Kalós

Inicio » Actualidad » Estudiantes: ¡guerra de clases, fuera las sanguijuelas de las universidades!

Estudiantes: ¡guerra de clases, fuera las sanguijuelas de las universidades!

Democracia YA, en las universidades PRIVADAS chilenas

Los que hicieron esto, los que entraron en una Iglesia a hacer actos vanpálicos, ésos son los héroes que tienen que decir cómo sea la Academia chilena

Los que hicieron esto, los que entraron en una Iglesia a hacer actos vanpálicos, ésos son los héroes que tienen que decir cómo sea la Academia chilena

“Tenemos que metamorfizar la educación. El futuro está en nuestras manos. Los estudiantes somos todo. No esos pocos, los que se están haciendo ricos y los chupamedias de los que se están haciendo ricos. Ya no llenaremos más el bolsillo de los ricos. Esos profesores… Queremos una educación digna y de calidad, una educación metamorfizada, democrática y GRATIS y privada. Abajo el lucro, invento de satanás, invento del malvado cristianismo patriarcal, heterobinario. Fuera de nuestras vaginas [a no, eso era en la otra marcha, jeje, perdón]. Democracia, democracia. ¿Quién nombró al rector, quién, ah?, yo sé que yo no nombré a ese señor, ¿cómo se me va a imponer? Claro, no es él, él es una marioneta, la corporación, los patrocinadores, los promotores de esta canallada, LOS RICOS, LOS RICOS. Nunca más, viva mi comandante Chávez [ay no, Eulogita, eso es en la otra marcha, en la de la U-Ch – perdón, jijijji]. Educación laica y digna. Estamos hartos del hacinamiento; nos cobran barbaridades… claro, para darnos cosas que no son útiles, humanidades, filosofía, clases de catecismo para ilusos… Inventos de los ricos para adormecer el ímpetu revolucionario. Nunca más lucro: democracia, democracia. Todas las balas serán devueltas [Eulogita, otra vez, eso es en la de la U-Ch – Bueno, po, también puedo meté una cuñita pal Che, el Che también tiene que aparecé, pero sigamos, po]. Una constituyente ya; tenemos que refundar el estado, un nuevo pacto político [como mi comandante Chávez, como el compañero Evo, Correa, el caído Zelaya: Honduras, allá llegaremos]. Metamorfizar, metamorfizar. Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos, como dice el compañero, camarada, Alí Primera, primer revolucionario de los hermanos venezolanos, ¿qué digo?, chavezianos [Eso era de la U-Ch, pero se ve lindo aquí, como culto, internacional, como la revolución, mundial]. Democracia, gratuidad, laicismo, NO AL LUCRO”…

Qué discurso más prometedor, qué discurso tan sublime. Sobre todo si tienes a todos los estudiantes universitarios de Chile o repitiéndolo (hasta las partes entre corchetes)… o sin saber cómo responder (el pequeño remanente). Y, máxime, si con los movimientos de 2006-2007 y 2011 los has tenido toda su vida repitiéndolo y, para rematar, tienes tres generaciones de universitarios [15 promociones] sometidos a esta campaña, que es, para colmo, omnipresente en los medios, en tonos más que laudatorios. No podemos perder.

De ahora en adelante, cuando digamos que la farmacia de la esquina, la tienda de ropa, la hacienda o la fábrica deben democratizarse, no habrá quien se oponga como con las cooperativas en Venezuela, las que llevaron a ese país a la más increíble ruina –aunque dirigentes ex-estudiantiles–políticos chilenos digan que está en su apogeo–. Ya, cuando digamos que la sociedad es guerra de clases, no habrá quien diga que eso es una locura. Si las relaciones paternales entre un profesor y sus alumnos se han transformado en las relaciones del lobo desbocado en su ansia de sangre. Y quienes arriesgan pellejo y capital para aumentar las posibilidades de la población en general para acceder a la educación universitaria han sido transformados en sanguijuelas a las que lo único que les queda es esperar el plaguicida. Peor aún, ahora unos que quieren “metamorfizar” la educación se creen autorizados para participar en la elección de instituciones que tendrían que estar amparadas por el derecho de asociación… La guerra no ha empezado, pero no hay manera de que no la hayamos ganado ya…

***

Las oraciones del primer párrafo, del discurso ficticio de la estudiante ficticia, llamada Eulogita, son tomados, todos ellos, el de las balas incluido, en paráfrasis o literalmente, de pancartas que he visto en la Universidad Santo Tomás y en la Universidad de Chile, aquí, en Santiago.

***

El futuro de la educación superior

El futuro de la educación superior

Queridos muchachos:

Piensen, lo que tienen entre manos no es poca cosa. Estoy completamente seguro de que se han dejado llevar por una marea, sin mucha deliberación interna y sin conocimiento profundo de las implicaciones de sus actos. Todo este país depende de que mediten con detenimiento. Mientras más de ustedes recuperen la cordura, mejores perspectivas tiene este país. Vamos a repasar, uno por uno, todos los puntos más importantes del discurso presente en la crisis universitaria.

1) Empecemos por el tema de los temas, no porque sea realmente trascendental, sino porque es el que se ha usado para soliviantar los ánimos: tener que pagar las cifras exorbitantes que estamos pagando es un poderoso motor. Tenemos que hablar de eso, ¿de qué?, DEL LUCRO. Vamos a empezar, claro, dándoles una a ustedes: una universidad no es una empresa mercantil, no puede operar de manera usuraria. Pero cualquier iniciativa privada de la envergadura de una universidad supone que se tengan ingresos; y que éstos sean superiores a los gastos y costos de la misma. Y, entre esas erogaciones necesarias, tiene que haber un rédito, un fruto económico, para quienes se lanzan a la aventura. Porque, además de ser un tremendo servicio social y de que ellos tienen que comer y darle a sus familias, su actividad conlleva riesgos, jurídicos y económicos, de todo tipo. El lucro, no en sí mismo, sino como se ha usado en el discurso de Chile, es demoníaco, pues se lo ha blandido como espada, confiando en la completa irreflexión de la gente, a la que se engaña así, bajo la suposición de su torpeza: pero no contaban con su astucia… ustedes no van a seguir usándola de esa forma. El lucro no tiene ni puede tener nada de malo. Si algún promotor universitario estuviere portándose como mercader, habría que presionarlo, para que abandonara sus prácticas abusadoras… o no, depende: si esa comunidad universitaria estuviera dispuesta a eso y no hubiera engaño y la práctica no estuviere expresamente prohibida por la ley, entonces, no sé cómo alguien podría quejarse. Pero, bueno, en el caso se verían las proporciones…

2) En segundo lugar, luego del tema de mayor presión, hay que tocar el más importante. Una universidad no es un lugar de encuentro de facciones, mucho menos en guerra e irreconciliables. Quien les haya dicho eso o se los haya hecho creer NO PUEDE SER SU AMIGO, NO PUEDE ESTAR DE PARTE DE USTEDES. Es más, quien lo haya hecho es, DECIDIDAMENTE, SU ENEMIGO… MORTAL. Quien diga algo así tiene que estar infectado de la creencia de que todo lo humano es campo de la voluntad de poder, de voluntades en competencia por el referido trofeo [el poder]. Pero alguien así es alguien sin madre, sin amigos, sin profesores verdaderos, sin amor, sin hermanos, sin Dios-Todo-Benefactor. Alguien así ve el mundo con lentes de amargura, odio, resentimiento, sin perdón ni belleza. Quien tenga madre sabe que hay amor, lo que es la abnegación, el sacrificio por el otro, el encuentro, el valor de lo humano, la dignidad, sabe valorar los anhelos y las ambiciones nobles de todos. En una universidad, en la que se encuentran para hallar la verdad, lo noble, lo racional, en todos los ámbitos del universo y de la acción humana, una serie de personas humanas, sin cortapisas ni prismas ideológicos, sin mediatizaciones del poder político o económico, la generosidad y el encuentro, la libertad y el reconocimiento de las demás personas, es la regla, el leitmotiv, el logos profundo, el norte, el horizonte, el todo. Y, como la universidad es el ámbito de la libertad, sin ella, la sociedad está perdida; pero, en ella, todas las posturas tienen cabida y se encuentran en la discusión dialéctica honesta y generosa, respetuosa y abierta.

Pretender que las relaciones profesor-estudiantes son las de dominación o de enfrentamiento o de cualquier otro tipo de corrupción, pretender eso es, simplemente, una seria deformación de la realidad. Y, como es obvio de lo dicho, es un tremendo problema para la sociedad. Las universidades no cuentan con ningún poder político ni militar. Ellas subsisten por el amor al saber y a la razón que prevalezca en la sociedad. Si este amor va desapareciendo, la universidad está en peligro. Pero, si es así, entonces toda la sociedad lo está. Se quedará sin su órgano sabio y de discusión libre y racional; y, bajo el efecto bola-de-nieve, el del círculo vicioso, eso será producto del odio a esos bienes… ¿en nombre de quién? No puede sino ser en nombre del poder, simplemente, de un poder que no quiere ser cuestionado, de un poder tiránico. Claro, ese poder no destruirá al caparazón de la universidad, a la apariencia, sólo a la verdad profunda, donde respiran la verdad, la libertad, la razón, la justicia… No renieguen de sus profesores; y, si hay alguno que no comprenda en que mundo reside, al estar en la universidad, háganselo comprender, pero no destruyan la universidad.

3) Una vez puestas esas bases, podemos entrar a considerar uno de los temas más preocupantes de todo este “metamorfizar la educación” que estamos sufriendo: la llamada “democratización”. Estamos hablando de instituciones A) privadas y B) universitarias.

B) ¿En verdad ellos creen que los vendedores de una tienda pueden darle un golpe de estado al dueño de la tienda y decir que ellos ahora van a decidir cuáles son los proveedores y la mercancía, los horarios y la imagen del establecimiento? Bueno, en una universidad, eso es mucho más grave. Miren, la libertad en la sociedad depende, más que de cualquier otra cosa, del derecho a formar asociaciones institucionales. Se trata de algo que le debemos al Cristianismo: la separación neta y diáfana de lo público y lo privado. Esa libertad supone que los promotores de la institución legítima, no contraria la ley, a la moral y el orden público, puedan manejarse con su propia visión del mundo, con su propio ideario; de lo contrario, si alguien les fuera a imponer un ideario a, digamos, unos musulmanes viviendo en Israel, entonces ellos no tendrían derecho a educar a sus hijos, no con base en lo que son… Los ejemplos pueden multiplicarse por infinito, piénsenlo. Si ustedes quieren que se formen instituciones con su modo de ver el mundo, fórmenlas ustedes; pero no pueden pretender imponerle a la gente que hizo nuestra universidad un democratismo, que no tiene ninguna justificación.

Por otra parte, esto no significa que ustedes no puedan tener voz ni voto. En muchas partes del mundo, las universidades privadas dan espacios de participación y representación estudiantiles. En mi Venezuela, hay esos espacios, desde hace muchas décadas, es parte del paisaje, cuando entras a estudiar, en la Católica, la Metropolitana, la que sea; no digamos las públicas. Pero creer que ustedes, en la UST, tienen un derecho a votar directamente por el rector de su preferencia es algo completamente fuera de lugar. Quien les haya inficionado con semejante pretensión o los engañó o estaba fuertemente engañado él. Eso no tiene ni pie ni cabeza y me disculpan, pero no hay una manera más sutil de ponerlo.

A) Para colmo, como quedaría claro de lo ya dicho, eso implicaría que quienes tienen todos los huevos en la sartén, todos los riesgos, quienes pusieron todo el esfuerzo, toda la responsabilidad, todo el trabajo, la sabiduría, la pericia, entregarían la universidad, para que fuera regida por aquellos que van ahí a aprender de los anteriores: el mundo patas para arriba. ¿Eso quiere decir que yo creo que ustedes no tienen capacidad? Nada más lejos de la realidad: ustedes lo saben, se los he dicho hasta quedarme sin voz, yo quiero que ustedes saquen 7, TODOS, yo quiero que sean mucho mejores que yo, que sean todo lo que puedan ser. Si alguno va para académico, que Dios lo bendiga; y, si tiene aspiraciones de dirigir en la universidad, que llegue hasta donde no pueda. Pero eso, ahorita, es sólo una aspiración, un proyecto, potencia, en el sentido de poder ser. Falta mucha preparación, mucho trabajo y aprendizaje… que se cortaría, si acabamos con la universidad…

4) Porque eso, junto con el asunto de la gratuidad, muchachos, implicaría una tremenda contradicción en su discurso. ¿Quieren calidad y dirigir ustedes la universidad? ¿Ustedes están preparados para eso? ¿Y quieren gratuidad y que la universidad subsista y sea de calidad? El tamaño del absurdo es tan patente que da tremenda perplejidad que ustedes no lo hayan visto. Para mí, el primero de los temas: el lucro maldito, unido a lo que cuesta mensualmente la colegiatura, ha producido una tremenda ofuscación, que ha dado lugar a una cegadora obcecación. Pero vayan más lejos: vamos a sacar una consecuencia obvia de lo dicho: si sus petitorios los cumpliera un hada madrina, pues la universidad no puede, la universidad dejaría de existir… Entonces, piensen, alguien inventó esto. No fueron ustedes, cuando se inventó, ustedes tenían 10 ó 12 años o menos aún. ¿Quién lo inventó? ¿Qué estaba buscando?

Educación para la promoción del Bien Común

Educación para la promoción del Bien Común

5) ¿Pero pueden participar, reclamar, presionar? Bueno, claro, la universidad es de ustedes también, aunque no tanto porque paguen, sino porque son parte del claustro académico, parte de esa comunidad íntima que es la academia. Ya les dije, busquen modos de participación y representación de otros países. En Argentina empezó el movimiento estudiantil hispanoamericano, en Córdoba, 1913. Y pueden tomar acciones, claro. Pero, sobre todo, tengan en cuenta que la academia es el lugar de la discusión racional, no de la presión política de la sociedad democrático-irracional de nuestros días, en la que gana el que pegue más gritos o tenga más fuerza. En la universidad tiene que imponerse la razón, mediante los procedimientos que permiten el intercambio de ideas serio. Si no los oyen así, puede que busquen medios racionales de obrar y hacer entrar en razón. No es destrozando propiedad pública, destruyendo iglesias y objetos de culto y dando espectáculos bochornosos y pidiendo lo irracional que van a solidificar su posición en el mundo, salvo que quieran vivir en un mundo de tiranía y caos. Pero un mundo así es un infierno, no el lugar con que ustedes sueñan y que anhelan.

6) Recuerden, yo no puedo hacer que piensen como yo; pero sí puedo exigirles que piensen y que sean racionales y respetuosos. Y les puedo decir esto: si encuentras que mis argumentos son completos, racionales, justos, no puedes desecharlos sólo porque “no te gustan”, porque implican rectificaciones de tu parte, porque va contra impulsos que habían tomado tus agallas, aunque fuera de una manera que yo te reconozco como “inocentes”, no culpables y, aún, dentro de tus circunstancias, entendibles y hasta con cierta justificación. La racionalidad tiene que ser su norte, no las pasiones desbocadas. Una vez que se encuentra lo racional, lo verdadero, lo virtuoso, entonces, ahí es necesario que la pasión se adhiera con todas sus fuerzas… sin ofuscarse, eso nunca.

Educación para la paz cívica y el respeto a la autoridad

Educación para la paz cívica y el respeto a la autoridad

Termino esta reflexión así: el mismo movimiento acabó con los colegios subvencionados. Eso va a dejar sin colegio o sin EDUCACIÓN DE CALIDAD a un gentío y ya han quebrado muchas instituciones. ¿Qué ganó Chile con eso, qué ganó nadie con eso? Vean la tremenda falsedad, antes de que sea tarde.

Los quiero mucho, con la vida: su profesor venezolano, que está orgullosísimo de darle lo mejor de sí a Chile y a ustedes. Su profesor que, en nombre de la esencia, se rebeló en los tiempos del gobierno revolucionario sobre toda la civilización occidental y, por lo tanto, sobre el mundo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: