Kalós

Inicio » Actualidad » Las mil y un caras de la opresión del género

Las mil y un caras de la opresión del género

Es mundial: con la astucia del mundo y que lo cubre enteramente

Lo lograron, conquistaron, no lo podemos negar. No nos hacen la lobotomía, como dicen en su libro de estrategia más importante, pero nadie quita que, en un futuro no muy distante, lo harán

Lo lograron, conquistaron, no lo podemos negar. No nos hacen la lobotomía, como dicen en su libro de estrategia más importante, pero nadie quita que, en un futuro no muy distante, lo harán

En Alemania, ya no se necesita, al parecer, de presión desde arriba, para sostener a la ideología del mal.

No se trata de que se apruebe la homosexualidad en un país abrumadoramente cristiano como Argentina o que metan gente presa en Francia por el rechazo sobrecogedoramente mayoritario de las relaciones homosexuales en ese país; no se trata de que en Estados Unidos, la gente vote contra eso, pero, democráticamente, los tribunales digan que eso es inconstitucional, contra el texto de la Constitución, que ellos vinieron a descubrir ahora; no se trata de que esa operación la repitan en Colombia y otros países; no se trata de que esterilicen forzosamente, bajo engaño o bajo una cultura opresora a mujeres, como arroz, en Perú, la India o Venezuela; no es que gobiernos se dediquen a matar a niñitos por millones al año, como el Chino o el Indio; no es que estas políticas genocidas sean promovidas por la internacional del aborto más grande del mundo, Planned Parenthood, financiada por el gobierno de Estados Unidos; no es que el gobierno estadounidense, a través de su máscara humanitaria, USAID, del Departamento de Estado (operación claramente de la CIA), se dedique a promover la ideología de género en todo el mundo, como se puede ver, por ejemplo, en Uzbekistán (Population Research Institute, reporte 104 de 2010, escrito por Colin Mason: Las esterilizaciones forzadas de Uzbekistán y la indiferencia de Occidente); no se reduce a que la política “de Ciudad de México”, que consiste en una prohibición al gobierno gringo, yanqui, de financiar el aborto y la cultura de la muerte en el mundo, de la manera más imperialista-tiránica imaginable sea brincada, olímpicamente, por Barack Hussein Obama, que destina millones y millones de dólares al año a tan noble empresa; no es que, en cuanta promoción de la legalización de las drogas, el aborto, el divorcio (sobre todo el express), la homosexualidad, el financiamiento gubernamental de los anticonceptivos, incluyendo para gente soltera, incluidos los adolescentes, desde los 12 años (sin aviso alguno a los padres), los “derechos” de los niños [a no ser educados, especialmente por sus papás], especialmente los “reproductivos y de género”, y demás estén siempre los sospechosos habituales: las fundaciones gringas, Rockefeller, Ford, Carnegie, Hewlett Packard, Bill y Melinda Gates, ricachones como Geffen o Soros, la ONU, la UNICEF, la UNESCO, ONU-mujer, la OEA, la Unión Europea, el gobierno gringo; no importa que todos los últimamente nombrados, juntamente con la Caritas Internationalis de Rodríguez Maradiaga, de Francisco, se dediquen a caribear (“bully”), a atropellar, a África, continente al que pretenden obligar a aceptar la receta entera, como han hecho en resto del mundo que no sea el antiguo imperio árabe-musulmán (al que, como dije, le tienen una receta diferente; vid. http://www.onepeterfive.com/why-is-the-churchs-largest-charitable-organization-involved-with-communist-pro-abortion-activism/). No se trata, a un nivel más bajo, de que, por ejemplo, la lesbiana alcalde de Houston acose a predicadores cristianos y les pida, como la Cheka-KGB o la Stasi, que le remitan sus sermones sobre la homosexualidad (vid. http://www.archgh.org/blog/main.asp?Tid=1654&id=461&cat=Archdiocesan); no se trata de denominaciones cristianas renegando de Cristo y llevando la ideología anticristiana a sus fieles, con cosas como que Dios es Padre-Madre, o que la Madre de Jesús lo envió y Él-Ella murió por glorificarla; no se trata de que funcionarios de una alcaldía de Idaho, EUA, pretendan obligar a unos pastores cristianos a celebrar “bodas” de sodomitas, bajo pena de cárcel (inventada por ellos; vid. http://www.adfmedia.org/News/PRDetail/9364), o de que el estado de Nueva York esté por aprobar el incesto entre tíos y sobrinos, para terminar de minar todo el orden natural y desbaratar toda defensa de la decencia (vid. https://www.lifesitenews.com/news/new-york-appeals-court-unanimously-oks-some-incestuous-marriages). Es como en Argentina, en La Plata, donde unos energúmenos, muchos de los cuales son mujeres, sin ningún pudor, van a profanar una catedral y, al encontrar a un grupo de muchachos rodeándola para defenderla, sin policía, sin autoridades eclesiásticas capaces de dar la cara, se dedican a humillarlos y afrentarlos de las maneras más espantosas; es como en Chile, donde la Catedral principal del país, la de Santiago, fue terriblemente profanada por mujeres que estaban muy urgidas por salir preñadas para poder matar a sus hijos, por satisfacer esa necesidad humana, que decían que la Virgen abortaría al Hijo de Dios (vid. https://eticacasanova.org/2013/07/27/en-chile-los-revolucionarios-dan-lecciones-civicas-destrozando-la-catedral-en-nombre-del-aborto/). En Alemania, aunque el gobierno meta presos a los papás que se rehúsen a permitir que sus hijos sean deshonrados, violados, corrompidos, escandalizados, mediante la educación sexual, promotora de todas las aberraciones, desde el kindergarten, eso no hace falta, ahí tienen grupos de choque fascistas, “homonazis”, como los llaman ahora, para hacer el trabajo tiránico, la labor de la tiranía mundial… sin problemas de derecho público, digamos…

En el nivel de la gente decente, el libro After the Ball: How America will Conquer its Fear and Hatred of Gays in the 90’s (vid. http://www.massresistance.org/docs/issues/gay_strategies/after_the_ball.html), hizo su trabajo, el truco, la magia. Todo lo que vemos por ahí es, en buena parte, estrategia surgida de ese libro. Claro que tuvo ayudas, como la decisión, en 1973, de sacar a la homosexualidad de las enfermedades mentales del manual de los psiquiatras estadounidenses, por pura presión del lobby de la maldición bíblica; juntamente con las mentiras sobre la matriz biológica del problema, conjugada con los lemas políticos de la irrelevancia de la biología y el carácter meramente cultural del orden sexual… La cuestión de la “homofobia” se la debemos a este librito, esta obra de arte de la maldad y la propaganda. De él viene el asunto de que lo que hay contra la homosexualidad es miedo a lo “diferente” a lo “nuevo”; que su rechazo procede de radicales religiosos, obviamente, cristianos, que se deben equiparar a los nazis (aunque entre éstos hubiera una gran cantidad de homosexuales).

La estrategia de presentarse como gente “queer”, sensible, inteligente, ordenada, que sólo quiere amar, como cualquier ser humano: con el tiempo, la gente, que vería a este asunto como mera cosa rara, aunque inofensiva, se acostumbraría y, con la costumbre, vendría la aceptación: sancochados como ranas, con un fuego uniformemente acelerado, pero a una tasa muy baja… “Podemos extraer el siguiente principio para nuestra campaña para insensibilizar a los ‘derechos’ hacia los homosexuales y la homosexualidad: inúndalos con una continua inundación de propaganda relacionada con la homosexualidad, presentada de la manera menos ofensiva posible. Si los ‘derechos’ no pueden cerrar la ducha, pueden acostumbrarse, al menos, a estar mojados”, dicen los autores del libro, Marshall K. Kirk y Hunter Madsen:  y aquí tenemos lo que dijo el vicepresidente de Barack Obama, el católico, Joe Biden, en un evento del Partido Demócrata gringo para celebrar el mes de la Herencia Judía, diciéndole a demócratas y judíos ahí reunidos que gracias a ellos, los judíos, la batalla por la muy buena y deseable, claro, legalización de la homosexualidad se había ganado, gracias a cosas como Will and Grace o Grace Anatomy, Milk y pare usted de contar  (http://www.churchmilitant.tv/platform/?today=2014-05-05).

Además, el libro recomienda que las emociones de rechazo a la homosexualidad se mezclen, por campañas bien orquestadas, con sentimientos de vergüenza, por ser uno “retrasado”, “no progresista”, “nazi”, “racista”, por no aceptar el mal moral; así, dado que “no podemos practicarles a todos la lobotomía (¡oh, dulces sueños!)”, dicen éstos que inventaron llamar nazismo a la moralidad, lograrán el efecto, mediante los reflejos condicionados de Watson-Pavlov: el rechazo que produce la perversión irá siempre acompañado de la vergüenza por ser “retrasado”. Así se modelará la conducta de los “odiadores”, “homófobos”. Aquí tenemos todas esas campañas que salen a partir de la muerte violenta de un homosexual, que son siempre presentadas como casos generales, de gente de lo último, nazis, odiosos, y sin ningún cuidado por la verdad, sobre si es un crimen de “odio de género” o, más bien, de celos por la promiscuidad impresionante de estos tipos, por ejemplo (lo que ha pasado un sinnúmero de veces, digo, las muertes así y la mentira a partir de ellas…). El asunto es que ellos no quieren apelar a la verdad ni al entendimiento, a la razón, “nuestro efecto se logra sin referencia a hechos, lógica, pruebas, etc.”: es un asunto de emoción es, reflejos condicionados. Es como un muchacho que fue mi alumno en la Universidad Metropolitana de Caracas: él veía que la homosexualidad era mala, inaceptable, pero decía: “yo soy un homofóbico”: en poco tiempo, sería un “homó-filo”, porque nadie quiere ser “nadá-fobo”, mucho menos si eso es odioso…

Del “orgullo”, es decir, la connaturalidad, respecto del “prejuicio”, es decir, la moral, se pasa a la vergüenza y la incomodidad… Así se llega a la conversión, el tercer paso que buscan los estrategas éstos, tanto a nivel individual, como a nivel social: el régimen forma los caracteres, dijo Platón en su República. La conversión es que el odiadior deje de serlo, que llegue a “amar al Gran Hermano”, como Winston Smith, que llegue a gustar de los invertidos y sus “lindezas”.

Así opera esta tiranía, a este nivel. En Facebook, uno ve mentiras sinfín, memes con cosas como un supuesto “bullying”, el caribeo, cristiano; según esos memes, hay que parar este tipo de abuso, por medio del cual, el cristiano aplasta a los demás, por ejemplo, a los invertidos de la escuela… En consonancia con esto, en los Estados Unidos y Canadá, por ejemplo, se están aprobando leyes anti-caribeo, que ponen como la principal causa de este fenómeno a la “homofobia”, cuando, en realidad, ni siquiera figura en ningún estudio sobre el tema; la verdad, según las investigaciones, es que el caribeo procede de que se percibe a las personas como feas, gordas, tontas, como siempre ha sido y siempre será (vid. http://www.churchmilitant.tv/platform/?vidID=micd-2015-01-28). La mentira, entonces, y la estrategia propagandística llegan lejos. En Chile, el gobierno saca un librito para la guardería, para el maternal, para el prekinder, llamado Nicolás tiene dos papás; y, cuando gente decente y no engañada se queja, no hace falta que nadie del gobierno pierda el sueño, los zombies le caen encima, con la cantaleta básica, la que aprendieron viendo Barney: “¡¡¡todos somos especiales!!!”… Y, a mis hijos, parece que no hay más nada que enseñarles, salvo que Chile es un país “indígena”, de más de 15.000 años, al que los españoles vinieron a joder; y que todos somos especiales, sin importar las diferencias… sin importar si ellas son morales o por asuntos biológicos, sean naturales o enfermedades, sean debidas a la inmoralidad o a accidentes… La tiranía empieza con Barney y sigue con los libros de ciencias, matemáticas, castellano, sociales; y se completa con Will and Grace y Brokeback Mountain, etcétera.

Pero, en Alemania, la tiranía obra de maneras especiales, será porque su lema es que todos somos especiales (cfr. https://www.lifesitenews.com/news/german-parents-attacked-as-they-protest-early-sexualization-of-children). Unos papás salen a defender a sus hijos, a sus hijos inocentes, de 3, 4 y 5 años, a los que el gobierno quiere corromper con su educación sexual. No se trata de los papás que decidieron que sus hijos no iban a esas clases y el gobierno los metió presos (http://www.intoleranceagainstchristians.eu/fileadmin/user_upload/Five-Year_Report_Intolerance_against_Christians_in_Europe_-_online_version.pdf); se trata de unos que salieron a protestar que a sus hijos, los que Dios les confió, los que aman con su vida, les están enseñando a explorar su cuerpo, que no hay orden en la naturaleza, que la vida es orgasmo, no importa por cuál estímulo se provoque el tal… A éstos, el gobierno les ofrece su inacción: ¿cómo, no los persigue? No, no los persigue, deja que grupos de invertidos e invertidas les caigan a golpes, les tiren excremento, se burlen de ellos; los invertidos llevaban biblias, cuyas páginas arrancaban, se limpiaban el tafanario y las lanzaban a los defensores de la moral y la inocencia, bien merecido que lo tienen, ellos sí que no son especiales, por estar diciendo que no todos somos especiales…

Ante esta defensa de la tolerancia, la policía miraba impávida, dejando que los defensores de la libertad tiranizaran la decencia…

Así, dos conclusiones se presentan para ser actualizadas de estas premisas: 1) los homosexuales, en Alemania (esto fue en Hamburgo, pero lo mismo ha pasado en Colonia y en Baden-Württenberg), como en el resto del mundo, quieren sangre fresca, quieren corromper hasta a los más tierno; mientras logran s completa “normalización”. 2) La tiranía mundial ha logrado su objetivo más allá de cualquier sueño idílico que sus miembros pudieran desear, desde los violentos pro-feministas argentinos y chilenos, hasta los papás que consienten en la “sexualización” de sus hijos, pasando por Barney y “todos somos especiales”, hasta estas muestras de los pro-género y la policía alemana, no hay rincón del planeta que se escape de su poder.

Esto es el modo como está operando la revolución, a todos los niveles. Es una obviedad que es una tiranía; y que es una tiranía mundial. Es una tiranía mundana, muy mundana, de la carne: el otro día, en uno de sus Vortex, Michael Voris comparaba la crisis actual con las otras grandes crisis de la Iglesia, la arriana, la de la ruptura con los griegos, la luterana (omite la del conciliarismo y el Gran Cisma). Esas crisis tenían problemas doctrinales, problemas de hombres, problemas del espíritu, cosas humanas. La de hoy es la crisis de la “herejía sexual”. Es lo que dijo el profeta Wilhelm Reich: “que se masturben, así los curaremos del virus del misticismo”. Puede que los homo-estrategas citados sean unos astutos, pero también es verdad que su mayor éxito procede de la inmensa anestesia que es la “liberación” sexual, lo cual se sabía desde Platón (Leyes, X), y las drogas: en una sociedad en que todos quieren placer sin límites, diversión, sin compromisos, sin esfuerzos, en la ciudad en la que “lo que no se quiere se mata”, como dice Shakira; en la sociedad en que el orden es negado para poder hacer todo tipo de porquerías, la homosexualidad halla un lugar; como lo hallan el bestialismo, la poligamia, el incesto, la pedofilia; como lo hallan las prácticas hermosas de paternidad que consisten en drogar a los hijos, para que no molesten (lo que lleva a todos los casos de homicidios masivos en escuelas y cines, etc.: http://www.culturewars.com/2013/Lanza.htm). En una sociedad así, estos estrategas triunfan: en el siglo XIII, con Inquisición y todo, no habrían tenido un segundo de vida sus tesis, habrían sido arrasadas por la prudencia, la sabiduría y la autoridad preocupada de la moral de los pequeños hermanos del Señor. Hoy, son grandes señores, hoy se puede decir cualquier cosa, cada quien tiene su verdad, si es que eso lleva a la inmoralidad más extrema, es decir, a una más extrema que la que hemos concebido hasta ahora: el incesto bestial homosexual poligámico y pederasta, con drogas y sacrificios rituales a la madre tierra: he aquí la meta de todo este jaleo. Pero la tiranía es mundial porque abarca todo el mundo, abraza al planeta, pero llega a los rincones: para eso están Nicolás tienes dos papás, “todos somos especiales”, las mentiras pseudocientíficas, la ley y las policías corrompidas (nos olvidamos de los juicios de Núremberg demasiado fácilmente) y los grupos de choque homo-nazis. En el nivel macroeconómico, gobiernos, organismos internacionales, fundaciones, hacen el trabajo; en lo interno de los países, sólo puede ser candidato y ocupar un puesto alguien que apruebe toda esta parafernalia, alguien que sea aprobado por los amos del valle. En instituciones como la Iglesia y las denominaciones cristianas menores, opera lo mismo que en los países: sólo es autoridad quien acepte la cultura de la muerte y el desorden sexual extremo, aunque, a veces, diga lo contrario, como nuestro amigo que vive ahora en Roma… y antes en la Argenta… La tiranía está en Hollywood, en los periódicos, en los libros de texto. La tiranía está en Europa, donde te botan del trabajo si eres cristiano y lo expresas, donde una enfermera tiene que quitarse el crucifijo, porque puede generar pánico y terror en sus pacientes, según cortes de justicia (http://www.intoleranceagainstchristians.eu/fileadmin/user_upload/Five-Year_Report_Intolerance_against_Christians_in_Europe_-_online_version.pdf, citado ya arriba). Sal a protestar, defiende tu Iglesia, sentirás su poder, sabrás lo que es persecución, sabrás que tiene mil caras y ora de muchas maneras, como lo saben los estrategas invertidos del libro citado arriba: After The Ball. Lo único que queda es ponerse macho y resistir, sentir la cruz de Cristo, protestar y saber, en la Esperanza, que no quedaremos sin recompensa. LO QUE QUEDA ES LA REBELIÓN, LA REBELIÓN DE LA ESENCIA…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: