Kalós

Inicio » 2016 » octubre

Monthly Archives: octubre 2016

Anuncios

Netanyahú sobre la justificación del estado de Israel y de su posesión de la “Colina del Templo”

Fantasmagórico no da fundamentación peor

Contenido

Netanyahú está molesto y da sus “razones”

1) La Biblia:

  1. A) La Biblia y su poder justificador en los asuntos humanos:
  2. B) La Biblia, antisemita, y Dios, antisemita, refutan las pretensiones de Bibi

2) “El emperador Tito era parte de la propaganda sionista”

3) La Muralla China, las pirámides de Egipto

4) El llamado Holocausto

Conclusión y mi consejo jurídico a Bibi


Netanyahú está molesto y da sus “razones”

Netanyahú está furioso, dice que la UNESCO no tiene ya ninguna legitimidad. No quiero analizar la decisión de la UNESCO a la que le cae encima. Total, los sionistas harán lo que les venga en gana, para eso tienen el poder. Sólo en un acuerdo público, Obama acaba de comprometer a los Estados Unidos a darle al estado judío 38 mil millones de dólares en los próximos 10 años. No se sabe cuánto le dan bajo cuerdas, sobre todo cuando en el presupuesto de defensa de los Estados Unidos, en los últimos 17 años, se han perdido más de 11 BILLONES, 11 x 1012, 11 por diez a la doce, 11.000.000.000.000, lo que los gringos llaman 11 “trillion”. Israel, todos lo saben, es LA alianza gringa, es el principal aliada, antes que Inglaterra, si se pierde dinero para ser dedicado a fines secretos, ya podemos imaginarnos quién puede ser beneficiario del mismo. así, no importa lo de la UNESCO, el estado judío tiene a los EUA y sus aliados, a la OTAN, detrás, dando el apoyo que haga falta; sin contar lo que reciben de Alemania por concepto de reparación por daños… Lo que importa es el comentario de Bibi, como le decimos de cariño sus amigos. Yo tengo que serlo, pues estoy por darle, GRATIS, un consejo jurídico.

Según Bibi, la gente de la UNESCO no reconoce al estado judío su “conexión” con el “Monte del Templo” y con el “Muro Occidental”. ¿Por qué, según Netanyahú, la UNESCO está fuera de orden? 1) Porque “obviamente, no se han leído la Biblia”. 2) Aunque no voy a copiar completa la traducción de lo que dijo [ya es traducción, lo que leí, del hebreo al inglés y está aquí, en la descripción del video: https://www.youtube.com/watch?v=myI_s8vyJxU, el que se ve arriba], vamos a decir, que, en resumen, se trata de que, en el arco del triunfo de Tito, en Roma, se figuran a los romanos, luego del saqueo del templo de Herodes con una menorá en volandas. “Seguramente, la UNESCO dirá que el emperador Tito era parte de la propaganda sionista”. 3) “Decir que Israel no tiene conexión con el ‘Monte del Templo’ y con el ‘muro Occidental’ es como decir que China no tiene ninguna conexión con la Gran Muralla o que Egipto no tiene ninguna conexión con las pirámides”. Pongamos un cuarto argumento: 4) “todo lo que mi pueblo ha sufrido, el Holocausto”…

Vamos a ver los tres puntos, uno por uno:

1) La Biblia:

A) La Biblia y su poder justificador en los asuntos humanos:

Este argumento yo lo he oído antes, es más, éste era el argumento que yo había oído. De hecho, todo otro argumento, en la mente judía, según me parece, no tiene sino a éste como respaldo último, éste es el primer principio. Tiene que serlo, pues, si no se retrotrajera a esto, el de Tito y su arco, perderían todo significado, pondríase el estado judío a la par con los demás pueblos, lo que no se puede admitir. Es decir, si dejamos el argumento de Tito, el de la legitimidad histórico-política solo, sin la religión, sin la TORÁH, quedaría la pretensión de los judíos al nivel de las pretensiones de los filisteos o de los amalecitas y en bastante peor estado, pues, aquéllos estaban ahí primero, ¿noooo? Claro, Dios le dio esa tierra a Abraham, como se lee en Génesis 15, 17, etc.; y, luego, al pueblo de Israel, como se ve en Éxodo y en Josué, etc. ¿Para qué entrar en detalles sobre algo que es indudable? Éste no es un hecho litigioso, cualquiera sabe que eso está ahí. Claro, el argumento bíblico se tiene que conjugar con el otro religioso, el del “Holocausto”.

Bueno, ahora habrá que responder a este argumento que es la piedra angular de todo el edificio, pues hasta los sufrimientos de los judíos toman, en su mente, un cariz religioso-mesiánico por su carácter de Pueblo Elegido, lo que viene de lo que se relata en la Biblia. No crean que no responderé a los otros argumentos, lo haré, como si fueran independientes, como si fueran justificaciones autónomas, pero, en verdad, si se cae este primer naipe, el edificio cae al vacío.

Vamos a comenzar.  La justificación bíblica en la boca de un pueblo que rechaza la Biblia por el Talmud como libro sagrado es demasiado “disingenuous”, digamos, taimada. Pero no discutamos esto. Todo el mundo sabe que ésta es la verdad, pero no importa, vamos a hacer de cuenta que esto no tiene ninguna relevancia, vamos a quedarnos con el argumento de Bibi, después de todo, estamos analizando su discurso.

Fíjense, en la Suma contra los gentiles, Santo Tomás no cita la Biblia. Cita a Aristóteles, a Platón , a Maimónides, a Avicena, a Averroes, a Porfirio, a Escoto Eriúgena, a Pseudo-Dionisio, al Corpus Iuris Civilis, a Alejandro de Afrodisias, a San Agustín, a San Juan Damasceno, a San Gerónimo, a Ptolomeo, a Galeno, etc. ¿Por qué? Porque, si vas a hablar con no creyentes, no puedes poner aquello a dónde querrías llegar: ¿cómo decirle a un ateo que tal cosa se basa en la autoridad de Dios? Un ejemplo: en la Suma Teológica (I, q. 32, a. 1), Santo Tomás, trata el tema de si el misterio de la Trinidad puede ser alcanzada por la sola razón; evidentemente (a pesar de lo que creían [y creen hoy] algunos cristianos con una formación intelectual que no es la mejor), este misterio es materia estricta de Revelación divina, decir otra cosa es dañar la fe, someterla a la irrisión de los gentiles, que piensan que nuestra Fe depende de argumentos no demostrativos y que no somos capaces de distinguir. Sin embargo, otros rasgos del asunto quedan a otro nivel muy diferente: el alma, su inmortalidad, la existencia de Dios, su infinitud, eternidad, unidad, que es creador y omnipotente, etc., se los conoce por la sola razón natural, mas hay “aspectos suyos” que no son cognoscibles más que por Fe, como el que sea un Dios Trino. Los misterios estrictamente de Fe, sin embargo, pueden MOSTRARSE como razonables, incluso, como lo más razonable. Ellos son, así, análogos, dice el Aquinate, de ciertas partes de la física teórica:

“La razón interviene de dos maneras para explicar algo. 1) Una, para demostrar suficientemente algún fundamento; como en las ciencias naturales prueba suficientemente que el movimiento del cielo mantiene siempre una velocidad uniforme. 2) Otra, no para demostrar suficientemente algún fundamento, sino para que, una vez demostrado, pruebe los efectos que le siguen; como, por ejemplo, en astrología, establecidos los excéntricos y los epiciclos, son explicables las manifestaciones del movimiento en el firmamento. Sin embargo, estas suposiciones no son pruebas demostrativas, ya que, establecida otra hipótesis, pueden darse otras explicaciones” (loc. cit).

Así, argumentar desde la Biblia sobre la Trinidad, sin la Fe y sin la aceptación de la existencia misma de Dios, o de la Revelación o de su posibilidad misma o de que la Biblia sea esa revelación [y no, por ejemplo, el Corán o los escritos védicos], es un completo exabrupto contra la racionalidad… ¡¡¡Y ESTAMOS HABLANDO DE PURA TEOLOGÍA!!!

¿Qué ocurrirá cuando pasemos a otros ámbitos? ¿Cómo hacemos para pasar a justificaciones históricas, políticas, de relaciones internacionales? Parece que habría que probarle a los ateos que Dios existe; a los politeístas, que es uno; a todos los no creyentes en la Biblia que se revela; a los mismos, que la Biblia es la Revelación auténtica; a los que crean en la revelación, pero que crean que la verdadera es otra, que la Biblia es la que es y las de ellos no. Ahí, entonces, en un foro internacional, podremos discutir si se puede citar la Biblia como justificación para cualquier cosa, digo, ésta o la otra. Pero, ¿la Biblia, entre gente que cree en ella como LA Palabra de Dios, es decir, para los cristianos, sustenta las pretensiones del estado judío?

B) La Biblia, antisemita, y Dios, antisemita, refutan las pretensiones de Bibi

Hoy en día, si uno dice que un judío tiene poder, uno es un antisemita; si dice que un judío cometió un delito, uno es un antisemita; si uno dice que tal acción del estado judío es mala, uno es un antisemita; si uno cuestiona tal parte del relato de tal historia que le interesa a los judíos, uno es un antisemita. En dos platos, no estamos en una situación normal, si hay cosas que académicamente no puedes preguntarte legítimamente, aún para confirmar tal o cual punto de la cuenta que se da de tales o cuales hecho o de tales justificaciones. Abe Foxman, de la liga anti-difamación judía (ADL) de los Estados Unidos, dice que es un antisemita el que diga que Hollywood es controlado por los judíos; claro Joel Stein, judío, no sólo dice que lo hacen, avasallantemente, sino que no decirlo es lo que es antisemita, quiero decir, contrario a los intereses de los judíos (http://articles.latimes.com/2008/dec/19/opinion/oe-stein19).

Bueno, ¿si uno lee a los profetas del antiguo Israel, tendrá que concluir que son antisemitas? La cantidad de insultos a la casi totalidad del pueblo de la Promesa [cumplida en Cristo] de parte de esos profetas es incesante. Y tiene causa más que justa, como no puede ser de otra manera, ya que vienen de la Justicia misma subsistente, que es Sabiduría misma subsistente. Lean el capítulo I del libro del profeta Isaías, el XX de Ezequiel, el libro entero de Jeremías; lean a Amós, a Oseas, al que ustedes quieran; lean a Moisés, cómo él mismo paso por la espada a una parte sustancial del pueblo, luego de bajar del Monte Horeb. ¿Qué, Moisés era un antisemita? Moisés hizo eso, luego de que Dios dijo que no destruiría al pueblo, por petición del propio Moisés.

(más…)

Anuncios