Kalós

Inicio » Actualidad » ¿Por qué la cantinflada? Porque la doctrina es la nada

¿Por qué la cantinflada? Porque la doctrina es la nada

La razón última de la revolución de la ternura… y comunión pa todos, ¡JODER!

Para que quedara claro que él cree que entre luteranos y católicos no hay más diferencia que la nada, es decir, la doctrina, y que comulgamos la misma comunión, regaló este cáliz al pastor luterano

Para que quedara claro que él cree que entre luteranos y católicos no hay más diferencia que la nada, es decir, la doctrina, y que comulgamos la misma comunión, regaló este cáliz al pastor luterano

Francisco dio permiso de comulgar en la Iglesia a una luterana y dijo que la doctrina es una neta nadería

Todos lo saben: el asunto de la comunión a los divorciados y unidos civilmente a personas otras que sus cónyuges legítimos ante Dios; la del pseudo-matrimonio entre homosexuales; el del valor del concubinato; el de las pastillas anticonceptivas y el poner entre el paréntesis del gradualismo y la ética situacional a la Humanae Vitae; lo de la neutralidad moral de los métodos de reproducción asistida; lo de la comunión a los no católicos casados con católicos estaba propuesto en un documento titulado instrumentum laboris, promulgado por Francisco y que se pretendió imponer a los obispos del mundo en el llamado Sínodo de la Familia celebrado del 4 al 25 del pasado mes de octubre. La clave de todo esto está en que puedes alterar la práctica sin tocar la doctrina: “la doctrina de la Iglesia es intocable; todo lo que estamos haciendo es cambiar sólo el lenguaje, para adaptarnos a los ‘signos de los tiempos’; y estamos asumiendo una práctica en la línea del Concilio [Vaticano II] de renovación estrictamente pastoral”. Discursitos como éste están a la orden del día. No importa, hermano, que la práctica dependa de la doctrina, porque la misma razón con que sacas conclusiones teológicas es aquélla con la que obtienes conclusiones prácticas o DECISIONES. Si los pastores dicen que bueno es el concubinato, la contracepción, la homosexualidad, la reproducción artificial, entonces no es que ellos no crean en la doctrina de la Iglesia, es que sólo desean cambiar la “disciplina”. Pero, la cosa puede ir mucho, mucho, mucho, más lejos. ¿Qué pasaría si dijeran que la doctrina es una entera nulidad, que no significa nada, que no vale de nada, que no sirve, que es desechable, que debe olvidarse, que la Verdad, la que hace libres, la que o es Jesús o participa de Él, Verdad suma subsistente, es una caja negra, incomprensible, que debe botarse pa la basura? Dado todo el acento que hemos visto que se ha puesto a lo pastoral y el subterfugio de “no, no tiene nada que ver con la doctrina, sólo es la práctica”, dado todo eso, entonces eso sería la definición del actual Pontificado, de todo lo que hace Francisco, de todas sus charadas y, para no entrar otra vez en profundidades, que ya lo he hecho bastante, dejaría en muy mal estado a las intenciones de quien ocupa la Sede de San Pedro.

Bueno, hace unos días, el domingo, después de que tantas veces lo ha dejado escapar, entre envolturas enrevesadas y oscuras, cosas como sus definiciones heideggerianas de “ideología” y “gnosticismo”, hace tres días, Francisco dio el paso crucial. Pasó debajo de la mesa, porque lo puso en una declaración en la que le decía a una luterana que podía comulgar con su esposo católico en la Misa. Aquí abajo copio la declaración, no se preocupen, ya lo verán. El asunto es más grave que ése de la Comunión. Dirán: “¿Cómo dices eso?, ¿no ves que la Comunión es Cristo Jesús?” Sí, la Misa y la Comunión son lo que más vale, pero, por ejemplo, si no crees en Dios, ¿Qué Encarnación ni qué encarnación; qué Sacrificio de la Cruz ni qué Sacrificio de la Cruz, qué Transustanciación ni qué Transustanciación, qué nada ni qué nada? Estamos en el ámbito más fundamental. Un golpe aquí es dirimente, un “nocao” en esta pelea es la derrota definitiva, sin revancha, sin segundas partes. Y, ahora, ¿quién podrá defendernos? Si esto prosperara, el Chapulín estaría muerto y enterrado, con acta de defunción y novenario terminado…

Vamos a poner un poco más de antecedentes, de terreno, de fundamento: El doble sínodo sobre la familia, fue un doble ataque a la familia, organizado por Franc. Todo lo empezó en el consistorio de los cardenales, en febrero de 2014, cuando puso a Kasper a ser el orador de orden. Kasper es el hombre ideal, es el que hace “teología serena”, “de rodillas” (aseveró el Papa, en el propio consistorio, en el discurso de cierre del mismo), como le recomendó que hiciera a la Facultad de teología de la Universidad Católica Argentina, en su centenario, una teología que niega la Trinidad, que dice que dios es inmanente y que se identifica con la historia, que su omnipotencia consiste en que se hace capaz de sentir, como los que tienen cuerpo, que, si Dios es un absoluto, trascendente, entonces hay que ser “absolutamente ateos” (“Gott in der Geschichte”, Gott heute: 15 Beiträge zur Gottesfrage, Mainz, 1967); un tipo que niega que Jesús sea la salvación y que niega la moral católica y los sacramentos, públicamente. Que hace todo esto en el consistorio de los cardenales, con patente emitida por Francisco, quien saca un libro con las intervenciones de Kasper en ese consistorio, cuando prohibió al resto de los cardenales hablar sobre sus intervenciones y publicar nada sobre el mismo. Y todo luego de que publicara un libro con Müeller y Gustavo Gutiérrez, en el que rehabilitan a la teología de la liberación, con prólogo del papa.

Tenemos a un confeso historicista como teólogo papal… espera, un momento, ¿y el Tucho Fernández, rector sin méritos de la Universidad Católica Argentina, que llegó ahí por escribir un libro llamado Sá­na­me con tu bo­ca- El Ar­te de be­sar? Bueno, él es el otro, parte del equipo, como lo es el verdadero comunicador papal: el ateo Scalffari, de La Repubblica, el periódico comunista que lee el Vicario de Cristo. Un trabuco, el dream team: muchas veces hemos sacado a relucir a todo el elenco. Lo que importa aquí es ver esto de la doctrina. A la conferencia episcopal italiana se lo dijo el otro día: “pelagianismo”, a la heideggeriana, es decir, la moral, y “gnosticismo”, a la heideggeriana, esto es, la doctrina, la Fe, son el enemigo. De ahí su ataque constante a las verdades de la Fe, al Evandgelio mismo, a su texto: “Respecto a los panes y los peces quisiera agregar un matiz: no se multiplicaron, no, no es verdad. Simplemente los panes no se acabaron. Como no se acabó la harina y el aceite de la viuda. No se acabaron. Cuando uno dice multiplicar puede confundirse y creer que hace magia, no. No, no, simplemente es tal la grandeza de Dios y del amor que puso en nuestros corazones, que si queremos, lo que tenemos no se acaba. Mucha confianza en esto”, con razón no cree en la Eucaristía, esta multiplicación real que Él niega es lo que escogió el Señor en san Juan VI para significar la Eucaristía que Él es el Pan de Vida; y no lo dijo sólo ahí, lo ha dicho, que yo sepa, 3 veces, la última en la Misa, en Santa Cruz, Bolivia (http://es.radiovaticana.va/storico/2013/05/16/hoy_d%C3%ADa_est%C3%A1_en_peligro_el_hombre,_la_persona_humana,_la_carne_de/spa-692879). O, si gustan, para rematar y no hacer esto más pesado: “Jesucristo, Mahoma, Jehová, Alá [pues] estos son todos los nombres utilizados para describir un ente que claramente es el mismo en todo el mundo [en todo el MUNDO, OJO]” (http://www.cbn.com/mundocristiano/elmundo/2015/June/Papa-Francisco-dice-que-el-Coran-es-lo-mismo-que-la-Biblia/).

Pero, entonces, si esto es lo fundamental, si estamos en presencia de un ataque frontal a la Fe,  las verdades más básicas, incluso, las que sostienen que tengamos Fe, que haya moral, ¿qué se puede esperar? Se esperan acciones sistemáticas de destrucción de la Iglesia. El otro día Sandro Magister observaba que la revolución de Franc se lleva a cabo, sobre todo, en los nombramientos, en las creaciones de cardenales, en las ordenaciones episcopales: La verdadera revolución de Francisco se realiza a golpe de nombramientos. Pero uno puede, en este ámbito, mantenerse tratando de ir al premio gordo: a Cristo mismo, a la profanación de la eucaristía, centro y raíz de la vida cristiana, que, para colmo, quien la celebra y come y bebe indignamente, come y bebe su propia condenación. Esa fue la parada que tiraron en el sínodo doble, 2014-15. O pueden ir contra el sacerdocio, contra el celibato, tan odiado por el diablo, contra la masculinidad del sacerdocio ministerial cristiano, poner a mujeres a hacer parodias del obrar in persona Christi. Lo que se puede ultrajar es mucho, hay campo bastante… “y tenemos tiempo y poder: hemos entrado a la ciudadela, tomamos el Santuario mismo y tenemos todas las armas y las defensas, podemos apuñalar el corazón cuando queramos, pero podemos gozar torturando antes de hacerlo”.

Es una farsa: decir: “no atacaremos la doctrina”, cuando no le dan un respiro y cuando ellos la reducen a nada. Dicho todo esto, vamos a ver lo que le dijo Franc a la señora luterana casada con un católico, en el encuentro del papa con una comunidad de luteranos de Roma. La mujer quiere comulgar con su esposo; y le pregunta al Papa qué debe hacer. La respuesta es un calculado embrollo, de donde sale, sin embargo, toda la luz, absolutamente toda la luz: se le ven las costuras a nuestro panita.

“Gracias, señora. A la pregunta por si puede compartir la Cena del Señor no es fácil para mí responderle, ¡sobre todo delante de un teólogo como el cardenal Kasper [jajajajaja, qué comiquería]!  ¡Tengo miedo! Yo pienso que el Señor dijo, cuando dejo este mandato: ‘haced esto en memoria mía’. Y cuando compartimos la Cena del Señor, recordamos e imitamos, hacemos la misma cosa que hizo el Señor Jesús. Y la Cena del Señor será, el banquete final en la Nueva Jerusalén será, pero ésta será la última [¿quién habrá llamado a Cantinflas?]. A veces, en el camino, me pregunto –y no sé cómo responder, pero su pregunta la hago mía– yo me pregunto: ¿compartir la Cena del Señor es el fin de un camino o es el viático para caminar juntos? Dejo la pregunta a los teólogos, a aquéllos que entiendan. Es verdad que en cierto sentido COMPARTIR ES DECIR QUE NO HAY DIFERENCIAS ENTRE NOSOTROS, QUE TENEMOS LA MISMA DOCTRINA [parece que hay un algo irreconciliable: la doctrina] –subrayo la palabra, palabra difícil de entender [ay, pero, sorpresa, no es algo que no pueda atacarse]–, pero yo me pregunto: ¿pero no tenemos el mismo Bautismo? Y, si tenemos el mismo Bautismo, debemos caminar juntos [¿ves?, aquella diferencia no era tan irreconciliable, after all]. Ella es testigo de un camino muy profundo, porque es un camino conyugal, un camino propio de la familia, de amor humano y de fe compartida [ahora no es NI diferencia NI nada]. Tenemos el mismo Bautismo [esto sí vale, aquéllo, no]. Cuando ella se siente pecadora –aunque yo me sienta igualmente pecador–, cuando su marido se siente pecador, ella va delante del Señor y pide perdón; su marido hace lo mismo y va al sacerdote y pide la absolución. Son remedios para mantener vivo el Bautismo [confesarse con Dios y confesión sacramental: lo mismo]. Cuando ustedes rezan juntos, el Bautismo crece, se hace fuerte; cuando le enseñan [DOCTRINA FIDEI] a sus hijos quién es Jesús, por qué vino Jesús, que cosas hizo Jesús, hacen lo mismo, lo mismo en lengua luterana que en lengua católica, es lo mismo [esto recuerda aquello: “Si la educación de un chico se la dan los católicos, los protestantes, los ortodoxos o los judíos, a mí no me interesa. A mí me interesa que lo eduquen y que le quiten el hambre. En eso tenemos que ponernos de acuerdo”]. La pregunta ‘¿y la Cena?’ Hay preguntas a las cuales, si uno es honesto consigo mismo y con las pocas “luces” teológicas que yo tengo, se debe responder lo mismo, ‘eso velo tú [mismo]’. ‘Esto es mi Cuerpo, Ésta es mi Sangre’, ha dicho el Señor, ‘haced esto en memoria mía’, y esto es un viático que ayuda a caminar [sí, pero para el que lo reciba dignamente, hombre]. Yo tuve una gran amistad con un obispo episcopal, 48 años, casado, dos hijos y él tenía esta inquietud: la mujer católica, los hijos católicos, él, obispo. Él acompañaba a su mujer y a sus hijos los domingos a la Misa y después iba a hacer el culto con su comunidad. Estaba a un paso de la participación en la Cena  del Señor [sorry, baby, no pagamos aproximaciones]. Después, el siguió adelante, el Señor lo llamó, un hombre justo. A su pregunta le respondo con otra pregunta: ‘¿cómo puedo hacer con mi marido, para que la Cena del Señor me acompañe en mi camino? [¿¿¿¿????: Cantinflas, una vez más]’ Es un problema al cual todos deben responder. Pero me decía un amigo pastor: ‘nosotros creemos que el Señor está ahí presente. Ustedes creen que el Señor está ahí presente. ¿Y cuál es la diferencia?’ – ‘Ay, son las explicaciones, las interpretaciones…’ [aquí viene el ataque frontal, la neutralización de la doctrina, aquí la bota a la basura, sin paliativos: nos separa la doctrina, aunque nos une todo lo demás, pero la doctrina no es nada, luego, nada nos separa: somos luteranos, muchachos]. La vida es más grande que las explicaciones y las interpretaciones [la vida es más que la doctrina]. Siempre refiérase al Bautismo: ‘una Fe, un Bautismo, un Señor’, así dice Pablo y de ahí se siguen las consecuencias. Yo no oso a darle permiso de hacer esto, porque no es mi competencia [tú eres el Papa, tienes competencia en esa materia: para decirle que no puede hacerlo; claro que no puedes violar el límite de tu autoridad, dándole ese permiso, aunque aquí lo hagas, a la manera jesuítica, diciéndolo sin decirlo]. Un Bautismo, un Señor, una fe [somos lo mismo, nos une la vida, nos separa lo insignificante]. Habla con el Señor y sigue adelante [comulga, mija, comulga]. No oso decir más [si lo hiciera sería demasiado obvio y se organizaría la resistencia, la táctica no permite eso ahorita… a lo mejor después de que, el año que viene sí, me den el nóbel de la paz]”.

Lo ven. La comunión a los luteranos, porque lo que nos separa es la doctrina, que no es nada. Magister dice que dijo que sí y que no y que todo lo contrario (como dijo aquél que nos avergonzó en la ONU), aunque, al final, como que le dio el permiso (http://magister.blogautore.espresso.repubblica.it/2015/11/16/si-no-non-so-fate-voi-le-linee-guida-del-papa-allintercomunione-con-i-luterani/). Pero eso es porque el inteligente periodista no leyó tan cerca la cantinflérica declaración. Por supuesto, es una cantinflada, para engañar. Su poder viene de ser el papa, de ser jefe de la Iglesia, si fuera derecho y sin tapujos, perdería toda pretensión para sentarse en la mesa delos tiranos mundiales, de los “signos de los tiempos” personificados, en la cabeza de Rockefeller, Steven, el que está detrás de Christiana Figuera, la mujer del cambio climático de la ONU (la que dirigirá la reunión de París, a fines de este mes), que dice, como el papá de este Rockefeller (Nelson), que China tiene el régimen ideal (porque limita, a la fuerza y con el homicidio, el crecimiento poblacional). Quiero decir, de ellos es de los que hablaba cuando, en la Laudito si, decía que de la ONU debía salir el gobierno mundial, a ayudarlos a salirse con la suya fue a Nueva York en septiembre. ¡No puede hablar claro, tiene que “armar lío”!

¿Qué nos queda a estas alturas? Rebelarnos, ir de frente, que este hombre ya se ha quitado la careta mil veces, los que no lo ven es porque no quieren verlo, pero tenemos a un comunista macho como papa y a cada paso queda demostrado… y últimamente ´parece sentirse intocable, absoluto triunfador, sin enemigos. No importan, nosotros nos rebelamos, como lo hicieron los padres de la Iglesia, como lo han hecho todos los valientes de todos los siglos, como lo hizo San Bonifacio, como el cardenal Van Thuan, como los cristeros: ¡¡¡Qué viva Cristo Rey y Santa María de Guadalupe!!! Contamos con las palabras del Señor y con todas sus promesas. Déjenlos que ganen el mundo, a ver qué dan a cambio de su alma. Nosotros, a buscar el Reino de Dios y su Justicia, que, sobre lo demás, ya veremos, ya verá el Padre. REBELIÓN, REBELIÓN, REBELIÓN DE LA ESEMNCIA, EN LOS TIEMPOS DEL PAPA QUE SE HA LANZADO TAN DURO CONTRA LA DOCTRINA, CONTRA EL FUNDAMENTO DE TODO…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: