Kalós

Inicio » Actualidad » “Eres linda, pero no te quiero comprar, amiga”

“Eres linda, pero no te quiero comprar, amiga”

En la época de “tas güena” y “me lo compro”, “es bella” y “lo contemplo” fueron desterrados

Andy Warhol, Campbell Soup y la explosión del consumismo como arte

Andy Warhol, Campbell Soup y la explosión del consumismo como arte

El otro día entré a una tienda, mi hija necesitaba unos zapaticos para participar en la Primera Comunión de sus compañeritas, aunque ya ella la había hecho hacía 2 años. Entré y tuve mucha suerte, me atendió una muchacha jovencita, muy amable, muy simpática, muy linda. Al final, luego de aclarar un pequeño malentendido, estuvo claro que no me podía ayudar. Me despedí: “bueno, no me ayudaste, que Dios NO te bendiga, jajaja”…

***

Vivimos en una época difícil, si un viejo como yo, de 46 años, habla de una niña de 19 ó 20, como lo hice aquí arriba, corre muchos riesgos: hay muchos viejos verdes, pavos viejos, inmaduros con canas y arrugas, quedaos en la nota, dicen en Venezuela. Pero ahorita no quiero hablar tanto de eso, pero es parte del marco y del suelo sobre el que camino. Hoy por hoy, decir “eres linda” es un riesgo, se puede interpretar: “estás buena” o, peor aún, en la sociedad máximamente cerril en que vivimos, se puede interpretar: “estás ena”… Hoy por hoy, la belleza se ha perdido totalmente, ha quedado eliminada: el carácter de las cosas que las hace gozosas a la contemplación; es que se ha perdido cualquier sentido de bien que no sea estrictamente sensible, todo bien es objeto de amor concupiscientiae: es o útil o deleitable… y lo deleitable de hoy no es Mozart, precisamente, sino Sandy y Papo, cumbia, ballenato y reggaetón… En el mundo en que se vive para la rumba del fin de semana, para la discoteca o para terminar en la playa, con unas birras (cerveza en italiano y venezolano) y unos cuuul… (dicen con la peor grosería y desprecio de lo femenino en Venezuela [no se acomplejen, en EUA usan una palabra peor: cunt]), uno se imagina que las amistades verdaderas, las amistades en la virtud deben estar en su más bajo nivel histórico, en la cultura de “sin tetas no hay paraíso”, como titularon la horrible telenovela colombiana. Sobre todo, si uno considera el consumo de drogas, el alto nivel de alcoholismo, la sexualización de la gente, la falta de compromiso… y el materialismo moral rampante: tanto tienes tanto vales… Lo sé, he corrido tremendo riesgo…

***

Vivimos en la era de la publicidad. Eddie Bernays, el sobrino de Freud, padre de la publicidad, con John Watson, el que aterrorizaba a un niño para sacar legitimación como experto en educación y psicología humana, triunfó, las masas son manipulables en extremo… sobre todo si las conviertes, como las mujeres de Sade, en “máquinas de voluptuosidad”: creen que ser libre es seguir como borregos cualquier instinto, porque se los dijo la televisión… Y, lo mejor, eso se logró con la mayor soltada de moño histórica, por parte de las mujeres; basta voltear en cualquier dirección, las muchachas no tienen idea de que existe el pudor… y eso que la salvaguarda de la intimidad es un asunto natural de toda persona, humana, angélica o divina… Es la era del destape y es la era de los robots, Huxley tenía razón, lo único que falta es el desarrollo y la imposición absoluta del transhumanismo: la realidad es lo que diga cada uno, como dijo la Corte Suprema gringa en 1993; y hoy, cada uno, la diseñará no sacando del “tesoro de su Sabiduría”, como dice Santo Tomás de Dios, sino de sus apetitos. Es la época de la pornografía, la época en que Play Boy tiró la toalla y ya no va a tratar de competir más con internet, que un papel no tiene las posibilidades infinitas de las animaciones y las películas que se tienen a un pulso de distancia, en nuestra propia mano… Y es la época de las relaciones líquidas, en que los muchachos viven como escarabajos, de uno en otro, brincando, sin consideración alguna de vínculos estables, compromisos o responsabilidad. Relaciones líquidas exacerbadas por la propia pornografía, que genera fantasías sin control: no tenía idea santa Teresa de cuánto es la imaginación “la loca de la casa”.

Éste es el ámbito en que es un peligro, hermano, decir hoy: “eres linda”…

***

Vivimos en la época del triunfo de la publicidad, de la victoria de Eddie Bernays y Watson. Todo es mercancía, Keines, pues, también triunfó: su propuesta del capitalismo de consumo ha arrasado, cortando rabo y orejas, descociendo la bola, el consumismo lo llena todo y todo es mercancía. El arte es mercancía; y los tesoros de espiritualidad vaticanos tienen que ser puestos en venta; las galerías miden todo por el éxito comercial y la gran película es Avatar, porque es la más taquillera. Andy Warhol y los del “arte povero” son los representantes de la época; Warhol lo es, no tanto con el horripilante y sinsentido Velvet Underground, aunque lo es también por eso; lo es, sobre todo, por su diseño de las sopas Campbell, por presentar eso como arte, la prostitución completa, la conversión del arte pictórico en “arte visual”, para que quepa cualquier porquería allí, para decir que un bloque con unas vigas es arte, para decir que un urinario con una foto de la Virgen y un poco de excremento es arte… Es la época del materialismo bravo, en que un materialista total como John Searle se queja del materialismo y dice que el materialismo es la religión irracional y tiránica de la época. La época del materialismo en arquitectura, donde los materiales toman, en la vaciedad, en la ausencia de comunicación con el infinito, el lugar de las formas y la decoración; en el que los grandes representantes, Le Corbusier y Gropius, dicen que la estética prístina es el cubo, la geometría es el diseño y la belleza: la era de los edificios que son cajas con vidrios o cajas de vidrio… Es la época del materialismo, la época de Marx, en la que el trabajo del hombre es mercancía; la época del capitalismo, de los enclosures ingleses, por los que se convirtió a la tierra en mercancía; la época de John Locke, en la que la ciudadanía y la soberanía son asuntos de propiedad privada, como en Marx, que decía lo mismo, pero que eso debía estar bajo el control del partido comunista…

Es la época en que tu esposa no quiere que vayan a contemplar un bosque, quiere ir a un vivero a comprar unas matas. En que no vamos a ver el amanecer, vamos a comprar unas postales y unos suvenires. La época en que no vamos al museo a ver las grandes obras de la humanidad, sino vamos a comprar unas serigrafías. La época en que lo que vale no es que lo contemple, sino que lo compre y que lo tenga… Así, es la época en que el Infinto ya no cabe, porque a Ése no lo puedes comprar, no lo puedes tener, no te lo puedes apropiar…

En esta época, le dices “bella” a una muchacha y puede entenderse que la quieres comprar… o que “está buena”… ése es el riesgo que me puse a correr…

***

Después de dar una vuelta por ahí, tuve que volver a la tienda: mi hijo necesitaba unos zapatos de futbolito. Fui a ver si podía encontrarlos allí. Lo primero que hice fue buscar, entre los dependientes, a mi “vieja” amiga. La encontré y le pregunté si me podía ayudar. Me dijo que no tenían zapatos de futbolito pero que la tomara con ella, que no tenía la culpa. Yo le dije: “Claro, si te busqué fue por mi pasada experiencia: fue buena; pero, tengo que decirte: eres linda, amiga, pero no te quiero comprar”…

*****

Rebelarse contra toda esta chabacanería, materialismo, sensualismo, cerrazón de miras, desprecio de lo humano y lo divino, esclavitud y pare de contar es un menester inaplazable. HAY QUE UNIRSE A LA REBELIÓN NECESARIA, A LA REBELIÓN DE LA ESENCIA Y LIBRARSE DE LO ARRABALERA DE ESTA REVOLUCIÓN…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: