Kalós

Inicio » Actualidad » El rabino, la pureza ritual y el verdadero mesías

El rabino, la pureza ritual y el verdadero mesías

Dice que Jesús [o San Pablo] es mentiroso, con argumentos sesgados y muy infantiles

 

Fíjense en este rabino, en el video que comparto, pone como fundamento de su argumentación pasajes del Levítico (11,43 y ss.) sobre la pureza, las comidas y el contacto con los animales. En este video, quiere desacreditar a Jesús y a la Iglesia (atestiguando, claro, que la fuente del Cristianismo, le guste o no a los protestantes, es la Católica, la única verdadera), por eso recurre a la verdadera Biblia. En éste (https://www.youtube.com/watch?v=Wx7I-Y3ZvJM), está discutiendo con otros rabinos, de modo que argumenta con el Talmud, el libro que ellos reconocen como autoridad.

Muy bien, vamos a volver a su intento de desacreditar a Jesús y su Iglesia: cita esas leyes, que lo son, de Levítico: lo son… ¿o lo ERAN? ¿Dónde he leído yo que eso pasó ya? Ah, sí, ya me acordé: la antigua alianza era una promesa, promesa del mesías. Los judíos han atestiguado eso muchas veces, las más lamentables son las que los han llevado a guerras suicidas (Akiba-Bar Kochba) o a decir que la Ley ha quedado derogada del todo: Shabbetai Tzevi, entre otros. Pero la cuestión está en las profecías. La más importante de las cuales podemos decir que es la de Daniel 9: matarían a un príncipe ungido (Cristo=Mesías=Ungido) y, por eso, Dios los castigaría, se destruiría el Templo, lo haría un príncipe (Tito, hijo del emperador Vespaciano, que luego llegó el mismo a emperador), pero no sería el príncipe (Tito ordenó respetar el Templo), sino una desgracia natural (a pesar de la orden, el Templo se quemó, no se sabe cómo, aunque es muy NATURAL, que fueran los soldados, en la orgía típica de la quiebra de un asedio). El Templo quedó destruido… ¡¡¡Y AQUÍ VIENE LO BUENO!!! Porque el rabino mismo dice que esas leyes de pureza son rituales, que los que las violaran no podían entrar al Templo; pero la religión del Templo ya no existe, no tienen sacerdocio, ni sacrificios ni ritual alguno. Dirá alguno: “eso no lo sabían los cristianos, no lo sabía Cristo”: ¿tú ves?, ahí está el meollo del asunto, Cristo dijo que Él era ese príncipe… ¡¡¡Y LO ERA!!!, no puede quedar duda a estas alturas. Él es el Siervo sufriente de Yavéh (Isaías 53), que llevaría su designio a su pleno cumplimiento (v. 11); el Emmanuel, Hijo de la Virgen (Isaías 7,14), el Rey universal de Paz. Y, a su través, Dios hizo cesar los ritos antiguos y estableció una nueva Ley en nuestros corazones, no en tablas de piedra (Jeremías 31). ¿Entonces, rabino, Bergstein, todavía estás dispuesto a decir que Jesús y la Iglesia son mentirosos?

Ah, se me olvidaba… y todo para ponernos a seguir leyes que ellos interpretan de la manera más absurda; y contrariando la razón de la manera más flagrante. Como dice Hechos de los Apóstoles 10: todo fue hecho por Dios, todo es puro, pues fue hecho para nuestro provecho. Las leyes rituales tienen un sentido muy preciso en la historia de la salvación, sentido que no se corresponde con la libertad evangélica. Libertad que no es libertinaje, sino una profundización en la ley moral y en el conocimiento de Dios, una espiritualización muy fuerte de los rituales, conforme a la altura de la Fe, sustituyendo mucho de lo antiguo, aunque tomando su espíritu y su sentido, a la luz de la revelación definitiva de Dios en Cristo…

Finalmente, el rabino quiere que la Iglesia altere los evangelios, para mejorar su mercadeo. Es una estratagema típica de hoy: “si criticas a la Iglesia, no importa la mentira que sea que digas, te sales con la tuya”. El problema es que los evangelios son los textos mejor fijados, por mucha diferencia, por paliza, de toda la antigüedad, mientras los libros de Platón están en 5 ó 6 manuscritos de 2.000 años después de escrito el original, cada evangelio lo tenemos en 500 ó 600 manuscritos de hasta 50 u 80 años después de escrito el original. Y, para colmo, la literatura extra-bíblica que cita a los evangelios tiene una profusión, desde el principio que este señor Bergstein no se puede brincar. Él puede que sea ignorante, pero, entonces, que no pretenda ser “rabino”, maestro; o puede que esté confiando en la ignorancia ajena. No lo sé, pero que no ande queriendo enseñar, que está diciendo tonterías, está engañando y su engaño se apoya en la “desinformación”, mentiras [o errores] cuyo éxito depende de la ignorancia del resto de la humanidad. Es inaceptable…

Reconocer el Plan Salvador de Dios, su Amor Infinito, el Cumplimiento de la promesa, la divinidad de Cristo, que Él es el Mesías y no puede ser otro, pues eso violaría la Palabra de Dios, Daniel 9, entre muchos lugares, es rebelión de la esencia. Y LO QUE SE REQUIERE ES REBELIÓN DE LA ESENCIA, EN ESTOS TIEMPOS DE REVOLUCIÓN…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: