Kalós

Inicio » 2015 » octubre (Página 2)

Monthly Archives: octubre 2015

Anuncios

Sínodo, día 2, reporte: los obispos como instrumentos de la estafa

Todo va como lo ordenó Francisco, según el instrumentum laboris

Cabeza visible y portavoz para los angloparlantes de la "cofradía"

Cabeza visible y portavoz para los angloparlantes de la “cofradía”

El padre Tomás Rosica es una maravilla. Él hace de todo por mostrarnos las intenciones de la “cofradía” comunista, masona, homosexual y demás bellezas que está dirigiendo la Iglesia de Jesucristo en estos días. Que la está dirigiendo al abismo. Hace un poco menos de un año, demandó a un señor bloggero de su país, Canadá, por reportar su candor anti-católico. Se tuvo que echar para atrás, claro, su jefe directo, Francisco en persona (me imagino), lo mandó a retroceder: ¿cómo ponemos la cara de misericordiosos si estamos demandando a los que denuncian nuestras intenciones? Ustedes dirán que por qué digo que éste es subalterno directo, sin mediación; fácil, porque es el vocero para el mundo de habla inglesa todo. Casi na, mamá.

Bueno, ustedes saben, el sínodo es una encerrona en la que se agarró a un poco de obispos de todo el mundo, se los metió en un cuarto a que hablaran de cosas, comieran galleticas y estrecharan sus vínculos; mientras la cofradía prepara su ataque. La idea es decir que el ataque es un resultado del consenso de todos los obispos del mundo. Ellos no se reúnen todos juntos, sino a oír los discursos de los jefes de la cofradía, Francisco a la Cabeza, a diario, Baldisseri y demás. No votan, sino los puntos del instrumentum laboris, no hacen propuestas, todo está en el instrumentum laboris, no publican sus opiniones, no tienen sino tres minutos para hablar. La cofradía es la que habla por la prensa. No salen documentos que puedan protestar, como la relatio post disceptationem de la mitad del sínodo del año pasado. Así, uno sabe que el instrumentum laboris dice que la homosexualidad es buena, que el concubinato es lícito, que el matrimonio es apenas un ideal, que la contracepción es una opción válida, que toman las personas guiadas por el cura, que los métodos de reproducción artificial son neutros moralmente, que la educación sexual es deseable, que la moral es progresiva, que la ética de la situación es verdadera… Uno lo ve y entiende el reporte del segundo día de Rosica, todo según Zenit, agencia vaticana:

Según el portavoz vaticano: Debe desecharse el lenguaje divisor: ‘pecado’, ‘desorden’, ‘objetivamente malo’, ‘perverso’, son términos inaceptables; “hay que abrazar la realidad como es”, el lenguaje tiene que ser misericordioso, porque estamos en el año de la misericordia [es el año para cambiar la dureza de Dios, para enseñarle a ser misericordioso, como Francisco; y a ser así para siempre, para los milenios por venir, como Kasper dice que Dios tiene sentimientos, esto no debe ser ningún error teológico: la cofradía es la que sabe]. El lenguaje deber ser incluyente, no excluyente, particularmente con los HOMOSEXUALES, “no debemos tener miedo de nuevas situaciones complejas”. Todo esto lo dijo, acompañado de Federico Lombardi, el arzobispo italiano Claudio Celli, y  el cardenal Canadiense Paul-Andre Durocher, que, cuando le preguntaron sobre la relación entre la doctrina y las prácticas que estaban proponiendo, dijo que, si alguien quería aprender doctrina, debía acudir al Denzinger, pero que el sínodo trataba de decisiones, de pastoral, etc.

(más…)

Anuncios

La modernidad como desolación: su ataque la Iglesia del Corpus Christi

El Infinito se entrega y los modernos, dioses usurpadores, rechazan

Participando de su Cuerpo, nosotros, pobres mortales caídos, participamos de esta Gloria, en lo escondido, y estamos en camino de participar de ella, a plena luz del día, del Día que es Él mismo

Participando de su Cuerpo, nosotros, pobres mortales caídos, participamos de esta Gloria, en lo escondido, y estamos en camino de participar de ella, a plena luz del día, del Día que es Él mismo

Contenido:

I.- Occidente se subleva contra la realidad, repudia bienes sublimes

II.- Dios crea, es el fundamento trascendente del ser de las criaturas, todo es muy bueno

III.- Dios es alfa y Omega, sentido de la realidad toda

IV.- El hombre, cúspide de la creación sensible, se rebela

IV.A.- El pecado original, sus consecuencias funestas

IV.B.- Consecuencias del pecado: la “Felix culpa, que nos mereció tal redentor”, en la Promesa: Isaías, profeta y evangelista

IV.C.- Consecuencias del pecado: la “Felix culpa, que nos mereció tal redentor”, en el Nuevo Testamento

V.- La Redención es el sentido de todo, el cumplimiento del “designio [invencible] de Yahwéh”

VI.- La Redención es obra de Cristo y su Iglesia, que lo porta a Él, especialmente en la Eucaristía

VI.- La Eucaristía, Sacrificio redentor, lo que lleva al designio de Yahwéh a su pleno cumplimiento

VI’.- La Eucaristía es “nuestra Misa”

I.- Occidente se subleva contra la realidad, repudia bienes sublimes

En Occidente, se ha instalado una tradición muy amplia y muy arraigada de ataques incesantes a la Iglesia. No es Occidente la única sociedad que arremete al Cuerpo Místico de Cristo, pero sí es de donde se dirigen los ataques más fieros, inmisericordes, mucho más enconados que los que vienen de otras sociedades que no fueron formadas por la Iglesia. De esos ataques, muchos no pasan de calumnias sin sentido. Algunos tienen parte de verdad; otros, quizás, tengan base real. Pero lo interesante del caso es que, al lanzarse todas esas agresiones, constantes, es más, continuas, se deja de lado un aspecto capital de la cuestión: la infinidad de bienes que trae la Iglesia al mundo, el mayor de los cuales, por supuesto, es la Salvación que obró Jesús, el Hijo unigénito de Dios, por nosotros: al rechazar a la Iglesia, la mayor parte de las veces hoy, se rechaza a Dios mismo, y ésta ha venido a ser la más terrible de las consecuencias de la mal llamada reforma y la ruptura de la unidad de los cristianos, como lo vio tan claramente el Salvador: “para que sean perfectamente uno y el mundo conozca que Tú me enviaste y amaste a éstos como me amaste a mí” (Jn. XVII,23). Pero, al lado de la Salvación y como manando de ella, hay infinidad de otros bienes que el mundo rechaza, al rechazar a la Iglesia: la Tradición de doctrina, toda la sabiduría que pueda esperar el hombre y mucho más, sin errores y la promoción del saber, de la filosofía, de la teología, de las ciencias; la Tradición de oración y de piedad, manifestada también en el arte, las muchas formas del arte cristianos y de su realismo sublime, en todos los tipos de manifestación, incluidas, claro, la música, la literatura, las tablas, la arquitectura, la escultura, la expresión pictórica, con todas esas obras que elevan la humanidad hasta el Cielo mismo, sin necesidad de sofisticación individual del contemplador; los Sacramentos: principalmente la Eucaristía. Veamos éste “nada más”, como muestra paradigmática. Viendo este Sacramento, y el inmenso valor del mismo, será muy claro de qué se pierde el mundo.

El espíritu de rechazo a la Iglesia surgió en Occidente hace varios siglos, quizás en el Renacimiento, desde el siglo XIV con Juan de Huss y otros. Seguramente hay antecedentes de esta actitud, como lo muestra el emperador Federico II de Hohenstaufen, en la primera mitad del siglo XIII. Pero la plaga se esparció y se hizo convirtió en pandemia a partir de Lutero, Zuingilo, Calvino, Müntzer, los anabaptistas, Enrique VIII y los demás revolucionarios, mal llamados reformadores, del siglo XVI.

Al final de las guerras de religión en Francia, tuvo lugar un incidente que merece la consideración. En esas guerras se enfrentaban los calvinistas hugonotes contra los católicos (aunque también tuvo un papel importante el partido de los “políticos”, que puede ser un germen de la actitud de un siglo más tarde: la Ilustración). Del lado hugonote se encontraba Enrique, rey de Navarra, liderándolo. En 1.594, este señor era el primero en la línea de sucesión al trono de una Francia ya cansada de tanto odio fratricida, tanto dolor y tanta sangre. Francia estaba, pues, dispuesta a aceptar a Enrique; pero Francia era católica y lo aceptaba con la condición de que se tenía que convertir al Catolicismo, tenía que volver al redil de la Iglesia. En esa circunstancia, Enrique de Navarra pronunció aquella famosa frase, que lo llevó a la historia como uno de los hombres más cínicos que haya visto el mundo: “París bien vale una Misa”. Sin embargo, “Francia exigía de él no sólo una ‘conversión simulada’, sino una adecuación completa a la realidad religiosa y política de la nación. Sólo en esas condiciones París se entregó a su legítimo monarca (22 de marzo de 1.594)”. Luego, Enrique pacificó todo el territorio francés, aplacando la rebelión calvinista; con lo que mostró una actitud conforme con lo que exigía de él el pueblo católico (Vicens Vives, Historia General Moderna, Tomo I. Editorial Vicens Vives. Primera edición, sexta reimpresión. Barcelona, España, 1.999. pp. 216-219).

En realidad, Enrique de Navarra, mientras sostuvo su actitud cínica, estaba en un error que era diametralmente opuesto a la verdad. Es decir, hablando con precisión, París no vale sin una misa. Y es que toda la creación toma su sentido del acto central de la Eucaristía: la Consagración, cuando el pan y el vino se transustancian y pasan a ser realmente Cuerpo y Sangre de Cristo. A continuación, la prueba de que esto es así, tal como la podemos tomar de la Revelación. Requerirá de un rodeo largo, pero que vale la pena, según es de vital importancia la materia de la que se trata. Ese rodeo irá desde el sentido que puede asignarse a la creación, tomando en cuenta el “momento” de la creación misma; e irá desentrañando en ese sentido lo que él tenga que ver con la Redención; hasta hacer claro que es la Misa la que da sentido a los seres causados todos.

II.- Dios crea, es el fundamento trascendente del ser de las criaturas, todo es muy bueno

En artículos anteriores de este blog (https://eticacasanova.org/2013/07/31/acreedor-del-agradecimiento-de-dios-2/; https://eticacasanova.org/2013/07/18/aristoteles-y-santo-tomas-un-tumba-rancho-acaba-con-el-big-bang/; https://eticacasanova.org/2013/07/18/aristoteles-y-santo-tomas-un-tumba-rancho-acaba-con-el-big-bang-2/), se muestra que Dios es el Creador del mundo. Pero, más importante aún, es lo que se en este otro: https://eticacasanova.org/2013/07/19/aristoteles-y-santo-tomas-un-tumba-rancho-acaba-con-el-big-bang-3/: comparando la teología de Santo Tomás de Aquino con la filosofía de Aristóteles, se muestra que el Aquinate había llegado más lejos que el Estagirita, y, entre otras cosas, había mostrado que en la creación Dios producía el ser de las criaturas de la nada.

Mas hay que ir a las Sagradas Escrituras, en las que es claro que Dios, por su poder infinito, creó al universo, visible e invisible, de la nada. En los capítulos I y II del Génesis esto es diáfano. Ha de verse, pues, el sentido de los textos. Aunque sólo es necesario reproducir algunos pasajes del capítulo I, entre los que destaca el de la creación del hombre: “En el principio creó Dios el cielo y la tierra […]. Dijo Dios: ‘hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Que domine sobre los peces del mar, las aves del cielo, los ganados, sobre todos los animales salvajes y todos los reptiles que se mueven por la tierra’. Y creó Dios al hombre a su imagen, imagen de Dios los creó hombre y mujer los creó. Y los bendijo […]. Y vio Dios todo lo que había hecho; y he aquí que era muy bueno” (Gén. I,1.26-27.31).

Pero lo mismo es atestiguado en gran cantidad de pasajes, como Sb. XIII o Is. XLVIII,12-13: “Escúchame, Jacob, e Israel, a quien llamé: Yo soy el primero y el último. Mi mano fundó la tierra y mi diestra extendió los cielos. Cuando Yo los llamo se presentan a una”. En este pasaje de Isaías se muestra, además, la Providencia de Dios sobre su creación.

De ahí que todo, en cuanto es, sea bueno, verdadero y bello; pues es participación de la gloria divina. Pues, hizo “todas las cosas para llenarlas de sabiduría y amor” (Plegaria Eucarística número IV) y todo habla de la gloria de Dios. Así, como dice el Catecismo de la Iglesia Católica, n. 299: “nuestra inteligencia, participando en la luz del Entendimiento divino, puede entender lo que Dios nos dice por su creación (cfr. Sal. XIX,2-5), ciertamente no sin gran esfuerzo y espíritu de humildad y de respeto ante el Creador y su obra (cfr. Jb. XLII,3). Salida de la bondad divina, la creación participa en esa bondad (‘y vio Dios que era bueno […] muy bueno’: Gén. I,4.10.12.18.21.31). Porque la creación es querida por Dios como un don dirigido al hombre, como una herencia que le es destinada y confiada. La Iglesia ha debido, en repetidas ocasiones, defender la bondad de la creación, comprendida la del mundo material”.

III.- Dios es alfa y Omega, sentido de la realidad toda

La creación, pues, nos habla del Creador: “desde la creación del mundo, lo invisible de Dios, su eterno poder y divinidad, son conocidos mediante las obras” (Rm. I,20). Mas, la creación, que sólo es un reflejo pálido de esa gloria, no puede ser ella ni estar en ella lo que le dé sentido:

Pregunta a las criaturas

¡Oh, bosques y espesuras,

plantadas por la mano del Amado!

¡Oh, prado de verduras, de flores esmaltado,

decid si por vosotros ha pasado!

Respuesta de las criaturas

Mil gracias derramando,

 pasó por estos sotos con presura,

e, yéndolos mirando,

con su sola figura

vestidos los dejó de hermosura.

Esposa

¡Ay, quién podrá sanarme!

Acaba de entregarte ya de vero;

no quieras enviarme

de hoy ya más mensajero,

que no saben decirme lo que quiero.

Y todos cuantos vagan,

de ti mil gracias refiriendo,

y todos más me llagan,

y déjame muriendo

un no sé qué que quedan balbuciendo” (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual).

Es, entonces, sólo el Creador mismo, el sentido de la creación, como no podía ser de otro modo, pues Dios, al obrar, no puede tener otro fin que Sí mismo, a Quien ama necesariamente (Contra Gentiles, I, 72-96). Así lo atestigua incesantemente la Escritura: “Yo soy el alfa y la omega, dice el Señor Dios; el que es, el que era, el que va a venir, el Todopoderoso” (Ap. I,8, cfr. XXI,6 y XXII,13). “Así dice el Señor, Rey de Israel, y su Redentor, el Señor de los ejércitos: ‘Yo soy el primero y el último, fuera de mí no hay Dios’” (Is. XLIV,6; vid. también, por ejemplo, XLI,4 y XLVIII,12-13, transcrito arriba).

IV.- El hombre, cúspide de la creación sensible, se rebela

Las cosas creadas, pues, son buenas; pero, si se considera al universo y a éste con el hombre, la creación es muy buena. Sólo el hombre, imagen y semejanza de Dios, puede realizar el sentido de la obra creadora; y por él las demás criaturas: “llenos de alegría, y por nuestra voz las demás criaturas, aclamemos su nombre cantando” (Plegaria Eucarística número IV).

(más…)

La internacional comunista-papista en los Estados Unidos de la URSS

Francisco, el papa comunista del sexo libre, ooooh yeah, baby

La imagen del pontificado: Francisco y Evo con lo que los une: la hoz y el martillo; en pleno disfrute fraternal, revolucionario

La imagen del pontificado: Francisco y Evo con lo que los une: la hoz y el martillo; en pleno disfrute fraternal, revolucionario

Es una propuesta de Sánchez Sorondo y Vattimo. Compadre, hermanita, léalo completo, puede ser lo que cambie su vida

Contenido

I.- Prólogo, parece masón, pero mi mamá no entiende, ¿qué hacer?

1) ¿Cura masón?

2) El tremendo dolor del corazón y la necesidad de hablar

3) La propuesta de Vattimo y el ascenso del gobierno masónico

II.- Los polos franc-ciscónicos: de las “periferias” a los potentados que gobernarán la tierra: hasta la unificación del gobierno y la religión mundial

III.- Francisco y el máximo ícono de la revolución iberoamericana: Cuba, los Estados Unidos de la URSS y la revolución continental y planetaria

IV.- La nueva internacional comunista-papista de la religión mundial y el Nuevo Totalitarismo Planetario, el sueño de Vattimo

V.- La revolución en la Iglesia, la compañía del mal

 

I.- Prólogo, parece masón, pero mi mamá no entiende, ¿qué hacer?

1) ¿Cura masón?

No debería, porque no se puede ser católico y masón… PEEEEROOO…

Estamos en presencia de algo completamente singular, un Vicario de Cristo, un hombre que ejerce el oficio supremo de confirmar al mundo, en especial, a los cristianos, en la Fe, en la revelación plena de Sí mismo realizada por Dios en su Hijo, y que, sin embargo, se lanza este ataque nada velado a la Fe, ante un grupo de fieles, a los que querría descarrilar y expulsar de la Barca de Pedro: “Jesucristo, Mahoma, Jehová, Alá [pues] estos son todos los nombres utilizados para describir un ente que claramente es el mismo en todo el mundo [en todo el MUNDO, OJO]”, así les dijo Francisco (alocución ante fieles y dirigentes católicos, del miércoles 3 de junio de 2015, cfr. http://www.cbn.com/mundocristiano/elmundo/2015/June/Papa-Francisco-dice-que-el-Coran-es-lo-mismo-que-la-Biblia/, citada por Antonio Caponeto, en Apártate de mí, satanás, http://www.adelantelafe.com/apartate-de-mi-satanas/#_ftn11). Parece un ataque de ésos diseñados por los enemigos feroces de Dios. Si dijera ‘Dios no existe’, lo descartarían; dice eso y deja atónitos y perplejos a sus oyentes y al mundo entero que se entera por la prensa del dislate. Pero, lamentablemente, ésa es sólo una ocurrencia más del actual papa. “Ni el mismo Sacramento de la Eucaristía lo detiene en su temeridad de hablar ‘lo que le viene a la mente’, sin medir las consecuencias de cuanto dice. Nos lo hacía notar uno de nuestros entrañables maestros mientras redactábamos estas líneas. En el Ángelus de domingo 7 de junio de 2015, Festividad de Corpus Christi, sostuvo Francisco que ‘con este gesto [el de tomar el pan y decir ‘esto es mi cuerpo’] Cristo le asigna al pan una función que no es más la de un simple alimento físico sino la de hacer presente su Persona en medio de la comunidad de los creyentes’” (Caponeto, ibíd.). No hay transustanciación, hay un cambio de función, meramente: eso es una pulverización de la Fe, sostenida por la Iglesia desde los cuatro evangelios, la Primera Carta a los Corintios (11,22), la Didaché, San Ignacio de Antioquía, San Justino Mártir, San Ireneo… Se trata del papa del “Dios que no es católico”; para el cual la conciencia individual, en cuanto subjetiva, es el juez de la moral, como dijo en su famosa entrevista a Scalfari. Un papa con expresiones masónicas: “Si la educación de un chico se la dan los católicos, los protestantes, los ortodoxos o los judíos, a mí no me interesa. A mí me interesa que lo eduquen y que le quiten el hambre. En eso tenemos que ponernos de acuerdo” (Entrevista a Global News, 29-07-2013, en http://statveritasblog.blogspot.com/2013/08/francisco-si-la-educacion-de-un-chico.html). Un papa que tiene expresiones masónicas, recalco, de este tenor: el 22 de mayo de 2013, dio una homilía en la que aseguró que no había que ser católico, que Cristo había muerto por todos, hasta por los ateos, que lo único que importaba era hacer el bien, que ése era el verdadero carnet de identidad de los creados por Dios, de los que conservan su imagen y semejanza, no importa que la semejanza se haya perdido por el pecado original, es decir, esto es el papa masónico (https://www.aciprensa.com/noticias/hacer-el-bien-a-todos-es-un-deber-y-un-bello-camino-a-la-paz-dice-francisco-44232/). Es el papa-Bultmann, el papa de la “desmitificación” del Evangelio y la Fe toda, el papa que dice, ante C aritas Internationalis: “Respecto a los panes y los peces quisiera agregar un matiz: no se multiplicaron, no, no es verdad. Simplemente los panes no se acabaron. Como no se acabó la harina y el aceite de la viuda. No se acabaron. Cuando uno dice multiplicar puede confundirse y creer que hace magia, no. No, no, simplemente es tal la grandeza de Dios y del amor que puso en nuestros corazones, que si queremos, lo que tenemos no se acaba. Mucha confianza en esto”, con razón no cree en la Eucaristía, esta multiplicación real que Él niega es lo que escogió el Señor en san Juan VI para significar la Eucaristía que Él es el Pan de Vida; y no lo dijo sólo ahí, lo ha dicho, que yo sepa, 3 veces, la última en la Misa, en Santa Cruz, Bolivia (http://es.radiovaticana.va/storico/2013/05/16/hoy_d%C3%ADa_est%C3%A1_en_peligro_el_hombre,_la_persona_humana,_la_carne_de/spa-692879; http://denzingerbergoglio.com/no-es-verdad-que-jesus-multiplico-los-panes-y-los-peces-simplemente-los-panes-no-se-acabaron-y-lo-mismo-podemos-hacer-nosotros-basta-que-lo-queramos/). El papa que lideró la ofensiva que terminó en la relatio post disceptationem del sínodo extraordinario del año pasado, en la que se decía que la inclinación homosexual, per se, es un aporte para la Iglesia, al documento preparatorio para el de este año, que dice que el matrimonio sacramental es un ideal sólo accesible a algunos, que el concubinato es deseable, que el concubinato entre homosexuales es grandioso, que es aceptable la contracepción, que la educación sexual es deseable, que los métodos de reproducción artificial existen y no le merecen calificaciones morales, que volvió a incluir párrafos sobre cosas que ya se habían descartado en la relatione final del sínodo del año pasado, que peca contra la Fe al ponerla voluntariamente en duda, etc. (http://voiceofthefamily.info/wordpress/wp-content/uploads/2015/08/Analysis-of-the-Instrumentum-Laboris-of-the-Ordinary-Synod1.pdf, Chastity is Impossible: The Kernel of the Kasperite Position y “Inaceptable”. El documento base del sínodo “compromete la verdad”, entre numerosos artículos que podrían citarse [el más completo es el primero]). Un papa que lideró una política para manipular descaradamente un sínodo de los obispos, para aprobar todas estas aberraciones dentro de la Iglesia, con toda clase de trapisondas, incluido el robo de correspondencia, la prohibición de informar sobre las posiciones actuales de los padres sinodales, la petición de información respecto de expertos en materia familiar a instituciones católicas ortodoxas, para excluir a los defensores mundiales de la familia, la publicación de reportes prefabricados que desfiguraban las discusiones verdaderas dentro del aula sinodal y un largo etcétera (https://www.lifesitenews.com/opinion/the-rigging-of-a-synod-the-betrayal-of-our-families). Claro, es el papa que llamó a la divorciada y vuelta a casar aquella y le dijo que podía comulgar, que si el cura se lo negaba, que se fuera a otra parroquia (http://www.elmundo.es/america/2014/04/23/5357a0c3ca4741000b8b4575.html); el que le dijo a un amigo suyo, según alega éste, Oscar Crespo, que su meta era acabar con el Celibato apostólico obligatorio en Occidente, que, como ha dicho tantas veces, el mismo no es doctrina, pero sí “arcaico” (http://www.dailymail.co.uk/news/article-2972258/Pope-wants-scrap-centuries-old-ban-priests-marrying-told-divorced-woman-living-sin-receive-Holy-Communion-claims-confidante.html). La lista de desafueros es infinita, podríamos seguir y seguir, el documento llamado Laudato si, llamado ‘encíclica’, está lleno de desastres, de panteísmo y gnosticismo, de evolucionismo y pseudociencia, de una rehabilitación insólita de Teilhard de Chardin, de su evolucionismo y su panteísmo y de visiones fuertemente heterodoxas sobre la persona de Cristo, su misión, su Resurrección, dice, de hecho que todo el universo anda en una evolución constante, “abierta”, y que la plenitud de ese proceso se alcanza en la Resurrección de Cristo: Él alcanzaría una plenitud, al resucitar, no es que Él es Dios ni nada, Él alcanza la plenitud de Dios y, al hacerlo, su Resurrección se hace el eje de la evolución cósmico-divina (cfr. Ls, nn. 76-83 y Francisco, el papa new age). Por eso, el hombre no se puede creer dueño absoluto, déspota, de las cosas: ellas son también parte de ese universo dentro del cual se halla Dios, que evoluciona dentro de su trascendencia (ibíd.)… En los números 222 y ss. de la Evangelii Gaudium, se engancha, como en la entrevista con Spadaro, en, al menos, un modo de hablar heideggeriano, cuando Heidegger es un gran símbolo del nihilismo contemporáneo (para un texto de primera mano corto y más o menos sencillo, véase la Carta sobre el humanismo, de este autor)… Esto podría seguir al infinito, como cuando dijo, el 9 de octubre del año pasado, en pleno sínodo de los obispos, “Dios no existe: ¡no se escandalicen! ¡Dios así no existe! Existe el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo: son personas, no son una idea en el aire… ¡Este Dios spray no existe! ¡Existen las personas! Jesús es el compañero de camino que nos da lo que le pedimos; el Padre que nos cuida y nos ama; y el Espíritu Santo que es el don, es ese plus que da el Padre, lo que nuestra conciencia no osa esperar” (http://www.religionenlibertad.com/no-existe-un-diosspray-sino-un-diospersonas-el-padre-el-hijo-38083.htm). Estamos ante un papa al que le encanta decir que la peor tentación, “frente a la que debemos estar en guardia, es el reduccionismo simplista que ve sólo bien y mal; o, si prefieres, a los rectos y los pecadores”, dando patentes de corso a los enemigos de la Iglesia, como lo hizo en el congreso de los Estados Unidos (https://www.lifesitenews.com/news/maybe-the-pope-will-convince-republicans-to-fund-planned-parenthood-obama). Un papa que le pide a la facultad de Teología de la Universidad de la que él fue gran canciller, que haga teología “con olor a oveja”, a la manera de Trofim Lysenko o de Chávez (“ciencia que suba cerro”: Francisco y su chavista visión del conocer); un papa para el que el conocer, “las ideas”, son un gran pecado, uno de los más perseguidos por él, “la ideología”, violentando a la religión del Logos, idea, Palabra de Dios, Razón creadora, como dijo Benedicto en su famoso discurso en la explanada de Ratisbona. Un papa que, nada más haber aceptado su elección, rechazó usar la muceta, símbolo de la soberanía papal, con un desplante de maleducado al ceremoniero pontificio, monseñor Guido Marini, diciéndole “aquí se acabaron los carnavales” (http://blog.messainlatino.it/2013/03/maleducazione-al-soglio-di-pietro.html, http://opportuneimportune.blogspot.com.ar/2013/03/sono-finite-le-carnevalate.html, gracias a Flavio Infante, del blog in-exspectatione.blogspot.com, por las referencias)… Un papa ¡¡¡¿masón?!!! Qué tremenda constatación… ¿Constatación? Si, no que él sea masón, sino que habla, se mueve, huele, se ve, se oye… como masón… Y, sis se ve, parece, sabe y huele como… tal cosa… ¿será… tal cosa?

Voy a barajar de nuevo, más lento… Este papa es comunista…

2) El tremendo dolor del corazón y la necesidad de hablar

Yo fui criado por mi papá y mi mamá. Mis padres me criaron y yo vivo para ser católico. Me parecen desafueros los de esa buena gente que rechaza el Concilio Vaticano II, que aceptan, dicen, el Papado y los últimos 6 pontificados… pero a beneficio de inventario, aquí, en mi blog, yo he escrito unos 5 artículos tratando de razonar con los llamados “tradicionalistas” (para empezar, éste: A mis amigos tradicionalistas (I)). Yo soy católico, leo a los padres de la iglesia, soy fuertemente tomista, sostengo el Papado y la Tradición infalible de la Iglesia, la indisolubilidad del matrimonio, la Presencia real de Cristo en la Eucaristía… LA BONDAD DE LA INQUISICIÓN: yo me dedico, en buena parte a deshacer las nefandas mentiras de la leyenda negra: que Colón le enseñó al mundo que la Tierra era esférica, que la revolución científica, que el oscurantismo, etc. (Progreso Vs. Cristianismo, la gran batalla). Aquí también tengo muchos artículos, como muchos otros de defensa de la metafísica, de ataque a la revolución sexual, con todas sus porquerías, de contracepción, aborto, destrucción de la familia, etc. Yo soy creacionista y he escrito sobre eso y creo a pie juntillas en la Biblia, aunque trato de mostrar la estupidez del fundamentalismo biblista (protestante), que no ve que tiene que haber una autoridad divinamente inspirada que determine cuáles sean sus libros y todo un entramado metafísico para entenderla adecuadamente (Kim Davis y el fundamentalismo biblista, La mentira luterana y la Biblia), etc…. Pero yo también peleo con los de la nueva hermenéutica, la crítica, que pretende secuestrar el entendimiento de la Biblia, sólo para expertos, que superan a los padres y que, en gran medida, están ligados es la teología protestante liberal, desde Schleiermacher. Yo combato el nihilismo, el cientificismo, el positivismo, el inmanentismo, el historicismo, el relativismo, en todas sus formas, incluyendo el cultural, el pragmatismo, el trascendentalismo, el economicismo, el liberalismo, el comunismo, el materialismo, la ética situacional, el consecuencialismo (mi tesis de maestría en filosofía la hice para exponer y analizar críticamente al famoso consecuencialista Neil MacCormick), el sociologismo, la teología de la liberación y pare de contar (Se puede juzgar a las culturas, Modernos ¿Presocráticos? Ojalá, no estaríamos al borde del abismo). Yo soy católico… Pero yo puedo reconocer a un comunista cuando lo veo, lo mismo que a un masón: son tantos hoy por hoy que se dicen “teólogos católicos” y lo que son es unos comunistas o masones o las dos cosas. El más conocido es el ateo, racista-xenófobo, Kasper, con sus hipótesis blasfemas de la misericordia de dios (de uno con minúscula, no el verdadero), de un dios capaz de sentir: so much for the German superiority… Yo puedo reconocer en la lista de desafueros de la sección anterior a un masón… ese masón es el papa… el papa que puso a Kasper, conocido enemigo del matrimonio y la familia, a ser la voz cantante en un ataque sin cuartel contra estas instituciones humanas y cristianas, fundamentos de la vida del hombre, comenzando en el consistorio de los cardenales del febrero del año pasado, a ese ataque Francisco lo llamó “teología serena”, “teología de rodillas”…

Yo le comento a mi mamá, la que me crío católico, a mi viejita, que ya cumplió 76 años… La pobre no entiende, no puede creerlo: ¡¡¡es el Papa, ese hombre tan humilde!!! “Eso es calumnia de los enemigos, yo no entiendo, ¿cómo dices tú eso?” Con el corazón desbaratado, tengo que echarme para atrás: “no, mamá, es el Papa, es verdad, eso es una catajarra de calumnias, la Iglesia tiene muchos enemigos… parece que algunos cardenales se pasaron pal otro equipo, ¿verdad?”. ¿Qué hago, qué hago con mi mamá, mi papá, mis amigos que me han pedido que no les hable del sínodo, que no quieren saber del Cristo-ente-que-es-el-mismo-en-todo-el-mundo, que no quieren saber de cruces de hoces y martillos, de aquelarres chavistas en el Vaticano, de transexuales invitados al Vaticano con todos los gastos pagos, de confraternizaciones con curas-abogados de la causa de los invertidos, con conciertos de Punks odia-Cristo en el Vaticano, conciertos de navidad, quiero decir? ¿Qué hago con todo esto, me lo callo?

Me entran miles y miles de dudas… Peeeeeerooo… hago como esas foticos de la Rana René, que ponen tanto en Facebook: “a veces me entran dudas sobre proclamar la verdad, pero luego me acuerdo que la meta de esta gente es acabar con la Iglesia y se me pasa  // pero me acuerdo que el asunto es destruir a la familia y se me pasa // pero me acuerdo que la cosa es meter mujeres sacerdotes en la Iglesia de Jesucristo y se me pasa // que de lo que se trata es de defender el honor de Cristo y se me pasa  //  que lo que quieren es que la Iglesia termine casando a los sodomitas y se me pasa  // que de lo que se trata es de encumbrar a la teología de la liberación y el comunismo y se me pasa  //  que de lo que se trata es de avanzar la religión mundial y se me pasa  // que de lo que se trata es de apoyar al Nuevo Orden Mundial, a la tiranía mundial totalitaria y se me pasa” y así sucesivamente… La única conclusión posible es la lucha; y, en materia práctica, la conclusión del razonamiento es la decisión. Así, lo que queda es hacer como Santa Teresa: asumir una determinada determinación; como las de San Pablo o Santa Catalina: enfrentar al Papa… En este caso, desenmascarar su identidad y sus intenciones comunistas; no desafiar su autoridad, sino sus intenciones de llevar a la Iglesia al abismo…

(más…)