombres. Ésa es la medida de la articulación civil en 1899, la herencia del PROGRESO. Pero ellos, los progresistas, cínicos y salvajes, ganaron; por 70 años no hubo órdenes religiosas en el país, salvo de manera subrepticia. El Ilustre dicta el decreto de educación universal, luego de que acaba con la infraestructura educativa, CATÓLICA, del país. Y después de que, oh, dolor, ha acabado con el campo y los pueblos de misión, ha robado a los religiosos, a los campesinos, a los indiecitos, dando latifundios inmensos a sus amigotes. Supongo que querría imitar a sus adorados progresistas ilustrados europeos, franceses, alemanes y, los campeones, ingleses. El país está arrasado, pero es progresista hasta la médula, en 1889; y Capelletti se asombra de la resistencia del virus positivista venezolano, inmune a otras corrientes de pensamiento de principios del siglo XX… Guzmán gobierna hasta López Contreras, lo hacen sus muchachos, Vallenilla Lanz, Arcaya, Zumeta, Gil Fortoul, que Gómez usa para administrar su poder omnímodo.

Con la universidad (salvo ULA y los Parra) bajo estos hijos de Guzmán-Ernst, el país es uno de ensoñación progresista y entreguismo intelectual y pragmático a los gringos y europeos. Así, la cantidad de veneingleses, venezolanos que quisieran no ser venezolanos, sino gringos o Malbrough, Mambrú, pues, que hay hoy se explica por una victoria tan aplastante. “Compinche, ellos son superiores, porque a nosotros nos conquistaron los españoles…”. Es decir, tienen complejos fuertes de inferioridad, porque nosotros SOMOS ÉSOS QUE SON LOS ESPAÑOLES Y SUS HIJOS, ETC. En un país en que lo mejor de él se tortura de esa manera, por haber claudicado de su esencia y sus modos de valorar, en favor de los de los enemigos históricos (hasta Bolívar, animal ilustrado, lo sabía: “los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a llenar de hambre y miseria a la América, en nombre de la libertad”; o Bello: “tenemos que primero conocer nuestra propia estatura, antes de poder recibir con provecho los aportes de otras latitudes”), en una país así, las calamidades sociales están adelante, a cada paso, en esa caminata por la oscuridad, por la completa ceguera que es vivir sin conciencia, sin saber quién se es, qué es lo bueno para uno y cómo se mide y pondera a los aconteceres. Éste es el Mensaje sin Destino del hombre grande del siglo XX, don Mario Briceño Iragorry.

Entonces, llegamos a nuestros días. Hemos ido, una tras otra, detrás de esperanzas vanas, todas bajo el signo del progreso, de la modernidad. Y llegamos a hoy, con tremendo ratón [resaca, cruda] moral, cuando, uno tras otro, todos los ídolos de barro fueron cayendo, hasta no quedar ninguno. Steven Mnuchin, lacayo de Goldman Sachs y Soros, hijo de un lacayo de Goldman Sachs, es secretario del tesoro de Estados Unidos, de un gobierno que tiene como director del consejo nacional de economía a el número 2 de Goldman Sachs, Gary Cohn. Un gobierno con una larga tradición de Goldman Sachs, que lo diga cualquiera, Robert Rubin, jefe de economistas de Clinton, Goldman Sachs. Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, Goldman Sachs. Y, si la cosa es que los gringos son unos %&$###$&/&&%, te equivocas: ve a Europa, el presidente del banco central europeo es Mario Draghi, ¿ya adivinaron? Godman Sachs. Hay algunos que quieren que el gobierno gringo esté molesto con su banco favorito, pero no, fíjense que no: Mnuchin lanza sus acusaciones contra El Aissami y, horas más tarde, sale lo de la negociación. Ooooh, ya verán, la mala prensa se los comerá. ¿Quién les dijo eso? Goldman Sachs está detrás de la debacle de Grecia, la de Islandia, la de los Estados Unidos, ¡caramba! Todo el mundo lo sabe, ¿qué se creen?

Dejen de pedirle a Dios que los gringos intervengan en Venezuela. No lo van a hacer, porque su gran asesor de política exterior, el recién fallecido, Brzezinski, dijo que la guerra es en Asia, por eso Siria, Irak, Afganistán. Y los otros, los neocons, ven el interés de Israel como la guía de la política exterior estadounidense. Venezuela no entra ahí, ¿no? Dejen de creer que esas guerras son por el bien y la justicia. Son un genocidio peor que el de Maduro.Comparable al que sometieron a Alemania, luego de la II Guerra Mundial, cuando, terminadas las hostilidades, acabaron con más de 3 millones de germanos. Si creen que eso fue nada más ahí, vean a Japón, los bombardeos con fósforo de Tokio, más de 100 mil muertos; los de Hiroshima y Nagasaki: Japón ya se había rendido, carajo. Si creen que es sólo ahí, vean lo que los yankis le hicieron a los sureños, luego de la guerra de secesión y la Reconstrucción del sur: un desastre, una humillación tras otra.

“Bueno, lo nuestro son los ingleses”. Mira, éstos son peores aún, con sus hambrunas calculadas de Irlanda (1846-49), 2 millones de muertos, y de la India (1873 y 1877), 7 millones de muertos, en nombre del libre mercado. ¿Qué se creen? Estos tipos, cuando los chinos no quisieron participar en su versión del mercantilismo, llamada capitalismo, o sea, el estado pone a lo macho unas condiciones para que los poderes económicos sean libres, mercantilismo, con brutal política de poder privado, cuando los chinos les hicieron el fu, los desgraciados se fueron para la India y empezaron a meter opio en China. Cuando el imperio trató de defenderse, aliados a los gringos, franchutes, alemanes y rusos, le hicieron, no una, no dos, tres Guerras del Opio.

Eso es el progreso, no sigo. Don’t you read the papers? Más risa dan los que ponen sus esperanzas en comunistas, en el KGB Putin o en otros. La ONU, la OEA. No pasará nada. Dicen: “es que Chávez compró los países del CariCom”. Pendejo, esos países son parte de la Common Wealth de los ingleses, el mayor socio comercial de los Estados Unidos y la unidad económica más grande del mundo. ¿Tú crees que estarían con Chávez sin un diseño, un designio, un plan, de los jefes gringo-británicos? Hay que ser muy ingenuos…

Entonces, molida la MUD y molido el democratismo; molido el progresismo y las esperanzas en estos ídolos de barro, nos queda algo muy importante. ¿Qué? Miren el himno nacional: la virtud, el honor y el que está en el empíreo. Virtud y Dios, hermanos. Despierten.

Si se despierta y si, además, el comunismo es completamente barrido del país, hay una gran esperanza, la esperanza de que Venezuela llegue a ser el gran país que la Virgen de Coromoto lanzó, hace casi 4 siglos…

La conciencia es la rebelión, LA REBELIÓN DE LA ESENCIA EN ESTOS TIEMPOS DE REVOLUCIÓN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: