Kalós

Inicio » Actualidad » Pederastia hollywoodense on the Spotlight

Pederastia hollywoodense on the Spotlight

El que tiene rabo de paja, que no se acerque al fuego, ¿verdad, Hollywood?

Los abusos de los curas y la confrontación Hollywood-Iglesia, perversión-Cristo, al descubierto

***

Spotlight, reparto todos estrellas, lo mejor al alcance de Hollywood, 20 MM de $ de presupuesto, mucho poder, para destruir a la la Iglesia... pero que pongan sus barbas en remojo...

Spotlight, reparto todos estrellas, lo mejor al alcance de Hollywood, 20 MM de $ de presupuesto, mucho poder, para destruir a la la Iglesia… pero que pongan sus barbas en remojo…

En los 80, “la gente [en Hollywood] decía ‘Ah, sí, los Coreys [dos niños actores, Haim y Feldman] todo el mundo se los ha pasado [ha abusado sexualmente de ellos]’, la gente hablaba de ello, como si no tuviera ninguna importancia” (Alison Angrim, “Nelly Olson”, en La pequeña casa de la pradera): lo más normal del mundo…

***

Es lo que dicen en mi tierra: “el que tiene rabo de paja, que no se acerque al fuego”: si tienes por donde te cojan, no te pongas a pelear, si tienes puntos débiles, no te expongas: si has sido corrupto, no te pongas a gritar “corrupto, corrupto”, si sabes que te robaste tus tajadas del erario, desvergonzado. “¿Entonces la Iglesia, institución pedófila, mejor que deje de hablar de los homosexuales?”. ¡¡¡EXAAACTOOO, HERMANOO!!!: La Iglesia, que no es ninguna institución pedófila, debe hablar fuertemente contra la homosexualidad, porque, para empezar, ella tiene que purgarse de los homosexuales que se le metieron, cuando estaba descuidada, empezando en los 50, pero acelerando el paso duro en los 70 (Modern Psychology and the Priest Sex Abuse, Patrick Guinan, MD, http://www.culturewars.com/2004/ModernPsych.html). 50% de los curas y obispos gringos, el país donde el escándalo ha sido realmente grande, son homosexuales (http://www.churchmilitant.com/video/episode/half-of-priests-and-bishops-are-gay). “Pero tiene que pagar, ¿noo?”. Mira, por supuesto, ha pagado, para finales de 2003, centenares de curas habían sido condenados en tribunales en ese país y la Iglesia estadounidense había pagado más de 500 millones de dólares. De allá aquí eso no ha hecho sino aumentar. Pero eso no es lo más grave. Lo más grave está en la primera pregunta que puse arriba: la Iglesia ha sido arrinconada, su imagen pública de única defensora mundial de la moralidad y la ley natural ha sido minada, socavada, dinamitada. Es algo espantoso, en Méjico, por poner un ejemplo, como no tienen casos, se agarran una y otra vez del mismo estribillo: Marcial Maciel Degollado: una golondrina, que no puede hacer verano… no sola, no sin los medios de comunicación dándole y dándole… y sin los abogados inescrupulosos, que son capaces de demandar –temerariamente, como fue declarado– al Cardenal Rivera, en una corte de Los Ángeles por quintillones de dólares. Y las estratagemas se multiplican, contando, por supuesto, con la infamia y el ataque judicial… yyyyyyyyy:

CONTANDO CON EL PODER DE HOLLYWOOD. Uno tiene a Al Pacino, Robert de Niro, Carla Gugino (Righteous Killing), Meryl Streep, Phillip Seymour Hoffman (Doubt), Richard Gere, Edward Norton (Primal Fear), y, ahora, con el Oscar detrás, se la han mandado con un elenco todos estrellas: Mark Ruffalo, Michael Keaton, Rachel McAdams, Liev Schreiber, Stanley Tucci…

Pero, ¿Hollywood puede hacer esto? En la película, en Spotlight, el personaje de Ruffalo dice que hay que ir contra la institución, contra la Iglesia y, una vez más, Hollywood presenta a ésta como una empresa criminal, la mafia, asociación para delinquir, una patota, una banda, El Padrino III, El código Da Vinci, ésta, son sólo ejemplos. ¿Pero puede Hollywood hacerlo? Es Hollywood, el faro del bien en el mundo… Bueno, tú tienes a Reds, promocionando el comunismo bolchevique, en plena Guerra Fría, o a Boogie Nights, haciendo lo propio con la pornografía, If these Walls Could Talk, con el aborto, The Golden Compass, con el ateísmo, para niños, Kinsey, exaltando a este padre de la depravación contemporánea y los ejemplos podrían llenar cuatro o cinco bibliotecas nacionales.  Hollywood no es la Iglesia, no es un faro de luz para el mundo, en crisis o no. Pero la cosa es peor, porque Hollywood sí es una empresa criminal: si no eres un pervertido o te haces de la vista gorda con la perversión, no tienes entrada en Hollywood, punto.

Y lo que tiene Hollywood es un problema de odio histórico a la Iglesia… No le perdona que, por 30 años, le impusiera un código de ética que limitaba sus capacidades para ultrajar la cultura y a la gente que vivía en ella, para enriquecerse y ganar poder, destrozando los “tabúes”, la identidad moral-religioso-político-cultural, de Estados Unidos y el mundo: vean el cruce que da el cine en 1965, fecha de la caída del código de producción… Y, para rematar, Hollywood sabe que su gran adversario, todavía, es la Iglesia…

Pero, además, Hollywood, está ebrio de poder; cree que el que tiene actualmente es irrevocable, que es invencible. Por eso, cree que se puede acercar al fuego, que nunca nadie lo bajará y le reclamará sus propios actos pedófilos y demás barrabasadas innumerables. “En agosto [de 2011] la estrella infantil de los 80, Corey Feldman [protagonista de los Goonies, los Gremlins, The Lost Boys] le dijo al programa Nightline, de ABC, que los pedófilos rodean a los actores infantiles en Hollywood, ‘como buitres’. ‘Puedo decirte que el problema número uno en Hollywood era y es y será siempre la pedofilia’, dijo Feldman. ‘Había un círculo de hombres mayores que se ponían alrededor de este grupo de niños, que tenían o bien su propio poder o conexiones con un gran poder en la industria del entretenimiento’” (https://www.lifesitenews.com/news/recent-hollywood-pedophilia-charges-just-the-tip-of-the-iceberg-former-chil). El amigo de Corey Feldman, Corey Haim, murió en el 2010, se suicidó, como consecuencia de esos abusos, según Feldman, quien también cayó, por un buen tiempo, en las drogas, como consecuencia de la presión debida a los abusos.

Ahora bien, Hollywood y la Iglesia siguen frente a frente. Los promotores de la perversión parecen estar ganando a niveles increíbles: destruyen a la Iglesia infamándola, la destruyen sacando sus trapitos verdaderos al Sol, así sea bajo prisma distorsionador (sobre el que volveré abajo), infiltra a la Iglesia y la acusa de su auto-violación, le atribuye faltas históricas absurdas, todo el mundo le cree; promueve la perversión, que todo el mundo celebra, salvo cuando, contradiciéndose, la atribuye a la Iglesia; la cual, como nunca había sucedido, se ha reducido a niveles dramáticos, no de miembros nominales, que siguen creciendo año a año, sino de miembros reales, de fieles, en todo el sentido de la palabra y en su institucionalidad, contando con gente consagrada a Ella; su imagen es cada vez más repudiada [o sea que su crecimiento es tremendo misterio…]. Pero Hollywood, el profanador, tiene las de perder: como todo lo que vive de la mentira y la perversión. Tiene rabo de paja y vive, literalmente, en el fuego, lo atiza y lo ama. Hay otro dicho en mi tierra: el que juega con candela se quema…

Hollywood no dice que la Iglesia ha hecho estudios acuciosos, ha pagado a universidades para que los haga [uno de ésos resumiré aquí abajo], no dice lo que ha hecho para evitarlos en el futuro, no dicen que la pedofilia es, por la mayor parte, un problema de homosexualidad, que se debió, en gran parte, a la infiltración de la que ya hablé arriba…

***

El Departamento de Educación de Estados Unidos contrató a la Universidad de Hofstra para que le hiciera un estudio sobre los abusos por parte de los educadores de ese país. El resultado es arrollador. Entre 1991 y el 2000, en una década, los abusos reportados en el sistema educativo gringo superaban los 290 mil casos, contra los 10.667 de los curas, en 52 años, de acuerdo con Charol Shakeshaft, encargada de la investigación, quien puntualizó: los abusos entre los empleados en el área educativa en el país son 100 veces los abusos entre los curas  (http://www.edweek.org/ew/articles/2004/03/10/26abuse.h23.html)

UNO NO OYE ALARIDOS POR LOS ABUSOS SEXUALES DE OTROS GRUPOS, POR EJE,PLO, DE LOS MAESTROS, SU GREMIO NO ES EL ENEMIGO, ¿NO ES ASÍ?

Pero hay que ir a las fuentes, para ver cómo es el negocio bien, bien de cerca. Hay que ir al estudio autorizado y completo, realizado por una institución que puede ser desinteresada y seria: The Nature and Scope of Sexual Abuse of Minors by Catholic Priests and Deacons in the United States 1950-2002, A Research Study Conducted by The John Jay College of Criminal Justice, The City University Of New York, February 2004, for the United States Conference of Catholic Bishops, Washington DC (http://www.usccb.org/issues-and-action/child-and-youth-protection/upload/The-Nature-and-Scope-of-Sexual-Abuse-of-Minors-by-Catholic-Priests-and-Deacons-in-the-United-States-1950-2002.pdf).

Los resultados del mismo devastan la mentira según la cual la Iglesia es criminal y encubridora y los curas una partida de pedófilos. Hay que tener en cuenta, al leerlo, que se trata de un período de la más tremenda crisis en la historia de la Iglesia, una vez más, entre otras razones, porque la misma se hallaba (y se halla) fuertemente infiltrada.

Tenemos 4.400 curas acusados de 109.000, el 4%. De ellos, 143 se trasladaron entre diócesis, en ese período, el 3% de los acusados, lo que difiere mucho de lo que presentan los medios: lo del traslado como medio de encubrimiento usual. 4,3% de los curas diocesanos y 2,5% de religiosos incurrieron en las conductas reprensibles… o, más bien, fueron acusados de ellas. 10.667 personas han acusado a curas. Más de 25% de las acusaciones son de más de 30 años después de los supuestos incidentes. Las peores décadas son los 70 y 80, pero pueden salir acusaciones de esas décadas y de las subsiguientes. Un  tercio de las acusaciones se hizo en 2002-2003. Y dos tercios son posteriores a 1993. Sólo 1/3 de los casos eran conocidos antes de 1993. En 2002-3, hay pocas acusaciones referidas a años recientes. 68% de los acusados fueron ordenados entre 1950 y 1979, 21,3% antes de 1950, 10,7%, después de 1979. 149 curas acaparan 2.960 acusaciones, casi 28% del total. Aunque no hay casi datos de si los curas fueron víctimas de abusos ellos mismos cuando niños, de 7% se sabe que lo fueron; y 17% tenía problemas de drogas y alcohol; 32% tenían otros problemas psicológicos reconocidos.

50,9% de las víctimas estaba entre los 11 y los 14 años; 27,3, de 15 a 17; 16% 8 a 10; 6% de menos de 8. 81% DE LOS ATAQUES FUERON HOMOSEXUALES; y las víctimas masculinas tenían tendencia a ser mayores que las femeninas: 40%  DE LAS VÍCTIMAS ERAN VARONES DE 11 A 14 AÑOS.

Los delitos: 52,9%: tocar la ropa de la víctima (ojo: unos 5.700 casos); tocar bajo la ropa de la víctima, 44,9% (unos 4.700); 26% el cura realizó sexo oral; 25,7% la víctima fue desvestida; penetración fálica o intento de tal penetración, 22,9% (unos 2.500); hay acusaciones hasta por lenguaje vulgar, insultos y exposición de material pornográfico. Por supuesto, un abusador pudo ser acusado de varios delitos por una misma víctima; pero, también, hay un número de curas sólo cometieron ofensas menores.

Sólo 1.021, 24%, víctimas fueron con la policía, que investigó virtualmente todos los casos. 384 de éstos, dieron lugar a levantamiento de cargos penales, de los que 252 terminaron en condena y unos 100 en cárcel efectiva, 6 y 2%, respectivamente.

El cuadro está claro: se trata de un asunto de homosexualidad, en el que unas 2.500 veces, en 52 años, se alega que se realizó o se intentó tener sexo con menores de edad: menos de 50 al año, de los que un número grande fue realizado por unos 150 curas de un universo de casi 110 mil. De lo demás, hay muchos casos de pervertidos menos audaces o menos ávidos o con más autocontrol. En algunos casos, los jerarcas se hicieron de la vista gorda, pero no son tantos, ni de lejos, como los que quieren presentar Hollywood y su pareja televisiva e impresa: los medios. Habrá un número grande de casos, en que las acusaciones son temerarias, tanto que, de más de 10.000 acusaciones, sólo 1.021 van a la policía y menos de 400 llegan a juicio y sólo 252 llegan a la condena, en delitos, en su mayoría, que no serían graves, pues sólo 100 curas, de esos 252 declarados culpables, van presos.

No se malinterprete, es un desastre, esto de la infiltración de modernistas pervertidos en la Iglesia, sobre todo, llegando a las más altas esferas; pero no se acerca a lo que nos quieren hacer tragar los enemigos de la Iglesia. Éstos deberían verse a sí mismos, a toda su carroña, de dentro y de fuera, que no son, precisamente, sepulcros, mucho menos blanqueados. Son, más bien, despojos de masacres, de cadáveres insepultos, podridos, esperando para ser comidos por los buitres.

Denunciar su perfidia es algo estrictamente necesario. ES LO QUE HACE FALTA: REBELIÓN, REBELIÓN DE LA ESENCIA, EN ESTOS TIEMPOS DE HOMOSEXUALIDAD Y PEDOFILIA, TIEMPOS REVOLUCIONARIOS…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: