Kalós

Inicio » 2016 » diciembre

Monthly Archives: diciembre 2016

Anuncios

Navidades en Caracas

Esto escribí, en 2009

velazqueznavidad

Adoración del gran Velázquez, en cuanto hispanos, un “NUESTRO”

Y, aunque mucho ha cambiado, en retrospectiva, es válido, a pesar de todo

Es 15 de julio y voy en el carro con mis hijitos de las clases de karate a la casa. Es la primera vez este año que oigo la pregunta: “papi, ¿cuánto falta para que venga el Niño Jesús?”: esto empezará a ocurrir con mayor insistencia, a medida que pasen los días. Por el 10 de septiembre, cumpleaños de mi esposa y un día antes de la Coromoto, prendo la radio y, por primera vez también, oigo unos tambores con una guitarra y otros acompañamientos y… “anda y dile al tamborero que le dé más duro ahora, anda y dile al tamborero que le dé más duro a hora, que, si acaso rompe la tambora, yo le regalo otro cuero, que, si acaso…”: de Maracaibo o, quizás, de los llanos o de los Andes –“si la Virgen fuera andina y San José de los llanos, el Niño Jesús sería un niño venezolano”–, ha llegado la Navidad. Aquí también experimentaremos un ritmo creciente de los acontecimientos. Va creciendo la alegría y la trepidación del espíritu, en la misma medida que se va olvidando todo lo demás. Para el 25 de noviembre, la respuesta será: “falta un mes, mi amor”; y ya no habrá otro motivo de preocupación (salvo alguno que otro examen de la universidad o una barbaridad del gobierno): “mamá, ¿vamos a hacer hallacas este año?”. “¿Y el Nacimiento, la corona de Adviento?” “Hay un amanecer gaitero en tal sitio”; o bien: “unas gaitas en el Don Bosco”.

Unas vez se me preguntó, en un país hermano, que cuál era la mayor riqueza natural de mi país. Yo respondí: “la risa”. En el momento de la mayor tragedia histórica de la patria, nuestra riqueza es que nos reímos a carcajadas, aunque nos hayan secuestrado el petróleo. Un venezolano que no se ría es un pobre hombre; por eso, Laureano y Emilio o el Conde son héroes de la Patria, por más que alguno se manche de irreverencia y chabacanería. Por eso, en parte, el invasor nacido en el seno de nuestro territorio es tan antipático. Ahora puedo agregar que un venezolano que no cante aguinaldos y parrandas y no baile gaitas, desde, por lo menos, octubre, es un ser muy triste. Tenemos que reír y bailar. Ése es el encanto de nuestra idiosincrasia. En Navidad, el Nacimiento, las hallacas, el pan de jamón, el pernil, la ensalada de gallina, se unen a la música, el baile y la risa, para llenar nuestras vidas. Todo se completa con la ilusión, sobre todo de los niños, pero de todos, por lo que nos traerá el Niño Jesús y las promesas de Año Nuevo. Pero hay también algo extraordinario, un plus, un añadido, si nos dedicamos a ver quién hizo la mejor decoración, pública o privada, y cuál es el mejor Nacimiento o el mejor arbolito de la ciudad.

Nos reunimos a bailar, en una fiesta o unas gaitas en el Poliedro o en un colegio, o nos reunimos a prepararnos, por cuatro domingos, alrededor de la Corona de Adviento, rezando y leyendo sobre la vida del Señor que está por nacer. Atiborramos los centros comerciales, buscando los regalitos de agradecimiento a personas buenas o de manifestación de nuestro amor a amigos y familiares. Por unas semanas, la vida gira en torno al más grande acontecimiento de la historia, ése “en el cual la Trinidad de carne al Verbo vestía” (San Juan de la Cruz) y entraba el Creador a morar con la criatura y se tocaba el cielo, la eternidad, con el tiempo que Ella hacía.

Llega el gran día. Todo es fiesta el 24 de diciembre, cada casa es una fiesta, todas las casas están abiertas, mi casa es la casa de todos. Salimos a la calle, el cielo es pura luz de estrellas verdaderas y de cohetones, la gaita y el aguinaldo ahogan nuestras voces. Los niños se acuestan a las 11:30, para esperar al Niño generoso, que los llenará de regalos. En la mañana, el Nacimiento, el arbolito, estarán repletos de juguetes. En las Iglesias, las misas de Gallo: la gente rezando, saludando al Recién-llegado, dándose las felices pascuas, cantando aguinaldos y parrandas y, oh Dios, empinando el codo.

Así ha sido desde mi niñez, cuando, en una tarde de julio, por allá, por 1.973, le preguntaba a Carlos Julio Casanova Núñez: “papi, ¿cuánto falta para que venga el Niño Jesús?”

Epílogo, sólo para venezolanos:

(más…)

Anuncios

El Principio de no contradicción debe ser derogado, es intolerante…

No, no, no, debe ser usado, para engañar

forte-frank

Forte pone las premissas, Frank saca las conclusiones. Frank pone las premisas, la ONU saca las conclusiones, depende de dónde estemos

Esto decía yo en éste, mi primer comentario a Laudato si, que subí a mi blog el 24 de junio de 2015:

“Como dice Platón, se atacan las premisas, no las conclusiones: si yo suscribo todas las premisas y de ellas se deriva necesariamente la conclusión, puede que me contradiga para no enajenar mi base de apoyo y para engañar, precisamente, a los que quiero engañar, pero habré dicho que los fundamentos necesarios son verdaderos y, por tanto, irrefutables; como, por lo tanto, irrefutable sería la conclusión. Ésta es una encíclica de la cultura de la muerte, que propone, incluso, una alternativa, para tapar aquélla como símbolo de la lucha cristiana actual, la “cultura del descarte”. La “cultura del descarte”, en consecuencia, es “un anillo para gobernarlos a todos, un anillo para encontrarlos, un anillo para traerlos a todos y amarrarlos en la oscuridad”, una patente de corso para la ONU y sus maldades…” (https://eticacasanova.org/2015/06/24/francisco-el-papa-new-age/).

Según dijo Bruno Forte el 3 de mayo de este año, durante el sínodo, Frank sabe que la lógica funciona así y se puede usar para engañar:

“‘Si hablamos explícitamente de la comunión para los divorciados vueltos a casar – dijo el arzobispo Forte refiriendo una broma de Francisco – éstos no saben qué lío que nos organizan. Entonces no vamos a hablar de modo directo, tu obra de manera que se pongan las premisas después las conclusiones las sacaré yo’. ‘Típico de un jesuita’, bromeó el arzobispo Forte” (http://vidayfe1000.blogspot.cl/2016/05/aseguren-las-premisas-las-conclusiones.html?view=flipcard).

(más…)

El Principio de no contradicción debe ser derogado

Es antidemocrático y fundamentalista

coexist

Imagencita terrible, tremendo ataque a Dios, a la religión auténtica, la fundada por Dios mismo Encarnado, y a todas las demás religiones, con lo que tengan de verdad y de constructivo para las sociedades que han nacido y crecido bajo su égida

– ¿Sabes que la Fe católica es fundada por Dios y, en cuanto la única salvadora y revelada por Jesucristo, es la única que sólo contiene verdades y no tiene mezcla de error; y, en esos dos sentidos, es la única verdadera?

– ¿Cómo dices eso? Todas las fes tienen que respetarse, eres un fundamentalista.

– No, no soy un fundamentalista, el hombre necesita de redención, por el pecado original y los demás pecados actuales. El único redentor es Jesucristo, la Salvación sólo viene de Él, Él fundó a la Iglesia como su Sacramento de Salvación: sólo hay, entonces, salvación en Ella. Aparte de que una cosa no tiene nada que ver con la otra, yo puedo respetar a absolutamente todos, aunque crean que nos fundiremos en Brahma o que todo el universo (la divinidad-no trascendente incluida) es una unidad sustancial absoluta o que la verdad es la nada o que Vishnu toma un avatar y tiene comercio sexual con mujeres, incluso casadas, a las que engaña y seduce y demás creencias pueriles y manifiestamente inmorales y contrarias a la decencia. Amar a todos implica querer para todos la verdad.

(más…)