Kalós

Inicio » Historia » Antihispanos: Pobre Iglesia, por 3 siglos fue Española

Antihispanos: Pobre Iglesia, por 3 siglos fue Española

La verdad es que España dio lo más luminoso de la historia

Francisco de Vitoria, el gran salmantino, uno de los grandes de toda la historia. Él constituyó un espíritu que lanzó al arte y la literatura del siglo de oro; y todo el impresionante régimen que produjo la civilización, el mestizaje cultural más importante de la historia

Francisco de Vitoria, el gran salmantino, uno de los grandes de toda la historia. Él constituyó un espíritu que lanzó al arte y la literatura del siglo de oro; y todo el impresionante régimen que produjo la civilización, el mestizaje cultural más importante de la historia

El 19 de diciembre, Sandro Magister, publicó un artículo de ésos, un artículo que, de suyo, es un eufemismo (http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1350950?sp=y). Se preguntaba si el Papa actual, el ducentésimo sexagésimo quinto sucesor de San Pedro era comunista o capitalista. La gente del Acton Institute del Padre Sirico, cultor del “paleo-conservatismo” de Ayn Rand, atea, más capitalista que Friedman, nietzscheana, dice que el anterior arzobispo de Buenos Aires es capitalista. Pero Sirico no es una persona de ninguna confianza, de hecho, hay fuertes dudas sobre la sinceridad de su fe, sobre su verdadera adscripción, en cuanto a las creencias y los afectos, en cuanto a la validez de su ordenación. Robert Sirico, a principios de los años 70, era un revolucionario gay; que, a finales de esa década, se enroló en la religión de Ayn Rand, porque la vio como un arma revolucionaria de mucho mayor poder para la causa sodomita, como vino a ser el caso (vid. http://www.culturewars.com/2007/Sirico.htm). Sirico es, hoy por hoy, el cuchillo en el pescuezo de la Iglesia, en asuntos económicos, para una cantidad enorme de gente (vid. http://culturewars.com/2014/Strangled.htm)… Luego, si ésa es la fuente para apoyar el capitalismo del señor Francisco, Papa, la cosa queda en el aire… y no puede ser de otro modo, porque el caso es el otro: el muchacho, obviamente, se halla en el otro extremo de la revolución (vid mis artículos: https://eticacasanova.org/2014/10/31/aquelarre-socialista-del-siglo-21-en-el-vaticano/; y https://eticacasanova.org/2014/12/30/francisco-apunta-a-la-felicidad-y-hasta-un-pagano-se-horrorizaria/). Además, sus más cercanos allegados, el “Cenáculo de los amigos del Papa Francisco” (Spadaro, Kasper, Coccopalmerio et al.) dicen lo mismo que yo aquí. Empero, eso es sólo el abreboca, es, quizás, la actividad de las señoras, poniendo la mesa.

Sobre esto, a partir del artículo de Magister, se formó toda una discusión, con participación de gente de varias partes del mundo que escribieron cartas al importante periodista italiano. La primera de ellas fue de un teólogo de habla inglesa, que decía que los tres últimos papas estaban influidos por el socialismo; pero que el de origen hispano tenía el problema de que venía, precisamente, de este origen, de Iberoamérica, donde lo que hay es un poco de lambucios (dicen en Venezuela de la gente ruin, mezquina y barata), que siguen a sus caudillos “populistas” (vid. http://magister.blogautore.espresso.repubblica.it/2014/12/22/lo-schiaffo-di-natale-del-papa-alla-curia-con-un-piccolo-contrappasso/)… ESTO SÍ ES AQUELLO DE LO QUE SE TRATA ESTO: EN TODA LA CATOLICIDAD, TODO EL MUNDO SE HA DEDICADO A DESTRUIR LA HISTORIA DE LA IGLESIA, PORQUE 3 SIGLOS DE ESA HISTORIA, AL MENOS, FUERON TRES SIGLOS DE ESPAÑA

Una vez, un caballero católico alemán, me aseguró que, desde el siglo XVI y hasta el XIX, la Iglesia había sido un desastre, puesto que había descansado sobre los hombros de la Madre Patria. Yo lo oía y no lo podía creer. A esta gente se le ha enseñado a odiar a España, en sus países traidores a la Fe, de una manera tal, que es asombrosa. La idea es que España, por católica, es una basura, retrasada, retrógrada. Por haber defendido a la Fe en la Guerra de los 30 años, cuando el otro país católico, Francia, estaba liderando a los enemigos de la Iglesia. Alemania e Inglaterra andaban en guerras intestinas y pseudo-Reforma, la primera, con Margraves de Hesse siendo casados bígamamente por el heresiarca cismático Lutero, etc. Y, la segunda, la abusadora de la Gran Bretaña, se lanzó detrás del mujeriego sifilítico, para empezar su carrera como el líder mundial de las fuerzas del desorden, posición a la que ascendió cuando la hija bastarda del tal Enrique, con su decapitada Ana Bolena, Isabel, la Reina Hada, la reina que inventó el espionaje como magia o la magia como medio de espiar y acumular poder… Siguió detrás de los expoliadores que formaron, robando a la Iglesia, “secularizando” extensiones vastísimas de terrenos cultivados, que se labraban para el bien del país y para la protección de poblaciones enteras (lo que aprendieron de los alemanes y lo que aprendieron todos los revolucionarios posteriores, hasta Guzmán Blanco en Venezuela); continuó bajo los desquiciados elegidos de Dios puritanos y su Caballero de Hierro, Oliver Cromwell; para terminar siendo los líderes revolucionarios, que generaron severas distorsiones a todo lo largo y ancho del mundo, con su “estupidez” mal llamada “ilustrada” o, en realidad, su viveza llamada por Brownson, “propagandismo”, en The American Republic. Eran tiempos en los que Polonia sucumbía, luego de siglos de ínclita imbecilidad de sus clases dirigentes, ocupadas más en el regodeo sobre su pasado glorioso y su riqueza, que en la construcción de una sociedad madura y sana, como esos necios de Góndor, que describe Gandalf en El retorno del rey

Entonces, ¿cómo puede un caballero católico denigrar de España, es masoquista? No, vivió en un país en que el patriotismo iba ligado al odio a España y, para evitar la esquizofrenia, inventó que la Iglesia en los siglos críticos estuvo bajo lo peor que ha habido y que a eso se debe la crisis actual. La misma se superaría, quizás, si los países traidores asumieran de nuevo el liderazgo. ¿Pero qué, tan mala fue España? No, ni de casualidad.

Aquí opera otro modo de destrucción de la Imagen histórica de la Iglesia. Uno, hoy por hoy, ve a gente celebrando a San Francisco dondequiera que voltee, hasta de parte de enemigos jurados de Cristo y de su Iglesia. Yo puedo amar a San Francisco, pero me asombran determinados homenajes. La idea que tienen los enemigos de Cristo al usar al pobrecito de Asís como símbolo es doble: se trataría de un ecologista, de un pacifista, de un gnóstico new age, en dos platos, no de un católico, para empezar. Y, además, así dejamos en la estacada a su contrapartida española, a Santo Domingo; quien, para colmo, es un símbolo de intolerancia y oscurantismo católico porque, no es que convirtió por la persuasión irresistible a miles de albigenses, no, sino que habría sido un arma de la Cruzada anti-cátara, es decir, anti new age… Lo mismo sucede, por ejemplo, con el Padre Robert Barron, el autor de la famosa serie de televisión, de gran calidad, titulada Catholicism. El padre Barron trata de la santidad; lo hace poniendo cuatro ejemplos, todos mujeres, ninguna española: una gringa (cuyo nombre no recuerdo), la Madre Teresa, Edith Stein-Teresa Benedicta de la Cruz y Santa Teresita. Una vez más, yo amo a todas estas mujeres, pero escamotear al ser humano que inspiró a Bergson, al que éste creyó la máxima cota de la humanidad, es demasiado; sobre todo si es la inspiradora de tres de las santas que propones como ejemplo e, incluso, la causa de la conversión del judaísmo a la verdadera Fe, por parte de la filósofo Stein. En la parte de Santa Teresita, el cura nombra a San Juan de la Cruz y a Santa Teresa, dice que son inmensos, pero que no son el modelo, sino “el caminito” de la de Lissieux, no se sabe por qué. Rops, odiador macho de Felipe II, al igual que Marcel D’Auclair, denuesta del gran rey; mientras que pondera que San Ignacio fue rechazado por España. Otros se lanzan contra el de Loyola, contra Laínez, Soto, Pedro de Alcántara, etc., pues reniegan de la “Contrarreforma”. Pero uno puede echar una mirada más general. No sólo ver que un español inventó la escuela pública, San José de Calasanz, que España y Portugal, casi identificadas en la época, abrieron las rutas marítimas y empequeñecieron la Tierra, la circunvalaron, la unieron por todas partes. Ganaron a América para Cristo; España aplastó en Lepanto la amenaza turca, fue el muro de contención contra las fuerzas de la disgregación, que salían de Holanda e Inglaterra, paró a los hugonotes en Francia. Lanzó la imponente obra del arte y la literatura elevados por la sana teología de Salamanca, de Vitoria y Soto, y escribió páginas de diamante en el Siglo de Oro: Jorge Manrique, Teresa, Juan de la Cruz, Cervantes, Velásquez, Zurbarán, Murillo, Calderón, Lope, Garcilazo, Ercilla, Tirso de Molina, Góngora, el Greco.

Así, uno se queda pasmado de la mezquindad humana, ¿cómo no reconocer semejante nivel de brillo? Hay que ser de lo último. Pero, como bien captó Messori; detrás de los ataques a España, hay mucho más de lo que salta a la vista. Atacar a España es atacar a la Iglesia. Defender a España es defender siglos clave de la historia del Catolicismo; es defender, por ejemplo, la inmensa obra de la civilización y evangelización de América, algo absolutamente único en la historia, algo de lo más grande, si no lo MÁS GRANDE que ha habido. Los revolucionarios no pueden reconocer eso. Y los católicos de hoy, que denigran de Pío XII, del oscurantismo, de la Inquisición, de las cruzadas, que, por ignorantes y deseos de quedar bien con el mundo, se ponen a milímetros de perder su Fe, denigran, tienen que hacerlo, de España. Si eso es así del continente que le debe todo a la Madre Patria, de nosotros mismos, si un mequetrefe como yo tiene que escribir cosas como mi serie Rubén B.: ¿sabes por qué “en Latinoamérica matan al hombre, pero no matan la idea”? (y los otros seis de la serie: https://eticacasanova.org/2013/06/23/ruben-b-sabes-por-que-en-latinoamerica-matan-al-hombre-pero-no-matan-la-idea-2/https://eticacasanova.org/2013/06/24/ruben-blades-sabes-por-que-en-latinoamerica-matan-al-3-las-causas-de-la-estupidez/https://eticacasanova.org/2013/06/25/ruben-blades-sabes-por-que-en-latinoamerica-matan-al-4-la-iglesia-pario-a-hispanoamerica/https://eticacasanova.org/2013/06/26/ruben-blades-sabes-por-que-en-latinoamerica-matan-al-5-la-constitucion-de-una-patria/https://eticacasanova.org/2013/06/27/ruben-blades-sabes-por-que-en-latinoamerica-matan-al-6-venezuela-y-hans-kelsen/ y https://eticacasanova.org/2013/06/27/ruben-blades-sabes-por-que-en-latinoamerica-matan-al-7-mexico-vence-a-la-revolucion/), porque esta sociedad grande hace años que se olvidó de qué la hizo grande, qué le debe a España, que la une como UNA SOCIEDAD, qué le da sentido, porque hasta los curas se embarcaron en una de comunismo y “teología indígena” (la misma salchicha disfrazada de chorizo); si nuestros dirigentes, en su masonería, entreguismo intelectual-progresismo, falta de patriotismo, egoísmo, ceguera, se lanzaron a denigrar de España. Si lo hacen los españoles de la Península en números cada vez mayores… y sin casi nadie que defienda a la España de verdad. ¿Qué se puede esperar de alemanes, ingleses, franceses, no se diga nada de gringos y australianos y demás hijos “culturales” de estos: africanos, etc.?

Pero, a todas éstas, un católico, hispano o germano o anglosajón o francés o polaco o irlandés o de donde sea, si no es capaz de ver la grandeza de la Iglesia, si acepta la mentira del Gran Hermano que gobierna al mundo actual con mano de hierro, con bota afincada y con OPRESIÓN, es un católico a punto de perder la Fe o que tiene una fe con muchos problemas; muy probablemente, esté por aceptar porciones importantes de modernismo, para poder vivir consigo mismo. Esa tiranía, que es lo primero que él no ve, es aquella de la que hablaron Dawson (Historia de la cultura cristiana, ensayo XIX: el significado del desarrollo occidental) y Voegelin (The New Science of Politics y Science, Politics and Gnosticism): los revolucionarios se dieron cuenta del valor justificador de la la historia; por eso, decidieron producir versiones cada vez más distorsionadas de la misma, destruyendo a su enemigo, la Iglesia, y encumbrándose a sí mismos. Esto se hizo una completa demolición cuando, como dicen los dos autores citados, los movimientos gnósticos, ideológicos, se hicieron masivos; y llegó ya a un verdadero ambiente de engaño, cuando la revolución se hizo gobierno mundial, en los últimos 50 años (vid. https://eticacasanova.org/2014/09/10/revolucion-cultural-origen-y-genealogia-hasta-el-porno-y-el-sex-drugs-and-rock-and-roll/). Así, se cumplió el sueño, la pesadilla, de Orwell, el sueño dorado de Huxley: “quien controla el presente controla el pasado; quien controla el pasado controla el futuro”.

***

Los hispanoamericanos (e Iberoamericanos, en general) seguimos siendo la sociedad en la que la Iglesia es mayoría y somos, todavía, una sociedad joven, con niños y futuro, una sociedad que crece y con cultura occidental nativa. Lo somos, a pesar de la intensidad de los agresiones desde los Estados Unidos y sus aliados; comenzando por el financiamiento de sectas nacidas en ese país en las últimas décadas, el apoyo a grupos y políticos anti familia, vida y decencia; la promoción del progresismo y el propagandismo gringo-británico, en general, y otra serie de movimientos destinados a destruir nuestra identidad. Por eso, seguimos siendo el futuro de la Iglesia. De ahí la virulencia del ataque último, bajo la forma del comunismo, llamado también socialismo del siglo XXI y con otra serie de nombres. Recuperar nuestro identidad de pueblos, como dijo el gran Mario Briceño-Iragorry es de vital importancia. Michael Jones observaba en Kenia que la única oportunidad de ese país contra las amenazas gringo-europeas que se ciernen sobre el país, contra la esclavitud promovida por el cine, la televisión, la pseudo-música moderna, era la promoción de la etnicidad; que no bastaba lo que proponía el Opus Dei en el Strathmore College: santidad en el trabajo profesional: en los Estados Unidos, los revolucionarios habían barrido el piso con una Iglesia ciega para la etnicidad, que proponía lo mismo que el Opus (vid. http://www.culturewars.com/2002/juju.html). Los hispanoamericanos tenemos que redescubrir nuestra Hispanidad; como decía don Mario, ver a los gringos celebrar el Thanks Giving puede hacernos dar el primer paso. No para celebrar nosotros sus acciones de gracias, como la mayoría de desarraigados hace hoy, de manera máximamente vergonzosa, pero sin ningún rubor ni pudor. Ver la totalidad de nuestra historia, ver su brillo deslumbrante; recuperar nuestra identidad católica, aún por parte de los que no profesen la Fe, puesto que profesan su patriotismo, su amor a sus patrias. Lo haremos y seremos, sin duda, la potencia mundial del futuro. Es lo que dijo nuestra Madre, en su aparición Coromotana: dijo a los indios del actual estado Guárico, de Venezuela, “id donde el hombre blanco a bautizaros” (vid. https://eticacasanova.org/2013/05/15/la-virgen-de-coromoto-nos-esta-hablando/). Es el mensaje de Guadalupe, que convirtió a la Señora en la más potente evangelizadora de la historia, con más de 9 millones de bautizos, en diez años. Nadie nos parará. Habremos vencido a la revolución. Quitarnos los complejos, ver nuestra identidad, abrazarla, abrazarnos a nuestros orígenes, ver la integración cultural y racial más importante de la historia, vernos, como lo que somos, algo único, mucho más importante que cualquier cosa que ellos hayan hecho: el progreso, bah, peanuts, baratijas, nimiedades. Nosotros no somos el resultado de un genocidio como el gringo, somos un espíritu, no una raza, porque somos lo máximo. Darse cuenta de esto es rebelión. Y REBELIÓN ES LO QUE NECESITAMOS, CON URGENCIA, REBELIÓN DE LA ESENCIA, EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO.

Anuncios

5 comentarios

  1. Carlo dice:

    Quisiera hacer una pregunta relacionada con el tema, sobre la independencia de América. No hablo de Bolívar porque casi no conozco de su vida, pero mucha gente en Argentina defiende a San Martín y Belgrano como siendo católicos devotos y nacionalistas que buscaban el bien de sus países. Si es así, por qué se lanzaron a un proyecto claramente modernista, masónico, fuertemente ligado a intereses anglosajónicos, tanto de Inglaterra como de EEUU? Si no fuera por esos intereses, qué beneficios nos traería separarnos de la España católica? Con el desarrollo y crecimiento de los países americanos podríamos haber dejado de ser colonias, pero manteniendo un estrecho vínculo cultural, político y económico que sería benéfico a todos.

    • Hola, Carlo, como siempre, haces tremendas preguntas, como para varios libros. Mira, yo te recomiendo que leas a un autor venezolano, que cito arriba, que se llama Mario Briceño Iragorry. Si me das tu email, te mando una obra suya muy importante. Es sobre Venezuela, pero tiene principios historiográficos que puedes aplicar a todo nuestro mundo. Para que nos contactemos, te doy mi email: eticacasanova@gmail.com. Otro libro muy importante es de un inglés (qué cosas, ¿no?) llamado David Brading, The First America, que, en español, traducen como Orbe Indiano; y es editado por el Fondo de Cultura Económica, de México. Éste habla de toda nuestra historia común, hasta finales del siglo XIX; habla de Bolívar y San Martín, también. Claro, como los grandes virreinatos eran Perú y México, hay más acento en estos dos países; pero es una obra que vale mucho la pena, una obra monumental. Pero no creas que te voy a evadir: voy a responderte brevemente. No todos los independentistas eran masones y anticatólicos. Briceño-I muestra que el caso era muy distinto; más bien, había mucha inspiración cristiana en la Independencia. Para esto, es bueno que leas a Menéndez Pidal, que muestra cómo se infectó España de masonería en el XVIII. hasta el rey Carlos III y la mismísima Iglesia, que fue terriblemente infiltrada por la secta. Eso trajo desprecio de los peninsulares hacia los criollos; en México, el resentimiento generó ese mote todavía vigente: gachupines. En Venezuela, en 1748, ya hubo levantamientos civiles, ante el desprecio de la Corona hacia el criollo. Era un presagio de la tormenta por venir; y los alzados, bajo el mando de Juan Francisco de León, acamparon en la Plaza La Candelaria, porque eran profundos devotos de la Virgencita. Por otra parte, Bolívar y, sobre todo, Miranda, eran tremendos librepensadores. Cuando el terremoto de Caracas de 1810, los curas dijeron que había sido castigo de Dios, el Libertador respondió: “si la NATURALEZA se opone, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca”: trágate ésa. A todas éstas, en el huracán que fue la guerra independentista, el desprecio español cometió errores gravísimos, en el trato de la insurrección, en el intento de apagarla; así como en la aceptación de usurpadores que, por defender a la Corona, se les dejó arrogarse poderes y autoridad que no les correspondían, en Venezuela: Monteverde y, sobre todo, el sanguinario José Tomás Boves. Igualmente, hubo voces de la racionalidad y la prudencia, el Regente (como Presidente de la Corte Suprema de Justicia) de Venezuela, era un dominicano-venezolano, hispano, llamado José Francisco Heredia, el hombre de “la piedad heroica”, como título su libro sobre él, Briceño. Heredia trató de calmar las locuras de Boves, de Monteverde, de Páez, de Bolívar (quien lanzó varias proclamas de Guerra a Muerte, una de las cuales rezaba: “hay que poder matar a un hombre, con tanta frescura como se mata a un cerdo, sin que haya cometido otro crimen que haber nacido más allá del trópico de Cáncer”). Heredia sabía que separarse de España era una locura, que sólo traería la disgregación y la pérdida de nuestro sentido como pueblo. Bolívar soñaba con una América unida, dicen: América era una y éñl la convirtió en mil pedacitos: no en 20 repúblicas, no, cada una de éstas pasó a ser un cúmulo de partidos en pugnas terribles, peor aquí, más ligero por allá, pero en todas partes así. Después, los revolucionarios, las rebeliones y, sobre todo, la división liberales-conservadores, con el triunfo final de los antihispanos “liberales”, la rama radical de la masonería de nuestras latitudes, se encargó de hacer rapiña del cadáver insepulto… Esto es lo que yo digo que, por milagro, puede resucitar y convertirse en potencia mundial. Muchas gracias, Carlo….

    • Carlo dice:

      Gracias a usted por la amplia y completa respuesta. Respecto a los libros, no creo que ahora tenga tiempo de leerlos, entre mis ocupaciones laborales y familiares.
      Yo ya sospechaba que los ideales modernos-masónicos podrían haber infectado a España misma, pues eso pasó en Portugal, desde que se volvió cercano aliado de Inglaterra en el siglo XVIII, y fue lo que llevó a la “independencia” de Brasil hecha nada menos que por el mismísimo heredero del trono portugués. Por eso, en Brasil hubo una curiosa inversión de roles, poco común en la historia: la monarquía era masónica, los republicanos (que lograron imponerse en 1889) eran católicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: