Kalós

Inicio » Actualidad » El Jet Set y sus frescas costumbres pedófilas

El Jet Set y sus frescas costumbres pedófilas

En la religión de Mamón, los ricos se salen con la suya con la pedofilia

Jeffrey Epstein, con algunos de sus amigotes: Clinton y Trump, casi nada

Jeffrey Epstein, con algunos de sus amigotes: Clinton y Trump, casi nada

“Cuando la gente dice que el dinero sólo vale lo que puede comprar y que sólo puede comprar ciertas cosas, invariablemente, forman una categoría [lógica] que incluye ciertas cosas materiales que podrá comprar… y, entonces, su poder se agotaría. Estos tontos dejan por fuera dos enormes capítulos –los dos capítulos más grandes del grupo–. Dejan por fuera los servicios de otros hombres [como soldados mercenarios {¿y prostitutas, abogados y jueces complacientes, perhaps?}], siempre a la venta. Y dejan por fuera las almas de otros hombres frecuentemente a la venta. Con dinero en cantidades suficientes, tú puedes comprar cualquier servicio; y, con dinero, puedes comprar almas individuales. Ahora, eso sí es importante” (Hilaire Belloc, “A Few Kind Words to Mammon,” from his essay-collection entitled On, New York, George H. Doran Company, 1923, pp. 53-54; yo tomo la cita de Robert Hickson, The Vitality of Mammon in the Decline of a State, en Culture Wars Magazine, http://www.culturewars.com/2007/Mammon.htm, el segundo corchete es de Hickson)[i].

“Si, sin embargo, tu dinero sólo tiene ‘un efecto general sobre… la generalidad de la especie humana, para la cual postulo almas’, entonces, ‘en este caso, quizás no seas alguien digno de reproche. Es más su culpa que la tuya’. No obstante, de cierta manera […], ‘tú eres adorado por tu dinero’, no de modo diferente a la ‘adoración que los hombres tributan a su país’; y no podemos justa o válidamente ‘escabullirnos de esta valiosa verdad’ meramente por medio de unas cuantas excepciones”.

Los personajes principales

“Ser así capaz de comprar los servicios de otros hombres… es una categoría ridículamente ignorada por aquéllos que pretenden que el dinero sólo trae disfrute material. Trae, por ejemplo, inmunidad respecto del derecho penal. Al menos, eso hace hoy”.

***

Jeffrey Epstein:

Un milmillonario (“billionaire”, in english), administrador de fondos mutuales, su único cliente es Les Wexner, dueño de L Brands (Victoria’s Secret, Abercrombie et al.), ambos judíos. Tiene casas en Palm Beach, Nueva York, Nuevo México, una isla Saint Thomas. En 2005-06, cerró un gran caso de escándalo sexual-abuso de menores, una muchacha al día, en promedio: en 2001 fue capturado por abusador de menores. Estuvo 13 meses preso, por un acuerdo extrajudicial de 18, que logró el abogado Allan Dershowitz, acuerdo en el que varias víctimas de Epstein no participaron, hecho en lo secreto[ii].

Virginia Roberts:

Epstein y el príncipe, con su némesis, Virginia, encima de llos, de manera muy expresiva

Epstein y el príncipe, con su némesis, Virginia, encima de llos, de manera muy expresiva

La víctima de Epstein que acusó a todo el mundo y que ha dado a conocer de otras afectadas “Jane Does” (nombre proverbial de mujeres desconocidas en los Estados Unidos, usado en terminología legal), Jane Does 1, 2, 3, etc. La única que ha hablado en público. Era usada por Epstein para proveer favores sexuales a sus amigos y luego comunicar los secretos a Epstein, que pasaba a la operación de chantaje. Esto se hacía en Palm Beach, en un avión hacia Saint Thomas y en la isla que Epstein tenía en esta Antilla caribeña.

Ghislaine Maxwell:

Hija del millonario judío inglés Robert Maxwell, que, según parece, se suicidó, por haber robado los fondos de pensión de sus empleados para sostener las acciones de su grupo de medios de comunicación de Inglaterra; que, además, es, al parecer, agente del Mossad y ha sido acusado de haber participado en el secuestro de Mordecai Vanunu por el Mossad, el señor que dio el pitazo sobre el plan nuclear israelí, que fue llevado ilegalmente desde la Gran Bretaña a Israel y fue encarcelado por 18 años (vid. el artículo de Wikipedia en inglés sobre Robert Maxwell: https://en.wikipedia.org/wiki/Robert_Maxwell). Esta señora es acusada por Jane Doe 3 y por Virginia Roberts de participar en las actividades ilícitas de Epstein, aunque ella lo niega. La acusación se sostiene en que ella era pareja de Epstein y amiga del príncipe Andrew, en la época en que el millonario judío-gringo traficaba con muchachas adolescentes.

El proxeneta, sus abogados

“Yo he conocido muchos hombres extremadamente ricos cuya pluma era insignificante –nunca de efecto persuasivo o duradero–. La mayor parte de ellos no puede escribir por más de unos minutos sin fundirse. Pero ellos pueden contratar hombres que escriban. Y lo hacen… Muy a menudo, tienen una agradable charla en privado con uno de estos siervos, cuando la tarea diaria está lista… acerca de los vicios de su amo [o príncipe neo-feudal de los medios de comunicación] y las tonterías que él (el siervo) había tenido que defender con su pluma” (el corchete es de Hickson).

***

Las muchachas, desde 14 años, recibían dinero de Epstein y sus amigos por “masajes sexuales”. A Epstein lo condenan por procurar prostitutas menores de edad: una contradicción, pues, en Estados Unidos, sexo con menores constituye Statutory Rape, violación presunta, iuris et de iure, por definición legal. Sus abogados, aparte de Dershowitz, sobre quien volveré, incluían a Jay Lefkowitz, también judío, y a Kenneth Starr, el famoso abogado que se encargó de acusar a Clinton, no de los que parecen ser sus verdaderos crímenes, cometidos con gente como Robert Rubin, de Goldman Sachs, y Maurice “Hank” Greenberg, el presidente de American International Group, la aseguradora más grande del mundo, que cayó en la crisis del 2008, a pesar de las ayudas de 200 millardos que recibió, sino por el asunto de la Lewinsky: Starr es sobrino de Cornelius Starr, fundador, oh casualidad de la vida, del… ¿adivinaron?… del American International Group (vid. para toda la historia de AIG, los Starr, Greenberg, la crisis del 2008, su relación con Clinton, desde Arkansas, con Goldman Sachs, con la CIA, desde la OSS y el espionaje corporativo durante la Segunda Guerra Mundial, este video de James Corbett: https://www.youtube.com/watch?v=MbJQ96KIh_Y). Éstos son los abogados de Epstein: la creme de la creme.

El proxeneta, sus amigotes

“Si eres poseído por una gran riqueza, yo digo que eres, en una plutocracia, un gran hombre. Eres tanto amado como temido; respetado y, también, admirado en todo lugar. Tus buenas cualidades son tan resistentes como la roca; tus malas cualidades o se trasforman en algo ligero y humorístico o son sublimadas hasta desaparecer”. Lo que es más importante de todo: aquéllos cuyo afecto deseas ardientemente, aquéllos cuyo bien tú apeteces, aquéllos cuyo respeto anhelas como la comida, todos ellos, de una sola vez, responderán a tu deseo, si el dinero lo respalda”.

***

Cuando Epstein salió de la cárcel, hizo una fiesta: sus antiguos amigos asistieron, es decir, ahí estaba el príncipe, por ejemplo. No se asquearon del abusador, siguieron siendo sus amigos.

***

“Mientras seas un hombre de gran riqueza, tú tienes también otras ventajas, especialmente una auto-admiración ¡y otros bellos sentimientos hacia ti mismo! Algo sucede dentro de ti. Como eres respetado y admirado, te haces más sólido. Vislumbras tus defectos con cordura. Estás lejos de la morbosidad. Si tienes la hombría para corregir tus fallas, las corriges templadamente. Tienes aplomo y capacidad de captación. Si obras más sensatamente, te permites tus excentricidades –porque es una recreación que se puede perdonar–. Tus juicios están bien fundados. No eres tentado por nada compulsivo o peligroso. Puedes ser llevado, por Alivio o tedio, a alguna pequeña excentricidad o a la otra, pero eso sólo te dará más iniciativa y una más fuerte personalidad: no exactamente el genio, pues el genio es algo voluble, agitado y movedizo, inadecuado para la verdadera grandeza de la riqueza. No tiene suficiente equilibrio y reposo”.

Robertson escapa, espera y se lanza al ataque. La corte de los reyes

Todo se calmó, hasta que Robertson salió y acusó públicamente a Epstein de venderla como prostituta, a gente como el príncipe y a Dershowitz, el más famoso profesor de derecho de Harvard, el más conocido de los abogados del estado judío, autor del libro The Case for Israel. Ella se escapó de Epstein, vivió escondida por años, antes de lanzar la bomba contra la operación del administrador de fondos, corporativos y de los que se usan para vestir cuerpos femeninos. Aparte de los nombrados Bill Richardson, Bill Clinton, Donald Trump, Ehud Barack (antiguo Primer Ministro del estado judío), Chris Tucker, Kevin Spacey, Courtney Love, están entre los señalados… aunque solo tres, aparte del propio Epstein, se hayan en litigios judiciales: el Príncipe Azul, Andrew, Dershowitz, y la señorita Maxwell, que presentó al príncipe y a Epstein, qué tierna…

Muchas calderas, sólo tres encendidas… y arde todo el barco

“Pues, ¿cuántos hombres conoces tú que ‘hayan sido enviados a prisión durante tu vida que sean poseídos por (no luego de que posean)’ una Gran Riqueza?”

***

Hay, pues, tres expedientes abiertos en relación a este caso. El primero se refiere a Jane Doe 1 y 2. En casos de delitos sexuales, cuya culpabilidad, en el asunto presente, Epstein ha admitido (le dijo al New York Post que tener sexo con muchachas de 14, tratarlas como esclavas sexuales, etc., es como comerse un bagel, un panecillo), la ley gringa ordena la notificación de todas las víctimas, si se va a tratar un acuerdo extrajudicial: a estas dos no se les notificó, no tomaron parte en la negociación ni el acuerdo. Según una montaña de pruebas, los agentes del FBI estaban ahí más para acomodarse a la defensa de Epstein, con cuyos abogados trabajaron mano a mano, que a la justicia y, por eso, no contactaron a estas víctimas. Mientras que el juez del caso, el juez R. Alexander Acosta (decano de la facultad de derecho de Florida International University) escribió posteriormente una carta, denunciando estar siendo perseguido y amenazado con relación al caso…

El segundo caso es de Virginia Roberts contra Dershowitz, quien dijo que nunca la había visto, que sí la había visto pero que nunca había estado con ella en el avión, queeee (vid., entre otros lugares, http://www.law.com/sites/articles/2015/10/16/dershowitzs-attack-stance-softens-during-deposition/, Dershowitz Swept Up in Sex Scandal Saga)… El tercero es de la misma Robertson contra la París Hilton inglesa y un poco vieja para la gracia, Ghislaine Maxwell, quien niega haber sido parte de la operación de proxenetismo (para ponerlo suavemente): Maxwell dijo, primero, que lo que decía Roberts era mentira, que ella no había participado. Pero, luego, últimamente, le ha dicho a varios periódicos y agencias de noticias, como el Daily Mail, de Inglaterra, que ella nunca ha llamado a Roberts mentirosa: ¿será que, entonces, es verdad lo que dice Roberts, será eso lo que esto implica, tendremos que concluirlo?

Las sabandijas se esconden tras velos de tul

“Tú compras un alma sólo cuando, por la acción de tu dinero, corrompes a alguien. No digo ‘que lo corrompas más allá de la posibilidad de la salvación’, pero, a todo evento, más allá del deseo de salvarse… Cuando, por la acción del dinero, haces que un hombre caiga en ciertos hábitos [especialmente mediante su sujeción a los vicios que lo dominan] que, finalmente, se convierten en su carácter, estás comprando un alma” (el corchete es de Hickson).

***

Sin embargo, aunque muchas personas han sido implicadas en este caso espantoso, entre ellas, claro, las ya nombradas, hay muchos que sólo aparecen, por haber asistido a fiestas de Epstein o por estar entre sus amistades y agendas de teléfonos. Hasta ahora, sólo el príncipe y Dershowitz han sido acusados por Roberts de haber participado en “sesiones” sexuales en que se violentaba a una muchacha. El príncipe, es curioso, negó haberla visto nunca, pero tuvo que retractarse, pues sale en fotos con ella, en fiestas de su amigo el millonario seductor. Respecto a Bill Clinton, por ejemplo, ella dice no haberlo visto nunca teniendo sexo en la isla de Epstein, mejor conocida como Orgy Island, la Isla de la Orgía. Mas, aunque él lo haya negado, parece ser claro que estuvo ahí y que Epstein le dijo a Roberts, cuando ella le preguntó que qué hacía el expresidente ahí, el millardario le dijo que Clinton le debía un favor, implicando que era objeto de chantaje… En cuanto a Donald Trump, hay hechos claros: Virginia Roberts trabajaba formalmente para él en su club Mar-a-Lago, en Palm Beach, ha viajado en los aviones de Epstein, ha estado en su casa, en sus fiestas, aunque, en un principio, negó haber conocido nunca a Epstein: éste es al que la tiranía mundial puso a destruir al partido republicano de Estados Unidos, en las elecciones primarias de ese partido de este año…

Todos éstos, que iban a los fiestones, a las francachelas, de Epstein en Palm Beach tienen problemas desde que todo comienza: Epstein tenía su casa repleta de fotos de muchachas menores de edad, desnudas, lo que constituye, no sólo el delito de ver pornografía infantil, sino un severo problema de aceptación de lo inaceptable. No pueden escapar de lo obvio. Es como el ateo que dice que Jesús no podía ser Dios, que era un ignorante, pues, en Mateo 24 y Marcos 13, dice que las estrellas caerán en el fin del mundo, cuando las estrellas no caen: de eso él se dio cuenta esta mañana, “al SALIR el Sol”: ¿harán falta comentarios? Así de evidente es el asunto, ¿qué hacen los potentados casa del abusador de niñas de 14 años, que empapela su casa con fotos de esas niñas, de sus víctimas? Es como Kinsey y sus gráficas sobre el comportamiento sexual de los niños: todos los que lo tienen por un héroe tienen que explicar qué es lo que les gusta tanto de un homosexual que confiesa de manera tan palmaria su dedicación a la pedofilia. Ahora, luego de haber sido capturado mintiendo descaradamente, Dershowitz anda en una de afectada disposición de atacar a Epstein, “a quien nunca debí representar” (no es una cita textual, sólo un resumen de su actitud ostensible actual)… ¿En serio, Allan, no sabías que Epstein es un millardario, milmillonario, billionaire, no sabías que vives en una plutocracia, que, en un régimen así, los ricos compran a gente como tú? No te creo, tú eres un símbolo, incluso, del régimen…

***

He aquí una de las más importantes razones para atacar a la Inquisición, con mentiras históricas descaradas; como decía Hamlet, “he aquí un término devotamente apetecible”. El capitalismo es el régimen que consiste en que los usureros, quiero decir, los bancos, a través de los intereses, de la emisión de dinero sobre la base de la reserva fraccionada y de otros sortilegios, de la deuda impagable, del ahorcamiento y el leveraged buyout, se quedan con las riquezas del país, con el dinero, con las industrias y el comercio, con el gobierno, los medios de expresión y de información, con el arte, los laboratorios, las casas de estudio… sin trabajar y sin que les importe. He aquí un término devotamente apetecible: la enemistad entre el capitalismo, el siamés del otro materialismo, porque siempre vienen juntos, el comunismo, la enemistad entre éstos y el régimen republicano, al que secuestran y desbaratan, le chupan la sangre y la vida, metafórica y literalmente. He ahí un término devotamente apetecible: por eso hay que atacar a la Inquisición, por el valor justificador de la historia, porque “quien controla el presente controla el pasado; quien controla el pasado controla el futuro”:

“La Fe cristiana histórica y la realidad histórica de la cultura cristiana –la cristiandad–,  desde su inicio, rechazó con severidad –y castigó de manera apta– a aquéllos que ‘traficaban en realidades espirituales’. Los mercachifles de la Simonía y la Usura eran condenados y, a menudo, execrados, porque se entendía que las cosas del espíritu eran asuntos cualitativos; y que los juicios cualitativos, por tanto, no se aplicaban a ellas”.

Al final, como queda claro por el caso Epstein y por las interpolaciones de Belloc-Hickson que hice y del comentario de los dos párrafos anteriores, como dice el franco-británico amigo y socio de C.K. Chesterton y Platón habría suscrito totalmente (La República, VIII):

“Un estado mamonita implica el declinar del Estado. En su ensayo de 1911, El declinar del estado [The Decline of the State], Hilaire Belloc había notado, entre otras cosas, ‘la capacidad para la ilusión’ de una plutocracia –u oligarquía– y la consecuente y complementaria expansión de la ‘carencia de aptitud cívica’; así como los efectos acumulativos y disolventes de la ‘avaricia’ general y de un ‘miedo’ general por toda la sociedad [miedo a perder el trabajo, por ejemplo, en caso de que el grupo dominante te marque con algún mote de aquellos: racista, antisemita, homofóbico, etc.]”.

Denunciarlos es una necesidad, que quede claro lo malo que es la plutocracia y el capitalismo que la genera como nunca antes. Casos tan patéticos y tan como sacados de las observaciones penetrantes, asombrosas, de Belloc muestran la necesidad de rebelarse. UNIRSE A LA VERDADERA REBELIÓN, LA INELUDIBLE, EN ESTOS TIEMPOS DE REVOLUCIÓN, LA REBELIÓN DE LA ESENCIA…


[i] Todas las citas que interpolo de aquí en adelante provienen de esta fuente.

[ii] La información básica sobre el caso Epstein que aparece en este artículo sale del video que coloco arriba, pero, también, de estas dos páginas web: https://www.corbettreport.com/interview-1144-pearse-redmond-updates-us-on-the-epstein-pedophile-scandal/, http://porkinspolicyreview.com/2015/08/25/porkins-policy-radio-episode-36-ed-opperman-on-jeffery-epstein-case/. Recomiendo mucho que vean estos videos. El artículo, de hecho, en cuanto a la información del caso, es un resumen del video que pongo arriba, que está en inglés, en el original.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: