Kalós

Inicio » Actualidad » “Donde esté el cadáver, allí se reunirán los buitres”

“Donde esté el cadáver, allí se reunirán los buitres”

Los buitres sacaron la cabeza, en el próximo cónclave, no la podrán esconder

Los buitres de Daneels-Kasper-Martini, de San Gallo, sacaron la cabeza, como con las intelligentsias traicioneras, ya no tendrán dónde esconderlas [esta imagen la tomé de googloe images, por casualidad, decía que era del blog in-exspectationes.blogspot.com, de Flavio Infante]

Los buitres de Daneels-Kasper-Martini, de San Gallo, sacaron la cabeza, como con las intelligentsias traicioneras, ya no tendrán dónde esconderlas [esta imagen la tomé de googloe images, por casualidad, decía que era del blog in-exspectationes.blogspot.com, de Flavio Infante]

“Hoy no es que haya contestación o, incluso, debilidad de la autoridad ante los desafueros. Hoy la autoridad se ha corrompido. Hoy, el obispo de Roma no se llama Papa, dice que él no es la cabeza de la Iglesia, pero impone su visión de la disgregación del Cuerpo Místico, como si fuese cadáver, del que el Espíritu hizo defección, al que le cortaron la Cabeza, que es la Vida” (El obispo de Roma tiene un ministerio para homosexuales en su diócesis). El texto citado es mío, lo confieso, es un grito de dolor lanzado en estos días. Pero es un dolor en la esperanza. Cuando se muere una persona santa o un gran amigo o un familiar, una persona de Fe llora, se duele profundamente. No es que no tenga esperanza, es que el ser querido se fue, se fue “muy lejos”, se fue a un sitio con el que, mientras dure la vida en esta Tierra, no podrá comunicarse de manera natural. ¿Qué se hace ante el mal? Dolerse, es la respuesta virtuosa, porque amar al bien es virtuoso y el mal es una separación respecto de él. El fin del dolor sería el fin del amor y eso no es una opción. La respuesta ante el dolor, entonces, es la virtud, la Fe y la Esperanza, como en el Libro de la Sabiduría: “El justo, aunque tenga un fin prematuro, gozará del reposo. La vejez honorable no consiste en vivir mucho tiempo ni se mide por el número de años: los cabellos blancos del hombre son la prudencia, y la edad madura, una vida intachable” (IV,7-9). Uno se alegra por la vida buena del amigo, por la Misericordia de Dios que nos salva, por el premio, propter retributionem; pero se duele por la partida: ¡¡¡Jesús se estremeció y lloró por la muerte de Lázaro!!!; ¡y eso que, desde que le avisaron de la enfermedad, Él obró para dejar que todo sucediera como sucedió, ¡¡¡para que se manifestara en Él la Misericordia, el Plan salvador, su señorío sobre la vida!!!! Entonces, la Iglesia triunfará, pero el dolor es bravo. La Iglesia quiere suicidarse, su representante, el Vicario de Cristo, quiere matar a la Iglesia… Qué gran mal, qué gran dolor…

***

En el discurso del sábado en la celebración de los 50 años del sínodo, todo quedó claro (http://www.aica.org/20289-el-papa-francisco-presidio-0-aniversario-del-sinodo.html). Ya estamos de lleno en los planes, no de Dios, no en los que se cumplen mediante la Cruz de Jesús (Isaías LIII,11), sino de la tiranía mundial totalitario-diabólica… La Iglesia, según él, ya es una muerta, ya él la mató. Ahora queda que el cadáver se disgregue, que se haga polvo y que sea comido por los gusanos. Ya se han reunido los buitres. Están todos en Roma, quieren comer carroña: unos con sotana, otros con micrófonos, otros con chequeras, otros con armas de destrucción masiva, muchos con boinas rojas… La profecía está por cumplirse…

***

Ya la Iglesia no tendrá su principio de Unidad, su Servicio Primacial de Unidad de Fe y disciplina, ya el ministerio Petrino, el de confirmar a los hermanos en la Fe (Lucas XXII,31-33), el ministerio de la unidad ha sido disuelto. Ha abdicado quien lo ejerce actualmente; no ha abdicado del cargo, como Benedicto, sino del oficio mismo, de sus prerrogativas, las que lo constituyen. Las partes que queden, para colmo, lucharán unas contra otras, se rechazarán, irán por caminos distintos… Ahora, a según, los fieles, mediante encuestas no controladas por nadie, de resultados altamente dudosos, es decir, estrictamente sin ninguna base, o sea, no-encuestas, no-consultas, presentadas por conferencias de apóstatas coberos como el sensus fidelium, sobrepasan la autoridad papal. Peor, el sínodo de obispos sobrepasa la autoridad papal. Bueno, el “sínodo de los obispos”, una reunión de obispos metidos en varios salones, todos separados los unos de los otros, que no pueden saber unos lo que piensan otros (o reunidos en condiciones en que eso sea máximamente difícil), sin poder publicar lo que piensan, son usados para decir que ellos son cómplices del suicidio de la Iglesia.

Mientras tanto, un grupo de tres decenas de invitados y portavoces papales dan ruedas de prensa, diciendo que la Iglesia está lista para suicidarse, para disgregar en polvo cósmico, partículas sub-atómicas, sub-protónicas, quarks, sus partes, para que los restos mórbidos y morbosos se dediquen a promover, con la fuerza de la historia y la adhesión borrega de los que asienten a todo sin cuestión alguna, la inmoralidad sexual más descarada, hasta la última perversión, y para el ultraje a Cristo, a su Sacrificio, a su relación de Viudo de este cadáver, a su Sacerdocio. Les presentan a los obispos un instrumento de trabajo, instrumentum laboris, lleno de aberraciones, con claras sugerencias ateas (¿Destruir a la Iglesia por la modernidad? El sínodo contra la familia de Francisco) y asesinas, aparte de sexualmente desviadas (la conexión entre asesinato y sexo desviado ya es ineludible, lo es desde Sade, pero el asesinato de la Iglesia la convierte en una evidencia más grande que la Vía Láctea); lleno de aberraciones que ya habían sido descartadas pero que fueron vueltas a incluir por orden del Vicario del Esposo de la asesinada, con otras iguales o peores… Y los grupos pequeños presentarán para la consideración de los relatores finales elegidos por orden de ese mismo Vicario, apenas, sus documentos de observaciones vagas, que ya han dejado por fuera puntos centrales de la vida de la que se pretende asesinar, porque los directores de esos grupos forman parte del grupo de los asesinos designados por el Vicario (https://www.lifesitenews.com/opinion/superficial-synod-reports-give-green-light-to-attacks-on-life-and-family). Dice él: “los obispos gobernarán la Iglesia… a la manera como mis amigos y yo logremos manipularlos… hasta asesinarla, poniéndolos de cómplices”…

Entonces, viene la estocada final: la Iglesia es una pirámide invertida, con el vértice, el papa, como servidor de todos, abajo, pero como última instancia. Él, actuando sin manipulaciones, como master puppeteer, como titiritero, lanzará la estocada. Ése fue su discurso del sábado: la Iglesia, para poder aprobar las aberraciones sin que gente fastidiosa como los obispos africanos ésos, negros mojinos, dice el misericordioso de Kasper, estén fregando, la Iglesia se va a dividir, el Papa la va a dividir, porque, como hemos sido informado por sus voceros, aunque en África no acepten la homosexualidad, sino sólo la poligamia, en Europa y América, Australia y Nueva Zelanda, sí se acepta: “si estamos a las puertas del transhumanismo, por Dios, el progreso [masónico] total”. Entonces, ergo, por consiguiente, por tanto, aunque neguemos ya el principio de no contradicción, aunque neguemos la continuidad del theoréin a la praxis, del conocer al bien al intentar realizarlo, debemos concluir que la Iglesia se debe disgregar, el cadáver debe hacerse polvo, que para eso es, si no hay Resurrección… Esto no es una afirmación doctrinal, es uno de esos puntos de ortopraxis marxista, que gobierna sobre la teoría: es verdad lo que convenga a la revolución… pero es una verdad muy sabida y averiguada, especular, NO HAY DIOS, ni católico (Franc) ni trascendente (Walty K), no hay resurrección ni juicio ni nada… Lo que sí hay es el poliedro franc-is-cónico, en el que la Iglesia se disgrega y el resto del mundo, hasta los comunistas, vienen a formar parte de ella… ¡¡¡Y qué viva la Pepa, joder, que ya podemos aspirar a los premios de la tiranía mundial!!! “¿al nobel, you mean?” “Exactly, sir, que lo que está que arde es en hebreo, quiero decir, en inglés”.

***

PROFECÍAS CUMPLIDAS

¿Nadie lo ha notado? Nuestra Señora, en Akita, Japón, le dijo a la madre Inés que venía tremendo castigo para el mundo, que Dios estaba asqueado de los pecados. Dijo, sin embargo, que los peores castigos venían para la Iglesia: “obispo contra obispo, cardenal contra cardenal”, los que la honren de verdad serán expulsados… 150 años antes, la beata Ana Catalina Emmerich vio a satán en Moscú, en el “edificio con las agujas en el techo”, el Kremlin, dispuesto a lanzarse sobre el mundo. Es lo que dijo la Virgen misma en Fátima, “los errores de Rusia”. La beata Ana Catalina lo vio claro, “la secta”, los masones, infiltrando a la Iglesia, para destruirla, la Iglesia de Roma autodestruyéndose, un papa ayudado en eso por tantos otros señores en sotana… y tal (añadamos). Nuestra Señora en La Sallete: Roma perdiendo su Fe. Nuestra Señora del Buen éxito, Quito, siglo XVII, los masones llevando esto a cabo. Y, sin embargo, Ana Catalina vio más allá, la restauración de la Iglesia, las ruinas de San Pedro en plenos trabajos de reparación, a pesar de muchas adversidades. Es algo de espanto, el sagrado Corazón se lo dijo a Santa Margarita María: estamos en los últimos siglos de su misericordia. Pío X lo vio: el anticristo debía estar por llegar; Pío XII: el abismo aterrador en cuyo borde está parada la humanidad toda; Juan Pablo II: la confrontación final de Cristo y su Iglesia contra el anticristo y la anti-iglesia. Ana Catalina, hacia 1940, Satanás sería desatado por 100 años; es la visión de León XIII, que la tuvo por adelantado, para que la Iglesia se preparara; como no lo hizo, por eso, precisamente, está siendo castigada… Es el cadáver, estamos viendo a los buitres reunidos en su derredor (Mateo XXIV,28)…

PERO VIENE LA RESTAURACIÓN. NUNCA HABÍA HABIDO UNA OPORTUNIDAD TAN BUENA, ES UNA ÉPOCA DE ORO… UNA ÉPOCA PROPICIA… PROPICIA PARA EL MARTIRIO, EN UN MUNDO QUE NO SE CONVERTIRÁ DE OTRA MANERA…

Los 100 años de Ana Catalina y León XIII se acortarán, porque, “si no se acortasen aquellos días, nadie se salvaría; mas por amor de los elegidos se acortarán los días aquellos” (Mateo XXIV,22). El maligno, el enemigo, satán, está hoy desatado, con toda la furia, porque sabe que “tiene muy poco tiempo” (Apocalipsis, XII,12), el tiempo de la apostasía está aquí; y, con él, el de “el hombre de la anomía”, hijo de la perdición, “que se opone y se alza contra todo lo que se dice Dios o es adorado, hasta sentarse en el templo de Dios y proclamarse Dios a sí mismo […], porque el misterio de iniquidad está ya en acción; sólo falta que el que le retiene sea apartado” (2 Tesalonicenses II,3-8). Es ése que vio Pío X, cuyos pasos él ya creía poder oír, hace 110 años. Esta época es la de la Gran Tribulación como no ha habido ni habrá (Mateo XXIV,21), de las drogas, de los 50 millones de madres matando a sus hijos al año, de los más de 1500 millones de personas sometidos a regímenes totalitarios, de las matanzas de Irak, Siria, Yemen, a manos de títeres de la tiranía mundial, como confesó John McCain [qué nombre, ¿no?, “hijo de Caín”], la era de las guerras mundiales, de las bombas atómicas, del “matrimonio” homosexual, de la destrucción de la familia, del transhumanismo, del new age, del rock, del pop, del reggaetón, de la fecundación in vitro y la congelación de embriones y la experimentación con humanos; la época del Holodomor ucraniano y de las hambrunas de Irlanda, del genocidio de Uganda, del de Idi Amín, así como el de Ruanda, los de Myanmar, el de Timor Oriental, de Boko Haran y Nigeria, de Al-Shabaab y Kenia, de Sudán, y todos los demás, de genocidios bestiales. Época de guerras y rumores de guerras; de terremotos, huracanes, maremotos y todas las desgracias, unidas a hambrunas que cubren toda la Tierra (Mateo XXIV). Es la época en que la abominación de la desolación, la masonería y el comunismo, el antropoteísmo y la homosexualidad y el satanismo han entrado en el Templo del Señor, en el Corazón mismo de la Nueva Jerusalén, cuando el Papa tiene ministerios para homosexuales en la diócesis de Roma. Es la época de la gran tribulación, pero es época en que la gente vive como si nada, como en la época de Noé, la gente, con el horror de McCain diciendo que Estados Unidos era el que estaba dirigiendo el desastre de decenas de millones de personas en Siria, la tal “crisis de los refugiados” y en que nadie dice nada; la época de la gente “liberada”, completamente fuera de sí, despreocupada ante el desastre histórico que está teniendo lugar a su alrededor (cfr. Mateo XXIV,37-39).

***

Rorate Caeli dijo que la carta de los 13 cardenales protestando la manipulación del sínodo era una especie de plan maestro para el Papado del siglo XXI (The Cardinals’ Manifesto – Amidst the Chaos of the Past Week, its Immense Historic Significance Cannot Get Lost). Yo veo un aspecto que debe ser complementario. La Iglesia ha sido asaltada por la infiltración, que, para colmo, ha producido disidencia “espontánea”, real. Pero en los últimos dos años, los años de Bergoglio, los malos se han hecho muy descarados, al creer que su victoria estaba a la mano, su victoria definitiva, es la furia de satán desatada. Todos han salido a levantar sus cabezas espantosas, todos han declarado con la mayor temeridad, sin pudor han sacado a la luz sus conspiraciones, sus intenciones nefastas, sus espíritus nefarios y mezquinos, hasta sus trabajos para destruir al Papado. Todo está más que documentado, esta historia está por todas partes, este blog, como tantos otros, la tiene bien recogida. Eso han hecho, no hay duda, los hemos visto en televisión, en todos los noticieros, en todos los periódicos. Es más, Francisco ha mostrado las más terribles facetas de un hombre, en multitud de actuaciones, no cabe duda de que él es el candidato más importante de la historia para “hombre de la anomía”, “hijo de la perdición”, profeta del anticristo o el anticristo él mismo… Bueno, para ser su profeta, que el jefe de esto será alguno de los magnates de la tiranía mundial, de Hollywood, Washington, Boston y Nueva York a Londres, pasando por Tel Aviv[i]

PERO HAY UN PERO, UN PERO GIGANTE, DESCOMUNAL…

Sacaron su cabeza, ya todo el mundo sabe quiénes son, cómo son, cuántos son, dónde están, qué piensan, para dónde van, qué relaciones tienen: Daneels, Cupich, Lynch, Wuerl, Kasper, Marx, Vingt-Trois, Bonny, Dew, Nichols, O’Connor, Maradiaga, Coccopalmerio, Ladaria, Pinto, Tucho Fernández, Baldisseri, Gallantino, Forte. Entonces, en el próximo cónclave, ¿a quién van a presentar, a uno de éstos, a Charles Manson, a Stalin, a Freud, al marqués de Sade o a Pol Pot? ¿Tienen candidatos mejores? Ésta es la gran incógnita, ¿cuál será la respuesta?

Hoy, Rorate-Caeli hace una revelación gigante, inconmensurable: en el sínodo, en la reunión ésa en la que los están usando para manipular a la Iglesia y al mundo, ahí, la mayoría aplastante está con los 13 cardenales, contra Kasper y Franc (Urgent – Synod Week 3, counting heads – from inside the Synod – Overwhelming majority against communion for “remarried” divorcees). Parece que un 75% está en contra de los anticristianos, no sólo por opositores a Cristo, sino por cultores del diablo y su anticristo. Entonces, ahí viene lo bueno. Franc se va al Juicio Terrible y la tiranía mundial no va a soltar a la Iglesia no va a aceptar a nadie que no sea COMO el cardenal Bergoglio en su día, como Kasper, ateos, comunistas, masones. Pero la Iglesia no se va a dejar engañar de nuevo, estará preparada y sabrá quién es quién. Esto es pronto, porque Bergoglio-Franc está ya en el umbral de los 80…

Ahí viene el período del martirio, cuando formalmente se desatará ya la Tribulación de los cristianos, sin cuartel, la persecución de base mundial, cuando centenares de millones abandonarán y se harán secuaces del mal, los que usan anticonceptivas, los que quieren tener hijos artificialmente, los que quieren ser católicos del sexo libre, los católico-“generistas” (de la ideología del género), los católicos abortistas, los que sucumbieron al espíritu del mundo, los antropoteístas: “por el exceso de la maldad se enfriará la caridad de muchos” (Mateo XXIV,12). Ahí, el pequeño resto tendrá que resistir lo casi inaguantable, ahí Dios tendrá que acortar aquellos días… Pero, sin dudas, lo que importa, los malos habrán perdido, la Iglesia se habrá mantenido fiel a su Esposo; habrá resistido el más feroz ataque de las puertas del infierno.

***

Esto, no puedo estar seguro, pero creo que es lo que va a pasar. No digo tajantemente que sean los tiempos finales de la humanidad, pero sí son unos tiempos finales: los de esta sociedad, al menos, tal como la conocemos. Creo que las Escrituras han alumbrado así a las sociedades; por eso, el Apocalipsis, escrito en ámbito romano y con la persecución romana como marco, es modelo de los tiempos de la Iglesia en totalidad; como lo fue el final de Jerusalén en el Discurso Escatológico del Señor. Sin embargo, no veo descabellado que esto sea, en efecto, el fin; y, como dije arriba, varios papas y profetas de los últimos siglos lo han dicho: lo dijo el propio Señor, al heraldo de su Sacratísimo Corazón, Santa Margarita María… Pidámosle al Dios de la Gloria y al Trono de la Sabiduría y de la Gracia, nuestra Madre, y a todos nuestros hermanos de la Iglesia Triunfante, que nos sostengan, que sostengan a nuestros queridos, para que nos mantengamos dentro de ese pequeño resto que el Señor se guardó para Sí, que vivamos en su Corazón y nunca nos apartemos de Él. ESO ES LA REBELIÓN, LA REBELIÓN DE LA ESENCIA, EN ESTOS TIEMPOS, QUE AL MENOS PARECEN APOCALÍPTICOS, LOS TIEMPOS DE LA GRAN TRIBULACIÓN, LA TRIBULACIÓN REVOLUCIONARIA…

 

Nota: dedico este artículo a mi pueblo de Venezuela, tan dignamente representado en el tal sínodo, por el Cardenal Jorge Liberato Urosa Savino, bendito sea, confesor de la Fe: Señor, perdona a tu pueblo, acorta el tiempo de nuestra terrible prueba. Lo dedico también a los hermanos de Mar del Plata, Argentina, defensores de la Casa de Dios. Cuando oí a muchos hablando de las mujeres endemoniadas, no pude evitar escribir lo siguiente: “después de todo, nada de eso importa y, por edades, ellos serán recordados como lo que son, confesores, valientes, galantes, hombres, defensores de Dios, hijos de la Virgen. Nosotros no maldecimos a los leones, exaltamos la Fe del confesor, no la tomamos contra los frisios, le rezamos a San Bonifacio. La Iglesia pasará las eras y las edades, HOMBRES como éstos la llevarán a ese instante bendito en que todas las cosas serán renovadas por la Belleza misma, por el Señor de la Verdad, la suprema Bondad, el Justo, la Misericordia misma subsistente. Sus nombres están escritos en letras de oro en el Libro de la Vida; no con oro de esta Tierra, con un Oro celestial, con el que se construirá la Nueva Jerusalén, ellos se pararán con dignidad junto a las doce Columnas de la Ciudad, asistirán al Trono de Gloria. Ellos han sido bendecidos… yo he sido bendecido de atestiguar su valor sinigual”… ELLOS, EL CARDENAL UROSA Y LOS DEFENSORES DE MAR DEL PLATA, SON REBELIÓN DE LA ESENCIA, PURA Y SIMPLE, CONTRA LAS FUERZAS MALDITAS DE LA REVOLUCIÓN

 


 

[i] Dije los MAGNATES y no quiero decir ‘millonarios’, sino los ‘grandes’, que es lo que significa, que nadie odie a mi familia gringa por esto, por favor, nada tiene que ver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: