Kalós

Inicio » 2015 » septiembre

Monthly Archives: septiembre 2015

Anuncios

Kim Davis y el fundamentalismo biblista

El protestantismo es irracional y judaizante, el Catolicismo NO y Hollywood no tiene ni idea

El otro día estaba engarzado fuertemente en la discusión sobre Kim Davis, la amanuense (clerk, Jefe del Servicio Administrativo) estadounidense, a la cual metió un juez en la cárcel por rehusarse a emitir un registro matrimonial. Se trata de un caso de una señora que quiere hacer valer su derecho a la libertad de conciencia y que, de hecho, se opone a que la Corte Suprema legisle, violando flagrantemente sus atribuciones constitucionales, legislando, de hecho, en materia constitucional, haciendo más que usurpar las funciones del legislativo. A la señora la metieron presa por cristiana, sin dudas, de hecho, no hay un delito previsto en ninguna parte que consista en cumplir la ley. Es decir, ella alegó que no podía realizar lo que se le requería pues no está previsto en ninguna ley, esto es, legislada de manera constitucional: la actuación administrativa está regida estrictamente por la legalidad, un funcionario no puede inventar atribuciones de su cargo. Cuando se le dice que ella tiene que cumplir con el mandato de la Corte Suprema, ella muestra que, además de valiente, es un genio, un genio valiente que mete el dedo en la llaga, que da en el blanco: si se le dice que la ley es la sentencia, se confiesa la usurpación de funciones de la Corte. Entonces, como no hay ley que establezca el delito de cumplir la ley, el juez le dio la orden de cumplir el acto de usurpación de funciones; y, como se negó, se la declaró en rebeldía, en lo que llaman contempt.

Un amigo trató de atacar a Kim, diciendo que lo que hizo fue ilegal, que no s persecución al Cristianismo, que estaba presa por no cumplir su trabajo (como si eso fuera un delito y no una causal de despido, a todo evento), etc. Entonces me trajo el argumento que consideró crucial, me puso este video https://www.youtube.com/watch?v=eD52OlkKfNs, en el que se despliega una visión protestante de la Biblia, para atacarla, para atacar a los cristianos. Se afirma, al lado de la defensa de la ley natural, prescripciones rituales judías, superadas por el cristianismo, cuestiones de esclavitud consentida y otra serie de cosas así, vean el video. Él creyó que me estaba arrinconando, cuando le di mi respuesta, que les copio abajo, no respondió ni “esta boca es mía”.

(más…)

Anuncios

El esencialismo, como corriente filosófica que atraviesa los siglos, V

La realidad, piedra de toque de la filosofía, esencialismo y Platón

Profesor Seifert, un pensador que superó los constreñimientos dela modernidad, volviendo al amplio río de la filosofía cristiana

Profesor Seifert, un pensador que superó los constreñimientos dela modernidad, volviendo al amplio río de la filosofía cristiana

Con lo que se lleva hasta aquí en esta serie, se estima que la metafísica tomista ha quedado en pie, por sí misma, mientras el esencialismo ha quedado refutado. Mas, para que quede afianzada la investigación sobre los fundamentos más sólidos, se emprenderá el estudio que haré a continuación, en el que aplicaré de manera más amplia la metafísica a los problemas que pueda plantear el esencialismo, como gusta decir el profesor Seifert (siguiendo a Husserl), en el ámbito de “las cosas mismas”, de las realidades estudiadas.

Se ha de decir, sin embargo, que las discusiones son inagotables, ya que hay una infinitud de objeciones posibles a cualquier tesis (mucho más a un conjunto amplio de ellas). No se puede, por tanto, tratar de responder a todas las objeciones que se pueden levantar contra la metafísica que se ha presentado, que es obviamente la más verdadera y, por ello, la de mayor altura a que ha llegado la humanidad. Al mismo tiempo, no se puede esperar que los esencialistas que lean este escrito se queden simplemente perplejos, sin ninguna palabra que responder y “convirtiéndose” al tomismo, por más que sin ningún temor a equivocarme lo consideraría un enorme bien para ellos. Y, no obstante, es importante saber que, en la infinitud potencial de una discusión, cuando las razones son suficientes, se ha de dar el investigador por contento; hay una prudencia que guía a la actividad teórica que, como en todo, tiene como faro a la sabiduría.

Sin embargo, lo dicho anteriormente no implica que no haya verdades en los filósofos esencialistas, pretender eso sería una injusticia y un flaco servicio a la humanidad. Lo que se dice es que el esencialismo es, como doctrina o conjunto de doctrinas, que afirman a la posibilidad esencial como corazón y médula de la realidad actual y en cuanto afirma eso, falso. Además, no se pretende, de nuevo, que los esencialistas que lean esto dejarán de ser tales, sino que aquí el esencialismo es refutado realmente y que así se debería ver y que con toda honestidad quien así sea capaz de verlo, tiene el deber de comenzar de nuevo a “construirse” un universo, siguiendo el camino que trazó Santo Tomás. Si no se ve y puede haber muchas causas de muchos tipos para ese no-ver, entonces no se dará lo “conversión”, sencilla pero lamentablemente; y, todavía, algunas causas serán justificadoras, otras, no tanto, otras, nonada, otras, agravantes…

I.- Aclaratoria sobre el pretendido platonismo de los pensadores esencialistas: teología y composición del ser sensible

Se ha pretendido infinitas veces que el esencialismo es un descendiente del platonismo, ya que Platón tenía por uno de los fundamentos de lo real, además de al Demiurgo y a la materia-chora, a las ideas. Éstas serían lo mismo que las esencias puras de los esencialistas. Nada más lejos de la realidad que esta asimilación. En realidad, Platón es padre de Aristóteles y de Tomás de Aquino, mucho más que del esencialismo. Y éste es más una desviación en el camino que un hijo legítimo de cualquiera de los anteriores. En el primer artículo de esta serie (El esencialismo, como corriente filosófica que atraviesa los siglos, I), en el apartado sobre el origen del esencialismo (III), se explicó en qué consiste esa desviación, de dónde procede, y cómo es inadecuada la respuesta de Gilson a este problema; también se verá que Platón no es padre del neoplatonismo, ni Aristóteles del averroísmo. Mas ahora lo importante es separar a Platón de la poderosa corriente del esencialismo y, en este trámite, ver varios defectos de gran importancia de estas doctrinas.

En primer lugar, en lo que se refiere a la teología y la cosmogonía. El Dios de Platón, digamos, con todo el respeto que se merece ese padre de la filosofía, es un Dios nacido de una concepción teológica cargada de ciertas ingenuidades. El Demiurgo no es un sumo Ser subsistente, que posea en sí todas las perfecciones del ser y, por tanto, sea Verdad, Bien y Belleza infinitos. Es uno que, para producir, mira a las ideas todas, según los casos, pero siempre a la de Kalós o Agathón, bien y belleza sumos. Además, la relación del Demiurgo con el ser es muy complicada, porque, al dar el ser a las cosas, las hace participar de la idea de ser, pero él mismo no se sabe qué relación tenga con la misma, si participa de ella, si él es algo otro que el ser (lo que queda descartado, pues Platón nunca habría dicho una locura tal) o si, siendo de su misma naturaleza, él la poseía de una manera distinta y misteriosa (lo que parece ser lo más acertado). En cualquier caso, cuando Aristóteles critica la doctrina de las ideas y cuando identifica ser, verdad, bien y belleza, diciendo, entonces, que Dios es sumo Ser, Verdad, Bien y Belleza, resuelve de un solo plumazo todos los problemas y da la “imagen” de Dios más alta y verdadera a la que puede aspirar el hombre por su sola razón. En Dios, acto puro, quien Es de manera sustancialmente distinta de los demás seres, no puede haber distinción ninguna ni ningún modo de composición, es Noesis Noeseos. Y en lo que Él cause tiene que haber un algo, un modo formal de ser, que responda a algún arquetipo, que está en Dios, pero a la manera como está en Él, sin ninguna distinción posible respecto de su Ser. En Tomás de Aquino, se da la síntesis entre el platonismo y el aristotelismo y los causados por Dios son creados, producidos de la nada, con una actualidad fundamental que es participación del mismo ser divino, “producto” de la causalidad eficiente. Mientras que esa participación se da según un modo, que depende de una formalidad, que es reflejo de un arquetipo, que está en Dios, sin distinguirse en nada de su Ser.

(más…)

El esencialismo, como corriente filosófica que atraviesa los siglos, IV

Las razones probatorias de Seifert y su incapacidad probatoria

el profesor Josef Seifert, gran defensor de la moral católica, de la tradición, de la relevancia de la metafísica

el profesor Josef Seifert, gran defensor de la moral católica, de la tradición, de la relevancia de la metafísica

El profesor Joseph Seifert es uno de los más importantes representantes de la fenomenología realista, la cual, a su vez, es una de las corrientes filosóficas más importantes del mundo católico en la actualidad. Como quedó claro en el artículo anterior (El esencialismo, como corriente filosófica que atraviesa los siglos, III), Seifert se inscribe en la tradición de esse objectivum (ser objetivo o de objeto). En ese artículo citado, puse de manifiesto algunas críticas a esa tradición y, por tanto, a la filosofía de este importante autor. Ya en los artículos I y II de la serie se han avanzado otras críticas al esencialismo en general, al de Avicena, al de Scoto y a ciertas pretensiones sobre el conocimiento humano de esta tradición. En el último artículo de la serie, se tratará a la fenomenología, en general, y a la realista, en particular, en sus méritos, aportes y problemas. En los próximos dos artículos se tomará a Seifert como representante del esencialismo para mostrar la inviabilidad del mismo. Eso se dice en cuanto a la pretensión de que existen unas esencias increadas o increables, fuera de la mente de Dios, que subsisten en sí mismas; no quiere decir que, aunque en ese punto fundamental, en general, esta corriente esté equivocada, sus representantes no hagan aportes interesantes, valiosos, dignos y verdaderos, pero sobre éstos, en relación a Seifert, hablaré al final del último artículo de la serie, sobre la fenomenología. Por ahora, me concentraré en la inviabilidad de la fenomenología, de manera extensa, en dos grupos de razones, que dividiré en los dos artículos, éste y el siguiente.

I.- Sobre la “potencia ontológica” y la inteligibilidad de las esencias

Para empezar, Seifert coloca, como razón probatoria de la existencia de perfecciones puras y esencias de gran “potencia ontológica” y su plenitud de sentido, la supuesta existencia de entes feos, según su ser propio; sobre esto, caben las siguientes consideraciones. Desde dos “perspectivas” diversas, se puede mostrar que lo que pretende la argumentación es inadecuado. Es decir, desde dos modos muy distintos de entender la filosofía y el mundo. En primer lugar, se puede ver a la fenomenología realista del profesor Josef Seifert como un buen ejemplo de que es insostenible decir que haya animal o ser vivo alguno que sea feo, más aún, no bello. Los inanimados y los accidentes y todo ens cualquiera que sea también presentarán sus títulos para ser considerados bellos y de gran dignidad, al menos participada.

Si bien, según este autor, las esencias puras tienen una existencia independiente de los entes del mundo, se dan en ellos, a pesar de todo (Discurso sobre los métodos, p. 21). Es más, hay esencias que no captamos directamente, sino como reflejadas y co-dadas en lo que está más presente a nosotros (​Ibíd., p. 22). Las llamadas “perfecciones puras” son el lugar donde se ve más este “hecho”; las mismas se oponen a perfecciones no puras, de las que es absurdo pensar que sean infinitas (​Ibíd., pp. 22-23​). Hay, entonces, una intuición de estas perfecciones, pero no en sí mismas, sino siendo en otras cosas, que se dan a nosotros de manera inmediata. Según Seifert, esas perfecciones puras son infinitas, puesto que, por ejemplo, la sabiduría, de suyo, no implica imperfección ni límite, aunque haya sabios sólo limitadamente y, por tanto, en cuya sabiduría esté mezclada la ignorancia. De modo que estas perfecciones no se realizan acabadamente en los entes, pero se dan en ellos, de cualquier modo, son perfecciones suyas y las conocemos precisamente porque se dan en ellos de manera suficientemente clara como para que podamos captar, incluso, su naturaleza infinita, pues potencialmente estos seres tienden a realizarlas, según su ser (un inanimado no puede aspirar a ninguna de las perfecciones que suponen la vida y un bruto no puede ser sujeto de perfección alguna que necesite de la inteligencia). El autor nombra expresamente algunas entre estas perfecciones puras: ser, existencia, persona, libertad, justicia, bondad, amor, unidad, sabiduría, verdad, conocimiento (ibíd.).

Como se ve, no nombra a la vida ni a las capacidades cognoscitivas, pero, por lo dicho en el párrafo anterior, es evidente que la vida y la inteligencia son presupuestos de la mayoría de las “perfecciones” que aparecen en la lista. Claro, la vida y esas capacidades todas, de suyo, no implican ni imperfección ni límite. Nada impide pensar en el entendimiento absolutamente perfecto; y la vida eterna, de hecho, es perfecta, según la definición clásica de eternidad de Boecio: “perfecta posesión, toda simultánea, de la vida [absolutamente perfecta, actual] sin fin [y sin principio]”. Ahora, el ser, esto es, el existir, y la existencia son perfecciones puras. Por eso, todo esse habens, todo ens, todo ente, posee participadamente, como algo suyo, perfecciones puras. Los vivos participarán de ellas en una medida superior. Y los inteligentes corpóreos, los hombres, capaces de la justicia, la sabiduría, el amor consciente, poseedores de la libertad, etc., tendrán una participación mayor en las perfecciones bajo estudio. De modo que se admitirá una gradación en cuanto a la perfección, según que el propio ser admita, según su naturaleza, una mayor capacidad susceptiva de perfección. De manera tal que todo ente, todo ens, posee perfección, es más, participación limitada en perfecciones que no tienen límite ni están mezcladas con defectos.

 

Claro, la belleza debe ser una perfección pura, por las razones ya apuntadas; pero será, además, un rasgo de cada una de las otras perfecciones: todo lo que, según su naturaleza, es perfección pura será un determinado modo de lo que no es perfecto según algún modo, sino perfecto omnino. Por eso, toda perfección pura de naturaleza determinada tiene que ser determinación de lo que es perfecto sin determinación, de la manera más absoluta. Para ilustrar, digamos que un infinito de una dimensión, esto es, en un sentido, es inferior a un infinito en todo sentido: la infinitud de la culpa por el pecado es inferior a la infinitud de plenitud de la Redención operada por Cristo: “donde hubo pecado sobreabundó la gracia” (Romanos V,20). La sabiduría, la inteligencia y la justicia, por ejemplo, tienen razón de cualidades y, por ello, de determinación; mientras que ser, unidad, belleza, bien y verdad, no están confinados a ningún tipo de ser, sea sustancial o sea de los que son en y por otro. Por ello, cada una de las perfecciones puras tiene que tener algún tipo de “mezcla” con estas otras perfecciones (Vid. El Sofista, 250c-257e), que serían algo así como las perfecciones de las perfecciones. Pero, si todo ente, todo ens, participa de ellas, según su naturaleza, todo ens es bueno, verdadero y bello, porque es, porque le pertenece el ser, una de las perfecciones de las perfecciones. Supóngase que se objeta que, por ejemplo, las perfecciones no tienen que ser, que existir; entonces habría de responderse: ¿qué, las perfecciones existen sin ser, sin existir o son algo sin ser, o sea que son nada? Y, por lo demás, si una perfección no es buena, verdadera, bella y actual, entonces no se puede saber en qué sentido se puede tener por “perfecta”: digamos que, al menos, parece contradictorio el “imaginar” que así pueda ser.

Además, las llamadas perfecciones sin determinación son perfecciones simpliciter, sin referencia, without qualification, mientras que las perfecciones determinadas parecen no ser perfecciones así, no simpliciter, tienen referencia a otras cosas. La justicia, la inteligencia o la sabiduría son perfecciones de alguien o de algo respecto de algo; mientras que la belleza se refiere a todo ser y a todo el ser que participa de ella, en cuanto lo hace. La justicia, por ejemplo, tiene lugar en las relaciones entre personas, no puede existir fuera de este ámbito; mientras que las perfecciones sin determinación se dan en cualquier terreno. Así, pensar en el ser “autónomo”, independiente, de estas perfecciones es un poco complicado: ¿cómo puede ser la justicia autónoma, sin referencia a las relaciones?

Así, aunque haya perfecciones puras y arquetipos de las cosas causadas, en la simplicidad infinita de la Esencia de Dios, no son esencias de existencia autónoma ni que podamos conocer “intuitivamente” de manera directa ni mediata (al menos no en el sentido en que lo expresa el autor estudiado). Es decir, aunque sí exista la justicia infinita o la Belleza suma subsistente o la Verdad suma subsistente o la Eternidad, como fue definida arriba, ellas no se distinguen en nada de la Esencia divina, que es Ser puro; y, por tanto, en Él no hay ninguna distinción de cualidades a la Esencia; o del Intelecto a lo Conocido, al Acto de conocer y al Cognoscente; o del Bien amado al Amor, a la Voluntad y al Amante; o del Intelecto a la Voluntad; ni ninguna otra (Cfr. Suma Teológica, I, q. 3, aa. 1-7). Además de que, por ser predicables de Dios, no caen en nuestra experiencia natural, como la esencia divina tampoco lo hace, de modo que sólo puede ser conocida por demostraciones y pruebas racionales a partir de lo que es conocido de manera inmediata (Cfr. Ibíd., I, q. 2, aa. 1, 2 y 3. Vid., también, Sabiduría XIII,1-3 y Romanos I,18-21).

Ni Dios ni sus relaciones con el mundo son inmediatamente manifiestos a nuestra inteligencia. Puesto que los entes son participaciones de Dios, pueden dar el punto de arranque para llegar a Él; pero son participaciones pálidas, que realizan el ser y las demás razones del mismo de manera muy limitada; de modo que nuestro conocimiento de Dios es muy inadecuado e imperfecto. Ésta es la razón por la que determinados rasgos de Dios sólo puedan ser conocidos por Revelación, porque su esencia íntima no nos es transparente, al menos de manera natural. Esto no implica ningún defecto en cuanto a la inteligibilidad de la Verdad suma subsistente; sino límite en el cognoscente, que conoce según su naturaleza propia, no según la naturaleza de lo conocido, por lo que sólo alcanza ciertos picos o cumbres de conocimiento y amor por la gracia, sea de la Revelación o de la Visión beatífica, que no anulan la naturaleza, sino la elevan.

II.- Sobre los “entes” ficticios que se dan en las obras de arte

Sobre la razón probatoria según la cual hay entes ideales que son inteligibles y bellos, la respuesta es muy sencilla y posee dos partes. Como se dice más adelante, una novela, una pintura, un poema, una escultura, son expresiones humanas, que, en cuanto tales, no se distinguen, en el género, de otros modos de expresión humana. El hombre no es telépata, su expresión necesita de un “vehículo” sensible, por así decirlo, necesita de encarnarse. Cuando se va a realizar un carro de carreras, se busca a técnicos estudiados en el arte, es decir, a señores que conocen las razones universales por las que un diseño es adecuado al fin propuesto, por las que la disposición de unas partes materiales de un determinado modo responde al diseño respectivo y por la que la naturaleza de los materiales es proporcionada a las partes a las que se los destina. Eso es expresión de un determinado conocimiento particular. Como lo es expresión de algunas ideas sobre la humanidad una novela. Porque la expresión, que es genérica, en el sentido utilizado, tiene una serie de especies. La expresión verbal añade al género la razón específica “por la palabra”; la oral, a la verbal, “por la palabra hablada”; la escrita, “por la palabra escrita”. Pero hay expresiones gestuales, musical, por señas, pictórica, escultórica, arquitectónica, danza, diseño de máquinas, por las obras y un largo etcétera.

Por otro lado, la novela escrita es una especie de expresión escrita que, a su vez, puede ser genérica para diversos tipos de novela. Digamos que la división más básica es ésta: la de lo que va de lo más ficticio a lo más fundado en realidades actuales. Así, tenemos a la novela ficticia, la historia novelada, la novela basada en hechos reales. Por supuesto que, de suyo y como expresiones, todas son entes reales, accidentes de una persona que se expresa, acciones y cualidades suyas. O pueden tomarse como ideas de su mente, en cuyo caso son cualidades y operaciones.

Pero se puede objetar: “en las novelas estrictamente ficticias, los personajes y las situaciones son creaciones del autor, que son sólo en su imaginación o en el mundo de la novela, pero no entes actuales”. Hay que decir que es muy curioso este modo de argumentar, supone que hay ser de los que no son o no de verdad. Un personaje de una novela es una idea de la mente de alguien; y la novela toda es mundo sólo metafóricamente: a menos que sea una tale told by an idiot y, entonces, no una novela, es un conjunto de ideas que el autor quiere transmitir por ese medio expresivo. O sea, son operaciones y cualidades de alguien que, por supuesto, no las crea, las piensa a partir de lo que conoce con anterioridad. Cuando conocemos sus historias y las peripecias que se dan en ellas, conocemos al autor, algo que él quiso decir. ¿O qué, nos imaginamos que, como han sido impresas en papel, tienen ahora un estatus ontológico autónomo? El papel y la tinta tienen, digamos para simplificar, un ser cada uno, como el mármol en el que se imprimirá una forma de nuestra mente. Una diferencia clave es que la estatua no es sin el mármol, la novela sí puede ser en la memoria de las personas que la memoricen, como los antiguos juglares.

Así, ni la novela como un todo ni sus personajes, acciones, circunstancias en que se hallen envueltos, ni sus relaciones mutuas son creados por el literato ni son seres ideales independientes. El diseño de un carro tampoco es creado, porque es un poner en práctica conocimientos mecánicos, eléctricos, etc., adquiridos con anterioridad, del estudio de la naturaleza. En la novela, de la naturaleza humana. El arte imita a la naturaleza (Comentarios de Santo Tomás a la Física de Aristóteles, libro II, lección IV [dedicada por entero al tema referido]). No hay, pues, novela totalmente ficticia; en el sentido de que cada rasgo de ella es expresión de ideas sobre el mundo y tomadas del mundo por el autor. No hay nada en nuestra mente que no venga de la experiencia. Tampoco en las mentes de los literatos.

***

Alguien podría objetar a la argumentación anterior que Roman Ingarden tiene toda una teoría sobre el ser intencional de la obra de arte. En el caso de la obra literaria, tomada como ejemplo paradigmático en el texto copiado, se trataría de un ser intencional intersubjetivo, que se da entre el autor y los lectores futuros. Que un personaje de novela tiene una especie de logos, que lo hace consistente, que lo puede hacer salir de la novela con su personalidad y que, incluso, guía al autor, por cuanto en el desarrollo de la obra, el personaje tiene que ser consistente con su ser. A ello tengo que responder lo siguiente.

Que los que han tenido noticias de la expresión de otro puedan tomarla para interpretarla, ponerla en otras conexiones, etc., no quiere decir que esa expresión no sea expresión de él: una vez expresada, la idea está afuera y se puede transmitir indefinidamente, con los añadidos de los sucesivos. Es algo parecido a lo que ocurre en la película Gossip: unos estudiantes inventan rumores “picantes” para la comunidad educativa, para forzar que se transmitan de boca en boca; los rumores tomaban “vida propia”, crecían, cambiaban, soltaban algunos aspectos y ganaban otros, aunque, en esencia, eran los mismos.

El problema de la relación de la obra original con sus lectores tiene matices dramáticos en la concepción de su puesta en escena, sea para el teatro o para el cine o la televisión. Hay una actividad muy importante de coordinación entre la visión que cada actor tienen de la obra entera y de su papel; todas esas visiones contrastan con la del director. Éste último es el que tiene como trabajo coordinar todas las visiones para que salga algo coherente. Una obra intelectual puede, sin perder nada de sí misma, dar origen no a diversas interpretaciones, sino a diversas obras intelectuales destinadas a representar a la original: la actuación, el guión, la película, la obra de teatro. Pero la obra del primer autor es su obra, lo que dijo es lo que dijo, es su expresión y es lo que él quiso expresar. Si un personaje tiene que tener consistencia es porque las personas en el mundo real, de donde él toma sus ideas, puesto que el arte imita a la naturaleza, así se comportan, puesto que tienen un carácter que les es propio. Imagínese nada más la protección jurídica de los derechos del autor; en ella se protege a la obra: ¿qué se protege, el ser intencional intersubjetivo? Obviamente no, tiene que ser la respuesta.

III.- Sobre la intelección o, mejor, la “intuición” de las esencias puras

Desde Descartes, con sus antecedentes en Scoto y Ockham (como se ve en el artículo anterior de la serie), y su revolución inmanentista, el Occidente ha ido deslizándose, en lo que se refiere a este tema, por una pendiente muy peligrosa, hasta llegar a un punto en que, según se puede ponderar, se encuentra en un estado lamentable. Al menos desde Parménides, se sabía que el hombre tenía un intelecto, cuyo objeto era el ser, al cual se asimilaba por intelección, por captación intelectiva. En Descartes, esto cambia, ahora se cree (erróneamente, por demás) que el intelecto es una capacidad de pensar y de ver sus propias ideas, el esse objectivum escotista convertido en objeto único. Lo que llega al punto en que, cuando alguien va a traducir la palabra griega nous, intelecto, dice ‘pensamiento’; y, en Aristóteles, cuando el Estagirita dice que Dios es Noesis Noeseos, una intelección que se intelige o un conocimiento que se conoce, se traduce como “un pensamiento que se piensa”. La diferencia no es nada pequeña, si se tiene en cuenta que, en el conocimiento natural, racional, que podemos obtener de Dios, comenzamos por las criaturas, en especial, el hombre y, sobre todo, sus capacidades intelectivas. Si la inteligencia es, en lugar de una capacidad connatural con el ser que aprehende y, de hecho, está llamado a aprehender, lo que hace es intuir sus propias ideas, entonces la imagen que de Dios tengamos se verá fuertemente distorsionada.

En el propio campo de la antropología filosófica, las consecuencias son graves, si se considera que se desconecta al hombre de la realidad, lo que es una verdadera devastación. El hombre está hecho para elevarse, conociendo la creación y captando en ella su verdad, bien y belleza, hasta la Verdad, Bien y Belleza infinitas del Creador; esta “intuición” lo desconecta de lo que es el sentido de su existir y, aún, el fundamento de su ser personal, dado que, en esa relación con la realidad, se constituyen su conciencia personal y su libertad. Además, siendo la realidad la medida de nuestros juicios intelectuales y, por tanto, de nuestro obrar ético, sin la intelección, sustituida por la intuición, nos perdemos de muchos modos, el más común de los cuales, en el mundo de hoy, es el así llamado “subjetivismo”, una vez que ha quedado pulverizada socialmente la razón, por Hobbes, Locke, Hume y demás empiristas ingleses, Marx, Comte, Nietzsche y todos sus seguidores infinitos.

Ahora bien, Seifert no es uno de los que cae en este vicio intelectual, como se vio en el artículo anterior; este autor no acepta que las intuiciones se refieran al mero pensamiento, sino a la realidad, sea a la sensible, a la existencia (secciones I y II de este mismo artículo) y a las esencias, ideas de Dios a la manera de Scoto, o sea, que son Dios, pero sólo secundum quid. Pero no deja de tener muchos problemas, como se ha visto hasta ahora, mas hay que introducir nuevas razones. En primer lugar, la “intuición” de las esencias, en Seifert, es un acto preternatural, se trata de “percibir” unas, llamémoslas, entidades increables, por la acción de un intelecto solo, sin ascensos inteligibles; al tiempo que se tiene al mundo, a los seres reales como el reino del sinsentido, la contingencia pura, la ausencia de sentido (llega a decir que los sexos son meras construcciones sutiles y bellas, para deleite del lobby homosexual); que, incluso, debe probarse, a la manera de Descartes, que el mundo existe, negando la evidencia y poniendo a ser objeto de prueba lo que nos es más inmediatamente evidente, una contradicción pura y simple (lo menos evidente se prueba a partir de lo más evidente)…

Por otra parte, lo inteligible es el ser y la nada absoluta es absolutamente ininteligible, cualquier no ser se concibe en su relación con el ser. Si se posee una capacidad cognoscitiva es porque existe un aspecto del ser que, siendo de tal naturaleza que exista una proporción entre dicho aspecto y la capacidad, sea objeto de la potencia. De lo contrario, no hay capacidad cognoscitiva: si no hay objeto cognoscible, no hay capacidad, si no hay luz y colores, no hay vista. Si alguien no ha captado la inteligibilidad, no puede decir “no existe”, porque lo que cabe es decir: “no la he hallado yo”. Lo que es evidentemente falso, puesto que es capaz de hablar. Es decir, hay dos posibilidades evidentes: algo es o no es, no hay una tercera posibilidad; como la nada es incognoscible, lo inteligible es el ser. Esto es una evidencia tan patente que causa perplejidad que alguien pueda ponerla en duda. De hecho, es una evidencia de las primeras e ineludibles del intelecto de manera natural.

Es decir, aseverar que no hay verdad es pretender, merced a la inteligibilidad, que permite la palabra, y, por tanto, a los principios de no contradicción y de tercero excluido, que el ser no es inteligible. Decir que hay inteligibilidad, pero que lo inteligible no es el ser, es pretender algo como contrario pero que se toca con el vicio anterior: que el principio de tercero excluido no es verdadero o que la nada es cognoscible y, por lo tanto, puede haber verdad referente a ella. La primera de estas posibilidades puede incluir algo ya tocado arriba: que el ser real no es el único ser, que hay un intermedio misterioso entre el ser y el no ser, que hay seres que son, pero no realmente, como los personajes de una novela, como si ellos tuvieran un ser sustancial independiente de quien se expresa por su medio, pero que no es un ser real. Seifert anda por estos caminos, no sólo con los personajes de la novela, sino también cuando afirma que la verdad no se refiere de manera necesaria al ser; o cuando afirma, con Husserl, que estudiar la esencia requiere de poner entre paréntesis a la existencia o que, para estudiar la existencia, hay que poner entre paréntesis a la esencia y así sucesivamente.

El problema, en la filosofía de Seifert, proviene de las influencias que determinan el curso de este pensamiento. Si el objeto de la filosofía son las esencias de “[gran] potencia metafísica” (Von Hildebrand), que son Dios, pero se distinguen de Él infinitesimalmente (Scoto), si hay que probar la existencia del mundo (Descartes) y, de hecho, se tiene al ser sensible y a las capacidades sensitivas en menos (Von Hildebrand, Descartes y Kant) y el modo de conocer es la intuición, entonces no queda espacio para la intelección y para el brillo deslumbrante del ser, naturaleza misma de Dios, que Él participa a todos los entes, a todo lo otro que Él, a su creación. Así, habiendo refutado cada una de las doctrinas que hacen sentir su influjo, el intuicionismo de Seifert queda como un sinsentido, puesto que, como dijo Platón, por el objeto se conoce el acto y por el cato la potencia o capacidad del alma (La República IV), de modo que, si se quitan los objetos, las esencias a-ontológicas, se eliminan las potencias y, suprimidas éstas, desaparecen los actos. En este caso, si el objeto se traslada dramáticamente al ser sensible y a las regiones del ser a las que, a partir de éste, se puede llegar, se modifica inmensamente a la potencia y, por lo tanto, a sus actos, a la naturaleza de los mismos: no se intuyen esencias [puras], se intelige el ser.

***

Éstas, pues, son las razones que da Seifert para mostrar que hay “esencias puras”, “estados de asuntos enraizados en ellas” y “perfecciones puras” existentes en sí mismas, independientemente de Dios, los ángeles o la naturaleza de los entes materiales. Muy evidentemente, estas razones son inválidas, por lo que no se puede admitir al esse obiectivum en la versión del profesor. Mas se trata de proposiciones profundas y elevadas, que invitan a una reflexión muy importante, como la que hemos hecho, especialmente, en la primera parte de este artículo, sobre las “perfecciones puras”, sean determinadas o ilimitadas, como la verdad, la belleza, el bien, el ser. Aunque también en los otros dos apartados, sobre el ser de las obras de arte y la relación entre la “intuición” y la intelección. En el próximo artículo nos adentraremos más en el esencialismo, especialmente en el de Seifert, lo que nos ayudará aún más a profundizar en la realidad, en el universo, en el ser de Dios y de su creación y de sus relaciones mutuas. Ascender hasta lo más alto es REBELIÓN, REBELIÓN DE LA ESENCIA, EN ESTOS TIEMPOS DE SUPERFICIALIDAD Y CHABACANERÍA REVOLUCIONARIA…

El esencialismo, como corriente filosófica que atraviesa los siglos, III

La tradición esencialista del esse obiectivum, de Scoto a Seifert, pasando por Ockham y Descartes

Duns Scoto, padre de la tradición del esse obiectivum, es, entonces, padre de Ockham, Descartes y seifert, entre una gran progenie

Duns Scoto, padre de la tradición del esse obiectivum, es, entonces, padre de Ockham, Descartes y seifert, entre una gran progenie

En el artículo anterior (El esencialismo, como corriente filosófica que atraviesa los siglos, II), se trató principalmente de la constitución metafísica del mundo y del ser en general, hasta Dios. En éste, tal estructura es mayormente un supuesto fundamental, pero el foco estará dirigido, más bien, a una pretensión de los pensadores esencialistas occidentales, de Scoto a Seifert, pasando por Descartes y por un Ockham capaz de negar toda inteligibilidad a lo sensible, salvo que, por un acto arbitrario suyo, Dios nos comunique una independiente de la experiencia y de los seres concretos. Se trata del esse objectivum, precisamente, de esa pretensión escotista según la cual el universal y los particulares son concebidos por operaciones diversas de nuestra mente, ese ser que tiene un modo de ser propio de la mente, sea divina, angélica o humana. Aquí se verán puntos muy importantes, como el hecho de que la referida es una tradición real. Así como su influencia en toda la filosofía moderna, aunque sólo de manera implícita. También, cómo el esencialismo lleva a que se abra la puerta para posturas cercanas a la de la necesidad de la iluminación o del carácter preternatural de nuestra captación intelectual, por no ser capaz de explicar de una manera adecuada la composición del ens, del ente, del que tenemos experiencia, el sensible, así como la relación de éste con el acto creador y la sabiduría de Dios, como fundamento más profundo de la obra creadora (puntos todos vistos en el artículo anterior). Asimismo, será claro cómo estas posturas son muy cercanas al nominalismo, en cuanto sacan del mundo a la inteligibilidad y ponen, por tanto, a la intelección también fuera de él. De este modo será mucho más claro el talante del esencialismo, en general, y la filosofía del profesor Seifert, en particular[i].

“Ya sabemos, por la crítica a la epoché husserliana que Seifert atribuye realidad ‘objetiva’ a las esencias. Esto lo repite al criticar a Descartes en la p. 38 del Discurso sobre los métodos: ‘El objeto del conocimiento objetivo a priori no son las ideas subjetivas innatas creadas en nuestras mentes por Dios, sino las naturalezas y esencias objetivas, que se caracterizan por una necesidad interna, absoluta y altamente inteligible, conocida con evidencia y certeza […]’. Pero inmediatamente, Seifert remite a ciertos pasajes de las Meditaciones y toma su doctrina como propia. Si obviamos los fragmentos en que Descartes insiste en la doctrina criticada por el filósofo de Salzburgo, podemos extraer, quizá, cierta luz: en nuestra mente hay ideas que ‘no han sido fingidas por mí […] sino que tienen sus verdaderas e inmutables naturalezas. Como, por ejemplo, cuando imagino un triángulo, aun cuando quizá no haya en ninguna parte del mundo, fuera de mi pensamiento, una figura como esa, ni la haya habido jamás, sin embargo no deja de haber cierta naturaleza o forma o esencia determinada de esa figura, la cual es inmutable y eterna y yo no he inventado y no depende en manera alguna de mi espíritu; lo cual se ve bien porque se pueden demostrar varias propiedades de ese triángulo […]; esas propiedades deben ciertamente ser todas verdaderas, ya que las concibo claramente; y por ende son algo y no una pura nada; pues es bien evidente que todo lo que es verdadero es algo, siendo la verdad y el ser una misma cosa; y he demostrado ampliamente más arriba que todo lo que conozco clara y distintamente es verdadero (pp. 38-39, nota 30 [Discurso sobre los métodos, de Seifert])”.

(más…)

Atletismo, en el pantano del deporte profesional

“Es un negocio”: así, 5000 atletas andan en problemas de doping y se perdió la grandeza

Usain Bolt, el hombre más rápido de la historia, Dios quiera que no haya andado en malos pasos

Usain Bolt, el hombre más rápido de la historia, Dios quiera que no haya andado en malos pasos

SE DESTAPÓ LA OLLA EN EL ATLETISMO

En el mundial de Moscú, en el 2013, se hizo una prueba sorpresa a todos los atletas y a 500 se les tomó muestra de orina, aparte de los medallistas. Ahora resulta que esas pruebas parece que fueron mera pantomima… Usain Bolt es el único atleta que ha hecho menos de 9,90 en 100 metros que no ha caído en controles antidoping, quiera Dios que nunca lo haga. No se puede poner en duda su honestidad, estamos con él, pero, si terminara siendo un fraude más, ¿por qué iba a extrañarnos, qué es una raya más para un tigre, una raya más para el albañal que es el deporte profesional, hechura del catalán, Juan Antonio Samaranch? ¡¡¡¡¡AHÍ TIENEN SU REVOLUCIÓN DE PORQUERÍA, TRÁGUENSELA!!!! Uno quiere volver a divertirse de manera sana, sin sospechas, sin sus triquiñuelas podridas…

***

Hace años, Nueva York tuvo un gran arzobispo, un hombre que desbordaba sabiduría y virtud cristiana y humana. Como fue un hombre clarividente, pudo poner el dedo en la llaga en muchos puntos clave de la crisis contemporánea. En lo que se refiere a la supuesta “brecha generacional” que estuvo en la base de la revolución hippie, sex, drugs and rock and roll, la revolución cultural que tenemos que combatir, la que amenaza todo lo bueno y decente de la humanidad, empezando por el amor de los esposos y de los padres y los hijos, el arzobispo dijo claramente que la tal brecha generacional no existía, que todo era un asunto de evasión de la responsabilidad de parte de toda una generación de padres, maestros, curas y autoridades en general. Hoy tenemos otro aspecto de esta revolución y sus consecuencias en frente. Tenemos el desastre en que se ha convertido el deporte, con una cuerda de ejecutivos de la FIFA tras las rejas, todo el organismo fuertemente cuestionado; y lo peor es que eso no es ningún cuento viejo, las trampas de la FIFA ya son “leyenda”, como dicen en las películas de Hollywood (FIFA: cuando el dinero se convierte en el dios, Auge y caída de la caja negra llamada “La FIFA” (2), La necesaria caída de una proxeneta llamada “FIFA” (3)). En el béisbol, el tenis, el fútbol americano, donde voltees tienes cuestionamientos serios. No digamos el boxeo, que cayó para no volver a levantarse, luego de esa época de gloria que fueron los años 70 y 80. ¿Y el básket? Un deporte que tenga como uno de sus 3 ó 4 más grandes de la historia a uno que dice haberse acostado con más de 2000 mujeres, como Wilt Chamberlain, y a otros dos que deben estar entre los tres seres más engreídos de la historia, como lo son LeBron James y Michael Jordan, no puede ir bien. PERO AHORA SE HA DESTAPADO TREMENDA OLLA EN EL ATLETISMO.

(más…)

El esencialismo, como corriente filosófica que atraviesa los siglos, II

Scoto, padre del esencialismo cristiano, precursor del nominalismo

Duns Scoto, buen monje, hombre que luchó por la santidad, defensor del Papa y precursor del movimiento que llevó a la declaración del dogma de la Asunción de la Virgen; su metafísica, sin embargo, aunque profunda, está afectada de errores importantes

Duns Scoto, buen monje, hombre que luchó por la santidad, defensor del Papa y precursor del movimiento que llevó a la declaración del dogma de la Asunción de la Virgen; su metafísica, sin embargo, aunque profunda, está afectada de errores importantes

Duns Scoto es el padre del esencialismo cristiano. Avicena comienza la tradición, pero ella halla tierra fértil en el Occidente cristiano, pero luego de que Scoto haga ciertas “traducciones”, que veremos en seguida; esa tradición, ahora bautizada, va a convertirse en un inmenso torrente luego de que, en el siglo XIV, la abrace una cantidad de pensadores, Ockham mismo asuma aspectos importantes suyos, Suárez la continúe y la ensanche, la modernidad, con Descartes, se inspire en ella, y toda Alemania, vía Wolff y Leibniz, la hagan un trazo característico del sello alemán. Pero, asimismo, en cuanto padre del esencialismo cristiano, Scoto se hace precursor del nominalismo, de un nominalismo en cierto sentido radical, aunque todavía no tan plenamente desarrollado, como el de Ockham. Y, así, la tradición dicha queda fuertemente marcada por una desviación teológica, en cuanto a la relación entre Dios, sus ideas, su voluntad y su acción transeúnte, creadora; y queda marcada, igualmente, por una quimera “filosófica”, un invento que inicia toda esta tradición de esencialismo, nominalismo y modernidad, se trata del esse obiectivum.

I.- Las ideas de Dios, que son Dios, pero no son Dios, el ser como modo de la esencia y la prioridad ontológica y de dignidad del posible respecto del actual

Las esencias, para Scoto[i], son lo mismo que para Avicena, simplemente esencias, toda determinación real o lógica que pueda advenirles no es más que “accidente” (vid. El esencialismo, como corriente filosófica que atraviesa los siglos, I). Sólo que, por la tendencia de Scoto al realismo metafísico, en lugar de hablar de esencias, habla de naturalezas, las cuales no son ni universales ni singulares: en la definición de ‘animal’ no está incluido el ser actual o la unidad, el ser universal o particular, por ejemplo; luego, la esencia de animal no es ninguna de esas determinaciones.

En el origen, la esencia escotista no es otra cosa que un objeto de la mente divina; pero que, por supuesto, no tiene un ser independiente de Dios: en Él, las ideas son Dios mismo. Es decir, son, pero no son, se identifican con Él, pero se distinguen de Él… He aquí la introducción del peligro: al aceptar el idealismo de Avicena, todo empieza mal, pero al separar de Dios sus ideas, el nominalismo se abrirá pasó, de manera invicta. Las esencias, según Scoto, tienen un ser propio de lo que pertenece a la mente, sea cual sea la misma, divina, angélica o humana: tienen, pues, un “ser de objeto”, “esse objectivum”. Estos “seres de objeto” son puramente inteligibles y hay una infinidad en esa Mente infinita y están eternamente presentes a la misma. Que estas ideas pasen a ser criaturas actualmente existentes depende de la Voluntad de Dios, que es infinitamente libre, es lo que luego, en Ockham, se llamará “libertad de indiferencia”, una capacidad de determinación que es indiferente para el sí o el no, que sólo consiste en la posibilidad de decir uno u otro, en la que lo esencial es la capacidad misma, la indiferencia respecto de las opciones, el poder autodeterminarse. Ésta es una libertad de indiferencia, que permanece en total indeterminación respecto del sí y el no, hasta que ella se autodetermina, sin más referencia que la propia autodeterminación. De modo que las esencias, en la mente de Dios, no son siquiera posibles; llegan a serlo cuando Dios así lo decide por su voluntad absolutamente desligada de cualquier determinación o necesidad. Así las esencias adquieren el ser posibles, creables, ése es su ser propio, a partir del momento en que Dios las elige: el ser posible, un ser menguado, un esse diminutum, pero ése es su ser, el ser de la posibilidad. Es la esencia de Avicena, capaz de recibir la universalidad o la singularidad, pero que no es sino esencia. Así, Scoto supera el determinismo aviceniano (no “greco-árabe”, como dice Gilson), por la infinitud de la mente de Dios y su Voluntad infinitamente “libre”, con libertad de indiferencia.

(más…)