Kalós

Inicio » 2015 » noviembre

Monthly Archives: noviembre 2015

Anuncios

USA-Cuba, la hazaña de Francisco

Tenía que lograr algo como lo de la Cortina de Hierro de JP-II, Obama-Raúl y el homosex se lo regalan

Fidel y Kennedy y la Bahía de los Cochinos, símbolo de la "enemistad" entre Cuba y EUA [foto de cuasilocutor.wordpress.com, vía google]

Fidel y Kennedy y la Bahía de los Cochinos, símbolo de la “enemistad” entre Cuba y EUA [foto de cuasilocutor.wordpress.com, vía google]

Según Aci prensa-EWTN noticias (Francisco, el restaurador, según Aci), el gran acontecimiento, el restablecimiento “histórico”, como las cestas de Jordan o los goles de Pelé o Messi, de las relaciones entre estos dos países se debería al actual papa, puesto que, según dice la propia Santa Sede de Franc y reporta la misma Aci, “en el curso de los últimos meses, el Santo Padre Francisco ha escrito al Presidente de la República de Cuba, el Excelentísimo Señor Raúl Castro, y al Presidente de los Estados Unidos, el Excelentísimo Señor Barack H. Obama, invitándoles a resolver cuestiones humanitarias de común interés, como la situación de algunos detenidos, para dar inicio a una nueva fase de las relaciones entre las dos Partes”. Pero es mucho más, la diplomacia vaticana desempeñó, a según, un papel decisivo de mediación: “La Santa Sede, acogiendo en el Vaticano, el pasado mes de octubre, a las Delegaciones de los dos Países, ha querido ofrecer sus buenos oficios para favorecer un diálogo constructivo sobre temas delicados, del que han surgido soluciones satisfactorias para ambas Partes”. Todo culminó con la visita de John Kerry, Secretario de Estado a Cuba, el pasado 15 de agosto, a fin de abrir la embajada estadounidense ante el país isleño, gobernado por la terrible tiranía castrista (aunque sea un hecho notorio comunicacional, pongo esta cita como respaldo: Washington Post, Kerry en Cuba). Y la guinda la puso el propio Franc, cuando visitó la Isla-cárcel, el pasado septiembre, cuando fue a rendirle un caluroso homenaje al tirano Fidel.

En muchos aspectos, esta visita es un reflejo de la situación general del mundo de hoy. Unos tiranos como los Castro, hasta ayer objeto de denuestos muy merecidos, reciben universal aclaim, como dicen en Hollywood. John McCain es gran amigo del ISIS lo proclama, se toma fotos con sus líderes, se queja de los bombardeos de Rusia; pero se condena a este grupo creado por los gringos y sus “aliados” y, cuando perpetra ataques contra Francia, la conclusión es que el verdadero enemigo del ISIS, Bashar Al Assad, tiene que, violando la soberanía de su país, abdicar de su gobierno, por mandato del propio McCain y el gobierno de su propio país. Pero,  si vas y dices eso por ahí, te meterás en problemas, así sea con tu vecina, que te va a insultar por “loco” y te va a mandar a buscar los extraterrestres de Crystal Peak. Claro, dicho sea de paso, los loquitos que dicen haber visto extraterrestres, serán tildados de eso; pero, cuando el History Channel dice que los ángeles que aparecen en la Biblia son extraterrestres, eso es muy honorable y digno de consideración. En este mundo, los pobres cubanos tienen ahora, sobre la bota de Fidel, haciéndoles dura presión, el peso del Sumo Pontífice y el de los gringos, con su comercio, sus bancos, su ejército (véase el artículo de Armando Valladares, quien estuvo 22 años preso, bajo el yugo fidelista, sobre este asunto: Valladares sobre el espaldarazo de Francisco a Raúl).

Pero hay algo peor todavía en esta historia. Hace unos meses, luego de ver un claro patrón en el Pontificado de nuestro actual Sumo Pontífice, escribí un artículo al respecto: Francisco Vs. Juan Pablo II. El asunto es que, según parece, Franc tiene como meta, entre otras, acabar con la labor de su predecesor. Por eso opone la comunista “cultura del descarte” a la “cultura de la muerte” del Santo Padre polaco. Como éste montó, a mano, la estructura mundial de lucha pro-vida, como dicen, por ejemplo, la gente de Life Site News (se pueden citar muchos artículos, pero ahí pongo uno de muestra: El héroe pro-vida beatificado); entonces, aquél tiene que darle palo y palo al referido movimiento, hasta ir a la ONU y al Congreso estadounidense y no nombrar el tema del aborto. Lo mismo pasa con Jesucristo, como el papa Woytila dijo, en la misma ONU, en Nueva York, que los cristianos vivimos para Él y tenemos derecho y deber de proclamarlo en público y llevar la Verdad que Él nos enseñó a las instituciones y leyes, Franc ni nombró a Cristo en sus citados discursos.

Ahora, lo que me interesa en esta oportunidad. Juan Pablo II fue crucial en el verdaderamente histórico derrumbamiento de la Cortina de Hierro y el Muro de Berlín. Si quienes promueven al papa argentino, incluidos Obama y Castro, querían darle algo de una proporción suficiente como para mostrar credenciales. Como el polaco venía de ese mundo tras y bajo esa Cortina y éste viene del mundo de Hispanoamérica, entonces, lo lógico [¿NOOOOO?] era que lograra esto, precisamente y el pueblo cubano… bueno, ¿a quién le importa esa pequeñez, Jeffrey Sachs no es uno de los amigos de Francisco y uno de los que se fue a Europa del este a destruir esos países, a la caída de la Unión Soviética, en uno de los dos casos de robo más grande de la historia [el otro es el Wall Street Bailout, de otros amigos de Francisco]?

¿Cómo sé que es así? Fácil:

(más…)

Anuncios

¿Por qué la cantinflada? Porque la doctrina es la nada

La razón última de la revolución de la ternura… y comunión pa todos, ¡JODER!

Para que quedara claro que él cree que entre luteranos y católicos no hay más diferencia que la nada, es decir, la doctrina, y que comulgamos la misma comunión, regaló este cáliz al pastor luterano

Para que quedara claro que él cree que entre luteranos y católicos no hay más diferencia que la nada, es decir, la doctrina, y que comulgamos la misma comunión, regaló este cáliz al pastor luterano

Francisco dio permiso de comulgar en la Iglesia a una luterana y dijo que la doctrina es una neta nadería

Todos lo saben: el asunto de la comunión a los divorciados y unidos civilmente a personas otras que sus cónyuges legítimos ante Dios; la del pseudo-matrimonio entre homosexuales; el del valor del concubinato; el de las pastillas anticonceptivas y el poner entre el paréntesis del gradualismo y la ética situacional a la Humanae Vitae; lo de la neutralidad moral de los métodos de reproducción asistida; lo de la comunión a los no católicos casados con católicos estaba propuesto en un documento titulado instrumentum laboris, promulgado por Francisco y que se pretendió imponer a los obispos del mundo en el llamado Sínodo de la Familia celebrado del 4 al 25 del pasado mes de octubre. La clave de todo esto está en que puedes alterar la práctica sin tocar la doctrina: “la doctrina de la Iglesia es intocable; todo lo que estamos haciendo es cambiar sólo el lenguaje, para adaptarnos a los ‘signos de los tiempos’; y estamos asumiendo una práctica en la línea del Concilio [Vaticano II] de renovación estrictamente pastoral”. Discursitos como éste están a la orden del día. No importa, hermano, que la práctica dependa de la doctrina, porque la misma razón con que sacas conclusiones teológicas es aquélla con la que obtienes conclusiones prácticas o DECISIONES. Si los pastores dicen que bueno es el concubinato, la contracepción, la homosexualidad, la reproducción artificial, entonces no es que ellos no crean en la doctrina de la Iglesia, es que sólo desean cambiar la “disciplina”. Pero, la cosa puede ir mucho, mucho, mucho, más lejos. ¿Qué pasaría si dijeran que la doctrina es una entera nulidad, que no significa nada, que no vale de nada, que no sirve, que es desechable, que debe olvidarse, que la Verdad, la que hace libres, la que o es Jesús o participa de Él, Verdad suma subsistente, es una caja negra, incomprensible, que debe botarse pa la basura? Dado todo el acento que hemos visto que se ha puesto a lo pastoral y el subterfugio de “no, no tiene nada que ver con la doctrina, sólo es la práctica”, dado todo eso, entonces eso sería la definición del actual Pontificado, de todo lo que hace Francisco, de todas sus charadas y, para no entrar otra vez en profundidades, que ya lo he hecho bastante, dejaría en muy mal estado a las intenciones de quien ocupa la Sede de San Pedro.

Bueno, hace unos días, el domingo, después de que tantas veces lo ha dejado escapar, entre envolturas enrevesadas y oscuras, cosas como sus definiciones heideggerianas de “ideología” y “gnosticismo”, hace tres días, Francisco dio el paso crucial. Pasó debajo de la mesa, porque lo puso en una declaración en la que le decía a una luterana que podía comulgar con su esposo católico en la Misa. Aquí abajo copio la declaración, no se preocupen, ya lo verán. El asunto es más grave que ése de la Comunión. Dirán: “¿Cómo dices eso?, ¿no ves que la Comunión es Cristo Jesús?” Sí, la Misa y la Comunión son lo que más vale, pero, por ejemplo, si no crees en Dios, ¿Qué Encarnación ni qué encarnación; qué Sacrificio de la Cruz ni qué Sacrificio de la Cruz, qué Transustanciación ni qué Transustanciación, qué nada ni qué nada? Estamos en el ámbito más fundamental. Un golpe aquí es dirimente, un “nocao” en esta pelea es la derrota definitiva, sin revancha, sin segundas partes. Y, ahora, ¿quién podrá defendernos? Si esto prosperara, el Chapulín estaría muerto y enterrado, con acta de defunción y novenario terminado…

Vamos a poner un poco más de antecedentes, de terreno, de fundamento: El doble sínodo sobre la familia, fue un doble ataque a la familia, organizado por Franc. Todo lo empezó en el consistorio de los cardenales, en febrero de 2014, cuando puso a Kasper a ser el orador de orden. Kasper es el hombre ideal, es el que hace “teología serena”, “de rodillas” (aseveró el Papa, en el propio consistorio, en el discurso de cierre del mismo), como le recomendó que hiciera a la Facultad de teología de la Universidad Católica Argentina, en su centenario, una teología que niega la Trinidad, que dice que dios es inmanente y que se identifica con la historia, que su omnipotencia consiste en que se hace capaz de sentir, como los que tienen cuerpo, que, si Dios es un absoluto, trascendente, entonces hay que ser “absolutamente ateos” (“Gott in der Geschichte”, Gott heute: 15 Beiträge zur Gottesfrage, Mainz, 1967); un tipo que niega que Jesús sea la salvación y que niega la moral católica y los sacramentos, públicamente. Que hace todo esto en el consistorio de los cardenales, con patente emitida por Francisco, quien saca un libro con las intervenciones de Kasper en ese consistorio, cuando prohibió al resto de los cardenales hablar sobre sus intervenciones y publicar nada sobre el mismo. Y todo luego de que publicara un libro con Müeller y Gustavo Gutiérrez, en el que rehabilitan a la teología de la liberación, con prólogo del papa.

Tenemos a un confeso historicista como teólogo papal… espera, un momento, ¿y el Tucho Fernández, rector sin méritos de la Universidad Católica Argentina, que llegó ahí por escribir un libro llamado Sá­na­me con tu bo­ca- El Ar­te de be­sar? Bueno, él es el otro, parte del equipo, como lo es el verdadero comunicador papal: el ateo Scalffari, de La Repubblica, el periódico comunista que lee el Vicario de Cristo. Un trabuco, el dream team: muchas veces hemos sacado a relucir a todo el elenco. Lo que importa aquí es ver esto de la doctrina. A la conferencia episcopal italiana se lo dijo el otro día: “pelagianismo”, a la heideggeriana, es decir, la moral, y “gnosticismo”, a la heideggeriana, esto es, la doctrina, la Fe, son el enemigo. De ahí su ataque constante a las verdades de la Fe, al Evandgelio mismo, a su texto: “Respecto a los panes y los peces quisiera agregar un matiz: no se multiplicaron, no, no es verdad. Simplemente los panes no se acabaron. Como no se acabó la harina y el aceite de la viuda. No se acabaron. Cuando uno dice multiplicar puede confundirse y creer que hace magia, no. No, no, simplemente es tal la grandeza de Dios y del amor que puso en nuestros corazones, que si queremos, lo que tenemos no se acaba. Mucha confianza en esto”, con razón no cree en la Eucaristía, esta multiplicación real que Él niega es lo que escogió el Señor en san Juan VI para significar la Eucaristía que Él es el Pan de Vida; y no lo dijo sólo ahí, lo ha dicho, que yo sepa, 3 veces, la última en la Misa, en Santa Cruz, Bolivia (http://es.radiovaticana.va/storico/2013/05/16/hoy_d%C3%ADa_est%C3%A1_en_peligro_el_hombre,_la_persona_humana,_la_carne_de/spa-692879). O, si gustan, para rematar y no hacer esto más pesado: “Jesucristo, Mahoma, Jehová, Alá [pues] estos son todos los nombres utilizados para describir un ente que claramente es el mismo en todo el mundo [en todo el MUNDO, OJO]” (http://www.cbn.com/mundocristiano/elmundo/2015/June/Papa-Francisco-dice-que-el-Coran-es-lo-mismo-que-la-Biblia/).

Pero, entonces, si esto es lo fundamental, si estamos en presencia de un ataque frontal a la Fe,  las verdades más básicas, incluso, las que sostienen que tengamos Fe, que haya moral, ¿qué se puede esperar? Se esperan acciones sistemáticas de destrucción de la Iglesia. El otro día Sandro Magister observaba que la revolución de Franc se lleva a cabo, sobre todo, en los nombramientos, en las creaciones de cardenales, en las ordenaciones episcopales: La verdadera revolución de Francisco se realiza a golpe de nombramientos. Pero uno puede, en este ámbito, mantenerse tratando de ir al premio gordo: a Cristo mismo, a la profanación de la eucaristía, centro y raíz de la vida cristiana, que, para colmo, quien la celebra y come y bebe indignamente, come y bebe su propia condenación. Esa fue la parada que tiraron en el sínodo doble, 2014-15. O pueden ir contra el sacerdocio, contra el celibato, tan odiado por el diablo, contra la masculinidad del sacerdocio ministerial cristiano, poner a mujeres a hacer parodias del obrar in persona Christi. Lo que se puede ultrajar es mucho, hay campo bastante… “y tenemos tiempo y poder: hemos entrado a la ciudadela, tomamos el Santuario mismo y tenemos todas las armas y las defensas, podemos apuñalar el corazón cuando queramos, pero podemos gozar torturando antes de hacerlo”.

Es una farsa: decir: “no atacaremos la doctrina”, cuando no le dan un respiro y cuando ellos la reducen a nada. Dicho todo esto, vamos a ver lo que le dijo Franc a la señora luterana casada con un católico, en el encuentro del papa con una comunidad de luteranos de Roma. La mujer quiere comulgar con su esposo; y le pregunta al Papa qué debe hacer. La respuesta es un calculado embrollo, de donde sale, sin embargo, toda la luz, absolutamente toda la luz: se le ven las costuras a nuestro panita.

“Gracias, señora. A la pregunta por si puede compartir la Cena del Señor no es fácil para mí responderle, ¡sobre todo delante de un teólogo como el cardenal Kasper [jajajajaja, qué comiquería]!  ¡Tengo miedo! Yo pienso que el Señor dijo, cuando dejo este mandato: ‘haced esto en memoria mía’. Y cuando compartimos la Cena del Señor, recordamos e imitamos, hacemos la misma cosa que hizo el Señor Jesús. Y la Cena del Señor será, el banquete final en la Nueva Jerusalén será, pero ésta será la última [¿quién habrá llamado a Cantinflas?]. A veces, en el camino, me pregunto –y no sé cómo responder, pero su pregunta la hago mía– yo me pregunto: ¿compartir la Cena del Señor es el fin de un camino o es el viático para caminar juntos? Dejo la pregunta a los teólogos, a aquéllos que entiendan. Es verdad que en cierto sentido COMPARTIR ES DECIR QUE NO HAY DIFERENCIAS ENTRE NOSOTROS, QUE TENEMOS LA MISMA DOCTRINA [parece que hay un algo irreconciliable: la doctrina] –subrayo la palabra, palabra difícil de entender [ay, pero, sorpresa, no es algo que no pueda atacarse]–, pero yo me pregunto: ¿pero no tenemos el mismo Bautismo? Y, si tenemos el mismo Bautismo, debemos caminar juntos [¿ves?, aquella diferencia no era tan irreconciliable, after all]. Ella es testigo de un camino muy profundo, porque es un camino conyugal, un camino propio de la familia, de amor humano y de fe compartida [ahora no es NI diferencia NI nada]. Tenemos el mismo Bautismo [esto sí vale, aquéllo, no]. Cuando ella se siente pecadora –aunque yo me sienta igualmente pecador–, cuando su marido se siente pecador, ella va delante del Señor y pide perdón; su marido hace lo mismo y va al sacerdote y pide la absolución. Son remedios para mantener vivo el Bautismo [confesarse con Dios y confesión sacramental: lo mismo]. Cuando ustedes rezan juntos, el Bautismo crece, se hace fuerte; cuando le enseñan [DOCTRINA FIDEI] a sus hijos quién es Jesús, por qué vino Jesús, que cosas hizo Jesús, hacen lo mismo, lo mismo en lengua luterana que en lengua católica, es lo mismo [esto recuerda aquello: “Si la educación de un chico se la dan los católicos, los protestantes, los ortodoxos o los judíos, a mí no me interesa. A mí me interesa que lo eduquen y que le quiten el hambre. En eso tenemos que ponernos de acuerdo”]. La pregunta ‘¿y la Cena?’ Hay preguntas a las cuales, si uno es honesto consigo mismo y con las pocas “luces” teológicas que yo tengo, se debe responder lo mismo, ‘eso velo tú [mismo]’. ‘Esto es mi Cuerpo, Ésta es mi Sangre’, ha dicho el Señor, ‘haced esto en memoria mía’, y esto es un viático que ayuda a caminar [sí, pero para el que lo reciba dignamente, hombre]. Yo tuve una gran amistad con un obispo episcopal, 48 años, casado, dos hijos y él tenía esta inquietud: la mujer católica, los hijos católicos, él, obispo. Él acompañaba a su mujer y a sus hijos los domingos a la Misa y después iba a hacer el culto con su comunidad. Estaba a un paso de la participación en la Cena  del Señor [sorry, baby, no pagamos aproximaciones]. Después, el siguió adelante, el Señor lo llamó, un hombre justo. A su pregunta le respondo con otra pregunta: ‘¿cómo puedo hacer con mi marido, para que la Cena del Señor me acompañe en mi camino? [¿¿¿¿????: Cantinflas, una vez más]’ Es un problema al cual todos deben responder. Pero me decía un amigo pastor: ‘nosotros creemos que el Señor está ahí presente. Ustedes creen que el Señor está ahí presente. ¿Y cuál es la diferencia?’ – ‘Ay, son las explicaciones, las interpretaciones…’ [aquí viene el ataque frontal, la neutralización de la doctrina, aquí la bota a la basura, sin paliativos: nos separa la doctrina, aunque nos une todo lo demás, pero la doctrina no es nada, luego, nada nos separa: somos luteranos, muchachos]. La vida es más grande que las explicaciones y las interpretaciones [la vida es más que la doctrina]. Siempre refiérase al Bautismo: ‘una Fe, un Bautismo, un Señor’, así dice Pablo y de ahí se siguen las consecuencias. Yo no oso a darle permiso de hacer esto, porque no es mi competencia [tú eres el Papa, tienes competencia en esa materia: para decirle que no puede hacerlo; claro que no puedes violar el límite de tu autoridad, dándole ese permiso, aunque aquí lo hagas, a la manera jesuítica, diciéndolo sin decirlo]. Un Bautismo, un Señor, una fe [somos lo mismo, nos une la vida, nos separa lo insignificante]. Habla con el Señor y sigue adelante [comulga, mija, comulga]. No oso decir más [si lo hiciera sería demasiado obvio y se organizaría la resistencia, la táctica no permite eso ahorita… a lo mejor después de que, el año que viene sí, me den el nóbel de la paz]”.

Lo ven. La comunión a los luteranos, porque lo que nos separa es la doctrina, que no es nada. Magister dice que dijo que sí y que no y que todo lo contrario (como dijo aquél que nos avergonzó en la ONU), aunque, al final, como que le dio el permiso (http://magister.blogautore.espresso.repubblica.it/2015/11/16/si-no-non-so-fate-voi-le-linee-guida-del-papa-allintercomunione-con-i-luterani/). Pero eso es porque el inteligente periodista no leyó tan cerca la cantinflérica declaración. Por supuesto, es una cantinflada, para engañar. Su poder viene de ser el papa, de ser jefe de la Iglesia, si fuera derecho y sin tapujos, perdería toda pretensión para sentarse en la mesa delos tiranos mundiales, de los “signos de los tiempos” personificados, en la cabeza de Rockefeller, Steven, el que está detrás de Christiana Figuera, la mujer del cambio climático de la ONU (la que dirigirá la reunión de París, a fines de este mes), que dice, como el papá de este Rockefeller (Nelson), que China tiene el régimen ideal (porque limita, a la fuerza y con el homicidio, el crecimiento poblacional). Quiero decir, de ellos es de los que hablaba cuando, en la Laudito si, decía que de la ONU debía salir el gobierno mundial, a ayudarlos a salirse con la suya fue a Nueva York en septiembre. ¡No puede hablar claro, tiene que “armar lío”!

¿Qué nos queda a estas alturas? Rebelarnos, ir de frente, que este hombre ya se ha quitado la careta mil veces, los que no lo ven es porque no quieren verlo, pero tenemos a un comunista macho como papa y a cada paso queda demostrado… y últimamente ´parece sentirse intocable, absoluto triunfador, sin enemigos. No importan, nosotros nos rebelamos, como lo hicieron los padres de la Iglesia, como lo han hecho todos los valientes de todos los siglos, como lo hizo San Bonifacio, como el cardenal Van Thuan, como los cristeros: ¡¡¡Qué viva Cristo Rey y Santa María de Guadalupe!!! Contamos con las palabras del Señor y con todas sus promesas. Déjenlos que ganen el mundo, a ver qué dan a cambio de su alma. Nosotros, a buscar el Reino de Dios y su Justicia, que, sobre lo demás, ya veremos, ya verá el Padre. REBELIÓN, REBELIÓN, REBELIÓN DE LA ESEMNCIA, EN LOS TIEMPOS DEL PAPA QUE SE HA LANZADO TAN DURO CONTRA LA DOCTRINA, CONTRA EL FUNDAMENTO DE TODO…

Dios no es Batman

Puede tener varios nombres, pero no varias identidades. Tradicionalistas: para hablar, hay que entender

Imagencita terrible, tremendo ataque a Dios, a la religión auténtica, la fundada por Dios mismo Encarnado, y a todas las demás religiones, con lo que tengan de verdad y de constructivo para las sociedades que han nacido y crecido bajo su égida

Imagencita terrible, tremendo ataque a Dios, a la religión auténtica, la fundada por Dios mismo Encarnado, y a todas las demás religiones, con lo que tengan de verdad y de constructivo para las sociedades que han nacido y crecido bajo su égida

Contenido:

Negar la Fe, salirse de la economía de la gracia

El Dios uno y trino, conocido por la Fe y la razón, no es dos dioses

Negar la identidad de Dios no es lo mismo que negar la economía de la gracia

El ejemplo de San Perfecto

Contra una lluvia de argumentos, tomados de autoridades inexpugnables para un católico

Conclusión y reflexión final

Anexo, los argumentos de denzingerbergoglio.com

 

Negar la Fe, salirse de la economía de la gracia

Francisco anda lanzado [este artículo no es sobre Franc, es sobre teología: la identidad de Dios]. El domingo ofreció la comunión-común a los luteranos, sin meterse en complicaciones de doctrina (más tarde subiré un artículo sobre esto: espérenlo, La nulidad de la doctrina, todo va en la práctica, en la ternura misericordiosa). El 19 de enero de 2014 perpetró otra de sus obras de ternura, esto es, revolucionarias, según aquello de que, ahora, la revolución comunista es revolución de la ternura. Nos lo cuenta el denzingerbergoglio.com que dijo: “Y compartir nuestras experiencias de llevar la cruz, así como para salir de esa enfermedad del corazón que nos amarga la vida: eso es importante que hagáis en las reuniones. Y también, los que son cristianos, con la Biblia, y los que son musulmanes con el Corán, con la fe que recibisteis de vuestros padres, que siempre os ayudará a seguir adelante. Compartir incluso la propia fe, pues Dios es uno solo: el mismo. Algunos han hablado de una manera, otros de otra… pero seguir adelante. Compartir. (Saludo a los refugiados en la parroquia romana del Sagrado Corazón de Jesús, 19 de enero de 2014)” (http://denzingerbergoglio.com/los-que-son-cristianos-con-la-biblia-y-los-que-son-musulmanes-con-el-coran-con-la-fe-que-recibieron-de-sus-padres-dios-es-un-solo-el-mismo/). De acuerdo con los señores del denziengerbergoglio, el pecado mayor aquí está en que el Dios que se nos reveló en Jesús (desde ahora: EL DIOS VERDADERO), el Único, el Dios trino, no tiene la misma identidad que Alá. En adelantelafe.com, el padre Lucas Prado, en un artículo del pasado 11-11 (http://www.adelantelafe.com/rezamos-todos-los-creyentes-al-mismo-dios/), se une al debate, aportando brasas para el mismo fuego que encendiera el denzingerbergoglio, añadiendo algo un poco insólito: el Dios de los judíos no sería el de los cristianos (sobre esto les ofrezco otro artículo, sobre todo porque, en el blog del artículo del padre, en adelantelafe.com, puse un aporte sobre la historia del Talmud y de sus relaciones con la Biblia y la Cristiandad e, inexplicablemente, me lo borraron, a pesar de que era estrictamente verdadero).

Antes de pasar adelante a la discusión del asunto, vamos a poner una nota sobre el actual papa: Franc ha cometido muchos desafueros de este tipo, como el que ya mencioné sobre los luteranos, pero no porque Dios no sea el mismo, sino porque él anula la Misión del Verbo, su exclusividad salvadora y a su Iglesia, no por un asunto sobre la identidad de Dios (no aquí, al menos; otra cosa es el “Dios spray” y el dios de las sorpresas y el “dios no católico”). Quiero decir, esto es mucho más grave que lo que citan nuestros actuales interlocutores: “Jesucristo, Mahoma, Jehová, Alá [pues] estos son todos los nombres utilizados para describir un ente que claramente es el mismo en todo el mundo [en todo el MUNDO, OJO]”, así dijo Francisco, en una oportunidad (alocución ante fieles y dirigentes católicos, del miércoles 3 de junio de 2015, cfr. http://www.cbn.com/mundocristiano/elmundo/2015/June/Papa-Francisco-dice-que-el-Coran-es-lo-mismo-que-la-Biblia/). En este pasaje sí parece estar hablando, definitivamente, como un new age, no en balde, en este blog, lo hemos llamado Francisco, el papa new age. Pero no es Franc nuestro tema principal aquí, sino la identidad del Dios verdadero: estamos discutiendo, nosotros, CATÓLICOS SIMPLICITER, con un grupo de buenas personas, de ésas que se llaman católicos tradicionalistas; y no está TAN mal, porque la Iglesia es Tradición, pero ése tampoco es el tema…

El Dios uno y trino, conocido por la Fe y la razón, no es dos dioses

Sin más rodeos, vamos a nuestro asunto. En la Carta a los Romanos, I,20-21, San Pablo dice algo de gran trascendencia: “Pues LO COGNOSCIBLE DE DIOS ES MANIFIESTO entre ellos, YA QUE DIOS SE LO MANIFESTÓ; porque desde la creación del mundo los atributos invisibles de Dios, tanto su eterno poder como su divinidad, se dejan ver a la inteligencia a través de las criaturas”. Lo mismo es dicho ya, anteriormente, en el Libro de la Sabiduría, XIII,1-9: “vanos son por naturaleza todos los hombres que han vivido en la ignorancia de Dios, que de los bienes visibles no fueron capaces de conocer AL QUE ES ni, al considerar sus obras, reconocieron al ARTÍFICE, sino que al fuego, al viento, al aire ligero, a la bóveda estrellada, al agua impetuosa o a las lumbreras del cielo los consideraron como dioses, señores del mundo. Y si fue su poder y eficiencia lo que les dejó sobrecogidos, DEDUZCAN DE AHÍ CUÁNTO MÁS PODEROSO ES AQUEL QUE LOS HIZO; Que si, cautivados por su belleza, los tomaron por dioses, sepan cuánto les aventaja el Señor de éstos, pues fue el AUTOR MISMO DE LA BELLEZA quien los creó. Pues de la grandeza y hermosura de las criaturas se llega, POR ANALOGÍA, a contemplar a su Autor”. Copio sólo hasta el versículo 5, porque los subsiguientes hablan sobre la culpa de los que no conocieron a Dios, más que de las pistas para hallarlo en la creación. Lo mismo dice Santo Tomás, en las cuestiones (qq.) 1 y 2 de la Pars I de la Suma Teológica, lo mismo que en la q. 12, artículo (a.) 12: Dios es cognoscible por la razón natural. Es un gran consuelo, es algo muy bello, Dios está a nuestro alcance, al de todos, aunque el montar un argumento estrictamente demostrativo sea sumamente difícil. Como dijo Benedicto XVI en su famoso discurso en la explanada de Ratisbona, en Alemania, nuestra religión es la religión del Logos, del Logos creador, es religión de la razón, de la razón verdadera, amplia, inmensa, aunque alumbrada por el misterio y la gracia, no la caricatura cerrada y pobre y débil y de horizontes microscópicos del “racionalismo” [nominalista] padre necesario del irracionalismo: la razón requiere de un fundamento y, si no puede hallarlo intelectivamente en un orden que la supera, entonces es un castillo en el aire, la razón está montada sobre una base de irracionalidad… No es tampoco un fideísmo irracionalista nuestra Fe, es absolutamente repugnante a la Fe verdadera una blasfemia virtual como aquélla de Lutero según la cual “la razón es la prostituta del diablo” [y la modernidad es su hija, como se ve en Hume, el ateo: “la razón es la esclava de las pasiones”: es como de Ockham a Hobbes: Dios, el legislador arbitrario absoluto que impone su loca voluntad de poder, se transforma en Leviatán…]. Es blasfemia, porque razón, logos, es el Verbo, el que se encarna… no es razón humana, pero se llama a Sí mismo Razón, cuando se revela: el calificativo de Lutero es un verdadero espanto…

Aquí entra un punto muy importante de la Fe: la Fe se revela a seres racionales, Dios se revela en lógoi, palabras, humanas, de manera conforme a nuestra lógica y a nuestra consecuente gramática [la contrariedad a la Fe de lo de Lutero –¡¡¡y de Ockham!!!–  es de terror… y más que tengan seguidores que se digan ‘cristianos’]. Y, entonces, la Fe y la razón forman una unidad orgánica, inescindible. Por eso, es tan importante aquello del querido papa: “La Fe y la razón son las dos alas con que Dios dotó al hombre para que llegara al conocimiento de la verdad”… Y, en la Fe crecemos, pero la Fe nos lleva a un crecimiento de nuestra inteligencia y ésta a un crecimiento de la Fe: en la frase clásica, netamente agustiniana, “creo para entender, entiendo para creer”. Y la Fe, en ciertos puntos, la existencia del alma, su inmortalidad, la existencia de Dios, muchos de sus atributos, se nos da, para que todos accedamos a ésas, las verdades más importantes, para que lo hagan también los sabios, sin error y con plena seguridad. Pero ellas son accesibles a la sola razón, de modo que, al tener evidencia de las mismas, ya la Fe cesa, pues su ámbito es el de lo que no se ve.

Entonces, se puede conocer a Dios con la sola razón, su existencia y muchos de sus atributos: Perfección suma, Acto puro, Infinito, Eterno, Inmóvil, absoluta Unidad-Simplicidad, Ser-Intelecto-Intelección-Inteligible-Verdad/Voluntad-Bien-Amor/Belleza-Gozo contemplativo-todo lo anterior sumo subsistente y sin distinciones, suma Intimidad, Impasibilidad, trascendencia, omnipotencia; aparte de Creador, Causa primera incausada, misericordia, justicia, que se ama con necesidad a Sí mismo, que todo lo conoce como participación de Sí, que todo lo que no es Él es amado por Él en Sí, en su Bondad, etc. (Contra Gentiles, libro I; y S. Th. I, qq. 1-21). Mientras tanto, la Encarnación, el pecado original, la Trinidad, la Gracia, la Iglesia, la salvación y la condenación, lo mismo que los demás novísimos, los sacramentos, la Resurrección, son materia de estricta Fe revelada, son materia de la gracia y la Obra redentora de Cristo, del Verbo encarnado, en Quien está la salvación, Quien restaura las relaciones del hombre y su Creador, así como nuestra naturaleza misma, luego de que, por el pecado, perdiéramos esa amistad e hiriéramos severamente esa naturaleza.

Negar la identidad de Dios no es lo mismo que negar la economía de la gracia

Santo Tomás pone el punto perfectamente en claro (S. Th., I, q. 32, a. 1): la Trinidad, por ejemplo, es materia estricta de Revelación divina, decir otra cosa es dañar la fe, someterla a la irrisión de los gentiles, que piensan que nuestra Fe depende de argumentos no demostrativos y que no somos capaces de distinguir. Sin embargo, queda de todo esto muy claro: a Dios se lo conoce por la sola razón natural, mas hay “aspectos suyos” que no son cognoscibles más que por Fe, como el que sea un Dios Trino. Él se reveló auténticamente como Trino, pero también como uno: si alguien dijere que Es y que es uno, diría verdad, sólo que, si negara que es Trino, sería por carecer de la gracia santificante y de la Fe sobrenatural. Pero los que niegan la Trinidad no son los únicos que carecen de la gracia, también lo hacen cristianos que reniegan de la Iglesia o del Servicio Primacial de unidad que ejerce el sucesor de San Pedro en la Sede de su martirio; y también carece de ella quien no niegue nada de esto pero se halle en pecado mortal. Así, puedes ser mártir de la Fe, como Santa Juana de Arco, a manos de católicos: date una idea; puedes ser mártir del Dios Trino a manos de creyentes en el Dios Trino, como algún ginebrino que cayera en las manos de Calvino… Y eso no convierte la Fe trinitaria de los asesinos en una Fe en un Dios falso… Lo que hace es que los excluye de la economía de la Gracia, de la acción salvadora del Verbo. En estos puntos, mis amigos TRADICIONALISTAS se muestran incapaces de entender.

(más…)

Deconstruyendo a Body

No a Harry, la sátira de Woody Allen, es a Mystical Body, la tragedia de Francisco

Francisco, cuando hizo eso, se estaba poniendo en la línea del Guasón, el de la película de Christopher Nolan

Francisco, cuando hizo eso, se estaba poniendo en la línea del Guasón, el de la película de Christopher Nolan

¿Quién es el encargado de la deconstrucción de la Iglesia?

Acabo de leer el discurso de Francisco en Florencia, a la Iglesia Italiana. No pude evitar acordarme, insistentemente, de una película Deconstruyendo a Harry, aquí estamos Deconstruyendo al Cuerpo Místico [en inglés: Mystical Body, que se pronuncia ‘bary’, “diconstrocting bary”]… Fue una tremenda cháchara sobre “humanismo cristiano”: si se preguntan a qué viene eso, lean el discurso y lean la Carta sobre el Humanismo de Heidegger, entenderán por qué me recuerda tanto a Woody Allen, su atroz película y el deconstructivismo que la inspira. Que si el pelagianismo y el conservadurismo, que si el “agnosticismo” (que él ha llamado “gnosticismo”, “nominalismo” e “ideología”, no significando ninguna expresión lo que significan de verdad en castellano): poner la Fe en ideas (o sea, pensar sobre la Fe, hacer teología) y en ideas que están divorciadas de la realidad y son estériles (Marx diciendo que el asunto no es sobre la verdad, sino sobre la “praxis” revolucionaria, que determina lo que sea verdad [nominalismo del más radical: el esse obiectivum de Scoto, pero no creado por Dios, sino por la revolución]). Que si hay que predicar a Cristo, sin complicarlo con “doctrinas complicadas”, pura ternura y Evangelii Gaudium. Que para encontrar a Dios hay que estar en el diálogo. Que hay que ser creativos y no quedarse en la seguridad de las normas, las estructuras, la Fe, que hay que adaptarse a la realidad y abandonar formulaciones ARCAICAS (como dijo en el discurso de cierre del sínodo)… PARE DE CONTAR. Deconstruyendo al [Mystical] Body. Y, entonces, después de eso, me acuerdo de un artículo publicado por Flavio Infante, en su blog in-exspectatione.blogspot.com (http://in-exspectatione.blogspot.cl/2015/11/bergoglio-bifronte.html), en el que Francisco en persona dice que él hace X (intervenir a los Franciscanos de la Inmaculada) y que el que hace X (la referida intervención) es el    demonio, me acuerdo de que “dos cosas idénticas a una tercera son idénticas entre sí”… Veo las dos cosas, las comparo, me acuerdo de que Jesucristo dijo que a su Iglesia la trataría de deconstruir el diablo y quedo lelo: ¡No sé qué pensar!… Que quede claro, no lo digo yo, lo dice él, ése fue su discurso a los atribulados Franciscanos de la Inmaculada.

(más…)

“Eres linda, pero no te quiero comprar, amiga”

En la época de “tas güena” y “me lo compro”, “es bella” y “lo contemplo” fueron desterrados

Andy Warhol, Campbell Soup y la explosión del consumismo como arte

Andy Warhol, Campbell Soup y la explosión del consumismo como arte

El otro día entré a una tienda, mi hija necesitaba unos zapaticos para participar en la Primera Comunión de sus compañeritas, aunque ya ella la había hecho hacía 2 años. Entré y tuve mucha suerte, me atendió una muchacha jovencita, muy amable, muy simpática, muy linda. Al final, luego de aclarar un pequeño malentendido, estuvo claro que no me podía ayudar. Me despedí: “bueno, no me ayudaste, que Dios NO te bendiga, jajaja”…

***

Vivimos en una época difícil, si un viejo como yo, de 46 años, habla de una niña de 19 ó 20, como lo hice aquí arriba, corre muchos riesgos: hay muchos viejos verdes, pavos viejos, inmaduros con canas y arrugas, quedaos en la nota, dicen en Venezuela. Pero ahorita no quiero hablar tanto de eso, pero es parte del marco y del suelo sobre el que camino. Hoy por hoy, decir “eres linda” es un riesgo, se puede interpretar: “estás buena” o, peor aún, en la sociedad máximamente cerril en que vivimos, se puede interpretar: “estás ena”… Hoy por hoy, la belleza se ha perdido totalmente, ha quedado eliminada: el carácter de las cosas que las hace gozosas a la contemplación; es que se ha perdido cualquier sentido de bien que no sea estrictamente sensible, todo bien es objeto de amor concupiscientiae: es o útil o deleitable… y lo deleitable de hoy no es Mozart, precisamente, sino Sandy y Papo, cumbia, ballenato y reggaetón… En el mundo en que se vive para la rumba del fin de semana, para la discoteca o para terminar en la playa, con unas birras (cerveza en italiano y venezolano) y unos cuuul… (dicen con la peor grosería y desprecio de lo femenino en Venezuela [no se acomplejen, en EUA usan una palabra peor: cunt]), uno se imagina que las amistades verdaderas, las amistades en la virtud deben estar en su más bajo nivel histórico, en la cultura de “sin tetas no hay paraíso”, como titularon la horrible telenovela colombiana. Sobre todo, si uno considera el consumo de drogas, el alto nivel de alcoholismo, la sexualización de la gente, la falta de compromiso… y el materialismo moral rampante: tanto tienes tanto vales… Lo sé, he corrido tremendo riesgo…

***

Vivimos en la era de la publicidad. Eddie Bernays, el sobrino de Freud, padre de la publicidad, con John Watson, el que aterrorizaba a un niño para sacar legitimación como experto en educación y psicología humana, triunfó, las masas son manipulables en extremo… sobre todo si las conviertes, como las mujeres de Sade, en “máquinas de voluptuosidad”: creen que ser libre es seguir como borregos cualquier instinto, porque se los dijo la televisión… Y, lo mejor, eso se logró con la mayor soltada de moño histórica, por parte de las mujeres; basta voltear en cualquier dirección, las muchachas no tienen idea de que existe el pudor… y eso que la salvaguarda de la intimidad es un asunto natural de toda persona, humana, angélica o divina… Es la era del destape y es la era de los robots, Huxley tenía razón, lo único que falta es el desarrollo y la imposición absoluta del transhumanismo: la realidad es lo que diga cada uno, como dijo la Corte Suprema gringa en 1993; y hoy, cada uno, la diseñará no sacando del “tesoro de su Sabiduría”, como dice Santo Tomás de Dios, sino de sus apetitos. Es la época de la pornografía, la época en que Play Boy tiró la toalla y ya no va a tratar de competir más con internet, que un papel no tiene las posibilidades infinitas de las animaciones y las películas que se tienen a un pulso de distancia, en nuestra propia mano… Y es la época de las relaciones líquidas, en que los muchachos viven como escarabajos, de uno en otro, brincando, sin consideración alguna de vínculos estables, compromisos o responsabilidad. Relaciones líquidas exacerbadas por la propia pornografía, que genera fantasías sin control: no tenía idea santa Teresa de cuánto es la imaginación “la loca de la casa”.

Éste es el ámbito en que es un peligro, hermano, decir hoy: “eres linda”…

(más…)

Avara iglesia, que venda sus bienes, se acabará la pobreza

Misma cantaleta, desde los desgraciados lores que lanzaron el capitalismo inglés

Guzmán Blanco, el "Ilustre Americano" y, en cuanto tal, el Chávez del siglo XIX en Venezuela. Él "secularizó bienes", robó a la Iglesia

Guzmán Blanco, el “Ilustre Americano” y, en cuanto tal, el Chávez del siglo XIX en Venezuela. Él “secularizó bienes”, robó a la Iglesia

Un homeless, Francisco y los bienes de la Iglesia

“En una nueva entrevista [del pasado 27 de octubre], el Papa Francisco ha respondido a las preguntas de un sintecho (una persona sin hogar) para la revista holandesa Straatnieuws”. El hombre le preguntó al pontífice: “Su homónimo San Francisco eligió la pobreza radical y vendió también su evangeliario. En cuanto Papa y Obispo de Roma, ¿se siente alguna vez bajo presión por vender los tesoros de la Iglesia?” Y ésta fue su incompleta, aunque inesperada, respuesta: “Papa Francisco: Esta es una pregunta fácil. No son los tesoros de la Iglesia, sino que son los tesoros de la humanidad. Por ejemplo, si yo mañana digo que La Piedad de Miguel Ángel sea subastada no se podría hacer porque no es propiedad de la Iglesia. Está en una iglesia, pero es de la humanidad. Esto vale para todos los tesoros de la Iglesia. Pero hemos comenzado a vender los regalos y otras cosas que me dan. Y los beneficios de las ventas van a Mons. Krajewski, que es mi limosnero. Y después está la lotería. Estaban los carros que han sido todos vendidos o dados a través de una lotería y lo recaudado se ha usado para los pobres. Hay cosas que se pueden vender y estas se venden” (https://www.aciprensa.com/noticias/texto-completo-entrevista-al-papa-francisco-de-la-revista-callejera-holandesa-straatnieuws-77696/).

Los tesoros espirituales de la humanidad en cajas fuertes de millonarios no cristianos

“El Vaticano tiene que vender sus tesoros; sí, tiene que hacerlo, los pobres muriéndose de hambre y esos curas con esos lujos”… Imagínense el asunto, todo lo que hay en los museos vaticanos, todas las esculturas de la Basílica de San Pedro, todo, vendido a Bill Gates, a Jamie Dimon (judío presidente de JP Morgan Chase), a Spielberg, a Geffen (promotor de la marihuana y el rock and roll), a Aviv Nevo (ciudadano israelí, el mayor accionista de Goldman Sachs y de Time Warner), a Soros (el multimillonario de origen dudoso que quiebra bancos y promueve la inmoralidad y el desarraigo), a Sheldon Adelson (el de los casinos en Las Vegas y, principalmente, en China), a Bob Iger (presidente de Disney), a Jerome Kohlberg o Henry Kravis (monstruos de los leveraged buyouts de Wall Street desde los años 70), ninguno de los cuales es cristiano ni le interesa, todos los cuales, menos el primero (que sepamos) son judíos, supermillonarios-amos del universo, comprando, para sus colecciones privadas, para meter en sus casas y pavonearse, el David, la Piedad, el San Pedro, de Miguel Ángel, la Liberación de San Pedro, la Transfiguración, etc., de Rafael, y así sucesivamente. El gran tesoro de la humanidad, en manos de millonarios inescrupulosos, a los que les importa un pito el espíritu cristiano, la justicia, los pobres, el espíritu (en general), la humanidad, los prójimos, la altura cultural ni nada de nada, salvo Israel y sus bolsillos y su poder. Mientras, la Iglesia recauda un billón de dólares, para dar de comer a mil millones de pobres, a 10 dólares diarios, por 100 días…

El tesoro de la humanidad, lo es porque es el más importante acervo de belleza de la Tierra, para que el hombre apunte a lo divino, para que el hombre sepa dónde apuntar, cuando busca el sentido… Tesoro de Dios, porque es de la Iglesia y la Iglesia es de Dios y es Dios, su Cuerpo, es Cristo, porque no se distingue en nada de Él: “Al que es poderoso para hacer que copiosamente abundemos más de lo que pedimos o pensamos, en virtud del poder que actúa en nosotros, a Él sea la gloria en la Iglesia y en Cristo Jesús, en todas las generaciones, por los siglos de los siglos” (Efesios III,20-21): ésta es una versión de esa oración que concluye la plegaria eucarística desde el primer siglo: “per Ipsum”: la Iglesia es Cristo… Por eso, sus bienes son de Cristo, de Dios: en esos bienes, la humanidad comparte con Dios, de una manera muy singular, porque son bienes espirituales… Pero la Iglesia los debe vender. De nuevo, imaginen al tesoro de los tesoros del mundo dilapidado así, en manos de los más millonarios del planeta, de los asaltantes ésos llamados Oligarcas rusos, de la mafia y los abusadores, a jeques musulmanes y narcotraficantes, de los ingleses y gringos y alemanes y franceses que lanzaron las guerras del opio, que, así, lanzaron el narcotráfico mundial (que controlan todavía hoy), quedándose con esos tesoros de la Humanidad y de Dios… para que un puñado de pobres (si es que el dinero va, en verdad, a dar a la Iglesia, etc.) comiendo por tres meses, por cuatro meses, siendo los ejecutores de la operación los mismos que compraron las obras, que terminan pagándose y dándose el vuelto.

Marx, la ruptura luterana, el capitalismo inglés y la “secularización” de bienes eclesiásticos

“El Vaticano tiene que vender sus tesoros; sí, tiene que hacerlo, los pobres muriéndose de hambre y esos curas con esos lujos”. Imagínense… ¿Qué diría Karl Marx, el que inspiró a estos tipos? Hay dos hechos que deben saberse de este personaje. El primero es obvio: él odiaba a la religión. Desde que su papá se hizo cristiano para ganar más dinero, la odiaba. Pero, más tarde, la odiaba con motivos más “altos”, más diabólicos, odiaba a la religión porque odiaba a la realidad y a la humanidad y quería revolucionar el mundo, ponerlo de cabeza. Por eso, su “filosofía” no busca la verdad, busca la ira y la ortopraxis, esto es, lo que convenga a la acción revolucionaria, que, de paso, determinará lo que sea verdad: algo como las distinciones pastorales kasperianas: se separa doctrina, verdad, y práctica pastoral, porque eso conviene a la revolución, porque, más profundamente, el mundo católico no le aceptará pretender el cambio, de frente, de los dogmas que vienen del mismo Cristo y del Espíritu. Eso es lo primero que hay que saber de Marx, lo segundo es que él vivía pensando en cómo hacer para que el comunismo triunfara, sin importar las porquerías que perpetrara: que, como los socialdemócratas tienen la posibilidad de ascender al poder, se debían pegar de ellos, para luego darles la puñalada, etc. Esto tiene tremendas repercusiones en el modo de argumentar en sus dos obras más importantes: El Capital y El manifiesto comunista. En El Capital, el capitalismo es malo, porque es inmoral, antifamilia, producto del robo y robo el mismo; de hecho, aparte de en proponer su pretendida ciencia económica, en eso consiste esta obra, que justificaría una sociedad gobernada por sus principios. En el Manifiesto, Marx dice que no hay familia ni moral ni religión ni justicia ni cultura ni, siquiera, sociedades políticas, que todo es radicalmente economía y que el partido comunista debe gobernar la economía: es decir, debe gobernar totalitariamente al mundo entero, reduciendo todo a economía, lo más posible, a lo material. Así, en El Capital,  habla con mucha mayor apariencia de sensatez y, de hecho, ahí hace historia, de la de verdad y hace historia de una manera que contrarresta la historia oficial “inglesa” de Occidente, desde la rebelión luterana y más atrás, diseñada, entre otros, por David Hume (aunque con importantísimos antecedentes y con fuertes impulsos masónicos, whig, de todo tipo de modernismos, incluyendo del marxismo…).

(más…)

Papista soy, total, pero Francisco no

Kamehameha II abolió el tabú hawaiano, Francisco quiere abolir la Ley de Dios

Kamehameha II, abolió el tabú, cuando ya estaba vacío de sentido, de manera irreparable. Eso no puede pasar con la Fe verdadera

Kamehameha II, abolió el tabú, cuando ya estaba vacío de sentido, de manera irreparable. Eso no puede pasar con la Fe verdadera

Religión, polis y cultura: la caída de Hawa-íí y la tiranía mundial

Una sociedad política, en gran parte, nace de una religión; y nace para esa religión. No hay dudas, la sociedad viene al ser cuando el pueblo se conforma como un pueblo orgánico, cuando el LOGOS le insufla vida, cuando una cultura, una idea directriz, lo hacen avanzar, articularse, cuando una autoridad, representante del pueblo, en cuanto articulado por esa idea directriz, le da unidad y lo hace ser una unidad en forma para actuar en la historia. La idea directriz, lo que los griegos llamaban constitución, el LOGOS, la ley profunda existencial del pueblo, es teología. Todo pueblo en la historia se ha articulado alrededor de una convicción central: la sociedad es un orden, un orden privilegiado que, aunque no sea un preparado cósmico real, se concibe a sí mismo como tal, porque, en verdad, es algo muy valioso, un “Pueblo Elegido”, un hijo predilecto del orden del universo, su expresión sobresaliente (vid. Eric Voegelin, The New Science of Politics; y Orestes Brownson, The American Republic). Dentro de ese marco, la comprensión que el pueblo tiene de sí mismo, en cuanto “pueblo elegido” y orden cósmico, es una parte de su propio ser, es la idea que tiene de su destino existencial, eso es lo que Voegelin llama “teología civil”. Creía Voegelin que esta teología debía ir separada de la teología propiamente tal. Pero, aunque deso sea parcialmente verdad, las relaciones entre una y otra son complejas, porque el primer punto de comprensión del pueblo es religioso y la religión empapa cada aspecto de los pueblos. Tanto, que las crisis mundiales, como decía San Josemaría, son crisis de santos; en vulgar, en un lenguaje natural, las crisis de las sociedades son crisis de sus religiones. Lo único que puede amalgamar a un pueblo, lo único que vale más que el hombre, lo que hace que la vida mundana valga la pena, lo que enaltece a la justicia y la cooperación, lo que encalma a los apetitos y pacifica el furor es la relación, religación, a lo divino, a quien, además, debemos todo, incluso la existencia patria, por la que estamos dispuestos a dar la vida y la hacienda y todo lo demás.

Cuando entra en crisis ese espíritu, la sociedad entra en lo que Toynbee llamó etapas de colapso y desintegración. Se ha visto una y otra vez; y el Occidente actual es una muestra impresionante de ello. Es más, en cuanto sociedad cristiana o hija de la Iglesia, el Occidente es la sociedad más luminosa de la historia, sin dudas; en cuanto tal, su crisis es la peor, la más mortífera, amenazante para la humanidad que haya habido: la corrupción de lo mejor es la peor, dice Santo Tomás. Mas, si acaso alguien tenga dudas, por su desconocimiento de la historia o por haberla visto con prismas prestados de tiranos orwellianos, de los que, en palabras de Dawson, conocen el poder justificador de la historia y, por eso, adulteran el pasado, porque “quien controla el presente controla el pasado, quien controla el pasado controla el futuro”, si alguien no me creyera, hay un caso único en el que la caída de una sociedad se dio en cámara rápida, para que pudiéramos captar sus causas, sin lugar a dudas, al revés que en los deportes que nos ponen en la televisión para embrutecernos. Estamos hablando de Háwa-íí (así debe pronunciarse: jáva-íí, como dos palabras pegadas, con esa acentuación).

Hawaii era un universo en el medio del océano pacífico, a miles de kilómetros de cualquier otro pedazo de tierra. De ese modo, sus habitantes estaban convencidos de que el universo era ése, nada más. Su religión, politeísta, era, claro, la religión única y universal y, sin discusión, verdadera. Ella, como en toda otra sociedad sana, tenía todo un sistema de vida, impregnado de esa religión. ¿El nombre del sistema? El TABÚ-KAPÚ. El nombre, entre paréntesis, nos da una idea del asco que es la sociedad contemporánea, la del “cada quien tiene su verdad”, si eso es inmoralidad, cultura inglesa (liberal-capitalisto-materialista radical), comunismo y, en general, todo ateísmo y lo que éste conlleva… Para los hawaiianos, antes de la llegada de los europeos, todo acto de la vida tenía rituales, como en El Principito, tenía sentido, estaba preñado del infinito. Su sociedad era algo preñado de significado. Algo que, por supuesto, se añora por aquí, como se ve en la admiración por ridiculeces como, por ejemplo, las de Karate Kid II, Daniel-san en Japón…

La quema de los templos: el sueño de Franc

Pero Hawa-íí se encontró con la Europa “post-cristiana”, peor, con los ingleses, con los despreciadores ingleses, ésos para los que, con Hume, la moral era sentir como un Lord inglés… aún cuando éste esté matando de hambre a Irlanda (un millón en cuatro años de hambruna inducida, genocidio a cámara lenta: 1845-1849) a propósito o esté cortando dedos de muchachas hindúes en la India o contrabandeando opio para destruir el gobierno chino… Los ingleses llegaron, despreciaron y se salieron con la suya. Para una mentalidad como la hawaiana eso fue demasiado: el tabú cayó como castillo de barajas… Pero no todo fue pura gravedad, hay historia.

El penúltimo rey de Hawa-íí, antes de que llegaran los ingleses fue Kamehameha I, quien fue el que unificó todo el archipiélago y quien tuvo un heredero, claro, Lío-Lío, Kamehameha II; aunque también legó su corona a su segunda esposa, Ka’ahumanu, la quintaesencia de la feminista, cuenta su majestad David Kalakahua, último rey de Hawa-íí: “Kaahumanu, la esposa favorita de Kamehameha I […], era audaz, inescrupulosa y ambiciosa. Habiendo quedado como segunda en autoridad bajo el joven rey [Kamehameha II], estaba molesta por las restricciones que el tabú imponía a su sexo. Muchas de las comidas más sabrosas se le negaban por costumbre y, en su relación con extranjeros, los actos de cortesía eran enfriados y obstaculizados por molestas prohibiciones tabú. Para que se le permitiera comer y beber lo que quiera que sus apetitos desearan y para hacerlo en presencia de hombres, Kaahumanu estaba dispuesta a asestar golpes mortales a la raíz de un sistema religioso que había mantenido a sus ancestros en su lugar y en el poder, Aún cuando ella no tenía ningún conocimiento definido de la fe con que ella esperaba suplantarla”. Digamos que nuestra Margaret Sanger-Alexandra Kollontai-Judith Butler hawaiana le dio su empujón a la caída de su sociedad, desheredó a sus sucesores, a la desdichada Kaiulani, heredera frustrada del trono hawaiano, quien contempló la anexión de su país a los Estados Unidos y murió de amor. Kamehameha II, bajo los golpes de su madrastra y del natural descrédito de su religión falsa abolió el tabú. ¿El “natural descrédito”? Por supuesto, ellos esperaban que los dioses infligirían castigos, universalmente, a quien no se sometiera al kapú y, evidentemente, eso no sucede así en la realidad. Aquí aparece Francisco, si él supiera esta historia, él soñaría con Ka’ahumanu y con Kamehameha, soñaría alternativamente que es uno y otro o los dos, en esos juegos raros que juegan los sueños: “umm, dar golpes mortales a la Iglesia y reconocer que ella ha llegado a su final, al menos como entidad independiente, umm”…

(más…)