Kalós

Inicio » Actualidad » Venezuela, Volveré

Venezuela, Volveré

Venezuela libre, merece que vayamos y dejemos todo lo que tenemos por ella

Juan Antonio Pérez Bonalde, símbilo inmortal de los que queremos volver a la Patria

Juan Antonio Pérez Bonalde, símbilo inmortal de los que queremos volver a la Patria

Volveré, volveré, porque te quiero, hasta tu Puerto, volveré-eeeee.

Te quiero, te quiero y eres el centro de mi corazón, te quiero, te quiero, como la Tierra al Sol.

La vida es otra, Viva Venezuela, mi patria querida. Volveré, volveremos, no quepo en mí, madre, no quepo en mí. Mis hijos irán y te conocerán y yo mismo te conoceré, como no lo había hecho hasta ahora. No quepo en mí, volveré, volveré ver a mis amigos del alma, volveré a ver a mis tías y primos, los paisajes que amo con el corazón, los acentos que suenan como música, los malandritos de Caracas diciendo “caltelúo”. Volveré, volveré a dejar mi vida y mi corazón por la reconstrucción de la patria, por el reinado de Cristo en los corazones y las instituciones. Volveré, volveré a bañarme en tus playas bellas, volveré a Mochima y Morrocoy; subiré el Ávila y diré con Teodoro: “qué arrecha eres, Sultana”; y pelearé con Yordano: “Sí es Sultana, aunque no te guste”. Volveré, y me sentiré hermano de Juan Antonio Pérez Bonalde; veré sus techos y me emocionaré, diré… diré: “ahí está, ahí esta”, “Caracas, ahí está, sus techos rojos, su blanca torre, sus azules lomas, y sus bandas de tímidas palomas
hacen nublar de lágrimas mis ojos! Caracas allí está; vedla tendida a las faldas del Ávila empinado, Odalisca rendida a los pies del Sultán enamorado”.

 

Volveré y veré a mi Católica y mi Simón y a mi UCV, a Los Arcos y al Juancho, a mi Hatillo bello y comeré en mis panaderías deliciosas. Volveré, volveré, no puedo creerlo, mis hijos correrán por La Trinidad y subirán por La Boyera. Después de tantos años recorriendo a mi Caracas en mi imaginación, volveré y la recorreré actualmente, no puedo creerlo, volveré, volveré e mi Metro del alma, mi casa quierida, y le daré clases a Carmen y Gustavo y a Andreína y David y a Tammy… no serán ellos, pero serán sus compañeros. Volveré y mis nietos crecerán allá, donde soñaron mis abuelos. Volveré a La Tahona y oiré a Don Roberto y a Don Antonio; iré a mis clases de matemática casa de Antonio y hablaré de Marliss. Volveré, ¡qué grande!, tomaré agua en el parque Los Chorros. Volveré y llamaré a los chiquitos chamitos y ruletearé por la autopista de Prados y la Francisco Fajardo, visitaré, con un regusto desconocido al museo de arte sacro, y recordaré las hazañas de la patria y mis ojos se llenarán de las pinturas de Juan Pedro López. Volveré, qué grande eres Dios mío, que acortaste el tiempo de la Prueba y mitigarás nuestro oprobio. Volveré y seré mano Tuya, para llevar tu Palabra, hasta la Alicantina y hasta el 23 de Enero. Volveré, subiré por los Naranjos y por Los Samanes, llegaré a La Trinidad a comer los golfeaditos de .a panadería de El Arenal. Mis hijos comerán en el restaurancito de El Placer… y volveré con Verónica a tener noches románticas en el malecón de Macuto. Volveré, Dios mío, volveré, a la tierra de Don Mario y de Cristóbal Mendoza, volveré y espero llevar un poquito de Bello a su propia tierra que tanto añoró. Volveré y abrazaré a mis viejos, en la casa donde crecí… Y espero morir en el hospital donde nací y que me entierren con la misma tierra que cubre a mis abuelos, que cubrirá también a los nietos de mis nietos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: