Kalós

Inicio » Actualidad » Laudato Avatar

Laudato Avatar

En Pandora, los científicos también son los intérpretes de la religión

Una ordenación episcopal ahora puede contener ritos de adoración a la madre tierra y otros dioses, con chamanes y demás, delante de otros obispos y del nuncio papal, sin que nadie sea sancionado. Chile, Arcia, febrero 2014. Con la Laudato Avatar, todo sería diferente

Una ordenación episcopal ahora puede contener ritos de adoración a la madre tierra y otros dioses, con chamanes y demás, delante de otros obispos y del nuncio papal, sin que nadie sea sancionado. Chile, Arcia, febrero 2014. Con la Laudato Avatar, todo sería diferente

En Avatar,  una científico, la doctora Grace Augustine, es quien explica al mundo, quien dice cuáles son sus conexiones profundas, quien da la cosmología normativa. Es bueno, porque es muy científico todo. Pero, cuando Grace muere, se pasa, como en el documento franc-cisc-ónico, de la ciencia a la mística, de hecho, en Avatar, al éxtasis estricto, en un solo paso, sin que medie filosofía, teología, antropología ni nada, ¿cómo decir?, es algo MÁGICO. Es la película del gnóstico mesianista, feminista de tercera generación, pachamamista, anti-gringo, anti-capitalista, James Cameron.

En la Tierra, gracias a Dios, finalmente, ahora quienes están llegando al poder son también científicos; científicos que, qué maravilla, son también MÁGICOS. Ellos hacen ciencia y, de repente, la Tierra es un organismo vivo, un dios, andante… Sus parásitos somos nosotros. Sí, adivinaron, estoy hablando de Hans Joachim Schellnhuber, el “científico” que tiene que gobernar la Tierra entera, el asesor de Merkl, en Alemania, y corredactor de una llamada encíclica papal. El que dice que el papa, para ser equilibrado, sólo puede oírlo a él y que debe haber un gobierno mundial y los políticos que sean representantes de la humanidad toda deben someterse a él. Es MÁÁÁGIIIICOOO (https://www.lifesitenews.com/opinion/professor-schellnhuber-climate-science-and-the-population-problem). Lo más mágico es el paralelo entre estos dos, es increíble, científicos-ateos-líderes religiosos-panteístas, no es fácil, pero la magia de Hollywood y de Franc-cisco lo han logrado. Es CÁÁÁÁÁBAAALAAA…

Avatar y la Laudato si, Avatar si, Laudato Avatar. Fíjense bien en el siguiente paralelo entre el documento y la película Avatar. No creo que sea una simple coincidencia. San Josemaría, cuando le decían “coincidencia”, añadía “Providencia”. Ahí era de la divina, aquí es de la cabalística.

En Avatar, la Dra. Grace Augustine le dice al maligno cerdo asesino capitalista Parker: “esos árboles eran sagrados para los Omaticaya [indigenismo, del de los comunistas] de una manera que usted no puede imaginar. No estoy hablando de algún vudú pagano, estoy hablando de algo REAL y medible en la biología del bosque. Lo que creemos que sabemos es que hay algún tipo de comunicación electroquímica entre las raíces de los árboles. Como las sinapsis entre las neuronas. Cada árbol tiene 10 a la cuatro [104] conexiones hacia los árboles que están en su derredor; y hay 10 a la doce [1012] árboles en Pandora… Eso monta a más conexiones que el cerebro humano. ¿Entiende? Es una red, una red global. Y cada Na’vi puede accede a esa red, pueden subir y bajar datos, memorias, en lugares como el que usted acaba de destruir. Necesita despertar, Parker: la riqueza de este mundo no está en el [sub-]suelo, está por todas partes, rodeándonos. Los Na’vi lo saben y están luchando para defenderlo. Si quiere compartir este mundo con ellos, necesita entenderlos”. [Parker, como buen estúpido de las representaciones de estúpidos de Hollywood, que antes había dicho, representando al capitalismo, “malo es matar, la mala publicidad, pero peor es un mal estado financiero”, responde: “¿qué carajo estás fumando?”].

Por su parte, esto dice la Laudato si 220: “[La conversión ecológica] También implica la amorosa conciencia de no estar desconectados de las demás criaturas, de formar con los demás seres del universo una preciosa comunión universal. Para el creyente, el mundo no se contempla desde fuera sino desde dentro, reconociendo los lazos con los que el Padre nos ha unido a todos los seres (este tema se desarrolla en los nn. 84 a 93 del documento, pueden ver lo que dice ahí)”. Laudato si 240: “Las Personas divinas son relaciones subsistentes, y el mundo, creado según el modelo divino, es una trama de relaciones. Las criaturas tienden hacia Dios, y a su vez es propio de todo ser viviente tender hacia otra cosa, de tal modo que en el seno del universo podemos encontrar un sinnúmero de constantes relaciones que se entrelazan secretamente. Esto no sólo nos invita a admirar las múltiples conexiones que existen entre las criaturas, sino que nos lleva a descubrir una clave de nuestra propia realización. Porque la persona humana más crece, más madura y más se santifica a medida que entra en relación, cuando sale de sí misma para vivir en comunión con Dios, con los demás y con todas las criaturas. Así asume en su propia existencia ese dinamismo trinitario que Dios ha impreso en ella desde su creación. Todo está conectado, y eso nos invita a madurar una espiritualidad de la solidaridad global que brota del misterio de la Trinidad”.  Aunque parece darle un lugar especial al hombre en este panteísmo pachamamiano, de sinapsis cerebrales enraizadas en la Trinidad, aunque en el n. 81 diga que el hombre es especial, “Empero, esto no es exclusivo del hombre, los demás seres vivos tampoco se pueden reducir a objetos, sometidos a la arbitraria dominación humana, eso traería problemas. Según él, cuando Jesús habla de que los poderosos de la naciones las sojuzgan, mientras que entre los cristianos no debe ser así, que los mayores deben ser servidores de todos (Mateo XX,25-26), se refiere a esto: a que el hombre tiene que tratar la naturaleza, los ríos, las piedras, las montañas, no sólo, ni siquiera, los animales, todo (cfr. n. 84), como sujeto, no como objeto, como regalo, “caricia”, “ternura” (n. 82 […])” (https://eticacasanova.org/2015/06/24/francisco-el-papa-new-age/#more-1665).

Parece como si hubiera una conexión entre ser cristiano y ser un Omaticaya; que Eywah fuera Dios Padre (reparen en que Eywah es Yaweh, con las letras cambiadas), y que la creación fuera Pandora. El paralelo es innegable. No digo que eso estuviera en la mente del Papa, pero hay un paralelo… o parece haberlo.

Todo se esclarece, al leer a Schellnhuber. “La ciencia ecósfera es, por tanto, llegando a la madurez, dando respetabilidad a su compañero romántico, la teoría Gaia [pachamama, Pandora], tal como Lovelock y Margulies la fundaron. Esta perspectiva ‘geofisiológica’, ardientemente debatida, hacia el análisis del sistema de la Tierra arguye que la biósfera contribuye de una manera casi consciente con los mecanismos de respuesta [feedback] auto-reguladora que han mantenido estable y habitable para la vida a la superficie de la Tierra” (“‘Earth system’ analysis and the second Copernican revolution”, [Nature, 1999], citado en el artículo de Life Site News al que se hace referencia arriba). El hombre es una plaga para ese sistema, mientras que la Tierra es un mecanismo de evolución conjunta, entreverada, es, de hecho, un ser vivo que puede enfurecerse y volverse contra nosotros (ibíd.).

De aquí, de esta ciencia, el documento de Francisco habrá sacado temas como el de los sistemas abiertos, en evolución, que son cada cosa y el universo todo, animado por Dios mismo, por su Espíritu. Todo interconectado, siendo el hombre la plaga; por lo que la Tierra podría encolerizarse… y ella no perdona, de acuerdo con Francisco (https://www.aciprensa.com/noticias/la-tierra-no-perdona-nunca-las-palabras-de-un-anciano-al-papa-francisco-96214/).

Ahí tienen: Schellnhuber and Dr. Grace. Científicos, pachamamianos, mágico, como Avatar. Por eso, decía yo, el otro día, no hay que leer la encíclica, hay que ver Avatar. Se puede completar con El Día después de Mañana, de Emmerich. La encíclica aporta algo, aporta la apoteosis de Schellnhuber, el giro de Roma hacia Dr. Grace y su creador Cameron o, al menos, algo de eso, porque, como dice el n. 83 del documento, el fin de todo el proceso universal, de la evolución de los sistemas abiertos, es la plenitud de Dios, que se alcanza en la resurrección de Cristo (Él alcanza esa plenitud al resucitar, no es que Él sea Dios y que Dios sea eterno, Plenitud perfecta de la posesión perfecta y simultánea de la vida absolutamente perfecta y sin fin), en la que todo estaría conectado, que sería fin e impulso de todo, en esa evolución, que nadie sabe a dónde llegará.

***

En Avatar, al final, en la ambigüedad típica de materialistas-espirituales, la doctora se convierte: ve a Eywah, es hermoso. En la Laudato Avatar, otra película que pienso escribir, un monje carmelita descalzo se convierte también, empieza a ver que todo está conectado y que todo es sujeto, hasta el sucio de su monasterio, Yahwé se introduce en el mundo, como parte integrante de él…

***

Así, embrujado como estoy, en este sopor MÁGICO, cabalístico, bajo el embrujo de la ciencia de lso doctores Augustine y Schellnhuber, llevado a Cristo por la evolución universal y, con ella, a la plenitud de Dios, en esta Madre Tierra, ser vivo hermoso, en el que todos estamos conectados, en sinapsis asombrosas, indígenas, de las que rechazamos al capitalismo y a los seis mil millones que sobran sobre este planeta. Bajo este sopor, tengo que decir: REBELIÓN, REBELIÓN, REBELIÓN DE LA ESENCIA…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: