Kalós

Inicio » Actualidad » Se fue mi hermanita

Se fue mi hermanita

Vino Belén, mi hermanita, la que cuida a mis papás… la que, sin embrago, es amiga de un poco de sifrinas bobas…

La viuda puso una ofrenda que parecía minúscula, pero era la más grande, era todo su ser, el de una mujer de una pieza, pura generosidad sin doblez

La viuda puso una ofrenda que parecía minúscula, pero era la más grande, era todo su ser, el de una mujer de una pieza, pura generosidad sin doblez

A veces, la gente como yo, la gente dedicada a luchar “por el bien y la justicia”, los que, en verdad, nos dedicamos a esto, a estudiar hasta lo más profundo que podamos lo divino manifestándose en todo y la forma de contrarrestar los ataques que a ese gran Amor enfilan los poderes de este mundo, los que nos dedicamos a esto, podemos tener una cierta distorsión en cuanto a la propia imagen. Uno es un simple tipo, cuya vocación fue ésta y no la de barrendero o de abogado o de ingeniero. En lo que uno hace es mejor o peor y lo hace con más o menos amor, perdiendo más o menos tiempo… Pero, como uno sabe que está en contacto con lo mejor, uno puede creer que uno tiene una participación especial de eso, sin regodeos conscientes ni nada, no es narcisismo; es algo un poco natural, pero que tiene que ser controlado.

Lo bueno es que Dios nunca deja solo al que lo busca, sea en mi profesión o en cualquier otra. A veces, Dios nos pone en contacto con gente mejor. Yo siempre digo, “¿cómo voy a ser un engreído, si, aunque lea a Aristóteles, yo sé muy bien que no soy Aristóteles? Yo leí el Quijote, pero no escribo ni las novelas de Corín Tellado” Pero, a veces, esa misma conciencia de “mi humildad”, oh ser humano, criatura tantas veces detestable, esa “mi humildad”, hace que me ensoberbezca; como cuando le digo a mis hijos que, si me atravieso entre ellos y Dios, que me aparten… A veces, Dios nos pone frente a gente mejor… y esa gente no sale de libros clásicos, no sale de cuentos de grandes conversiones, muchas veces sí, pero no en los mejores casos, no los que he visto; es como los Hobbits de Gandalf, la gente común es la que levanta esta vida por sobre ella misma. A veces, Dios nos pone frente a un campesino, un macho de una pieza, y quedamos molidos frente a la altura de la humanidad, su verdadera medida, lograda en la verdadera humildad. Muchas veces hay un problema, la gente no quiere ver lo que es mejor que ella, porque se trata de alguien, “¿ésta no es aquélla; no es “Éste” el hijo del carpintero, el chamito aquél que vimos llorando aquel día por Nazaret?” La mayoría de las veces es así. De repente, una persona de una sola pieza, un macho de verdad, una mujer humilde, de un corazón grande y de oro, con los defectos que no esconde y no le importan, se presenta frente a uno. Una persona capaz de enfrentar más de lo que uno puede, más valiente, más grande, en una palabra: MEJOR. Esa es mi hermana Belén, la que se fue ayer, la que cuida a mis papás, la amiga de las estúpidas ésas…
Ey, Belén, si son tus amigas no deben ser tan estúpidas, algo bueno tendrán…
Si la gente no se ubica, no se pone en su sitio, si Dios no nos hace estos favores, no hay REBELIÓN DE LA ESENCIA, EN ESTOS TIEMPOS DE DEIFICACIÓN USURPADORA
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: